Page 1

Dragon Nindenn-Ka-Yh II

La obra publicada de David Cabrera

Henar Torinos

Ganadora del mejor manga español con “Mala Estrella”

Expocomic

Cobertura del evento en “El Matadero”


Número 3 Diciembre 2012 Redacción y Corrección Nari Edición, Diseño y Maquetación Zen Diseño y Revisión Yosik Colaboradores Dark Wizard Washu Portada Helena Bermejo Contacto primulastudio@hotmail.es Prímula Magazine es una revista online gratuita y se realiza sin ánimo de lucro, así que si pagas por ella no es responsabilidad nuestra. El copiright de las imágenes y obras expuestas son propiedad de sus respectivos autores mientras que el de la revista pertenece a Prímula Studio. Esta publicación está protegida por CC:


ÍNDICE 4 26

MANGA

46

WEBCÓMIC

62

LITERATURA

4 - Entrevista: Henar Torinos 14 - Entrevista: Kaoru Okino

ILUSTRACIÓN

26 - Galería: Rasen 35 - FanArt de Verti, por Raki Parra 36 - Galería: Andrea 42 - Felicitación Navideña de Nairim 43 - Felicitación Navideña de Pablo B. 44 - Tutorial de Dibujo 46 - Entrevista: Morán 54 - Presentación: Shizen 6 56 - Reseña: Infected Instincts, Dragon Mail y Getsuei no Kokoro 59 - CharlieART: Hurto, Timo y Robo

a a a a a a a a a a a a a

62 - Pandemonium: ~Nari 66 - Reino de las Tres Espadas: ~Ottavia 70 - Entrevista: Ottavia 75 - Reseña: Invierno 76 - Hijos de Caín: ~Dawa 78 - Una Noche: ~Rain Cross 80 - Dragon Nindenn-Ka-Yh-II: ~ David Cabrera 93 - Trampa: ~Manuel Hitos 94 - Sorte Strega. ~Washu

102

COSPLAY Y EVENTOS

128

VARIOS

102 - Entrevista: Washu 114 - Reportaje: Cificom 118 - Reportaje: Expocómic

128 - Sabías que... 130 - Crítica en Comic (Sans): ~Washu 136 - Cómo Autopublicarse 132 - Historias par ano dormir 136 - La Cocina de Nari


NOMBRE/ALIAS: Henar Torinos EDAD: 27 PROCEDENCIA: Valladolid LE GUSTA: El arte, la música, viajar. NO LE GUSTA: La hipocresía. GÉNERO ARTISTICO: Cómic / Manga. TEMATICA PREFERIDA: Costumbrista, Slice of Life. UNA VIRTUD: Poder ver siempre la parte buena de todo el mundo. UN DEFECTO: Cuando me estreso o estoy incómoda, no soy capáz de disimularlo y se me not aun montón. HOBBIES: Me encanta leer, andar en bici y el yoga. LIBROS FAVORITOS: La trilogía de los Juegos del Hambre. MÚSICA FAVORITA: Toda la de Shiina Ringo. JUEGOS FAVORITOS: Los antiguos tipo arcade son mis favoritos. UN MANGA/COMIC: Nana, de Ai Yazawa. COLOR FAVORITO: Negro. PÁGINA WEB: www.henartorinos.com


ENtrevista: Henar torinos En primer lugar me gustaría agradecer que nos concedas un poco de tiempo para nosotros y honrarnos con tu presencia en este tercer número de P*Magazine. Gracias a vosotras por hacerlo posible! Dinos, Henar, ¿Cómo comenzaste en el mundo del manga y la ilustración? ¿Cuáles fueron tus primeros trabajos antes de publicar seriamente? Empecé como la mayoría de la gente publica actualmente: editando fanzines. Siempre me había gustado el estilo manga, compraba todas las revistas que salían por aquella época y me encantaba copiar los dibujos manga que veía, hasta que tuve un poco más de mano para ir creando mi propio estilo. En el año 2004 participé en el fanzine Mystic Legend, el cual había creado junto con unas compañeras de la escuela de arte y gente que conocíamos por internet. Llegó a tener tres números, y la verdad aprendí mucho de esa experiencia, además de permitirme conocer a mucha gente del mundillo. Has conseguido publicar Mala Estrella en Ediciones Babylon y además ha tenido buena acogida ¿Cómo te sentiste al ver tu obra por fin en papel? Fue mi sueño hecho realidad, nunca hubiera imaginado que al final lo conseguiría. Me sentí muy realizada. Cuando recibí mi primera caja con los tomos ya impresos, estaba temblando antes de abrirla. Para quienes no conozcan aún Mala Estrella ¿Cómo definirías esta obra? ¿Qué es Mala Estrella? Si tuviera que definirla en pocas palabras, diría que es una historia que hace pensar. Mi intención era que nadie quedara indiferente a ella. Mala Estrella está basada en una sociedad futura, una distopía, en la que las continuas guerras han diezmado a la población y la han dejado al borde de la extinción. Por eso, la humanidad ha llegado a un punto en el que se ve obligada a hacer un gran cambio, para el cual necesitan un guía espiritual, un

dios, que les lleve por el buen camino y les salve de la destrucción. Mientras lo buscan, se crea una organización, El Cuerpo del Balance, que regula el crimen en medida de lo posible, para evitar que las cosas empeoren antes de que el nuevo dios aparezca. Axel, el protagonista de la historia, se alista en esta organización, por compromiso más que por voluntad propia. Ahí es donde da comienzo la historia de Mala Estrella. Mala Estrella es el alias de uno de los personajes de la historia, sobre la que gira gran parte del argumento. Es una despiadada asesina de la que se cuenta muchas leyendas...


Me gusta tener la oportunidad de contar mis historias y que la gente me dé su punto de vista al respecto.” ¿Cómo nació una historia como esta? ¿De dónde viene la idea? Bueno, la historia surgió hace varios años, allá por el 2006, de una forma curiosa. No sé qué

noticia había leído en el periódico, pero me había hecho pensar mucho. Sobre todo, respecto a la idea de que como siguieran así las cosas, dentro de poco nos mataríamos los unos a los otros y acabaríamos quedando cuatro gatos en la faz de la tierra. A día de hoy, pienso que la historia tiene más sentido que nunca, puesto que, me guste o no, cada vez me parece más acorde con los tiempos que vivimos. De hecho, en el cómic pueden intuirse muchos paralelismos con eventos y situaciones actuales. Creo que en cierto modo eso también me ha ayudado a darle un significado potente a todo lo que quería expresar con esta historia, que para mí ha resultado una especie de “manifiesto”. ►

7


Además sabemos que fuiste la creadora del famosísimo Mimitos ¿Qué se sienta al ver que se está convirtiendo en un gatito tan popular y carismático? ¡Eso sí que me pilló totalmente por sorpresa! Nunca pensé que Mimitos pudiera hacerse tan popular. Pero me alegra que así sea, aunque también tenga sentimientos encontrados hacia él (por eso de que está hecho en una tarde y Mala Estrella, por ejemplo, me llevó dos años...) Pero me mola ver que la gente parece quererse y darse más mimos por su culpa (risas)

Diría que es una historia que hace pensar. Mi intención era que nadie quedara indiferente a ella.” todos estos japoneses? Que vergu (risas) ¿Te resulta muy complicado compaginar tu vida normal con el trabajo de una dibujante de manga?

En este Salón del Manga de Barcelona Mala Estrella ha sido galardonada como la mejor obra manga de un autor español, algo que ha debido de ser muy emocionante ¿Cómo te sentiste cuando escuchaste el título en la entrega de premios?

En ocasiones sí, aunque ya es algo que tengo tan asimilado que a veces no veo la diferencia. Como trabajo desde casa, realmente no hay una separación entre una cosa y otra. Aunque es difícil, sobre todo, porque tienes que estar pendiente de un millón de cosas al mismo tiempo.

Tengo los recuerdos de ese momento un poco nublados, aunque creo que lo primero que pensé fue: What? ¿Ahora voy a tener que hablar delante de

Adentrándonos más en el terreno personal ¿Cómo es Henar Torinos en un día normal y con sus amigos? Pues soy bastante normalita en ese aspecto... La verdad debido a mi trabajo no suelo salir mucho, pero me esfuerzo en seguir viendo a mis amigos y a mi pareja, los cuales son muy importantes para mí. Soy de hacer planes tranquilos, ir al cine, ver una peli en casa o quedar para charlar en alguna cafetería. ¿Cuál es tu mayor sueño? Ahora mismo, ¡seguir dibujando y publicando! Pero el mayor de todos, es dar la vuelta al mundo. Si pudieras llevarte tres cosas a una isla desierta ¿Qué te llevarías contigo? Un reproductor de música, papel y un boli bic. ¿En algún momento te ha ocurrido alguna situación con algún fan o seguidor en la que hayas pensado “Tierra Trágame”? ¡Sí, cada vez que me equivoco de nombre o lo escribo mal en la dedicatoria! Que me pasa a menudo... ►


Me resulta mucho más cómodo, rápido y a la hora de gestionar el espacio de trabajo, me sale más a cuento trabajar en digital.”

Ahora mismo es mucho más sencillo encontrar editoriales que te den una oportunidad como autor español, no hay más que ver que en estos años la cantidad de manga español se ha multiplicado, lo cual es buenísimo. Pero eso no quita que haya que trabajar duro y contar con buen material, tanto en dibujo como en guión.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo como mangaka? ¿Y lo que menos?

¿Crees que hoy en día las editoriales apoyan el iberomanga lo suficiente o crees que aún deberían mojarse un poco más?

Me gusta tener la oportunidad de contar mis historias y que la gente me dé su punto de vista al respecto. Lo que menos me gusta, que a veces se torna muy solitario. Volviendo de nuevo al terreno más serio y profesional. Tú que has conseguido publicar una obra ¿Es difícil entrar en el mundo de las editoriales con un manga en España?

Como decía antes, parece que la tendencia es que el manga español cada vez es más valorado, no solo por las editoriales, si no por el público. Creo que el apoyo que le den las editoriales a este género depende mucho del apoyo de los lectores. La verdad es que creo que ya se están mojando todo lo que pueden y más, y afortunadamente parece que el público, poco a poco, va respondiendo. ►

11


¿Eres de las que prefiere trabajar con el ordenador o sigues dibujando de manera tradicional? Soy completamente digital ahora mismo. Hago todo el proceso de dibujar un cómic por ordenador, excepto la parte del storyboard. Me resulta mucho más cómodo, rápido y a la hora de gestionar el espacio de trabajo, me sale más a cuento trabajar en digital. Claro que lo tradicional tiene su encanto, y a veces lo echo de menos, pero es como me siento más a gusto. Ahora que has terminado Mala Estrella ¿Estás inmersa en algún otro proyecto? Sí, ahora mismo ando trabajando en un par de proyectos más, pero todavía están en fase muy inicial ¡así que no puedo hablar mucho de ellos!

Esperemos que pronto... Ya por último ¿Qué quieres decir a nuestros lectores? ¡Que gracias por haber leído hasta aquí! E interesarse en lo que os he estado contando. Muchas gracias por habernos concedido esta entrevista y dejarnos dar a conocer a más gente tu obra. Que sepas que las puertas de P*Magazine siempre estarán abiertas de par en par para que nos hables de tus nuevos proyectos o nos deleites con algún trabajo. ¡Gracias a vosotros! Me alegra mucho contar con vuestro apoyo y espero poder seguir intercambiando historias vosotros■


NOMBRE/ALIAS: Kaoru Okino EDAD: 27 PROCEDENCIA: Madrid LE GUSTA: Los gatos, las películas de miedo, dibujar escuchando música, rolear, etc. NO LE GUSTA: El tomate. Sí, pongo solo eso porque lo odio tanto que eclipsa a todo lo demás. GÉNERO ARTISTICO: Manga shonen. TEMÁTICA PREFERIDA: Aventura, acción, humor, terror. UNA VIRTUD: Esto no es algo que debería decir yo. En verdad, no tengo ni idea xD ¿Que atrapé un tangela shiny? UN DEFECTO: Muchos. Pero recalco mi torpeza. Al caminar y al hablar xD HOBBIES: Dibujar, rolear. LIBROS FAVORITOS: El señor de los anillos, Harry Potter, El hobbit, Invierno, La larga marcha. Últimamente solo releo libros que ya he leido. MÚSICA FAVORITA: Bandas sonoras, sobretodo. Y grupos como Sound Horizon, Nightwish, Rhapsody, Saurom Landerth, Mägo de Oz, los Gandules… JUEGOS FAVORITOS: Pokemon, Fatal Frame, Tekken, GTA, Slender. UN MANGA/COMIC: Fairy Tail, of course. COLOR FAVORITO: Naranja. PÁGINA WEB: http://kaoruokino.deviantart.com/


entrevista: Kaoru okino En primer lugar me gustaría agradecer que nos concedas un poco de tiempo para nosotros y honrarnos con tu presencia en este tercer número de P*Magazine. ¡Gracias a vosotros! ¡Es un placer! Dinos, Kaoru, ¿Cómo comenzaste en el mundo del manga y la ilustración? ¿Cuáles fueron tus primeros trabajos antes de publicar seriamente? Empecé desde que era muy pequeña haciendo cómics, los tengo por ahí guardados y los miro a veces que quiero reirme un rato. No porque sean de humor, sino por lo mal que están hechos. Más adelante empecé a enterarme de editoriales y concursos, cuando en 2005 pusimos internet. Participaba en todo lo que veía que encajaba conmigo (y en lo que no, lol), tanto concursos de cómic/ilustración, como presentando proyectos a editoriales. Nowevolution fue la primera que me dio una oportunidad, aceptando mi historia de “Z”. Aunque cuando terminé el tomo resultaron haber problemas técnicos y acabé dejando a un lado esa historia sin haberla llegado a publicar, cosa de la que me alegro, porque el dibujo no era precisamente una maravilla. Has conseguido publicar dos obras ya en formato físico, Joker, con Ediciones Babylon, y Hell’s Heaven con Nowevolution ¿Cómo te has sentido tras haber logrado algo así? Cuando me llegaron los tomos de Joker a casa, las manos me temblaban, con eso te lo digo todo (risas) Creo que cualquiera que siempre haya querido publicar, habría sentido lo mismo. Un trabajo de tanto tiempo que puedes sujetar con las manos. Mucha ilusión, la verdad. Y aunque ya había publicado Joker, cuando vi los tomos de Hell’s Heaven sentí la misma ilusión. Mi primera reacción siempre es olisquearlos, cual gato (risas) Para quienes no conozcan aún estas dos obras ¿Podrías hablarnos un poquito sobre ellas?

Joker es una historia “shonen” (acción/aventura/ humor), tomo auto conclusivo. No es algo que te cambiará la vida, pero sí que es algo que te hará pasar un buen rato leyéndolo, que es básicamente lo que yo misma busco en un cómic. Personajes graciosos y un gatete pelusín. Hell’s Heaven tenía intención de ser un shojo (cómic para chicas), pero no sé si clasificarlo más como cómic de humor (risas) Que no os eche para atrás el género, le ha gustado a muchos chicos a los que no les gusta el shojo. ¡Y hay un gato gordote tragón! …Gatos. Siempre hay gatos. Ahora mismo y tal y como dijimos en nuestro segundo número estás inmersa en la publicación de Ugnis, tu webcómic ¿Qué es Ugnis? ¡Waaah! Me hizo mucha ilusión ver que hablabais de Ugnis en la revista.


Me encanta poder hacer historias inventadas con personajes sacados de mi cabeza” Pues Ugnis es algo que siempre he querido hacer, es decir, un cómic sin ningún tipo de “tope”, que pueda hacer todo lo largo que la historia en sí necesite. Sin acortarlo dejando detalles, pero tampoco sin alargarlo innecesariamente. Un cómic con total libertad, básicamente. Quien lo lea puede encontrar una historia de aventuras y fantasía con toques de humor, totalmente para todos los públicos. A medida que vaya avanzando la historia, espero que vaya siendo más intensa. Otra ventaja de hacerlo en formato webcómic, es que puedes ir sabiendo qué tipo de cosas le gusta a los lectores, y qué cosas no. También puedes hacer

que participen de alguna manera, ya sea en los extras de final de capítulo, o preguntándoles por ilustraciones que les gustaría ver en la imagen de hype. Me parece muy divertido hacerlo así. Y espero que a la gente también les guste cómo lo estoy haciendo. Siempre estoy abierta a opiniones y peticiones. ¿Cómo ha nacido esta divertida historia con estos personajes tan carismáticos? Como he comentado allí, los personajes son de partidas de rol (risas) Suelo jugar a rol con personajes originales y me da mucha tristeza que la gente no pueda conocerles como son, solamente la gente con la que juego. Así que los metí en un “universo paralelo” (ya que son de un rol de Harry Potter, y tengo que hacerlo totalmente diferente (risas) ) y les di una pequeña historia, que a medida que voy desarrollándola, se va volviendo más compleja. ¡Ah! También aparece algún personaje de otras amigas. ►

17


Ellas también los usan en sus cómics/historias en otros universos paralelos, es algo curioso que tenemos entre nosotras y que es muy divertido. ¿Te resulta muy complicado compaginar tu vida normal con el trabajo de una dibujante de manga? Mi vida normal se ha convertido en estar todo el día dibujando cómic, así que supongo que no, no me resulta complicado. Adentrándonos más en el terreno personal ¿Cómo es Kaoru Okino en un día normal y con sus amigos? Normalmente me la paso en casa, dibujando en el PC. Con el chat de mis amigos abierto para rolear de vez en cuando o simplemente charlar. Creo que he mutado a murciélago (risas) ¿Cuál es tu mayor sueño?

Hell’s Heaven tenía intención de ser un shojo (cómic para chicas), pero no sé si clasificarlo más como cómic de humor” Si te digo la verdad, no tengo ni idea ¿Ser entrenadora Pokémon? Si pudieras llevarte tres cosas a una isla desierta ¿Qué te llevarías contigo? Comida, agua y un barco. ¿En algún momento te ha ocurrido alguna situación con algún fan o seguidor en la que hayas pensado “Tierra Trágame”? Algo que me ocurre constantemente… Cuando no entiendo bien el nombre que me dicen ►


(por el ruido de los eventos, que me deja sorda), o el nick es demasiado complicado y tengo que pedirles que me lo escriban. También cuando me dicen “soy tal” y no soy capaz de recordar quién es. ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo como mangaka? ¿Y lo que menos? Lo que más… ¡Todo! Me encanta poder hacer historias inventadas con personajes sacados de mi cabeza, pero que cuando más les uso, más cuenta me doy de que están “vivos”. Supongo que otros dibujantes/escritores entenderán a lo que me refiero, soy muy mala explicándome (risas) Lo que menos… Lo poco valorado que está el cómic, y no te digo ya el estilo manga, en este país. Gente que no entiende que el cómic es cultura, y luego “otakus” que desprecian el cómic de su propio país. Pero por suerte cada vez hay más gente que nos apoya, y estoy muy contenta con eso. Ya que fue iniciativa de Studio Kawaii y tuya… ¿Alguna “Historia para no dormir” que quieras compartir?

Si eres perseverante y le pones constancia e ilusión a tu proyecto, no es tan complicado.” por adelantado, y no vuelves a saber nunca más en la vida de esa persona ni de su proyecto (más risas) Y la típica gente que te viene en el plan: “Hola, me gusta como dibujas, ¿me haces un dibujo para regalárselo a mi novio en San Valentín de gratis? No pasa nada si tardas un día”. Creo que con eso es suficiente, desde los “hazme un dibujo gratis aunque no te conozca de nada” a los “dibújame mi cómic de gratis”. La gente debería saber que no puedes dedicar tu vida a hacer las cosas gratis, porque entonces morirás de hambre. Esto es una profesión como cualquier otra. Es como si entro a una panadería y le digo al panadero “dame pan de gratis, ya que eres panadero”. Es una lástima, pero es algo que pasa demasiado. Pero por lo menos me lo tomo con humor (risas) ►

¡Ja ja ja ja! Pues a ver, es que hay tantas… Gente que te escribe EXAGERADAMENTE emocionada y convencida de que su proyecto será un éxito, que tienes que dibujar su cómic porque hay mucho dinero en juego y nos vamos a forrar y a hacer de oro… Ah, por cierto, tú lo dibujas todo, pero no te piensa pagar dinero (risas) Otra gente que se empeña en que su página web es la mejor del mundo y es super elitista eligiendo cómics. Ves que la famosa web es un grupo de deviantart con seis miembros y creado hace dos semanas. Le contestas que no. Te vuelve a mandar el mismo cuento en otro lado y le respondes que ya le habías dicho que no. Te responde que no sabía que eras la misma persona. Ahí te das cuenta que ni se había molestado en leer tu cómic, que tan minuciosamente había sido seleccionado (risas) Otra gente que te habla de un súper proyecto que llegará a la televisión, que va a ser un éxito y habrá un pastón… Y de nuevo, le dices que cobra

21


Volviendo de nuevo al terreno más serio y profesional. Tú que has conseguido publicar nada menos que dos obras ¿Es difícil entrar en el mundo de las editoriales con un manga? Yo creo que si eres perseverante y le pones constancia e ilusión a tu proyecto, no es tan complicado. La gente no debería desistir cuando son rechazados, hay que aprender de los errores para avanzar. Algunas editoriales cuando tú le mandas tu proyecto, aunque la respuesta sea negativa, te explican en qué fallas para que así puedas mejorar y continuar avanzando. Nadie nace sabiendo. Solo es cuestión de avanzar y aprender. Las editoriales no cogen un cómic solamente porque el dibujo/historia sea bueno. Si el autor pasa mucho de todo, si no se lo toma en serio y no es capaz de aceptar sus fallos, dudo que llegue a durar demasiado en una editorial. Hay que ser abierto a críticas, y no desmoronarse o ponerse triste. Las críticas te ayudan a crecer. ¿Crees que hoy en día las editoriales apoyan el iberomanga lo suficiente o crees que aún deberían mojarse un poco más? Hay más apoyo que antes, eso sin duda. Pero no es suficiente.

No os rindáis pase lo que pase.”

Aún así la cosa creo que va avanzando, aunque demasiado despacio últimamente, algunos proyectos de editoriales nuevas que han ido surgiendo solo buscan aprovecharse del autor. Por culpa de eso hay más recelo a la hora de fiarse de las nuevas editoriales. ¿Eres de las que prefiere trabajar con el ordenador o sigues dibujando de manera tradicional? Me es más sencillo y rápido dibujar a mano, pero dibujo prácticamente todo a ordenador (menos los storys). A la hora de entintar a mano me pongo nerviosa y me tiembla un poco la linea. En el ordenador me siento más segura al haber el famoso “ctrl+Z”. Sin embargo, tardo mucho más en hacer todo. Y el hecho de dibujar en la tableta mirando a la pantalla aún me resulta un pelín incómodo, aunque ya esté acostumbrada. Ahora estás inmersa en Ugnis, pero ¿Tienes pensado algún proyecto más? ¿Nos sorprenderá de nuevo Kaoru Okino con alguna divertidísima obra? ►


Estoy inmersa en otras cosas a parte de Ugnis, pero no puedo decir nada más. Ya por último ¿Qué quieres decir a nuestros lectores? A los lectores de cómic: No rechacéis un cómic solo por la procedencia del autor o por su género. Puede que os aporte algo que otros no lo harían, o que os haga pasar un rato divertido o interesante. A los que quieren dedicarse a dibujar cómic: No os rindáis pase lo que pase. Muchas gracias por habernos concedido esta entrevista y dejarnos dar a conocer a más gente tus obras. Que sepas que las puertas de P*Magazine siempre estarán abiertas de par en par para que nos hables de tus nuevos proyectos o nos deleites con algún trabajo. ¡Muchas gracias a vosotros! Os agradezco mucho el apoyo que dais siempre al trabajo de los autores españoles y el trato tan amable y cercano. ¡Un abrazo para vosotros y otro para los lectores!

25


Galería: Rasen NOMBRE O ALIAS: Rasen Blue CIUDAD DE ORIGEN: Murcia WEB: www.hyperbluerasen.com MAIL: hyperbluerasen@gmail.com OTROS: http://hyperbluerasen.deviantart http://rasenblue.tumblr ESTUDIOS REALIZADOS: Ilustracion en la escuela de arte de Murcia. Se considera Autodidacta Se dedica al cómic y la ilustración tradicional Creadora/directora/y todo en general de “Horror Vacui project” http://horrorvacuiproject.blogspot.com Espera pasar a ser una pequeña editorial

1. TÍTULO DE LA OBRA: VIÑETAS


.

