Page 1


Revista Costarricense de Trabajo Social

Publicación semestral oficial del Colegio de Trabajadores Sociales de Costa Rica Diciembre 2012 N0 23 ISSN: 1409–1763 En catálogo Latindex

Consejo Editorial Laura Guzmán Stein. Ph.D.

Directora Revista Costarricense de Trabajo Social. Doctora en Trabajo Social, Arizona State University.

Licda. Iveth Barrantes Rodríguez Licenciada en Trabajo Social, Universidad de Costa Rica.

M.Ev.Ed. Marta Picado Mesén

Magistra en Evaluación de Programas Sociales, Universidad de Costa Rica.

Licda. Sandra Chollette Robinson Maestría en Terapia Familiar Sistémica y egresada Doctorado en Educación Universidad La Salle.

Dr. Jorge Arturo Sáenz Fonseca

Presidente de Junta Directiva Colegio de Trabajadores Sociales de Costa Rica Miembro exoficio.

Editora Hazel Vargas Zeledón Diseño y diagramación

S.W. Asesores en Comunicación S.A. Tel.: 2257-7093 Email: swasecom@gmail.com

Impresión

Prints Publicidad INC S.A. Tel.: 2443-3354 Correspondencia y suscripciones Colegio de Trabajadores Sociales de Costa Rica. Tel.: 2225-2778 / 2225-5600. Fax: 2225-5479 Apdo. 5656-1000 San José, Costa Rica. Email: coltras@racsa.co.cr Web: www.trabajosocial.or.cr


Sumario Editorial. Dra. Laura Guzmán Stein. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 Sistema experto, Trabajo Social y valoraciones socioeconómicas MSc. María Gabriela Regueyra Edelman . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 La educación como promotora de salud integral de la niñez y la adolescencia en y desde los centros educativos costarricenses Natalia Campos, Hilda Patricia Núñez Rivas, Ileana Holst Schumacher, Flory Virginia Alfaro Mora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28 Sistema de información sobre violencia intrafamiliar y extrafamiliar: una experiencia de la red de atención y prevención de violencia intrafamiliar de Limón Grettel Rojas Vargas, Sandy Lewis Gayle, Osvaldo Ruiz Narváez . . . . . . . . . . . . . . . 48 Participación de los hombres adultos mayores en el programa “Red Nacional de Clubes de Personas Adultas Mayores” de Ageco. Andrea Dotta Brenes, Sofía Gamboa Chaverri . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82 Colegio de Trabajadores Sociales informa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114 Informaciones, reflexiones y otras cosillas… . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124

Nota editorial

Los artículos incluidos en este número son responsabilidad exclusiva de las autoras y los autores y no reflejan el pensamiento de las personas integrantes del Consejo Editorial de la Revista ni de la Junta Directiva del Colegio de Trabajadores Sociales de Costa Rica.

3


Editorial

C

on este nuevo número de la Revista Costarricense de Trabajo Social estamos iniciando una nueva etapa en su consolidación como órgano difusor de la producción profesional y académica del gremio, en Costa Rica y en la región latinoamericana. Por una parte se introducen cambios importantes en la imagen gráfica con el propósito de ofrecer una portada más atractiva y dinámica, que refleje el quehacer y los espacios donde interactúan las y los profesionales en Trabajo Social. La diagramación interna también fue sujeta de modificaciones para cumplir con requerimientos de Latindex y mejorar la presentación del contenido. Estos cambios serán evaluados en julio próximo por colegas de diversos sectores en grupos focales. De esta forma estaríamos democratizando algunos de los procesos de gestión editorial, con sus aportes directos para mejorar la imagen gráfica y contenido de la Revista. La Revista Costarricense de Trabajo Social es un medio que pertenece a colegiados y colegiadas, y por ello es fundamental contar, en distintos momentos del proceso, con sus criterios y aportes y, a la vez, compartirles los avances, dificultades y desafíos encontrados en el día a día. Otro cambio significativo será la contratación de una editora para la Revista para que acompañe y colabore en la gestión editorial. Esta tarea es cada día más compleja y demandante, particularmente desde que iniciamos el proceso de indexación internacional. Existen requerimientos internacionales que exigen mayor rigurosidad y eficacia en los procesos y trascienden la labor del Consejo Editorial y la administración del Colegio. Asimismo, contaremos próximamente con una oficina, lo cual permitirá ofrecerles un mejor servicio. Otro paso importante es la incorporación de autores y autoras de otros países de América Latina. Su participación es un reflejo del interés existente entre colegas de otros países de la región por nuestra Revista y por publicar en ella. En este número estamos publicando cinco artículos que dan cuenta del trabajo que realizan colegas en equipos multidisciplinarios y disciplinarios. Queremos destacar la iniciativa colectiva porque pone de manifiesto una tendencia en el Trabajo Social costarricense que se traduce también en una sistematización colectiva del conocimiento y experiencias. Por otra parte, reflejan el quehacer profesional en campos muy diversos: “Lineamientos teórico-prácticos de la investigación: La educación como promotora de salud integral de la niñez y la adolescencia en y desde los centros educativos

4


costarricenses”, del equipo multidisciplinario en salud integrado por Natalia Campos Saborío, Hilda Patricia Núñez Rivas, Ileana Holst Schumacher y Flory Virginia Alfaro Mora; “Participación de los hombres adultos mayores en el programa Red Nacional de Clubes de Personas Adultas Mayores de AGECO” de las colegas Andrea Dotta Brenes y Sofía Gamboa Chaverri; “Sistema de información sobre violencia intrafamiliar y extrafamiliar: una experiencia de la Red de Atención y Prevención de Violencia Intrafamiliar de Limón” del equipo multidisciplinario constituido por Grettel Rojas Vargas, Sandy Lewis Gayle y Oswaldo Ruiz Narváez; “Conocimientos, actitudes y prácticas del personal de salud: sus repercusiones en la prestación del servicio que se brinda al niño víctima de abuso, en el Hospital Dr. Fernando Escalante Pradilla, durante 2002-2006” de la trabajadora social Luisa Aguilar Guido; Sistema experto, Trabajo Social y valoraciones socioeconómicas de la MSc. María Gabriela Regueyra Edelman. En la sección “El Colegio de Trabajadores Sociales informa” se presenta la información sobre el próximo Congreso Nacional e Internacional de Trabajo Social a realizarse del 4 al 6 de setiembre de 2013, así como el informe sobre las filiales del Colegio de Trabajadores Sociales de Costa Rica preparado por la Comisión que efectuó la última visita. La sección “Informaciones, reflexiones y otras cosillas…” contiene un comunicado de colegas de la República de Uruguay sobre el femicidio en ese país que llama a la reflexión sobre la violencia de género contra las mujeres. Como de costumbre se incluye la lista de congresos, seminarios y otros eventos que se realizarán en América Latina y el Caribe en los próximos ocho meses. Esperamos que este nuevo número contribuya a estimular la reflexión, el debate y el intercambio de conocimientos, experiencias y propuestas.

Dra. Laura Guzmán Stein, Ph.D. Directora

5


Sistema experto, Trabajo Social y valoraciones socioeconómicas MSc. María Gabriela Regueyra Edelman *

Resumen

L

os Sistemas expertos son producto del conocimiento acumulado y la pericia profesional en un campo específico, en este caso de profesionales en Trabajo Social que junto con profesionales en Estadística, Ciencias Económicas e Informática construyen un instrumento que sintetiza procedimientos, asigna beneficios, almacena información, realiza simulaciones que favorecen la toma de decisiones sobre la asignación de becas por condición socioeconómica considerando las características de la población meta, las bases teórico conceptuales del servicio y los lineamientos institucionales. En este artículo se presenta el Sistema experto de valoraciones socioeconómicas como un instrumento de trabajo del o la profesional en Trabajo Social, se describen los procesos de trabajo que implica la creación, mantenimiento, seguimiento y actualización de esta herramienta, ejemplificando con el Sistema experto de valoraciones socioeconómicas que se utiliza en la asignación de becas por condición socioeconómica para la población estudiantil de la Universidad de Costa Rica; contribuyendo con la asignación de una beca por condición socioeconómica de manera oportuna y en igualdad de condiciones.

Descriptores

*

6

Sistema Experto para valoraciones socioeconómicas, instrumentos de Trabajo Social, Trabajo Social y sistema experto.

Lic. en Trabajo Social, UCR.; magister en Educación UCR; profesora Escuela de Trabajo Social e investigadora en el Instituto de Investigaciones en Educación, UCR.


Expert System, Social Work and Socioeconomic Assessments Abstract

T

he expert systems are a result of the accumulated knowledge and the professional expertise in a specific area. In this case, the system is the result of a collective effort between experts from social work, statistics, economic and computer sciences fields from the University of Costa Rica. They built an instrument that synthesizes procedures, assigns benefits, stores data, and performs simulations, which support the decision-making of the awarding scholarship system by socioeconomic status for the student population of the university. This process takes into consideration the characteristics of the target population, the theoretical-conceptual basis of this service, and the institutional guidelines. Therefore, this article presents the Socioeconomic Assessment Expert System as a specialized tool for the social work experts. It also describes the work process that involves the creation, maintenance, monitoring, and updating of this tool used in the awarding scholarship system, assisting with an appropriate and egalitarian assignation.

Key words

Expert System and Socioeconomic Assessments, Social Work and Expert System, Social Work tools.

7


Introducción

C Un Sistema experto, es un conjunto de aplicaciones informáticas que simula el conjunto de decisiones que un experto realiza sobre un determinado tema, estos sistemas imitan o reproducen la forma en que un ser humano resuelve problemas de diversa índole.

on este artículo se pretende ilustrar lo vivido por las investigadoras y las personas participantes en el desarrollo del estudio en mención, sus procesos y productos de la primera etapa diagnóstica y la acción proyectiva de su segunda etapa, mediante la elaboración de un instrumento para autoevaluación de centros educativos del país, en la promoción y la prevención de la salud y de los módulos de capacitación para docentes, administrativos y personal de salud sobre este tema. El acelerado avance tecnológico de las últimas décadas, ha propiciado que los y las profesionales tengan a su disposición una serie de herramientas tecnológicas que desconocen y que podrían facilitar, acelerar y apoyar su trabajo y, por ende, favorecer la eficiencia profesional. El uso de la tecnología y en especial el uso de la “Inteligencia artificial”, como se le llama también a un Sistema experto (SE), como apoyo a los procesos de trabajo del o la profesional en Trabajo Social, puede ser considerado como un dilema para algunas y algunos profesionales. Las preocupaciones se orientan en dos vías, una de ellas es que un ordenador no debería tomar una decisión sobre una situación socioeconómica, la otra se orienta a la preocupación de que la máquina podría sustituir el trabajo profesional, ya que procesa de manera rápida grandes volúmenes de trabajo. Estas son solo algunas de las inquietudes

8


que surgen y que evidencian el desconocimiento de estas herramientas y los usos que pueden tener como apoyo en los procesos de trabajo. Las generaciones de profesionales que en la actualidad tienen entre los 30 y más años, fueron formados en una época de incipiente desarrollo de las tecnologías; la incorporación paulatina de estas en sus ambientes laborales, les ha exigido capacitación instrumental en el uso de computadoras y algunos programas básicos como procesadores de texto y el uso de Internet. Estas situaciones han favorecido el desarrollo de las habilidades y destrezas que requiere el uso de las computadoras y de los sistemas de información, pero es poco lo que se ha discutido sobre sistemas de información y sistemas expertos como instrumentos de trabajo. En una investigación realizada en Estados Unidos en el año 2003, (citada en Carrilio, 2007) a 240 profesionales en Trabajo Social se evidencia que estos (as) no tienen un uso cotidiano y sistemático de las computadoras o sistemas de información como instrumentos de trabajo. Sin embargo, cuando las organizaciones en que se desempeñan han promovido el entrenamiento en el uso de sistemas de información, han podido superar las actitudes negativas hacia el uso de nuevas tecnologías, al lograr su interacción con sistemas de información sencillos (amigables) que apoyan su labor diaria. En Costa Rica, las instituciones gubernamentales, lugar de mayor contratación de profesionales en Trabajo Social, han ido poco a poco incorporando la tecnología, respondiendo así a las políticas orientadas a conformar lo que se ha denominado como Gobierno Digital, que han sido impulsadas por la administración Arias, 2006-2010 y ratificadas en las propuestas del actual Plan de Gobierno 2011-2014. Se entiende por Gobierno Digital, de acuerdo con el Banco Mundial, el …uso, por parte de agencias gubernamentales, de tecnologías de información que tienen la habilidad de transformar las relaciones con sus ciudadanos, sus proveedores comerciales y otras ramas del gobierno. Estas tecnologías pueden servir para diferentes fines: mejorar la entrega de servicios gubernamentales a los ciudadanos, mejorar la interacción gubernamental con el comercio y la industria, empoderar a los ciudadanos a través del acceso a la información o hacer más eficiente (Universidad de Costa Rica, 2008a, p.4). Se puede decir, por lo tanto, que la temática sobre el uso de nuevas tecnologías

9


como las de Información y Comunicación (TIC) y los sistemas expertos, es un tema de reciente desarrollo e incorporación en los lugares de trabajo, que ha provocado una brecha digital entre las diferentes generaciones que laboran. Al respecto, en el informe del año 2007 del “Programa Sociedad de la Información y el Conocimiento” PROSIC, se plantea que: En efecto, al considerar el acceso como aspiración principal, la estrategia de desarrollo del Gobierno Digital se abocaría inicialmente a registrar las inequidades o “brecha digital ”que separa a los ciudadanos como potenciales usuarios de las TIC, con el fin de establecer los lineamientos y acciones que permitan disminuir esa brecha y en consecuencia equiparar el acceso a dichas tecnologías por parte de la mayor cantidad de individuos, como requerimiento indispensable para avanzar en aspectos más sustantivos como el acceso a la información, los servicios públicos, la educación, la cultura, los servicios de salud y otros que posibilitan el pleno ejercicio de la ciudadanía. (UCR, 2008 a, p.5). El tema del Gobierno Digital, el acceso a servicios por parte de la población general utilizando nuevas tecnologías y sus implicaciones, es muy importante de discutir en el gremio y es necesario abrir los espacios para ello. Sin embargo, interesa en este artículo concentrar la atención en el uso de sistemas expertos o inteligencia artificial para apoyar los procesos de trabajo de las y los profesionales en Trabajo Social.

Bases conceptuales Un Sistema experto es un conjunto de aplicaciones informáticas que simula el conjunto de decisiones que un experto realiza sobre un determinado tema, estos sistemas imitan o reproducen la forma en que un ser humano resuelve problemas de diversa índole. Al respecto Waterman (1986, citado en Bermúdez et al, 1990) define como Sistema experto (SE) “aquel que implanta en el computador las reglas de comportamiento (experticia de alto nivel) de un experto en la resolución de un problema, de una manera explícita y accesible, que permite la explicación de las o las soluciones encontradas” (p.5).

10


Los sistemas expertos son construidos por profesionales en Informática (analista en sistemas) quienes a partir del conocimiento de las y los profesionales expertos (as) y la forma en que estos (as) toman sus decisiones y con un “software” específico, construyen la programación que requiere el SE y la comunicación de estos con los usuarios. Por lo tanto, un SE requiere de un proceso donde el experto en el área debe elaborar sus bases de conocimiento y el informático la programación correspondiente; al respecto Sauma (2006), plantea: Un sistema experto debe ser construido siguiendo una serie de pasos, para así lograr un sistema consistente, estable y eficiente. El primer paso consiste en la escogencia de un dominio particular de estudio. La delimitación de este dominio determinará la extensión y la exactitud de las respuestas del sistema. Además, mediante este paso se define el propósito y la funcionalidad del sistema. El segundo paso implica la definición de roles entre los participantes del proyecto. Es así como podemos definir a los expertos en el dominio, los cuales brindarán ayuda en la definición de las reglas; los expertos en los sistemas, que implementarán de manera eficiente el sistema; y otros roles tales como documentadores, programadores, encargados de realizar pruebas del sistema y cualquier otro rol que se considere necesario (p. 10). Por lo tanto, un Sistema experto en valoraciones socioeconómicas es el producto de un proceso que sintetiza la pericia del profesional en Trabajo Social, considerando la postura teórico-conceptual y los procesos técnicos operativos sobre las valoraciones socioeconómicas que realizan dichos profesionales y el trabajo del o la profesional en Informática que realiza las construcciones lógicas y programáticas del SE emulando la forma en que toma decisiones el profesional en Trabajo Social. El producto final de ese proceso es un sistema informático, herramienta o instrumento, que utiliza el o la profesional en Trabajo Social para determinar la situación socioeconómica de una persona o un grupo familiar, ubicarlos en un grupo socioeconómico y decidir si con esas características pueden ser acreedores o no de un servicio o beneficio específico. Un SE sintetiza el conocimiento teórico y operativo adquirido por una disciplina o un

11


profesional para resolver sobre situaciones específicas y esto es, precisamente, lo que le da el nombre de Sistema experto. Una vez que se construye y se pone a funcionar, la responsabilidad del profesional o la profesional en Trabajo Social continúa, no solo como usuario de él, sino que tiene la responsabilidad de realimentarlo y modificarlo por medio de procesos de seguimiento y de actualización según su criterio profesional, asegurando que este sistema responda a los objetivos por los cuales se construyó. En esta línea se concibe que el SE como un instrumento de trabajo que exige la rigurosidad teórica-metodológica y técnico-operativa, supere la noción de instrumento como una técnica aislada, como lo plantea Iamamoto (2003): … instrumentos como mero conjunto de técnicas se amplía para alcanzar el conocimiento como un medio de trabajo, sin el cual ese trabajador especializado no consigue efectuar su actividad o trabajo. Las bases teóricometodológicas son recursos esenciales que el Asistente Social acciona para ejercer su trabajo: contribuyen para iluminar la lectura de la realidad e imprimir rumbos a la acción, al mismo tiempo que la moldan. Así, el conocimiento no es sólo un barniz que se sobrepone superficialmente a la práctica profesional y que puede ser desechado; por el contrario, es un medio que permite descifrar la realidad y clarificar la conducción del trabajo a realizar. Desde esta perspectiva, el conjunto de conocimientos y habilidades adquirido por el Asistente Social durante su formación son parte del acervo de sus medios de trabajo (p.81). Los sistemas expertos son herramientas que facilitan el trabajo y permiten procesar volúmenes grandes de información, y responden a las premisas teórico metodológicas que determinan el servicio, en este caso de las valoraciones socioeconómicas y la asignación de los beneficios complementarios. La incorporación de esta herramienta favorece el servicio que se brinda a la población, ya que contribuye con la asignación oportuna (se da una respuesta rápida cuando el o la estudiante lo requieren) y en igualdad de condiciones (las personas o grupos que tienen situaciones similares reciben el mismo beneficio), convirtiéndose en una excelente herramienta para el ejercicio profesional de Trabajo Social pues cumple con la labor socialmente asignada, según plantea Barroco (2003): La profesión se legitima socialmente porque responde institucionalmente a necesidades sociales, lo que le otorga el carácter social a la acción profesional. En este sentido no existen acciones personales, sino acciones 12


profesionales de responsabilidad colectiva y pública, o sea responsabilidad del colectivo profesional, en su relación con la sociedad y con los usuarios de los servicios que realiza (p.242).

La construcción de un sistema experto Para construir un sistema experto, el usuario (en este caso el o la trabajadora social junto con el equipo de trabajo interdisciplinario), debe tener claramente identificados, definidos y escritos los procesos técnico operativos y haber determinado en qué parte de los procesos se incorporará un sistema experto. La participación de un equipo interdisciplinario en casos de valoraciones socioeconómicas es muy valiosa ya que permite que cada disciplina aporte en la propuesta y valoración, y resguarde la especialidad de cada una. La experiencia1 ha sido muy enriquecedora cuando se integran equipos en los que participan, además de profesionales en Trabajo Social, profesionales en Ciencias Económicas y Estadística. Considero que estas disciplinas junto con Informática constituyen la base para construir un sistema experto en valoraciones socioeconómicas, logrando concretar un trabajo colectivo, al respecto Iamamoto (2003), plantea: Es importante resaltar que el Asistente Social no realiza su trabajo aisladamente, sino que forma parte de un trabajo combinado o de un trabajo colectivo, que forma un gran equipo de trabajo. Su inserción en la esfera de trabajo es parte de un conjunto de especialidades que son accionadas conjuntamente para la realización de los fines de las instituciones empleadoras, sean empresas o instituciones gubernamentales (p.82) El o la profesional en Trabajo Social tiene la pericia para aprehender la realidad, para proponer y retomar aspectos particulares de la dinámica social que afecta y determina situaciones socioeconómicas que son producto de la llamada cuestión social2. Por la 1 2

Se refiere a la experiencia con el Sistema experto de la Oficina de Becas y Atención Socioeconómica de la Universidad de Costa Rica. Iamamoto, 2003, se refiere a la cuestión social como “El conjunto de las expresiones de las desigualdades de la sociedad capitalista madura, que tiene una raíz común: la producción social es cada vez más colectiva, el trabajo se torna cada vez más social, mientras que la apropiación de sus frutos se mantiene privada, monopolizada por una parte de la sociedad” p.41.

13


complejidad de la realidad social, se pueden encontrar determinantes o leyes generales que pueden aplicar al conjunto de la sociedad, lo que lleva a identificar que cada situación socioeconómica puede tener características similares pero también particularidades, que no se pueden incorporar en un sistema experto. Estas particularidades de excepción, con criterios profesionales claros, deben ser incorporadas en otros procesos de trabajo que se deben proponer paralelos al SE. Todo este esfuerzo se realiza en el marco del compromiso ético-político del profesional en Trabajo Social con la emancipación de los sectores populares y una rigurosidad teórica metodológica que sustenta su actuación la cual tiene responsabilidad colectiva (desde la profesión en su conjunto) y pública como un servicio que puede ser impugnado, en esta caso por un estudiante que se considere perjudicado por la actuación profesional. En el momento en que determinadas características afectan o influyen en la asignación de un beneficio para un grupo de la población, es conveniente valorar la posibilidad de incorporar un nuevo criterio en el SE y, por tanto, realizar las modificaciones correspondientes, esto es parte del seguimiento al SE que se retomará más adelante. La valoración socioeconómica de una familia para la asignación de un beneficio o subsidio es un proceso técnico operativo propio de las y los profesionales en Trabajo Social que responde a una propuesta teórico conceptual que se asumió sobre el tema. Para estas valoraciones se pueden utilizar variables que se orientan a medir el ingreso o variables que miden el gasto que tiene un grupo familiar, cualquiera de las dos formas permite establecer criterios para ubicar al grupo familiar en un grupo social específico. Para tomar una decisión sobre las variables a considerar, se debe tener primero claridad sobre qué se quiere, es decir qué se pretende medir y cómo se relaciona el estudio o valoración socioeconómica con el beneficio que se otorgará. Para el caso que nos ocupa, el Sistema experto que se utiliza en la Oficina de Becas y Atención Socioeconómica de la Universidad de Costa Rica, para la valoración y asignación de una beca por condición socioeconómica, es una herramienta para ubicar la condición socioeconómica de las familias de la población estudiantil que consideran requieren apoyo económico para realizar estudios universitarios. Por lo tanto, es necesario valorar la capacidad que tiene el grupo familiar para asumir los gastos que genera la educación universitaria de su hija o hijo.

