Page 26

REPORTAJE U2

Shuarma

Cantante de Elefantes

“FUERON PIONEROS EN HABLAR DE OTRA PLASTICIDAD EN EL ROCK” Siempre recordaré a U2 por un disco que está unido a mi infancia: The Joshua Tree (1987). Admiraba mucho al hermano mayor de un amigo mío que era un gran fan de U2, así que por él empecé a escuchar a la banda irlandesa. Este álbum incluía temas como Where the streets have no name, pero también me descubrió los trabajos anteriores, como War (1983). Se nos abrió un mundo enorme al conocer toda su discografía, pero si hay dos álbumes que para mi son esenciales de U2 (que no digo que sean los mejores) son Achtung Baby (1991) y Zooropa (1993). De alguna manera me dieron a entender la plasticidad que puede llegar a tener una banda de rock, que no tiene porque estar anclada en un sonido determinado. Esto ya lo había experimentado, hace mucho tiempo, David Bowie, que cambiaba en cada trabajo, pero la transformación que dio U2 con Achtung Baby me ayudó a abrirme de miras y me impresionó realmente. Los he visto en directo dos o tres veces y me han demostrado que son una banda con una gran capacidad de transformarse y mantener su esencia. Son

parte de la cultura general. Que estos referentes de la música contemporánea se conviertan en iconos de la cultura masiva me parece una maravilla. Si tengo que ser algo crítico con una banda que me gusta mucho, es sobre sus últimos trabajos discográficos, se les está alargando mucho una época. Nos tienen acostumbrados a ser una formación en constante evolución, y ahora quizá están algo menos brillantes en su composición. Pero U2 tienen mucho que decir, aún no tienen sustitutos, habrá bandas con otros caminos, el rock va de esto, pero estoy seguro que aún tienen por delante más transformaciones. De hecho, que estén ahora más lentos en su velocidad es lo que va a propiciar el siguiente cambio de U2. Admiro profundamente la forma de cantar de Bono, me llena mucho, pero es el bajista Adam Clayton el que más me fascina. Él, junto al batería Larry Mullen Jr., hacen una parte de U2 no tan vistosa, crean una base rítmica que marca la diferencia fundamentalmente. Cuando desde Elefantes preparamos una gira, siempre rondan en nuestra cabeza los directos de U2.

de “torero, torero, torero”, respondió contundente: “no soy el torero, soy el toro”. Como ofrenda de lo más typical spanish, también fueron tentados con el flamenco. Al año siguiente, cuando acudieron al estreno de Rattle and hum, en la Gran Vía madrileña, se les montó una cena amenizada por Juan Peña El Lebrijano y otras figuras andaluzas. En más de una ocasión, terminaron en El Corral de la Morería, tablao flamenco de alta gama. Y Bono recibió el regalo de la caja con la discografía integral de Camarón. LA REINVENCIÓN DE BONO

Sin embargo, la nave de U2 no enfilaba hacia las músicas étnicas. Todo lo contrario: el siguiente disco, Achtung Baby (1991) supondría el inicio de una exploración de la electrónica de discoteca. Y también, de la reinvención de Bono, que renunciaba a la pulsión mesiánica para convertirse en un provocador, un diablillo que disfrutaba ironizando sobre su antiguo personaje. A partir de la gira ZOO TV, los sucesivos espectáculos de U2 rompieron moldes, en concepto y en tecnología. No ocultaban que eran la mayor banda del mundo y explicitaban que lucharían por seguir siéndolo. Todas esas giras pasaron por diferentes ciudades españolas. De hecho, la llamada 360º Tour, coloquialmente conocida como “la de la garra”, se estrenó en el Camp Nou barcelonés en 2009, con tres conciertos consecutivos (el primero, reservado a un puñado de amigos, familiares e invitados). Que conste que no todas las paradas fueron triunfales. En 1993, no lograron llenar el estadio Carlos Tartiere de Oviedo, en un concierto del Ayuntamiento que dejó un descubierto de 150 millones de pesetas en las arcas municipales. Pero se cubrieron las apariencias, algo que no ocurrió

26 CLUB + RENFE

22_RF_u2.indd 26

15/4/19 12:45

Profile for La Factoría de Prisa Noticias

Club Renfe Nº40  

Mayo 2019

Club Renfe Nº40  

Mayo 2019