TEMÁTICA: Viñetas de un cómic corto que hice hace un par de semanas (es mi segundo cómic desde hace mas de 8 años). 2. TÍTULO DE LA OBRA: FIRE TEMÁTICA: Un dibujo para practicar con el rotulador pincel, una herramienta versátil y estupenda <3 3. TÍTULO DE LA OBRA: MALKAVIAN TEMÁTICA: Ésta es una ilustración basada en el juego de rol de “Vampiro, La Mascarada”, es una vampiresa Malkavian. 4. TÍTULO DE LA OBRA: HUNTER TEMÁTICA: Una ilustración de un personaje de un cómic que idee hace años; es una ilustración que tiene unos 6 años (quizá más) pero sigue gustándome 5. TÍTULO DE LA OBRA: PHOBIA TEMÁTICA: Ésta es una de mis obras más personales, trata acerca de las fobias y de las mías propias. 6. TÍTULO DE LA OBRA: EMBRYO TEMÁTICA: Una Rapunzel un tanto diferente, para una serie de dibujos sencillos de princesas que estoy dibujando. 7. TÍTULO DE LA OBRA: PIANO SHOES TEMÁTICA: Inspirada en la moda lolita japonesa. 8. TÍTULO DE LA OBRA: SHANE TEMÁTICA: Un personaje original de una de mis historias, con un estilo más manga. 9. TÍTULO DE LA OBRA: ELF TEMÁTICA: Diseño de un personaje, una elfa maga. 10. TÍTULO DE LA OBRA: COMIC TEMÁTICA: Una página aleatoria, mi favorita, de un cómic corto que hice hace unos meses.

27


Estamos muy contentos de ver que Verti empieza a despertar amor entre nuestros lectores ยกFijรกos que fanart tan bonito nos ha hecho RakiParra de ella! http://subcultura.es/user/RakiParra/


galería: Andrea NOMBRE: Andrea Obregón Mantecón. ALIAS: Rengadre. CIUDAD DE ORIGEN: Santander. WEB: http://rengadre.deviantart.com/ PREMIOS RECIBIDOS: - Primer premio Concurso cómic semanal, de la página Dibujando.net nº14 -2011 Finalista en el Concurso de cartel “ Mangamore 2k11” de Amorebieta-Etxano en Bizkaia. Tercer Premio II Concurso de Ilustración Artland, Tierra de dibujantes/Capitan Comic de Tarragona. Seleccionada en el XIII Concurso de Comic de Astillero organizado por el “Almacén de las Artes”. -2010 Primer Premio I Concurso de Ilustración de la Asociación Otaku No Tamashi de Torrelavega . -2009 Premio a Mejor autor de Cantabria en el XII Concurso de Comic de Astillero organizado por el “Almacén de las Artes”. -2008 Finalista y destacado en el I Concurso de Ilustración de la página web “Crepúsculo Meyer” de Méjico. -2007 Primer premio VI Concurso Cómics: “Dafne y Apolo” ( Categoría de Bachillerato), Asociación de Profesores de latín y griego de Cantabria. -2006 Segundo premio V Concurso Cómics: “Edipo” ( Categoría de Bachillerato), Asociación de Profesores de latín y griego de Cantabria. -2005 Primer Premio I Concurso de Cartel “100 Años del Quijote” de I.E.S Lope de Vega, de Santa María de Cayón.


EXPOSICIONES: -2011 Carteles participantes en las jornadas de Mangamore 2k11, Bizkaia. -Concurso de Comic de Astillero en “La Sala Bretón”. -Ilustración ganadora y finalistas en las jornadas realizadas por MTG Cantabria, Otaku no Tamashi y Manuel -Llano en el complejo Oscar Freire en Torrelavega. -XVII Certamen de cómic “MUTANTES PASEANTES” en el Instituto Municipal de Fiestas y Juventud del Ayuntamiento de San Roque (Cádiz) y A. J. Mutantes Paseantes. -2010 XVII Concurso de cómic Ciudad de Torrelavega en el Hall del Ayuntamiento. -2009 Concurso de Comic de Astillero en “La Sala Bretón”. -2007 “Cómics Dafne y Apolo” Hall Ayuntamiento de Torrelavega. -2006 “Cómics Edipo” Hall Ayuntamiento de Torrelavega. PUBLICACIONES: Ilustración para la revista “Ultratumba” #17, 2012. “Buscando nuestro color”, 2012 Magazine #7,MP Ediciones, Tarragona, 2012. “El Secreto de Kaya”, 2012 Magazine #6, MP Ediciones, Tarragona, 2012. Art book, 2012 Magazine #3 Extra de Verano, MP Ediciones,Tarragona, 2011. “El Secreto”, 2012 Magazine #2, MP Ediciones, Tarragona, 2011. “Dafne y Apolo”, Asociación de Profesores de Latin y Griego , Cantabria, 2007. “Edipo”, Asociación de Profesores de Latin y Griego , Cantabria, 2007.

37


Ilusi贸n Nairim

http://anie-elanesse.deviantart.com/


Merry Christmas de Pablo B.

http://pablo-b.deviantart.com/


Turial de Dibujo The Making of Enchanting Prince Bueno. Pues aquí estamos de vuelta. Esta vez voy a cubrir otro método y para ello voy a utilizar un estilo más cartoon. Lo bueno de este estilo es que “vale todo“. Puedes hacer un muñequito simpaticón pintando una sonrisa de oreja a oreja y unos ojos muy grandes (cuidado, no vaya a parecer que está colocado. Je, je.). Primero realiza un esbozo con formas sencillas muy básicas, sin complicarte. A una ranita le vienen muy bien las formas redondas. Un personaje rechoncho siempre resulta simpático. En cambio si quieres algo maligno puedes probar con curvas muy pronunciadas y ángulos agudos. Hay un montón de material sobre psicología de las formas y el color. La documentación es lo más importante. Investiga y diviértete. Colorea ahora tu bocetos con colores planos. Puedes aprovechar para añadir algún detalle, como las pecas. Otro truco es que la simetría no siempre es buena en cartoon. Puedes hacer un ojo más grande, las puntas de la corona diferentes, etc. Cuando lo tengas pasaremos a sacarle el volumen. Añade capas de color blanco en modo Superponer y ve difuminando con la herramienta del dedo, usada con poca fuerza para los brillos, y capas en negro con poca opacidad para las sombras. Enfatiza las zonas que más lo necesiten teniendo en cuenta de dónde vendrá tu fuente de luz y la sombra que arroja sobre sí mismo el personaje. Aprovecha también para utilizar esas capas de sombra para dar forma y definir mejor algunas zonas como las patitas, las manos, etc. Recuerda que la luz incide de manera diferente según el tipo de superficie, como expliqué en el tutorial de Levoeirah. También los materiales como el metal pulido reflejan mucho más la luz, pues tienen más especularidad. Un buen truco es coger objetos que tengas en casa y que los expongas a una fuente de luz similar a la que quieras


plasmar. Curiosea y aprende nuevas técnicas mientras te diviertes. Añade ahora un fondo degradado. Puedes aprovechar para poner alguna luz indirecta, utilizando los colores que quieras y probando diferentes métodos de fusión de capas. Una buena idea es que cojas un círculo cromático y veas qué colores complementarios puedes usar. Ánimo, que ya casi estamos. Perfectamente podíamos haber acabado en punto anterior, pero a mí me gusta ajustar la paleta de colores y contraste una vez he acabado. En este caso puse los verdes un poco más pardos y enfaticé los rojos. Haz pruebas a tu gusto.

45


NOMBRE/ALIAS: Sergio Sánchez Morán EDAD: 28 PROCEDENCIA: Asturias LE GUSTA: Una buena historia, bien contada. NO LE GUSTA: Que una canción se oiga entrecortada, me saca de quicio. GÉNERO ARTISTICO: Femenino... ¿Qué? TEMATICA PREFERIDA: No tengo. Si lo cuentas bien, me puedes enganchar a una historia sobre hojas de excel. UNA VIRTUD: Inquieto. UN DEFECTO: Demasiado guapo. HOBBIES: Playa, monte y desconectar... LIBROS FAVORITOS: Thursday Next. Que algo me guste más que Discworld tiene que se indicativo de algo. MÚSICA FAVORITA: Cada semana, una diferente. Esta semana estoy con la New York Ska-Jazz Ensemble a fuego. JUEGOS FAVORITOS: Portal, Monkey Island, Batman Arkham... Una buena historia, que sea jugable, y ya soy feliz. UN MANGA/COMIC: Tantos... De mis últimos favoritos en papel: Zombiellenium. En digital Dr McNinja no deja de ser adorable. COLOR FAVORITO: Azul y verde, nunca lo tuve claro. PÁGINA WEB: www.ehtio.es - www.elvosque.es


entrevista: morán Antes de nada queríamos agradecer que nos concedas esta entrevista porque sabemos que estás muy ocupado. De todo corazón gracias por dedicarnos tu tiempo, Morán. Nada, hombre. Soy yo el que agradece esta entrevista, ¿Sabéis cuanto me ahorro en marketing gracias a vosotros? ¡Yo tampoco, pero es dinero! Dinos ¿Cómo se te ocurrió la idea de comenzar un webcómic como es Eh, tío!? Como todas las buenas ideas, la copié. Ya de aquella leía webcomics (RPGWorld, College Roomies From Hell) , y pensé que yo también podría intentar hacer algo parecido. Sobre todo por que siempre que empezaba un cómic, nunca lo acababa, así que igual así quizás me obligaba a acabar algo. Empecé con un colega, el escribía artículos y yo subía cómics. De aquella se llamaba Get a Life, y lo subíamos a FOTOLOG. Siete años después aún no lo he acabado, pero no hay queja alguna por eso. Sí... soy viejo. ¿Porqué le llamaste Eh, tío!? ¿Hay alguna historia detrás de ese título o simplemente salió tal cual cuando comenzaste? La hay. Yo estudiaba en la facultad de informática de Oviedo, y la mayoría de las primeras tiras eran sobre mí, y mis compañeros de facultad, así que busqué algo que pudiera estar relacionado ¿Sabéis como se llamaba la facultad? EUITIO (Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Informática de Oviedo). El paso es evidente ¿no? Para aquellos que aún no conocen tu webcómic ¿Cómo definirías Eh, tío!? Indefinible, por lo heterogéneo. Tiene tramas de coña, otras un poco más serias, historias estúpidas, chistes sueltos, humor social... Lo único que tienen en común todas esas historias es una cosa: Hago lo que quiero, y cuando haces algo por que quieres, es más probable que te salga bien que si dejas de ser fiel a ti mismo.

Trabajas solo haciendo las tiras ¿En qué sueles inspirarte a la hora de enfrentarte a una de ellas? ¿Qué suele motivarte? La inspiración, por lo diferentes que son las tiras unas de otras, suele venir también por diferentes sitios. Las tramas las desarrollo lentamente en papel, las tiras sueltas se me suelen ocurrir en los momentos menos esperados. A veces veo una noticia y digo... aquí hay chiste, y le doy vueltas...


El Vosque es algo que siempre quise hacer, y verlo funcionar, y que la gente lo reciba y le guste es algo que me realiza profesionalmente.” La motivación es diferente cada vez, pero lo que más me empuja es imaginar la cara del lector, ya sea riéndose, o sorprendiéndose, cuando lee una tira mía. ¿Tienes alguna o algunas tiras favoritas? ¿Y alguna que te haya dado especiales dolores de cabeza? Sí, tengo tiras favoritas, pero son más de 900, y cada una muy distinta, sería imposible recordarlas. Mis favoritas suelen coincidir también con las que el público mejor ha recibido. La saga de Jo tía!, La página de superhéroes en mi pueblo, los deportes olímpicos desechados... Nah, imposible, sí. Lo mismo con las que me han dado dolores de cabeza. Hay muchas, pero las que más odio son en las que no soy capaz de explicar correctamente el significado de la tira, y la gente se pierde. Ahí noto que he fallado. Cómo las odio... También estás trabajando con Laurielle en El Vosque ¿Cómo compaginas los dos webcómic? El Vosque es lo más agradecido de escribir del mundo. Tiene unos lectores que son para abrazar uno a uno, la historia ya está pensada, los diálogos los escriben los personajes, y además, como colofón, yo envío un texto y viene dibujado por Laurielle, que además, como socia, es motivadora e inquieta. No hay que compaginar nada, escribir El Vosque es lo más parecido a descansar de todo lo que hago. Vamos a adentrarnos un poco más en el autor ¿Cómo es Morán en un día normal? Lejos de los webcomic, del ordenador,… ►

49


Trabajar en algo que te gusta, es mil veces más fácil y gratificante que en cualquier otra cosa.”

escribiéndolas, dibujándolas o haciendo videojuegos. Pero hacerlo, tranquilamente, y sin tener que coger un tren o un avión cada tres días o con setenta encargos urgentes a la vuelta de la esquina.

¡Lejos de los webcomics y del ordenador Morán se seca! En un día normal, Morán madruga, y se pone a trabajar, ya sea en cómics, en videojuegos o en lo que crea que le vaya a dar de comer ese día. Cuando acabo, si no es de noche ya, cerveceo con los amigos o voy a hacer un poco de ejercicio.

El móvil, mi novia y una almohada. ¿Hay para cargar el móvil en esa isla? Si no, una toalla. Siempre hay que llevar una toalla...

También es habitual que esté viajando (placer y/o negocios), yendo de monte con mi pareja, o buscando negocietes debajo de las piedras. Pero siempre con un portátil cerca y el teléfono móvil, por si me cae un encargo de última hora. Soy un culo inquieto. ¿Cuál es tu mayor sueño? Parar. Estabilizarme, y poder dedicar mis horas de trabajo simplemente a crear historias, ya sea

Si pudieras llevarte tres cosas a una isla desierta ¿Qué te llevarías contigo?

¿En algún momento te ha ocurrido alguna situación con algún fan o seguidor en la que hayas pensado “Tierra Trágame”? De todo, ha habido casos muy peculiares, que luego la gente no se los cree cuando los cuento, pero yo los quiero igualmente. Además, que son los menos, los más son los que te conocen, les hace ilusión conocerte y te ponen una sonrisa en la cara. Solo por eso merece mucho la pena el trabajo. Eso, y que no quiero contar algo malo de algún lector y que luego lo lea, pobrecico. Aunque hay uno que como no es lector lo puedo contar. Me pidió que le firmase una revista que no conocía de nada. Le dije que porqué, si yo no salía en esa y me dijo que sí que salía. En ese momento los dos descubrimos que hay DOS Morán que hacen cómics, y quedamos con cara de póker. ¿A qué público está dirigido tu humor? ¿Uno muy específico o es un poco más general? La respuesta fácil es que es para gente friki, o eso suelen decir. Es verdad que muchas veces cae alguna referencia friki, pero intento que no sea siempre. Lo que me gusta pensar, es que el público al que me dirijo es gente lista. No me gustan los humoristas que explican demasiado el chiste, o que usan un humor fácil. Soy rebuscado y enrevesado, pero sé que cuando el lector llega a entenderlo, le hará más gracia que si el chiste es obvio. ¿Cómo se siente uno al ver que hay tantísima gente que apoya tu trabajo? Mola. Mucho. Es una motivación constante, que


Hago lo que quiero, y cuando haces algo por que quieres, es más probable que te salga bien.” se llega a convertir en un reto. Después de que la gente te apoye tanto no quieres defraudarlos, así que te esfuerzas más. Me come mucho por dentro cuando no puedo actualizar. ¿Cómo ha sido para ti poder ver El Vosque en formato físico en un stand y que haya tenido tanto éxito? (Sobre todo los cerdílopes) Mola. Mucho. Muchísimo. El Vosque es algo que siempre quise hacer, y verlo funcionar, y que la gente lo reciba y le guste es algo que me realiza profesionalmente, y me motiva a seguir intentando hacer cosas nuevas.

Además, Laurielle. No me cansaré de decirlo. ¿Crees que hoy en día las editoriales apoyan el iberomanga y el cómic lo suficiente o crees que aún deberían mojarse un poco más? Las editoriales no hacen distinción entre iberomanga, o Mortadelo, mientras les dé dinero, la verdad. Cosa que me parece totalmente lógica, son empresas, no son asociaciones culturales, tienen que rendir, y pocas veces encuentras gente que hace trabajo editorial por que les guste el cómic, no por dinero. Aunque alguno hay, créeme, y se les nota. Las editoriales españolas, eso sí, a día de hoy, oyen la palabra “digital” e inclinan la cabeza como un perrito cuando intenta comprender lo que dices. No ven que lo digital no es el futuro, si no el presente. Ponen el mismo precio a una versión para iPad que en papel. Si les explicase el modelo de negocio de El Vosque, se llevarían las manos a la cabeza mientras giran sobre si mismos en el suelo y nos acusan de Magia Negra. ►

51


El Vosque es lo más agradecido de escribir del mundo. Tiene unos lectores que son para abrazar uno a uno.” ¿Eres de los que prefiere trabajar con el ordenador o sigues dibujando de manera tradicional? El montón de folios que tengo al lado del teclado responde por mí. Alguna tira he dibujado en tableta directamente, e incluso alguna de ellas ni se nota. Pero en el papel aún me desenvuelvo mejor, sobre todo a la hora de entintar. Otra cosa es colorear, eso sí que lo hago todo con tableta y ordenador, la última vez que coloreé algo en papel, mi profesora me puso una cara sonriente como nota. ¿Cómo ves ahora el panorama de los webcómic con esa explosión de historias que están surgiendo? Soy la persona menos indicada para eso, cuando saqué el cómic, recuérdo que en el WEE no llegábamos a 200 (¿o a 100?) Destacar ahí era mucho más fácil, ahora la cantidad de profesionales que hay metidos, lo fácil que hace la publicación iniciativas como Subcultura, etc, ha hecho que hayan proliferado como setas, y eso hace más difícil llamar la atención. Hay mucha morralla, pero también no dejo de descubrir cómics de una calidad apabullante, que no conoce nadie, y eso me mata un poco por dentro. Creo que empieza el momento en el que invertir algo en marketing para darte a conocer no es descabellado. Y ya por último ¿Qué quieres decir a nuestros lectores? Que trabajar en algo que te gusta, es mil veces más fácil y gratificante que en cualquier otra cosa.

Así que si tenéis un gusanillo picandoos, no os olvidéis de darle comer. ¡Pero recordar que vosotros también tenéis que comer a final de mes! Muchas gracias, Morán, de todo corazón. Que sepas que P*Magazine siempre tendrá las puertas abiertas para ti, para presentar algún nuevo tomo físico (¡Ojalá!) o para que nos deleites con alguna obra nueva. ¡Os arrepentiréis de vuestras palabras! Digo... Mil gracias a vosotros, de verdad■


53


Presentación: Shizen 6

Shizen 6 es un pequeño proyecto llevado a cabo por seis personas que consistirá en un cómic animado con capas y movimiento. Parte de los integrantes de este grupo ya son conocidos en el sector y han unido sus fuerzas y sus capacidades para sacar adelante una serie que promete muchísimo. El jefe del proyecto, Miguel Ángel Arroyo, ha puesto mucho empeño en dar a luz Shizen 6 junto con Pedro Delgado (director artístico), Juancho (animador), Raquel Bautista (Relaciones Públicas), Alberto Chaves (guionista) y Marcel Pérez (dibujante). A lo largo de la jornada del sábado en expocómic estuvieron haciendo propaganda de dicho proyecto y desvelaron al público los dos primeros personajes de la serie. La historia nos lleva a un futuro muy lejano, al año 2120, época donde la tierra ha empezado a quedarse sin recursos por lo que Japón, quien toma la iniciativa, envía naves al espacio en busca de nuevos planetas habitables para salir adelante. Una de ellas, la Shizen 6, desaparece completamente en esta búsqueda, apareciendo años después una transmisión desde la misma. Gracias a estos comienza a crearse una verdadera leyenda en torno a Shizen 6. Es aquí, años más adelante, cuando aparecen

nuestros cuatro protagonistas, que llevarán todo el peso de la historia, y los poseen algunos rasgos de cuatro de los componentes que comenzaron el proyecto hace unos meses. De momento tan solo se han desvelado dos personajes, los dos de las postales que estuvieron repartiendo este fin de semana: Mereth y Tarek. Según nos estuvieron contando en la entrevista que tuvimos con ellos, la idea es que el cómic sea interactivo, que no simplemente sea algo que está ahí y se pueda leer. Quieren que a través de las redes sociales de Facebook (https://www.facebook.com/ ProyectoPuntoCom?ref=ts&fref=ts) y Twitter (@ SHIZEN_COMIC) los propios lectores puedan dar


su opinión, aportar ideas e incluso algún que otro personaje secundario que pueda llegar a aparecer en la historia. Tienen estimado que la salida del primer capítulo sea en Enero de 2013. Un proyecto interactivo con un equipo de artistas muy entregado y una historia futurista y de ciencia ficción que os dejará, seguro, con muy buen sabor de boca. Sobre el dibujante: El dibujante de Shizen Cómic es Marcel Pérez Massegú (conocido en las redes como Zuthell). Dibujante de cómics e ilustrador manresano, está licenciado en bellas artes y ahora continúa su formación en la escuela Joso de Barcelona. Ha trabajado como autor de cómic en distintas revistas, en Ediciones Babylon como ilustrador de posters y actualmente, además de realizar el trabajo de dibujo para Shizen, trabaja en Magic Box Int. Y en Xispita.com como dibujante.

55


Webcómic Bienvenidos nuevamente a la sección de Webcómic. Hoy os queremos presentar tres obras que creemos que merecen la pena nombrar debido a su continuidad, a su historia y a su nivel artístico. Esta vez dos de ellas pertenecen a dos autoras ya conocidas desde hace tiempo en el mundillo del iberomanga y la ilustración y que han decidido realizar sus propios webcómic: Laura Kjoge y Kawaii Dream. Dos historias muy contrapuestas entre sí pero con una calidad artística muy buena. El tercero es del ya conocidísimo Fadri, que lleva años deleitándonos con sus tiras que nos hacen reír constantemente ¿Queréis conocerlos mejor?

En el pequeño pueblo de Oakshore se han ido dando numerosos casos de desapariciones, apareciendo el cuerpo nuevamente tras varios meses en diferentes sitios a kilómetros del mismo lugar. Adel, el forense al que le van llegando las pruebas, no parece llevarlo bien, ya que los cuerpos cuando llegan a su mesa, además de llegar hechos un completo rompecabezas irreconocible, parecen presentar características sobrenaturales que nadie más llega a percibir. Laura Kjoge nos sorprende con una historia rodeada de sangre y desapariciones donde prima lo macabro. Ha ocurrido una nueva muerte y Adel es, como siempre, el encargado de analizar los restos para determinar las posibles causas de la muerte. Pero los cuerpos, además de llegar completamente destrozados, presentan unas características sobrenaturales que tan solo el forense es capaz de percibir. Y por si fuera poco en a investigación se adentra un nuevo y misterioso inspector, Lancelot Green, quien parece ser la persona que le acabará dando más dolores de cabeza de los que ya sufre ¿Cómo acabará toda esta macabra historia? Si en algo destaca Laura Kjoge es por tener un estilo perfectamente reconocible y un dominio del color t la técnica muy depurado: puede utilizar un coloreado suave y bien delimitado como puede sorprendernos, como es el caso de esta obra, con un trazado más cercano al expresionismo, lo que da movimiento a las escenas y mayor dramatismo a los personajes. Sorprende que cada una de las páginas estén a color, lo que conlleva un trabajo extra

añadido al guión y el dibujo, algo que hace de esta obra gratuíta una obra completísima. La diferenciación entre los personajes es clara y cada escena está muy cuidada para hacer que lector se meta de lleno no solo en la historia, sino en la ambientación. Si os gustan las historias de terror y sobrenatural, no podéis pasar por alto Infected Instinct. Nari


Fadri es un autor de la espera del WEE (Webcómics En Español: http://webcomics.es/) que actualmente trabaja en muchas historias tales como Dragon Mail, Víxel y Póxel, 1 Millón de Monos, nymphs y HIVEMIND, además de colaborar en CNAUW. En esta review nos centraremos en el cómic de “Dragon Mail” (http://dragonmail.fadri. org), una aventura de fantasía épica que narra las peripecias de un variopinto grupo compuesto por un elfo, un dragón, un enano y un semiángel. Todo empieza con un elfo cayendo del cielo (cosas que pasan) el cual resulta ser Seldron Siral, un cartero que lleva un correo muy importante para el rey de Rimbombantia. Como suele suceder con este tipo de encargos que son tan urgentes, al pobre Seldron le pasa de todo antes de poder llegar a su destino. En su periplo conocerá al gran Boltrin Sigfrón, un héroe enano legendario y a la pequeña Angiarel Celesta, que se unirá a la aventura un tanto accidentalmente pero que pronto se convertirá en un miembro imprescindible del grupo. No me olvido de que os he hablado de un dragón. Sí, ese tipo de criaturas malvadas, peligrosas y devoradoras de personas que además de ser bestias formidables, de vez en cuando les da por volar y dejar caer elfos desde el cielo. Hablamos de Mythu, el compañero de nuestro querido elfo del servicio de correos.