14


El Servicio de Becas y Atención Socioeconómica, responde en primera instancia a los principios de la Universidad de Costa Rica, establecidos en el Estatuto Orgánico (1974), específicamente en los artículos 3 y 4, que indican: Artículo 3: La Universidad de Costa Rica debe contribuir con las transformaciones que la sociedad necesita para el logro del bien común, mediante una política dirigida a la consecución de una justicia social, de la equidad, del desarrollo integral, de la libertad plena y de la total independencia de nuestro pueblo. Artículo 4: son principios orientadores del quehacer de la Universidad: a) Derecho a la educación superior: favorecer el derecho a la educación superior de los habitantes del territorio nacional en el marco de la normativa institucional. b) Excelencia académica e igualdad de oportunidades: velar por la excelencia académica de los programas que ofrezca, en un plano de igualdad de oportunidades y sin discriminación de ninguna especie. En segunda instancia responde a las Políticas Institucionales, emitidas por el Consejo Universitario, órgano al que le compete establecer tanto la reglamentación de su quehacer como la formulación de políticas institucionales, cumpliendo con las potestades que tiene la Universidad al ser un institución autónoma. Específicamente en las Políticas 2010-2014 en el Eje 3. Cobertura y equidad, se establece como política que la Universidad de Costa Rica: 3.2.2 Fortalecerá estrategias de financiación del sistema de Becas y Beneficios complementarios y la oferta de servicio, que garanticen la satisfacción de las necesidades de toda la población estudiantil universitaria de escasos recursos económicos, para que pueda culminar su meta académica en igualdad de condiciones (2008, p.6). En esa línea la Universidad de Costa Rica en general, y la Oficina de Becas en particular implementan un programa que favorece la incorporación a la educación superior de estudiantes provenientes de familias con limitaciones económicas para apoyar la

15


educación universitaria de sus hijos, que considera tanto porcentajes de exoneración sobre los montos de matrícula como otros beneficios para la manutención de dicha población estudiantil, servicios establecidos en el Reglamento de Becas y Beneficios a la población estudiantil. Con las líneas del servicio claramente planteadas: a quiénes se va a beneficiar y cuál es el beneficio que recibirán, así como las variables que se utilizarán para identificar la población beneficiaria, se elabora el modelo conceptual SE. Como se mencionó líneas atrás, la construcción de un SE requiere de diferentes etapas algunas en las que se trabaja de manera interdisciplinaria, integrando equipos de profesionales en Trabajo Social y profesionales en Informática. Las valoraciones socioeconómicas son una temática central para el o la profesional en Trabajo Social que lo enfrenta directamente con las desigualdades sociales y ubica al o la profesional en el campo de las mediaciones formulando, desarrollando y evaluando programas que ejecutan las políticas públicas que se orientan al acceso a los derechos económicos y sociales que debe garantizar el Estado de acuerdo con los compromisos internacionales y nacionales asumidos. Los procesos de trabajo en que participa el o la profesional en Trabajo Social para la construcción de un sistema experto se resumen a continuación en una matriz que detalla en la columna de la izquierda cada etapa del proceso y en la columna de la derecha se ejemplifica con los procesos que se implementan en la Oficina de Becas para el desarrollo, implantación, seguimiento y control del Sistema experto que tiene la Oficina.

16


Procesos de construcción de un sistema experto valoraciones socioeconómicas

Sistema experto para la asignación de becas por condición socioeconómica

Revisión y actualización teórico conceptual del servicio

Sistema de Becas por Condición Socioeconómica

En esta etapa se define • en qué consiste el servicio • a quiénes va a beneficiar el sistema • cuál o cuáles son los beneficios que recibirán • las variables que utilizarán para la valoración socioeconómica La información que se requiere solicitar a la población meta del servicio.

El Sistema de Becas en la Universidad de Costa Rica está regulado por el “Reglamento de adjudicación de Becas y otros beneficios a los estudiantes”, normativa aprobada por el Consejo Universitario que está conformada por las becas por condición socioeconómica, los beneficios complementarios y las becas de estímulo. Los beneficios complementarios solo se otorgan a la población becada por condición socioeconómica y según la categoría de beca y los criterios de asignación para cada uno. Integran los beneficios complementarios: alimentación, transporte, préstamo de libros, reubicación geográfica y residencias.

17


Para la asignación de beca por condición socioeconómica se consideran cuatro variables: el ingreso per cápita familiar, que mide la capacidad económica que tiene el grupo familiar; la mensualidad pagada en el colegio, que permite conocer lo que la familia invierte en educación; el monto del imponible por el vehículo, y el monto del imponible a las propiedades que tenga el grupo familiar. Cada una de estas variables tiene un peso diferente a la hora de asignar. (UCR, .s. f.). Estas variables de asignación fueron propuestas por un equipo interdisciplinario de expertos de la Universidad de Costa Rica y externos a esta, quienes valoraron criterios de selección que fueran medibles, comparables y demostrables con la información que poseen instituciones públicas, como el Registro Nacional. Cada estudiante que solicita beca por condición socioeconómica debe presentar documentos que comprueben la información de cada una de las variables de asignación (UCR, 1995).

18


La Universidad cuenta con un sistema experto que asigna cada categoría de beca (1 a la 11) utilizando la técnica estadística de análisis de conglomerados con k medias, con centroides conocidos. Cada una de estas categorías tiene un porcentaje de exoneración sobre los montos de matrícula los cuales se detallan en el Reglamento de Becas. En el caso de la categoría de beca 11 los estudiantes reciben ayuda económica de acuerdo con las necesidades que tengan (monto base, monto por carrera), los becados con categoría de beca de la 5 a la 11 pueden solicitar los beneficios complementarios que establece el reglamento en el artículo 11, según su asignación (UCR, s. f.).

Requerimientos de un SE y alcances generales

En qué se utilizará, para qué se utilizará y qué se quiere que haga el SE

Se requiere que el SE: • Procese la información que presenta la población estudiantil que solicita becas, de manera electrónica. • Agrupe en categorías socioeconómicas la población solicitante utilizando las variables ya definidas. • Asigne una categoría de beca con los parámetros que cada año se incorporan al Sistema.

19


• Genere reportes sobre la asignación. • Genere información sobre el resultado a los solicitantes. • Genere información sobre las características socioeconómicas de la población solicitante. • Genere controles de asignación. Definición de las reglas que deberá seguir el SE en la resolución del problema

Identificar las decisiones que debe tomar el sistema experto para agrupar la población en categorías socioeconómicas y la asignación de los beneficios.

20

Documentar de manera minuciosa la información que se requiere, la interacción entre esta información, la forma en que se toman las decisiones con base en esa información, los criterios que utiliza, el razonamiento que realiza el o la trabajador (a) social para la ubicación del solicitante en un grupo socioeconómico y en la asignación de beca. El conocimiento y la lógica de razonamiento del o la profesional en Trabajo Social es complementada con el conocimiento y razonamiento de profesionales en Ciencias Económicas y Estadística, así se integra el diagrama de lógica profesional con el que iniciará la programación del sistema experto.


En estos casos los diagramas de proceso son muy útiles ya que dibujan el flujo en la toma de decisiones, permiten claridad de las actividades a ejecutar y facilitan la comunicación entre las disciplinas. Estos diagramas, por lo tanto, modelan el razonamiento del o la profesional ante una situación a resolver, en este caso, la valoración socioeconómica.

Programación del sistema

Esta es la tarea de programación que realizan específicamente profesionales en Informática especialistas en la construcción de SE, con base en el modelo de análisis, que incluye la información que requiere el experto y el proceso en pasos detallados que incluya la forma en que va tomando las decisiones. Con esta información esta (e) profesional arma las programaciones o instrucciones que debe realizar el sistema para capturar, procesar la información y entregar los resultados.

Se refiere al esfuerzo que realiza el profesional en Informática: • Comprender la lógica del experto y su sistema de reglas. • Elaborar las programaciones del sistema. • Trabajar constantemente con el experto para aclarar dudas, enriquecer el proceso y probar diferentes escenarios o etapas de desarrollo del SE. Esto asegura la calidad del SE.

21


Implantación

Se refiere a la primera corrida del sistema con datos reales. En esta etapa continúan los procesos de revisión del funcionamiento del sistema, analizando resultados, realizando paralelos y comprobaciones de que el sistema funciona como se planteó en los diagramas que se elaboraron inicialmente y que fueron la base de la programación del sistema.

Una vez que se tiene el SE desarrollado el o la profesional en Informática pone a disposición del usuario (trabajador social u otro profesional) el SE, con datos reales, en esta etapa se realizan diferentes actividades como: • Aprender a operar el sistema. • Coordinar la corrida del SE entre el o la usuario (a) y el o la informático (a). • Ejecutar paralelos, es decir hacer el proceso como se realizaba antes de crear el SE y comparar los resultados de ambas experiencias. • Revisar los reportes y controles solicitados. • Realiza ajustes que se han identificado.

Seguimiento y control

Cada vez que el sistema experto realice una asignación de beneficios es básico el control que permita identificar si el SE está funcionando adecuadamente, esto se logra por medio de la revisión de reportes que el usuario o la usuaria experto (a), profesional en Trabajo Social, han solicitado como salida del sistema al o la profesional en Informática.

22

Esta etapa es permanente en el proceso de ejecución del Sistema, se pueden agrupar dos tipos de esfuerzos: • La revisión de los reportes de ingreso de información y de asignación de las categorías de becas y otros beneficios, así como el análisis general del funcionamiento del sistema identificando posibles mejoras al sistema o nuevos requerimientos al SE.


Se requiere controlar, analizar y asegurar que las variables y la información que se solicita continúen siendo las que se requieren para los objetivos propuestos en el modelo.

• Paralelos de asignación de control con criterio de expertos, lo que significa que profesionales en Trabajo Social que laboran fuera de la Oficina realicen valoraciones socioeconómicas, asignen una categoría de beca y, por ende, el beneficio que otorga el Sistema de becas y se compare con la asignación que realizó el sistema a la misma persona y luego realizar la correspondencia entre lo que asignó el experto y lo que asignó el sistema. Para ello es necesario que en la valoración profesional se detallen los criterios que utilizó el o la profesional en la asignación, de tal manera que se puedan comparar con los criterios que utiliza el Sistema experto.

El Sistema experto en valoraciones socioeconómicas se convierte no solo en un instrumento de trabajo, sino en un conjunto de procesos que inician desde la conceptualización del SE, su funcionamiento y resultados, es decir el producto denominado SE es responsabilidad del o la profesional en Trabajo Social como experto(a) en materia de valoraciones socioeconómicas. Una pregunta común que surge sobre el uso de un Sistema experto de asignación de becas por condición socioeconómica es: ¿cómo asegurar que la información que sale del sistema sea consistente, refleje la realidad de cada estudiante y asigne el beneficio que corresponde según su situación?, o sea, ¿cómo asegurar la calidad del sistema?, esto depende de varios factores:

23


1. 2. 3. 4.

La calidad de la información que ingrese al sistema La consistencia del dato El funcionamiento del sistema La experticia del sistema

Todos estos factores van a depender de los y las profesionales responsables del SE y no del SE como instrumento, como se detalla a continuación:

24

Factores

Descripción

• La calidad de la información que ingrese al sistema

La información que se introduzca en la base de datos del SE, debe ser verificada por la persona que recibe la solicitud del usuario, y asegurarse de que esté correcta en el sistema. Para ello se puede solicitar que el SE tenga reportes que permitan revisar la información que ingresó a la base de datos.

• La consistencia del dato

El dato que ingresa al sistema es el correcto para la asignación del beneficio y está planteado como un elemento determinante en la asignación.

• El funcionamiento del sistema

El sistema cumple con los procesos tal y como están programados, esto se puede verificar con los reportes y controles que genera el sistema, los cuales deben ser revisados por los expertos profesionales en Trabajo Social y la coordinación con profesionales en Informática.

• Mantener la experticia del sistema

Realizar sistemáticamente paralelos con criterio de experto: este ejercicio se realiza con una muestra de las valoraciones. Consiste en solicitar a un grupo de expertos o profesionales en Trabajo Social que no son responsables del SE, toman los expedientes o la información de cada uno de los usuarios de la muestra, y con base en su criterio asignan la beca de manera manual. Los resultados de la asignación se comparan con los resultados del SE sobre la misma población y se analiza la consistencia de la asignación del beneficio. El SE debe comportarse como el experto, de lo contrario, se deben identificar los factores que no coinciden y realizar los ajuste al SE.


Conclusiones

El SE como instrumento de trabajo no es un fin en sí mismo es un medio para lograr los retos profesionales que tiene el o la profesional en Trabajo Social en relación con las valoraciones socioeconómicas y la asignación de becas y beneficios que favorezcan el acceso a los derechos económicos y sociales de las poblaciones menos favorecidas de la población costarricense. El sistema experto contribuye con la asignación oportuna de un servicio, en menor tiempo que si se realiza uno a uno, y en igualdad de condiciones, utilizando parámetros iguales para todos, pero considerando las situaciones especiales. El uso de la tecnología y sistemas expertos permite no solo la valoración socioeconómica y asignación de un beneficio sino que también ofrece una base de datos para realizar diferentes estudios o simulaciones con la información de la población que se tiene en la base de datos. En un sistema experto de valoraciones socioeconómicas, los procesos que aseguran la calidad son responsabilidad de los profesionales en Trabajo Social y otros profesionales, definidos como los responsables del SE, para lo cual se requiere de un trabajo minucioso, de control y seguimiento, de claridad técnica sobre los criterios de asignación y claridad en los objetivos del programa que otorga beneficios Los SE no disminuyen la cantidad de trabajo de las y los profesionales en Trabajo Social, sino que modifican sus procesos de trabajo e incorporan con mayor fuerza actividades de teorización y conceptualización, análisis, control, realimentación del sistema, una constante evaluación de los procesos de trabajo y mayor vinculación entre la toma de decisiones y la realidad social de los usuarios. Con esta base de datos de la población meta del servicio, se pueden probar nuevas propuestas de servicios, analizar sus implicaciones en la población, eliminar algunas de las existentes o correr nuevos escenarios y ver los resultados con datos reales. Es, por lo tanto, un instrumento o herramienta para la planificación y prueba de nuevas propuestas.

25


En síntesis la construcción de un Sistema experto, es el producto del conocimiento acumulado sobre un campo específico, en este caso sobre valoraciones socioeconómicas para la asignación de becas por condición socioeconómica, y el utilizar el SE como instrumento de trabajo permite enriquecer el conocimiento adquirido y construir nuevas propuestas que beneficien a la población meta de un servicio, esfuerzos que son producto de la reflexión teórica y el análisis de realidad y dan las bases para la construcción de nuevas alternativas de ejercicio profesional como lo plantea Iamamoto (2003): …el camino para la construcción de nuevas alternativas para el ejercicio profesional consistiría en reforzar los fundamentos teórico-metodológicos. Esa idea es correcta pero insuficiente- pudiendo ser falsa-, si se la considera de forma aislada. El dominio teórico metodológico solo se completa y se actualiza cuando se encuentra alimentado por la historia, por la investigación rigurosa de las condiciones y relaciones sociales particulares en que se vive. Eso requiere acompañar la dinámica de los procesos sociales, incluso es una condición para aprehender las problemáticas cotidianas que circunscriben el ejercicio profesional. En otras palabras; solo el dominio de una perspectiva teórica-metodológica, disociada de la realidad, del envolvimiento político y de una base teórico-operativa, no es suficiente para descubrir e imprimir nuevos rumbos al trabajo profesional. Se corre el riesgo de caer en el teoricismo estéril, ya que la metodología nos da un lente para la lectura y explicación de la realidad social, lo que supone la apropiación de esta misma realidad (p.70).

26


Bibliografía Barroco, M. (2003). “Los fundamentos socio históricos de la ética”. En: Borgianni, E; Guerra, Montaño, C. Servicio Social Crítico. Hacia la construcción del nuevo proyecto ético - político profesional. Brasil: Editorial Cortez. Bermúdez, C., Calvo, A., Garro, E., Méndez, M., Muñoz, F., Solís, G., & Vargas, J. (1990) Sistemas Expertos Teoría y Práctica. Memoria del Seminario de Graduación para optar por el grado de Licenciatura en Computación e Informática Tomo I, Escuela de Ciencias de la Computación e Informática. San José, Costa Rica: Universidad de Costa Rica Carrilio, T. (2007). “Using Client Information Systems in Practice Settings: Factors Affecting Social Workers’ Use of Information Systems”. Journal of Technology in Human Services, 25(4), doi:10.1300/J017v25n04-03 Iamamoto, M. (2003). El Servicio social en la contemporaneidad: Trabajo y formación profesional. Brasil: Editorial Cortez. Sauma, J.A. (2006) Uso de técnicas de inteligencia artificial para el monitoreo proactivo de redes de datos. Proyecto de graduación para optar por el grado de Maestría en Ingeniería Eléctrica, Mención Comunicaciones Digitales. San José, Costa Rica: Universidad de Costa Rica Universidad de Costa Rica (1974). Estatuto Orgánico de la Universidad de Costa Rica. Consejo Universitario, San José: Universidad de Costa Rica __________ (1987). Reglamento de adjudicación de becas y otros beneficios a los estudiantes. Consejo Universitario, San José: Universidad de Costa Rica __________ (1995). Informe final de labores. Comisión de perfiles Vicerrectoría de Vida Estudiantil-Oficina de Becas y Atención Socioeconómica (Publicación interna). San José: Universidad de Costa Rica __________ (2008). Hacia la sociedad de la información y el conocimiento en Costa Rica: informe 2007. Programa Sociedad de la Información y el Conocimiento, San José: Universidad de Costa Rica __________ (2008). Políticas de la Universidad de Costa Rica para el 2010-2014. Consejo Universitario, San José: Universidad de Costa Rica __________ (s.f). Modelo vigente asignación de Becas socioeconómicas: Metodología 1995-2006. Vicerrectoría de Vida Estudiantil-Oficina de Becas y Atención Socioeconómica. (Publicación interna), San José: Universidad de Costa Rica

27


Lineamentos teórico-prácticos de la investigación La educación como promotora de salud integral de la niñez y la adolescencia en y desde los centros educativos costarricenses Natalia Campos Saborío1 Hilda Patricia Núñez Rivas2 Ileana Holst Schumacher3 Flory Virginia Alfaro Mora4

Resumen

E

l propósito de este artículo es presentar los fundamentos teórico - prácticos de la investigación acción, que guían la primera etapa diagnóstica del proyecto de investigación: La educación como promotora de salud integral de la niñez y la adolescencia en y desde los centros educativos costarricenses con carácter multidisciplinario, e interinstitucional: Universidad Estatal a Distancia (UNED), Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) y Universidad de Costa Rica (UCR).

Descriptores

Lineamentos teórico-prácticos, investigación acción, proyecto investigación, etapas de investigación.

1 Doctora en Educación, investigadora, Vicerrectoría de Investigación, Universidad Estatal a Distancia (UNED), Costa Rica. Dirección electrónica: ncampos@uned.ac.cr 2 Doctora en Educación, Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (INCIENSA). Nutricionista-investigadora 3 Máster en Química Clínica, Facultad de Microbiología, Universidad de Costa Rica, catedrática-investigadora del Centro de Investigación en Hematología y Trastornos Afines (CIHATA), Costa Rica. Dirección electrónica: ileana. holst@ucr.ac.cr 4 Licenciada en Trabajo Social, Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa). Trabajadora social-investigadora, Unidad de Salud y Nutrición, Costa Rica. Dirección electrónica: valfaro@ inciensa.sa.cr

28


Theoretical and practical bases of the study: “Education as integral health promotion in children and adolescents in and from Costa Rican educational centers”

Abstract

T

he purpose of this article is to present the theoretical and practical bases of action-research, which are guiding the first diagnostic stage of the research project: La educación como promotora de salud integral de la niñez y la adolescencia en y desde los centros educativos costarricenses with a multidisciplinary and interinstitutional approach.

Key words

Theoretical and practical bases of action research, project description, research stages

29


Introducción

E

ste artículo pretende ilustrar la experiencia vivida por las investigadoras y por las personas participantes en el desarrollo de

este estudio así como los procesos y productos ob-

La experiencia de las investigadoras, derivada de estudios cualitativos que propician el cambio de los seres humanos, les permite afirmar que el cambio es lento y difícil y se contrapone a las transformaciones vertiginosas que impulsan las nuevas tecnologías y la comunicación masiva.

tenidos durante la primera etapa diagnóstica. Además de la acción proyectiva de la segunda etapa, gracias a la elaboración de un instrumento que posibilita la autoevaluación de los centros educativos del país, en relación con la promoción y la prevención de la salud; y de los módulos de capacitación para docentes, administrativos y personal de salud. Para cumplir el objetivo planteado se presentan los resultados de la investigación, se hace una descripción breve de ella y se reflexiona sobre la puesta en práctica de la teoría que sustenta la investigación - acción que fundamenta el estudio.

30


Referente teórico-conceptual

Resultados de investigación sobre Educación para la salud

En esta sección se exponen los resultados de la investigación “La educación como promotora de salud integral de la niñez y la adolescencia en y desde los centros educativos costarricenses realizada en escuelas y colegios de Costa Rica”.

En el nivel internacional

Estudios desarrollados en el ámbito internacional destacan que un importante porcentaje de niños y niñas en edad escolar, y de jóvenes, se enferman y mueren por causas prevenibles. Se conoce que la obesidad infantil, después de los tres años de edad, se asocia, a largo plazo, con un mayor riesgo de obesidad en la edad adulta y con un aumento en la morbilidad y mortalidad (Powers y col., 1997; Wabitsch, 2000). El exceso de peso durante la infancia se asocia principalmente con los factores de riesgo clásicos de la enfermedad cardiovascular: hipertensión arterial (Figueroa y col., 1997), dislipidemias (Freedman y col., 1997), síndrome metabólico (Weiss y col., 2004; Cook y col., 2003), obesidad abdominal (Morrison y col., 1999), intolerancia a la glucosa y diabetes tipo 2 (Pinhas-Hamiel y col., 1996). La prevalencia de obesidad en el mundo y la esperanza de vida en los países en desarrollo, se han incrementado. (WHO, 2000). Otros estudios evidencian cuadros de depresión, pasividad, trastornos del sueño y de alimentación entre los niños con obesidad (Rofey DL y col., 2009; Vámosi M y col., 2010) y en los niños que han sido abandonados o han sufrido maltrato infantil (Maniglio R., 2010). Además, el ingreso temprano de los niños y las niñas a la fuerza laboral es un problema emergente en Latinoamérica, principalmente en las zonas rurales. Se estima que más de 20 millones de menores de 15 años trabajan; la mitad de ellos, menores de 10 31


años de edad (Pinzon-Rondon AM y col., 2009). El trabajo de estos infantes profundiza las desigualdades y los expone al abuso sexual, maltrato, mayor riesgo de accidentes, delincuencia y conductas de riesgo (tabaquismo, drogas, actividad sexual, embarazo adolescente) (Pinzon-Rondon AM y col., 2009). Se conoce, también, que la proporción de niñas afectadas por el abuso aumenta a partir de los cinco años de edad y que la población infantil entra en contacto con la pornografía y los mensajes publicitarios relacionados con el consumo de tabaco, gracias a la globalización de las comunicaciones (Olagunju AO, 2009; Bejarano J, 2004). Aunado a lo anterior, la violencia intrafamiliar y social, el tabaquismo y la drogadicción continúan aumentando en algunas poblaciones y afectan no solo la salud de los niños y las niñas sino también su descendencia, pues está comprobado que los menores maltratados repiten el ciclo (Stewart M y col., 2006).

En el nivel nacional

En Costa Rica, el Ministerio de Salud (MS), el Inciensa y, en particular, las universidades estatales: Universidad Estatal a Distancia (UNED) y Universidad de Costa Rica (UCR) han realizado investigaciones que demuestran altos niveles de colesterol sanguíneo conjuntamente con índices elevados de sobrepeso en la población infantil. Los estudios destacan la configuración de una problemática gestada desde hace más de dos décadas (Díaz, 1989). La última Encuesta Nacional de Nutrición (2009) indica que niños y niñas de 5 a 12 años presentan un 11,8 % de sobrepeso y un 9,1 % de obesidad, y jóvenes de 13 a 19 años, tienen un sobrepeso de 14,7 % y de 6,1 %. Unicef ha reportado importantes cifras acerca de estas conductas de riesgo en Costa Rica. (2008): 20,1% de los nacimientos corresponden a mujeres adolescentes menores de 19 años, casi tres de cada cien a padres menores de 19 años. Aproximadamente el 25% de la población femenina en Costa Rica inicia su vida sexual entre los 13 y 17 años de edad, el 54% de los partos se refieren a mujeres menores de 19 años, solteras y sin pareja estable, lo cual implica un problema social. Además, 43% de las madres adolescentes desconocían qué es la menstruación y el 42% no sabía cómo nacen los niños. Finalmente, el 68% mencionó no tener a quién recurrir para buscar información respecto a la sexualidad.

