Issuu on Google+

El Proyecto

El Proyecto Boletín Numero 7 Agosto de 2013

El artículo 7 de la Constitución Política de Colombia establece que “El Estado reconoce y protege la diversidad étnica y cultural de la Nación colombiana”. El mundo se construye de diferentes maneras. La palabra cultura tal vez no sea suficiente para contener el significado esencial de eso que implica vivir paralelamente en este mismo mundo y a la vez estar en él de formas tan distintas. Un colombiano nacido en un pueblo indígena nos puede ser tan extraño como un extraterrestre, lo que es el resultado de siglos en que su apariencia se constituyó en signo de lo indeseable: su conocimiento se juzgó como ignorancia lo que justificaba cambiarlos utilizando la fuerza si era menester. Esta mentalidad fue más allá de la demarcación histórica de la colonia. Una ley de la República (la 89 de 1890) a la vez que reconoce la autoridad de los cabildos, también establece “la manera como deben ser gobernados los salvajes que vayan reduciéndose a la vida civilizada”. Se puede pensar que los pueblos indígenas y afrodescendientes son materialmente pobres porque su cultura promueve la pobreza. La realidad es que detrás de la falta de acceso a los bienes sociales haypremisas ideológicas y como consecuencias de ellas omisiones que afectan a las etnias nacionales, amén de acciones que históricamente han socavado su integridad. Carlos Jacanamijoy*

Carlos Jacanamijoy, pintor colombiano, indígena inga del Putumayo, habla a través de su obra del destierro de las etnias en su propio país. Para él, la plástica es el medio por el cual cuenta también cómo se ve el mundo desdela perspectiva de un niño inga. Los lienzos le sirven para mostrar su medio originario así como su transición de la infancia prístina, a los entornos donde era extraño, subvalorado y malquerido. Como se dijo antes, un indígena puede sernos tan ajeno como un ser de otro planeta. A un ser de otro planeta, le puede parecer incomprensible que el sabio occidental se desviva por adquirir productos que lo matan, destruya lo que lo sustenta y por ambición lleve al planeta entero al borde de la crisis, mientras mira por encima del hombro al indígena que ve colores en el viento.

*Foto Elizabeth Jiménez y Freddy Arango. Revista Credencial. LA PATRIA Carlos Jacanamijoy. Tomado de http://www.lapatria.com/variedades/jacanamijoy-hoy-en-manizales12657


¿Cómo Vamos? ····································· Hasta el 27 de agosto se leyeron 879 planes y se revisaron 281 de ellos. Están listos los algoritmos para la producción de las tablas para el análisis de los planes de las capitales de departamento. La semana entrante se probará la construcción de mapas por departamento, que incluirán el comportamiento de cada municipio. Esto con algunos departamentos cuyos planes ya fueron procesados en su totalidad. En comunicación con Luis Eduardo Martín de la Procuraduría General de la Nación, se hizo seguimiento al caso de 23 planes que mencionaban anexos que no habían sido entregados a la consultoría. Hasta el cierre, de esta edición (26 de agosto), se había recibido información de 10 de estos planes. También se terminó el capítulo de análisis de resultados de las gobernaciones, al cual se le están haciendo ajustes finales para su envío a Unicef. Se programó una reunión de presentación de los primeros resultados obtenidos el 5 de septiembre, de 8 a 10 a.m., en la oficina de Unicef.

De lo que hemos aprendido ························ Sobre esto ya se ha escrito y se insiste en el punto porque ya se convierte en una especie de clamor: sería muy bueno que los planes de desarrollo siguieran un esquema de presentación. No necesariamente se espera que se apeguen a un esquema rígido, sino que tengan en común una estructura técnica de un documento de planeación. En algunos casos el plan está compuesto por una gran cantidad de documentos, lo que hace difícil su análisis. Por ejemplo, Hatillo de Loba, Bolívar, incluye catorce documentos; La Playa de Belén, Norte de Santander, tiene trece; Támesis, Antioquia. Lo anterior no solamente sucede con municipios pequeños. Los planes de las gobernaciones de Quindío y Cundinamarca están contenidos en 10 documentos cada uno. Cuando los documentos están presentados escaneados, como imagen sin opción de búsqueda, la situación es más difícil pues a veces se ven borrosos y es más complicado ubicar los temas de interés. Si a esto se le suman deficiencias técnicas en la presentación de la información, como se ilustra con la imagen, se puede ver con mayor claridad la importancia de avanzar en un estándar técnico de presentación de los planes, no por este ejercicio en sí mismo, sino por la funcionalidad del plan como tal.