También, como es natural en este tipo de historias, se cruzarán con innumerables enemigos, que están lejos de ser ese estereotipo de personaje que al principio se resiste, pero luego el afán de superación de los héroes logra imponerse y vencer para continuar con la trama principal. No, aquí para el disfrute del lector, los enemigos son duros de pelar y no caen con facilidad (o simplemente no caen), en una intrincada trama en la que nada es lo que parece y un gran peligro amenaza de forma constante al grupo principal. En definitiva, una historia muy recomendable que ya ronda la nada desdeñable cifra de 350 tiras y con la que esperamos que el gran Fadri aún nos sorprenda con nuevas y grandes aventuras. No perdáis la oportunidad de seguir esta magnífica historia. Dark Wizard

57


Getsuei no Kokoro narra las aventuras de Serina y Knite, dos adolescentes que se conocen de una forma casual, pero que comparten muchas más cosas de las que creen. Kawaii Dream nos propone con Getsuei no Kokoro una entrañable y dulce historia donde se nos comienza narrando la historia de Serina, una muchacha albina que, debido a su enfermedad, no puede salir del hospital donde suele permanecer ingresada para evitar enfermar. Pero a Serina no le gusta verse encerrada, así que siempre suele hacer alguna que otra escapada de la habitación. En una de estas se encuentra con Knite, un muchacho de tez morena y de edad muy parecida a la suya. En ese momento

comenzarán sus aventuras y verán que pese a no conocerse, tienen más cosas en común de lo que podrían imaginar. El estilo de Kawaii Dream recuerda mucho al shojo más antiguo, de modo que los personajes destilan ese aire cándido e infantil de los niños. Las viñetas hacen gala de una cuidada limpieza y, aunque a veces los fondos puedan parecer poco cuidados, a la hora de detallar a los protagonistas se ve el cuidado que la autora le pone. Una historia dulce e infantil en un ambiente con aventuras y fantasía que hacen que el lector regrese a esos días de infancia donde los cuentos de hadas eran reales en su imaginación. Nari


Literatura Pandemonium Capitulo 2 - Vivo o muerto... Por fin había llegado a la Estación de la Universidad después de que el tren se quedara parado más de lo normal en la estación de Alcobendas, donde acababa la línea. Le había dado tiempo a leer las noticias y enterarse de lo acontecido con el tema que tenía en vilo a todo el mundo: al parecer en el aeropuerto J.F. Kennedy de Nueva York habían abatido a un hombre sospechoso que, por las descripciones que se habían dado y las pocas fotos que se conocían de él, podría tratarse de George J. Stanhope. Aún faltaba por confirmar las huellas, ya que al resistirse, la policía no había podido más que abatirle abriendo fuego y parte de su rostro había quedado desfigurado. - Bueno, al menos eso le da un gran respiro al mundo - se dijo a si mismo mientras cerraba ya el periódico de camino a su facultad. Héctor ya había alcanzado los 25 años y estaba a poco de terminar la carrera de biología. Aunque solía pasar bastante desapercibido entre las chicas, o eso pensaba, era un muchacho atractivo, de cabellos negros y desordenados, con los ojos del mismo color que la noche y una sonrisa encantadora. No se consideraba guapo, y normalmente pensaba que las chicas le seguían solo porque le veían soltero, Sin embargo había una persona que realmente le gustaba y que esperaba que algún día se fijara realmente en él. La había conocido en una asignatura que había cogido de libre configuración, de química, en su segundo año de facultad (había entrado un año más tarde a la universidad por repetir 2º de bachiller). Nada más ver su aura de pureza, su corazón dio tal vuelco que inmediatamente se dijo “Algún día ella será mía” Y ahí estaba, cuatro años después y no había conseguido más que ser uno de sus mejores amigos. Se conformaba con ello, pero a veces tenerla entre sus brazos hacía que deseara no soltarla jamás. Pasó a través de las puertas de la facultad, por fin, y se encaminó por el largo pasillo hacia su módulo. De repente se detuvo al reconocerla, al ver su cabello azabache y ondulado recogido en un semi-moño con dos bolígrafos como sujeción; su postura desgarbada al repasar los apuntes que tenía sobre la mesa. No pudo resistirse y se acercó por detrás todo lo silenciosamente que pudo. Nada más llegar a su espalda se reclinó sobre ella y sopló su oreja suavemente. Pudo apartarse a tiempo antes de que la cabeza de Gabriella impactara contra la suya. El susto que le había dado había sido tan grande, que había gritado y saltado de su asiento, lanzando incluso el periódico por los aires. - Mujer, no ha sido para tanto - rió alegremente, cogiendo el diario al vuelo y recolocando bien las páginas antes de tendérselo -. Creo que la próxima vez me pensaré una manera de sorprenderte sin darte esos sustos. - Sabes que siempre me asusta que me sorprendas así, Héctor - se quejó la muchacha. Su sonrisa se volvió la de un tonto enamorado cuando la vio de frente: esos ojos verde hierba, brillantes, enmarcados por unas gafas redondas que le daban un aspecto adorable; esos labios rosados y brillantes por el cacao que solía echarse para evitar que se le agrietaran; esas mejillas sonrosadas que dejaban ver que cualquier contacto físico más allá del normal hacía que se pusiera terriblemente nerviosa.


- Vale, vale - rió el muchacho, reclinándose a besar la frente de la chiquilla. Olió su cabello, ese olor a frutas que tanto le embaucaba, y dejó allí los labios unos cuantos segundos antes de retirarse -¿Estabas estudiando? - No, estaba leyendo las noticias. Ya sabes que el asunto del investigador me tiene en vilo- dijo con una sonrisa - Todo eso de que haya robado un virus desconocido hace que me pique la curiosidad. Ya sabes que tiene algo que ver con mi carrera. - Y con la mía, no lo olvides- rió el muchacho, tomando asiento a su lado y acariciando la espalda de su compañera. Sonrió al notar que la espalda de ésta se encorvaba por las cosquillas y, solo por volver a verla, subió por su columna con dos dedos hasta el cuello, lo cual la hizo tener un escalofrío general -. Al parecer le han matado. - Sí, ya no sabremos qué contenía lo que había robado. Lo mantendrán en secreto - suspiró al muchacha casi fastidiada, lo que hizo que el moreno riera nuevamente.

- Espero que ese suspiro no fuera por haber evitado una catástrofe mundial - bromeó.

- ¡No Héctor, claro que no! - se apresuró a negar, casi nerviosamente, gesticulando con las manos casi de manera exagerada. Muchas veces había pensado que si no fuera porque era la chica más inocente del mundo, tenía la apariencia perfecta para ser la típica científica loca – Es solo… es solo que jolín, si han encontrado algo nuevo, siempre es bueno que se sepa para que los que comencemos a trabajar en ese mundo sepamos a qué atenernos ¿no? - Sí, pero también es cierto que si sus laboratorios han descubierto algún tipo de virus o vacuna nuevos, aún sin testar, y otros laboratorios lo descubren o se filtra información, eso podría hacer que el laboratorio perdiera todo el trabajo hecho ¿no crees? Si todos estuvieran comunicados ¿De qué serviría que hubiera tantísimos laboratorios con distintos nombres intentando encontrar vacunas? - Sí, visto así suena bastante ridículo lo que digo - rió suavemente mientras sus mejillas volvían a tornarse sonrojadas. - Al menos alégrate de que no ha sucedido nada raro, que jugar con la ciencia ya sabes lo que conllevadijo el chico, asintiendo con un suave movimiento de cabeza. - Claro que lo sé, si en química, en el laboratorio, hasta nos hacen firmar un papel de que somos responsables de los productos que usamos por si provocamos nuestra propia muerte por un despiste. - Joder, Gabriella, eso es hasta siniestro - dijo el muchacho, sintiendo un escalofrío que le recorrió por completo - No te preocupes Héctor - dijo ella, incorporándose y besando su mejilla. Pocas veces lo hacía, y siempre que la suerte estaba de su parte y sentía aquellos labios contra su piel, todo su cuerpo se revolucionaba de tal manera que casi se sentía flotar en el aire -. Soy una chica responsable - la vio recoger sus cosas tras mirar el reloj -. Tengo clase ahora hasta las dos ¿comemos juntos como siempre? - ¿Cuándo te he negado algo, pulguita? - la vio sonreír nuevamente, arrugando la naricilla de aquella manera tan infantil y deseó abrazarla contra su pecho.


- Nunca, lo sé. Pues nos vemos luego - y con aquellas palabras, la siguió con la mirada mientras se alejaba por el largo pasillo de la facultad. Ya solo quedaban unas pocas horas para poder volver a ver a aquella dicharachera y dulce chica que había penetrado en su corazón. Miró su reloj y se dio cuenta de que aún tenía tiempo libre; la clase que le tocaba a esa hora ya la había cursado el año anterior y no tenía muchas ganas de volver a escuchar los mismo rollos, así que decidió que lo mejor era ir a ver si encontraba a sus dos compañeros. Carlos tenía ganas de que la mañana pasara y llegara la hora de su entrenamiento. Pese a que le gustaba la carrera de filología oriental que había comenzado ese mismo año, era incapaz, como siempre, de quedarse sentado en la silla demasiado tiempo seguido ¡Necesitaba gastar todas sus energías y adelantar con su trabajo como mangaka! Si todo le iba bien, en dos meses publicarían su primera obra. Se revolvió con la mano el corto cabello, de un llamativo azul eléctrico (un color que, por cierto, a su madre no le gustaba en absoluto) ¿Cuánto iba a tardar la profesora en llegar? Cuanto antes empezara, antes terminaría la clase y antes podría irse a correr un rato por el césped, o a dibujar bajo el sol, o a… - Se te ve demasiado concentrado esta mañana - la firme voz de Adrana hizo que echara hacia atrás la cabeza, observando a su compañera con carita de sueño; siempre tenía sueño cuando no hacía algún tipo de ejercicio físico. - ¿Cómo es que tienes tanta energía a estas horas, Adri? - le sorprendía que a la chica le gustaran tanto las clases. Adrana estudiaba Historia y era una chica sumamente inteligente a la que le encantaba hacer referencias arqueológicas o antropológicas en cualquier momento, con una fascinación que a él le costaba asimilar. - Qué curioso, yo suelo preguntarme por qué vienes todas las mañanas tan dormido - rió ella, despeinándole antes de tomar asiento a su lado -¿Has comprado el último tomo de One Piece? - ¡Pues claro! Joder, está todo de un intenso… - le encantaba hablar de manga y anime con Adrana. La había conocido el primer día de clase y habían descubierto que sus gustos eran muy parecidos, por lo que habían comenzado a forjar una curiosa amistad. Comenzaron a hablar animadamente sobre los últimos tomos de manga que habían adquirido y pareció espabilarse más ¿Quién iba a tener sueño con una conversación tan animada? - Chicos, Suou sensei no ha venido hoy - la voz de una de sus compañeras le hizo mirar hacia la puerta ¿No había clase? ¡Fantástico!

- Oye, ¿Nos vamos a hablar del tema fuera? Entre estas cuatro paredes me ahogo demasiado, tía.

- Venga, así me tomo el bocadillo, que vengo hoy con un hambre voraz - ambos recogieron las cosas de las mesas y salieron del aula. Pese a que aún hacía frío, el sol brillaba esa mañana en lo alto del cielo y al menos se podía estar en el césped sin morir hecho un cubito de hielo. Carlos corrió hacia una parcela libre, frente al pabellón del estudiante, y se dejó caer allí, con un largo suspiro. - Si que te gusta estar en la calle ¿eh? Pareces un perrillo callejero - dijo Adri mientras tomaba asiento a su lado.


- ¡Claro que me gusta! Por mi me pasaría el día fuera ¿sabes? Debería haber nacido hace unos siglos y haber sido el Pirata más temido de todos los tiempos - soltó una larga carcajada y pronto escuchó a su compañera reír con él. Se sentía a gusto con ella y no tenía que reprimirse en nada. Normalmente la gente, incluida su familia, le miraban de manera extraña cuando tenía esas salidas tan infantiles. Sin embargo Adri era capaz de seguírselas y acabar montando ellos solos una flota pirata con la que navegar por los siete mares en su imaginación. - Sabía yo que os encontraría vagueando por aquí - ambos se giraron hacia Héctor, quien les saludó con la mano alegremente. - ¡Ey tío! - exclamó Carlos, haciéndole una señal con la mano para que tomara asiento con ellos, cosa que el muchacho hizo sin pensarlo - ¿Qué tal?

- Bien, venía de hablar con Gabriella ¿Os habéis enterado de lo del aeropuero?

- ¿Cómo no hacerlo? - dijo Adrana, sacando su bocadillo y comenzando a comer tranquilamente - Venía hoy en todos los periódicos. - Adri, tú que eres más lista que yo ¿De verdad crees que no es tan grave como dicen? - preguntó, alzando su dorada mirada hacia su compañera. La vio torcer un instante el gesto y luego suspirar antes de comenzar a hablar. - ¿Sinceramente? Creo que es para preocuparse. La prensa siempre le da importancia de más a lo que no la tiene, y de menos a lo que sí. Un robo en un laboratorio no es para tomárselo como un atraco en un todo a un euro.

- Joder, podría pasar algo así como una catástrofe biológica… ¡Como en 28 días después!

- Eso os pasa por jugar tanto a videojuegos tipo Residet evil y demás - rió Héctor alegremente. Carlos enarcó una ceja y le miró ¿De verdad estaba diciendo eso él? ¡Si el cabrón se sabía esos juegos de memoria! ¡Se los habían pasado juntos! - Pues yo creo que podría ser un peligro- apuntó Adrana antes de que Carlos pudiera abrir la boca – Pero supongo que habrá que esperar a que la situación se vaya resolviendo, aunque si le han matado… Pero vamos, que el tío tenga en vilo a todo un país es algo que no todo el mundo es capaz de hacer. Imagináis que le hubiera dado por amenazar con ello; podría haber dominado al gobierno. - ¿Veis? Sois unos fantasiosos. Para eso el tío debería tener una vacuna porque sino enfermaría él también si se contagiara ¿no? - ¿Y quién te dice que no tiene una y que ahora nadie sabe dónde está por estar muerto? - concluyó Carlos, mirándoles a ambos. En verdad el tema, cuando lo tocaba, le hacía temblar un poco con el simple hecho de pensar en las posibles consecuencias. Le gustaban los juegos de terror, pero la simple idea de vivir algo parecido le ponía los pelos de punta. Y no sabía lo cerca que estaba de ello. Nari


El Reino de las Tres Espadas Capitulo 3 CANTO II. LA PROFECÍA DE LAS TRES ESPADAS. I Tristán se hallaba sobrecogido por la espléndida luz lunar. No era por la Luna en sí, sino por la gélida forma en que bañaba el territorio circundante al vado. Había instantes en que realmente podía entender el respeto –y miedo- que Dagonet y Gawain sentían durante la noche. Siempre eran los más inquietos y los más temerosos de entrar en un bosque ya abierta la hora del acceso — a lo que ellos llamaban— al Otro Mundo. Árboles frondosos, y de raíces viejas, franqueaban el lado sur del vado. El mayor de los hermanos Kai no podía ver más allá de la primera línea, aunque sí su fiel Galván. Al Este se podía ver el monte, casi un promontorio pelado, cortado por la mitad por el río Tynes del norte. Arturo, Lamorak y su hermano estarían ahí al nacimiento del alba. Detrás de ese promontorio, se encontraba la sobrecogedora vaguada del norte del Tynes. Tristán, el hijo triste de Isolda, temía a ese promontorio. Si Lancelot caía hacia el lado de la vaguada del norte del Tynes, entraba en los dominios de la Dama Blanca. Un lugar inaccesible a caballo y casi suicida si se intentaba a pie. El sármata levantó la mano para acoger a su águila. Galván se lanzó en picado donde su amo y a pocos metros alzó sus alas para frenar elegantemente y posar sus poderosas garras con cuidado. Tristán hizo un sonido agudo, al que respondió su animal. Éste pareció entender el mensaje y se encaramó hasta su hombro. El vado del norte del Tynes estaba atrapado por una débil y baja neblina. Una niebla que se tornaba siniestra si se miraba al noroeste. Ahí se suponía que comenzaban los dominios de la Dama Blanca; a la que los habitantes de Britannia llamaban la Dama de la luz. Pero el mayor de los hermanos Kai sabía que no existía. ¿Cómo una mujer tan bella y noble podría habitar en una parte considerable del territorio picto? Simplemente, no le entraba en la cabeza. El sonido de un ronquido obligó a Tristán a ponerse en contacto con el mundo real. Dagonet ya estaba dormido. Se encontraba encogido y tapado con una manta de piel de oso, muy cerca del curso del río Tynes. Según “el Brigante”, las hadas del Otro Mundo le protegían cuando más cerca se encontrara del río. Sin embargo, si el durmiente hubiera sido Gawain se hubiera situado lo más lejos del río que le hubiera sido posible. Esto le producía confusión al sármata. Comprendía y respetaba las creencias de sus compañeros, pero no podía entender cómo dos tribus del mismo territorio pudieran tener las mismas creencias y, al mismo tiempo, entenderlas de una forma tan diferente. Se acercó a Dagonet y pudo comprobar cómo el gigante dormía con su hacha fuertemente aferrada en sus manos. Dormido y vigilante a la vez. El cuerpo de Tristán tembló por un instante. Se miró las manos, llenas de callos, y las notó gélidas. Apenas las podía cerrar. Aún así, no podía encender hoguera alguna. No iba a desvelar su posición de guardia, sólo porque sus manos se hubieran congelado. Las juntó, haciendo un hueco para introducir sus labios, y sopló, tratando de calentarlas con su propio aliento. Mientras, Galván —el temido águila— se movía nervioso a lo largo del hombro. Al poco tiempo le llegaron ruidos de cascos, mezclados con los sonidos salvajes del bosque y el crujir de las hojas caídas de la estación de otoño. A través de la niebla de la zona sur del vado hizo su espectral aparición Lamorak, montado en su caballo y alzando su mano lastimada. Primero lo distinguió como una figura fantasmal, para tornarse en resplandeciente al ser iluminado frontalmente por la magnética luz de la Luna llena.


Después llegó Arturo — así le llamaban entre ellos, porque era de origen bretón—, quien le produjo una imagen parecida a la de Lamorak, aunque más tenebrosa si cabe. Estaba convencido que de haberle visto Dagonet hubiera gritado de terror. Si existían esos seres del Otro Mundo de su religión, Arturo había sido uno de ellos por unos momentos. El último en llegar fue Lancelot. Su aspecto había cambiado por completo; vestido todavía de negro, se había colocado la armadura romana y parecía tener tres cabezas. Eran las empuñaduras de sus dos espadas, que sobresalían cada una a cada lado de los hombros. Sin embargo, Tristán no apreció esos detalles. Le turbó la visión del menor de los sármatas. Mucho más que la del propio Arturo y creía entender a su madre Isolda. Ahora lo veía como lo que era y para lo que había nacido. Sin duda alguna…

— ¿Todo preparado? — Arturo descendió del caballo y se dirigió a Tristán.

Tristán apenas pudo asentir y prestarle atención. Entretanto, Lamorak estaba despertando a Dagonet. Los tres caballos de los recién llegados jinetes eran blancos. Blancos como la nieve de invierno y hermosos como el reflejo de la Luna sobre el río Tynes. Lancelot bajó de un salto de su caballo y lo acarició. El caballo relinchó, moviendo la cabeza hacia arriba y luego hacia abajo. Lo arrastró un par de metros, hasta que alcanzó las riendas de Olwen, el caballo de su Dux Bellorum, y lo llevó a donde estaban amarrados los caballos de Dagonet y Tristán. — Deberías acompañar a tu hermano. — Arturo le lanzó su temida mirada — Llévate el caballo de Lamorak. Tristán no respondió, aunque si pudo resistir la fuerza de los ojos azules del romano-bretón. Cogió a Dagda y fue a donde estaban amarrados los animales. Era justo donde comenzaba el terreno de la Druida Negra, atados a las ramas de un fuerte roble. Ahí lo encontró, comprobando las monturas. Lancelot se había pasado todo el día pensando en el modo más correcto de expresar lo que tenía que decir, sin que Tristán no invocara a su fallecida madre Isolda. Le iba a pedir algo para lo que él no había sido preparado. Un objeto lleno de historia y de leyenda iba a ser intercambiado en aquel siniestro lugar. No es que confiase en una derrota, mas tenía presente el miedo de Aelia en su mente. Por supuesto podía morir y no regresar. Podía irse con Dios, con Jesús, con Marte, Juno o al Otro Mundo. ¡Qué más daba el nombre del sitio y del guardián del paraíso! Podría morir y si no legaba sus posesiones podían perderse en el olvido. Sus padres no le hubieran perdonado semejante desfachatez. Quizá si Bautón y Aelia, pero sus padres no.

— Tristán…

— Lancelot…

Ambos se miraron con miedo. Miedo de perderse el uno al otro cuando habían prometido morir juntos y viejos. Miedo de perderse justo en la época en que Lancelot empezaba a vivir. Lancelot agarró la empuñadura de su espada derecha, cubierta de cuero y colgada en su espalda, y la extrajo. Una hermosa espada con hoja de doble filo, gruesa en anchura y ligera en peso, brilló en todo su esplendor bajo la luz de la noche. — Cógela, Tristán. Será tuya hasta el desenlace de la misión de mañana. Ya sabes lo que contiene esa espada, así como con la que me quedo. Pero, sobre todo, lo que significa ésta. Lancelot dio la vuelta completa a la espada, en un giro rápido, y le mostró la torpe empuñadura de cuero. —Lo sé, Lancelot… Lo sé. —Tristán apenas podía pronunciar las palabras.— Pero no la tomaré. Tú también lo sabes. El menor de los sármatas asintió cabizbajo. Sí, lo sabía. Tristán no tomaría esa espada ni aunque el mismísimo dios de la muerte se lo pidiera. Ni siquiera aunque se lo pidiese su amada madre.


— Lo sé… Pero has de tomarla. Al menos, por esta vez. No estoy seguro de que si caigo la espada sea recuperable… La empuñadura cubierta de cuero se alzó una vez más. Tristán la contemplaba con terror. Sólo había dos espadas que temía tocar: Gafaelfawr y Kaledfwlch. Y Lancelot le estaba ofreciendo la primera… Galván movía su cabeza, debatiéndose si debía atender a su entumecido amo o al hombre que le “regalaba” comida.

— ¡Tómala!

Lancelot avanzó un paso, tomó el brazo derecho de Tristán, apoyó la empuñadura en sus frías manos y la cerró. Soltó la mano de Tristán, lo contempló un instante y se marchó. Aquel fue el último recuerdo de esa triste noche de luna llena que pudo retener Tristán en su memoria.  

Aquella fue la última noche en que pudo contemplar al auténtico Lancelot. II

La noche estaba a punto de caer en el muro de Adriano, en la puerta Este. La Luna llena que tanto sobrecogía a Tristán en el vado del Tyne, apenas recibió un pensamiento por parte de dos de los siete soldados más importantes bajo el mando del Dux Bellorum de Britania. Galahad y Gawain estaban montados en sus caballos y quietos frente al portón de madera, de la única puerta, del Muro de Adriano. Esperaban a Haterius. Éste debía aparecer en lo alto y pedir la contraseña. Gawain estaba inquieto ante la idea de dejar solo a Galahad y junto con Haterius. Ahora no estaba Tristán y eso complicaría las cosas, si el corazón loco del sármata no se detenía por una noche. Habían tenido que encubrirle en demasiadas ocasiones por culpa de sus amoríos con la hija de Haterius. Si al menos la familia de Haterius hubieran sido celtas y no romanos… Pero la nueva religión de los malditos romanos no permitía amarse antes de casarse. Y, precisamente, eso era lo que estaba haciendo Galahad con la hija de Haterius, el romano más cristiano de todo el Muro. — Galahad… — Dime. Galahad se dirigió a su compañero con su típica expresión divertida. Expresión que todos odiaban, porque significaba lo que significaba. — Nada de líos con la hija de Haterius. La situación es grave y no es momento de hacer el idiota. Además, Tristán no podrá ayudarte. Se volvió a Gawain sorprendido. No tenía pensado hacer eso, aunque la tentación era grande, a decir verdad. Lo que le molestaba de sus compañeros es que siempre acudían en su ayuda en ese tema particular. Incluso Lancelot, quien no tenía idea alguna sobre el arte de amar. ¿Por qué todos se metían donde no les llamaban? ¿Acaso él le decía a Bors, por ejemplo, cómo debía discutir con su mujer? ¡Ya era mayorcito para saber cómo solucionar un problema secundario! — Tranquilo. No voy a desquiciarme por una noche sin mi mujercita. Además, no cuando estamos tan cerca de parar la guerra contra esos… esos pictos. Gawain lanzó un suspiro inconsciente de alivio. Galahad lo contempló aturdido. De todos, él era su mejor amigo. Era el único que soportaba su humor desalmado. Galahad no podía entender era cómo un Silure y un Brigante podían mirarse a la cara sin matarse. Los admiraba. Los admiraba porque se había unido al enemigo, sacrificando su puesto de honor en su tribu. Ni Gawain, ni Dagonet podrían volver a sus respectivos lugares como personas. Ahora eran romanos y si osasen hacerlo, los matarían.