32


Según estudio del Inciensa realizado por Núñez-Rivas y colaboradores (2003) en 36 escuelas del Gran Área Metropolitana (n = 1 718 niños y niñas de 7 a 12 años de edad), seis de cada diez estudiantes en edad escolar no desayunan. La mayor proporción de niños y niñas que no desayunan presenta sobrepeso u obesidad y, de acuerdo con los resultados de los diferentes modelos de regresión logística realizados, no desayunar puede producir sobrepeso (1.6, IC 95% 1.1-2.5). En este estudio, se reportan prevalencias de sobrepeso y obesidad de 34,5% y 26,2%, respectivamente. Asimismo, se determina mayor prevalencia de obesidad en menores de 7 a 9 años que viven en el área urbana y pertenecen a un grupo socioeconómico mediano (Núñez-Rivas y colaboradores, 2003). Otro hallazgo relevante de ese estudio fue la baja calidad nutricional de las meriendas de los niños y las niñas; la mayoría estaba compuesta de alimentos preenvasados con alto contenido de azúcares, grasa saturada y bajo contenido de fibra dietética y calcio. La mayoría de los escolares que llevaba dinero a la escuela compraba este tipo de productos en la soda o en una pulpería cercana al centro educativo. Cabe resaltar que los hábitos de alimentación inadecuados eran propios de la totalidad de la población estudiada, independientemente del estado nutricional en que se encontraba (NúñezRivas y colaboradores, 2003). Además, fuera de los centros educativos, los estudiantes preferían comprar productos con alto contenido de grasa y azúcares (pizza, pollo frito, empanadas, papas fritas, comida china, gaseosas y helados cremosos), los cuales eran escogidos principalmente por ellos mismos o por sus madres (Núñez-Rivas y colaboradores, 2003). Otra investigación realizada por Núñez-Rivas y colaboradores (2003), comprobó que el 42% de esta población infantil mostraba un patrón de actividad física sedentario. La proporción de estudiantes con este patrón era significativamente mayor en la población escolar con sobrepeso y obesidad, no ocurría lo mismo en la que presentaba un estado nutricional normal. En lo que respecta a la diabetes mellitus, un estudio de la UCR, coordinado por HolstSchumacher (2008), sobre la resistencia a la insulina y la disminución de la tolerancia a la glucosa en niños y niñas en edad escolar, con sobrepeso u obesidad, reportó que estas alteraciones metabólicas eran frecuentes entre este grupo de población. Lo anterior permite inferir que esa población podría llegar a desarrollar no solo patologías cardiovasculares sino también, trastornos emocionales y de comportamiento (Holst-

33


Schumacher y colaboradores, 2008). Otro estudio realizado por esta misma investigadora y por sus colaboradores (2009) determinó una prevalencia del 5,6% de síndrome metabólico entre menores prepúberes con sobrepeso y obesidad. Otros investigadores han documentado que el sobrepeso y la obesidad, durante la niñez y la adolescencia, tienen consecuencias de naturaleza psicosocial en estos grupos, entre ellas: aislamiento social (Strauss & Pollack, 2003) y baja autoestima (principalmente entre las niñas) (Strauss, 2000). Se reporta que, con frecuencia, los niños y las niñas obesos son objeto de burla por parte de sus pares en estado nutricional normal (Janssen y col., 2004). Al respecto, un estudio etnográfico desarrollado durante el 2005 y el 2007 en la UNED sobre las creencias que tienen los menores acerca de la obesidad, señala que en los relatos de las niñas se puede constatar que ellas muestran una actitud de defensa frente a las opiniones de sus pares (Núñez-Rivas, 2007). En consecuencia, el panorama de la salud de la población en edad escolar y adolescente, tanto en el ámbito internacional como en el nacional es preocupante; por lo que se debe realizar urgentemente una investigación que permita comprender la realidad educativa en cuanto a la salud, propicie la elaboración de instrumentos necesarios para realizar un diagnóstico rápido de los comportamientos de riesgo de las niñas, los niños y adolescentes escolarizados, y proponga acciones correctivas al respecto.

Breve descripción del proyecto

El proyecto tiene como propósitos: diagnosticar la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad en los centros educativos objeto de estudio, elaborar un instrumento de autoevaluación, así como módulos de capacitación para docentes en promoción y prevención de la salud. Los objetivos del estudio son concordantes con lo establecido por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), respecto a la Red Latinoamericana de Escuelas Promotoras de Salud. Esta iniciativa contempla cuatro componentes básicos: educación para la salud, servicios oportunos y accesibles, ambientes físicos y psicológicos saludables transversados por el cuarto componente de participación social, de manera que todas las acciones en salud se desarrollen en los centros educativos (OPS/OMS, 2003 y Arjona, N. y col., 2004).

34


Además, el proyecto de “Promoción de la salud y prevención de la enfermedad en escuelas y colegios”, busca aproximarse a las Normas reguladoras para el desarrollo curricular (MEP 2009), que enfatizan la necesidad de “…fortalecer los contenidos curriculares de los diferentes niveles y asignaturas relacionadas con la educación para la salud, así como incorporar dentro de la planificación institucional, actividades dentro y fuera del aula, donde se refuercen adecuados hábitos alimentarios y se realicen quince minutos de actividad física, en forma acumulada o continua, a lo largo de toda la jornada” (MEP., 2009). Para concretar acciones en el ámbito local costarricense ( país, regiones, comunidades escuelas y colegios), este proyecto, plantea, al equipo de investigación, la necesidad de repensar la educación de la salud con base en metodologías de enseñanza-aprendizaje acordes con las tecnologías de la comunicación actuales y con la edad, la madurez y la experiencia de los docentes y educandos. Lo anterior con el propósito de ofrecer contenidos curriculares pertinentes a las prácticas sociales y a las labores que desempeñan los docentes en la formación de los estudiantes. El estudio abarca una muestra de 2.720 estudiantes distribuidos en 68 centros educativos del país, 42 escuelas y 26 colegios, ubicados en zonas urbanas, urbanomarginales y rurales.

Etapas de la investigación El estudio comprende dos etapas:

Primera etapa

La elaboración de instrumentos válidos para evaluar (estado nutricional, riesgo de obesidad abdominal, calidad de la alimentación, prácticas de actividad física, salud mental).

Segunda etapa

Se enfoca la capacitación (presencial y virtual) de docentes y personal de salud en servicio, a partir de la construcción de módulos, con el fin de elaborar la metodología de aprendizaje que mejor impacte sus prácticas educativas, en relación con la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad.

35


La metodología utilizada en la investigación es de diseño mixto, la primera etapa diagnóstica enfatizó lo cuantitativo. En ella se aplicaron cuestionarios estructurados a estudiantes de cuarto a sexto grado, a docentes y administrativos, y se hicieron entrevistas semiestructuradas a estudiantes de primero a tercer año, a padres y madres de familia y al personal de salud de los Ebais cercanos a las escuelas seleccionadas. La segunda etapa priorizó lo cualitativo. A partir de los datos recolectados en la primera etapa, se identificaron las tendencias más relevantes en las áreas del estudio: alimentación saludable, actividad física, salud mental y gestión institucional. Con base en esta información se elaboró un instrumento de autoevaluación para centros educativos promotores de salud, y módulos de capacitación para docentes sobre esta temática. Una guía de observación sobre el entorno institucional y la infraestructura de los centros educativos, permitió recolectar datos sobre los aspectos citados.

Procedimiento metodológico

El estudio es teórico, utilizó técnicas de investigación de contenido sobre educación para la salud, promoción y prevención, en fuentes primarias y se analizaron las categorías teóricas de la investigación acción. Se confrontaron las categorías citadas con la primera etapa diagnóstica del proyecto de investigación.

Resultados del estudio

Los resultados se focalizaron en los aportes teórico – prácticos de la investigación acción en la primera etapa del estudio sobre Promoción y prevención de la salud en centros educativos.

36


La investigación como proyecto de vida personal y profesional

El proyecto de investigación fue realizado por cinco investigadoras, con especialidades en Nutrición, Trabajo Social, Microbiología y Educación. Todas las investigadoras, desde sus especialidades, han incursionado en la Educación para la salud y comparten una disposición abierta al aprendizaje coherente con los procesos de investigación crítica y participativa. El equipo incorporó la práctica de revisar constantemente sus fortalezas, limitaciones, incertidumbres e ideales, así como la de indagar día a día la realidad de la Educación para la salud, discutiendo y reflexionando en torno de las informaciones más recientes sobre el tema que se publicaban en revistas científicas, periódicos o páginas web. Durante la primera etapa del estudio, las investigadoras presentaron ponencias en Informática XIV Convención y Feria Internacional 2011, en el VII Congreso Internacional de Salud y II Congreso Internacional “Moodle y Salud” con la ponencia “Creación de un curso virtual: La educación como promotora de la salud integral en la niñez y la adolescencia en los centros educativos costarricenses”, actividad que se celebró en la Habana, Cuba, en febrero del 2011.

37


También participaron en el V Congreso Internacional y I Nacional de Universidades Promotoras de Salud (Octubre, 2011), con la ponencia: “Liderazgo de las universidades en educación para la salud integral: orientaciones teórico-prácticas del proyecto de investigación: La educación como promotora de salud integral de la niñez y la adolescencia en y desde los centros educativos costarricenses”, y en el Congreso internacional sobre Derechos Humanos de la Niñez y la Adolescencia, con la ponencia: “Las creencias acerca de la Educación física relacionadas con la formación integral y la prevención de la obesidad en la niñez escolar” en octubre del 2011. Las ponencias corresponden a momentos de síntesis en la espiral de reflexión-acción realizados por las investigadoras en conjunto con otros participantes en el estudio. De esta forma, las investigadoras “comparten con los miembros de la comunidad educativa y de salud, sus construcciones científicas y sus vivencias, al publicarlas, discutirlas en foros, debates u otras actividades de esta naturaleza” (Campos, 2003).

La función del investigador

El educando, así como el educador, el investigador y los observados, son sujetos del conocimiento y todos son capaces de conocer, utilizan métodos científicos para “conocer el fenómeno de estudio, planteado por el investigador y discutido con los informantes o, presentado por los sujetos del estudio”. En el caso del proyecto que se expone, tanto la temática como su problematización fueron generadas por el equipo de investigadoras y fueron ampliamente discutidas con especialistas en Salud, en Educación, docentes de escuelas y colegios, estudiantes universitarios, en diversas reuniones y talleres realizados en forma creativa y dialógica. Para que los participantes emitieran criterio técnico sobre la forma y el contenido de los instrumentos de recolección de datos, se les presentaron algunos borradores. Estos procesos se describen en la sección “El diálogo”, elemento fundamental para identificar la naturaleza de la investigación-acción. Cabe resaltar que, en todo momento, se trató de despertar, en estos espacios, la curiosidad y la reflexión de los participantes. De manera que los procesos de aprendizaje y enseñanza fueron recíprocos pues de ellos participaron investigadoras y participantes (Freire, 1997, p.82-83). A raíz de estos encuentros, los temas del estudio se enriquecieron e incorporaron el tratamiento del tema de la salud mental de manera amplia y profunda,

38


como respuesta a la necesidad urgente que tiene la sociedad actual de analizar, comprender esta temática, y contribuir a cambiarla. De esta manera, el equipo de investigadoras replanteó la investigación con base en el supuesto de que: “…construya teorías respetando el vientre cultural de donde provienen, y en hacer énfasis que estas no se dan en un contexto neutral y aséptico” (Campos, 2004).

El diálogo

En este estudio el diálogo adquiere una cualidad científica (Freire, 2002), esta ha sido una constante en las reuniones de las investigadoras, en los talleres y en las reuniones con especialistas, durante la primera etapa de construcción y validación de instrumentos, y ha permitido la integración de los conocimientos de los sujetos participantes con los de las investigadoras. Esta relación de diálogo entre investigadoras y participantes permitió conocer los problemas de la Educación para la salud con base en la realidad actual, con visión multidisciplinaria y desde la mirada del otro, como lo señala Campos (2003), “…lo configurado, lo construido, lo desplegamos ante los ojos de los participantes, ambos escudriñamos la realidad planteada, en un acto dialógico de respeto y comprensión”.

39


El concepto de investigación sobre la “Educación para la salud” desde la construcción y la práctica social Este enfoque requiere que los investigadores en Educación y en Salud comprendan que sus conocimientos y los de los participantes en la investigación forman parte de un todo y se constituyen en una realidad histórica, cambiante y dinámica, de tal modo que los conocimientos se construyen y reconstruyen en el desarrollo de la investigación. Al respecto, Campos (2003) señala que el investigador: “…abre caminos, no receta fórmulas, ello implica aventura, riesgo, incertidumbre, ilusiones y desilusiones, aciertos y desaciertos, como la vida misma”. Lo anterior implica que las técnicas didácticas y los métodos utilizados en los procesos de investigación se elaboran en forma permanente, actualizada y pertinente. De esta manera se ha realizado la etapa de construcción y validación de los instrumentos que se utilizan en el estudio; se ha dado seguimiento al pulso histórico del proyecto, se han detenido procesos para replantear tanto los contenidos como la estructura de los instrumentos a fin de responder a las observaciones de las mismas investigadoras y de los participantes en los talleres realizados con ese propósito. Además, se han elaborado y reelaborado guías de validación de instrumentos, matrices de categorías y variables y se han socializado todos estos instrumentos en talleres, donde se han hecho presentaciones de “power point” y discusiones acerca de la temática con especialistas del Instituto de Adicción y Fármaco Dependencia (IAFA), del Ministerio de Educación Pública (MEP), de las universidades públicas y del Instituto de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa). Como resultado de estos procesos, el equipo incorporó las modificaciones que estimó pertinentes. También se procuró robustecer la conciencia crítica de las investigadoras y de los participantes en relación con el análisis de políticas, ideologías, paradigmas, enfoques presentes o tácitos en los discursos y en las prácticas (Campos, 2003).

40


Contextualización del fenómeno en estudio

De acuerdo con Campos (2000), la contextualización del fenómeno en estudio es imprescindible, pues los problemas atinentes a la Educación en salud de los centros educativos del país no se producen en el vacío. Las tendencias culturales y, específicamente, las económicas, tanto en el mundo como en el país influyen en la indagación del objeto de estudio de este proyecto. Esas economías de corte neo-liberal y las ideologías que impulsan, y que están en boga en la posmodernidad, afectan los estilos de vida de los seres humanos en el planeta y, consecuentemente, en el país. El materialismo y su máxima expresión, el consumismo, no solo de productos materiales sino de artículos culturales como el culto al cuerpo trastocan la visión de mundo de los participantes: estudiantes, docentes, padres y madres de familia, administrativos, funcionarios del sector salud, y afectan su sistema de valores en relación con la comida poco saludable, el ejercicio físico, el consumo de drogas y la contaminación ambiental entre otros. Por lo anterior el equipo de investigadoras incluyó en los instrumentos algunas características de los jóvenes posmodernos para determinar si estaban presentes en los escolares de primaria y en los jóvenes de secundaria. A continuación se enuncian algunas de esas características:

Negación de valores trascendentes

Ser superior, solidaridad, cooperación

Desencanto

Tanto avance tecnológico pero deshumanización galopante

41


Individualismo egocéntrico

“No es mi problema”, “porta a mí”, “eso no me toca a mí”

Estereotipos Un peculiar modo de expresarse, locuciones, miméticos y poco creativos, escritura basada en códigos propios Impaciencia

Todo lo quieren ya, parece no haber conciencia de génesis

La experiencia de la primera vez “Eso no me pasa mí”; no se toman precauciones ante el contagio de enfermedades de transmisión sexual, embarazo precoz, conducción temeraria, ingesta de alcohol u otro tipo de droga Desestabilización Rebelión juvenil, cultura de la pandilla, negación de las mínimas normas de comportamiento ciudadano Rendimiento académico deficiente ¿Para qué estudiar?, hay que sentirse bien. Se tiene miedo a todo cuanto sea vencimiento de sí mismo y sacrificio 42


Así como se incluyen estas características del joven posmoderno (consideradas antivalores por generaciones anteriores), en los contenidos de los instrumentos también se incorporan contenidos que se refieren a valores de solidaridad, cooperación, tolerancia; participación de los niños y niñas escolares y de jóvenes colegiales en clubes, campañas, caminatas, sobre estilos de vida saludables, conservación del medio ambiente, lucha contra la droga y la violencia, entre otros.

Construcción de módulos

Las investigadoras, después de asistir al Centro de Desarrollo Estratégico e Información en Salud y Seguridad Social (Cendeiss) para recibir un curso del “software” “Moodle”, como parte de su mejoramiento profesional, construyeron un módulo de capacitación para docentes, administrativos y personal de salud titulado: “La educación como promotora de la salud integral en y desde los centros educativos costarricenses”, tomando en cuenta ciertos principios propios de la investigación-acción: la educación para la salud como práctica y producto social (perspectiva holística), función protagónica de los usuarios del módulo mediante la autorreflexión de los paradigmas que han guiado sus prácticas educativas, función dialógica de la pedagogía al examinar realidades personales e institucionales, debate sobre sus creencias en torno a la Educación para la salud y la socialización de sus experiencias al respecto. La contextualización del dato se concretó, en estos módulos, indagando a los usuarios sobre los problemas que enfrentan en escuelas, colegios, centros de salud en torno de la Educación para la salud. Con ese propósito los participantes elaboraron y aplicaron guías de observación del contexto en centros educativos y en la comunidad. 43


Este módulo se revisó después de la primera etapa de sistematización, análisis e interpretación de datos del estudio, y de la realimentación de los usuarios en relación con los principios, contenidos y metodología del módulo para reelaborarlo de acuerdo con los datos nuevos. La reconstrucción del módulo es parte de la segunda etapa de la investigación.

Conclusiones y consideraciones finales

Como se planteó al inicio de este artículo, la investigación debe liderar proyectos en los que se analicen problemas propios de la Educación para la salud, desde una perspectiva de investigación acción que promueva la investigación interdisciplinaria, interinstitucional, participativa, e involucre a quienes viven esos problemas. Todo ello, desde una comunicación pedagógica que promueva el diálogo, la crítica, la construcción de conocimientos en forma conjunta entre investigadores y participantes, y la resolución de problemas con base en alternativas funcionales y novedosas que propicien el compromiso y el cambio, en este caso particular, sobre la Promoción de la salud y la prevención de la enfermedad. La experiencia de las investigadoras, derivada de estudios cualitativos que propician el cambio de los seres humanos, les permite afirmar que el cambio es lento y difícil y se contrapone a las transformaciones vertiginosas que impulsan las nuevas tecnologías y la comunicación masiva. Además, muchas de ellas se emplean como instrumentos al servicio de intereses empresariales de consumo. No obstante, no hay que claudicar, sino que deben usarse estas tecnologías para promover el cambio en la Educación para la salud, así como el intercambio personal de las investigadoras con los informantes, en cada encuentro que se realice. Es por ello que las investigadoras han analizado la construcción del camino, teniendo como norte los principios de la investigación acción y han compartido los resultados con el fin de asumir la historia de este proyecto como parte de la vida misma donde se producen cambios constantes que exigen la resolución de diferentes situaciones, y se viven diversas peripecias en el proceso de construcción de la historia de esta investigación. En síntesis: el cambio se produce continuamente mientras se transita el camino.

44


Bibliografía Bejarano, J. (2004). “El consumo de tabaco en jóvenes costarricenses escolarizados”. Salud y drogas; 4 (001). Campos, N. (1991). “Estilos de enseñanza-aprendizaje en aulas de escuelas ubicadas en zonas urbano marginales”. Revista Educación. San José, Costa Rica: Editorial de la Universidad de Costa Rica. 15(2). __________ (2000). “La mirada comprometida del maestro: La observación participante”. Revista Espiga. San José, Costa Rica: Editorial Universidad Estatal a Distancia. Julio-diciembre. __________ (2003). “El docente investigador: su génesis teórica y sus rasgos”. Revista Educación. San José, Costa Rica: Editorial de la Universidad de Costa Rica. 27(2). Díaz, C. (1989). Panorama nutricional del país. San José, C.R.: Ministerio de Salud. Figueroa-Colon, y otros. (1997). “Prevalence of obesity with increased blood pressure in elementary school-aged children”. South Medical Journal. 90(8). Freire, P. (1997). Pedagogía de la autonomía, saberes necesarios para la práctica educativa. México: Siglo XXI __________ (2002). La educación como práctica de la libertad. 11ª edición. Madrid: Siglo XXI Gadotti, M. (2003). Pedagogía de la praxis. Sao Paulo, Brasil: Instituto Paulo Freire. Holst-Schumacher I., y otros.(2008). “Insulin resistance and impaired glucose tolerance in overweight and obese Costa Rican schoolchildren”. Food and Nutrition Bulletin; 29(2). __________ (2009). “Components of the metabolic syndrome among overweight and obese Costa Rican schoolchildren”. Food and Nutrition Bulletin. Jun; Vol 30. Janssen, I., y otros. (2004). “Associations between overweight and obesity with bullying behaviors in school-aged children”. Pediatrics, 113 (5).

45


Maniglio, R. (2010). “Child sexual abuse in the etiology of depression: A systematic review of reviews”. Depress Anxiety. Ministerio de Educación Pública y otros. (2009). Compendio de normas reguladoras para el desarrollo curricular. San José, Costa Rica. Ministerio de Salud. (1996). “Encuesta Nacional de Nutrición”. Fascículo 1 Antropometría. Costa Rica: Ministerio de Salud. Morrison, J. A., Barton y otros (1999). “Overweight, fat patterning and cardiovascular disease risk factors in black and white boys”. Journal of Pediatrics. 135(4). Núñez-Rivas H., y otros (2003). “Prevalence of overweight and obesity among Costa Rican elementary school children”. Revista Panamericana de Salud Pública. (13). __________ (2003). Memoria del taller sobre calidad de la dieta de población escolar y adolescente. Tres Ríos, Costa Rica: Inciensa. __________ “Diseño y validación de un cuestionario para determinar el patrón de actividad física en la población escolar”. Boletín INCIENSA. Set-Dic, (3). __________ (2007). “Las creencias sobre obesidad de estudiantes de la Educación General Básica”. Revista Educación; 31(1). __________ (2011). Curso virtual: “La educación como promotora de la salud integral en y desde los centros educativos costarricenses”. S.P.I. Olagunju, AO. (2009). “Harmonizing the interests of free speech, obscenity, and child pornography in cyberspace: the new roles of parents, technology, and legislation for internet safety”. Scientific World Journal; 18 (9). Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud. (2003). Memoria, tercera reunión de la Red Latinoamericana de Escuelas Promotoras de Salud. Quito, Ecuador. Pinhas-Hamiel, O.,y otros. (1996). “Increased incidence of noninsulin dependent diabetes mellitus adolescents”. Journal of Pediatrics, 128(5).

