Issuu on Google+

MONE MONKEY Especial entrevistas

SANDRA TORCUATO NARRATIVA, ARTE Y REALIDAD

VILA-REAL


MONE MONKEY ESPECIAL ENTREVISTAS

Sandra Torcuato; narrativa, arte y realidad

P

rincesa de Cácasburg y Sandra Torcuato (Vila-real, 1985) estudiaron Bellas Artes en la facultad de Cuenca. Han creado proyectos y desarrollado ideas de la única manera que saben; a través del dibujo, la pintura, el video, el sonido y la fotografía.

El arte se puede percibir de infinitas formas, al mismo tiempo que la manera de presentar la obra artística en una exposición difiere del discurso y la intención del artista ¿cuál es la lectura de tu exposición? Como bien dices, existen múltiples lecturas, pero lo que realmente importa es la capacidad de generar inquietud, de generar un sentimiento extraño a quien la visita. Que se cuestione cosas, que dude, en definitiva que se generen nuevos discursos. La he titulado “violar la inocencia” por que define muy bien el proceso de maduración de uno mismo, me hago muchas veces la misma pregunta ¿en qué momento perdemos la inocencia? ¿y por qué? Seguramente es en el momento en que ésta empieza a ser violada. No quiero que se interprete como algo negativo, sino más bien como erróneo. Considero más peligroso violar “erróneamente” la inocencia que la ley.

Fotografía tomada en la sala de Exposiciones de la Casa de l´Oli. Vila-real

“Violar la inocencia” ... define muy bien el proceso de maduración de uno mismo, me hago muchas veces la misma pregunta ¿en qué momento perdemos la inocencia? ¿y por qué?

Decía Aki Kaurismaki que para hacer cine necesitaba una razón, ¿tiene la Princesa de Cácasburg una razón para pintar? Aki KAurismaki pertenece a una especie humana que se encuentra en peligro de extinción, hay que conservarla y criarla con mucho amor si queremos un futuro prometedor de la humanidad.

Princesa de Cácasburg no tiene una razón, tiene miles, tan complejas y diferentes como cada persona. Si tuviera que señalar alguna, diría que la utilizo para canalizar las situaciones o acontecimientos traumáticos. Una vez escribí un texto sobre un libro ilustrado con dibujos desde el inconsciente, que realicé mientras estudiaba en la Facultad, se titulaba “la terapia de Louise Bougeois es mi terapia”. Es la sintaxis de mi razón.


MONE MONKEY ESPECIAL ENTREVISTAS

Marc Augé hablaba de los no-lugares como sitios transitorios, como aeropuertos, carreteras, supermercados, ese desarraigo territorial ¿se da también en tu narrativa pictórica?... ¿en qué modo situarías las piezas pictóricas que produces en los escenarios transitorios de los que habla Marc Augé? Obviamente no en un sentido de construcción formal de las piezas o pinturas, en este caso. Quiero decir que no utilizo la imagen de estos paisajes. Encuentro cierta conexión con estos territorios por el concepto. Son lugares sin identidad, lugares sin raíces, sin cultura, sin habitantes, sin embargo en esos no-lugares se quedan atrapados muchos sentimientos o pequeñas historias que no les pertenecen, otras veces simplemente transitan. Hoy nuestros territorios se están difuminando, y las raíces, sobretodo familiares, en numerosas ocasiones se pierden hacía una tendencia cosmopolita. En mis dibujos y pinturas, predomina el retrato o la figura, normalmente no utilizo escenarios de fondo o de atrezo y cuando los utilizo son atemporales, sin ubicuidad. No me interesan, no los encuentro necesarios para mis figuras o retratos. A veces un vacío dice más que mucho lleno. Solo los pinto cuando existe una intención directa por mi parte, para enfatizar un sentimiento o una narrativa.

Desde siempre el arte pictórico ha estado expuesto a la transmisión de mensajes; con el espionaje tecnológico la ciudadanía empieza a sentirse cercada y vigilada, sus mensajes pasan a un dominio privado, y con las redes sociales hay cada vez más espectáculo en la vida personal de cada uno ¿notas que con ese nuevo carácter de espectáculo hay mayor comunicación/interacción entre el artista y el espectador? Aparentemente si, pero si me paro a pensarlo detenidamente, muchas veces existe una interacción solo en las formas. La calidad comunicativa ya habría que rebuscarla mediante una criba exhaustiva. Las redes so ciales virtuales como Facebook, Twiter, Youtube, Pinterest , que son las que más uso, son una herramienta más, pero no una garantía de la buena comunicación o interacción. No vendría mal crear más redes sociales de carne y hueso. No me molesta la idea de acercar lo privado a lo público, no tengo nada que ocultar, y creoque beneficia las vidas aburridas de muchos jeje…


MONE MONKEY ESPECIAL ENTREVISTAS

Me llamó la atención una frase que empleaste, es de Ana Mendieta “La lucha por la cultura es la lucha por la vida”, ¿en qué situación piensas que está la cultura ahora mismo?