— ¡Hoy hay Luna llena! Los Ordovices deben de estar — Galahad levantó la mano en un puño y comenzó a moverla de arriba a abajo con ritmo acelerado, sonriendo con sorna. El Sulire no entendió a su compañero en un principio. Después se puso a reír con ganas. Galahad era terrible, siempre pensando en lo mismo.

— Sí, tienes razón. —Rompió a reír.

— Pues si es cierto que no paran en toda la noche... Mañana o la tendrán pelada o no tienen manos o se les queda floja. — Galahad rompió a reír al imaginárselo.

— A ti más te vale que la tengas quieta esta noche. — Gawain casi no podía hablar de la risa.

— Sí, más me vale. —Siguió riéndose.

Haterius hizo su aparición en lo alto del muro, justo encima de la puerta. Era un hombre enorme, tanto en altura como en anchura. Su cabeza era desproporcionadamente pequeña con respecto al resto de su cuerpo.

— ¡Contraseña, bárbaros!

— ¡Bésame el culo! — Galahad se adelantó a Gawain, entre risas.

Haterius se mantuvo en silencio por unos instantes. Afortunadamente había Luna Llena y su luz iluminaba los campos. Eso ayudaba a identificar al “gracioso” de Galahad. Ahí lo tenía con su carita de niño inocente y sus pelos negros. ¡Estúpido sármata! ¡Le desquiciaba! Era el peor de todos esos bárbaros, sin contar con tener que soportar a los dudosos Dagonet y Gawain.

— ¡Contraseña! O…¡tú si que te hartarás de besar mi culo, Galahad! —Dijo a gritos.

Gawain y Galahad no podían parar de reírse. El sármata adoraba hacer irritar a la gente. De todos modos, tenía sus víctimas favoritas. Una de ellas era Bors — “el caluroso”, como lo había bautizado él mismo— y el otro era Haterius. Esos dos eran blanco de sus ocurrencias y foco de la mayor parte de sus problemas.

— Advolone an maneo?

— Advolone Galahad, Advolone.

Galahad volvió a reírse y se chupó el dedo índice; gesto que casi causa un ataque de risa a Gawain. Después, dio un par de patadas al caballo y atravesó la puerta, sin apenas dejarla abrirse del todo. Gawain saludó a Haterius desde la distancia, cogió las riendas de su caballo y abandonó el lugar al galope en dirección al vado del Tynes. Ottavia


NOMBRE / ALIAS: Cristina / Ottavia EDAD: 29 ¿30? PROCEDENCIA: Asturias LE GUSTA: Disfrutar de la vida y hacer felices a los que quiero. NO LE GUSTA: Las injusticias. GÉNERO ARTISTICO: Ciencia ficción / fantasía. TEMATICA PREFERIDA: Ciencia Ficción o Fantasía. UNA VIRTUD: La paciencia. UN DEFECTO: La paciencia. HOBBIES: Ver MotoGP. Leer libros y mangas. Ver películas, series, animación y anime. LIBROS FAVORITOS: Los Robots del Amanecer de Isaac Asimov (en realidad toda su obra). La Trilogía del Señor de los Anillos de Tolkien. La saga de la Torre Oscura y La Larga Marcha de Sthepen King. MÚSICA FAVORITA: No tengo una favorita. La que me enamore, será la elegida. JUEGOS FAVORITOS: No soy de jugar a la consola. Si es de mesa, sin lugar a dudas, el ajedrez. UN MANGA/COMIC: 20th y 21th Century Boys (o cualquiera de Urusawa) COLOR FAVORITO: El azul.


Entrevista: Ottavia En primer lugar muchísimas gracias por brindarnos la oportunidad de presentar tu trabajo en cada número aquí en Prímula Studio y, sobretodo, de poder conocer un poco más a fondo a una escritora como tú. Dinos ¿Hace cuántos años que te dedicas a escribir? Puffff… Espera que recuerde en el canto de la memoria… Por lo que sé, empecé a escribir sobre los doce años… (o al menos eso ponía un escrito que encontré hace poco). Es decir, escribo desde hace 17 años. Ya llevas muchos años escribiendo tus propias historias ¿Jamás te has planteado probar a enviar alguna a una editorial y probar suerte? Sí, siempre estoy tentada. Más que nada porque ya tengo una tetralogía escrita y otra que aún no sé cuantos tomos va a acabar teniendo (por lo pronto ya van cuatro) y la verdad es que me haría ilusión que alguien lo leyese… Pero tengo el problema del escritor inconformista. Da igual que esté todo terminado, siempre encuentro fallos y me pongo a reescribir, por eso entiendo a escritores como Patrick Rothfuss. Además, la ciencia ficción, al ser un género que en castellano aún no está muy extendido entre nuestros potenciales lectores, siempre me ha parecido complicado “venderla”. Al final, cuando me decida, que espero que ocurra antes de dos años, creo que acabaré por autoeditarme. ¿En qué sueles inspirarte a la hora de escribir? Leer muchos libros (novelas y ensayos científicos y arqueológicos) y “ver” muchas historias en la tele o en el cine. E incluso, la misma vida. Pero lo que realmente me inspira, es la misma Historia de la Humanidad. Hay muchas historias que contar de nuestros errores pasados que “acabaremos” cometiendo en el futuro. Y lo más importante, no poner jamás límites a la imaginación. ¿Qué autores son los que más han influido en tu estilo literario y qué obras crees que han marcado tu gusto por la escritura?

Lo más esencial e importante de todo: da igual lo que escribas… jamás pongas límites a tu imaginación.”

Todo empezó con dos novelas: la primera se titulaba Contacto de Carl Sagan (he de decir que aborrezco la película) y Los Robots del Amanecer, que me las leí con 9-10 años. Pero la que me inspiró y me hizo “creer” que podía escribir de forma definitiva fue Bóvedas de Acero de Isaac Asimov. Gracias a él descubrí la Ciencia Ficción de verdad y aprendí a amar a otros autores como Neal Sthepenson, Dan Simmons, Orson Scott Card, Jordi Sierra i Fabra (su trilogía El Ciclo de las Tierras es genial para quién quiera iniciarse en ciencia ficción y en español), Paul Anderson, Arthur C. Clarke, Philip K. Dick, Aldous Huxley, Úrsula K. LeGuin, Stanislaw Lem, George Orwell, Julio Verne, o el propio J.R.R Martin, entre otros. Ya en la adolescencia descubrí al señor Sthepen King y a su Larga Marcha y su Torre Oscura. Y especialmente La Larga Marcha, marcó un antes y un después en mí, porque me puse a estudiar cómo escribir un guión cinematográfico por cuenta propia que hizo cambiar por completo mi forma de concebir las historias. Ahora estoy fascinada con el estilo de Patrick Rothfuss y sus novelas El nombre del Viento y El Temor de un Hombre Sabio. El Reino de las Tres Espadas hace tiempo que la acabaste por completo ¿Podrías hablarnos a grandes rasgos de ella y de cómo la concebiste? Fue un reto personal, como respuesta a un desafío. En realidad, es un fanfic y como tal fue concebido. No tiene más pretensiones que esa, lo cual me permitió no ser tan autocrítica conmigo misma. Es el primer escrito de ambientación plenamente histórica que he hecho. Nunca había incursionado en otro género que no fuese la ciencia ficción o la fantasía. Y la idea me la dio mi propio padre cuando terminamos de ver la última versión filmográfica de


El Rey Arturo, con Clive Owen como protagonista. Su propuesta fue la siguiente: “Adoro la película, pero no me convence cómo se desarrolla la misma. Amplía este mundo y convénceme de que debo admirar el mundo artúrico”. Y de esta manera tan simple nació. Por supuesto, leeréis muchas escenas que se parecen a la película; pero, al mismo tiempo, no es la película… Es una “ampliación/variación”, pero con investigación histórica por mi parte. Fue la primera vez que me esforcé de verdad en buscar los términos correctos y adecuados a la época histórica en la que se desarrolla y traté de ajustarme a ella. No sólo el mundo decadente del imperio romano, sino los distintos pueblos que poblaban Britannia: el mundo celta a punto de desaparecer por el auge del cristianismo, sino también la de los sármatas, un pueblo que siempre me ha parecido fascinante (aún a día de hoy). Y en base a la leyenda artúrica que todos conocemos, he tratado de ajustarme a una realidad histórica real, pero con unos personajes de leyenda que, probablemente existieron, pero de los que sólo queda su recuerdo en forma de historia casi mitológica. Y luego lo planteé como la película que me hubiera gustado ver a mí… El resultado es este fanfic. ¿Cuáles han sido tus principales inspiraciones a la hora de concebir una obra como esta? Soy historiadora, para alguien como yo contar la historia dentro de la Historia supone un reto y fascinación a partes iguales. Hay investigaciones arqueológicas sobre el mundo artúrico y, de hecho, la película está basada en esas nuevas teorías encontradas en Gran Bretaña… Otra de las cosas que me encantaba era la idea de poder reflejar el mundo de la religión cristiana, celta y sármata en la misma ecuación. Siempre he tenido una fascinación por la cultura celta y la sármata, bastante intensa. Y por supuesto la película que es la versión que más me gusta de todas. Además de escribir El reino de las Tres Espadas ¿Qué más historias o proyectos tienes? Como ya he comentado antes… Tengo una Tetralogía escrita y terminada desde hace cinco años.

Esa es la que quiero publicar en cuanto consiga vencer mi obsesión por revisarla una y otra vez, o mejor dicho, superar mi insatisfacción continua. Más que nada porque su temática es ciencia ficción hard y no soy capaz de ver si realmente es comprensible tanto para el fan del género como una persona que nunca lo ha tocado. Y la otra también empezó como fanfic dedicado a mis amigos y, para cuando quise darme cuenta, era una saga de fantasía de todas las de la ley. Y decidí parar, para revisarla en condiciones y reconvertirla en una saga de novelas. Aunque suene raro, es probable que sea esta segunda la que acabe publicándose antes que la tetralogía. De todos modos, cuando consiga tiempo creo que pondré con una novela que lleva mucho tiempo llamándome para que la plasme en papel… La cosa es escribir… Ahora conozcamos un poquito más a Ottavia ¿Cómo es un día normal en tu vida? ¿Qué te suele gustar hacer? Un día normal empieza a las siete y media de la mañana. Desayunar y ponerse a estudiar (la “apasionante vida del opositor”) hasta que me voy a la academia. Volver a casa, hacer “mis labores”, comer. Y luego sigo estudiando hasta las ocho. Entre ratos, consulto internet o leo mangas o novelas. Últimamente no tantas como quisiera, pero… se intenta. Y cuando tengo tiempo, pues quedo con mis amigos. Una vida muy aburrida, es más divertida cuando la imagino en historias. Si tuvieras que llevarte tres cosas a una isla desierta ¿Qué cosas serían? Unas gafas de bucear, una bolsa con utensilios multiusos (cuchillos, cuerdas y esas cosas que luego acaban necesitándose cuando ves una peli de náufragos) y un portátil con conexión de internet vía satélite. ►

Tengo el problema del escritor inconformista. Da igual que esté todo terminado, siempre encuentro fallos.”

73


En realidad, es un fanfic y como tal fue concebido. No tiene más pretensiones que esa.” ¿Escribes para vivir o vives para escribir?

Gran dilema. Dependiendo de mi estado de ánimo, diría que ambas (según la ocasión, escoger la vertiente que más le convenga). ¿Has pasado por alguna situación en la que hayas pensado “Tierra trágame”? ¿Podrías contárnosla? Ummm. La verdad es que soy una persona que por mucha vergüenza que pase un momento, se me olvida… Ah sí, en la última ITV del coche. Era la primera vez que lo pasaba con este… y me pidieron que abriera el capó. Tras cinco minutos mirando por todas partes, tuve que decirle al chaval que lo buscara él porque no sabía cómo se abría… Me justifico diciendo que nunca he tenido que abrir el mismo, así que… Pero me dio apuro sí, más que nada por el cachondeo que se traía el técnico con el tema después ¬¬. ¿Qué consideras que es esencial en un escritor? Leer y ver mucho. Ser un crítico observador de la vida cotidiana y de los comportamientos del ser humano. Y lo más esencial e importante de todo:

da igual lo que escribas… jamás pongas límites a tu imaginación (esta es la regla número uno). Y ya por último ¿Qué le dirías a todos aquellos que desean sacar adelante sus obras? Bueno, no soy precisamente un ejemplo para dar consejo, porque no he publicado nada… De hecho, creo que no debería de estar respondiendo a esta entrevista, porque me considero escritora aficionada (hasta que consiga publicar mi primera novela). Pero su encantadora entrevistadora me lo ha pedido, así que tomadlo como un favor… Pero creo que el mejor de los consejos es jamás ponerte límites a tus sueños y nunca rendirte. No importa que te digan que no vales para escribir o que tu género elegido no es para un “best-seller”. Lo importante es que son tus historias y siempre habrá alguien que querrá leerlas. Así que… ¡seguid luchando! Muchísimas gracias por habernos concedido esta entrevista. Que sepas que siempre tendrás un rinconcito en nuestra revista para lo que quieras y que esperamos que algún día podamos comprar alguna de tus obras en formato físico. De nada y gracias a vosotros. Un placer cuando se trata de Prímula Studio, a los que espero que sigáis así y avanzando con esta calidad tan buena. La verdad es que creo que hay gente más cualificada que yo para ser entrevistada, sinceramente, y con más proyección que yo. Ojalá algún día sea capaz de decir que ya he publicado mi primera novela. Un abrazo■


Reseña: invierno, de olivia monterrey SINOPSIS: Tras la muerte de su padre adoptivo, Kira Maolan, una joven poseedora de un don especial, queda en manos de su malvada madrastra, quien la obliga a prostituirse en el burdel que regenta. La persona que la salva de esa traumática experiencia es Vartan Kritikian, enigmático hombre de oscuro pasado al que detesta, y que la lleva al castillo del señor de aquellas tierras, donde Kira se verá abocada a un mundo de tinieblas en el que sus habitantes guardan más de un secreto y nada ni nadie es lo que parece. Invierno es una historia de sentimientos, una metáfora del ser humano y de cómo un monstruo puede llegar a ser más humano que nosotros mismos y de cómo un ser humano puede convertirse en el monstruo más cruel. Con una preciosa edición cuya portada ha enamorado a cuantos han podido sostener la obra entre sus manos, el interior no se queda para nada atrás en los comienzos de los capítulos, con un diseño elegante. La historia es narrada por Vartan, un hombre de lo más llamativo de ojos azules y cabello blanco que, como cada anochecer, visita a Elisabeth en su burdel, lugar donde vive Kira, la cual parece repeler a vartan. Pero las cosas cambian por completo cuando el marido de Elisabeth fallece y esta, al no estar la muchacha ya bajo la protección del marido, decide utilizar a Kira para ganar dinero a su costa vendiendo su virginidad a un barón muy rico. Con esto Kira se ve obligada a intentar escapar de aquel lugar, comenzando la verdadera aventura.

Ediciones Babylon donde tenéis un pequeño contenido de muestra descargable para ir haciendo la boca agua ¿A qué esperáis para conocer la historia completa de Invierno?

Una novela que engancha desde las primeras páginas, con unos personajes muy bien construídos llenos de misterios, con unos pasados sorprendentes que van hilando perfectamente esta historia donde el amor es el eje central de la misma. Pero no os confundáis, aunque sea así esta historia está llena de fantasía, de seressobrenaturales y con una trama que va dando muchas vueltas conforme va avanzando, con giros inesperados, con tintes de terror y algo violentas, lo que la hace una novela muy completa. Chicos, 100% recomendada. Podréis encontrarla en formato físico y descargable en Ediciones Babylon. Y si queréis leer algo de la novela antes de bajarosla, podéis hacerlo desde la propia página de

75


Hijos de Caín No beses su boca, si a media noche tú la ves Se volvió a gran velocidad, sorprendida de que algo le fuera a producir semejante quemazón en su piel. Algo le hizo un leve rasguño en sus ropajes, abriéndole una pequeña herida en la pierna, pero no vio siquiera qué fue. En acto de defensa, tensionó los músculos de su cara, haciendo que aparecieran sus afilados colmillos fuera de su boca al mismo tiempo que profería un bufido.

- La temporada de caza ha terminado, guarda tus colmillos.

En ese mismo instante un aullido insonorizó cualquier otro tipo de ruido ambiental, resonaba cerca, tan cerca como si estuviera a pocos kilómetros de ellos a pesar de encontrarse apartado el bosque más próximo. El hombre que parecía haber disparado se había parado delante de ella en esos momentos frunció el ceño y ella también, ambos se quedaron mirándose fijamente a los ojos por unos instantes, para posterior e instintivamente alzar la vista al cielo; Luna Llena. Ensimismados como estaban mirando el cielo, los dos pegaron un repullo al resonar un estallido en alguna parte de la ciudad, y vieron como una luz azulada ascendía hasta el cielo como si quisiera tocar las estrellas y en un acto reflejo Angus cargó su arma con la que momentos antes había disparado a Dawa. Y volvió a apuntarla...

- Para ti la temporada de caza acaba de empezar... - Dijo Dawa mostrando la mejor de sus sonrisas.

Angus parpadeó... “¿Dónde...? ... ¿Dónde está?” Se preguntó así mismo. Se giró sobre sus propios talones pero allí no había nadie..., salvo Sarchk hecho un ovillo en el suelo con las manos en la cabeza... El cazador levantó la vista al firmamento... Plumas negras caían levemente hacia su cara. Angus miró a Sarchk, no le producía mucho agrado su compañía, pero no tenía más remedio que llevarlo consigo. Por lo que lo levantó del suelo cogiéndole de un puñado por la especie de camisola amarronada que llevaba, haciéndole medio andar a trompicones hacía la salida de aquel agujero negro.

- Andando.

- ¿Dónde me llevas?... si me vas hacer daño te condenarás - decía Sarchk con una voz que a duras penas salía de su tráquea, Angus caminaba en silencio y seguía aguantándolo por la parte posterior con una mano y portando la pequeña ballesta en la otra, mientras, seguía oyéndole murmurar algo muy de fondo, miró la ballesta ...no tendría duda a la hora de volver a utilizarla y ésta vez no habría fallo intencionado. Poco a poco, se veía un poco de más claridad procedente de la calle, el final del callejón se encontraba cerca... - Quizás yo no pueda luchar contra ti, pero hay gente que estaría dispuesta hacerlo y mucho mejor que yo... y te lo advierto no me toques un pelo porque acabaras reducido a ....- Sarchk continuaba hablando y murmurando mientras caminaban. Y acabó por colmar la paciencia de su ‘’acompañante”, que apenas le dio tiempo para que terminara la frase cuando se encontraba de nuevo contra la pared, pero en una posición diferente; ésta vez casi besaba la piedra.

- ¿A cenizas? - dijo con voz grave Angus, acabando la frase por él- ¿quieres que te reduzca a cenizas


a ti? ... tu verás lo que haces, o sales vivo de aquí o duermes ésta noche en un ataúd, a mi me da exactamente igual, iré al infierno de todas formas, tú eliges. Silencio...en un resumen, esa sería la palabra más correcta y adecuada para describir el resto de camino del ‘’viaje’’ ; desde la terminación del callejón hasta ‘’La casa del buen hacer’’. Un laboratorio clandestino donde se podía aprender alquimia fácilmente ya que; allí, se encontraba uno de lo más solicitados expertos de toda la región: Orhis. El alquimista les vio aparecer, tenía la puerta entornada y aunque les hizo un gesto para que entraran con la mano, les recibió con un rostro descompuesto y pálido, parecía familiar de las ceras de las velas que tenía encendidas en candelabros en ciertos lugares en la pared, para evitar así la oscuridad reinante y no ocupar más espacio en las mesas, que dicho sea de paso; se encontraban hasta arriba de alambiques destilando cualquier sustancia, frascos de diferentes ácido y otros repletos de azufre, sal, azúcar y pequeños sacos con los que reponer estos, amén de otros enseres que le fueran de utilidad. En un rápido vistazo vio de nuevo un trozo de plomo nuevo y pensó para sí mismo...¿descubriría alguna vez como convertirlo en oro?. Orhis le hizo un leve gesto de espera con la mano y siguió con lo que seguramente estaría haciendo momentos antes de que ellos ‘’profanaran’’ su ‘’casa’’, dándoles la espalda: Reprimir a su alumna. Como una estatua se encontraba Sirthe, con la cara llena de hollín parada en frente de una de las puertas que daban al gran solar desierto (gracias al cielo), quién aguantaba la reprimenda de su profesor (merecida), por haberle cogido de imprevisto la bolsa que había adquirido recientemente de pólvora venida de China, gracias a un vendedor y un precio considerable después de un regateo con éste. - Por los aires... por los aires, podíamos a ver muerto todos, menos mal que te dio por echar un par de granitos... si te llega a dar por echarle dos puñados no terminan de recoger nuestros pedazos... ¿pero cómo se te ocurre echarle pólvora a la solución de azufre y vitriolo azul con alcohol, criatura?. - Yo... lo siento mucho -le devolvió una voz algo tímida y apagada de una niña de quince años pelirroja y con ciertas pecas a la altura del puente de la nariz y ambos lados de este.

Su mentor posó una mano sobre su cabeza en un gesto paternalista y burlón y le revolvió el pelo.

- Recoge el desastre que has armado anda y límpiate la cara, voy a atender a los señores.

Sirthe se quedó mirando a Sarchk, tenía un aspecto demacrado, los ojos ligeramente hundidos y con una tonalidad algo grisácea, flacucho y no mediría más del metro setenta, y las ligeras entradas se habían dejado ya ver, la boca la tenía medio abierta, en un intento de pronunciar algo:

– Así que... es cierto, la escuela clandestina de alquimistas existe....

Los ojos azules de Orhis se clavaron en los marrones de Angus y éste miró con desdén a Sarckh, al que volvió a coger en volandas, lo metió en una de las dos celdas que había en la habitación y lo cerró bajo llave: - Sí, existe y tú te vas a estar calladito si no quieres que te corte la lengua, la haga puré y luego te la dé de beber a sorbos. ¿Estamos?. Sarckh asintió rápidamente con la cabeza, y se quedó callado... genial, había estado a punto de morir por una vampira, casi acaba dentro de un ataúd o muy posible sin lengua... el tío de oscuro... imponía y no porque le sacara casi la cabeza e hiciera dos de él de anchura... el brillo de sus ojos revelaba que desde antaño había visto más cosas, de las que hubiera deseado a ver visto o sabido en toda su vida como ser humano. Dawa


Una Noche Entre el ruido de borrachos hablando y de botellas contra la mesa no podía concentrarse. Le dolía la cabeza, algo frecuente desde que había empezado a ir a ese lugar. Peter empezaba a estar ebrio, y la conversación de sus amigos era cada vez más absurda. Una noche normal de un día cualquiera. Desde que hace un año Eli, su mujer, había muerto en un accidente de coche, se pasaba todos los días de su miserable vida bebiendo con una panda de borrachos, a los que jamás llamaría amigos, en ese bar de mala muerte. Apestaba a alcohol y a sudor, el mismo olor que había en el piso que unas semanas antes de su muerte habían alquilado juntos. Un piso hermoso en el centro, con vistas a un parque. Quedó a medio decorar, y ahora parece una pocilga sucia y abandonada. Su rutina diaria era ir a trabajar, ya que debía de pagar el alquiler, comer y beber hasta olvidar. Alguna vez, en la estación de metro de camino al trabajo, había pensado en lanzarse a las vías y acabar con todo, con el sufrimiento del día a día, de enfrentarse a su nueva vida sin ella. Pero nunca había tenido valor para hacerlo. Observó a la gente del bar, los mismos de siempre quejándose de su estúpida existencia. Que si el trabajo es un coñazo, que si su mujer es una perra… odiaba a ese tipo de personas, personas que tenían un trabajo y a alguien en casa que les quería y se lo agradecían de esa forma. A veces veía como alguno de ellos le metía mano a alguna de las camareras o a las pocas mujeres que entraban en el bar. Y alguna vez conseguían ir a casa con alguna de ellas. Eran patéticos…. Era esa noche era diferente. Lo notaba en el ambiente. En una de las mesas más alejadas y oscuras había un grupo que nunca había visto. Tres hombres y dos mujeres. Eran diferentes, no parecían encajar en ese lugar. Una de las mujeres, una preciosidad castaña de ojos azules le miraba. Peter bajó la vista y contempló su casi vacía cerveza. Desde que Eli murió, no había mirado nunca a ninguna otra mujer, no de esa forma. Deseándola. -¿Quieres otra? –le dijo una de las camareras del bar. -Si por favor… -puede que fuera un borracho, pero aún tenía modales.