46


Pinzon-Rondon AM., y otros., L. (2009). “Work-related injuries among child streetlaborers in Latin America: prevalence and predictors”. Revista Panamericana de Salud Pública. 26 (3). Powers, CM., y otros. (1997). “Measurement and long term health risks of childhood and adolescent fatness”. International Journal of Obesity Relatated with Metabolism Disorder; 21. Rofey, DL., y otros. (2009). “A longitudinal study of childhood depression and anxiety in relation to weight gain”. Child Psychiatry Human Development; 40 (4). Stewart, M; y otros. (2006). “Child-to-mother violence: a pilot study”. Contemporary Nurse; 21 (2). Strauss, R. S. (2000). “Childhood obesity and self-esteem”. Pediatrics, 105 (1). Strauss, R. S., Pollack, H. A. (2003). Social marginalization of overweight children. Arch Pediatrics Adolesc Med., 157 (8). Unicef. (2008). Hechos y cifras. San José, Costa Rica: Fundación Procal. World Population Prospects. Vámosi, M., Heitmann, BL., Kyvik, KO (2010). “The relation between an adverse psychological and social environment in childhood and the development of adult obesity”. Obesity Review; 11 (3). Weiss, R., Dziura, J., Burgert, T. S. (2004). “Obesity and the metabolic syndrome in children and adolescents”. New England Jounal of Medicine, 350 (23).

47


Sistema de información sobre violencia intrafamiliar y extrafamiliar: una experiencia de la red de atención y prevención de violencia intrafamiliar de Limón Resumen

Licda. Grettel Rojas Vargas1 MSc. Sandy Lewis Gayle2 Dr. Oswaldo Ruiz Narváez3

L

a red de atención a la violencia intrafamiliar de Limón está conformada por una importante cantidad de instituciones. En algunos casos, dichas instituciones cuentan con bases de datos que les permiten conocer la problemática por atender, algunas otras instituciones cuentan con un sistema manual, incluso artesanal, que dificulta la obtención de información de manera oportuna. Sin embargo, en todos los casos se carece de información consolidada interinstitucional que les permita tomar decisiones para la ejecución de acciones integrales y la atención de la violencia en determinado espacio poblacional. Por ello, se definió la ejecución de un proyecto para la elaboración de una base de datos que incluyera la información de todas las instituciones presentes en la Red. Se estableció el objetivo de establecer un sistema de información sobre casos de violencia intrafamiliar y abuso sexual extrafamiliar (VIF-ASE) que permita a la Relapvif la definición de acciones de promoción, prevención y atención de la VIF y ASE en el cantón central de Limón durante el año 2010. Debido a la variedad de sistemas utilizados por cada institución para llevar sus registros fue necesaria la agrupación de toda la información en un único sistema compartido.

Descriptores

Violencia intrafamiliar, abuso sexual extrafamilliar, promoción, prevención, atención, base de datos.

1 Licda. Grettel Rojas Vargas. Asesora legal hospital Dr. Tony Facio Castro de Limón. Caja Costarricense de Seguro Social. grojas@ccss.sa.cr. 2 MSc. Sandy Lewis Gayle. Dirección Regional de Rectoría de la Salud Región Huetar Atlántica. Ministerio de Salud. salega2003@yahoo.com. 3 Dr. Oswaldo Ruiz Narváez. Sub-director Laboratorio Clínico hospital México. Caja Costarricense de Seguro Social. oruizn@ccss.sa.cr.

48


Information system of domestic violence and others: an experience of network of care and prevention of domestic violence of Limón Abstract

T

he network’s attention to the domestic violence of Limón, is comprised of a significant number of institutions which in some cases have databases that allows them to know the problems that they attend, some others institutions have a manual craft system which makes it difficult to obtain information in a timely manner, but in all cases there is no inter-agency consolidated information enabling them decisions make for the implementation of integrated actions and integrative organization for the attention of violence in a specific population space. Therefore, the implementation of a project for the elaboration of a database that would include all the institutions present in the network information was defined. To do this, set the goal of: establishing a system of information on cases of domestic violence and takes sexual abuse (VIF-ASE) which allow the definition of actions of promotion, prevention and care of the VIF to the RELAPVIF and ASE in the Central Canton of Limon during 2010. Due to the variety of systems used by each institution to maintain its records was necessary grouping them to a single shared system.

Key words

Domestic violence, sexual harassment, promotion, prevention, atencion, database

49


Introducción

L

a promoción de una vida sin violencia, así como la prevención y atención de este problema de salud pública deben ser aborda-

das integralmente. Por esta razón, se torna urgente realizar esfuerzos sostenidos y sostenibles para lograr que las diferentes instituciones, cuyo fin sea el

La Red de atención y prevención de la violencia intrafamiliar del cantón central de Limón está conformada por once organizaciones que si bien en su seno, intercambian información y logran capacitarse así como realizar algunas acciones conjuntas, en pocas ocasiones logran concretar proyectos comunes que impacten la situación de la violencia intrafamiliar en ese cantón.

resguardo de los derechos de las personas cuenten con información oportuna y ágil para mejorar la atención integral de las personas víctimas de violencia intrafamiliar. En el documento La Violencia como un Problema de Salud Pública en Costa Rica, elaborado por la MSc. Jessica McDonald Q. y la MSc. Marielos Rojas E. (2011), se señala que a finales de la década de los noventas el Ministerio de Salud declaró la violencia intrafamiliar como un problema de salud de reporte obligatorio por medio del Sistema de Vigilancia Epidemiológica. Las investigadoras presentaron datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y del Ministerio de Salud correspondientes al último Informe Nacional de Indicadores de Género y Salud (2008), según los cuales la incidencia de violencia intrafamiliar registró una tasa de 37.95 eventos contra las mujeres por cada diez mil habitantes, mientras en el caso de hombres la tasa fue de 8.78 por la misma cantidad de habitantes.

50


Gráfico 1

Incidencia de violencia intrafamiliar registrada por sexo Costa Rica, 2006 Tasa por 10.000 habitantes

Tasas Fuente: La violencia como un problema de salud pública en Costa Rica (McDonald & Rojas. 2011)

Según el “Proceso de Vigilancia de la Salud” del Ministerio de Salud del total de casos de violencia intrafamiliar (VIF) reportados por las áreas de salud de Limón y Valle de la Estrella, así como del hospital Dr. Tony Facio Castro - región Huetar Atlántica, específicamente en el cantón central de Limón - durante el año 2008 y el primer semestre del año 2009 se evidencia un importante incremento en la notificación de violencia psicológica que ha superado los casos reportados en el año precedente, solo contando con los datos del primer semestre del 2009. Estos números superan los reportados durante el mismo periodo en el año 2008.

51


Gráfico 2

Casos de violencia intrafamiliar, según tipo de agresión Cantón de Limón Año 2008- enero a junio 2009

Fuente: Ministerio de Salud. Área Rectora de Salud de Limón. Junio 2009

Si se analiza la situación por sexo, en el año 2008 se demuestra que las mujeres son las más afectadas en un 87% y los hombres representan solo un 13% del total de casos reportados. En este mismo periodo en las variables tipo de violencia y grupo etario, se observa que en las adolescentes predomina la violencia sexual y, en las adultas, la física. En el año 2009 hubo un importante incremento en situaciones de violencia sexual, mientras en el 2008 se notificaron tres casos y, en el 2009, se reportaron treinta y tres.

52


Según el Servicio de Vigilancia Epidemiológica del hospital regional Dr. Tony Facio Castro (HTFC) del total de partos de adolescentes atendidos (804) en este hospital durante el año 2008, 175 corresponde a personas que no cuentan con capacidad jurídica para mantener relaciones sexuales por lo cual se constituyen en los delitos de “Violación o Relaciones sexuales consentidas con personas menores de edad”, según los artículos 156 y 159 del Código Penal. El primer artículo señala que “Será sancionado con pena de prisión de diez a dieciséis años, quien se haga acceder o quien tenga acceso carnal con una persona de uno u otro sexo, sea por vía oral, anal o vaginal, en los siguientes casos: 1. cuando la víctima sea menor de 13 años. (…); el segundo: “Quien aprovechándose de la edad, se haga acceder o tenga acceso, con persona de uno u otro sexo, mayor de trece y menor de quince años, por vía oral, anal o vaginal, con su consentimiento será sancionado con pena de prisión de dos a seis años (…)” (Código Penal de Costa Rica, 2010, pp. 95, 97). Existe una discrepancia entre la información brindada por los servicios de salud y el Ministerio de Salud sobre las situaciones de violencia sexual. Así, por ejemplo, de acuerdo con la información brindada por el hospital Dr. Tony Facio Castro, del total de partos atendidos en el nosocomio en el año 2008, 175 casos correspondían a personas menores de quince años, lo que implica un posible delito. De ese total de personas 17 fueron víctimas de violación, no obstante, el total de casos de violencia sexual reportados en el 2008 por parte de las áreas de Limón, Valle de la Estrella y el mismo hospital solo fueron tres. Esto evidencia la necesidad de verificar que todos los casos de personas que reciben atención en dichos establecimientos sean notificados al Ministerio de Salud y, además, denunciados al Ministerio Público, por cuanto podría constituirse en incumplimiento de deberes para los funcionarios que no reporten delitos. De no realizar este procedimiento legal, se estaría permitiendo que las víctimas sigan en situaciones de violencia.

53


Gráfico 3

Distribución absoluta de partos en personas menores de edad atendidas en el Servicio de Maternidad del Hospital Dr. Tony Facio Castro, 2008 Menores de 13 años De 14 a 15 años De 16 a 18 años

Fuente: Base de datos de nacimientos. Análisis de mortalidad infantil. Hospital Dr. Tony Facio C.

Como se muestra en el gráfico N° 3 llaman la atención sobre la necesidad del cumplimiento efectivo de las misiones institucionales, en el sentido de realizar acciones necesarias para la promoción de una vida sin violencia en sus diferentes manifestaciones, que permitan a las familias informarse sobre las formas alternativas de vida pacífica, respetuosa y tolerante. Asimismo, el fortalecimiento de la atención oportuna de la violencia “in situ” por parte de las instituciones públicas. Estas discrepancias podrían solventarse en gran medida, si se contara con bases de datos compartidas que permitan determinar, en un espacio poblacional específico, cuáles tipos de violencia se presentan con mayor frecuencia, en qué grupos de edades, su ubicación geográfica, entre otros datos. Esta información básica serviría para definir las principales acciones por desarrollar para la atención oportuna del problema. En este contexto, se elabora un proyecto de creación de una base de datos de la Red de atención y prevención de la violencia intrafamiliar y el abuso sexual extrafamiliar. Este proyecto ha sido exitoso en relación con el cumplimiento de los objetivos propuestos, en especial en torno a la construcción y validación de la base de datos virtual, no tanto así, en relación con su utilización por los miembros de la Red.

54


Justificación La violencia intrafamiliar representa un grave problema social, por lo que para lograr una intervención más efectiva, se requiere contar con información oportuna, ágil y actualizada, por eso es necesario reforzar este aspecto tan importante del trabajo en red. La Red de atención y prevención de la violencia intrafamiliar del cantón central de Limón está conformada por once organizaciones que si bien en su seno, intercambian información y logran capacitarse, así como realizar algunas acciones conjuntas, en pocas ocasiones logran concretar proyectos comunes que impacten la situación de la violencia intrafamiliar en ese cantón. Contar con un instrumento que posibilite obtener información confiable de manera inmediata y, por tanto, propicie la toma de acciones proactivas es vital para la promoción y ejecución de proyectos que no solo impacten el problema sino que permitan a cada una de las instituciones por separado realizar acciones más integrales con el fin de brindar respuesta efectiva según su misión institucional. En este contexto la base de datos creada permite contar con información actualizada y común; facilita la negociación con los gestores de las instituciones públicas y privadas en la búsqueda de recursos para mejorar la atención de las víctimas, así como para la ejecución de acciones preventivas y de promoción de estilos de vida saludables. Estos elementos permitieron diseñar un proyecto que propiciara la elaboración de una base de datos que incluyera la información de todas las instituciones presentes en la Red. Para ello, se establecieron los siguientes objetivos.

Objetivos del proyecto 3.1. General Establecer un sistema de información sobre casos de violencia intrafamiliar y abuso sexual extrafamiliar (VIF-ASE) que permita a la Relapvif la definición de acciones de promoción, prevención y atención de la VIF y ASE en el cantón central de Limón durante el año 2010.

55


3.1.1 Específicos 3.1.1.1 Identificar las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales (OG y ONG) que cuenten con sistemas de información sobre VIF y ASE. 3.1.1.2 Revisar los diferentes sistemas de información de las OG y ONG para conocer su funcionamiento. 3.1.1.3 Determinar, en conjunto con los miembros de la Relapvif los principales indicadores de VIF y ASE para la creación de una base de datos común. 3.1.1.4 Diseñar y validar la base de datos de VIF y ASE. Todos los objetivos planteados fueron cumplidos en el tiempo estipulado. Con el fin de obtener los objetivos propuestos se elaboró una matriz para identificar los sistemas de información existentes en cada institución, las variables e indicadores utilizados por ellas (Anexo 1). Una vez recopilada esta información se procedió a definir en conjunto las variables e indicadores comunes que serían utilizados, los cuales constituyeron el insumo básico para crear la base de datos. Se realizó un importante esfuerzo de recolección de información interinstitucional, para determinar las principales variables e indicadores relacionados con la violencia intrafamiliar en las instituciones participantes en la Red, así como los sistemas de información con los que contaban. Se consideró que el Ministerio de Salud como ente rector y encargado legalmente de recopilar la información correspondiente de las enfermedades de declaración obligatoria - entre las cuales se encuentra la violencia doméstica - se encargaría de la administración de la base de datos, por lo que se coordinó con la Dirección del área rectora de Salud de Limón y la encargada del Proceso de Vigilancia de la Salud para que asumieran esa responsabilidad. Tal y como lo indica el Decreto No. 30945-S, cuyo considerando cuarto indica “que es potestad del Ministerio de Salud dirigir y orientar las estrategias de prevención y control para así lograr la participación de los actores sociales en la intervención de los daños y riesgo a la salud, sujetos a vigilancia epidemiológica” (Ministerio de Salud, 2002). 56


El Reglamento de Organización y Funcionamiento del Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud, creado por medio del Decreto mencionado, en el artículo primero dice: “El presente decreto aplica para todos los establecimientos de salud, públicos y privados, y aquellas instituciones u organizaciones relacionadas con los eventos de importancia para la vigilancia de la salud pública, además para otros organismos fuera del sector salud que directa o indirectamente influyan en la salud de la población”. (Ministerio de Salud, 2002). En el artículo noveno se establecen todos los eventos de notificación obligatoria entre los cuales se encuentra la violencia intrafamiliar. Con la información recopilada y validada por los miembros de la Red, se creó la base de datos “en línea”. Luego, se puso la base de datos a disposición de los integrantes de la Red para incorporar la información solicitada. El proceso de creación de la base tardó un año completo y se esperaba que al año siguiente fuera utilizada por el 100% de las instituciones presentes en la Red. No obstante, de todos los participantes solo dos la utilizaron: la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Limón (OFIM) y el Área de Salud de Limón de la Caja Costarricense de Seguro Social. El presente documento tiene como fin presentar la sistematización para que sirva de insumo para la planificación de acciones que impacten de manera más efectiva la situación de violencia intrafamiliar. A continuación se detalla la información básica que sirvió para la construcción de la base de datos, recopilada en las instituciones participantes activas en la Red.

Resultados 1. Recolección de información institucional En la actualidad en la Red de atención y prevención a la violencia intrafamiliar del cantón central de Limón, participan activamente diez organizaciones públicas: el Patronato Nacional de la Infancia (PANI), el Ministerio de Educación Pública (MEP) a través de las escuelas de atención prioritaria: Balvanero Vargas Molina, Atilia Mata Freses, Limón 2000, Los Lirios, Limoncito y Proyecto Pacuare; el Ministerio de Salud, el Ministerio de Seguridad Pública (MSP), el hospital Dr. Tony Facio Castro y el Área de Salud de Limón

57


de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), el Consejo Nacional de Rehabilitación y Educación Especial (CNREE), la Municipalidad de Limón, el Poder Judicial, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu), el Ministerio de la Presidencia, el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) y el Instituto Terapias Psicológicas como parte de la Iglesia católica. Algunas de estas instituciones mantienen de una u otra forma su propio sistema de registro de información de VIF y ASE; sin embargo, no es compartido entre las instituciones, por lo que se realizan gestiones independientes entre cada una de las organizaciones. Con base en la información obtenida en la base de datos de las diferentes instituciones que participan en la Red se logró constatar lo siguiente: La Caja Costarricense de Seguro Social a través del hospital regional Tony Facio Castro y el Área de Salud de Limón, cuenta con una base de datos digital que registra datos de casos de violencia intrafamiliar y abuso sexual extrafamiliar. El programa utilizado por esta base de datos se llama epi-info. Incluye las siguientes variables e indicadores: nombre, sexo, edad, fecha de nacimiento, número de cédula, lugar de residencia, lugar de nacimiento, estado civil, escolaridad, tipo de violencia, lugar de los hechos. Si la persona agredida se presenta acompañada se le pregunta: relación con el acompañante, número de teléfono. Se recogen, además, otras informaciones como datos del presunto agresor: nombre, relación, sexo, estado civil, país de nacimiento, residencia habitual. Además, se indica la estrategia aplicada, factores condicionantes, si es referido, nombre del profesional que atiende el caso. Las personas que proveen la información son: paciente, acompañante, funcionarios y funcionarias de salud, principalmente. El número de personas que tienen acceso al ingreso de información en la base de datos en el Área de Salud de Limón son tres y en el hospital Dr. Tony Facio Castro dos personas. Todas estas personas tienen niveles de usuario o autorización. El Área dispone de servicio de Internet banda ancha de VTM 2MB y en el hospital de 2 MB por fibra óptica. El servicio de Internet tiene restricciones para utilizar algunas páginas, entre las cuales se encuentra la que brinda acceso a la plataforma Google, específicamente el correo “gmail”. El tipo de explorador utilizado en el Área de salud y en el hospital es el 8.0. En el ámbito legal no habría restricciones si la base de datos se administrara por medio 58


del Ministerio de Salud por cuanto este es el ente rector y la institución debe enviarle las boletas 01 de enfermedades de declaración obligatoria. Por su parte, el Ministerio de Salud, a través de su Área Rectora de Salud de Limón, dispone de una base de datos que registra, digitalmente, datos de casos de violencia intrafamiliar y abuso sexual extrafamiliar. El programa utilizado es Excel, incluye las siguientes variables: número de expediente o cédula de identidad, nombre completo del paciente, fecha de inicio de síntomas, diagnóstico, fecha de diagnóstico, sexo, edad, fecha de nacimiento, nombre del encargado (en caso de que sea menor de 18 años). Residencia: provincia, cantón, distrito, otras señas, lugar de trabajo, establecimiento que informa y nombre del que informa. El hospital Dr. Tony Facio Castro, Área de Salud de Limón y Área de Salud de Valle de la Estrella proporcionan la información para esta base de datos, la cual es recopilada a través de la “Boleta de notificación individual de vigilancia epidemiológica” (V.E. 01). La boleta se recoge diariamente en los servicios de vigilancia epidemiológica del hospital Tony Facio Castro; el Área de Salud del Valle de la Estrella lo envía directamente al Área rectora y se recogen las boletas en el Área de Salud de Limón. Estas últimas se recopilan semanalmente. Solo una persona tiene acceso al ingreso de información en la base de datos. El Área Rectora dispone de servicio de Internet banda ancha de 512 MB y se cuenta con Internet Explorer 7.0 y Fire Fox. El servicio de Internet no tiene restricciones para utilizar ninguna página, carece de restricciones. No hay limitaciones para la implementación de una base de datos propia de la Red desde la institución. Existe interés por participar de la iniciativa para la sistematización de la información en una base de datos única por medio de Internet. Se recomienda la realización de coordinaciones con el Juzgado de Violencia y el Ministerio Público y el Juzgado Penal para conocer los datos de casos de violencia doméstica en el nivel civil y en el penal. El Poder Judicial a través de Trabajo Social y Psicología, cuenta con una base de datos digital que registra casos de violencia intrafamiliar y abuso sexual extrafamiliar. El programa utilizado es Open Office. Incluye las siguientes variables e indicadores: número de expediente, fecha de ingreso, partes involucradas en el proceso, tipo de causa, informes realizados, autoridad judicial que refiere y fecha de cierre. 59


Los diferentes despachos judiciales proveen información a la base de datos. Nueve personas tienen acceso al ingreso de información en la base de datos, pero no tienen niveles de usuario o autorización. El Poder Judicial no dispone de servicio de Internet banda ancha. La capacidad del servicio de Internet es de 256 MB y el tipo de explorador utilizado es Internet Explorer 7.0. El servicio de Internet tiene restricciones, las cuales impiden el acceso al correo “gmail”. Además, se presentan algunas limitaciones tales como: el tipo de conexión es sumamente lenta, existen deficiencias en los equipos, la confidencialidad en la información relacionada con algunos tipos de delitos. Existe interés por participar de la iniciativa para la sistematización de la información en una base de datos única por medio de Internet. Se recomienda la coordinación con el Juzgado de Violencia y el Ministerio Público y el Juzgado Penal para conocer los datos de casos de violencia doméstica en los ámbitos civil y penal. El Poder Judicial a través del Juzgado de Violencia Doméstica cuenta con una base de datos digital que registra datos de casos de violencia intrafamiliar y abuso sexual extrafamiliar. No existe un programa especial para ello. Se incluyen las siguientes variables e indicadores: sexo, edad, nacionalidad, cédula de identidad, nacionalidad, parentesco con la víctima, edad, estado civil, cantidad de hijos, discapacidad, parte en el proceso, dirección, ocupación y fecha de nacimiento. El proveedor de la información es el asistente judicial del Juzgado de Violencia Doméstica. Solamente una persona ingresa información en la base de datos y debe tener la condición de usuario o autorización. El Poder Judicial dispone de servicio de Internet banda ancha. La capacidad del servicio de Internet es de 32 MB y el tipo de explorador utilizado es Internet Explorer 7.0. El servicio de Internet tiene restricciones a páginas “chat” y de descarga de programas. Además, se presentan algunas limitaciones tales como: la base de datos debe ser normalizada según los estándares de la institución. Existe interés por participar de la iniciativa para la sistematización de la información en una base de datos única por medio de Internet. La Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Limón, cuenta con una base de datos manual que registra datos de casos de violencia intrafamiliar y abuso sexual extrafamiliar.

60


Incluye las siguientes variables e indicadores: nombre, sexo, edad, cédula, escolaridad, nacionalidad, domicilio, tipología, teléfono, hijos. Las usuarias son las que proveen información a la base de datos. El número de personas que tienen acceso al ingreso de información en la base de datos son cuatro. Las personas que ingresan información a la base de datos no tienen condición de usuario o autorización. La Oficina de la Mujer dispone de servicio de Internet banda ancha. La capacidad del servicio de Internet es de 2 GB y el tipo de explorador utilizado es Internet Explorer 7.0 y Mozilla. El servicio de Internet no tiene restricciones. Además, se presentan algunas limitaciones: falta de recurso humano calificado y carencia de presupuesto. Existe interés por participar de la iniciativa para la sistematización de la información en una base de datos única por medio de Internet. Se recomienda que sea un sistema que cuente con suficiente seguridad. La escuela B° Limoncito no cuenta con una base de datos que registre los casos de violencia intrafamiliar y abuso sexual extrafamiliar. Sin embargo, se lleva el control de casos de forma manual y digital en una base de datos que determina los motivos de atención. En la base de datos sobre motivos de atención se incluyen los siguientes motivos: instituciones de referencia de casos, número de situaciones atendidas, especificación de situaciones atendidas por nivel y género, número de familias atendidas, número de situaciones que requieren visitas al hogar. Los proveedores de la información son el personal docente y las personas entrevistadas. Solo tres personas tienen acceso a la información en la base de datos. Las personas que ingresan información a la base de datos no tienen condición de usuario o autorización. La capacidad del servicio de Internet es de 512 MB y el tipo de explorador utilizado es Internet Explorer 7.0. El servicio de Internet no tiene restricciones. Además, se presentan algunas limitaciones: el uso de las computadoras depende de la disponibilidad, espacio físico y equipo apropiado. Existe interés por participar de la iniciativa para la sistematización de la información en una base de datos única por medio de Internet.