Desde la pedagógica y el derecho: 2 bogotanas haciendo su parte en El proyecto

Camila Reina y Vanessa Ramos confluyeron en El Proyecto. Camila aporta como lectora y Vanessa como revisora, función que cumple por haber obtenido la mayor calificación en la prueba de selección aplicada a los interesados en vincularse a esta labor. A ambas les motiva el aporte al mejoramiento de la situación social del país. En el caso de Camila, desde los 14 años ya hacía voluntariado en cárceles. Terminando sus estudios de psicología y pedagogía en la Universidad Pedagógica, hizo prácticas por dos años con internos carcelarios. Posteriormente, también hizo trabajo voluntario con niños y niñas de 11 a 16 años víctimas de agresiones sexuales. Camila preDe izquierda a derecha: Vannesa Ramos y Camila Reina (de rojo) fiere esta orientación laboral, a la más tradicional dirigida a menores de edad en ambientes educativos. Vanessa, por su parte, se siente más identificada con el perfil humanístico del derecho que con el ámbito contencioso. Al derecho, además de la materia jurídica, le atrajeron la filosofía y la historia. Se ha desempeñado en diferentes frentes laborales: constructoras; empresas de financiación y otras. Tanto Vanessa como Camila quisieran que como producto de la evaluación de los planes de desarrollo, se logre que los gobernantes se sintonicen con la plena garantía de los derechos de la infancia. Para Camila, el deseo se dirige hacia dos asuntos que le preocupan especialmente: la explotación sexual de niños y niñas y el consumo de sustancias psicoactivas. Camila cumplió 25 años y Vanessa 26. Ambas son jóvenes, profesionales y con grandes deseos de aprender y servirle al proyecto de un país mejor. Despedida: Nuestro compañero Guillermo Montoya debe retirarse del proyecto. Fue admitido por la Universidad de Liverpool para un MBA en la industria del fútbol, programa pionero en el mundo específicamente dirigido para la formación en negocios y mercadeo en este campo particular del mundo empresarial. Es una buena noticia que los integrantes de El Proyecto hagan realidad sus sueños. Que tenga éxitos Guillermo en esta línea profesional y que sepamos pronto de él.

Guillermo Montoya


Según el Departamento Nacional de Planeación, en Colombia hay cerca de 1,4 millones de indígenas, apenas un 3,3% de la población nacional, de 84 etnias distintas. Esto sin contar conque buena parte de la población colombiana es mestiza; es decir, tiene un ascendiente indígena. Claramente los indígenas son una minoría. Incluso, algunas etnias tienden de desaparecer. Según la Organización Nacional Indígena, ONIC, 64 etnias estarían en riesgo de extinción física y cultural por contar con poblaciones menores a 70 personas. Debe sentirse extraño hacer parte de un pueblo en extinción. En estos casos y en otros, es importante que el Estado tome las previsiones para que se respeten los derechos de las minorías indígenas, especialmente de aquellas que han sido sometidas a la presión del conflicto armado.

Una de las fotografías casi legendarias de Richard Evans Schultes con indígenas de las selvas colombianas en los años 50

El despojo de tierras, la enfermedad, el hambre y la pérdida de los referentes culturales, amenazan la supervivencia de muchos pueblos indígenas en Colombia. Perdemos diversidad cultural, como perdemos diversidad biológica, en otras palabras, perdemos riqueza .

El Proyecto es una publicación electrónica dirigida a las personas directamente relacionadas con la evaluación de la inclusión de los derechos de la infancia, la adolescencia y la juventud de las alcaldías y las gobernaciones de Colombia del periodo 2012-2015. Su finalidad es facilitar el conocimiento del grado de avance en esta iniciativa y al tiempo presentar a las personas que la hacen posible. La circulación de este documento es limitada. Se sugiere a las personas que reciben este boletín discreción en su divulgación.


Edición boletín 7