La mujer volvió poco después con otra cerveza y Peter continuó bebiendo.

No prestaba atención a la conversación de sus compañeros de borrachera. Miró de nuevo a la mujer, ella también le estaba observando. Bajó la vista por instinto. ¿Qué le ocurría? No es que no fuera atractiva, pero también había visto mujeres atractivas todo este tiempo y no se había sentido así. Mezcla entre deseo y culpabilidad. Culpabilidad por deshonrar la memoria de Eli. A los meses de su muerte, cuando empezó a caer en el mundo del alcohol, muchos de sus antiguos amigos y familiares le habían dicho que levantara cabeza, que ella no querría verle así, hundido y con una depresión que casi no le dejaba moverse de la cama. Les hizo caso, en parte. Volvió al trabajo, pero los niveles de alcohol en su cuerpo iban subiendo más y más. Y jamás había mirado a otra mujer. Pero ella era diferente. Levanto la cabeza y la miró de nuevo. Ella le sonrió y Peter noto una extraña sensación en el estomago. Se había puesto nervioso. No le devolvió la sonrisa, pero levanto su cerveza en forma de saludo. Ella susurro algo a la chica de su lado y las dos le miraron. Peter volvió a mirar su botella. Puede que se estuvieran riendo de él. Del típico fracasado de bar. Y eso no le gustó. La camarera le sobresaltó al acercarse a él. -Te han invitado a otra cerveza. Esa mesa de allí – señaló la mesa del extraño grupo. -Diles que gracias –gruñó mientras la cogía, sin dejar de pensar que le estaban tomando el pelo.


No le gustaba esa sensación. Se había convertido en sólo una sombra del hombre que había sido antaño. Del hombre que Eli había amado. Si ella lo viera ahora…. Se sentía avergonzado de haber acabado así, pero no lo pudo evitar. El dolor y la pena lo habían consumido hasta llegar a ser una burla de si mismo, un bufón, un borracho. Miró a la mujer instintivamente, ella no apartaba sus ojos de él. Le hizo señas para que se acercara a su mesa, pero no se atrevía. Sólo iban a reírse de él. Negó con la cabeza, ella le miró con tristeza. El resto de la noche fue un cruce de miradas entre el bellezón de cabello castaño y él. Llegó a pensar que le podía gustar, y es que a pesar de haber acabado así, conservaba algo de su encanto natural. Era alto y atlético, aunque habían empezado a sacar algo de barriga por culpa de la cerveza. Cabello rubio ceniza y ojos avellana. La noche fue pasando, y ninguno de los dos se movió de su mesa. Cuando ya eran las tres de la mañana, Peter decidió marcharse. -Bueno chicos, a sido una gran noche, pero debo irme a descansar un poco o mañana llegaré tarde al curro. –los demás ni se inmutaron, como de costumbre. Salió del bar y fue hacia un callejón cercano, siempre iba por allí, era un atajo a su casa. Estaba inquieto. Era una noche sin estrellas, y a pesar de la luz de las farolas tenía un aspecto aterrador. Empezó a caminar cada vez más deprisa, mirando a los lados. No estaba muy lejos de su casa pero aun le quedaban unos diez minutos para estar a salvo en ella. Noto un movimiento a su espalda, se giró sobresaltado.

-¿Quién anda ahí? ¡¡Sal cobarde!! –dijo, pero no obtuvo respuesta.

Peter retomo su camino a casa, cada vez más nervioso. Algo le inmovilizo. Le tenía cogido del pecho. Miró y unos brazos delicados de mujer lo habían envuelto en un abrazo del que no podía escapar. No entendía como algo a la vista tan frágil podía tener tanta fuerza. Intentó soltarse, sin éxito. -Es inútil, será mejor que no te resistas, créeme. –dijo una voz seductora. Ella apoyó su cabeza en su hombro, y vio su perfecto perfil. Era la mujer del bar. -¿Pero que coño haces? ¡¡Suéltame puta!! –se zarandeó sin éxito. -Te he dicho que no te resistas…..-lo cogió con más fuerza. Peter dejó de intentarlo, no sabía porque, pero ya no tenia ganas de luchar contra ella. La miró de nuevo, ella le estaba sonriendo, pero no como antes, sino como quién tiene hambre y ve un buen chuletón en un restaurante. Notó como algo punzante se le clavaba en su cuello y su vida empezó a abandonar su cuerpo. Ella estaba bebiendo su sangre con tanta ansia que en pocos segundos estuvo mareado. -¿Por….que? –dijo Peter - ¿Por qué a mi…? Ella apartó su boca de su cuello y le susurro en el oído. -Porque lo estabas pidiendo a gritos. Porque ya estás realmente muerto. –siguió bebiendo su sangre. Hacia tiempo que no luchaba. Sólo dejaba que ella acabara rápido con su vida. Era algo que deseaba desde hace tiempo, pero que nunca se había atrevido a hacer. Pero esa noche todo acabaría. Su sufrimiento. Su miseria. Cerró los ojos y vio a su mujer. Eli, la hermosa Eli, que le fue arrebatada de su lado demasiado pronto. Abrazo su destino, abrazo la muerte, y en pocos minutos, se reuniría con el amor de su vida. Al día siguiente encontraron su cadáver en un gran charco de sangre, con una fea herida en el cuello, pero con algo curioso, una media sonrisa en sus labios. Todo había acabado. NOMBRE O ALIAS: Rain Cross CIUDAD DE ORIGEN: Barcelona TEMÁTICA: Terror, Intriga, Vampiros. WEB: http://elsotanoencantado.blogspot.com.es CONTACTO: https://twitter.com/Rain_Cross


Dragon Nindenn-Ka-Yh II Prólogo: El adiós de un héroe Pensaba que todo había acabado por fin, pero esta pesadilla no ha hecho más que comenzar. La Leyenda Negra de Streeyh. Esa fue la causa de la muerte de mi padre. Acabó siendo consumido por su lado oscuro, igual que me ocurrirá a mí. Soy Kirah Murako, y esta es mi historia. Pese a que ya derroté a Excoya y a mi demonio interior, la oscuridad seguía creciendo en mi alma. Esa bruja no me contó toda la verdad. El ritual de la invocación no sólo despertó a mi lado oscuro, sino que arrojó sobre mí una terrible maldición: La Maldición de la Oscuridad. No importa lo que haga, pues esa maldición hará que la oscuridad crezca constantemente en mi corazón hasta que mi lado oscuro me consuma el alma. Por esa razón no tuve más remedio que marcharme en busca de una manera de destruir la maldición, para no hacer daño a mis seres queridos. Poco tiempo después de mi partida fui atacado y apresado por un grupo de mercenarios, Death Angel. Su objetivo era vendernos como esclavos a otros compañeros y a mí mismo para luchar en la Arena de los Juegos en Khalim, el planeta natal de los hombres tigre. Cuando todo parecía perdido, el arcángel Uriel intervino para salvarnos. Uriel también era conocida como Teykko, el Oráculo de Fudén. Esta era la deidad protectora de Gaia. Uriel me adiestró y me enseñó a dominar la oscuridad. Un año después recibí la visita de Pow, Sheevela y Derkel. Pow había usado su condición de miembro de Dragon Force para seguirme la pista. Mis viejos camaradas le habían acompañado, mientras que mi hermano, la princesa Hazulka y otros habían decidido buscar por su cuenta para cubrir más terreno. Finalmente regresé a Draconia, donde Sheevela y yo fuimos coronados reyes. Poco tieppo después Pow regresó con noticias de Kaly, Hazulka y su grupo. Tenía la misión de investigar unas ruinas en Gaia en las que la ong Sky-Heaven había descubierto una fuente de energía casi infinita. Al parecer, Kaly había sido visto cerca de allí y Death Angel también estaba interesado en las ruinas. No perdí más tiempo y rápidamente forjé una alianza con Pow y Dragon Force. Junto a mis antiguos compañeros y varios soldados partí hacia Gaia para destruir a Death Angel. Durante el viaje a Gaia, me vi acosado por unas sombrías visiones: un siniestro jinete negro emergiendo de las llamas. Iba cubierto con una capa oscura, cuya capucha arrojaba una sombra que cubría su rostro. En aquel momento no podía saberlo, pero muy pronto iba a conocer a ese espeluznante jinete muy bien, quizás demasiado...

La alianza con dragon force: un nuevo episodio Pow trajo a Rune-City a un poderoso ejército de draconianos para que ayudasen a Dragon Force a luchar contra Death Angel. Así, en el Templo de Fudén nació la alianza entre humanos y draconianos. Su principal foco de interés era un hombre conocido como ‘Jinan’, el enlace de Death Angel en Gaia. Varios agentes de Dragon Force se encargaron de las tareas de espionaje, mientras que los soldados draconianos presionaban a los efectivos de Death Angel en los campos de batalla.


Tras varios meses de esfuerzo, los espías supervivientes regresaron con una desalentadora información: Jinan era en realidad Jin Anfa, el presidente de la ong Sky-Heaven. Oficialmente Sky-Heaven suministraba energía a prácticamente todo el planeta, luchaba contra el hambre e intervenía como mediador en los conflictos a fin de hallar una solución pacífica, por no hablar de que financiaba la propia Agencia de Protección Universal: Dragon Force. Sin embargo, las pruebas eran desgraciadamente evidentes: Sky-Heaven era una tapadera de Death Angel, cuyas principales ocupaciones eran la conquista de otros planetas, y el tráfico de armas y esclavos. Jinan había descubierto unas ruinas cerca de la Cueva Gaia, donde Sheng e Ylak habían encontrado el mapa que les llevó a Dracorum a través de la grieta temporal hace trescientos años. Esas ruinas hablaban de una fuente de energía capaz de controlar el poder del Chaos y los Draconianjin oscuros. Poco a poco, los esfuerzos de Jinan y Death Angel por hacerse con el objeto que yacía en las ruinas eran tan evidentes que Sky-Heaven simuló contratar a Death Angel como medida de protección y disuasión ante supuestos ataques terroristas y grupos radicales. Este movimiento provocó que un gran número de opositores se uniera a Dragon Force en un intento de desvelar la verdad detrás de Sky-Heaven. Así pasaron cuatro años de conflictos y Jinan estaba cada vez más cerca de la fuente de energía que andaba buscando, lo cual nos lleva hasta nuestros días...

CAPÍTULO 1: Tres nuevos ángeles Era un bosque frondoso y verde, de los pocos que quedaban en Gaia, un planeta sacudido por la industria y el yugo de los avances tecnológicos. El nublado y grisáceo cielo que cubría la mañana hacía que soplara un viento fresco y agradable en aquel día de primavera. El bosque hacía las veces de patio trasero de una mole de hormigón, mineral de kherio y un blindaje de vlario, el metal más resistente del Universo. Cerca de la puerta, un pequeño estanque daba cobijo a los miles de peces que nadaban en sus tranquilas aguas. Próximo a este destacaba también la presencia de un majestuoso árbol de tronco robusto y fornido, con multitud de ramas que parecían querer inclinarse a beber. De pronto una luz casi fantasmal iluminó un claro del bosque. A esto le siguió un estruendo que estremeció las aguas del estanque y espantó a varios pájaros, que echaron a volar en busca de un nuevo refugio. Un joven cayó de rodillas para después apoyar las manos embutidas en guantes negros de cuero mientras jadeaba de agotamiento. Las gotas de sudor resbalaban por su cara hasta acabar estrellándose contra las briznas de hierba. Una mano enfundada en un guante oscuro y recubierto por un brazal del mismo tono le ofreció ayuda para levantarse. El joven de pelo negro jadeó un par de veces más y después aceptó el ofrecimiento. Finalmente se encontró cara a cara con la persona que lo había ayudado. Allí estaba, sonriente, Kirah. —Lo has hecho muy bien, Pow. —Si no estuviese tan cansado no lo habrías esquivado tan fácilmente —respondió Pow mientras se secaba el sudor de la frente con el dorso de la mano. Kirah sonrió. —Bien, descansa un poco. Pronto nos tocará entrar en acción. No es bueno que vayas agotado. El comunicador de Pow pitó, tirado en el suelo. —¿Ves? —sonrió Kirah, medio en broma, medio pícaro. Pow se agachó para recogerlo y contestar. El joven frunció el ceño. —Allí estaremos. —¿Qué ocurre? —preguntó Kirah abandonando todo rastro de humor. —Por lo visto Death Angel ha contratado a tres nuevos reclutas especialmente peligrosos. Expertos en explosivos y armas de largo alcance. Van a participar en unas maniobras en el centro de operaciones que Death


Angel tiene en el barrio industrial. Kirah asintió. —Entiendo. Nosotros somos los que estamos más cerca en este momento. Saldremos en cuanto estés listo. Prepárate. Pow se acercó a una roca cercana para recoger su equipo: un par de pistolas ‘Enforcer’ con opción de tres disparos simultáneos, un chaleco de blindaje ligero que colocó sobre su camiseta de manga corta y una gabardina de cuero. Todo ello hacía un conjunto de color negro que definía el estilo de Pow. Finalmente recogió la espada shinobi que Kirah le había entregado, Izayoi. Se quedó unos segundos mirándola y después la ocultó bajo su gabardina. Después se giró para encontrar la mirada de Kirah. —Estoy listo, maestro. El barrio industrial era una de las zonas más pobres y contaminadas de Rune-City. El humo negro proveniente de las chimeneas de las fábricas cubría con un telón espeso el cielo y cargaba el ambiente con un fuerte olor. El color gris metal de las calles tan sólo se veía interrumpido por los cientos de obreros que trabajaban aquella ajetreada mañana. Las sirenas y aullidos eran la melodía de cada día, y a partir de ciertas horas era un barrio muy peligroso, prácticamente como cualquier suburbio. El centro de operaciones aterraba tan sólo con reposar la vista en él. Una fachada, fría, oscura y siniestra se alzaba ante un pequeño patio rodeado de una verja electrificada y muros de vlario. Varias torres de vigilancia y cámaras de seguridad armadas hacían las veces de centinelas junto a dos soldados que flanqueaban la puerta principal. Parecía estar ahí para recordar a toda la desdichada gente que tenía la desgracia de ganarse la vida en ese sector, que estaba bajo la atenta mirada de Death Angel. La mayoría de edificios, incluidos algunos puestos de policía y guardias locales, tenían alguna que otra pintada a modo de protesta o de simple gamberrada, pero el centro de operaciones estaba totalmente pulcro, lo cual acrecentaba más el miedo de la población. Un vagabundo apareció tambaleándose desde una esquina del centro de operaciones y se iba acercando a los guardias. Sus patosos movimientos y el olor a alcohol que desprendían sus ropas y su barba castaña sugerían que se había pasado bebiendo. Sus inciertos pasos lo llevaron a chocarse contra uno de los centinelas. —¡Eh! ¡Mira por dónde vas, gilipollas! —replicó el soldado mientras lo derribaba de un empujón. El otro soldado se rió burlándose mientras trataba de encontrar la identidad del borracho usando una opción de la interfaz del visor de su casco. —Es una rata de cloaca sin identidad, vamos a divertirnos con él. Su compañero miró con desprecio al vagabundo tirado, que ahora hacía gestos para que lo ayudasen a levantarse. Cambió su expresión a sonrisa burlona y cogió al borracho de las solapas para levantarlo bruscamente. —No eres muy listo presentándote así aquí, ¿eh? El vagabundo sonrió y le quitó el casco con un rápido movimiento. Acto seguido echó a correr calle abajo como si estuviese tan fresco y en plenas facultades. Dobló la esquina y se metió por un angosto y oscuro callejón. El guardia sorprendido se quedó unos segundos mirando con una mezcla de perplejidad, frustración y asombro. —¡Será hijo de puta! —acertó a decir por fin. Su compañero empezó a correr antes de decir nada. —¡Vamos a por ese cabrón! Los dos soldados iniciaron la persecución del supuesto borracho. Al entrar en el callejón dos pistolas aparecieron junto a sus cabezas desde las sombras.


—¡Mierda! —se lamentaron. Pow salió de las sombras y utilizó la función de munición no letal para dejar sin sentido a ambos guardias con dos disparos de su par de Enforcers. El vagabundo se quitó las ropas y la barba de pega para emerger como Kirah. —Bien hecho, mi joven discípulo —dijo mientras se acercaba a los dos soldados derribados. Pow enfundó sus armas. —‘¿Joven discípulo?’. Si soy casi tres años mayor que tú. Kirah buscó la mirada de Pow con gesto de burla y broma. —Un detalle sin importancia. Pow suspiró. —Cojamos sus uniformes y atemos a estos capullos antes de que despierten. Una vez que estuvieron listos, a Kirah le asaltó una duda. —¿Cómo vamos a entrar? Pow sonrió con tono chulesco. —Caminando y por la puerta principal. Con dos cojones. Sacó un dispositivo similar a un pequeño ordenador. Kirah frunció el ceño, extrañado. —¿Y eso? —dijo inclinándose interesado por el aparato. Esta vez fue Pow quien habló bromeando y burlándose. —Eso es un tocapelotas. Kirah gruñó ligeramente en señal de protesta. Pow sonrió. —No te enfades, maestro. Sólo era una broma. Con esta maravilla podré sabotear la seguridad de la puerta principal. Así podremos entrar como si no pasara nada. Kirah asintió convencido. —Perfecto. Tras sabotear la seguridad de la puerta y colarse en el patio, Kirah y Pow consiguieron acceder al interior del recinto. Una pasarela suspendida sobre un abismo de cables, tuberías y demás parafernalia industrial les daba la bienvenida. Por fuera se veía claramente que el centro de operaciones tenía varios pisos de altura, pero los pisos inferiores parecían penetrar casi en el mismo corazón del planeta. Un ajetreo de soldados, androides, y vehículos bailaban una caótica danza para cumplir sus diversas tareas. La pasarela se dividía en dos en su punto medio, por lo que tenían que tener cuidado de no ir por el lugar equivocado. Un fallo y no saldrían vivos de allí. Kirah tomó aire y después lo soltó con cuidado y resignación. —Bien. Tratemos de no llamar la atención. Mira el mapa y dime por dónde vamos. Pow consultó uno de esos aparatos de alta tecnología que tan poco gustaban a Kirah y lo manipuló unos segundos. —Para llegar al centro de mando tenemos que pasar por el ascensor de máxima seguridad en este piso. Según esto debemos girar a la izquierda y a continuación seguir recto hasta la sala del ascensor.


Kirah asintió. —Vale. Echemos un vistazo. —Pero, maestro. Ese ascensor no podremos usarlo así por las buenas. —Seguro que hace falta un código de seguridad —replicó Pow. —¿No puedes saltarte la clave? Un soldado interrumpió la conversación. —¡Eh! ¿Tenéis algún problema? Pow apretó los labios y procuró no cerrar los ojos. «Mierda, estamos fritos», pensó mientras se esforzaba por no parecer demasiado nervioso. Kirah acertó a contestar al soldado. —No. Sólo es que nos toca el turno de vigilar el ascensor de seguridad y no sabemos dónde está. El soldado que les había interrumpido reflejó una amplia sonrisa y a continuación los agarró por los hombros. —¡Por fin! Últimamente no sé qué pasa. El cambio de guardia se hace mal y a destiempo. En fin. La sala del ascensor está por el pasillo de la izquierda. Acto seguido se hurgó en uno de los bolsillos del uniforme y sacó una tarjeta. —Esta es la tarjeta de acceso. Kirah le devolvió la sonrisa y aceptó la tarjeta. —Gracias, compañero. Kirah y Pow se despidieron del soldado y se dirigieron al ascensor, por donde este les había indicado. Una vez delante del ascensor, Kirah deslizó firmemente la tarjeta por la ranura hasta oír un satisfactorio pitido de confirmación a la par que se encendía una luz verde en el panel cercano. Ambos procuraban guardar silencio y aparentar normalidad mientras contaban los interminables segundos que pasaron hasta la llegada del ascensor. Por fin llegó y los dos impostores se aventuraron a su interior tratando de disimular su ansia. Una vez dentro, ambos apoyaron la espalda frente al muro opuesto a la entrada. Pow suspiró y dejó salir de sus labios un leve balbuceo sin apartar la vista del frente y aún con algo de tensión. —No puedo creer que haya funcionado. —Ni yo —añadió el draconiano con tono incrédulo. Justo cuando la tensión abandonaba sus cuerpos al ver cerrarse la puerta del ascensor, unos dedos impidieron que estas se cerrasen del todo. Volvieron a abrirse para dejar entrar al soldado que les había entregado la tarjeta. —Un momento. ¿Cuál es el código de seguridad de esta zona? —preguntó con tono amenazante, mientras terminaba de colarse en el ascensor y las puertas se cerraban a su paso. Kirah reaccionó y le dio un fuerte puñetazo. El soldado quedó fuera de combate al instante. Pow miró a su maestro con cara de asombro, pero el draconiano le interrumpió antes de que pudiera decir nada. —Esta conversación no iba a ninguna parte. El ascensor se paró y las puertas dejaron de sujetar al soldado inconsciente revelando un pasillo de hormigón débilmente iluminado. El tipo de puertas que se repartían a ambos lados y el olor a podredumbre les llevó a deducir rápidamente dónde estaban. —Creo que estamos en los calabozos, maestro —señaló Pow. —Eso parece. Aunque por el olor no creo que podamos rescatar a ninguno.


Mientras avanzaban por el pasillo una voz que sonaba anciana y decrépita les gritó desde el interior de una celda. —¡Sacadme de aquí de una puta vez, cabrones! Kirah se inclinó para hablar a través de la leve rendija que había en la puerta. —¿Quién anda ahí? La voz se enojó aún más. —¿Ahora quieres cachondearte? Malditos perros cobardes. Kirah hizo un gesto con la cabeza indicando a Pow que se acercara un poco y que le cubriese en caso de ser necesario. El discípulo hizo lo que le ordenó su maestro y desenfundó una de sus pistolas. La dejó preparada a media altura, apuntando ligeramente hacia abajo. De este modo estaba en una posición relajada, pero que le permitiera actuar con rapidez en caso de necesidad. El draconiano escudriñó como pudo el interior de la celda. Lo que pudo atisbar entre las sombras era una figura encorvada y delgada, que tosía a causa de algún problema respiratorio. No parecía amenazante, de modo que Kirah le susurró a través de la rendija. —Escuche. No somos soldados de Death Angel. Estamos con Dragon Force. —¿Dragon Force? ¡Tenéis que sacarme de aquí! —suplicó el preso desesperado mientras se acercaba a la puerta. Pow le apuntó a la cabeza rápidamente en un acto casi reflejo. —¿Quién es usted? —Cálmate, hijo. Si me matas no podré contestarte. Kirah trató de calmar la situación. —Lo siento mucho, señor, pero no queremos correr riesgos. Responda o le dejaremos aquí. El encarcelado suspiró. —Soy el doctor Leo Hyldan. Death Angel me capturó para obligarme a fabricar una bomba táctica penetrante de superficie. Pow puso cara de precaución y asombro. —¿Ha dicho ‘Leo Hyldan’? —El mismo. Trabajé con vuestro comandante en el departamento armamentístico antes de que le ascendieran. Pow enfundó el arma y se dispuso a manipular su aparato electrónico a fin de abrir la celda. —Lo siento, señor. Enseguida le sacaré de ahí. Kirah parecía algo preocupado. —¿Por qué una bomba? ¿No deberían ser capaces de desarrollarla por sí solos? ¿Qué tiene esta de especial? Hyldan contestó raudo. —Estoy a punto de descubrir una aleación que pueda penetrar cualquier blindaje, incluso el vlario. Esos cabrones descubrieron algo muy gordo en las ruinas de la cueva Gaia, pero por lo visto está recubierto de un blindaje muy fuerte. Sky-Heaven quiere que fabrique una bomba en miniatura para destruirlo y no llamar la atención. Además han contratado a un experto en explosivos para supervisar el montaje final. Kirah asintió y sacó conclusiones.