61


La escuela Proyecto Pacuare, no cuenta con una base de datos que registre datos de casos de violencia intrafamiliar y abuso sexual extrafamiliar. Sin embargo, hay un control de casos manual y digital en una base de datos que determina los motivos de atención. En la base de datos sobre motivos de atención se incluyen los siguientes motivos: instituciones de referencia de casos, número de situaciones atendidas, especificación de situaciones atendidas por nivel y género, número de familias atendidas, número de situaciones que requieren visitas al hogar. No se incluyen variables e indicadores. Los proveedores de información son el personal docente y las personas entrevistadas. Solo dos personas tienen acceso a la información en la base de datos. La escuela no dispone de servicio de Internet banda ancha ni de ningún tipo. Las personas que ingresan información a la base de datos no son usuarios y carecen de autorización. Existe interés por participar de la iniciativa para la sistematización de la información en una base de datos única por medio de Internet. El “Instituto Terapias Psicológicas” como parte de la Iglesia católica, cuenta con una base de datos manual que registra datos de casos de violencia intrafamiliar y abuso sexual extrafamiliar. Incluye las siguientes variables e indicadores: sexo, edad, nacionalidad, escolaridad. Las usuarias son las que proveen información a la base de datos pero solo una persona puede ingresar información en la base de datos. El “Instituto Terapias Psicológicas” de la Iglesia católica, no dispone de servicio de Internet de banda ancha. La capacidad del servicio de Internet es de 4 MB y el tipo de explorador utilizado es Internet Explorer 8.0. El servicio de Internet no tiene restricciones. Existe interés por participar de la iniciativa para la sistematización de la información en una base de datos única por medio de Internet.

2. Definición de variables e indicadores A partir de la información recogida en las instituciones se buscaron variables e indicadores comunes que se estuvieran recogiendo o que fueran de interés para una futura recolección. Las variables e indicadores establecidos para incorporar en la base de datos fueron los siguientes: 62


Variables e indicadores por incorporar en la base de datos 1. Datos generales 1.1 Identificación del caso: (por definir). 1.2 Tipología de caso:

a. VIF

b. Delito sexual extrafamiliar.

1.1 Institución que brinda la información:

a. CCSS

b. Pani

e. Iglesia católica

g. Inamu

k. Imas

c. MEP

d. Poder Judicial

f. Oficina de la mujer de la Municipalidad

h. Ministerio de Salud

i. Fuerza Pública

j. CNREE

l. Otro. Especificar.

2. Datos de la persona agredida 2.1 Tipo de violencia a. Física

b. Psicológica

c. Patrimonial

d. Sexual

e. Negligencia

f. Explotación sexual. 2.2 Sexo a. Mujer

b. Hombre

2.4 Edad en años cumplidos a. de 0 a menos de 5. d. de 13 a menos de 15. g. de 25 a menos de 50.

b. de 5 a menos de 10. c. 10 a menos de 13. e. de 15 a menos de 18. f. de 18 a menos de 25. h. de 50 a menos de 65. i. de 65 en adelante. 63


2.5 Residencia a.Provincia b. Cantón 3. Río Blanco, 4. Matama.

c. Distrito: incluir: 1. Central, 2. Valle de la Estrella, d. Comunidad: (abierto para escribir)

2.6 Oficio a. Estudiante

b. Trabajo remunerado

c. Sin ocupación d. Otro. Especificar.

2.7 Condición de salud a. Con discapacidad b. Sin discapacidad. c. Tipo de discapacidad: 1. Física. 2. Mental.

3.

3. Otra. Especificar.

Datos de la presunta persona agresora 3.1 Relación con la víctima a. Padre b. Madre c. Abuelo d. Abuela e. Padrastro f. Madrastra g.Tío h. Pareja i. Otro miembro de la familia j. Otro. Especificar. 3.2 Residencia a. Provincia b. Cantón c. Distrito: incluir: 1. Central, 2. Valle de la Estrella, 3. Río Blanco, 4. Matama. d. Comunidad: (abierto para escribir)

4.

Intervención institucional 4.1 Tipo de intervención a. Captación b. Atención. c. Orientación d. Atención psicológica e. Atención social f. Atención física g. Referencia del caso h. Seguimiento del caso. i. Denuncia del caso.

64


Creación de base de datos Por la variedad de sistemas utilizados por cada institución para llevar sus datos fue necesaria la agrupación de todos los registros en un único sistema compartido. Esto exigía las siguientes condiciones: los equipos de cómputo de cada institución debían tener los mismos requerimientos técnicos, se debía instalar el sistema en las computadoras destinadas en cada institución, lo cual significaba que debía existir una persona encargada de su administración y mantenimiento en cada una de las entidades. Por otra parte, era necesario contar con un mecanismo para consolidar los registros así como su integridad, revisando estos elementos se llega a la conclusión de que no era factible crear una red informática pues no se contaba con recursos técnicos ni financieros. Ante este panorama se investigaron opciones alternativas y entre ellas se escoge la plataforma Google Apps (http://www.youtube.com/watch?v=KejMeWpsUmg, http://www.google.com/apps/intl/es-419/group/index.html). Este servicio brindado por Google tiene tres niveles, a saber, el gratuito, el de negocios y el educativo. Por razones de costo económico se elige la primera opción que consiste en un “website” (https://sites.google.com/site/redvifaselimon/) con el dominio Google cuyo único requerimiento es que los usuarios de la base puedan acceder a Internet. De esta forma pueden recoger la información para los registros además de visualizarlos en tiempo real (ver anexo N° 2). El mantenimiento y administración del sistema lo realiza únicamente una persona y el acceso al sitio web se establece por niveles de seguridad. Es decir, que para tener acceso a la página así como a sus diferentes apartados es necesario tener autorización del usuario. Una vez determinado que la base se va a crear en línea, se inició el proceso de elaboración. El prototipo o el esquema general fue presentado a la Red y se le hicieron las modificaciones necesarias. En este sentido, por ejemplo, se presentó una importante discusión en torno al tema de la identificación de la persona agredida; lo anterior, porque principalmente los funcionarios del Ministerio de Salud indicaban que tenían prohibido brindar dicha información por ser sus usuarios personas menores de edad. En tal sentido, a la base se le incluyó un sistema para poder sustituir el nombre de la persona por un código.

65


En principio se esperaba que todas las instituciones presentes en la Red utilizaran la base; no obstante, a pesar de haberse analizado con cada una de las organizaciones miembros de la Red los beneficios de contar con una base de datos con estas características, no se ha logrado que todas las organizaciones utilicen la herramienta con el fin de tomar decisiones que favorezcan la intervención interinstitucionalmente. Existen varias razones: 1. La base de datos fue construida “ad honorem” por una persona con amplios conocimientos del tema. Se determinó que el administrador del sistema sería el Área Rectora de Salud de Limón por medio del “Proceso de Vigilancia de la Salud”; sin embargo, está pendiente el aval por parte de dicha institución. 2. Existe cuestionamiento por parte del Patronato Nacional de la Infancia y el Ministerio de Educación Pública en relación con la utilización de la información de la base de datos, específicamente con el tema de la confidencialidad de las víctimas porque la población meta está constituida por personas menores de edad. 3. Algunas instituciones presentan dificultades administrativas y operativas como por ejemplo: falta de computadoras y acceso a Internet.

Información obtenida con la aplicación de la base de datos, año 2011

A pesar de las dificultades presentadas en la utilización de la base de datos, en el año 2010 se efectuó una prueba piloto del instrumento que produjo los siguientes resultados: El 69% de los eventos reportados ocurrieron en el distrito de Limón, donde existe una mayor concentración de la población. En este distrito se ubican la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Limón y el Área de Salud de Limón de la Caja Costarricense de Seguro Social. Precisamente, estas son las únicas instituciones que reportaron casos en el sistema de información; la primera reportó el 59%, la segunda el 40% y un 1% sin origen determinado.

66


El 16% de las situaciones de agresión ocurrieron en el distrito de Río Blanco y el 15% restante está distribuido en los distritos de valle La Estrella y Matama. Si bien es cierto que valle La Estrella es el que posee mayor población después de Limón, según datos del “Instituto Nacional de Estadísticas y Censo” del 2011, Río Blanco presentó el reporte más alto de casos, probablemente porque la densidad de la población es mayor y es más accesible a los servicios que brindan atención a las víctimas de violencia. El 97% de las víctimas son mujeres, esta información es coincidente con lo señalado por Murillo Rosibelle y otras (2005): “Las mujeres son las que mayormente sufren violencia doméstica (…). De acuerdo con las estadísticas, 58 de cada 100 mujeres son víctimas de violencia doméstica”. Por lo general, el sexo femenino se sitúa en mayores posiciones de desigualdad en relación con el hombre, básicamente por las condiciones sociales de subordinación a las que ha sido sometida en diferentes periodos de su vida (Murillo, et al. 2005, p.6).

Cuadro 1

Distribución absoluta y relativa de la edad de las víctimas Red de atención y prevención de la violencia intrafamiliar del cantón central de Limón Diciembre, 2011

Sexo Hombre (2) Mujer (56)

Mujer

56

97%

Hombre

2

3%

Fuente: Base de datos “en línea” de la Relapvif del cantón central de Limón, 2011

67


Siempre se ha visualizado a la familia como la institución social en donde se fortalecen aspectos como la protección, la sana convivencia, los lazos afectivos, la educación de sus integrantes; sin embargo, muchas veces ha llegado a convertirse en un ambiente hostil de violencia; es así como el 84% de los casos reportados corresponden a violencia intrafamiliar. El restante 16% corresponde al abuso sexual extrafamiliar de personas menores de edad entre cinco y diez años, dentro de los cuales se ubican las únicas personas menores de edad del sexo masculino. Este tipo de violencia tiene relación con los delitos sexuales, que ocurren fuera del hogar. Tal y como lo señala Lassus (2009) el abuso extrafamiliar está “constituido por el entorno familiar más próximo, (pero no-conviviente), el entorno de confianza (amigos de los padres, vecinos) y extraños vinculados al menor, (docentes de distintas actividades, sacerdotes, cuidadores), así como extraños ocasionales” (Lassus, 2009, pp. 1).

Cuadro 2

Distribución absoluta y relativa de la tipología del caso Red de atención y prevención de la violencia intrafamiliar del cantón central de Limón Diciembre, 2011 Tipología del caso < NO DEFINIDO > VIF Delito sexual extrafamiliar (9)

0 49 9

0% 84% 16%

Delito sexual extrafamiliar (9)

VIF (49)

< NO DEFINIDO > (0)

Fuente: Base de datos “en línea” de la Relapvif del cantón central de Limón, 2011 68


Debido a que las personas, en general, son víctimas de diferentes tipos de violencia, la base de datos permite reportar varios tipos de violencia en contra de una misma persona en el mismo formulario. Las dos manifestaciones predominantes son la psicológica y la física con un 90% y 66% respectivamente.

Cuadro 3

Distribución absoluta y relativa del tipo de violencia Red de atención y prevención de la violencia intrafamiliar del cantón central de Limón Diciembre, 2011

Tipo de violencia

Física Psicológica

Física

38

66%

Patrimonial

Psicológica

52

90%

Sexual

Patrimonial

27

47%

Sexual

30

52%

Negligencia

0

0%

Explotación sexual

2

3%

Negligencia Exploración sexual 0

10

20

30

40

50

60

Fuente: Base de datos “en línea” de la Relapvif del cantón central de Limón, 2011

La violencia física siempre va acompañada de la agresión psicológica, pero no necesariamente esta situación se presenta a la inversa. Independientemente de las formas en que se manifiestan, ambas provocan un daño a la persona y sus consecuencias son irreversibles. Esto se refuerza con la posición de Martos Rubio (2006) quien afirma que: “La violencia física produce un traumatismo, una lesión u otro daño y lo produce inmediatamente. La violencia psicológica, vaya o no acompañada de violencia física, actúa en el tiempo. Es un daño que se va acentuando y consolidando en el tiempo. Cuanto más tiempo persista, mayor y más sólido será el daño”. (Martos Rubio, 2006, pp. 1).

69


En el cuadro 4 se demuestra que la mayor proporción de las víctimas de violencia son mujeres adultas, entre los 18 y 50 años. Las personas de 13 a 18 años ocupan un 21% y los niños y niñas un 3%. Las personas de 50 años a menos de 65 años, un 10%.

Cuadro 4 Distribución absoluta y relativa de la edad en años cumplidos de las víctimas

Red de atención y prevención de la violencia intrafamiliar del cantón central de Limón Diciembre, 2011 Edad en años cumplidos

< NO DEFINIDO >

< NO DEFINIDO >

0

0%

de 5 a menos de 10

de 0 a menos de 5

0

0%

de 10 a menos de 13

de 5 a menos de 10

2

3%

de 13 a menos de 15

de 10 a menos de 13

0

0%

de 15 a menos de 18

de 13 a menos de 15

5

9%

de 15 a menos de 18

de 15 a menos de 18

7

12%

de 18 a menos de 25

17

29%

de 25 a menos de 50

21

36%

de 50 a menos de 65

6

10%

de 65 en adelante

0

0%

de 0 a menos de 5

de 25 a menos de 50 de 50 a menos de 65 de 65 en adelante 0

4

8

12

16

20

24

Fuente: Base de datos “in línea” de la Relapvif del cantón central de Limón, 2011

En el módulo cinco del curso especial de posgrado en atención integral para médicos generales, denominado Violencia intrafamiliar y abuso sexual extrafamiliar (2004) se establece que existen factores que afectan la incidencia de la VIF, entre ellos, el sexo: es más frecuente entre mujeres; la edad: es más frecuente en menores y adultos mayores; y relación a la dependencia: fundamentalmente la económica (Mora Ramírez Sonia et al. 2004, pp.16).

70


En este mismo documento, se establece uno de los factores que explican la VIF como abuso del poder, en relación con este se expresa: “Ejercer el poder es tener la posibilidad de decidir e intervenir en la vida del o los otros (otras), con hechos que obliguen, circunscriban, prohíban o impidan que hagan uso de las libertades, creatividades o poderes propios”. (Mora Ramírez Sonia et al. 2004, pp.15). Asimismo, en el Plan Operativo Nacional para la Atención y la Prevención de la Violencia Intrafamiliar (Planovi, 1996) se señala: “Existe coincidencia en los estudios de género, en relación con el poder de dominio, como un elemento explicativo de la violencia, que ocurre en el seno de la familia, porque fomenta la construcción de vínculos afectivos basados en la posesión, el dominio y la exclusión del otro” (Mora Ramírez Sonia et al. 2004, pp.16).

Cuadro 5 Distribución absoluta y relativa del tipo de oficio de las víctimas.

Red de atención y prevención de la violencia intrafamiliar del cantón central de Limón Diciembre, 2011 Oficio Estudiante

10

17%

Trabajo remunerado

6

10%

Sin ocupación

35

60%

Otro

7

12%

Otro (7) Sin ocupación (35)

Estudiante (10)

Trabajo remunerado (6)

Fuente: Base de datos “en línea” de la Relapvif del cantón central de Limón, 2011 71


Relacionado con el tema del poder, en el 79% de los casos atendidos el agresor es la pareja sentimental; un 4% son madres de familia, mientras que el 6% corresponde a padres, padrastros y tíos. Este abuso de poder está relacionado con la dependencia de las víctimas, la cual queda evidenciada en el presente estudio. Según la información obtenida, el 77% de las víctimas son dependientes: llámense estudiantes o desempleados, un 12% se desconoce. Parte de este grupo podría engrosar ese importante porcentaje de personas que dependen de otras; en muchas ocasiones, de sus victimarios, razón por la cual se dificulta la ruptura del círculo de violencia. La dependencia económica no es el único factor que afecta la continuidad de las relaciones violentas, pero sí incide de manera importante, principalmente en zonas como Limón donde los niveles de pobreza son altos y las fuentes de trabajo muy escasas, principalmente para mujeres. Según el Atlas del Desarrollo Humano Cantonal de Costa Rica (2011), todos los cantones de Limón cuentan con un índice de desarrollo cantonal por debajo del promedio nacional. Por el contrario, de acuerdo con el Índice de pobreza humana cantonal, todos sus cantones se encuentran sobre el promedio nacional y si se analiza el Índice de Potenciación de Género Cantonal, se encuentra la misma realidad. En general, todos los cantones de la provincia de Limón reflejan un índice de desarrollo humano cantonal (IDHC) inferior al promedio nacional, el cual se aleja más cuando se toma en cuenta el Índice de Seguridad Ciudadana, por cuanto los lugares que presentan mayor deterioro se ubican en las costas y fronteras.

72


Cuadro 6

Tipos de intervención aplicadas a las víctimas de violencia intrafamiliar Cantón central de Limón Diciembre, 2011 Tipo de Intervención Capacitación Atención Orientación Atención psicológica Atención social Seguimiento del caso Denuncia del caso Otro 0

8

16

24

32

40

48

Capacitación

15

26%

Atención

16

28%

Orientación

9

16%

Atención psicológica

41

71%

Atención social

23

40%

Seguimiento del caso

21

36%

Denuncia del caso

17

29%

Otros

0

0%

Fuente: Base de datos “on line” de la RELAPVIF del cantón central de Limón (2011)

En las diversas instituciones que conforman la Red, se brindan diferentes tipos de atención a los casos de VIF y ASE: 1. Detección y registro: persigue la captación del caso con el fin de brindarle atención o referirlo oportunamente a la institución u organización pertinente. 2. Atención: según la complejidad del caso, así será el tipo de atención por brindar a la persona. Puede ir desde la orientación y contención hasta la atención en crisis. Se realiza una valoración de los casos con el propósito de determinar si requiere una intervención diferente a la especialidad del profesional que lo atiende o de la institución en que este labora. 3. Seguimiento del caso: se le da seguimiento a los casos en un periodo determinado dependiendo de la complejidad del caso, las instituciones que intervienen, entre otros. 4. Denuncia del caso: no todos las situaciones se denuncian ante el Ministerio Público; pero en todos los casos en los cuales estén involucradas personas menores de edad siempre y cuando exista una duda razonable de maltrato o abuso deberán ser denunciados. Igualmente en casos de personas adultas mayores o con alguna discapacidad que no les permita hacerlo por sí mismas. 73


Conclusiones y recomendaciones finales •

• •

74

El Estado se reduce cada vez más, principalmente las instituciones cuyas misiones se encuentran dentro del ámbito social; por ello, las acciones emprendidas deben ser adecuadamente direccionadas. Este objetivo no es viable si se carece de un sistema de información que le permita a las instituciones contar con insumos suficientes para la toma de decisiones. Una de las situaciones sociales que se han incrementado en los últimos años es la violencia intrafamiliar, definida como problema de salud pública la cual requiere para su atención intervenciones integrales interdisciplinarias e interinstitucionales. A pesar de que las instituciones conformantes de la Red de atención y prevención de la violencia intrafamiliar del cantón central de Limón cuentan, en su mayoría, con bases de datos para registrar las atenciones en el nivel de violencia intrafamiliar, se carece de información consolidada para tomar decisiones en la ejecución de acciones conjuntas que impacten el cantón. De la experiencia se infiere que por asuntos de factibilidad técnica y económica la plataforma que provee – “Google” – es la que mejor se adapta a las necesidades de la Red. La Red de Violencia del cantón de Limón debe considerar la necesidad y el valor agregado de un sitio web con el fin de determinar su viabilidad, pues aunque es una plataforma – “Open Source” –, presenta, además, un costo técnico en su mantenimiento correctivo y preventivo. El sistema de información implementado representa una oportunidad para las organizaciones públicas – y privadas – para brindar información fidedigna y oportuna que servirá para la toma de decisiones relacionadas con acciones de intervención en promoción, prevención y atención de la violencia intrafamiliar y extrafamiliar.


• • • •

• •

A pesar del consenso manifestado por parte de quienes conforman la Red, sobre la utilidad de la página web, aún persisten algunos inconvenientes para la implementación de la base de datos, está pendiente la respuesta del nivel superior del Ministerio de Salud para retomar la administración de la página. en algunas instituciones como el Pani, el Poder Judicial y el Ministerio de Educación Pública aún no se ha precisado el método para la protección de la identidad de las personas menores de edad. uno de los obstáculos alegados, por los cuales no se ha utilizado la base de datos, es el referente a la confidencialidad. No obstante, frente a determinados casos de VIF y ASE, la confidencialidad cede ante la obligatoriedad legal de la notificación y denuncia de los casos. Si se presenta VIF o ASE en una persona menor de edad, o en condición de discapacidad o en adultos mayores, quienes ejerzan como funcionarios están obligados a denunciarlo. El secreto profesional no se aplica ante situaciones en que se pueda poner en riesgo la integridad física y psicológica de grupos vulnerables. existen dificultades técnico-operativo de la herramienta, manifestadas por algunos miembros de la Red, por lo que es indispensable iniciar un proceso de capacitación para su manejo. De los registros introducidos en el período se obtiene el siguiente perfil: el principal tipo de caso es la VIF, cuya víctima es una mujer comprendida entre los 18 y 50 años, es dependiente económicamente – y sufre de agresión psicológica y física por parte de su pareja. Los hombres son víctimas básicamente de delito sexual extrafamiliar en la niñez, entre los 5 y 10 años.

75


Bibliografía Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica (1970). Código Penal de Costa Rica. Ley Nº 4573. Caja Costarricense de Seguro Social. Hospital Dr. Tony Facio Castro, Servicio de Vigilancia Epidemiológica (2008). Base de datos de nacimientos AMI-HTFC. Partos en niñas y adolescentes atendidas en maternidad del Hospital Dr. Tony Facio Castro. Instituto Nacional de Estadísticas y Censo. (2011). X Censo Nacional de Población y VI de Vivienda. Resultados Generales Censo 2011. Lassus, María Celia. (2009). La diferencia entre Abuso Sexual Intra y Extrafamiliar. http://www.atinachile.cl/content/view/447561/La-diferencia-entre-Abuso-Sexual-Intra-yExtrafamiliar.html. Martos Rubio, Ana. (2006). Cómo detectar la violencia psicológica. http://redescolar. ilce.edu.mx/redescolar/act_permanentes/educ_civica/sitio_esyn/entresyn_ot06/Violencia%20psicologica.pdf. McDonald Q., Jessica & Rojas E., Marielos. (2011). La Violencia como un Problema de Salud Pública en Costa Rica: Editorial EUNED. Ministerio de Salud, Área Rectora de Salud de Limón. (2008-2009). Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica. Base de Datos Boleta VE.01. Comunicación personal. Ministerio de Salud. (2004). Protocolo de Vigilancia de la Violencia Intrafamiliar y el Abuso Sexual Extrafamiliar. Costa Rica. Ministerio de Salud de Costa Rica. Decreto No. 30945-S. (2003). Reglamento de Organización y Funcionamiento del Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud. Mora Ramírez, Sonia María, et al. (2004). Módulo cinco. “Violencia Intrafamiliar y Abuso Extrafamiliar”. Curso especial de posgrado en Atención Integral para Médicos Generales. San José, Costa Rica.

76


Murillo Alvarado, Rosibelle et al. (2005). Guía informativa sobre violencia doméstica. San José, Costa Rica: Oficina de información y atención a la víctima del Poder Judicial. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) (2011). Atlas del Desarrollo Humano Cantonal. San José, Costa Rica: Editorial UCR. Red de Atención y Prevención de la Violencia Intrafamiliar del Cantón Central de Limón. (2011). Base de datos en línea.

