Page 66

ESPAÑA SALVAJE

Camino Ballesteros Periodista

“EL IMAGINARIO POPULAR CREE QUE ES UNA TIERRA SECA Y ÁRIDA. PUES NO” Lagos de aguas más saladas que muchos mares y que cambian de color; miradores diabólicos que vertiginosamente te abocan a asomarte a un mundo al revés; explosiones de vegetación apabullantes; ciudades encantadas que te harán creer que estás al otro lado del espejo; refugio de osos, lobos, truchas; o saltos de agua de más de veinte metros que dan lugar al río con las aguas más cristalinas que se recuerda. Todo ello conviviendo en lo que el imaginario popular cree que es una tierra seca, árida, muerta. Pues no. La Serranía de Cuenca, con 73.726 hectáreas de parque natural, es uno de los lugares de más valor geológico y natural de España. Un fantástico ejemplo de que la naturaleza es capaz de abrirse paso en los lugares más inhóspitos e insospechados; el resultado de lo que el tiempo consigue hacer con las rocas aplicando paciencia, viento y gotas de lluvia. La magia se instala en la Serranía invitando al visitante a hundirse en sus hoces y a contemplar su paisaje desde miradores que hacen pensar que estás dentro de una bola de cristal a la que le han

dado la vuelta para que después caiga la nieve; y que lo que ven tus ojos no pueden ser depresiones sino montañas invertidas. La Ciudad Encantada, Uña, el Río Escabas o las Torcas de Palancares solo son un ejemplo de lo que esconde este paraje. Un refugio para el silencio y un pulmón para la propia naturaleza, que se ha desarrollado sin que nadie le ponga límites gracias a la particular orografía del terreno. Un festival de páramos y muelas; cornisas desgarradas con fabulosas hoces y valles y que te permiten ver lo que se esconde en los tuétanos. Porque esa es la sensación que se tiene: la de estar asomándote a la naturaleza abierta en canal. Cuenca es única y conocer su Serranía explica que esta no es una frase hecha. El levantamiento de la ciudad entre las hoces y su belleza solo es una forma de distraer al visitante. Cerca de la ciudad, a escasos veinte minutos, la singularidad de la zona comienza a emerger. Y es entonces cuando el visitante tiene que cruzar el espejo, dejar la civilización atrás y enfrentarse a un espectáculo nunca antes visto.

66 CLUB + RENFE

62_RF_PORTFOLIO.indd 66

9/4/19 18:32

Profile for La Factoría de Prisa Noticias

Club Renfe Nº40  

Mayo 2019

Club Renfe Nº40  

Mayo 2019