—Ya veo. Así que esa es la razón de que después de tanto tiempo aún no hayan sacado nada de ahí abajo. Justo en ese momento la puerta se abrió tras un sonido que emulaba a una cerradura liberando sus ataduras. Pow miró al final del pasillo. —¿Sabe dónde pueden estar llevando a cabo las maniobras? El anciano doctor asintió. —En el nivel inferior, el ascensor está doblando la esquina de este pasillo. Allí tienen un pequeño campo de pruebas. Pero para poder usar el ascensor necesitáis una autorización especial: deberéis pasar un examen de retina, de huellas dactilares, reconocimiento de voz, ritmo cardíaco, y en general de todos los biorritmos. Pow se lamentó. —¡Mierda! ¡Biometría! El anciano sonrió. —No te preocupes, joven. Yo puedo acceder al sistema. Soy parte del grupo de investigación. Sus dos libertadores se sumaron a la sonrisa de satisfacción y los tres se encaminaron hacia el ascensor que había comentado Hyldan. Gracias a este accedieron sin problemas pero, mientras bajaban, Pow notó que su maestro no estaba relajado. —¿Qué ocurre, maestro? —¿No te ha parecido todo demasiado fácil? Es como si estuviésemos yendo directos a una... Las puertas del ascensor se abrieron para revelar una enorme sala de entrenamiento con varios niveles de altura, cabinas de control y extraños aparatos, aparte de varios fusiles de electrones apuntando a sus cabezas. — ...trampa. De entre los soldados surgió un joven de pelo corto y rubio, con un uniforme de combate rojo. Coincidía con la descripción de uno de los tres nuevos reclutas: Narof Kigen. Avanzó aplaudiendo y con una sonrisa burlona. —Vaya, los agentes de Dragon Force no sois muy listos. Aunque he de reconocer que este robot es uno de los mejores que he fabricado jamás. Kirah y Pow se giraron hacia el supuesto doctor con cara de incredulidad. Este les dio un fuerte golpe a cada uno con sus dos brazos y los derribó. Narof volvía a mofarse de ellos y le dio una patada a Kirah en el estómago. —¿En serio pensabais que ibais a llegar tan lejos? El doctor Hyldan es nuestro prisionero, pero está aquí con nosotros, idiotas. Sacó un artilugio pequeño de uno de sus bolsillos y acto seguido obsequió a ambos prisioneros con sendas descargas eléctricas. Maestro y discípulo se retorcieron de dolor mientras un alto voltaje penetraba en sus cuerpos. Cuando la corriente cesó, Kirah hizo lo imposible por resistir el dolor y esto le provocó pequeñas carcajadas. Narof se inclinó con cara de incredulidad. —¿De qué coño te ríes, gilipollas? El draconiano siguió riendo unos segundos más antes de reunir fuerzas para contestar. —Deberías sazonarnos y guisarnos un poco antes de freírnos. Pow rió por el comentario de su maestro y trató de seguir el juego. —¡Es verdad! Estaremos más sabrosos.


Narof asintió mirándolos con desprecio y arrogancia. —Os creéis muy graciosos. Volvió a golpearlos y a continuación dio media vuelta. —¡Traed al doctor! La multitud de soldados se abrió y surgieron dos hombres que llevaban consigo a un anciano cansado, lleno de heridas y al borde de sucumbir por agotamiento. Kirah y Pow reconocieron enseguida a los captores del viejo: una enorme masa de músculos de pelo oscuro y ojos penetrantes vistiendo un uniforme blanco, PillTak Nomun, y un neerah1 de piel y cabellos verdosos con rasgos algo dulces, incluso aniñados, vistiendo un uniforme oscuro, Aghast Bloodson. Eran los otros dos nuevos reclutas. El doctor fue arrojado al suelo junto a Pow y su maestro. Narof los miró tranquilamente con cara de satisfacción. —Matadlos. Cuando los soldados estaban preparando sus armas para ejecutar la orden de Narof, un estruendo sacudió la sala y cientos de soldados draconianos y agentes de Dragon Force surgieron de cada rincón para nivelar las fuerzas. El experto en tecnología y explosivos se asustó y se alejó junto con sus dos compañeros. Los demás soldados estaban confusos y no sabían hacia qué dirección apuntar sus armas. El conflicto no tardó en empezar y los tiroteos de ambos bandos dieron por fin comienzo. Kirah aprovechó la ocasión y, recurriendo a la gran velocidad que le brindaba su sangre Draconianjin, se movió a la velocidad del rayo para desarmar a un par de soldados de los que tenía más cerca y utilizar sus propias armas contra ellos, provocando así más confusión. Pow supo aprovechar esos instantes para desenfundar sus pistolas y hacer gala de una puntería sobrehumana para acabar con los soldados que suponían una amenaza más inmediata, al mismo tiempo que Kirah le asistía con certeros tajos de la espada Ribokan y el verdadero doctor Hyldan se quedaba paralizado por el miedo. —¿Por qué no has usado a Izayoi? Debes aprender a sentirte cómodo con la espada, Pow —preguntó el draconiano. —Porque no me gusta lo que eso significa, maestro. El robot que hacía las veces del anciano doctor interrumpió la conversación arremetiendo contra ellos. Antes de que ambos pudieran defenderse una espada despedazó al androide reduciéndolo a un amasijo de cables y chatarra. Un soldado draconiano apareció sujetándola. Cesó su pose de tensión tras el golpe final y se acercó a su rey. —Milord, el centro de operaciones es casi nuestro, procederemos a la captura de los tres operativos especiales del recinto. Kirah negó con la cabeza. —Muchas gracias, capitán Wada, pero prefiero que vos y vuestro escuadrón saquéis de aquí al doctor Hyldan y que tratéis de evacuar a los rehenes si es que los hubiese. Pow y yo nos encargamos de ellos. El soldado draconiano asintió y aceptó las órdenes de Kirah. El rey de Draconia buscó a Pow con la mirada. Este estaba introduciendo nuevos cargadores en sus pistolas. —No voy a usar la espada —dijo justo antes de lanzarse al ataque. Kirah suspiró con resignación y siguió a su discípulo. Narof fue el primero que les salió al paso. Disparó una descarga eléctrica contra Kirah. Este volvió a recurrir a su sangre Draconianjin para moverse a toda


velocidad. Con esto consiguió evitar el rayo y además realizar una fuerte carga con el hombro que derribó a su oponente. Mientras este caía, Kirah lo remató con una bola de energía espiritual justo en su vientre. Este ataque dejó a Narof neutralizado. Pill-Tak arremetió contra Pow como si fuese un toro. El joven agente de Dragon Force saltó por encima de él y se apoyó con una mano en la espalda de su enemigo para dar una voltereta y caer sin problemas. El gigantesco Pill-Tak giró y extendió el brazo para agarrar un cañón láser de mano, retráctil, escondido en su guante. Pow se apartó de la trayectoria del disparo con un giro rápido a la par que respondía al fuego de su rival con el suyo propio, iniciando así un baile acrobático de disparos y esquives. Finalmente, Pow logró conectar una patada frontal mae geri de su estilo de combate shotokan. Pill-Tak se dobló a causa del golpe. Pow lo golpeó nuevamente con un poderoso uppercut dirigido al mentón y el gigante cayó noqueado. Mientras Kirah luchaba en pequeñas escaramuzas contra los soldados rasos que le atacaban, Aghast se fijó en él. Concentró su energía espiritual y disparó una bola de fuego recurriendo al conjuro llamarada. Kirah sonrió y la desintegró con el poder de su mente. El neerah se enfureció y llevó su mano hacia atrás. Esta vez un conjuro de poderosos rayos hizo relampaguear la mano esmeralda de Aghast. Cuando el conjuro estuvo listo lo descargó con furia contra su adversario. El draconiano bloqueó los rayos con su espada, que ahora se encontraba rodeada por ellos. A continuación los reflejó de vuelta hacia su conjurador. Aghast repelió el ataque con una explosión de su aura y después lanzó una gran bola de fuego que alcanzaría tanto a Kirah como a su aprendiz. Cada uno saltó hacia un lado. Mientras estaba en el aire, Pow disparó dos tiros que destrozarían las rodillas de Aghast. Cuando Kirah aterrizó, usó la velocidad Draconianjin para correr rápidamente hacia Aghast. Este estaba cayendo de rodillas entre alaridos de dolor. Cuando llegó a su altura, el guerrero de Dracorum lo golpeó con una fuerte patada giratoria, la técnica senpukyaku. Esto dejó fuera de combate al luchador esmeralda. El resto de agentes de Dragon Force y del ejército draconiano lograron la rendición de lo que quedaba de las fuerzas de Death Angel en el centro de operaciones. Un importante golpe se había dado, pues jamás había caído una sola base de los mercenarios. Mientras Pow y Kirah arrestaban a sus tres objetivos, los soldados de Death Angel iban desfilando ante la triunfal alianza dejando tras de sí una pila de armas para acabar siendo detenidos con pocos problemas. Kirah cruzó los brazos y sonrió. —¿Qué ocurre, maestro? —preguntó Pow. —Nada. Estoy satisfecho. Por fin ha empezado el principio del fin de Death Angel. El capitán Wada regresó para presentarse ante Kirah. —¡Señor! Había varios reclusos. Todos han sido correctamente evacuados. Kirah tocó en el hombro a su capitán. —Excelente trabajo, capitán. Volved a la base y ocupaos de los prisioneros junto a los miembros de Dragon Force. El soldado hizo una reverencia en señal de aceptación. Kirah le devolvió el gesto y después buscó a Pow con la mirada. Este se encontraba en una cabina cercana observando unos paneles y reflejaba una extraña y pícara sonrisa. El draconiano se acercó a su pupilo. —¿Qué pasa, Pow? El joven miró a Kirah haciendo aún más amplia su sonrisa. —Si Death Angel vuelve a la zona, puede que trate de reconquistar su base. Pero no podrá tomar una montaña de chatarra, ¿verdad?


Kirah frunció el ceño en señal de confusión. —No te entiendo. Pow hizo uso de su faceta tecnológica para manipular una serie de paneles. Cuando acabó señaló con la barbilla una extraña plataforma circular conectada a un montón de cables. —Pon ahí a nuestros tres ‘angelitos’ y quédate con ellos. Es un dispositivo de teletransporte. Kirah hizo lo que Pow le pidió con algunas dudas. —¿Qué vas a hacer? Pow observó que no quedase nadie dentro de la sala y presionó un último botón para, a continuación, reunirse con Kirah en la plataforma. Una voz computerizada tronó por todo el centro de operaciones. —La secuencia de autodestrucción ha sido activada. Todo el personal dispone de veinte minutos para abandonar las instalaciones. Kirah miró a Pow con incredulidad. —¡¡¿Te has vuelto loco?!! Pow asintió y después disparó contra los mandos que había estado manipulando. —Puede, pero ya no tiene remedio. Kirah suspiró resignado y malhumorado. —Eres... —Ya lo sé. ‘Irrecuperable’ —lo interrumpió Pow mientras deslizaba los dedos por la terminal de control del teletransporte. Como un rayo de sol surcando el cielo y atravesando las nubes, aparecieron en el exterior de la base de Death Angel. Pow sonrió confiado y orgulloso. —¿Ves? Sin problema. Kirah negó con la cabeza ligeramente y se esforzó por armarse de paciencia. —Anda. Vamos al punto de recogida... Cuando llegaron a su destino, un grupo de agentes de Dragon Force se acercó a ellos. —Pow, Lord Kirah. Estáis bien. Alguien accionó el mecanismo de autodestrucción y al no veros salir empezábamos a imaginar de todo. Kirah miró a su pupilo. —Estamos bien. Todo controlado. Fuimos nosotros. Pow se hizo un poco el despistado y Kirah cambió de tema. —¿Podéis llevaros a estos tres a la base? Dos agentes se los llevaron a la parte trasera de una nave de transporte oculta detrás de unos contenedores y varias bolsas de basura simuladas. Pow respiró satisfecho. —Perfecto. Volvamos a casa. Kirah se quedó pensativo unos segundos. —Adelantaos vosotros. Enseguida os alcanzo. Pow lo miró de reojo y acarició inquietamente la empuñadura de Izayoi.


—Marchaos sin nosotros. No tardaremos.

Uno de los soldados asintió. —De acuerdo. Hemos traído sus uniformes. El slizer2 sigue aparcado donde lo dejaron. Maestro y alumno dieron las gracias a los agentes de Dragon Force y esperaron hasta quedarse solos. Pow se acercó al draconiano y le puso una mano en el hombro. —Maestro, ¿cuándo vas a dejar de guardarte tus preocupaciones y problemas para ti solo? Kirah suspiró y buscó la mirada de Pow. Por un momento dejaron de ser maestro y pupilo para ser confidentes el uno del otro. —Me preocupa lo que hayan podido encontrar en las ruinas. ¿Qué puede ser tan importante como para haber llegado a esta situación? Además, estoy preocupado por mi hermano. No sabemos nada de él todavía. Pow apartó la mirada y se fijó en las ruinosas calles grises y malolientes que los cobijaban sin terminar de creer a Kirah. —Me tomaría una copa. ¿Te apuntas? El draconiano asintió. —Sí, necesito un trago. Pow mostró una amplia sonrisa. —Perfecto. Conozco un garito. Es un tugurio en la zona de los suburbios. Te gustará. Kirah sonrió confiadamente, dejándose llevar por las bromas de Pow. Las primeras luces anaranjadas del epílogo del atardecer empezaban a teñir los tonos fríos y sucios de los suburbios. La gente mayor volvía a sus casas o improvisados refugios, los jóvenes iban de aquí para allá arrancando carteles de Sky-Heaven, se agrupaban frente a improvisadas hogueras hechas en bidones dentro de pequeños parques o iban a los bares a beber hasta casi el amanecer. Todo ello para rebelarse contra un relativamente permisivo toque de queda impuesto por Death Angel, ya que a estos no les interesaba perder más simpatizantes. Algunos monitores y altavoces desplegados por las calles comenzaban a emitir anuncios publicitarios y discursos del propio Jinan, alegando el porqué de sus actuaciones y respaldando que era lo mejor para todos. Pow y su maestro llegaron por fin al bar del que habían hablado: una pocilga maloliente de madera podrida a medio camino entre un Western Saloon y un bar de carretera con la más selecta clientela formada por ladrones, estafadores, pandilleros y demás escoria de los bajos fondos. El letrero parecía que estaba a punto de caerse, medio descolgado a causa del desgaste y los impactos de bala. Varios matones peleaban sacando a sus contrincantes fuera atravesando las ventanas. Kirah sonrió al ver el nombre del local. —El elegido. Curioso nombre. Pow sonrió también. —Sabía que te gustaría. Espera a verlo por dentro. A medida que se iban acercando más ojos se posaban en ellos y los seguían atentamente, como buitres esperando la carroña, hasta que entraron y se hizo el silencio. Tras unos breves segundos de estudio, los clientes del bar dejaron de interesarse por ellos y el ambiente fue recuperando paulatinamente la normalidad.

Las paredes acumulaban enormes costras de roña y manchas de sangre, las mesas estaban mugrientas,


los vasos daban la impresión de no haberse lavado en siglos y las peleas a consecuencia de las acusaciones de hacer trampas en los juegos de azar hacían las veces de espectáculo para cualquiera que buscase un poco de diversión. Pow inspiró cerrando los ojos y relajó los hombros al mismo tiempo que suspiraba de alivio y tranquilidad. —Hogar, dulce hogar. Yo crecí en este barrio, ¿sabes? Kirah observó el entorno y después miró a Pow. —Me extraña que pasaras de los dieciséis. Ambos rieron y después tomaron asiento. No tardó en llegar una camarera de mareantes curvas, llena de tatuajes y piercings, de largo pelo rizado y oscuro y con una mirada que dejaba entrever que sabía cuidarse sola perfectamente. —¿Qué va a ser? Pow respondió con una sonrisa de confianza y seguridad en sí mismo. —Lo de siempre, cielo. —¿Y tú? —preguntó la camarera mirando a Kirah fijamente. —Dame algo fuerte. La camarera dio media vuelta y se marchó a por las bebidas. —Enseguida os lo traigo. Pow buscó la mirada de su maestro y le mostró una sonrisa pícara. —Le has gustado. —No creo que a mi reina le hiciera gracia eso —respondió Kirah tratando de quitarle hierro al asunto. Pow insistió en pinchar a Kirah y continuó la sorna un poco más. —Vamos, maestro. Cuando te mira así una mujer siempre significa algo. Adoro esas miradas. Kirah se inclinó ligeramente hacia Pow, queriendo hacer más íntima e interesante su respuesta. —No creo que sea su mirada lo que te gusta de ella. —¡Touché! Los dos rieron mientras la chica regresaba con las bebidas. —Aquí tenéis. Ambos dieron las gracias y esperaron a que se fuera observando sus andares mientras se dirigía de vuelta a la barra antes de continuar con su conversación. —¿Qué te preocupa, maestro? No es sólo Kaly, ni tampoco las ruinas. Kirah dio un sorbo de su bebida y después respondió con la mirada perdida. —Es por esas visiones. Pow se interesó por saber más. —¿El jinete oscuro? Kirah asintió, —Sí. No me preguntes por qué, pero siento que mi destino está ligado a ese ser de algún modo. Y me da miedo que pueda controlar el mal que hay en mi interior. Además...


Pow interrumpió a su maestro. —¿Izayoi? Ambos se observaron unos instantes y finalmente Pow rompió el silencio. —Bueno. Si aparece le damos una paliza y a otra cosa. No podrá con nosotros. El draconiano sonrió ligeramente, aún con gesto triste. Pow le puso una mano en el hombro y trató nuevamente de animarlo. —¿Sabes lo que necesitas? Que Sheevela te haga unos arrumacos. Kirah sonrió y se puso algo colorado. Pow levantó la copa orgulloso y esperó a que su maestro brindara con él para beber un buen trago a continuación. Tras abonar la cuenta y salir al exterior contemplaron cómo su vehículo estaba completamente destrozado y desvalijado. Kirah miró de reojo y con una ceja levantada a su discípulo. —Suburbios... Pow se hizo un poco el despistado mirando hacia arriba y apretando los labios, como diciendo ‘huy’. Kirah miró al cielo. La negrura de la noche se mezclaba con la espesa contaminación, fundiéndose en un manto oscuro que lo envolvía todo. —A estas horas ya no llegamos tampoco a coger el tren. Llama a la base y pide que vengan a por nosotros. Pow sacó su comunicador y llamó a Dragon Force. —Aquí Kirah y Pow. Solicitamos una recogida en la zona de los suburbios, en las coordenadas que les estoy enviando, ¿me copian? —N… te h… …ído b…n. K… ah, P... w, ¿pod…s … … …? —Mierda. Fallan las comunicaciones. Kirah negó con la cabeza y se acercó al montón de chatarra que antes era un slizer. —Tecnología... Parece que tendremos que esperar hasta mañana. Pow se acercó a su maestro. —Hay un motel por aquí cerca. El draconiano giró para encontrarse con su pupilo. —No sé si fiarme más de ti hoy. Seguro que está lleno de rubias impresionantes. —Maestro, te recuerdo que tú ya tienes una morenaza de infarto, ¿en qué estás pensando? —Me refería a las cucarachas. —Bueno. Rubias no sé si serán, pero grandes seguro. Kirah quiso matarlo con la mirada. Finalmente ambos rieron y se encaminaron hacia el motel para pasar la noche. David Cabrera


Trampa Secuestraron en cierta ocasión a la princesa de un famoso y alejado país, conocido por su tranquilidad y por su política de paz. Muchos se ofrecieron para rescatarla, pero todos sirvieron de almuerzo al voraz monstruo que había raptado a la doncella. Un simple, aunque noble y valiente, caballero, sin ningún talento especial, sin ninguna característica particular, partió en pos de salvar a la dama y devolverla al lugar al que pertenecía. La travesía que emprendió fue duradera y poco amena, tuvo que afrontar calamidades de las que por poco no escapa; sin embargo, logró salir ileso. El monstruo había establecido su guarida en unas antiguas ruinas. No le costó nada tropezarse con el ser escamoso que había venido a degollar, un enorme lagarto color turquesa de aspecto temeroso y diabólico. Tras unos hábiles mandobles, ejercitados por los rápidos movimientos de sus brazos, terminó despojando a la criatura de su vida. El caballero pensó que no fue tan complejo como había supuesto al inicio de su aventura. Ahora sólo restaba la tarea de encontrar a la princesa. - Vaya - exclamó una voz femenina a sus espaldas -, eres el primero que hace eso. Ahora no podré seguir aquí, que pena, pobre criatura.

- Princesa, no deberías sentir lástima ante tal aberración.

- ¿Princesa?

El caballero percibió entonces que el lagarto estaba encadenado con gruesas cadenas y unos grilletes oprimían sus extremidades. Tal vez eso facilitó la matanza de la bestia.

- ¿No eres consciente de que has hecho? Ese reptil era la princesa.

- ¿Qué quieres decir? Eso es el monstruo - masculló.

- No, las apariencias engañan, el monstruo soy yo. ¿Quién dijo que la princesa fuera de tu misma raza humano? Lo último que captaron sus ojos, fueron las imágenes de lo que el monstruo no había deseado tomar de los hombres, las sobras de la comida, un puñado de huesos y sus armaduras y pertenencias. Sintió una mordedura invadiendo su cráneo; allí, en el lugar donde tantos cayeron en la idéntica trampa una y otra vez.

NOMBRE O ALIAS: Manuel Hitos Rodríguez CIUDAD DE ORIGEN: Granada TEMÁTICA: Fantasía WEB: http://bakanowritter.blogspot.com.es/ CONTACTA: https://twitter.com/BakaNoWritter


Sorte Strega PRÓLOGO Cuando el teléfono sonó sobre la cómoda de aquel pequeño y oculto ático, con su incesante y metálico sonido yo ya sabía qué es lo que pasaría. Venían a por mí... y si no hacía algo, no me quedaría demasiado tiempo de vida. Otra vez. Aún así, recorrí con grandes zancadas el espacio que me separaba del teléfono y lo descolgué, una voz susurrada, profunda y masculina me esperaba al otro lado, la misma que otras veces me había advertido del mismo peligro que corría en aquel momento, y pronunció las palabras que había tratado de evitar en estos últimos cinco meses: “Han encontrado tu paradero, será mejor que salgas de allí ahora mismo, estarán allí en menos de una hora.” “¿A dónde voy? ¿Qué hago?” No sabía por qué siempre hacía las mismas preguntas cuando siempre obtenía las mismas respuestas: “Has pensando mucho en esa posibilidad, ambos sabemos que tienes una vía de escape.” “¿Estaré bien?” Preguntarle, hablar con esa voz era lo único que me mantenía cuerda en esos momentos, y él parecía saberlo por eso sabía exactamente qué es lo que quería oír, aunque yo nunca lo hubiera expresado en palabras. “Lo estarás.” “¿Me... encontrarás?” “Sin duda... -el silencio se alargó en nuestra conversación más segundos de los que realmente podía permitirme y al final dijo.- Venga, corre.” Y así lo hice, sin mirar atrás, con una encasa maleta y a mitad del día. No era la primera vez que lo hacía, y siempre deseaba que fuera la última vez, pero nada había certero, ni tan siquiera el hecho que llegaría a salir a la calle. Mientras llamaba a un taxi en una calle algo más concurrida ,unos metros más abajo de la callejuela por donde se entraba a mi edificio, pedí mentalmente un poco de suerte para mi persona, la misma que los demás obtenían de mí, que extraían como sanguijuelas, para salir una vez más de aquel a debacle sana y salva. “¿A dónde, signorina?” Dijo el taxista con un acento muy marcado del sur. “A la estación de Termini.” Respiré hondamente tratando de apaciguar los desbocados latidos de mi corazón mientras me arrebujaba con mi maleta en el asiento trasero del vehículo. En pocos minutos estaría en la estación de tren y sobre la media noche llegaría a Venecia. CAPÍTULO I No siempre había sido así, mi vida no siempre había sido un devenir de momentos y circunstancias arremolinadas por un destino que me hostigaba sin dejarme tomar aliento. ¿O si? ¿Realmente podía decir que nunca había sido presa de una broma pesada del destino? ¿Cómo podía decir eso cuando nací con aquel don que tantas muertes habían atraído a mi lado? ¿Cómo podía creer que nunca había sido obligada a vivir de una manera determinada cuando yo nunca había podido optar por vivir “una vida normal”? ¿Cómo podía ser tan


ingenua cuando yo misma sabía que mientras viviera no sería libre? El revisor me devolvió el boleto de tren mientras me observa de aquella manera que todos los hombres lo hacían, desde el rabillo del ojo, entre el temor y el deseo, y yo lo cogí de manera cansada mientras me acurrucaba en el asiento, abrazando mi bolso y apoyando mi rostro en el cristal de las ventanas. El frío cristal reflejaba en parte mi rostro, unos ojos del color de la miel tan claros que parecían hablar de una herencia genética egipcia que creía no tener, una piel tan blanca que parecía repeler el sol y unos cabellos tan negros como el ala de un cuervo. Y sin embargo, donde muchos veían belleza yo sólo veía una imagen desfigurada, de sonrisa burlona que me perseguía con ojos rabiosos y dedo acusador. Cerré los ojos, mi corazón lentamente dejaba de latir como un caballo desbocado, porque sabía que ya todo iba bien. Lo sabía y no importaba cómo, pero lo sabía. Cuando quise darme cuenta había caído en los brazos del señor eterno de la arena de los sueños. Al abrir los ojos estaba en una habitación pintada de rosa, muy femenina, con un zócalo en un rojo cereza. Desde donde estaba tumbada, en una cama con sábanas blancas, podía ver una puerta de madera clara a mi izquierda, en la misma pared de la cabecera de la cama,, una enorme estantería en la pared que la seguía llena de peluches algodonados, cajitas de música y muñecas de porcelana. En frente de mi cama había unas puertas de cristal entreabiertas que daban a un balcón y por donde entraba una fresca brisa que movía las cortinas transparentes de color melocotón y cerca de esta, hacia la derecha de la cama había un caballete con pinturas y un lienzo, un óleo empezado. Me incorporé despacio, todo aquello me resultaba muy familiar, demasiado, había un leve olor en el aire a galletas, a tarta... algo dulce, que llenaba mis pulmones mientras una sensación de deja vú molesta me invadía y algo más... mis vellos se erizaron desde los pies a la nuca mientras oía unos pasos por el pasillo acercarse hacia la puerta de la habitación. “Alessia! Alessia! ¿Aún no te has levantado? Venga, vamos a...” La puerta se abrió y entró una mujer, de unos treinta y pocos años en la habitación, vestía con unos vaqueros desgastados cortos y una camiseta de manga corta blanca ancha que dejaba al aire uno de sus hombros, su cabello negro era recto y estaba cortado de manera asimétrica a la altura de sus hombros, esta miró hacia la cama y puso los brazos en jarras mientras fruncía el ceño. “Ahí estás señorita” Dijo mientras venía hacia mí y me tendía los brazos. Yo estaba totalmente paralizada, el cuerpo frío y agarrotado como si me hubiera dado un tirón, no podía ser... ¿Mamá? No había pronunciado su nombre cuando ella tomó de la cama, justo de donde estaba a una niña que no llegaría a los cuatro años, de cabellos llenos de bucles y ojos amarillentos, que se restregaba los ojos con somnolencia en su camisón blanco.

