Page 1


ÍNDICE

INCULCAR VALORES EN LA EDUCACIÓN.......................2 LA CIENCIA RELACIONADA CON LA ENSEÑANZA .......43 MÓDULOS DE CONCRECIÓN EN LA EDUCACIÓN .......65 CONCLUSIÓN.................................................................106


INCULCAR VALORES EN LA EDUCACIÓN

Sé que no necesito pedir a esta audiencia reconocimiento al espíritu científico en la solución de los problemas educativos. La larga vida y el envidiable registro de la Comisión de Coordinación Pedagógica, testifican por sí mismos a ese espíritu de libre investigación, a la calma y desapasionada búsqueda de la verdad que está en la base del método científico. Se han reunido aquí, quincena tras quincena, para discutir problemas de la educación a la luz de su experiencia. Han reportado su experiencia y escuchado los resultados que


otros han recolectado en el curso de su trabajo diario. Y la experiencia es la piedra angular de la ciencia.

Algunas de las más estimulantes y esclarecedores discusiones sobre los problemas educativos que he escuchado, se han realizado en las sesiones de esta Sociedad. Ustedes han sido científicos en su actitud hacia la educación, y puedo añadir que aprendí por primera vez las lecciones de la real ciencia de la educación en un instituto en Colonia (Alemania), y bajo la inspiración que fue facilitada por los hombres que eran miembros de este instituto. Lo que sabía de la ciencia de la educación antes de venir a esta ciudad estaba ya recopilado, en gran parte, en libros. Era deductivo, a priori, en su naturaleza. Lo que aprendí aquí fue la inducción de la experiencia real.


Mi primera presentación a mis colegas de este centro educativo de esta ciudad, fue una lección en la ciencia de la educación. Yo había traído conmigo un documento oficial del Gobierno Español a uno de los directores. Le presenté mi documento, y él me tomó de inmediato bajo su tutela y me llevó a almorzar con él.

Nos sentamos durante horas en un pequeño restaurante; él era mi profesor y yo era su alumno. Y gradualmente, a medida que avanzaba la tarde, me di cuenta de que había conocido a un maestro en el arte de la educación. Al principio yo hablaba con la soltura suficiente de lo que pensaba hacer, y el escuchaba empático y servicial, con una sonrisa un poco burlona en los ojos, mientras yo enfatizaba mis ambiciosos planes. Y cuando me había


terminado toda la gama de mis sueños, él tomó su turno, y, en verdadero estilo socrático, pero sin hacerme sentir en lo más mínimo que yo era sólo un soñador después de todo, él remodeló mis teorías. Una a una las pequeñas casas de cartas que había construido fueron hábil, sutil, suave, pero completamente demolidas. Yo no sabía el ABC del dominio de la enseñanza- pero él no me dijo que no lo sabía. Abordó la tarea de la instrucción desde el punto de vista positivo. Me demostró lo diferentes que son las condiciones reales de las ideales. Y, finalmente, terminó con una sola pregunta que abrió un mundo nuevo para mí. "¿Cuál", preguntó, "es la característica predominante de la mente un alumno? " Al principio pensé que estaba en terreno seguro - pues, ¿no había tomado un curso de preparación pedagógica, y había


trabajado con cientos de estudiantes, mientras elaboraba la tesis de la universidad? Así es que empecé con mi lista. Pero, en cada característica que mencionaba el tutor sacudía la cabeza. "No", decía, "no, eso no es correcto". Y cuando por fin había agotado mi lista, me dijo, "La característica predominante de la mente del alumno es su seriedad. El alumno es la criatura más seria del mundo”.

La respuesta me hizo tambalear por un momento. Al igual que el noventa y nueve por ciento de la población adulta del planeta, la seriedad del alumno nunca se me había ocurrido. A pesar de las bases teóricas de mi formación, ese único, elemento dominante de la vida infantil se me había escapado. Había obtenido mi noción del alumno de

(Muestra)VALORES EDUCATIVOS EN EL INSTITUTO  

ÍNDICE INCULCAR VALORES EN LA EDUCACIÓN.......................2 LA CIENCIA RELACIONADA CON LA ENSEÑANZA .......43 MÓDULOS DE CONCRECIÓN EN L...