Page 1


prisma | queer

Bienvenidos a la nueva edición de PRISMA QUEER

Editor

Christian Reyes

Corrección de Estilo “Yeyo” Pichardo

Diseño Rocío “Lola” Cartagena

Redacción Leo Espinoza Fernando S. Aguilar Diana García Michael Eduardo Carlos Velázquez

DIRECTORIO


CONTENIDO -La historia de la homosexualidad, la transexualidad y el travestismo-Matrimonio igualitario -Homenaje a Israfil -Cine -Una Dulce Violaciรณn -Yo creo en la cura -Soy muchas mรกs cosas que ser gay -Relaciones -La draga y su cocina -Jornada deportiva Toluca Shore y CODISEM AC


Hola mi nombre es Cristian Reyes creador de Toluca Shore, soy estudiante dez Administración para mi es un honor poder colaborar en la revista PRISMA QUEER con temática LGBTTTI, que lleva la idea principal de dar la mirada al mundo a través del punto de vista de la comunidad, sean bienvenidos a la primera de muchas ediciones

Cristian Reyes

Hola. Soy Rocío Cartagena, pero todos me conocen como “Lola”. Tengo 27 años, soy Diseñadora Gráfica, Comunicóloga, actualmente estudio Mercadotecnia Internacional; Fotógrafa, Community Manager y amante empedernida del Fútbol. Tuve la inquietud de hacer una revista con contenido LGBTI+. Llegué al mejor lugar para poder crear contenido gráfico de la comunidad. Toluca Shore, una gran familia. Bienvenidos a la primera edición de Prisma Queer

“Lola” Cartagena


¿Quienes somos?

Les saluda Leo Espinoza, soy abogado, activista y conductor del programa Charlemos de Diversidad, estaré colaborando con la revista Prisma Queer para traerles mes con mes temas de interés de nuestra comunidad LGBTTTI.

Leo Espinoza

¡Hey! Les escribe #ChamoHernández, 26 añotes, trotamundos enamorado de México, gastrònomo y futuro diseñador. Soy colaborador en Prisma Queer y nuevo en este rollo del activismo. Quiero compartir con ustedes mis experiencias, ideas y parte de mi mundo saturado del arte y los colores de este grandioso país

Chamo Hernández


“Berdache” Casas

Me presento en esta revista como “Berdache“Casas, tengo 21 años y curso la licenciatura en psicología, gracias a ella me he podido expresar frente a más personas como líder en diversas actividades, me gusta escribir principalmente si se trata de dar mi punto de vista sobre un tema, estoy en esta revista para seguir dando visibilidad a la diversidad en todas sus formas, y así dar mayor información de grupos vulnerables como la comunidad LGBT+, personas con discapacidad etc. Aportare desde mi formación y mi perspectiva escritos para suprimir la desinformación pues la ignorancia es la principal creadora de odio irracional.

Que tal soy Michael Eduardo, Toluqueño de corazón, un chico normal de 25 años, con sueños, aspiraciones y deseos de trascender; amante de la lectura erótica, fanático del arte abstracto, admirador del baile y conquistador de almas. Psicólogo de profesión y junto contigo aprenderé lo hermoso de la vida, lo fantástico de existir y el amor al arte de ser uno mismo con el universo.

Michael Eduardo


“Nand” Aguilar tengo 23 años y soy estudiante de Criminología, ex gimnasta, gamer y abanderado de la marcha del orgullo LGBTTTI en Toluca, poeta, y creador del nombre Prisma Queer que nace de la ideología de construir una sociedad libre de violencia y justa para todos; estaré escribiendo datos relevantes sobre la comunidad LGBTTTI para comprender la lucha por los derechos y la justicia, la aportación dentro de la revista será con mis conocimientos en las problemáticas actuales que afectan tanto a la sociedad en general, cuestiones históricas que nos ayuden a comprender la evolución y la motivación de la marcha porque para entender nuestro presente primero debemos saber de dónde venimos.

“Nand” Aguilar Hola. Soy “Yeyo” Pichardo tengo 20 años, soy abogado, economista, músico, amante del arte y la lectura, yo pongo en orden el estilo de Prisma Queer.

Carlos Velázquez

“Yeyo” Pichardo

Hola soy Carlos Velázquez , tengo 24 años. Soy gestor cultural y presidente fundador del Festival Internacional de Cine Quetzal. Compartiré con ustedes mis perspectivas cinematográficas, espero les gusten y se animen a leer mi sección en cada una de sus ediciones.


Ni una menos Por Leo Espinoza Hace unos dias circularon en varios medios de comunicación que una mujer transexual que se dedicaba al trabajo sexual fue agredida por parte de policias municipales de nuestra capital, el motivo encontrarla en la calle, para quienes no sepan en el Bando Municipal aunque no prohibe el trabajo sexual como tal si infracciona a quienes lo ejercen en la via publica. Para nadie es un secreto que desde hace decadas Toluca la bella tiene tres zonas donde se ejerce el trabajo sexual en la ciudad una es la zona de Humboldt, muy cerca del centro de la ciudad, en el aeropuerto y en la terminal con menos chicas pero igualmente visibles. En una urbe tan conservadora como la capital chorizera, les es muy dificil dejar en paz a las mujeres trans, sin embargo si sacian sus mas intimos deseos al contratarlas, esta dicotomía donde los transfóbicos critican de dia y disfrutan de noche ha generado para estas mujeres las agresiones que tienen que callar por diversos factores, una la mayoría no cuenta con credencial acorde a su identidad de genero y dos no confian en la autoridad porque algunos de los elementos son las que las violentan. Platicando con ellas me comentaron un sinfín de historias de esas que ya las quisiera cualquier productor para alimentar los mas variados contenidos, desde los hombres casados que las buscan pero que si se las encuentran se haran los desconocidos, aquellos hombres que quieren salir del closet y que quieren tener su primer encuentro con una mujer trans porque se les hace mas facil que andar con otro hombre o aquellos personajes de la politica, el deporte o el sector empresarial las contratan e incluso las llevan a otras ciudades o pueblos con el fin de mantener una imagen de macho alfa ante la sociedad.