77


Participación de los hombres adultos mayores en el programa “Red Nacional de Clubes de Personas Adultas Mayores” de Ageco Licda. Andrea Dotta Brenes* Licda. Sofía Gamboa Chaverri

Resumen

E

n los grupos de personas adultas mayores afiliados a la Asociación Gerontológica Costarricense (Ageco) existe una clara diferencia de participación entre hombres adultos mayores y mujeres adultas mayores; estas últimas constituyen la mayoría de personas que se involucran en este tipo de procesos en sus respectivas comunidades. De ahí que surja la interrogante del porqué de este fenómeno que indujo a las investigadoras a entrevistar a personas adultas mayores participantes y no participantes con el fin de entender la menor participación de los hombres adultos mayores en este tipo de agrupaciones, lo que dio como resultado un vínculo entre roles de género, falta de promoción y negación de la vejez con respecto a los niveles de participación de esta población.

Descriptores

*

78

Participación, persona adulta mayor, género

Andrea Dotta Brenes: licenciada en Trabajo Social UCR. Estudiante de la maestría en Tecnología Educativa de la UNED. Sofía Gamboa Chaverri: licenciada en Trabajo Social. Estudiante de posgrado en Trabajo Social con énfasis en Gerencia Social, UCR.


Participation of ederly men in the program “National net of senior citizens clubs from Ageco” Abstract

W

ithin the groups of elderly people that belong to the “Asociación Gerontológica Costarricense” (AGECO) there exists a clear difference of participation amongst elderly men and elderly women, being the women a majority of those who become involved in this kind of process inside their communities. That is why the question arises of why this happens, therefore the researchers committed to interview elderly people that do participate and others that do not, with the purpose of attempting to understand the rarer participation of elderly men in this type of agrupation throwing as a result a bond between the gender roles, lack of promotion and a denial towards ageing in regard to the levels of participation of this population.

Key words

Participation, elderly person, gender

79


Introducción

La participación es entendida como un proceso donde las personas, en este caso adultas mayores, tienen el derecho de tomar decisiones en relación con aspectos que influyen en su cotidianidad, a expresarse y a opinar. Está relacionada con la construcción de espacios políticos, sociales, culturales, grupales, familiares, comunales, entre otros, es decir, con condiciones que favorezcan su calidad de vida.

L

os problemas sociales y sus soluciones han evolucionado con el tiempo y con las dinámicas sociales en relación con la

época histórica, la Asociación Gerontológica Costarricense (Ageco) es una organización que busca comprender las necesidades de la población adulta mayor en los ámbitos de participación y recreación, y construir soluciones de manera oportuna y permanente para dicha población. Sin embargo, aunque la población participante de Ageco es numerosa, alrededor de 3 000 personas en el programa Red nacional de clubes de personas adultas mayores, en su mayoría son mujeres las que utilizan los servicios que brinda la Asociación, por lo que surge la interrogante de por qué es tan poca la población masculina que participa y, cuáles estrategias se pueden desarrollar para incentivar su participación.

80


¿Cómo nos acercamos a la población objeto de estudio?

Estrategia metodológica Problema ¿Cuáles son los condicionantes que limitan la participación de los hombres adultos mayores en el programa Red nacional de clubes de personas adultas mayores de la Asociación Gerontológica Costarricense?

Objetivo general •

Analizar los condicionantes que limitan la participación de los hombres adultos mayores en el programa Red nacional de clubes de personas adultas mayores de Ageco, con el propósito de construir estrategias para promover su participación.

Objetivos específicos •

Identificar los fundamentos teóricos de la participación social desde una perspectiva de género.

Describir la situación acerca de la participación de los hombres adultos mayores en el programa Red nacional de clubes de personas adultas mayores.

Determinar los condicionantes que limitan la participación de los hombres adultos mayores en el programa Red nacional de clubes de personas adultas mayores de acuerdo con la población de estudio.

81


Analizar los resultados obtenidos y formular recomendaciones orientadas a la promoción de la participación de los hombres adultos mayores.

Población participante

La población participante en el proceso investigativo está conformada por tres grupos claves detallados a continuación: • 20 hombres adultos mayores no participantes Consideramos necesario entender el objeto de estudio desde los sujetos que se vinculan directamente con él. Para responder los objetivos de la investigación requerimos de la información directa de los hombres que no participan en el programa Red nacional de clubes de personas adultas mayores. • Veinte hombres adultos mayores participantes. Además de considerar a aquellos que no participan en el Programa, es necesario comprender qué motiva a aquellos hombres adultos mayores que sí participan, pues parte de los objetivos establecidos contemplan el planteamiento de recomendaciones que permitan incentivar y promover la plena participación de dicha población. • 13 grupos de la Red nacional de clubes de personas adultas mayores. La tercera estrategia de construcción de información se hizo con el aporte de los grupos de las redes regionales, puesto que el conocimiento y la percepción que tienen acerca de por qué los hombres adultos mayores no participan o por qué los que participan lo hacen, fue importante de rescatar. Se aplicó un instrumento a una representación de estos grupos en una reunión de líderes y representantes grupales. Se consideraron grupos idóneos para aplicar el instrumento, aquellos con un promedio de 20 integrantes y, según criterio profesional de cada persona facilitadora, con un adecuado nivel de participación.

82


Tipo de investigación La investigación se realiza desde el enfoque cualitativo y desde una orientación de análisis interpretativo, que se centra en “explicar y crear generalizaciones, desarrollar nuevos conceptos, reelaborar conceptos existentes, refinar conocimientos, identificar problemas, clarificar y comprender la complejidad y desarrollar la teoría” (Buendía, Colás y Hernández, 1998, p. 292).

Métodos de recolección de información Para cumplir con los objetivos planteados, se requirió un acercamiento directo a personas vinculadas con el tema objeto de estudio, cuya experiencia personal y colectiva permitiera acceder a información relevante para el análisis y el conocimiento de algunas de las condiciones de vida relacionadas con la no participación en grupos de personas adultas mayores. Se trabajó con base en una entrevista individual semiestructurada, que se consideró como una guía flexible y abierta en la que se recopiló información significativa con respecto al problema, ya que “la entrevista es un evento dialógico, propiciador de encuentros entre subjetividades que se conectan o vinculan a través de la palabra” (Restrepo, 2003, p.104). La guía de entrevista semiestructurada, como principal instrumento de esta investigación, es considerada por Baena como (1991, p.48), Más flexible y abierta, aunque los objetivos de la investigación dirigen a las preguntas, su contenido, orden, profundidad y formulación se encuentran por entero en manos del entrevistador o entrevistadora. Si bien el investigador o investigadora, sobre la base del problema, los objetivos y las variables1, elabora las preguntas antes de realizar la entrevista, modifica el orden, la forma de encauzar las preguntas o su formulación para adaptarlas a las diversas situaciones y características particulares de los sujetos de estudio.

1

Para las investigadoras este componente serían las categorías de análisis.

83


Ordenamiento y elaboración de categorías de análisis Con la información recopilada, se realizaron sesiones de ordenamiento y análisis entre las investigadoras, que permitieron la reflexión sobre los datos, así como contrastarlos con la teoría y, posteriormente, elaborar conclusiones y recomendaciones que propiciaran el aumento de la participación de hombres adultos mayores en actividades promovidas por Ageco, de acuerdo con las siguientes categorías de análisis: participación, género y vejez y envejecimiento.

Marco referencial El siguiente capítulo explica la concepción de las autoras sobre los conceptos centrales de la investigación, tales como: participación, género, persona adulta mayor, envejecimiento activo y trabajo con grupos.

Sobre la población adulta mayor Desde esta investigación se entiende a la persona adulta mayor como aquella persona mayor de 60 años, con derechos y deberes, con capacidades y potencialidades, que es miembro de la sociedad civil, y que participa activamente en todo lo relacionado con los condicionantes de su vida. Se define a la persona adulta mayor participante como aquella que se involucra en el proceso de sensibilización- formación, que construye y deconstruye su realidad, y que es activa en el proceso de promoción del envejecimiento activo y de la socioeducación; es decir, no es receptora de conocimiento, sino que asume un papel protagónico en su formación con el fin de educarse, autorrealizarse, proyectarse, satisfacer necesidades y mejorar su calidad de vida. Para la promoción de una vejez más larga, digna y de calidad se considera necesario poner en práctica los fundamentos del “Enfoque de envejecimiento activo”, que es utilizado por la institución, y a partir del cual se entiende el proceso de envejecimiento, comprende seguridad, actividad, participación y educación y se puede decir que:

84


El envejecimiento activo se aplica tanto a los individuos como a los grupos de población. Permite a las personas realizar su potencial de bienestar físico, social y mental a lo largo de todo su ciclo vital y participar en la sociedad de acuerdo con sus necesidades, deseos y capacidades, mientras que les proporciona protección, seguridad y cuidados adecuados (OMS, 2002). Además, implica “una participación continua en las cuestiones sociales, económicas, culturales, espirituales y cívicas, no solo a la capacidad para estar físicamente activo o estar presente” (OMS, 2002) y con ello se pretende ampliar la esperanza de vida saludable y la calidad de vida de todas las personas a medida que envejecen, incluyendo a quienes están en riesgo social, poseen discapacidad o están sometidas a algún tipo de dependencia. Para que las personas mayores participen en los diferentes programas y desarrollen una vida activa en las esferas familiares y comunales, en primera instancia, deben: Reconocer el valor que tiene su participación y aporte al grupo, en segundo lugar informarse de las actividades y decisiones o solicitar información acerca de estas y su progreso. También se debe opinar y saber escuchar otras opiniones y, por último, comprometerse, cumplir y respetar las decisiones tomadas por consenso o por mayoría (Ageco, 2009).

Sobre el género El enfoque de género busca comprender los procesos psicológicos, sociales, culturales, económicos y políticos sobre la forma en que se establecen las relaciones entre hombres y mujeres dentro de un contexto determinado, de acuerdo con Lagarde (1992) “la identidad de género es una cualidad histórica que desentraña qué es ser mujer y qué es ser hombre en sus múltiples dimensiones según edad, país, religión o clase social, pues no se nace siendo hombre o mujer, sino que se aprende a serlo”. La perspectiva de género es, entonces, una mirada a la realidad a través de la simbolización cultural de la sociedad, en este caso la costarricense, y permite analizar y comprender las características de la complejidad de las relaciones humanas. Existe una diferencia en los niveles y espacios de participación entre hombres y 85


mujeres, en donde estos últimos participan en los espacios públicos, entiéndase el trabajo, la política, la economía entre otros; este dominio les permite tener poder de decisión y control, mientras que, por otro lado, la mujer participa del espacio privado, doméstico: el hogar y la familia. Entendemos que, como explica Lagarde (1992), la condición de género en la mujer tiene como eje central la sexualidad desde la sub especialización en maternidad y procreación, lo cual, al ser parte de nuestra naturaleza, no implica que sea un trabajo, de ahí la prevalencia en el no reconocimiento de las labores domésticas o de la jornada de trabajo doble y, por otro lado, la satisfacción de las necesidades eróticas. Una vez que la mujer es adulta mayor, se considera que estas dos subespecializaciones ya han terminado por lo que su “deber” con el cuido del hogar y la familia han concluido, por lo tanto es socialmente permitido su paso al espacio público. Los roles de género los entendemos como el actuar, pensar, sentir del hombre y de la mujer a partir de las características asignadas por una sociedad (Vega, 2004), para la población adulta mayor de esta época, población que se crió de acuerdo con los roles tradicionales de género. Existen consecuencias con respecto a la participación inclusiva de género, como explican Campos y Salas (2002) el hombre ha sido históricamente sometido a una presión social y cultural que lo constriñe a responder al rol asignado tradicionalmente, situación que evidencia grandes vacíos e inconsistencias en aéreas afectivas, sexuales, laborales y, en este caso, de participación.

Sobre la participación La participación es entendida como un proceso donde las personas, en este caso adultas mayores, tienen el derecho de tomar decisiones en relación con aspectos que influyen en su cotidianidad, a expresarse y a opinar. Está relacionada con la construcción de espacios políticos, sociales, culturales, grupales, familiares, comunales, entre otros, es decir, con condiciones que favorezcan su calidad de vida. En el caso que nos ocupa la participación debe ser activa para que realmente impacte, y responder a un compromiso individual o colectivo de actuar a favor de los propios intereses. De manera generalizada, la participación se entiende como:

86


Una técnica o práctica social que supone formar parte de una organización y tener acceso a la toma de decisiones de manera activa. Es tomar parte en algo (…) Es decir compartir, entrar, intervenir o contribuir. Cada integrante de la comunidad es parte del todo y como tal interviene, comparte y contribuye. Implica tener derecho a participar en las decisiones que les afectan directamente y el deber de contribuir; es tomar responsabilidad por el grupo si todos están de acuerdo (OFSA, 2003 citado por Rivera, 2008). En relación con el trabajo de grupos, a diferencia de otros autores o autoras, Russel concuerda con el accionar del programa Red nacional de clubes de personas adultas mayores, donde se desempeñan actualmente profesionales en Trabajo Social que consideran que: “el sentido y el valor del trabajo de grupo radica en la relación que establecen los miembros entre sí dentro del grupo, y en la situación de grupo en sí misma, que actúa como “contexto y medio de ayuda para el individuo y para el propio grupo” (Vinter,1967 citado por Rossell, 1998). La participación en grupo se ofrece a personas que tienen “una situación, un problema o un interés común, para que a través del grupo y con la ayuda de un profesional (…) puedan mejorar la situación personal, y puedan, también, aumentar la capacidad de modificar aspectos sociales que consideran negativos o mejorables” (Rossel, 1998, p.103). Los criterios, expuestos por Baró (1989, p.194), para definir un grupo son importantes para esta investigación porque permiten comprender las motivaciones y la necesidad de participación de las personas. Estos criterios se parafrasean de la siguiente manera: la percepción de los miembros, una motivación compatible, metas comunes, una organización, la interacción. En cuanto a la finalidad del trabajo con grupos, indistintamente de que estos se encuentren formados por mayoría de hombres o mujeres de su modalidad, se entiende que buscan “promover y fomentar la capacidad de autonomía, la independencia, la responsabilidad, la solidaridad, las relaciones positivas y eficaces, el “empowerment”, la participación, la justicia social. Todas ellas finalidades que subyacen a la consecución de los objetivos del grupo (…) se dirigen, en resumen, a potenciar a los miembros en sus capacidades” (Rossel, 1998, p.103).

87


Una exploración sobre la situación actual de la participación de los hombres en Ageco Ageco fue creada hace 30 años, trabaja desde diferentes áreas de intervención social especialmente diseñadas para la población adulta mayor. Una de sus fortalezas y su mayor incidencia se da en el trabajo con grupos en las diferentes comunidades del país, con el fin de promover una vejez y un envejecimiento dignos y activos. Se fundamenta en el enfoque de la promoción social y desarrolla estrategias para la participación social como una manera de vivir desde la concepción del envejecimiento activo. Con este antecedente nació el programa Red nacional de clubes de personas adultas mayores en el que se gestó esta investigación. Actualmente la población que participa en este programa alberga grupos de personas adultas mayores, que se dividen en tres modalidades: actividad física, especializados y comunales. A la vez los grupos son distribuidos en dieciséis redes en provincias o cantones del país con una población participante de aproximadamente 3.177 personas adultas mayores. De ellas 409 personas son población masculina y 2.768 es población femenina. Ante esta condición surgió la necesidad de comprender la realidad intrínseca en este hecho.

Hallazgos y análisis: comprender la participación masculina en grupos de población adulta mayor3 A continuación se exponen los principales hallazgos de esta investigación después de que se procesó y ordenó toda la información recopilada a través de los instrumentos que se aplicaron tanto a la población masculina no participante, como a la población participante y a distintos grupos de personas adultas mayores. La información se encuentra ordenada de acuerdo con las principales temáticas que subyacen en las categorías de análisis, a saber: la concepción existente respecto de los grupos de personas adultas mayores, el uso del tiempo libre en los adultos mayores, las motivaciones de la participación en grupos. Se exponen, además, distintas expresiones de las personas entrevistadas con el propósito de relacionar la teoría y la realidad. 3. A partir de este capítulo, con el fin de respetar la identidad de las personas o de los grupos participantes, se nombrarán de la siguiente manera: P- (letra mayúscula del alfabeto) las personas participantes en grupos, NP(letra mayúscula del alfabeto) las personas no participantes en grupos y G- (número) los grupos participantes.

88


Concepción sobre los grupos de personas adultas mayores Una de las preguntas fundamentales que se realizó a la población participante fue sobre su concepción acerca de la importancia, o no, de los grupos organizados de personas adultas mayores. Las personas participantes o no participantes coinciden en aspectos generales y, en su mayoría, son positivos en cuanto a este tipo de organización social, lo cual se evidencia en expresiones como: Persona NP-M: son muy bonitos, muy buenos para estar activos Persona NP-L: son muy buenos, mucho entretenimiento, uno se asocia muy bien y se siente acompañado Persona NP-Ñ: indudablemente es una muy buena dedicación porque la persona adulta mayor hoy día tiene enemigos: abandono, asaltos, debemos ser protegidos Persona NP-H: muy buenos porque en la casa se dañan y enferman más y no son bien vistos por los hijos, conozco muchos casos así. Persona NP-D: son una maravilla, son una necesidad y a futuro deben ser más y más…

Las respuestas anteriores evidencian la evolución en el pensamiento de las personas adultas mayores en cuanto a los enfoques del proceso de envejecimiento. En los inicios de Ageco, en la década de los ochenta, el trabajo principal fue sacar a la población meta de sus casas para que integraran grupos dirigidos a promover la participación. Esta población se sentía inutilizada, inservible y sin espacios propios, en concordancia con el paradigma tradicional. Hoy las personas reclaman más espacios de participación porque no visualizan opciones cercanas a sí mismas, o las que existen no son de su agrado, por ejemplo, 89


consideran que algunas son dirigidas a las mujeres, lo que se evidenciará más adelante cuando se analicen las preguntas relacionadas con la percepción de la menor participación masculina y la mayor participación femenina. Sin embargo, los hombres adultos mayores no participantes expresan algunas concepciones negativas o se muestran indiferentes en cuanto a los grupos: Persona NP-B: no me gustan porque el tico cree que todo lo sabe (esta persona cree que en los grupos opinan sin fundamento sobre todos los aspectos de la vida) Persona NP-K: no estamos bien atendidos en estos grupos, no se nos trata como se debería Persona NP-O: me da lo mismo Persona NP-S: son difíciles de manejar Algunas de las concepciones anteriores denotan una visión asistencialista en cuanto a la atención de la vejez, asociada con enfermedad, por lo que se les debe atender, dar y servir gratuitamente, lo que demuestra como las personas adultas mayores continúan con prejuicios acerca del proceso de envejecimiento activo versus el enfoque de dependencia. Estas expresiones se relacionan, también, con la falta de conocimiento de las personas no participantes sobre el tipo de actividades que se realizan dentro de los grupos así como sobre la forma en que se desarrollan, lo que las lleva a pensar que estos son para personas enfermas o pobres. Asimismo, la falta de conocimiento no solo se vincula con la falta de interés de las personas en informarse, sino, también, con la poca divulgación de estos programas y del trabajo de los diferentes grupos, por parte de los medios de comunicación y de las distintas instituciones y organizaciones.

Uso del tiempo libre en los adultos mayores Otra de las preguntas se relaciona con las actividades que realizan los adultos mayores en su tiempo libre. La mayoría de las personas consultadas responden que utilizan este tiempo en asuntos de índole familiar, como cuidar a las nietas y a los nietos y compartir con la esposa o los hijos. 90


La mayoría de los hombres no participantes indican que quieren invertir su tiempo libre con su familia porque durante su juventud tuvieron que pasar largos periodos fuera del hogar debido al trabajo y ahora, después de su jubilación, desean compartir en este ámbito. Otra de las respuestas frecuentes fue la de utilizar el tiempo en actividades recreativas: paseos deportes, bailes, actividades físicas.

Tabla 1

Actividades realizadas en el tiempo libre por las personas no participantes Tipo de actividades

Cantidad

Ejemplo de expresiones comunes

Educativas

1

Persona NP-K: leer en varios idiomas libros que me llevan mis hijos

Obligaciones del hogar (carpintería, jardinería)

2

Persona NP-F: trabajos de carpintería en la casa

Familiares

6

Persona NP-H: a la esposa, ver televisión, conversar y cuidar nietos

Fuera del hogar (mandados, paseos)

4

Persona NP-B: vengo a San José a pagar cuentas y a hacer mandados

Recreativas – deportivas – actividad física

6

Persona NP-P: fútbol, a ver o a jugarlo

Trabajo

1

Persona NP-R: trabajar, vendo chances y lotería

Artística

1

Persona NP-S: la música, transcripciones, tengo un programa de radio en radio La Gigante.

Sociales (tertulia, compartir con amistades)

2

Persona NP-F: tertuliar en la mañana

Entrevistas a veinte personas no participantes en grupos, 2010

91


Motivaciones de la participación en grupos Uno de los principales hallazgos en relación con la participación masculina se refiere a las motivaciones de quienes sí participan, las cuales deben tomarse como ejemplo o referencia para incentivar el aumento de población, en el futuro, en las instituciones que se dedican a brindar espacios de participación para las personas adultas mayores, estas son:

Gusto por el tipo de actividades que se realizan La mayoría de las personas adultas mayores tratan de realizar alguna actividad de su gusto cuando tienen mayor tiempo libre; esto sucede, por ejemplo, después de la jubilación o con la disminución de las actividades laborales remuneradas o también cuando la familia pasa de ser nuclear o extendida a conformarse en un nido vacío. Lo anterior se observa en las siguientes expresiones: Persona P-B: porque estaba aburrida de estar en la casa, ver televisión y novelas, me invitaron y me gustaron las actividades como bingo, paseos y ejercicios. Persona P-A: me motiva el baile. Persona P-D: aprender más de baile, hacer terapia, estar en compañía, salir de la casa, hacer amistades mujeres y varones. Persona P-H: ir a bailes y paseos fuera de Ageco…

Socializar -interrelacionarse- búsqueda de amistades Las motivaciones que generan la participación en grupo están relacionadas con la posibilidad de socializar, encontrar amistades, compartir con personas de la misma edad, relacionarse con personas de igual o distinto sexo, encontrar situaciones comunes e, incluso, formar parte de una red de apoyo es muy atractivo para las personas, máxime cuando esto se puede realizar durante alguna actividad de su agrado. 92


Las personas consultadas manifiestan con frecuencia que el grupo se convierte para ellas en una familia, que son su apoyo, los comprenden, son sus amigos y amigas. Usualmente este espacio es altamente significativo para las personas adultas mayores que esperan con ansiedad el día de reunión y las actividades especiales que se realizan, situación que evidencian en comentarios como: Persona P-H: aprender más de baile, hacer terapia, estar en compañía, salir de la casa, hacer amistades mujeres y varones. Persona P-M: me gusta conversar, estar con el adulto mayor e ir a paseos.

Educativas y de aprendizaje De acuerdo con la observación cotidiana de las facilitadoras e investigadoras que se desempeñan en el programa Red nacional de clubes, en general la población participante cuenta con un bajo nivel educativo, por lo que la alternativa de capacitación, percibida por ellos y ellas como educación, es muy importante para estos hombres, incluso manifestaron que les permite desarrollar aptitudes que en su juventud no pudieron lograr, ya sea por razones de trabajo, económicas o por estereotipos hacia la actividad, en relación con esto se rescatan frases como:

Persona P-N: ganas de aprender algo nuevo porque siempre viví en el campo. Persona P-P: por aprender, comunicarse e intercambio de conocimientos. Persona P-R: el interés por la colección de estampillas y adquirir conocimientos sobre ellas. Persona P-L: desde que estaba en la escuela me gusta actuar y siento que arrimado a alguien voy aprendiendo… además, había perdido la memoria y andaba desorientado. Muchos de los hombres adultos mayores participan en los grupos para aprender y desarrollarse más en algún tipo de pasatiempo que les ha interesado durante toda su

93


vida: la filatelia, el baile, el teatro, tocar guitarra o el canto. Asimismo, algunos de ellos, además de asistir a Ageco acuden a otros lugares como la Universidad de Costa Rica, la Universidad Santa Paula o grupos comunales.