Y entonces lo comprendí...

Mi madre, el olor a tarta, el óleo...

Miré hacia la pintura y los colores en los que antes no me había fijado cobraron vida propia, un borrón rojo sobre un fondo blanco... o no... Un borrón de sangre... Giré la cabeza hacia un lado mientras trataba de chillar su nombre cuando la escena cambió por completo. Estaba en la misma sala, y mi madre estaba en ella también, pero esta vez, en vez de sujetarme entre sus brazos


estaba tirada en el suelo en un charco de sangre que manaba de su frente. Con los ojos desencajadas en una mueca de terror que nunca se borraría. Nunca olvidaría esa cara... porque nunca podría olvidar que yo misma vi su muerte. Mi sueño no lo había mostrado, pero yo no lo necesitaba, la escena que faltaba era yo siendo sacada por unos hombres vestidos de negro, mientras se aseguraban de que no hubiera nadie más... Me desperté de pronto, el leve bamboleo del tren anunciaba que estábamos desacelerando, una parada cercana o quizás el fin del trayecto. Sudor frió perlaba mi frente y caía por mi sien hacia el cuello, pasé mi mano por mi rostro mientras trataba de desacelerar una vez más los latidos de mi corazón y me repetía una y otra vez “que había sido un sueño solamente” como si fuera un sutra. A veces era lo único en lo que podía creer, pues a veces la realidad y los sueños eran tan parecidos que me confundían. Pero no, esto no era un sueño. Recordé mi propio método para sentirme segura y a salvo mientras apretaba mi bolso contra mí. Todo había ido más o menos bien desde la última vez, había conseguido un pequeño trabajo como camarera en un restaurante que me había dado para pagarme aquel ático y sobrevivir. No salía ni me relacionaba con nadie que no fuera estrictamente necesario. Entonces... qué había fallado... Quizás un trabajo demasiado de cara al público... Había tratado de siempre estar en el turno diurno, para asegurarme no toparme con ninguno de ellos por una nefasta casualidad, pero podrían haber sido sus secuaces... Una punzada de dolor me recorrió el pecho mientras recordaba a esos malditos bastardos, si, no tenía que subestimarlos a ellos tampoco, eso era un error que podría ser fatal. Me concentré en averiguar qué es lo que podía haber salido mal, pero tras media hora de meditación sin sentido, suspiré. Al menos había logrado calmarme. Las luces en la lejanía del paisaje y la hora que ya era dejaban patente que no faltaba demasiado para llegar a Venecia. Entonces me dediqué a hacer algo más productivo, pensar en mis siguientes pasos y repasar si había dejado algo en caso que pudiera indicar a dónde iba. Siempre tenía una bolsa preparada con lo indispensable para salir corriendo si hacía falta, así que no pensaba haber dejado nada por medio. Y las dos cuentas bancarias separadas y con nombre falso cubría mi identidad y los gastos que indicaban cómo me movía. Trataba de pagar siempre en mano y cuanto menos en tarjeta mejor pues eso dejaba rastro. Tenía el móvil desconectado y con la tarjeta sacada, eso evitaba que me siguieran por satélite, y cambiaba de tarjeta cada poco tiempo, por si acaso. Una vez más respiré hondamente. Parecía que todo estaba bien, ahora tenía que llegar a Venecia y buscar un lugar donde dormir antes de seguir hacia el siguiente punto para estar segura. Quizás debiera plantearme seriamente salir del país por un tiempo... Pero si lo hacía eso debía llamarle... O mejor dicho, dejar que él me localizara. Por un momento mis pensamientos fueron y vinieron en torno a las dos cuestiones que me volvían locas desde hacía ya un año. La primera era... por qué mis “habilidades especiales” parecían no querer ayudarme más de lo justo y necesaria para evitar estas situaciones (parecían no tener interés en mantenerme con vida, o al menos nunca eran útiles cuando realmente las necesitaba) y la segunda cuestión era... ¿Quién era él? Había tratado de no pensar en aquello demasiado, me daba demasiado miedo pensar en que había conseguido escapar de ellos para que todo esto no fuera más que otra de sus artimañas. Eran como depredadores crueles... les gustaba hacer pensar a sus víctimas que tenían alguna posibilidad, así cuando les demostraban que nunca existió esta, los podían despedazar con sumo gusto y placer, regocijándose de la ignorancia y la inocencia de estos. Pero a mi no me matarían, no, me harían algo peor, me encarcelarían de nuevo de por vida. Un escalofrío cruzó mi cuerpo y no pude evitar abrazarme. No podía volver a ese oscuro cuarto, no podía volver allí... Además, después de lo que había hecho, de haberme escapado tomarían medidas drásticas... Una vez Ella me había dicho que sólo necesitaban mis dones, y que para eso me bastaba con estar viva, que podía cortarme los brazos y las piernas y dejarme como un torso inerte bajo sus órdenes. Cresscenza era sin duda la líder más déspota, traicionera, codiciosa y astuta que de por seguro jamás la Comunidad había conocido, por eso era tan poderosa en toda Italia. Aquella vez, que se enfadó tanto para dejarme entrever sus


pensamientos sobre mi destino corpóreo futuro, sólo la detuvo la mano de Pietro, su inmortal compañero. Y ahora le había dado motivos a ellos dos, a sus esbirros y ghoules la excusa perfecta para dejarme como una muñeca rota. Era una proscrita de una sociedad que no existía, era una fugitiva del cautiverio de dos miembros de la Comunidad más alta... Era la pitia fugada de dos de los vampiros más antiguos de toda Italia, y sabía que tarde o temprano... me encontrarían, sólo era cuestión de tiempo uno que poseían de sobra y sólo quedaba resolver el cómo me encontrarían. Esa era mi única baza. El tren llegaba al andén, y el sonido de los frenos dejó un sordo eco entremezclándose con el de los pasajeros, aún en la madrugada, subiendo y bajando del último tren. Había decidido dejar de pensar en que todo aquello era una trampa, al menos por aquella noche y confiaría que, como en las dos ocasiones anteriores, aquella voz de hombre fuera más que mi verdugo mi ángel custodio. Era febrero y en una ciudad entre el agua como Venencia, a la una de la madrugada el relente subía desde el suelo y se formaba una pequeña bruma. Me resguardé del frío con mi gabardina negra y salí rápidamente a la calle, sabía que en la misma calle de la estación había un hostal, así que probaría a ver si tenía suerte y había una habitación libre. Los Carnavales estaban cerca, así que eso de la suerte era muy relativo, por no decir que imposible, así que realmente necesitaba sacar lo mejor de mi misma, esperaba que esta vez, con algo de más tiempo y preparación mental tuviera uno de esos “golpes de destino”. La recepción era afortunadamente 24 horas, algo que podría ser inicio de mi racha de suerte, pero no era una señal fiable, después de todo Venecia era una ciudad turística y el servicio de 24 horas de recepción era algo básico. La campanilla de la puerta sonó cuando entré y recorrí el pequeño pero pulcro y precioso vestidor hasta la barra de la recepción. El hostal estaba construido en una casa antigua y habían sido respetados las molduras y la estética clásica veneciana, por lo que era un lugar encantador. No había nadie en la recepción pero si un pequeño timbre. Era hora de hacer “mi magia”, pensé, pero la verdad es que tras años de hacer aquello aún no sabía bien cómo funcionaba, sólo sabía que cuando quería un “golpe de suerte” o de “destino” como yo lo llamaba lo deseaba con todas mis fuerzas mientras lo repetía mentalmente tres veces y entonces, simplemente, pasaba. Pero no siempre, y no de cualquier manera, muchas veces había deseado salir de aquella prisión pero nunca lo había logrado, llegué a la conclusión de que sólo con desearlo no se consigue nada, que había que “darle un empujón” al futuro y ayudar así a la suerte. Desear la suerte era más complejo de lo que se podía pensar, y aún me faltaba mucho por aprender de mis propias habilidades, pero había llegado a la conclusión que mientras más apoyara mi deseo de suerte con “un plan viable” más fácil le era al destino concederme aquel... favor. Por fin toqué al timbre y lo primero que desee es que fuera un hombre el recepcionista, era una posibilidad alta, ya que los trabajos nocturnos son más peliagudos y un hombre puede desenvolverse mejor, por ejemplo si unos huéspedes muy borrachos entran formando jaleo. Que fuera hombre me ayudaría pues, aunque había crecido rodeada de no muertos, sabía bien que el sexo opuesto atraía y más a los vivos y eso siempre podía ayudar a hacer ajustes o de esforzarse un poco más por mi. Unas energías predispuestas positivas que me ayudaría cuando tuviera que formular mi deseo. No había terminado de hacer mi pequeño sutra cuando de una habitación cercana apareció un joven de unos veintipocos años, que nada más verme me dio las buenas noches y en sus ojos pude ver cierta... chispa. Mi trato con... los de mi especie, había sido mucho menor que con los no muertos, pero en el poco tiempo que estuve en libertad pude comprobar que al parecer ellos se sentían atraídos por mí todo lo que, sin la mediación de la sangre o habilidades especiales, los vampiros no lo hacían, por la usual de la belleza de sus congéneres hembras.


“Buenas noches.- respondí con tono ligero pero dejando ver algo de cansancio a posta para incrementar posteriormente el efecto de mi deseo.- Sé que es tarde... y que los carnavales son en menos de una semana... pero... ¿Podría ser que tenga una habitación libre?” Mentalmente mientras hablaba ponía en claro la fórmula de mi deseo de la manera más clara posible, toda ayuda puede ser poca para que el destino te facilite las cosas. “Deseo que tenga la “suerte” de que haya una habitación libre.” Y añadí interiormente “las cancelaciones de última hora existen”. El recepcionista puso un mohín en sus labios de disgusto y me hizo la seña de que esperara para que revisara el registro, parecía estar casi seguro que no había nada pero... “Oh... Pues si! Tenía que haber hecho el chek in un huésped esta noche pero no lo ha hecho. Ha tenido suerte.” Yo le sonreí con alegría contenida, si, que suerte. “¿Sólo será una noche?” preguntó interesado “En principio si.” Le respondí con una media sonrisa. “¿Lo pagará con tarjeta o en efectivo?” “En efectivo.” “Entonces déjeme su carnet y mañana cuando haga el chek out podrá pagarlo.” Yo rebusqué en el bolso y saqué uno de mis dos carnets falsos, tendiéndoselo al recepcionista. Este lo miró con atención y luego me miró a mi. “Parece usted mucho más joven, si me permite decírselo” Los italianos sin duda eran todos unos ligones que buscaban cualquier excusa... Yo asentí levemente con una queda sonrisilla y le respondí: “Me lo dicen muy a menudo.” “Bueno... señorita Luciola, espero que tengo una estancia agradable.” Cogí la tarjeta que me tendía y yo le dí las gracias. “Su habitación esta subiendo las escaleras a la izquierda.” “Gracias.” Me despedí mientras iba hacia las escaleras y miraba el número de la habitación. El trece... Perfecto. Al contrario de lo que muchos pensaban o creían, para mí el trece era sinónimo de buena suerte, cada uno forja sus propios talismanes, y yo había aprendido que había símbolos que al haber sido viciados por la superstición general tenían muchas energías positivas acumuladas sin que se usaran y muchas veces sucedía al revés con los símbolos que muchos pensaban positivos. El trece era un claro ejemplo de ello, por ello siempre trataba de vivir bajo su número, para usar esas energías en mi favor. Aquel día, mi ático número trece seguro que había tenido que ver con que llegara justo un par de minutos antes de la llamada telefónica que me había salvado la vida. Y estaba segura que haber recibido ese número de habitación sin haberlo pedido sería sinónimo de tranquilidad, o al menos de estar preparada cuando hiciera falta. Cerré la puerta de la habitación tras de mí y contemplé la pequeña pero acogedora habitación, con su pequeño cuarto de baño cerca de la puerta de entrada, su pequeña cama y su cómoda al lado, la estantería con la televisión y una ventana que daba a la calle. Estaba terriblemente cansada, pero no tenía tiempo para descansar, no aún, de día los ghouls pululaban al servicio de sus amos, pero de noche era a estos a los que gustaba salir de paseo, y tenía ciertas medidas que tomar contra ellos, por si acaso. Lo primero que hice fue cerrar la ventana y la contraventana bien como si no estuviera ocupada aquella habitación y apagué la luz principal y sólo dejé la de la lamparilla de la mesilla de noche. Luego saqué de mi bolso un botecito y lo abrí volcando parte de su contenido en mi mano, eran granos de mostaza y los puse en la ventana por dentro y cerca de la puerta. ¿Por qué granos de mostaza? No sabía muy bien cómo había empezado todo aquello, al igual que no sabía el origen real de los no muertos, pero viviendo veinte años con ellos


había aprendido un par de cosas, como que los granos de mostaza no les gustaban, su olor es suficientemente desagradable para ellos como para no concentrar su olfato en olores más allá de estos y eso incluía en aquel momento el mío. Leí una vez que era una tradición que provenía de Rumanía, del tiempo del Conde Drácula, yo no sabía si eso habría funcionado contra él, porque no sabía si había existido realmente o era sólo un mito, pero claro, después de haber sido criada por vampiros y tener entre mis habilidades controlar la suerte; yo no era nadie para dudar de si Drácula había existido o no. Una vez hecho aquello, me senté en la cama y saqué del bolso un móvil viejo y desmontado y le puse la tarjeta que siempre tenía quitada por seguridad. Ahora quedaba la parte más complicada, tenía que esperar a que él me llamara. Por línea general desear que te llame alguien a la que no conoces en absoluto es una pérdida de energía, tiempo y suerte, pero no sabía por qué siempre me funcionaba con él. No quería pensar de nuevo de manera fatalista en que era una trampa y por eso siempre estaba vinculado a mí pero la verdad es que no se me ocurrían muchas otras razones. No había terminado este pensamiento cuando el teléfono sonó y yo di un respingo que me hizo botar de la cama. Como siempre ponía número desconocido, y no iba a intentar rastrearlo pues ya con los dos primeros meses que pasé haciendo eso infructuosamente había aprendido la lección, así que al final, lo descolgué. “¿D... Diga?” “¿Cómo estás, caperucita?” Su voz gutural y profunda ahora ya no era susurrada, sino sonora y poderosa, muchas veces me había imaginado cómo sería alguien con una voz así, pero sin resultado. “El lobo no me ha comido, así que supongo que se ha tenido que conformar sólo con la carne vieja de la abuelita” Una risotada jocosa vino del otro lado del auricular. “¿Y no debería darte pena eso?” “¿Por?” pregunté confusa. “Porque por tu culpa se han comido a la dulce abuelita.” “¡Era ella o yo! ¡Y yo me tengo más aprecio!” Repliqué reprochándole aquella decisión ficticia. De nuevo al otro lado se oyó aquella risa que disfrutaba de lo nada divertido, por otra parte, para mí de la situación. “Esta bien, esta bien...” “De todas formas.- no le di tiempo a excusarse.- si tuviera depender de un cazador que sólo actúa por teléfono, lo llevaría claro si tuvieras que servirme para matar al lobo.” Le reproché algo enfadada, pero a la vez extrañamente relajada y hasta de humor por discutir con él como si no hubiera pasado nada realmente, aunque hubiera huído apenas unas horas antes de Roma porque me perseguían, estaba en un hostal por pura suerte y no sabía qué sería de mí mañana, y sin embargo, hablar con él, fuera quien fuera, me tranquilizaba. “Es que quizás yo sea el lobo y no el cazador.” Dijo de pronto y el silencio se hizo a los dos lados del auricular. Era la pregunta que no había querido hacerme desde la primera vez que su número oculto apareció en la pantalla de mi móvil, tras años de plegarias al Destino para sacarme de aquella oscuridad. Fue mi “golpe de suerte” que me sacó de allí, sin su ayuda no había podido hacerlo, y sin su ayuda no habría podido mantenerme libre, porque siempre me avisaba antes que llegaran a mi. Pero, de pronto, la posibilidad que todo esto no fuera más que una estratagema de Cresscenza para dejarme claro que el resto de mis días tenía que pasarlos sin esperanza a su lado, se tornó tan claro que hizo brotar sendas lágrimas de mis ojos. “¿Caperucita?” Se oyó de nuevo su voz al otro lado del teléfono al ver que los segundos pasaban sin que yo dijera nada. “¿Estas bien?” Pero yo no sabía qué contestar o mejor dicho, no tenía el valor para preguntar. “Estas con ellos... ¿verdad?” Salió de pronto de mis labios dejándome hasta a mi atónita por mi loco fogonazo de valentía que bien podía


costarme el destrozar de mi mundo, por muy ficticio que fuera. Una risa llegó del otro lado del receptor. “¿Yo? .- rió.- ¿Estás loca? Me repugna sólo de pensar en que yo fuera uno de esos chupasangres.- ahí había verdadero desprecio en sus palabras.- ¿Por qué te habría entonces ayudado a escapar de ellos tres veces ya?” “No lo sé, dímelo tu. - dije de pronto inflamada por mi absurda valentía.- Nunca me has dicho por qué me ayudas.” “Nunca me lo has preguntado.” Replicó con total tranquilad y con una serenidad y parquedad que me dejó helada unos segundos, pero luego la rabia vino a mí, sequé con una mano mis lágrimas y dije con ira creciente y visceral desde mi estómago. “¿Me estás diciendo que si te hubiera preguntado tú me lo hubieras dicho sin más? Si te pregunto por qué lo haces, quién eres, dónde estás, cómo es que sabes tanto de mi. ¡¿Eso es lo que me quieres decir?!” Casi se podía oír un “No me jodas!” en mis palabras cuando nunca lo había dicho, y si, mis palabras ahora si que estaban llenas de odio, de ira, de resentimiento, hacia él, hacia su juego... O no, en realidad hacia mí, hacia mis miedos, hacia mis captores y perseguidores... hacia toda la vida que no había tenido... hacia todo menos él en realidad. “Si.” Creí oír de pronto, algo que me aturdió y me hizo dejar aquella nube de ira y rencor hacia todo mi ser y peguntar con incredulidad. “¿Qué has dicho?” “Que si, te responderé a todas tus preguntas, estaba esperando que estuvieras preparada para ello.” “En... ¿En serio’? ¿No te estás quedando conmigo?” Tercié total y absolutamente confusa ahora, toda la ira se había convertido en confusión y aturdimiento. “En serio. Si es lo que quieres.” “Quiero.” Dijo mi boca más rápido de lo que mi cabeza pudo procesar. “En persona.” Añadió este de pronto. ¿En persona? De nuevo la duda surgió en mí ¿y si realmente era parte de una trampa? “No es una trampa, si hubiera querido cazarte, caperucita, pude haberlo hecho desde hace mucho tiempo y si fuera de ellos, para empezar nunca te hubiera ayudado a salir de allí.” Fue como si me leyera el pensamiento. Dudé un segundo más pero al final en mi mente se cruzó una frase, una frase que tenía tatuada en la mente... “Quien no arriesga no gana” era la máxima de la suerte, sino lo intentas nunca sabrás qué podría haber pasado. “De acuerdo. -Respondí al fin.- ¿Cómo lo hacemos?” “Quédate en Venecia hasta los Carnavales, y el día que comiencen las fiestas sal a la calle vestida de época. Yo te encontraré.” No me había dado tiempo a decirle si debía vestirme de alguna manera para que me reconociera cuando colgó el teléfono. Ya no había vuelta atrás, lo quisiera o no la Rueda del Destino había comenzado a girar y en menos de una semana sabría si era para aplastarme o para conducirme a la libertad. Washu


San Valentín viene lleno de amor... ¡y regalos!

Participa en nuestro concurso, en cualquiera de nuestras cuatro categorías ¡y gana fantásticos regalos! Encontrarás las bases en nuestro blog Categorías: -Ilustración -Manga -Literatura -Fotografía cosplay


NOMBRE/ALIAS: María EDAD: 27 años PROCEDENCIA: Sevilla LE GUSTA: Leer novelas clásicas e históricas, leer cómics (manga, americano y europeo), viajar (si es al extranjero mejor) y conocer nuevos lugares y gentes, escribir (fantasía de cualquier clase), jugar al rol (sobre todo a la Leyenda de los Cinco Anillos y Séptimo Mar), dibujar (estilo manga), el cosplay (obviamente), ir al cine, la moda gyaru, soy una té-adicta… y demasiadas cosas más. NO LE GUSTA: La hipocresía, el “si porque si o porque yo lo digo”, los abusones, los chismosos, los vagos, los soberbios y sobretodo las personas que no saben respetar a los demás y empatizar con otros. UN COSPLAY PREFERIDO: Me gustan los cosplays de temática de videojuego, suelen ser más llamativos y pintorescos, por eso la mayoría de mis cosplays son de estos. UN COSPLAYER: ¿Sólo uno? No puedo elegir… me quedo con todos estos o con uno de ellos al menos: YukiGodBless, Yaya Han, Ryoko Demon, Rei-Doll, Giorgia o Usagi Tsukino. UNA VIRTUD: La constancia. UN DEFECTO: La soberbia. HOBBIES: Tengo muchos pero simplificando… el cosplay, la lectura, la escritura, la pintura, la historia, viajar y la cocina. LIBROS FAVORITOS: Entre los clásicos: La Divina Comedia de Dante Alighieri, El Genji Monogotari de Murasaki Shibuku, El Romance de los Tres Reinos, Viaje a Occidente o cualquiera de David Safier como contemporáneo. MÚSICA FAVORITA: Tengo un gusto muy variado, desde Chopin (mi autor clásico preferido) o la ópera y zarzuela (sobretodo esta última) pasando por grupos como The Corrs, artistas independientes como Alanis Morriset y adoro el desenfadado punk rock americano, y grupos como Three Days Grace, Muse, Saliva, Breaking Benjamin… En general escucho de todo y si me gusta y creo que es bueno no atiendo a géneros. JUEGOS FAVORITOS: Metal Gear Solid, Eternal Sonata y juegos de pelea de la empresa Arc System como BlazeBlue y Guilty Gear. UN MANGA/COMIC: Cómic “The Sadman”. Un manga “Lobo solitario y su cachorro”. UN ANIME: Cowboy Bebop y Escaflowne. COLOR FAVORITO: Rojo PÁGINA WEB: http://isawa-hiromi.deviantart.com


ENtrevista: washu Tenemos el placer de abrir esta nueva sección de entrevistas a cosplayer entrevistando a una preciosa cosplayer Sevillana: Isawa Hiromi, también conocida como Washu en La Vida en Cosplay, esa follonera que siempre nos hace reflexionar sobre temas importantes que muchas veces pasamos por alto. Hiromi, es un auténtico placer tenerte con nosotros. Lo primero que quiero decir es que me siento muy agradecida y honrada de participar en esta revista y por el trato tan encantador que se me ha dado siempre, muchas gracias. ¿Cuánto tiempo llevas metida en el mundo del cosplay, cuantos años? Hum… ¡pues ya son unos cuantos! Exactamente desde el año 2002, es decir… llevo ya la friolera cantidad de 10 años en el mundillo!! Pero he de decir que realmente es en estos últimos cinco años cuando me lo estoy tomando más en serio, como uno de mis hobbies principales. Es que siempre he tenido muchos hobbies, así que nunca he hecho “sólo una cosa” por lo que el tiempo que llevo no creo que sea realmente característico de mi trabajo y proyección como cosplayer. ¿Cómo se te conoce más en el mundillo? ¿Cómo Isawa Hiromi o como Washu? Como cosplayer se me conoce como Isawa Hiromi pues llevo más tiempo con ese nick, pero quiero darme a conocer, al menos mi faceta más periodística, como Washu y creo que poco a poco lo estoy consiguiendo, incluso creo que en un tiempo quizás “Hiromi” no sea nada comparado con “Washu”… Después de todo a la gente le gusta la polémica. ¿Por qué esos dos apodos? ¿Alguna razón en especial? ¡La verdad es que hay historia tras eso! Hiromi era la protagonista de una historia que escribí cuando tenía unos trece años y al que le tengo especialmente cariño, pues fue mi primera novela fantástica colocada geográficamente en un Japón medieval fantástico, por ese cariño tan grande terminó dándole el nombre a la mayoría de mis cuentas.