Ellas sufren el estigma de ser portadoras de enfermedades de transmición sexual, de cargar con la homofobia porque se les habla en masculino y de dar mala imagen a la capital por ejercer el trabajo mas antiguo del mundo. Asi que vamos atando cabos, las mujeres transexuales no tiene porque cargar con la moralina de algunos cuantos, la policia debe ser resputuosa y tendiente a proteger a todos los ciudadanos con apego a los derechos humanos, hostigarlas no va a cambiar el hecho de se acabe el trabajo sexual, debemos entender que si estan ahí por tanto tiempo se debe en gran medida a muchos y muchos clientes que contratan sus servicios.i Volviendo a la agresión sera interesante ver como resolvera la autoridad, el que destituyan o cesen a los malos elementos policiacos tendra que ser la punta del iceberg para acabar con la transfobia, será un mensaje duro y fuerte para los demas elementos y será un motivo de empoderamiento de la comunidad trans toluqueña para no permitir mas malos tratos por parte de la policia y de la sociedad.


Leo Espinoza, abogado, activista, conductor, fiestero y orgullosamente gay. El último adiós.

En memoria a Israfil A. Filos Real

Siempre que me preguntan cómo fue que conocí a este icónico personaje, o como inicie en el activismo siempre tengo una anécdota en mente que me marcó para toda mi vida, era en 2011 cuando yo un estudiante de Derecho recién salía del closet, los sentimientos a flor de piel y las ganas de vivir el tiempo perdido por estar en el armario hicieron querer conocer el mundo LGBTTTI+ pues yo quería en un futuro tener novio, casa, hijos y demás hecho que me llevo a quererme titular por el tema de adopción homoparental. Hasta aquí dejo de hablar de mí, porque este hecho me llevo a conocer al licenciado y también doctor Israfil, quien según mi director de tesis tenía todo tipo de información, libros y anécdotas del movimiento LGBTTTI+ del Estado de México. Al llegar a su oficina pude observar a un señor de mirada apacible, profunda y serena pero con un brillo característico de las personas que ven y escuchan más allá de lo que uno puede o quiere transmitir, después de una larga charla sobre lo que quería realizar junto con mi inseparable amiga que después se asumiría lesbiana con los años nos fuimos a casa con libros, folletos y la historia de un mundo desconocido que al oído nos pareció bastante llamativo. Y es que por asares del destino justo un año antes el Licenciado Israfil había promovido la iniciativa de matrimonio igualitario junto a la A.C. CODISEM, en ese periodo del tiempo era impensable que un tema así se discutiera en la cámara local y más aún se aprobara, labor que continuo impulsando año con año, así como la defensa de las mujeres trans, la no discriminación y la tipificación de los crímenes de odio, marcha tras marcha, en el caminar conocí a otros activistas y otras A.C. a quienes nos unía el conocerle, pues gracias a su disposición para ayudar y formar a nuevos activistas le genero la empatía y cariño de muchas y muchos. En su ejercicio profesional fue una persona destacada, pocos saben de su labor en la docencia dio clases de microbiología, sociología, anatomía, fisiología, biología, taller de lectura, nociones de Derecho positivo mexicano, ética, filosofía política, literatura, estructura socioeconómica, en preparatorias dentro de los municipios de Capulhuac, Tejupilco y Toluca, milito en el PRI partido en el cual tuvo la coordinación de grupos vulnerables, también se desempeñó como Secretario de Ayuntamiento en el municipio de Amatepec entre otros muchos cargos más. Sin duda su muerte ocasionada por el terrible cáncer, nos deja un hueco en la historia del movimiento LGBTTTI+ del Estado de México, pero también nos deja un camino por el cual podemos caminar o marchar como lo hacemos cada año el primer sábado de agosto, la forma de honrar su lucha y su vida es vivir intensamente, empoderadamente y ser unidos como colectivo. Así que cuando te pregunten como iniciaron las marchas en Toluca, acuérdate de uno de las primeras 20 personas que marcharon en Toluca hace 14 años y cuéntales del Lic. Como le decía yo en vida, igual y su historia le motiva o te motiva a convertirte en activista o simplemente en sentirte orgulloso de ser diverso y de saber que alguien lucho por nuestros derechos


CORAZÓN BORRADO, LA DURA REALIDAD QUE SE VIVE EN LAS TERAPIAS CONVERSIÓN EN UN FILME Por: DulceDE Herrera Por: Carlos Velázquez Hace unos años la ONU y la Asociación Americana de Psicología consideraron a las terapias de conversión como actos de tortura y afirmaron que no es posible realmente cambiar la orientación sexual de las personas. Hoy en día no sólo en nuestro país, si no alrededor del mundo siguen existiendo; utilizando técnicas que realmente son terribles y casi siempre son resultado del convencimiento por parte de miembros de la familia o grupos religiosos. Corazón Borrado nos retrata la historia de Jared (Lucas Hedges) el hijo de un pastor que tras un incidente en la Universidad decide confesar a sus padres que es homosexual, tras el impacto de la noticia, sus padres obligan a Jared a asistir a una terapia de conversión para rescatar su alma y así no sea rechazado por su familia, amigos y religión.

