Page 1

agricultura y agua RÍO GUADALAJARA

Gestión integral para la preservación del recurso

a Corporación Río Guadalajara es una entidad privada, de carácter ambiental, sin ánimo de lucro, constituida el 28 de noviembre de 1998 por un grupo de usuarios, propietarios y amigos de la cuenca del Guadalajara, quienes se decidieron en este año convocar esfuerzos para el aseguramiento de las condiciones de abastecimiento de agua para el Municipio de Buga.

L

La entidad fue creada a instancias del Ingenio Pichichi, la Sociedad de Agricultores de Buga, Aguas de Buga, Agropecuaria la Isla, la Cámara de Comercio y usuarios que tomaron como modelo a ASOGUABAS (Asociación de Usuarios del Río Guabas en Ginebra) y Funtumo (Asociación de Usuarios de los ríos Tuluá y Morales), reconocidas por su labor para asociar a los usuarios y desarrollar acciones que posibiliten frenar el deterioro de las cuencas. La entidad tiene como objeto fundamental la protección del medio ambiente, además de servir de espacio e ins28

trumento para la integración y coordinación de recursos técnicos, económicos y humanos dirigidos a la conservación, recuperación y mejoramiento de la cuenca del río Guadalajara. Su financiación se provee de los aportes voluntarios que hacen los usuarios que poseen aforos de la cuenca, teniendo en cuenta el número de litros de agua asignados por la CVC a cada predio y de las personas naturales o jurídicas que aun sin poseer aforos directos en el nacimiento del río, realizan un aporte voluntario trimestral a la Corporación correspondiente a 20 l/s. La cuenca es vista de manera integral siendo clara la importancia de la zona productora la cual coincide con las áreas protectoras en particular aquella asociada a la Reserva Forestal de Buga (cercana a los 9000 hectáreas) trabajando en estas zonas en adquisición de predios que aseguren el abastecimiento de agua de acueductos veredales, el apoyo


Gestión integral para la preservación del recurso

a la reforestación, el aislamiento de áreas de especial importancia hídrica, así como el trabajo en la planificación y ordenamiento territorial el cual es sin lugar a dudas la tarea de mayor importancia en el mediano y largo plazo.

a la recuperación de condiciones de producción y conducción de agua.

Álvaro Cabrera, Presidente de la Junta Directiva y; Magdalena Rueda, Directora de la Corporación, revelan que para la protección de la cuenca se han adquirido tierras en aéreas claves. No sólo el gobierno de Buga ha destinado dineros para la compra de nuevos predios, la entidad por sí misma tambié ha participado con la adquisición de 650 hectáreas, que han venido a sumarse a las 2.600 propiedad del municipio, para así, completar cerca de 3.300 hectáreas de suelos protegidos.

M.R: A corto plazo mitigar el impacto en los pequeños cursos de agua que proveen la misma a los centros poblados rurales. En el mediano plazo el ejemplo de trabajar unidos para recuperar la cuenca y la comprensión especialmente de que la tarea que tenemos es de sumar esfuerzos para la conservación del agua, sin la cual no hay desarrollo posible.

Pregunta la Revista Procaña - ¿Cuánto han invertido?

M.R: De diferentes características, todas causadas por el hombre. En unos casos por acción como la tala indiscriminada de árboles, la ganadería en zonas que deben tener suelos de protección, y en otras ocasiones por omisión, especialmente cuando la autoridad municipal o regional no actúa para hacer cumplir la ley o para detener las afrentas contra el medio ambiente.

Responde Magdalena Rueda - Digamos que hay una inversión directa e indirecta, en total calculamos que durante el tiempo de vida de la Corporación, hemos llegado a los 200 millones de pesos en acciones tendientes

R.P: ¿Los predios adquiridos que garantizan?

R.P: ¿Qué amenazas enfrentan actualmente?