Percepción sobre los beneficios de la participación La población entrevistada considera que sí existen beneficios derivados de la participación en grupos, sobre todo después del momento de la jubilación, en relación con esto Murillo y Rapso (2005, p.311) comentan que: la jubilación es un elemento social estresante, porque no depende del interés personal de la persona, sino más bien de las características de la sociedad que determina la edad y el momento en que debe acogerse a ella. Pudiendo generar crisis agudas en la persona por mitos y estereotipos acerca de la jubilación. La incorporación social de la persona mayor puede servir de criterio acerca del estado de su salud, ya que participar en sociedad significa, en términos de salud, mantener las condiciones favorables en los niveles físicos y psicológicos. Se categorizaron las respuestas, en orden de mayoría, según los beneficios en lo social, físico y aquellos relacionados con la salud, lo psicológico y lo educativo:

94


Tabla 2

Beneficios según áreas del desarrollo humano Beneficios

Ejemplo de expresiones comunes

Sociales

Persona P-C: conocer otras personas y vacilar un rato Persona P-G: cultiva muchas amistades sinceras sentir el amor que se da sin ningún interés, amor puro y tener la oportunidad de servir al Señor Persona P-I: sentirse bien con el grupo, hacer amistades e intercambiar opiniones Persona P-J: satisfacción y compañerismo Persona P-K: todo lo que Ageco nos da, capacitaciones participar con grupos de otros lugares, conocer y disfrutar

Físicos-salud

Persona P-H: mantener la salud, me hace bien por el ejercicio y aprender de baile y no tener vergüenza en bailes externos.

Psicológicos

Persona P-Ñ: no deprimirme, tener una vida social porque no tengo familia, esta es mi vida, combato mi enfermedad como paciente esquizofrénico.

Educativos

Persona P-D: se aprende por todo lado, ideas y proyectos nuevos, amistades se conoce gente, a una persona como yo no le gusta quedarse en esa reunión pequeña me gustaría sacarle más provecho Persona P-L me siento muy bien en el grupo, mejora la salud, y me ha ayudado a decidirme a escribir cuentos y remembranzas, todo es de provecho.

Entrevistas a veinte personas participantes en grupos, 2010

95


Condicionantes que limitan la participación de los hombres adultos mayores

Con respecto a la pregunta relacionada con la opinión sobre estos grupos, se infiere desinformación y poca divulgación acerca de dónde se encuentran, qué actividades desarrollan y opciones existentes de su interés, en respuestas como: Persona NP-E: deben ser buenos. Persona NP-Q: debe ser bueno y no sé por qué no participo Persona NP-P: si es una buena idea y les dan comida como en la iglesia Persona NP-N: no sé, nunca he estado Al preguntarle a los hombres si ellos saben que la participación de las mujeres es mayor ellos responden que sí tienen conocimiento de esta situación y la relacionan con los roles de género establecidos por el patriarcado, entre las principales expresiones rescatamos: Persona NP-S: se meten en cantinas o andan en otras cosas Persona NP-B: el hombre se dedica a destruir Persona NP-P: tienen menos interés, son más descuidados, les gusta más el deporte Persona NP-Q: los hombres somos más despistados para esas cosas Persona NP-E: el hombre es aparte, machista Persona NP-A: el hombre se dedica a mantener la familia por tanto anda ganando plata Persona NP-D: es una cuestión social, los hombres nos sentimos cohibidos, el hombre entre tanta mujer se siente avejentado, el hombre busca hacia abajo mezclarse con gente joven para sentirse mejor Persona NP-G: no tienen esa libertad Estas percepciones de los hombres no participantes con respecto al porqué los hombres participan menos que las mujeres se vinculan fuertemente con los roles de género como 96


se mencionó anteriormente. Expresan, por ejemplo, que el hombre debe ser lo contrario a la mujer, si el hombre es fuerte la mujer debe ser débil, consideran, en general, que el hombre es el extremo opuesto de la mujer y por eso se deberían complementar. Asimismo, se mantiene la idea del hombre como proveedor, por lo que los no participantes entrevistados en parques o calles metropolitanas, manifiestan la idea de que el hombre debe mantenerse en el espacio público y seguir supliendo las responsabilidades económicas del hogar, incluso, uno de ellos, a pesar de que tiene la posibilidad de no hacerlo porque es dueño de un puesto de venta y sus hijos le han manifestado que pueden hacerse cargo del negocio para que él descanse al lado de su esposa, insiste en seguir trabajando. Ese tipo de pensamientos que limitan la participación masculina coinciden con lo expresado por Ahearn (2003) y Rubin y Rubin (2001), citados por Rivera (2008, p.270) al indicar que la participación es “una herramienta para alcanzar el poder y que exige tener confianza en sí mismo, de manera individual y colectiva”. Algunos refieren que como las mujeres son mayoría en los grupos, lideran y organizan y ellos se sienten cohibidos, incluso para hablar y opinar; es decir, perciben que los grupos son un espacio de poder femenino, por lo que se limita la incorporación de más hombres sobre todo por los pensamientos patriarcales persistentes. Se podría decir, entonces, que a pesar de todo lo conocido sobre el liderazgo femenino en los grupos, los hombres entrevistados, que participan de una u otra manera, logran romper con las concepciones tradicionales de género y se sienten plenos ejerciendo su derecho a la participación, aunque en algunos grupos son una minoría, hablamos de tres a cinco hombres entre veinte o treinta mujeres (cuando el grupo no es solamente femenino). Esta situación se mantiene como frecuencia observada por las investigadoras y facilitadoras de los grupos. Con respecto a las personas participantes, sus principales respuestas con respecto a porqué los hombres participan menos giran en torno de: Persona P-C: es más difícil, es menos sociable, el hombre es muy quitado, si la actividad le parece afeminada ya le choca. Persona P-B: por machismo, las mujeres son más vagas que se meten en todo, les da pereza ese montón de viejas habladoras, los hombres son más callados. 97


Persona P-O: los hombres se ocupan de otras cosas, disfrutan la vida de otras formas como jugando fútbol o tomando tragos cosas que no dejan nada bueno y por eso los hombres son problemáticos en las cosas. Persona P-K: no quieren sentirse viejos. Persona P-J: porque hay machismo en parte, el hombre es más independiente y la mujer más espíritu de colaboración y unión. Persona P-G: es un aspecto cultural, machismo, hombre cree que es para mujeres, negación de aceptar que son adultos mayores… piensan que las actividades son de mujeres, el hombre es quitado. Algunas de las respuestas anteriores cuestionan el tipo de actividades realizadas en los grupos pues las consideran femeninas, por tratarse, por ejemplo, de manualidades, cafés, rifas, ejercicios aeróbicos. Esa percepción puede resultar limitante, pues los objetivos no son comunes para las personas de ambos géneros, según los criterios de participación entendida como: Un proceso de movilización (...) el cual se desarrolla en relación a sus condiciones internas y externas, de acción colectiva voluntaria e inclusiva donde la comunidad entra en la búsqueda organizada de las metas en común o el proceso por medio del cual las personas se involucran y controlan la toma de decisiones en grupo que afectan sus vidas (Rivera, 2008, p.270). En conclusión, si las personas no se sienten parte del grupo ni siquiera por afinidad con el tipo de actividades realizadas, se considera que la participación masculina es limitada. Otra limitación percibida entre las respuestas es la negación del proceso de envejecimiento, puesto que manifiestan que “no participo porque no me gusta estar entre viejos y viejas” o “participo en lo que me gusta, pero me repudia y es lo más desagradable ver a viejos bailando”. La negación usualmente es causada por los temores a la muerte y a enfermedades propias de la edad, además, porque se mantienen en algunas zonas, más fuertemente que en otras, mitos y estereotipos relacionados con la discriminación, el rechazo, el abandono, la agresión, entre otros.

98


Esta negación sobresale también en los grupos de personas participantes, pues son las razones que usualmente se mencionan cuando invitan a más personas para que se sumen a las agrupaciones, o comentarios que reciben al manifestar que participan en ese tipo de grupos: G-1: no aceptan que ya son personas adultas mayores. G-4: eso es de viejas, es una vagabundería, es para viejitas. G-5: se sienten más jóvenes o que no han llegado a ser viejos. G-6: les da vergüenza, machismo, quieren estar con jovencitos, niegan su vejez. G-8: por machismo, trabajo, pereza, vergüenza, porque ven pocos hombres en el grupo, ellos quieren ver jóvenes y se creen jóvenes. G-9: no les gusta porque no quieren enfrentar la vejez G-11: algunos dicen que tienen pereza, otros que no están muy viejos como para asistir al grupo, es decir que aún están jóvenes. G-12: por vergüenza de no reconocer que son adultos mayores. G-13: la gente dice yo todavía puedo, yo me muevo, no soy una persona adulta mayor.

La negación de la vejez es llamada popularmente, en el continente americano, “Síndrome de Peter Pan”, y fue el psicólogo norteamericano Dan Kiley quien lo denominó así. Este síndrome evidencia un desfase patológico entre la edad cronológica y la madurez afectiva, y quienes lo padecen, usualmente hombres, presumen de joviales, simpáticos, de ser el alma de las fiestas, deportistas, seductores de personas de menor edad (Fernández, 2009). La percepción de la personalidad masculina justifica, en general, su menor participación por ser, según ellos, de naturaleza más aislada, cohibidos o menos participativos, así lo expresan con cometarios como:

99


NP-L: aunque el hombre debería participar más en el grupo, porque debería dar opinión en los grupos, el hombre es apagado y participa menos. NP-B: el hombre se dedica a destruir. NP-I: son más vagos, no es por machistas, aunque sí un poco, somos antisociales. NP-K: poca la gente que nos entiende. NP-P: tienen menos interés, son más descuidados, les gusta más el deporte. NP-F: es diferente a la mujer, es menos solidario. P-H: al hombre le gusta estar más metido en la casa, dentro de la casa nadie me obliga a hacer nada. P-L: los hombres somos menos decididos, más perezosos y despreocupados. P-S: hombre más machista, perezoso, quieren estar sentados viendo tele y perdiendo el tiempo. G-13: es una cuestión cultural, por machismo que ya tienen mucho que hacer, piensan que no está viejo, se acomplejan, tienen poca información, ponen oídos sordos a las ventajas, no saben que ganan calidad de vida, lo ven como ganancia, les da vergüenza, dicen “ahí solo mujeres”.

Cabe destacar que la gran mayoría de las expresiones anteriores denotan una concepción negativa de las características masculinas, lo que desde el enfoque patriarcal puede atribuirse al hecho de que el hombre es quien tiene el poder, el que puede realizar, durante toda su vida, lo que mejor le parezca; es decir, si quiere desaprovechar el tiempo, se concede, a sí mismo, permiso para hacerlo y esto es aceptado socialmente. También puede ocuparse siempre que lo desee ya que por su naturaleza se desenvuelve en el ámbito público, calle-trabajo, y justifica su accionar desde ahí. Esta concepción negativa del hombre es antagónica con la que el patriarcado asigna a la mujer idealizada desde la teoría Eva-María, donde se concibe como positivo estar al servicio del hombre: en Eva, por brindar placer sexual y, en María, por ser esposa y madre abnegada y sumisa.

100


Según algunas expresiones de las personas no participantes, las mujeres van a los grupos para “averiguar la vida de otras personas” o a enterarse de los acontecimientos comunales, por lo que se percibe al hombre como callado, despistado, no interesado o cohibido, lo que puede propiciar que a la mujer se le asignen los roles contrarios, tal y como se refleja cuando responden las preguntas: a- ¿por qué las mujeres participan más…? Y b- ¿por qué los hombres participan menos? Los ejemplos siguientes responden las preguntas en el orden señalado.

NP-Q: a- por averiguar la vida de otros, b- los hombres son más despistados. NP-E: a- se meten en todo, eso les gusta, b-porque el hombre es aparte.

Por último, otro condicionante clave para evitar la participación es producto de la asociación que se establece entre el espacio grupal y algunos aspectos religiosos que históricamente han sido considerados de carácter femenino puesto que la iglesia es para que las mujeres participen, no para que lo hagan los hombres:

P: es más atenta a participar desde la religión P-G: es más atraída a aspectos espirituales, búsqueda de Dios.

En general, se condiciona la participación masculina de acuerdo con la asignación de roles que ha hecho el patriarcado, ya que esto les hace entender que es propio de su condición personal masculina no interesarse en participar, no buscar espacios, dedicarse a actividades masculinas y discriminar las que conciben como femeninas o las que se realizan en grupos. Lo anterior genera un círculo vicioso que facilita que la mujer se apropie de estos espacios y tenga el poder, lo que resulta chocante para el hombre y genera mayor rechazo, especialmente entre los hombres adultos mayores, porque según sus criterios patriarcales, esta situación no los favorece.

101


Aspectos que inciden en mayor participación femenina Es importante fortalecer, dentro y fuera de los grupos de Ageco, el enfoque de género, entendiendo que este, de acuerdo con Guzmán (2004, p. 235): Implica revisar y transformar los andamiajes socioculturales que propician, sostienen y perpetúan relaciones desiguales y oportunidades diferenciadas entre hombres y mujeres. Busca generar los cambios necesarios para garantizar una distribución equitativa de poder entre mujeres y hombres, así como autonomía y poder de decisión por parte de las primeras para posicionarse en pie de igualdad con los segundos. La perspectiva de género se propone la creación de nuevas formas de pensar, sentir y actuar que brinden a las mujeres, como seres subordinados, la posibilidad de decidir el rumbo de su propia vida. Implica imaginar masculinidades y feminidades cualitativamente distintas. Además, dado que el enfoque de derechos es una de las principales corrientes que se trabaja en los grupos de Ageco y en la mayoría de agrupaciones de personas adultas mayores, se considera que debe brindarse mayor énfasis a la perspectiva que plantea Guzmán, pues, para ella, estos dos enfoque son complementarios (2004, p.234) “el enfoque de derechos, con sus enfoques específicos, propone el desmontamiento del patriarcado como organización social y su sistema derivado históricamente”. Esta posición está incidiendo en los grupos y transformando las concepciones tradicionales sobre lo público y lo privado en cuanto a la participación de las personas adultas mayores, puesto que se dice que como el hombre estuvo toda su vida trabajando, en la etapa de la vejez se debe dedicar a su familia, esposa, nietos y actividades del hogar. Por el contrario, como la mujer estuvo “toda su vida” dentro del hogar, realizando las labores domésticas, en esta etapa debe salir, porque los hijos e hijas se han ido y, consecuentemente, no tiene obligaciones. Además, existe un alto porcentaje de viudez entre ellas, por lo que nada las ata al hogar. Lo anterior es lo que opina una mayoría de hombres no participantes, y lo citan como una causa del por qué las mujeres tienen mayor participación en los grupos. Al respecto los mismos grupos señalan: G-13: muchas son viudas, son más activas, más metidas, más liberales, llega un momento en que ve que ha cumplido una labor importante en la sociedad, de criar a los hijos y se dan su tiempo para estar en un grupo, les gusta más compartir y despejarse de la casa, es una necesidad de alejarse de la casa y despejar la mente y pasar un rato tranquilas.

102


P-G: mujer con más sensibilidad social, gusta del sentido de pertenencia a algo.

La percepción general es que las mujeres tienden más a buscar interrelacionarse, socializar, buscar amistades y apoyos externos a la familia, cuidan más su salud física y emocional, tienen más tiempo y son más activas: P-B: son más activas, inventan más que el hombre, les gusta actuar más. P-H: mujer le gusta salir más, es mayoría en todo incluso a nivel del país. P-L: la mujer interactúa más y se dan cuenta de lugares de participación, son más decididas y activas, la mujer en todo se motiva y estimula. P-O: mujer más libertad para salir y hacer cosas, tiene más tiempo y tiene todo el derecho. P-S: mujer más activa, más disponibilidad para todo que implique movimiento. NP-A: tienen más capacidad y menos problemas. NP-D: mujeres en edad adulta se liberan, no crían hijos y el esposo ya no depende tanto de ella. NP-L: mujer planea cosas a su gusto, compite más y lleva la batuta. NP-F: como siempre ha estado metida en la casa, cuando es persona adulta mayor, quiere salir. NP-G: tienen más libertad para participar. NP-J: son amantes de participar. NP-Ñ: mujer les gusta más asociarse, tener relación social y conocer el estado de la ancianidad. Cabe destacar que Murillo y Rapso (2005, p.312) expresan, en relación con las condiciones femeninas que las hacen participar: Comparativamente, las mujeres mantienen muchas más relaciones sociales que los hombres en la vejez. La amistad cambia en el transcurso de la vida, las amistades de los hombres se basan en las actividades compartidas, mientras que las mujeres establecen amistades más íntimas e intensas que tienden a centrarse en la conversación y el apoyo mutuo.

103


Es importante destacar que, según las personas entrevistadas, es visto con naturalidad: 1) que las mujeres sean mayoría en diversos ámbitos de la vida, como cantidad de población en el país y mayor esperanza de vida, 2) que su personalidad tiene características propias que incitan a la participación y, 3) que los roles de género, desde el patriarcado, posibilitan que la mujer se haga cargo de las tareas domésticas y privadas y se ate al hogar en etapas de juventud pero que, en la vejez, como ya no tienen esta obligación puedan dedicar tiempo a actividades de su elección.

Conclusiones La gran mayoría de las personas y grupos entrevistados hacen referencia a la importancia de participar y, aunque algunas personas expresan no haber estado en un grupo, sí evidencian tener conocimientos acerca de los beneficios de la participación. Con respecto a los condicionantes por género, para la participación en grupos, la mayor limitación, con respecto a la menor participación de hombres, corresponde al cumplimiento de los roles patriarcales asignados por género. Claramente los hombres adultos mayores y los grupos entrevistados siguen los roles de género asignados por el patriarcado, lo que limita el desarrollo pleno de los derechos, tanto de hombres como de mujeres, por lo que se deben realizar mayores esfuerzos desde las instituciones públicas y privadas para educar con base en el enfoque de género. Las personas perciben la necesidad de desarrollar una estrategia de divulgación de los grupos, y de destacar la importancia de participar en el ámbito nacional para aumentar la afluencia de hombres en los grupos de personas adultas mayores. Las personas expresan como importante tener espacios de socialización con personas de su mismo grupo etáreo, y consideran que es necesaria la apertura de alternativas de participación en las que se responda inclusivamente a las necesidades de ambos géneros. Los hombres adultos mayores, que participan, expresan su satisfacción al hacerlo y visualizan la necesidad de lograr que más personas de su mismo género se vean impactadas en su calidad de vida por los beneficios que aportan los grupos. Existe desinformación por parte de las personas no participantes con respecto a las 104


actividades que se desarrollan dentro de los grupos, el objetivo grupal, la pertenencia o asociación de un grupo a una institución. Desde las instituciones o grupos se deben crear estrategias para divulgar en las comunidades las alternativas que existen para que la población adulta mayor participe.

Recomendaciones Desde las personas entrevistadas y los grupos participantes

En las recomendaciones sobresalen algunas respuestas negativas asociadas a concepciones patriarcales, por ejemplo “que vengan más muchachas”, “que las reuniones sean aparte, una para hombres y otra para mujeres” o “darle café a los hombres”. Asimismo, algunas respuestas fueron completamente esquivas y no visualizaron estrategias para aumentar la participación masculina: “no se puede, es muy difícil” o “no sé cómo”. Por otro lado, son de suma importancia las estrategias que proponen desde su propia cotidianidad para que se equipare la participación entre hombres y mujeres y, dado que en la mayoría de grupos institucionales es mayor la femenina, comentan que para que participen más hombres sería relevante:

Más propaganda dirigida directamente al hombre, hacia la necesidad física y haciendo conciencia de que hay que mejorar la salud.

Tratar de persuadir más, estimularlos en relación con los beneficios que genera la participación grupal.

Promoción de los grupos, esto debido a que los hombres se perciben carentes de programas en los que se sientan incluidos.

Explicarle a otros hombres adultos mayores el objetivo de los grupos comunales ya existentes.

Apoyar económicamente, ya sea con equipo o con personal para establecer 105


alianzas para la utilización de terrenos o establecimientos donde puedan practicar actividades de su gusto, principalmente solicitan grupos con carácter deportivo, mencionan golf, tenis de mesa, pool, fútbol y criquet y comentan que esto es debido a que consideran que se abusa de la parte religiosa en estos grupos. •

Proyectar a las comunidades clubes con actividades o “juegos” que perciben como masculinos, por ejemplo, carpintería, albañilería, pintura, charlas sobre política, coleccionismo, entre otros.

Proponen como estrategia la identificación de hombres adultos mayores en las comunidades, ir casa por casa, decirles los beneficios y explicarles lo que se hace en los grupos existentes.

Comunicarles que contrariamente a los mitos existentes sobre los grupos (que se va a “chismear” o criticar), ahí se les trata con mucho cariño.

En general, ver los gustos y complacer según las necesidades, ofreciendo actividades que les resulten atractivas.

Realizar convenios con otras instituciones, mencionan por ejemplo la Caja Costarricense del Seguro Social, para que desde ahí les digan, en sus palabras, “que como medicina es necesaria la convivencia social”.

Que las señoras lleven a sus esposos al grupo y les hagan una carta formal desde Ageco para invitarlos.

Usar al adulto mayor participante para que él lo divulgue en otros medios, como en la iglesia o hacer comunicación de hombre a hombre.

Invitar con megáfono en las comunidades.

Educar contra el machismo.

Cambio de horario, por ejemplo que las reuniones sean en las noches.

Que sean conscientes de que ya son personas adultas mayores.

Desde las investigadoras

106

Establecer una estrategia de diversificación de las actividades grupales, que sean inclusivas entre géneros.

Realizar coordinaciones frecuentes con los comités coordinadores de los grupos


para que se divulgue, en espacios comunales, el grupo como tal, su objetivo, actividades; y se haga una invitación extensiva a hombres y mujeres. •

Declarar de interés institucional la promoción del enfoque de género e incluirlo en el Plan Estratégico para que se convierta en una meta de largo plazo.

Coordinar con distintas instituciones que trabajan con la población adulta mayor, la divulgación y promoción de los beneficios que genera la participación.

Apertura de clubes dirigidos al deporte, como lo propusieron las mismas personas, de fútbol, tenis de mesa, “pool”, entre otros.

Trabajar, desde un enfoque de promoción, en distintas generaciones acerca del proceso de envejecimiento activo y los proyectos de vida en esta edad, buscando la eliminación de mitos y estereotipos.

Realizar, constantemente, en medios masivos como: “mupis”, radio, televisión, periódicos y revistas, campañas de comunicación acerca del enfoque de envejecimiento activo y la participación.

Se considera relevante y de utilidad la creación de bases de datos con las alternativas de participación que existen por provincia, cantón y distrito, para que las personas adultas mayores participen.

Se deben crear estrategias interinstitucionales para diversificar las actividades en los grupos comunales, y se pueda trabajar el área ocupacional; ya sea con municipalidades, escuelas, colegios, “ebais”, asociaciones de desarrollo, centros diurnos, hogares de ancianos, etcétera.

Como algunas personas adultas mayores tienen la apertura de comunicar, persona a persona, el quehacer grupal para aumentar la participación, se debe coordinar con los “ebais” para que se identifiquen otras personas adultas mayores y se puedan motivar y sensibilizar sobre los beneficios de la participación en la salud integral.

Se debe contactar a las personas participantes entrevistadas que dijeron conocer locales o terrenos que pueden ser utilizados para actividades propias de las personas adultas mayores, con el fin de que se concrete el uso de este recurso y se creen más espacios de participación.