Sin duda las actuaciones de Lucas Hedges y su madre interpretada por Nicole (la siempre inmortal) Kidman destacan en gran manera, pues desde el primer momento en la pantalla crean una real conexión, Kidman quien nos regala una madre sumisa pero a la vez amorosa, lucha por entender el porque de las terapias de conversión, la orientación de su hijo y conforme va avanzando el film darse cuenta del error que esta cometiendo aún cuando tendría que ir en contra de sus creencias religiosas y la forma de pensar de su esposo, Lucas en su interpretación de Jared muestra los matices de un personaje introvertido pero a la vez frustrado por su orientación sexual y si bien el papel del pastor interpretado grandiosamente por Russell Crowe a muchos pareciera como el villano de la película,

realmente la historia nos demuestra que muchas veces es difícil ir en contra de los pensamientos o creencias de otras personas pero el abrir los ojos encamina hacia el entendimiento, el amor y la tolerancia. La cinta es basada en el libro del mismo nombre (Boy Erased: A Memoir) del escritor y periodista estadounidense Gerard Conley, que nos demuestra la realidad que se vive aún hoy en día en el mundo e incluso en nuestro país y que sin lugar a dudas es una grito de ayuda y de protesta ante la discriminación y los ataques que sufre la comunidad LGBT+.


a i r o t s i h a n U . . . r a t n o c e u q


“Hay una historia detrás de cada persona, un cumulo de experiencias, sentimientos, vivencias, deseos y razones por los cuales actúa así; así que si pretendes juzgarla, acuérdate que no es una, sino muchas cosas más que una característica encontrada”. Soy muchas más cosas que mi preferencia sexual, de eso no tengo duda, tengo un nombre y efectivamente también poseo un género, una identidad, una vestimenta, una preferencia; poseo también un estudio, pasión en lo que hago, sueños que cumplir, gustos musicales y logros en mi vida; pero eso no importa me llaman de muchas maneras, pero siempre de forma despectiva. Desgraciadamente porque al parecer ante los ojos de los que me rodean es imposible separar mi identidad sexual, por sobre todo lo demás; y es que se impone de una manera irracional por sobre las otras debido a la cantidad de tabúes culturales, religiosos y políticos en torno a nuestra sociedad que sufre de fanatismo, machismo, patriarcado e hipócrita ante el actuar de la comunidad. Me llaman de muchas maneras, pero solo para herir, para apuntar, señalar y ofender mi forma y estilo de vida; pase de ser un ser que pretende y quiere amar, a un objeto de burla, denigración y discriminación, por la acusación de actuar por perversión, abominación y desorientación. Pase a ser alguien que ama a oscuras, a puerta cerrada, en privado, enclaustrado en mi casa, sin la posibilidad de tomar la mano de mí ser amado en la calle, de darle

un beso o abrazarlo, de bailar juntos, reír y compartir miradas de amor; donde cualquier deseo debo dejarlo dentro de cuatro paredes y fuera de la vista de la sociedad, porque si no se me enjuiciara e impondrán límites. Soy gay, pero también un ser humano con nombre y apellido, y no un mero adjetivo calificativo. Soy alguien que busca inspirar a otros a lograr sus sueños, elevar sus expectativas, a vencer sus miedos, sus tabús y complejos, a seguir adelante a pesar de la adversidad; soy amoroso, social, respetuoso, con valores, muy trabajador, con grandes ambiciones, un ser que brinda ayuda, protección y cobijo, alguien aventurero; decidido y complejo, un fiel creyente de la existencia de las buenas personas y de los buenos corazones, que gusta de ver películas, cantar a todo pulmón, ser divertido y chistoso con sus amigos, de tomar café, leer un libro, escuchar música a todo volumen y reír a carcajadas, de hacer convivencias sanas, con deporte y con platicas educativas; soy una persona que se preocupa por estar preparado, ser útil, eficiente y propositivo. Soy lo necesario para mi familia, cuando ellos lo necesiten, a donde ellos lo necesite y en el momento que lo necesiten, ya que los amo demasiado como para dejar que algo malo les pase; un hijo responsable, un hermano incondicional, un nieto mimado; un amigo, un consejero, una mano amiga y un paño de lágrimas. Soy muchas más cosas que ser gay como te das cuenta, solo te pido que me dejes vivir, vivir de una manera plena y digna sin ser señalado y discriminado.

“Soy mucho más cosas que ser gay”


Por: Criss García

Yo creo en la CURA de las personas GAY. ¿Sabes cuándo esa cura ocurre? Cuando el padre pide que el hijo le dé un beso a su novio para sacarles una foto. Cuando el nieto le pregunta a la abuela: “¿Qué harías si trajese mi novio a tu casa?” Y ella responde: “Café”. O cuando alguien pregunta: “¿Qué piensas de que un hombre se casa con otro hombre o si una mujer se casa con otra mujer?” Y le responden: “Que va a estar buena la pachanga”. La cura ocurrirá por completo cuando la culpa inculcada desaparezca y el amor incondicional sea infinito. Cuando el SER prevalezca sobre la sexualidad. Cuando la felicidad sea alcanzada sin miedo. Cuando sea posible ser feliz sin pensar en el “pecado”. Cuando prevalezca la tolerancia. La cura vendrá cuando el peso de las críticas pueda ser finalmente retirado, cuando se acabe el sentimiento de ser un “extraño” en tu familia y en la sociedad, cuando todos amemos a todos y a todo por igual sin importar lo que son o prefieren ser, cuando no temas por ser asesinado por alguien que no entiende que tú también puedes ser libre, cuando el mundo aplique el sentido real de la palabra “RESPETO”. De esa cura es de la que necesitamos todos. Porque cuando aceptamos que el otro sea... simplemente sea, y lo dejamos SER de la manera que quiere SER, es el momento en el que el mundo se vuelve más fácil y más amoroso.

