Issuu on Google+

El Proyecto

El Proyecto Boletín Numero 5 Julio de 2013

El tiempo parece correr muy rápido al ver crecer a los niños. En un parpadeo están corriendo por todos los rincones de la casa, golpeando su humanidad contra el mundo, luego algo de llanto, para volver incansables a la carrera. Otro parpadeo y ya marchan ampliando su rango de acción, hasta que se manejan por su cuenta en un perímetro cada vez más lejano de mamá y papá. Observando cada avance, nostálgicos por cada minuto en el que se le tuvo en el regazo, papá y mamá ven a su criatura ganar independencia, ir al mundo lleno de riesgos que ellos conocen de los cuales apenas pueden salvaguardar parcialmente a su amado hijo. El amor de las madres y de los padres es algo difícil de describir. Las explicaciones basadas en la evolución lo asumen como un rasgo necesario para la supervivencia de la especie; los nuevos abordajes feministas, miran con la lupa de la desconfianza a esto que consideran una construcción cultural. Sin desdeñar de esas ideas, poco dicen de ese sentimiento tan fuerte y tan profundo que es diario, gotea a cada segundo en la mente de una madre y de un padre cuyo pensamiento va al encuentro de su hijo, dondequiera que se encuentre. Papá y mamá se enfrentan a la encrucijada de fomentar la independencia de sus hijos y a la vez querer tenerlos siempre allí, al alcance de su amparo. Un exceso de celo produce seres humanos medrosos y dependientes; uno de liberalidad, propicia el desafuero. El equilibrio se encuentra en la autonomía, como la vislumbró Kant desde la filosofía, como la aplicó Piaget en su teoría del desarrollo y que podría resumirse así: la capacidad de tomar decisiones libremente y de asumir las consecuencias de las acciones. Ningún padre o madre por poderosos que sean pueden evitar lo que tiene rostro de ley universal: todos los actos implican consecuencias. La autonomía kantiana recurre a dos imperativos: actúa como si de tus acciones pudiera extraerse una ley universal y procura tratar al otro como un fin antes que como un medio. Libres sí, igualmente responsables. Así que amén de estar en disposición de asumir las consecuencias de los actos, es necesario considerar siempre a los demás. Promover en los niños y las niñas el hacer el bien, no dañar, querer lo que nos rodea y empeñarnos en mejorarlo: así podrían resumirse estos postulados.


¿Cómo Vamos? ·····································

En la edición anterior de este ejercicio se encontraron planes de desarrollo con textos idénticos entre uno y otro, incluso, algún presupuesto en soles peruanos y otros accidentes. En esta oportunidad no se han encontrado planes con esa condición, salvo, hasta ahora, un caso en el departamento de Cundinamarca, donde dos planes de desarrollo tienen textos y datos idénticos en algunos párrafos.

De lo que hemos aprendido ························ Uno de los principios que se aplica en la evaluación de los planes de desarrollo es el de integridad documental. Hace referencia a que se asume que un plan de desarrollo es el conjunto de documentos que la Procuraduría General de la Nación haya entregado para ser incluido en la evaluación y que tienen en común la procedencia de una alcaldía o una gobernación. El lector y el revisor de un plan deben leer en su totalidad los documentos que conforman un plan de desarrollo, lo que le agrega complejidad al proceso en la medida en que algunos planes parecen desperdigarse en un conjunto bastante plural. Algunos planes tienen más de diez documentos y no siempre es claro por cuál se debe comenzar. Como nota curiosa, se recibió un plan de desarrollo en medio óptico que vino acompañado de lo que en inglés se llama “bonustrack”: el último trabajo discográfico de Iván Villazón. Esto, por supuesto no fue evaluado dentro de este proyecto.


Conversación con el Combo musical (Parte 1)……………. Era la entrevista a tres miembros del equipo que tienen en común su inclinación musical. Tornó en una discusión acerca del papel de la percusión. Mucha gente tiende a creer que la percusión es secundaria, tal vez por la tradición de que las reuniones se amenizan con un instrumento melódico, como la guitarra. Jaime Mendoza intervino para aclarar que hay una percusión que es métrica y otra que es melódica. Jorge Jiménez, mencionó como ejemplo, que aunque la campana da solamente dos notas, lleva el tiempo de toda una orquesta y que el papel específico de la percusión dependerá del género musical. En El Proyecto hay un combo musical de quilates. El ya conocido Jaime Mendoza, Andrés Moreno Guillot, Jorge Jiménez Cubillos y Dalberto Mejía López. Salvo Dalberto, los demás son expertos en percusión. Andrés, por ejemplo, ha ido con su música a diversos lugares del mundo, estudiando su especialidad en Colombia, Venezuela, Ecuador, España y Marruecos. Interpreta una gran cantidad de instrumentos no tan conocidos en nuestro medio, como el cajón español. Jorge por su parte es hábil con diferentes instrumentos, aunque prefiere definirse como investigador y promotor de la cultura musical. Nació en Ibagué y se crió en Bogotá. Su rostro se vuelve un poco sombrío cuando relata que su mamá murió siendo él aún bebé, por deficiencias en la atención médica, según le contó su abuelo. Tenía un tío que era bolerista, dice que de allí viene su afición. Luego tuvo como profesor de música a Paulino Delgado, “Batata”, tamborero de San Basilio de Palenque. Menciona Jorge que se remonta a la época de su infancia cuando lee sobre temas de recreación y cultura. Recuerda que donde él creció no había parques para jugar ni posibilidades para explorar la música. Considera que el tema artístico es fundamental en la formación de los niños. Para él esto debería ser una política pública por el efecto favorable que tiene esto en el desarrollo de la persona. (Continuará…)


Paradójicamente,

se dice que por primera vez la palabra libertad se usó en la antigua sumeria y literalmente significaba “volver a la madre”, al bien, a la concordia. Entonces, volver a la madre no es una resignación de la libertad, sino por el contrario es el reconocimiento de la armonía que va de la mano con el desarrollo de la autonomía. Por otra parte, autonomía no es igual a libertad. La libertad es la potencialidad de hacer aquello para lo Tomado de http://www.mirartegaleria.com/2012/06/cuadros-de-ninos-al-oleo.html que se tiene capacidad. Ser autónomo no es hacer todo lo que es posible, sino actuar con fundamento en premisas morales construidas desde la racionalidad. El ser autónomo es libre y actúa correctamente no por temor al castigo sino por convicción, no porque se le vigila, sino porque se guía por su conciencia.

El Proyecto es una publicación electrónica dirigida a las personas directamente relacionadas con la evaluación de la inclusión de los derechos de la infancia, la adolescencia y la juventud de las alcaldías y las gobernaciones de Colombia del periodo 2012-2015. Su finalidad es facilitar el conocimiento del grado de avance en esta iniciativa y al tiempo presentar a las personas que la hacen posible. La circulación de este documento es limitada. Se sugiere a las personas que reciben este boletín discreción en su divulgación.


Boletín 5