Fotografía tomada en la exposición “Violar la Inocencia”

Si te refieres al territorio español, es una situación muy difícil, porque la cultura es el reflejo de su propia sociedad, mientras haya niños que coman una sola vez al día, o no puedan ducharse con agua caliente, nuestra cultura es pésima. Mientras que nos preocupe más un partido de fútbol, que la manera de resolver los problemas de nuestra sociedad, nuestra cultura está en una situación muy alarmante. Necesitamos un cambio de conciencia y eso no se consigue de una semana a otra. Mientras siga vigente la frase que dijo hace décadas Ana Mendieta, una activista cubana que residía en los EEUU, que por cierto murió en el mismo año que yo nací “la lucha por la cultura es la lucha por la vida”, nos queda mucho por hacer, es más casi no hemos empezado. Si me permites, voy a darte un ejemplo que nos toca muy de cerca; cuando viniste a verme a la Casa de l’Oli, te hice una pregunta, no se si la recordarás, ¿dónde está la gente joven? Obviamente era una pregunta retórica, y me contestaste, están en la plaza, yo ya los había visto al pasar por la plaza de Sant Pascual minutos antes, parecía que no hacían otra cosa que estar plantados, charlando RELAJADAMENTE… sin síntomas de enfado, de malestar, de angustia, vamos lo que se suele denominar una actitud pasiva.

Me sorprende y me enfurece la falta de interés, estamos realmente enfermos. Muchas veces echamos la culpa a los políticos, pero nos olvidamos que la masa, el groso de la sociedad es el que tiene las herramientas para cambiar el rumbo de las cosas… y no desde grandes concentraciones de gente, que también, sino desde lo íntimo, desde lo familiar, lo privado. El individuo y su entorno más directo, es el primer eslabón de la sostenibilidad, de la cordura, ahí reside parte de nuestra sanación. Aún estoy esperando que algún centro de educación primaria o secundaria se interesen por la exposición, o más fácil, que entre algún joven por su propia voluntad y que me pregunte, que charlemos, discutamos, cambiemos impresiones. Para mí, de eso se trata. Es raro encontrar a los autores de la obra en su propia exposición, es una ventaja, una oportunidad de aprender de una manera recíproca.


MONE MONKEY ESPECIAL ENTREVISTAS

Como definirías tu proceso artístico. Introspectivo. Es toda una aventura reflexiva. En realidad no existe un principio y un fin, no existe un proceso lineal. Si no que está todo interrelacionado. Para que se entienda un poco mejor lo explico de manera gráfica, es como una circunferencia. Todos los puntos de la línea curva se relacionan. Además está el punto central que los une todos. Que en este caso sería “yo y mis circunstancias”. Para mí, el proceso es muy importante que adquiera un carácter doméstico. Puesto que bajo la tesis que explicaba en la pregunta anterior, sobre el cambio de conciencia, de actitud, se debe hacer desde lo intimo en primera instancia porque desde lo familiar es donde reside el primer indicio del cambio. Hago hincapié en la utilización de materiales baratos, porque no me parece ético gastarme más dinero en la producción de la obra que en comida. Primero porque no lo tengo, y segundo porque si lo tuviera el discurso seguramente sería distinto, utilizaría otros medios para la lucha. Por eso considero que mi proceso artístico está directamente relacionado con la economía doméstica. Cada persona lucha con los medios y herramientas que tiene. En el ámbito artístico también.

¿Ha de pasar la pintura por una etapa de conciencia económica? Sin duda, tanto la pintura como cualquier medio de expresión artística debe de procurar adaptarse a su tiempo, y desde luego este es un tiempo para reflexionar, para aprender de los errores, recapacitar y aprender. La economía mundial está en juicio y la pintura que pertenece a este periodo debe de hablar también de ello. Porque para eso está, para crear debate y ser crítica con su entorno. Vivimos en una sociedad donde prima lo económico

por encima de lo social y eso no puede pasar desapercibido ni en la pintura. En mi caso, empecé a utilizar técnicas menos tóxicas por cuestiones de salud. Esto me hizo reflexionar acerca de la utilización de los materiales, pronto me decanté por los más económicos y versátiles como el Gouache. Cuando estaba acabando la licenciatura no podía invertir en grandes telas, ya que sobrevivía con una beca mensual que me daba para lo justo. Así queempecé a probar otros soportes como el aglomerado, los platos de cartón, los papeles usados, etc. En realidad lo importante es tener qué contar, el cómo viene dado del qué.

¿Quien es la Princesa de Cácasburg? Somos tod@s. Te lo explico; esto era una vez un niño muy chico que exigía a su madre que le tratara como al rey de la casa, puesto que era el hermano pequeño de cuatro hijos que pertenecían a una familia anclada a un comunismo presidido por un dictador llamado Nicolae Ceausescu. Entonces la madre cansada y en clave de humor, le dijo un día, tu eres si me apuras un príncipe, es más, eres el príncipe de Cácasburg. Ese pequeño niño se hizo mayor y tuvo que emigrar a España, donde se estaban cociendo especulaciones millonarias, y conoció a una joven inquieta y soñadora española que automáticamente se convirtió en la Princesa de Cácasburg. Princesa de Cácasburg es la perfecta metáfora de una ciudadana de un mundo lleno de CACA. Es el alter ego comunitario.


LA FAM MARAT SADE


interview Arte Narrativa y realidad