Yo creo en la cura para las personas Gay


Una Dulce Violación

“Tengo doce años y conocí a un hombre amable”. Con el sonido de monedas chasqueando en mis bolsillos, corro desde el auto de mi mamá hacia la mejor tienda de galletas del mundo entero. Cada día, si me porto bien y hago todos mis quehaceres, mi papá me da una moneda de veinticinco centavos de dólar, y al fin de mes me llevan a la tienda de galletas en donde puedo pasar todo la tarde comiendo galletas y leyendo los libros que traigo conmigo. El dueño de la tienda sabe que vengo todos los meses, así que también me da limonada gratis a lo largo del día. Mientras empiezo a introducirme en mi libro, un hombre se sienta a mi lado y me dice que soy un joven muy apuesto, así que recuerdo mis modales y le doy las gracias. Tengo doce años, pero muchas personas ya me han dicho que soy muy apuesto, y por eso los cumplidos ya no me hacen tan feliz como solían hacerlo. Le pregunto al hombre cuál es su nombre, y me dice que su nombre es Jonah y que tiene un cuarto de videojuegos impresionante en su casa. Dice que tiene todas las consolas y videojuegos nuevos, con un televisor gigantesco y todas las golosinas que se me puedan antojar. ¡Vaya! Debe de ser rico para tener todo eso. Yo solo tengo un televisor pequeño en casa que recibe cinco canales. Por eso leo muchos libros. A la mitad de mi segunda galleta, le ofrezco al hombre otra de las que tengo. Él la rechaza, diciendo que tiene suficientes botanas en su casa, y me propone que me llevará ahí para que pueda jugar videojuegos y comer tantas galletas con helado como guste. No quiero desperdiciar ninguna de las galletas que ya tengo. Le pregunto al hombre si me puede dar cerca de una hora para terminar mi libro y el resto de mis galletas. Me dice que está bien y que me puede esperar. Me continúa diciendo lo apuesto que soy mientras leo, y se vuelve un poco irritante. Le digo que estoy feliz de recibir cumplidos, pero que me gustaría tener un momento para leer mi libro y él me está distrayendo. Luego de pasar en silencio por más o menos veinte minutos, empieza a tratar de agarrarme la mano, pero cada vez que acerca la suya a la mía, hago como que si quiero voltear una página de mi libro. Cuando se las ingenia para agarrarme la mano y comienza a sobarla con sus dedos, le digo que me deje de tocar o que no iré con él a su casa. Supongo que al fin entiende que quiero un poco de privacidad, porque se pone a hacer algo en su teléfono. (...)


Una vez que he terminado, noto que son las cuatro de la tarde. Le digo al hombre que estoy listo para ir con él. Salta de su silla, emocionado, y habla sobre lo mucho que nos vamos a divertir. El dueño de la tienda de galletas me echa una mirada de extrañeza, pero le sonrío y asiento con la cabeza. Pienso en cómo nos divertiremos a medida que salimos del local. Me río al saber que hoy será un buen día mientras llegamos al estacionamiento. Grito de alegría cuando mi papá aparece detrás del hombre y lo mete a nuestra camioneta. No nos toma mucho para estar en la carretera, pues mi mamá es muy buena conductora. En nuestro viaje por la carretera, ya hemos cubierto la boca del hombre con cinta adhesiva y desollado la piel de sus brazos. El resto de su piel se vuelve más fácil de arrancar, así que mi papá y yo utilizamos nuestros cuchillos para asegurarnos de quitarle toda la piel antes de llegar a casa. Una vez ahí, le cortamos las manos y los pies porque no nos gusta comer esas partes, y solo las tiramos al fuego. Después tenemos que cortar justo en medio de cada codo y de cada hombro. Sacamos las entrañas y los órganos de su abdomen. Retiramos las costillas. Todo eso va en un estofado que hacemos. La carne que se encuentra en sus piernas, espalda y tórax (habiendo sacado el corazón y los órganos, por supuesto) sirve para hacer comidas fritas maravillosas. Puedo tener doce años, pero sé reconocer a un maldito pervertido. Sé que él es malo por querer hacerme cosas innombrables. Es por eso que cada mes voy a la tienda de galletas. Es por eso que el dueño es un muy buen amigo nuestro. Tiene nuestros mismos gustos. Él encuentra a personas que pueden estar interesadas en niños apuestos como yo, y les dice que vengan a su tienda para que me puedan llevar con ellos. ¡Sí, a él como a nosotros nos gusta la carne humana! Sé que estamos haciendo del mundo un lugar mejor. Adaptación de una historia que encontré por la red, edición Elizabeth Santillán


Relaciones complicadas, todas a mi alrededor; me pongo melancólico al pensar que puedo tener una pareja en este momento como las de los demás; complicadas, dañinas, toxicas como dicen hoy todos; en donde la infidelidad está a la vuelta de la esquina, donde unos tragos son la excusa perfecta para engañarnos a nosotros mismos y fingir que el alcohol es quien nos hace hacerlo, cuando en realidad son mis más bajos instintos y de vacío lo que me hace hacerlo. Tengo 28 años y he pasado por un par de relaciones, al principio pensaba que todo iba bien que mi primera pareja era la correcta; pensé que era la indicada, le entregue todo de mi; fue mi primer beso, mi primera vez en muchas cosas, así de simple; pero no, no fue sino solo una experiencia más de muchas que más tarde tuve. Todo comenzó durante la preparatoria, cuando la mayoría de mis amigos ya eran sexualmente activos, yo tenía un complejo en cuanto a tener una relación con alguien; transitaba en un vaivén en tener un gusto por las mujeres a sentirme atraído por los chicos. Todo sucedió rápido y con frenesí; fue en ese entonces donde a través de los juegos con mis compañeros de grupo y por medio de retos que comencé ese despertar de sentimiento, el despertar de mi sexualidad. Era tan complicado en ese entonces el sentir algo así por alguien de mí mismo sexo, ya que a pesar que había varios de mis amigos o compañeros que ya estaban declarados, para mí era algo tabú. Pero a pesar de eso, tuve pequeños momentos en que le di rienda suelta a mis pasiones; aún recuerdo ese beso, ese olor de su ser, sus caricias, y su risa nerviosa, aún está presente esa primera vez donde sin pensarlo actué y deje que mi cuerpo fuera libre. Pero también recuerdo esa primera vez donde yo quería decirle y contarle a alguien pero no me atrevía a aceptarlo, no quería sentirlo, no quería disfrutarlo y desearlo tanto; y es que en mi mundo, todo lo que va fuera de los estándares heterosexuales es mal visto y señalado. Mis amigos lo sabían, mis maestros se daban cuenta, mis padres lo callaban y yo, yo tan solo me reprimía. Durante la universidad, aun sin aceptarlo comencé de nuevo, pero esta vez mi sentimiento se apodero de mí, fue inevitable entrar y enamorarme de ese ser que se sentó enfrente de mí el primer día en el autobús; pensé en el amor a primera vista, pensé que podría ser mi oportunidad de encontrar el amor, de hacer una historia de amor, de cuento de hadas; pero no, me equivoque de nuevo, solo duro un par de meses, no fue duradero, no fue para siempre.