107


Bibliografía

Ageco (2009). Propuesta de visitas del programa “Red nacional de clubes de personas mayores”. San José. Costa Rica. Baena, G. (1991). Manual para elaborar trabajos de Investigación documental. México: Editores Mexicanos. Baró, M. (1989). “El grupo humano”. Sistema, grupo y poder. San Salvador, El Salvador. Buendía, L., Colás, P. y Hernández, F. (1998). Metodología de Investigación en Psicopedagogía. España: Editorial Mc Graw Hill. Calvo, Y. (1990). “El lenguaje opresor”. En: A la mujer por la palabra. San José, Costa Rica: EUNA Campos, Á. y Salas, J. (2002) Masculinidades en Centro América. Instituto costarricense de Masculinidad, Pareja y Sexualidad. Instituto Costarricense para la Acción, Educación e Investigación de la Masculinidad, Pareja y Sexualidad. San José, Costa Rica. Facio, A. (1990). “El Derecho Patriarcal Androcéntrico”. En: Aproximándose a la Mujer como sujeto. Heredia, Costa Rica: CIEM. Fernández, J. (2009) “El complejo de Peter Pan”. Revista de Información Sexológica. 88: 4-6. Recuperado 2010, 28 de setiembre. Disponible en: http://www.ctv.es/USERS/ sexpol/sexpol88.pdf Garita, C. (2001). “El significado de la masculinidad. La construcción social de la masculinidad”. En: La construcción de las masculinidades. Programa de Atención Integral a la Adolescencia. San José, Costa Rica: Caja Costarricense del Seguro Social. González, M. (1990). “Los Transmisores Tempranos de Estereotipos”. En: El Sexismo en la educación. La discriminación cotidiana. San José: Editorial de la Universidad de Costa Rica.

108


Guzmán, L. (2004). “Valores y enfoques en el currículo de Trabajo Social. Una primera aproximación al enfoque de género en el currículo de Trabajo Social”. En: La cuestión social en el contexto de las nuevas relaciones de poder y la diversidad latinoamericana. Buenos Aires, Argentina. Lagarde, M. (1992). Identidad de Género. Managua, Nicaragua: Centro Juvenil Olof Palma. Matus, V. (1999). “Lo Privado y lo Público, una Dicotomía Fatal”. En: Contraseña. Estudios de Género, Serie Casandra. San José: Editorial La Morada. Murillo, A. y Rapso, M. (2005). “Trabajo Social: un enfoque gerontológico en programas desarrollados en instituciones de educación superior dirigidos a la población mayor de 50 años”. En: Búsquedas del Trabajo Social latinoamericano, urgencias, propuestas y posibilidades. Buenos Aires, Argentina: Espacio Editorial. Pérez, G. (1994). Investigación Cualitativa: Retos e Interrogantes. Madrid, España: Editorial La Muralla. Restrepo, O. L. (2003). Reconfigurando el Trabajo Social: perspectivas y tendencias contemporáneas. Buenos Aires, Argentina: Espacio Editorial. Rossell, T. (1998). “Trabajo Social de Grupo: grupos sicoterapéuticos y socioeducativos”. En: Cuadernos de Trabajo Social. Madrid: Universidad Complutense de Madrid. Vega, M. (2004). “La cultura patriarcal: una revisión histórica”. En: Género y Salud. Programa de Atención Integral a la Adolescencia. San José, Costa Rica: Caja Costarricense del Seguro Social

109


Colegio de Trabajadores Sociales informa 110


Presentación

E

l IX Congreso Nacional y el VI Internacional de Trabajo Social “Trabajo social: desafíos éticos, condiciones laborales en la contemporaneidad” que se realizará en San José, Costa Rica, del 4 al 6 de setiembre del 2013, tiene como propósito debatir en torno de los desafíos éticos y políticos del Trabajo Social en el marco de una sociedad generadora de exclusión, discriminación y violencia. En esta sociedad sometida a expresiones de crisis internacionales recurrentes que han agravado y precarizado las condiciones de vida, de trabajo, y ambientales, se manifiestan secuelas tales como la flexibilización y precarización laboral que atentan contra el empleo pleno, la estabilidad del trabajo y la seguridad social, lo que coloca a grandes sectores sociales en situación de inequidad, empobrecimiento y exclusión. Interesa discutir y reflexionar, por tanto, acerca de las propuestas de acciones en relación con las actuales condiciones laborales del Trabajo Social y de la población en general. De igual manera, los determinantes que posicionan a la profesión en el entramado de las relaciones sociales, tendrán un significativo espacio en el Congreso. Se propiciará la reflexión en torno de la ética en que se sustenta el trabajo profesional inmerso en relaciones sociales contradictorias y antagónicas que se tejen desde la relación capital-trabajo en las que se asumen posiciones, se toma partido y se lucha a favor de determinados intereses de clase, género, etnia y orientación sexual, entre otros. En este contexto, el Congreso pretende compartir experiencias y debatir acerca de temas, escenarios y desafíos relacionados con: • La búsqueda y ampliación de formas de acceso de las personas a los bienes materiales y culturales producidos socialmente, desde referentes de participación colectiva en los procesos de toma de decisiones públicas, en un marco de defensa, restitución, ampliación y exigibilidad de los derechos humanos por parte de la sociedad civil organizada. • La integración y la construcción de plataformas políticas y organizativas, nacionales y latinoamericanas, que incluyan los intereses de las personas trabajadoras, excluidas y en situaciones de discriminación, mediante la participación de la sociedad civil organizada. • Las condiciones de trabajo y la autonomía de las personas profesionales en Trabajo Social desde una ética que se compromete con un proyecto “societal” justo, inclusivo y solidario. 111


• Las particularidades y los desafíos que enfrenta el Trabajo Social en la producción de los servicios sociales, en los ámbitos público y privado.

Objetivos del Congreso General Impulsar un proyecto profesional sustentado ética y políticamente en la defensa, ampliación y exigibilidad de los derechos humanos en el contexto de las transformaciones sociales contemporáneas.

Específicos 1. Analizar las transformaciones sociales contemporáneas y sus repercusiones en las condiciones de vida y de trabajo de las poblaciones. 2. Analizar las particularidades y desafíos que enfrenta el Trabajo Social en la producción de servicios sociales en el contexto de las transformaciones sociales contemporáneas. 3. Identificar el impacto de las transformaciones sociales contemporáneas en las condiciones de trabajo de las y los Trabajadores Sociales. 4. Analizar críticamente las expresiones organizativas gremiales para la defensa y exigibilidad de los Derechos Humanos, como forma de resistencia ante las transformaciones sociales contemporáneas.

Ejes del Congreso 1. Las transformaciones sociales contemporáneas y su incidencia en las condiciones de vida y trabajo de la sociedad. 2. Particularidades y desafíos en la producción de servicios sociales en el contexto de las transformaciones sociales contemporáneas 3. Las formas de contratación laboral en las transformaciones sociales contemporáneas y su incidencia en las condiciones de vida (producción y reproducción de la vida material) de los sujetos que acceden a los servicios sociales. 4. Las expresiones gremiales y los desafíos ético-políticos ante las transformaciones sociales contemporáneas

112


Comisiones de trabajo Coordinadora: M.Ev.Ed. Marta Eugenia Picado Mesén

Comisión Central Jorge Arturo Sáenz Fonseca .. .... .... .... .... .... .... .... .. Presidente Graciela Valverde Salas .. . ... . ... . ... . ... . ... . ... . ... . ... . ... Secretaria Virgilio Gamboa Monge .. . ... . ... . ... . ... . ... . ... . ... . ... . ... Tesorero Katia Carranza Rojas.. . ... . ... . ... . ... . ... . ... . ... . ... . ... . ... Fiscal a.i. Karina Warner Cordero .. . ... . ... . ... . ... . ... . ... . ... . ... . ... Vocal I Laura Rivera Alfaro .. ... . ... . ... . ... . ... . ... . ... . ... . ... . ... . . Vocal III

Sandra Araya Umaña Coordinadora Comisión de Educación Permanente Cinthya Campos Masís Coordinadora Comisión de Actividades Sociales y Culturales Marta Eugenia Picado Mesén Coordinadora del Congreso

113


Comisión Académica Adelita Sobaja Salguero

Marcos Chinchilla Montes

Alvaro Meoño Monge

Marita Arguedas Carvajal

Marta Picado Mesén (Coordinadora)

Melba Quesada Víquez

Ana Josefina Güell Durán

Melba Rodríguez Rodríguez

Ana Monge Campos

Nidia Morera Guillén

Gabriela Leiva Ulloa

Nolbertina Salazar Gómez

Hannia Franceschi Barraza

Sandra Araya Umaña

Heidy Bustillos Sequeira

Jannette Martinez Muñoz

Lucy Fonseca Marenco

Comisión Logística Cinthya Campos Masis (Coordinadora) Yessenia Catín Granados Laura Barrientos Gamboa Carolina Jiménez Calderón

Comisión de Finanzas Virgilio Monge Gamboa (Coordinador) Karol Espinoza Otarola Gina Coto Villegas Franklin Lezcano Méndez Raúl Almendarez Delgado

114


4 de setiembre 2013 Horario

Actividad

8:00 - 9:30

9:30 - 10:30

Nombre Tema eje

Acto de inauguración

Sr. Presidente Colegio de Trabajadores Sociales Sr. Rector ULICORI Sr. Rector U. Latina Sr. Rector de la UCR Sr. Ministro de Trabajo Receso

11:00 - 12:00

Fundamento teórico, filosófico, conceptual de la flexibilización y precarización laboral como producto de las transformaciones societarias y su incidencia en los sujetos de la política social

Conferencia inaugural

12:00 - 13:30

Comisión Central

Comisión Logística

Dra. Cristina Soares Paniago Brasil

Comisión Académica

Ponencias Refrigerio

17:00 - 18:30

Las formas de contratación laboral producto de las transformaciones contemporáneas y su incidencia en las condiciones laborales del Trabajo Social

Conferencia

Comisión Académica

Comisión Logística

Almuerzo

16:30 - 17:00

19:00 - 22:00

Comisión Logística

Inscripción

10:30 - 11:00

13:30 - 16:30

Participantes

Responsable de la comisión

Comisión Académica

Dra. Nora Britos Argentina

Comisión Logística

Cena con extranjeros/as

115


5 de setiembre 2013 Horario

8:00 - 10:00

Actividad

Panel I

10:00 - 10:30 10:30 - 12:30

El deterioro de las condiciones de vida y de trabajo: jóvenes, mujeres, población migrante, LGITB y afrocaribeña.

Participantes

1. Graciela Tonon Argentina 2. Laura Guzmán 3. Rosa Díaz

Comisión Académica

Comisión Académica

Ponencias Almuerzo

14:00 - 16:00

Potencialidades y desafíos que enfrenta el Trabajo Social en la producción de servicios sociales en el contexto de las transformaciones contemporáneas (violencia, LGITB, atención de grupos etáreos y étnicos, ambiente, gestión local de riesgos, participación ciudadana

Panel II

Responsable de la comisión

Comisión Logística

Receso

12:00 - 14:00

16:00 - 20:00

116

Nombre Tema eje

Feria de posters

Comisión Logística Panel I. 1. Javier Simonovich Israel 2. Laura Cerdas 3. Ramón Araya Panel I. 2 1. Angel Luis Arricibidita España 2. Lorena Molina 3. Adrián Calvo Ugalde

Comisión Académica

Comisión Académica y Logística


6 de setiembre 2013 Horario

8:00 - 9:30

Actividad

Panel III

9:30 - 10:00

10:00 - 12:30

19:00 - 23:00

Participantes

Responsable de la comisión

1. Marcelo Braz, Brasil 2. Silvana Martínez, Comisión Académica Argentina 3. Representante del Ministerio de Justicia

Comisión Logística Comisión Académica

Ponencias

Almuerzo

Comisión Logística Comisión Académica

Ponencias

16:30 - 17:00

17:00 - 18:30

Expresiones y desafíos gremiales ante las transformaciones sociales contemporáneas

Refrigerio

12:30 - 14:00

14:00 - 16:30

Nombre Tema eje

Receso

Comisión Logística Comisión académica y Comisión central

Conclusiones y clausura

Baile

Comisión logística. Junta Directiva CTS

117


C

Informe sobre las filiales on el apoyo de la Junta Directiva, en los meses de enero y febrero, la Licda. Wendy Rojas, la Licda. Krissia Murillo y la Dra. Sandra Araya realizaron, en nombre de la Comisión de Educación Permanente (CEP), una serie de reuniones con las

filiales Atlántica, Chorotega, Occidente y de Cartago con el propósito de apoyarlas en la proyección de procesos de educación continua de agremiadas y agremiados. En todas las filiales visitadas se siguió la misma agenda: • Comentarios y aclaraciones de las Directrices para la ejecución de los procesos de Educación Permanente del Colegio de Trabajadores Sociales de Costa Rica. • Normas con respecto al pago de honorarios profesionales y viáticos. • Presentación del Plan de Trabajo 2013 de la CEP. Se hizo énfasis en que la CEP está programando una oferta de cursos virtuales e iniciaría un plan piloto en el 2014, de manera que es conveniente que los y las afiliadas, en el 2013, reciban capacitación acerca de herramientas tecnológicas. • Instrucciones acerca de la necesidad de establecer, por parte de las filiales, las proyecciones de capacitación para cada año por medio de un plan de trabajo. Se sugirieron posibles temas. • Entrega de planificadores y de ejemplares de la Revista. A continuación se presenta una sinopsis de las particularidades encontradas en cada una de las filiales: 28 de enero. Filial Atlántica: reunión con la Licda. Jessica Brenes, quien coordina la filial. La filial solicita apoyo para identificar profesoras que, en la zona, puedan impartir los cursos sobre Informes sociales y de Elaboración de artículos científicos los días sábados pues a las colegas no se les da permiso en tiempo laboral. Se les indicó que debían buscar un local apto para dar las capacitaciones. Acuerdos: se abrirá el curso de Diversidades sexuales, en Limón, impartido por un profesional de la Universidad Autónoma de México (UNAM) en el mes de julio, los sábados de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. Se ofrecerá un refrigerio a los y las participantes. Tanto este curso como todos los demás están sujetos a disponibilidad de un local adecuado. La coordinadora de la filial buscará oferentes para el banco de la CEP a fin de impartir los cursos que

118


Limón requiera. El curso de Prevención y atención de emergencias se coordinará desde la CEP. Se impartirá el curso de Elaboración de artículos científicos en Limón toda vez que la Licda. Brenes defina el local (tres sábados). La coordinadora de la filial buscará una persona que ofrezca el curso de Habilidades y capacidades en el uso de tecnologías. 7 de febrero. Filial Cartago: reunión con la Licda. Dinorah Castro, quien coordina, la Licda. Pilar Pérez (tesorera), la Licda. Carmen Fallas (secretaria). Acuerdos: integrar la filial a la capacitación que tendrá la CEP acerca de la contratación administrativa, que está pendiente por parte de la Junta Directiva. La Filial elaborará un protocolo para clarificar el rol del Trabajo Social en la atención de emergencias y desastres. 27 de febrero. Filial Chorotega: participó la Licda. Ana Lorena Dávila, quien coordina y la Licda. Isabel Chamorro (secretaria). Las colegas de la filial indican que cuentan con local para impartir el curso de Elaboración de artículos científicos. Acuerdos: enviarán el plan de trabajo de la filial antes del mes de abril. En caso de que la Filial Atlántica no concrete un local, el curso de Diversidad sexual se trasladará a esta filial. Además del material, se hizo entrega de un teléfono móvil enviado por la administración. 28 de febrero. Filial Pacífico: participó la Licda. María del Carmen Villalobos, quien coordina y la Licda. Aleyda Mojica Marín (tesorera). Acuerdos: a la mayor brevedad, enviarán el plan de trabajo. Además del material, se hizo entrega de un teléfono móvil enviado por la administración. 28 de febrero. Filial Occidente: participó la Licda. Doris Araya Alfaro, el Lic. Félix Castro Varela y la Licda. Damaris Jiménez Ferreto. Acuerdos: enviarán el plan de trabajo de la filial antes del mes de abril. Buscarán una empresa que asuma la capacitación en recursos tecnológicos. Estas coordinaciones fueron muy provechosas no solo por la información y realimentación que se ofreció sino porque evidenciaron el interés de la CEP por colaborar con las filiales en lo que a desarrollo profesional se refiere. Dra. Sandra Araya Umaña Coordinadora Comisión de Educación Permanente 119


Informaciones, reflexiones y otras cosillas... 120


Actividades nacionales e internacionales por realizarse en el período enero - agosto 2013 • Tercer congreso de la Internacional del conocimiento. Diálogos interdisciplinarios y saberes profesionales: desafíos interculturales, éticos, políticos y epistémicos. Análisis desde el pensamiento y la acción social en América Latina. Del 7 al 10 de enero, 2013. Santiago, Chile. caguayo.congreso.usach@gmail.com • III Foro Internacional de Trabajo Social. IIIª Convención Venezolana de Trabajadores Sociales y Trabajadoras Sociales. Encuentro de saberes y conocimientos, satisfacción de necesidades y proyectos nacionales. • ¿Desafío o falso dilema del Trabajo Social? Del 29 al 31 de enero 2013, Caracas, Venezuela. cmadeleinebarrientos_@hotmail.com • I Encontro Nacional de Trabalho, Política Social e Serviço Social. Serviço Social em tempos de barbárie. Del 20 al 22 de marzo 2013. Maceió, Alagoas, Brasil. informacoesentpss@fits.edu.br • X Encuentro de Política Social y Trabajo Social. Políticas sociales, Trabajo Social y diversidades. Del 8 al 10 de abril 2013. San Ramón, Costa Rica. xencuentropoliticasocial@gmail.com • V Congreso Internacional de Trabajo Social. Repensando el Trabajo Social desde los nuevos escenarios latinoamericanos. Del 24 al 26 de abril 2013. Maracaibo, Venezuela. VCONITS2013@fcjp.luz.edu.ve • LXI Congreso Nacional de Instituciones Educativas de Trabajo Social. III Internacional de Instituciones Educativas de Trabajo Social. VII Asamblea Nacional de la AMIETS. Formación de trabajadores sociales, la educación basada en competencias y el mercado laboral en el contexto de la complejidad. Del 1 al 3 de mayo 2013. Mazatlán, Sinaloa, México. amiets2013@hotmail.com • IX Jornada Provincial de Trabajo Social. II Foro de discusión sobre las condiciones laborales de los trabajadores sociales. Del 3 al 4 de mayo 2013. Chapadmalal, Ciudad de Mar del Plata, Argentina. jornadasTS2013@catspba.org.ar • Congreso de Espiritualidad y Trabajo Social. Espiritualidad: controversias y oportunidades. Del 20 al 22 de junio 2013. San Juan, Puerto Rico. research. dr.moralesalejandro@gmail.com • II Jornadas Internacionales Sociedad, Estado y Universidad IV Jornadas Regionales de Trabajo Social. El desafío de la construcción de ciudadanías con inclusión social. Del 27 al 29 de junio 2013. Villa María, Córdoba, Argentina. investigacion@ics.unvm.edu.ar • IX Coloquio Internacional sobre Políticas Sociales Sectoriales. Vulnerabilidad, calidad de vida y bienestar subjetivo. Del 22 al 23 de agosto 2013. Monterrey, Nuevo León, México. lydia.avilazr@uanl.edu.mx 121


L

Montevideo, 9 de mayo de 2012

as organizaciones convocantes: la Asociación de Asistentes de Asistentes Sociales del Uruguay, el Colectivo Mujeres de Negro, Mujer Ahora, Centro Interdisciplinario Caminos, Centro Cooperativista Uruguayo y, Red Uruguaya contra la Violencia Doméstica y Sexual expresamos nuestra indignación frente al asesinato de Marisel Luis y convocamos a la población a reflexionar sobre los hechos presentes en este paradigmático caso de violencia de género. Este no fue un asesinato por violencia doméstica, porque nunca existió un vínculo afectivo entre el asesino y Marisel. Acá hubo un hombre que se consideró con derecho a matar a una mujer porque no hizo lo que él deseaba, un hombre movido por la ideología patriarcal que le adjudica a los hombres el derecho a decidir sobre la vida de las mujeres. En palabras de Marcela Lagarde encontramos que los femicidios son crímenes de odio contra las mujeres, crímenes misóginos acunados en una enorme tolerancia social y estatal ante la violencia de género. Esa perversidad está alentada por la impunidad; al femicidio contribuyen de manera criminal el silencio, la omisión, la negligencia de autoridades encargadas de prevenir y erradicar esos crímenes. Hay femicidio cuando el Estado no da garantías a las mujeres y no les crea condiciones de seguridad para sus vidas en la comunidad, en la casa y en los espacios de trabajo, de tránsito o de esparcimiento. Suceden los femicidios cuando las autoridades no realizan con eficiencia sus funciones para prevenirlos, evitarlos y sancionarlos, tal como está reconocido en la legislación internacional ratificada por nuestro país y en nuestra Ley de Violencia Doméstica 17.514. El ambiente ideológico y social del machismo y la misoginia alientan estos crímenes. Todo esto está presente en el asesinato de Marisel: Marisel fue a la policía a plantear que estaba siendo acosada por Alexis González Casuriaga, el que resultó ser su asesino. La seccional 13ª de Goñi lo consideró un hecho menor y lo consignó como queja en lugar de elevarlo a Juzgado Penal como presunto delito de acoso, sin reconocer la vulneración de derechos que genera el acoso, en conclusión, no se tomó ninguna medida efectiva de protección. El conjunto de las actuaciones judiciales son de una extraña celeridad y evidente ceguera. El juez de paz Jorge Tabarez que se constituyó en el lugar del hecho opinó sobre la 122


existencia de una relación entre el asesino y Marisel “… hubo un presunto vínculo entre ambas personas, también alguna desavenencia que motivó alguna queja el año pasado, no denuncia. Indudablemente cuando ocurre un desenlace de este tipo desborda lo que se pueda prever, porque no estamos ante un caso con antecedentes de violencia doméstica que pudiera indicar este desenlace”. La declaración de inimputabilidad es indignante; la jueza letrada de Florida, Dra. Fernanda Morales, resuelve con sorprendente premura aceptar la declaración de inimputabilidad basada en la realización de una única pericia psiquiátrica, sin considerar otros elementos como la premeditación evidenciada en el auto de procesamiento, que establece que González Casuriaga fue al baile, vio a Marisel acompañada, va a su casa a buscar el arma, vuelve al baile y la mata y, además, otras que podrían surgir de los antecedentes judiciales o intervenciones policiales previas al asesinato, por ejemplo, los antecedentes y denuncias de violencia doméstica en su matrimonio anterior que se exponen hoy en la prensa. Para la jueza, la ilusión de ser amado le confiere derecho de propiedad, de vida y muerte sobre la mujer amada, lo que lleva a resolver la inimputabilidad del asesino. Es inaceptable sostener que el amor signifique propiedad sobre las personas, el “derecho de propiedad” sobre las personas NO EXISTE, por lo tanto Marisel era libre de decidir con quién relacionarse afectivamente, y tenía derecho a vivir sin ser acosada y a recibir una protección efectiva del Estado en el cumplimiento de la ley. La sociedad uruguaya y la legislación uruguaya necesitan comprender que la violencia de género incluye la violencia doméstica pero que NO se reduce a ella, por lo tanto reclamamos. • La urgente actualización del Código Penal para la incorporación de la figura del Femicidio como delito, con penas que correspondan a la misma y que el cumplimiento de la condena sea completo: sin consideración de buena conducta carcelaria, medias penas, libertad anticipada, salidas transitorias ni disminución de la pena por trabajo o estudio que resultan ser concesiones que expresan una complicidad patriarcal y una sutil justificación de estos crímenes del patriarcado. • El cambio de las prácticas policiales y judiciales nefastas que invisibilizan la violencia de género y perpetúan la violencia patriarcal. Que no sigamos omisos frente a estas manifestaciones de violencia dirigida exclusivamente hacia la mujer, para lo que es necesario trabajar hacia un cambio cultural que nos lleve a la equidad y respeto a los Derechos Humanos para poder vivir libres de violencia.

123


Revista Costarricense de Trabajo Social  

Revista Diciembre 2012

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you