Es fundamental que la autoridad ambiental actúe en la zona de reserva, ya que es el bosque andino y del páramo mejor conservado de la región centro del Valle y allí requerimos su protección. R.P: ¿Cuántos habitantes se sirven del río en su área de influencia? RESPONDE ÁLVARO CABRERA - Empecemos por decir que hay una demanda superior a la oferta. Existe un índice empleado por la CVC que se llama de escasez, si se mantiene equilibrado entre lo ofrecido y lo requerido, estaría en el 50%, que en nuestro caso es del 63%,o sea mayor demanda, el cual sería un promedio ya que el volumen de agua no se mantiene igual durante todo el año, así que seguramente se presenta un desbalance mayor al 63%. En período de verano la oferta de agua es muy limitada y obliga a dosificarla porque sencillamente no alcanza para todos.

Esta situación nos lleva a pensar en la necesidad de planificar conjuntamente el uso del agua a futuro, así como el desarrollo de obras como el distrito de riego y de alternativas que nos posibiliten el almacenamiento del líquido para los periodos de sequía. R.P: ¿Han tenido que racionar el agua? A.C: sí. Lo hacemos en verano durante una semana para las acequias de Chambimbal y el Albergue. El agua superficial no es suficiente y en Buga hay cerca de 200 pozos activos que extraen aproximadamente 4.000 litros por segundo de agua subterránea que se emplea para el riego. Lo anterior para uso agrícola el cual representa casi el 80% del agua superficial, ya que la destinada para consumo humano no se pone en juego porque es prioritaria; hablamos del 20% no sólo para la cuenca del río Guadalajara sino para todo el Valle del Cauca. R.P: ¿Qué pretende la Corporación con la implantación del sistema agroforestal en la subcuenca La María? A.C: Hemos tratado de apoyar un modelo que permita producir y proteger los suelos. En el 2006 presentamos un proyecto ante la CVC de un sistema agroforestal que combinara las variedades más adaptadas para la zona, como aguacate, nogal, plátano y leucaena. Apoyamos el trabajo asociativo de los pequeños agricultores de la zona como núcleo de cadena productiva, además se fortaleció su asociación y se acompaño durante tres años. Este modelo lo impulsamos con la certeza de que las comunidades asentadas en la zona son las más llamadas a la recuperación del suelo pero requieren apoyo, incentivos y especialmente el reconocimiento como productores de agua -que es claro- es un objetivo a lograr en el mediano plazo. Entendemos que no se deben desplazar las comunidades, sino más bien enseñarles a hacer una agricultura limpia, armonizada con la preservación hídrica. R.P: ¿Cómo han logrado armonizar los recursos económicos que necesitan? A.C: Hemos aprendido a trabajar en proyectos que nos permiten desarrollar los temas de importancia ambiental para la cuenca a pesar de los escasos recursos del aporte voluntario de los usuarios.

30


Gestión integral para la preservación del recurso

Permanentemente convocamos a los cultivadores, ganaderos y demás usuarios para que se vinculen de manera directa, porque tenemos claro que debemos trabajar organizadamente y de manera colectiva en el manejo del agua y su uso eficiente. R.P: ¿Cuál es el balance del 2010? A.C: es bueno, porque nos ha permitido ser unos actores activos en la formulación del plan de manejo de la cuenca de nuestro río, así como en el de la reserva forestal, para adecuar áreas de importancia en los canales de conducción.Tenemos claro que el reto es la sustentabilidad de la cuenca y en ese contexto debemos planear cada año las actividades a desarrollar. Por otra parte estamos invitando a otros actores locales para que trabajemos en el mejoramiento de la calidad del agua, ya que vemos con gran preocupación el incremento del deterioro de la misma, especialmente por la falta de acciones para detener las descargas directas, en ese punto debemos lograr mayores inversiones.

“Acompañemos y apoyemos la mejora del medio ambiente, nuestros ríos son nuestra responsabilidad. No seamos ajenos a ello”.

6__  
Advertisement