Relaciones Complicadas En otros momentos creí encontrarlo, pero solo eran fantasmas que se aferraban a mí un tiempo y me dejaban cuando absorbían de mi lo que sea que buscaban; comencé a no creer en el amor, en ese sentimiento del que tanto hablan, de lo que muchos dicen tener, pero a los 3 meses dicen lo contrario. No le echo la culpa a mis malas decisiones, al tener esta preferencia o a la sociedad, incluso no le echo la culpa a mi yo del pasado, de aceptar callar cuando mi pareja me dijo “no le digas a nadie”, “mantengámoslo en secreto” durante esa época preparatoriana; no reniego de haber aceptado tener una relación a distancia o abierta con mi pareja de la universidad; incluso no lamento haber tenido esas aventuras con esas tantas personas que solo querían sexo conmigo. Solo que ahora le tengo miedo a equivocarme, a ser esa misma persona tomando otra mala decisión, de buscar en el lugar equivocado, de aferrarme a algo que se ira; miedo a dar todo de mí, a dar esos tantos abrazos por las noches que tanto he guardado, de esos besos que no me dado de manera apasionada, de disfrutar de ese momento al caminar por la calle y agarrarme de la mano de mi ser amado, de contarle mis secretos y que no me juzgue, de ver una película, de dormirme en su regazo; miedo a ser yo el único que se enamore, que de todo de mí, que le sea fiel y no me corresponda. Miedo a fallarle, a no ser su media naranja, de no gustarle lo suficiente o incluso peor de encontrar algo mejor. No sé si sea yo, las situaciones vividas, mis malas experiencias, mi desamor propio o una combinación de todo, pero el sentimiento del amor lo dejo en stop, pausado; hoy le doy la oportunidad al AMOR POR DECISIÓN, a la decisión de amarme a mí mismo y en un futuro el tomar la decisión de amar a alguien más; ya que con mi experiencia el amor no es cuestión de sentir, sino de decidir; ya que un sentimiento es pasajero, cuestión de intuición, tomado de forma irracional y que al final como termina lastima; en cambio el tomar una decisión, se genera un compromiso, es duradera, es por convicción, tomada en forma racional y que al final de todo te da seguridad. Y al final cuando llegue tendré la convicción de comenzar un amor de 100.


“Tú, yo y nosotros, tres palabras que definen un AMOR. Aunque por otra parte, el AMOR no se podría definir por que definir es limitar y el amor no tiene límites”. ANÓNIMO. Con esa frase describiría el amor de una pareja, tan ilimitado, irracional e incondicional. Tan apasionante que no sigue a las demandas racionales del cerebro, sino al instinto canibalesco de un amante empedernido que busca a su doncella como perro en brama. Es tan imponente el amor a una pareja que se sueña con una historia juntos hasta la eternidad, compartir un proyecto de vida y teniendo un apoyo mutuo. En donde a pesar de tanta complementación existe una autonomía de cada parte; siendo uno solo, pero a la vez dos en uno. En donde los cuerpos se complementan y el alma sale del cuerpo para fusionarse en una sola. En donde el compartir conductas, actitudes, situaciones, bienes y objetos pasan a un segundo término, para pensar en formar una familia; tener hijos que se parezcan a él o ella, que tengan sus ojos, su pelo y su sonrisa; llegando a tal grado en donde nombras a tus progenitores con la intención de ver como sonarían sus apellidos entrelazando los tuyos y los de él o ella; y ver que efectivamente suena de maravilla. Sus ojos; dos inmensos vacíos que te sumergen en el infinito. Que hacen que tu día se llene de un sentido, en donde te comienzas a arreglar para gustarle y comienza a pensar de una manera sobrepasada en él o ella. En donde quieres pasar el mayor tiempo del día a su lado o solo esperas ese instante en el que llegues con él y lo abrazos y beses; provocándote suspiros incontrolables que llevan su nombre y visiones que te hacen verlo en cada persona, objeto o cosa que se te ponga enfrente.2 En donde no se firma una exclusividad pero si existe esa fidelidad de por medio, que emana de una manera que no lleva al adulterio o a la traición. En donde ya no tienes ojos para otra persona; pues la persona más perfecta en la faz de la tierra es él o ella. En donde el reconocimiento social sí importa, pero lo que importa en realidad es esa atracción inexplicable que sin importar lo que opinen los demás, te lleva a querer escuchar su voz cada vez que te acuestas, un ¡buenos días¡ por las mañanas y un ¿cómo te fue? cada vez que llegas a tu casa. Teniendo la firme esperanza que cada día que pasas a su lado lo ames más y te enamores cada día más. Y valla que pasa ya que él o ella te llena de pequeños detalles que te llenan el alma de fe, amor y armonía. Una mirada, un beso, una caricia, un abrazo, una sonrisa, su voz, su forma en que a pesar de no decirte que te ama, te lo expresa inconscientemente y de tal manera que tú lo sabes. En donde a pesar de ya están viviendo juntos, no te molesta lo que hace sino que te hace amarlo cada día más. En donde se pretende estar en la salud y en la enfermedad, en las buenas y en las malas, en lo próspero y en lo adverso, y hasta que la muerte los separe como diría la religión católica; y lo aceptes con todo lo que viene incluido; valores, temores, familia, sueños, logros, traumas, bendiciones, religión e ideales. En donde al tener tu primera pelea y las demás que vinieron, sonrieron, platicaron, se pusieron de acuerdo y salieron juntos los dos adelante, a pesar de las críticas, recelos y corajes que pudiesen haber tenido. En donde te acomodas y se acomoda a tu manera de vivir, sentir y hacer; y para fusionarse y complementarse. TÚ, YO, NOSOTROS ir a lado del otro por el mismo camino y con el mismo rumbo. ¡Ahhhh! qué bello es el AMOR… lástima que todo tenga un final; ya sea feliz o infeliz.


Seis veces me engaùó por: Leo Espinoza


Desde el 2009 me dice que nos podremos casar, que en algún momento estaremos unidos en matrimonio, tendremos una casa, la cual podremos heredar a nuestros hijos, podremos gozar de seguridad social porque eso es importante, sacar algún crédito si se nos ocurre y mil cosas más que haces cuando estás enamorado. Dicha promesa venia cada tres años y yo esperé pacientemente, al principio llegaste con flores rojas y amarillas, a partir del año del año 2012 al quince recibí flores amarillas, pasaron seis años y muchas promesas y nada, ha por cierto lo olvide en el 2015 llegaste con flores rojas yo me emocione pensé si las rojas son más románticas que las amarillas, que esta era la buena pero nada. Así pasaron los años y yo no dejaba de soñar y de verme en un futuro casado con el amor de vida, siempre había una excusa, me decías que habría que esperar unos años más en lo que la gente lo aceptaba, luego me saliste que opinión tendría la iglesia, unos años lo mencionaste y no se volvió a tocar el tema hasta dentro de tres años más, la última como dirían en mi pueblo te volaste la barda fue esa ocasión en la que me regalaste flores amarillas y luego rojas, hiciste un alboroto le pediste incluso a la UAEM su opinión sobre lo nuestro, “Dijo que si” pero yo me quede vestido y alborotado. Pasaron 10 años, muchas ilusiones, te creí, recibí muchas flores, azules no por cierto porque dices que esas no van con lo que yo soy, hoy en pleno año 2019 me dices que esta vez me regalaras flores guindas, que esta vez sí me poder casar. En este punto de la historia mi querido lector o lectora creerás que hablo de una relación toxica donde vivo ilusionado y que ese mentado matrimonio no va a llegar y que han estado jugando conmigo, para consuelo y mío y de quien lee no es una historia de amor, es la lucha que lleva la comunidad LGBTTTI+ con la Cámara local del Estado de México, todo comenzó con una propuesta para que las parejas homoparentales pudieran heredar, cuatro iniciativas de matrimonio igualitario, y este año promete ser la quinta para el tan ansiado matrimonio igualitario, el tema de las flores es en alusión a los colores del partido. Y si, no es una relación de amor, pero si desilusiona, si duele a miles de mexiquenses que han esperado toda su vida para poder casarse y que por una u otra cosa no se aprueba. En el país más menos llevamos un tercio de Estados que ya han aprobado el matrimonio igualitario en sus congresos locales, la Suprema Corte de Justicia de la Nación y la Corte Interamericana de Derechos Humanos ya se han pronunciado al respecto eh instan a México a que lo apruebe en todos sus estados. Muchas y muchos se desesperan y optan por el Amparo o ven como casarse en la CDMX, sin embargo no podemos dejar de presionar por nuestros derechos, así que amiga y amigo, ahora que ya sabes la historia de este “Bad Romance” que tenemos la comunidad diversa con la cámara te invito a que estés pendiente para manifestarnos en la cámara y que esta historia tenga un final feliz, mientras les espero en la próxima entrega mensual con más historias LGBTERAS


LA DRAGA Y SU COCINA En “LA DRAGA Y SU COCINA” quiero compartir contigo varias cositas que se me han ocurrido durante todo este tiempo, mis experiencias y mis recetas. Mis recetas que impregnadas de historias me han ayudado a sobrevivir todo lo que se puede sobrevivir cuando llegas solo a una ciudad desconocida, porque siendo honestos, ¡No es para nada sencillo! Seguro que cuando te sientas más desanimado, siempre habrá algo en la cocina, por más insignificante que sea, que te recordará lo bonito que huele la vida o lo rico que sabe sonreír… Hoy hacen exactamente dos años y cinco días que llegué a esta ciudad, me encantaría decir que me siento sólo, o que tengo una vida muy dramática, ya saben, “ad hoc” con mi histrionismo diagnosticado. Pero no, no es así, todo marcha muy normal, he aprendido a usar casi por completo todas las líneas del transporte público, la gente está bien, las situaciones también están bien y ya no me quejo ni reniego de lo que me acontece… Un viejo amigo suele decir “Un día a la vez, un día a la vez…” Y aquí estoy, sentado frente a mi laptop en la mesa tambaleante bebiendo mate tibio e intentando contarles un poco de mí en algunas líneas. Después de todo ya somos amigos, es por eso que has querido leer mi sección, ¿O no?... ¡Disfrútala mucho entonces!...

Algunos tienen un estudio en algún lugar de sus casas o la banca del jardín de algún parque. Yo tengo la cocina, que es mi lugar favorito para estar, mi santuario. Es ese lugar donde suelo sentarme horas y horas a escribir o imaginar lo que esté a mi alcance para crear sueños, platillos, botanas o algún show nocturno que la mayoría de las veces no se ajustará a mi presupuesto… Tengo 26 años, gastrónomo de profesión, actor frustrado, barista de día y drag queen de noche, amante de todas las cosas que se pueden amar, histriónico y distraído, loco y un poco torpe. Aquí está entonces, amig@ lector@, la primera de las historias que te he prometido al inicio del texto… YO ERA UN CHICO GAY CON UN GRAN SUEÑO… No estoy tan seguro del rumbo que debería tomar esto, una mudanza, caras nuevas, miedos nuevos. Yo era un chico gay con un gran sueño y una ciudad del todo desconocida para mí. ¡Estúpidos sueños de adolescente! Pero un poco más estúpida fue mi necedad de querer jugar a ser grande aquí, lejos de casa y lejos de todo lo que me parecía cómodo… ¡Ni pedo!, ya estoy a la puerta de donde voy a vivir no sé cuánto tiempo con todas mis cosas en cajas de cartón mientras veo el auto de mis padres alejarse tras una densa nube de polvo.

-¡Buena suerte hijo!, dijo mi madre mientras me ayudaba con la última caja que contenía maquillaje que no supe organizar y una peluca maltratada que en ese momento parecía más los restos de un animal muerto. ¡Ya está!, pensé… Lo más difícil había pasado, me recibía una enorme enredadera de flores amarillas en el arco de la reja de la entrada principal de la casa, olía bien… Llamé al timbre y salió un querido amigo mío que cinco años antes se había mudado allí. Nos conocimos en la prepa hace varios años, en realidad tomábamos el mismo autobús que solíamos viajar de vuelta a casa. No importa… Poco a poco acomodamos las cajas en el que de ahora en adelante sería mi dormitorio. Por lo menos hasta que encontrara otro sitio para vivir. Las horas habían pasado y teníamos hambre, bastante en realidad. No hace falta recalcar que la situación económica en la que ambos nos encontrábamos no era del todo buena, juntamos algo de plata y decidimos cocinar algo festivo para silenciar el concierto que nuestras entrañas hacían en la sala. Primero debíamos comprar ingredientes, ¡por fin algo que me resultaba familiar! Ingredientes para cocinar, no era mucho, pero la situación me emocionó…


A

lo deseaba, es decir despejar mis ideas haciendo algo que no me era desconocido. Caminamos un par de cuadras a la tienda más cercana, harina, vegetales, un poco de queso, algunos embutidos y un cartón del vino más barato que había. Volvimos a casa, ¡Que raro se siente decirlo tan lejos de casa! ¡Pizza, eso era! parte de antojo y parte de celebración por haber llegado allí sin haber muerto en el intento. Nada es más familiar que una buena pizza, de esas que dejan la casa oliendo a restaurante italiano. Aquí abajo te dejo la receta que usamos esa tarde, ¡Anímate a intentarla! Y verás lo buena que queda. AMASANDO LA NUEVA VIDA. Antes que nada, querid@ lector@, te voy a enseñar a preparar la masa para pizza más genial que yo he probado. Es suave y bastante funcional en caso de que sea la primera vez que te atreves a hacer tu propia pizza… y no le tengas miedo, ¡muéstrale a esa masa quién manda!... Vas a necesitar: • 4 tazas y media de harina de trigo. • 3 cucharadas de aceite de oliva. • 2 cucharaditas de sal. • 1 cucharada de levadura seca, • 1 cucharada de azúcar. • 1 taza y media de agua tibia. • Harina extra para la hora de amasar.


Primero, no olvides lavar muy bien tus manos, acá no aplica la frase del sexo, “entre más sucio más rico”. Ahora que estás list@ vamos a empezar pre-calentando el horno a 100°C diez minutos, esto es para que una vez hecha la masa el proceso de levado sea más sencillo. En un tazón vas a poner el agua tibia y en ella tendrás que disolver la cucharada de azúcar, hecho esto agrega la levadura y mezcla sin miedo, deja reposar de diez a quince minutos. Pasado ese ratito notarás como se ha formado una especie de espuma cremosa, ¡perfecto! Lo hemos hecho bien. Por otro lado, en otro tazón más grande vas a colocar toda la harina y la sal, justo en el centro de la harina forma algo así como un cráter de volcán y vierte toda la mezcla de la levadura que preparamos anteriormente. Mezcla un poco con una cuchara y ve incorporando con suavidad el aceite de oliva, mueve y mueve durante un par de minutos o hasta que se forme una masa un tanto pegajosa. Ahora viene la parte más divertida del proceso, ¡Exacto! Amasar con las manos, ¿Recuerdas que te mencioné que vas a necesitar un poco de harina extra?, bien, con esa harina hay que espolvorear un espacio pequeño de la mesa y pasar el contenido pegajoso del tazón.

Con tus manos tendrás que amasar durante un buen rato hasta que la textura de la bola (no de esa bola que estás pensando) sea tersa y fácil de manipular o hasta que ya no se te pegue en los dedos. Si es necesario agrega un poco de agua tibia (por lo general una o dos cucharadas son suficientes) pero ten cuidado, puesto que si queda demasiado suave volverá a ser pegajosa y entonces tendrás que agregar mucha más harina. Ya en este punto la superficie de nuestra masa se ve lisa y ya no tendrá grumos, colócala en un recipiente o en una charola engrasada con aceite de oliva y cubre con un trapo limpio y húmedo, (para eso calentamos el horno a 100°C, pero no te olvides de apagarlo antes de meter tu masa). Deja reposar de 15 a 20 minutos. ¡Listo! Ya casi terminas tu muy fa-bu-lo-sa base para hacer pizza, una vez pasado este tiempo podrás darte cuenta que la masa ha duplicado su tamaño, sácala y amasa un par de minutos más. Ahora sí, está lista para aplanar y convertirse en una deliciosa pizza, ¡pero no comas ansias!, todavía debemos preparar la salsa. Existen muchísimas variantes de salsas para pizza, desde las más sencillas hasta las que incluyen ingredientes súper exóticos, yo personalmente prefiero la tradicional, esa que se mezcla perfecto con el queso y da la perfecta nota ácida que a veces se antoja a media tarde.


PARA LA SALSA: • 10 jitomates maduros. • 2 cucharadas de aceite de oliva. • Media cebolla. • 1 cucharada de aceite de oliva. • 2 dientes de ajo finamente picados. • Orégano, albahaca, romero, sal y pimienta al gusto. Preparar una excelente salsa es un arte muy sencillo, no te dejes intimidar por lo que todo el mundo dice. Esta que te muestro aquí funciona perfecto, no solo para pizza, sino que también la puedes usar para acompañar un buen plato de pasta o hasta unos molletes muy “vanguardistas”… Lo primero que hay que hacer es picar los jitomates, no tienen que ser perfectos pues este paso es nada más para facilitar machacarlos usando las manos. Una vez machacados reserva. Pica bien finita la cebolla, no sé por qué me parece que la cebolla sabe más rica cuando se pica muy muy chiquitita. A mí me gusta usar cebolla; Aunque si ese sabor picante y olor fuerte no es de tu agrado puedes no utilizarla. En una olla o cacerola calienta el aceite de oliva y fríe la cebolla hasta que se vea casi transparente, agrega el ajo y fríe durante un minuto más, no dejes de mover con una cucharita de madera.

Cuando veas que la cebolla se pone un poquitito más oscura incorpora los jitomates machacados y cocina durante diez minutos, sazona con sal y pimienta, si ves que seca demasiado puedes añadir un poco de agua. O un chorrito de vino tinto ¡Ya casi queda! Es hora de darle ese toque mediterráneo tan peculiar, esto lo haremos con una pizca de orégano, una pizca de albahaca y un poco de pimienta. ¡Perfecto, has preparado una tradicional salsa italiana! El último paso antes de meter al horno es poner todo en su lugar. Comienza extendiendo la masa con ayuda de un rodillo, espolvoreando con harina antes de aplanar, Acomoda en una charola o refractario, asegúrate de picar la masa con un tenedor, esto para evitar que esponje más de lo necesario. Coloca la cantidad de salsa que desees y ralla bastante queso encima. El manchego, gouda, mozzarella o parmesano siempre se agradecen. Finalizamos con tus ingredientes favoritos, pueden ser embutidos, vegetales, pescado o ¡hasta chocolate y crema de cacahuate! Hornea de veinte a veinticinco minutos a 190°C o hasta que el queso esté bien dorado, ¡y listo!...


Por: Chamo Hernández La mañana del pasado diez de febrero los chicos de Prisma Queer (antes Toluca Shore) y los integrantes de CODISEM A. C. Se dieron cita en uno de los más representativos espacios recreativos de la capital mexiquense, parque Vicente Guerrero. Esto con motivo de celebrar la primera jornada deportiva que según organizadores, planean llevar a cabo cada cierto tiempo para fomentar la sana convivencia. Uno a uno fueron llegando todos los asistentes, entre los cuáles se encontraban activistas de los antes mencionados colectivos pro- LGBTTTIQ, y así comenzó una charla informativa acerca del uso adecuado de las palabras que integran las siglas (LGBTTTIQ) y de su visibilidad en la sociedad. Además se tocaron puntos clave sobre el activismo y la relevancia de efectuarlo correctamente para lograr cambios significativos en materia de respeto a los derechos de la comunidad.

Así pues, entre sol, gritos, risas y un ambiente de cordialidad inició una “reta” de futbol soccer, que dio como resultado un marcador de 8-2, favor Prisma Queer. La tarde finalizó con una delicioso almuerzo (y digo almuerzo porque la mayoría, sí es que no todos los jugadores y equipos de animadores, llevábamos el estómago vacío) en algún mercadito de alimentos aledaño a la alameda. Esperamos seguir conviviendo y que más personas de la comunidad se animen a acercarse e informarse imparcialmente sobre las actividades que organizaciones como CODISEM A.C. y Prisma Queer, tienen programadas a lo largo del año. Afirmó el principal representante de Prisma Queer, Cristian Eduardo Reyes.


Codisem vs Toluca Shore


La historia de la homosexualidad, transexualidad y el travestismo “La historia es un incesante volver a empezar” Tucidides Los berdaches eran familia y no podían mantener relaciones con otro berdache, su mayoría eran homosexuales y las mujeres berdache hacían mención de sus esposas; por otro lado, los hombres berdache eran los chamanes que atendían a los enfermos y realizaban ceremonias religiosas.

El comienzo de la diversidad sexual y la visibilidad no es cuestion de una par de siglo o decadas recientes, puesto que historicamente la sexualidad era importante en diversos ambitos como la fertilidad, el erotismo, el amor y la plenitud del ser como lo veremos a continuacion. La antigua Grecia y la homosexualidad sin título, era posible observar las parejas de hombres que mantenían relaciones y el erotismo entre ellos que está presente en vasijas y poemas del amor y belleza. Basado en relaciones de dos hombres uno maduro denominado “erastes” y el hombre joven “eromenos” (Mondimore, 2005). Los eromenos posteriormente se casaban con una mujer y podían mantener una nueva relación sexual convirtiéndose en erastes, de este modo se entendería que la bisexualidad los griegos la practicaban con normalidad.

Aunque la sexualidad femenina no era tan notable hasta la aparición de poemas de Safo y un par de vasijas con dibujos del erotismo homosexual femenino en el espacio de romanos y griegos. Así, fue que en el siglo I d. C empiezan a utilizar el término “tribadismo” y “tribade” para referirse a la homosexualidad femenina que hasta el siglo XIX se cambió por “lesbianismo” (Halperin, 2002 ). Por lo cual la homosexualidad en general no era mal vista para los griegos y los romanos. Por otro lado la transexualidad y el travestismo que actualmente conocemos comenzó siendo todo un descubrimiento para los viajeros franceses del siglo XVIII que les parecía un tanto extraño. Los hombres que vestían y tomaban actitudes y labores de mujer se les nombro “berdaches” y al igual a las mujeres que vestían como hombres, y realizaban funciones de hombres se les conocía de esta forma (Williams, 1988).

La homosexualidad, la transexualidad y el travestismo en aquellas épocas y culturas nos muestran que la diversidad sexual es aceptada, respetada y no era castigada, situación que cambio para el siglo XXI en el cual existen países que castigan con pena de muerte la libertad sexual y es mal vista.


Ediciรณn Marzo

Profile for Prisma Queer

Prisma Queer - Marzo  

Prisma Queer Revista con contenido LGBT +

Prisma Queer - Marzo  

Prisma Queer Revista con contenido LGBT +

Advertisement