Luego evolucionó y adquirió apellido como Isawa Hiromi debido a mi adoración por el juego de rol de La Leyenda de los Cinco Anillos (uno de los apellidos de clan es Isawa) así que lo usé como mi Nick usual. Pero cuando entré en La Vida En Cosplay creí adecuado usar un Nick diferente para no tener que ser siempre “la dulce Hiromi” (no sé porqué pero cuando estoy bajo ese Nick me siento más alegre, tranquila y optimista) y poder usar mi parte más cañera y polémica. Desde hace ya tiempo uso el Nick de Washu cuando entro en el juego de la crítica constructiva (por ejemplo en foros), debido a que ese nombre es el de un personaje, del primer manga que realmente me interesó y que me metió de lleno en el mundo del mangaime japonés, esta tenía un humor mordaz, sarcástico, malvadillo incluso a veces, así que era perfecto para mí. De hecho uso hasta su imagen en twitter como avatar, porque me gusta esa mirada desafiante y esa sonrisa oculta tras un abanico, creo que es perfecto para lo que quiero transmitir… “Soy como el Gran Hermano, crees que nadie te ve


El camino del cosplayer es como subir una escalera, no creas que vas a poder subir de tres en tres peldaños nada más comenzar.” pero yo si lo hago” ¿Qué es el cosplay para ti? ¿Qué significa ser un cosplayer? El cosplay para mi es un estilo de vida, te enseña a no abandonar nunca, a mejorar, a aprender cosas nuevas, a resistir la presión (sobre todo la falta de tiempo!), a ser perfeccionista pero no quisquilloso, a cuidar los detalles, a ser amable, a ser servicial, a ser paciente… Para mi ser cosplayer implica llevar este modo de vida a la realidad, no es sólo palabrería, me siento responsable de transmitir y enseñar esto a los demás para que poco a poco tengamos la mente más abierta, seamos mejores y sepamos ver las cosas buenas donde creíamos que no habían. Digamos que mi patrón es totalmente moralista y didáctico, creo firmemente que quien tiene la posibilidad de mejorarse a sí mismo, a los demás, el ambiente que lo rodea, debe hacerlo, porque es la forma que poco a poco avancemos. ¿Qué crees que es esencial a la hora de ser un buen cosplayer? CONSTANCIA Y PACIENCIA. En mayúsculas, porque sin duda te van a salir cosas mal, te vas a agobiar, vas a ir mal de tiempo pero no te puedes dejar vencer, hay que superar las adversidades y aprender de ello, eso es muy importante. Si este año has ido mal de tiempo, el año que viene planifica mejor; si creías que iba a ser fácil hacer X complemento, el año que viene busca tutoriales y ayudas para asegurarte… Y sobre todo, despacito y con buena letra, es mejor que rehacer las cosas mil veces.

¿Qué cosas buenas y malas crees que hay dentro del mundo del cosplay? Lo mejor sin duda es que entras en un mundo de creatividad sin fin, aunque la otra parte de la moneda es que también es un mundo de quebraderos de cabeza sin fin! Lo peor para mí son los concursos, es la plasmación de todo lo que odio en el mundo del cosplay: trampas, malos gestos, injusticias, borderías, mal trato, jueces y veredictos más que cuestionables, competitividad malsana, enfados, alboroto… Cuéntanos alguna anécdota que te haya pasado en algún salón yendo de cosplay. Tengo muchas, pero contaré dos. La primera fue el año que me vestí del personaje de “La Espada del Inmortal” Maki, en los servicios de la estación de trenes de Jerez, cuando me había maquillado y vestido tenía que buscar a uno de mis primos ►

105


para que me atara el obi, así que ni corta ni perezosa entré en el servicio de hombres. Mientras me lo ataban entró un hombre, un cuarentón en traje de chaqueta, la cara que se le quedó al ver a una hitokiri (asesina) pseudo geisha pseudo… wtf??!! Allí fue impagable!! La anécdota que más “dolor” me produce fue que tras un mes y medio haciendo un ancla de dos metros y medio para el cosplay de May del videojuego Guilty Gear y triunfarlo sin duda en el salón… tuvimos que romperla y dejarla allí en un contendor de basura porque no teníamos lugar donde guardar un arma de esas dimensiones (no sólo medía dos metros y medio de largo sino más de metro y treinta de ancho y doce quilos de peso…). Sin duda jamás me volverá a pasar eso, no haré nada que no pueda quedarme, es horrible ver tu trabajo literalmente destrozado y encima por ti. Fuera de este mundo ¿Cómo es Hiromi-chan con sus amigos, en su vida diaria?

Soy como un gato siamés, o eso me dicen muy a menudo, soy muy (MUY) cariñosa con los míos e implacable con los que les tratan de hacer daño o los que tratan de hacérmelo a mí, me gusta una buena discusión (que no es igual a gritar) sea de lo que sea (cine, literatura, manga…), me encanta salir y hacer cosas nuevas con mi novio y viajar, he viajado a muchos lugares fuera de España y me gustaría seguir haciéndolo. Soy máster de rol y mis partidas de los domingos son algo sagrado para mí, igual que pasar tiempo con mis amigos y hacer cosas en común con ellos. Me considero buena amiga, me gusta escuchar y ayudar a solventar problemas de los demás, es una satisfacción para mi ayudar a que los demás estén mejor. Actualmente soy opositora, así que estoy privada de muchas cosas que me gustan pero cuando me las saque… ¡me voy a reír del mundo! Voy a poder hacer todo lo que antes hacía y más! ¡¡Mucho más!! Estoy deseando dejar atrás esta etapa “ralentizada y congelada” de mi vida para poder vivir como deseo ¡¡que para eso me lo estoy trabajando mucho!!


¿Cuál es tu mayor sueño? Tengo muchos sueños pero el principal de ellos es sacarme las oposiciones que estoy estudiando a “Jurídico militar” (que para quien le pique la curiosidad es que voy a ser juez militar, no sólo viviré haciendo juicios de valor sino que juzgaré realmente). ¿Por qué? Pues no sólo porque me gusta lo que estudio sino porque eso implica que podré hacer realidad todos mis demás sueños: ir a Japón, mejorar como cosplayer, tener mi propia casa,… en conclusión, frikear como si no hubiera un mañana todos y cada uno de los días del resto de mi vida. ¿Cómo es trabajar en La Vida en Cosplay? ¿Qué significa eso para ti? Trabajar en La Vida en Cosplay es la cosa más sencilla, divertida y fantástica del mundo. El staff es encantador, son personas que realmente merece la pena conocer, he hecho amigos reales dentro y no sólo compañeros, nos reímos muchísimo, cotilleamos, nos ayudamos entre nosotros… Es como “tu grupo de amigos de siempre” pero siendo uno de Galicia, otro de Barcelona, dos de Madrid, tres de Sevilla… Nunca tengo problemas con los proyectos que planteo, siempre se escuchan todas las sugerencias y se anima a ello, me dan confianza y yo trato de devolverla como mejor ser, con mi trabajo, y siempre estamos tratando de evolucionar. Para mi haber entrado en la revista ha significado entrar en la comunidad cosplayer de España, hasta ahora hacía cosplay, es cierto, pero estaba aislada “yo iba a lo mío”, veía cosas, sabía que tenía que denunciar las injusticias pero no tenía cómo y no sabía ni la mitad de la mitad de lo que sé ahora del mundo del cosplay y de los cosplayers en España. Al entrar en una revista así te das cuenta que tienes que aprender más, relacionarte y disfrutar. Y todo es gracias a Dessyng, que me permitió que un simple artículo que trataba de ser polémico se convirtiera en una sección. ¿Qué es lo mejor que te ha aportado esta revista? ►

Pienso que el cosplay grupal siempre es mejor y más divertido.”

107


Trabajar en La Vida en Cosplay es la cosa más sencilla, divertida y fantástica del mundo.” Entrar en la comunidad cosplayer española, en Sevilla y en Andalucía creo que los cosplayers vamos más a lo nuestro no como en Madrid y Barcelona, al entrar en la revista, conocer a gente de toda España y empezar a interactuar con otros cosplayers te das cuenta que nadabas en una pecera todavía más pequeña de lo que pensabas y que quieres ir a más. ¡¡Ya que todo el mundo sabe que yo soy pez de mar no de pecera!! ¿Cuál ha sido tu cosplay favorito de los que has hecho? ¿Y el que más te ha costado? Creo que mi cosplay favorito es el que hice hace ya cinco años de “Hinoto-hime” de X CLAMP pues es el inicio de mis cosplays “más serios”, este cosplay dio el pistoletazo de salida a que dejara de tomármelo como un hobby más casual a ser uno muy importante en mi vida.

Hay dos series de las que quiero hacer cosplay y sé que es muy complicado (pero me da igual, terminaré haciéndolo tarde o temprano cuando adquiera más experiencia), y lo peor es que no sólo quiero hacer de un personaje, sino de varios, y son las series de Trinity Blood y Saint Seiya, así que… ¡imagináos! En uno perderé los dedos cosiendo y en el otro moriré haciendo armaduras!! A la hora de elegir un cosplay ¿Piensas en uno que te dé la oportunidad de ir sola, o prefieres pensar en hacer un grupal con tus amigos? Antes hacía cosplay sola pero desde que estoy con mi actual pareja, el cual yo lo metí en el mundo del cosplay, siempre pensamos hacer cosplay juntos, de la misma serie/videojuego/manga/cómic/ anime/… Pero la verdad es que yo pienso que el grupal siempre es mejor y más divertido así que siempre ando tras gente que conozco y sé que se hacen cosplays para convencerlos de que vayamos de lo mismo!! ►

El más complicado ha sido el de Baiken del videojuego Guilty Gear, pues tuvimos (y de este hablo en plural porque mi novio y yo hacemos cosplay juntos, así que hacemos nuestros trajes a la vez y nos ayudamos mutuamente) que acabarlo en un tiempo record cuando nos adelantaron el Salón del Manga de Jerez de 2012, lo habíamos empezado antes para impedir que nos pillase el toro y… ¡¡mira tú lo que pasó!! Tuvimos que correr mucho y hacer una garra que se retorcía, fue un problemón, pues tuvimos que meterle unos alambres super complicados de trenzar, y como digo, con el tiempo pisándonos los talones, además que el cosplay lo llenamos de pequeños detalles, parecía más simple de lo que realmente fue. Y encima tuvimos que terminar los dos a tiempo para ir juntos al evento! Así que la dificultad subió por dos. ¿Tienes en mente algún cosplay que consideres muy complicado pero que tengas muchas ganas de hacer?

109


¿Crees que la fotografía es esencial en el mundo del cosplay? ¿Por qué? Si, sin duda. Yo soy de las que prefiere ir a una convención (y que me hagan fotos allí) que hacer un photoshoot pero la fotografía es parte intrínseca de este hobby, pues no sólo plasma nuestro esfuerzo sino que materializa al personaje en nosotros. ¿Tienes ya tus fotógrafos predilectos para tus sesiones o suele depender de quién esté disponible en cada momento? Tengo una buena amiga que es fotógrafa (Nines) que suele ser quien me fotografía y también dos primos artistazos (Kawa-V y KawaINDEX) que dibujan y hacen de todo y muy bien, que también saben fotografiar; así que como quien dice “tiro de contactos” ¿Crees que es importante que haya cierta conexión y química entre fotógrafo y cosplayer?

El cosplay para mi es un estilo de vida, te enseña a no abandonar nunca, a mejorar, a aprender cosas nuevas.” Si, sobretodo creo que tiene que haber confianza, porque sino… Muchas veces cuando posas tú no sabes si darías mejor a cámara mirando un centímetros más para allá o acá y el fotógrafo tiene que guiarte a veces, además si hay conexión y confianza se proponen más cosas y se hace el trabajo más relajado y con alegría. A la hora de hacer tus sesiones ¿prefieres interiores o exteriores? ¿Por qué? En realidad no tengo preferencias, depende, sobretodo, del cosplay que lleve y la temática. Si puedo usar un lugar que pegue con el personaje y que me de la opción a interactuar mucho con el ambiente me da igual quien pase por allí y dónde tenga que ir que usaré el recurso de “exteriores”. Pero si el personaje es de un manga, por ejemplo, en el que el ambiente es imposible de encontrar aquí (como un jardín japonés) y hay que recurrir al estudio no me importa en absoluto. ¿Hay algún cosplayer a quien admires? ¿Español o mundial? Español, admiro mucho a Nebulaluben y Erikukun, aunque nunca se los haya dicho, porque son lo que me gustaría ser en un futuro con mi pareja (cuando me saque las malditas oposiciones), una pareja adorable, friki y que hacen cosplay juntos, y de qué nivel!! En el panorama mundial, a Yaya Han, que ha conseguido hacer de este hobby una profesión, abriendo puertas inimaginables años atrás. Aunque cada vez hay más y más cosplayer, la sociedad española aún no termina de conocer el cosplay, de valorar el esfuerzo que supone y la creatividad del mismo pese a que para carnavales todo el mundo suele disfrazarse ¿Qué le dirías a esas personas? ►


¿No leísteis mi respuesta a la carta del “buen señor? Jajaja Lo siento, aquí no puedo evitar reírme. Por la edad que tengo (no es que sea vieja pero es que cuando yo tenía 15 no se veía el manganime, por ejemplo, como ahora ni de lejos, era todo mucho más cerrado y peor) y porque SIEMPRE he sido friki he tenido que lidiar y batallar mucho con gente así, quizás por eso soy tan guerrillera, he hecho de mi frikismo no sólo un estandarte sino un motivo de orgullo. Actualmente, cada vez que alguien habla sin conocer yo me paro, le explico lo que realmente es, les enseño fotos mías que llevo en el móvil y puedo decir que a día de hoy persona que “adoctrino”, persona a la que cambio su opinión. Por lo que es eso mismo lo que me hace, con tanta insistencia, decir que si cada uno de nosotros hiciéramos lo mismo no tendríamos estos problemas. Parece imposible, pero se trata de tener paciencia, saber cómo explicar las cosas, cómo conectar con la otra persona y cómo explicarlo de una manera sencilla, cercana y que le cale.

Y si queréis algunos consejos de cómo enfrentaros a esas personas o recomiendo que les recordéis que el carnaval está bien visto y es lo mismo, que las manualidades y el bricolaje son hobbies comunes, que saber coser sabían muchas de nuestras madres y que si lo que les “chirria” es la materia temática de cómics y cosas “raras” preguntadles porqué es raro si ellos van al fútbol todos los domingos “cosplayeados” de sus ídolos. Y ya para despedirnos ¿Qué les dirías a aquellos que han comenzado en el mundo del cosplay? ¿Y para esas personas que nunca se han adentrado en él? El camino del cosplayer es como subir una escalera, no creas que vas a poder subir de tres en tres peldaños nada más comenzar, ni que vas a empezar a mitad de la escalera o en lo alto, vas a tener que subir los escalones uno a uno, aprendiendo y mejorando en el camino y cuando llegues al final te darás cuenta que no sólo ha merecido la pena llegar arriba, sino que lo mejor ha sido el camino hasta llegar a ser lo mejor que podamos■


Reportaje: Cificom 2012 El fin de semana del 22 y 23 de septiembre se celebró la CIFICOM 2012 en Madrid, un evento dedicado al cine y series de ciencia ficción, donde además se exhiben numerosas piezas de coleccionista y se puede adquirir merchandising relacionado. Si bien este salón ya se celebró el año pasado, esta es la primera vez que esta reportera acude a tan interesante evento así que para mí todo era nuevo. La primera impresión al acceder al recinto, es que resultaba sorprendentemente pequeño para la cantidad de actividades y expositores que se anunciaba en la web oficial (http:// www.cificom.es). CIFICOM comparte junto a la Japan Weekend el pabellón de la Pipa, pero el espacio no está repartido equitativamente y la mayoría correspondía a la Japan. Sin embargo, según uno se va paseando por el recinto, se encuentra efectivamente que el poco espacio disponible está bien aprovechado para acoger una sala de conferencias, una mesa de firmas, un pasillo de puestos de merchandising y al otro lado las diferentes asociaciones que ofrecían talleres o exponían objetos de coleccionista, y finalmente al fondo el escenario. En este espacio se desarrollaron el gran número de charlas, actuaciones y conferencias que el evento tenía preparado. A continuación, os dejo un resumen de aquellas a las que logré asistir. Ojalá pudiera decir que fueron todas, pero había tal cantidad de eventos a los que asistir que muchas de ellas se superponían en horario. Sin duda, un gran esfuerzo por parte de la organización, para asegurar que los asistentes sintieran bien amortizados cada uno de los 15€ que costaba la entrada (o 25€ si se adquiría el pase de dos días).


La Comunidad Fan de Indiana Jones presentó una gran exposición de objetos de coleccionismo de las películas, merchandising y vestuario, y realizó una gran exhibición del manejo del látigo, donde participaron voluntarios del público para aprender a realizar algunos movimientos básicos. A pesar de que pudieron comprobar que no es tan sencillo como parece, la gente de Indiana Jones con Danny Vidal a la cabeza, hicieron de excelentes maestros y lograron que los improvisados alumnos fueran capaces de hacer restallar el látigo y sentirse en la piel de Indy por unos instantes. José Mediavilla, más conocido como el actor de doblaje del actor Morgan Freeman y de personajes tan queridos como Gandalf y Spock, entre otros. Con una más que dilatada carrera a sus espaldas, fue un placer verle hablar de forma tan cercana de cómo ha evolucionado el mundo del doblaje, deleitarnos con frases míticas de sus personajes y tener un emotivo recuerdo al actor Michael Clarke Duncan, recientemente fallecido y al que dobló en la

gran película La milla verde (The Green Mile). El grupo de esgrima teatral, Versus Madrid, realizó una extensa actuación con un making off para mostrar al público los secretos de la esgrima teatral (cómo se hace la magia) y luego ver el resultado final en las excelentes coreografías de lucha que se fueron intercalando entre cada explicación del making off. Cabe destacar el alto detalle en la descripción de las diferentes formas de combate con sable láser, la exhibición de armas menos habituales (estilo con dos sables, sable láser doble, tonfas láser, sables de empuñadura anular, ropedart,...) y golpes cuerpo a cuerpo. Harry Potter Fans Spain también estuvo presente en la CIFICOM 2012, donde además de exponer una gran variedad de piezas de coleccionistas, también organizaron juegos y su taller estrella de creación de varitas para todo aquel que quisiera llevarse un recuerdo personalizado del universo Harry Potter. INSIDE FX, de mano de David Ambit y Lucia Salanueva, realizó una más que interesante conferencia acerca de los efectos especiales, anécdotas en rodajes y maquillaje de las múltiples películas y series en las que han trabajado: Romasanta, Crimen Ferpecto, Torrente 3, Para entrar a vivir, Cuento de navidad, REC, REC 2, REC 3, Spanish Movie, Verbo, El Bosque, Hospital central o El secreto de Puente Viejo, entre otras. Brian Muir, escultor y artista cinematográfico que entre otras cosas fue el escultor del casco de Darth Vader, nos deleitó con una gran charla acerca de su trabajo en su más que dilatada carrera cinematográfica que incluye películas tales como Star Wars, la trilogía Alien, Indiana Jones, James Bond, Harry Potter, Willow, El Planeta de los simios, Sleepy Hollow, Tomb Raider, Sherlock Holmes y Blanca nieves y La leyenda del cazador. Muir detalló todo el proceso creativo, así como la evolución de las técnicas a lo largo de los años con las nuevas tecnologías disponibles. El equipo de especialistas Rojo Stunt Team, realizó una impresionante exhibición de técnicas de los especialistas del cine con José Antonio Rojo al

115


rente (conocido como “La antorcha humana”, ya que es el único especialista español que se prende fuego con el cuerpo desnudo). En la exhibición se mostraron técnicas con fuego sobre piel desnuda, así como una extensa coreografía de lucha incluyendo armas, acrobacias, destrozo de mobiliario (especial para este tipo de coreografías) y finalizando con la participación de voluntarios del público, con los que se explicaba todo el proceso de las precauciones que hay que tomar (conocimientos previos, protecciones indispensables, etc.) y realizaron diversos ejercicios, como romper una barra en la espalda o participar en golpes cuerpo a cuerpo.

Además de todo ésto, hubo numerosas exposiciones de objetos de coleccionista y piezas únicas, como el recorrido por los casi 30 años de os juguetes de Transformes, a cargo de ACAT (Asociación de Coleccionistas y Aficionados a los juguetes Transformables); la exposición de Gi-Joe, MOTU y Marvel por parte de Mesocra (Asociación de coleccionistas de figuras de acción); la exposición de Stargate (réplicas de objetos de las películas, merchandising de todo tipo, vestuario) por La Comunidad Stargate España a la cual se uniría más material de esta mítica saga y otras piezas trajes y replicas de sagas como Galactica, V, Stargate y Star Trek a cargo de Space Trask Force. Sin olvidarnos también de la conferencia y exposición de material del universo Superman a cargo de Javier Olivares y Jorge Muñoz. Y, por si esto fuera poco, también hubo espacio para firmas de las estrellas internacionales invitadas, como los ya mencionados José Mediavilla y Brian Muir, a los que hay que sumar a Kenny Baker (el actor dentro de R2D2, participó también en El Hombre Elefante, Willow, Amadeus, entre otras) y Mike Edmonds (el Ewok “Logray”, en el Retorno del Jedi y al que también podemos ver en ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, Las Crónicas de Narnia, o Harry Potter, entre otras y moviendo la cola de Jabba the Hutt).


En conclusión, un gran evento cargado de actividades que sin duda merece la pena visitar. Como único punto negativo, darle un pequeño tirón de orejas a la organización en la preparación del escenario, ya que algunas actuaciones no pudieron realizarse por falta de espacio o hubo que improvisar un escenario en el suelo (por la baja altura del techo en relación al escenario) y, debido al gran número de actividades desarrolladas a la vez, se interrumpieron varias veces algunas actuaciones para anunciar otras charlas que se iniciaban en ese momento, lo

cual fue un gesto bastante feo respecto a los chicos que estaban actuando. Como siempre, todo se puede mejorar y la impresión general es que se trata de un evento magnífico con un montón de cosas para hacer y asistir. Con el nivel de contenidos como el que han demostrado, sin duda es un evento que recomendamos y esperamos que, si no lo habéis disfrutado aún, no perdáis vuestra oportunidad el año que viene. Dark Wizard

117


Reportaje: Expocómic Los pasados días 29 y 30 de Noviembre y 1 y 2 de Diciembre se celebró en El Matadero de Madrid, un recinto actualmente adecuado para acoger exposiciones y algunas actividades culturales para todos aquellos interesados en ellas. Tras el cierre del Pabellón de Cristal de la Casa de campo, como sabéis, tuvo que trasladarse aquí y organizarse en poco más de dos semanas, por lo que pese a los muchos inconvenientes y problemas que surgieron a lo largo de Expocómic (tapones de gente, colas interminables, calor, problemas con el escaso aforo,…) hay que reconocer que la organización lo ha hecho muy bien para el poco tiempo que han tenido.

Pudimos asistir a un montón de exposiciones que la organización preparó en los distintos espacios que les cedieron. Esto hizo que las zonas de exposición estuvieran más despejadas y se pudiera disfrutar de las obras sin el barullo de la zona de compras (algo que se agradeció enormemente). En cuanto al concurso de cosplay hubo el inconveniente de que faltaron un montón de participantes, sin embargo las actuaciones de los cosplayer que subieron al escenario nos hicieron pasar un rato muy agradable a los pocos asistentes que pudimos acceder al Auditorio (ya que el aforo era limitado). Al final del reportaje os pondremos una galería de fotografías con los mejores cosplay que pasaron por allí. Pero centrándonos en los dos temas que a nosotros nos interesan. A lo largo de estos días hemos podido ver una gran cantidad de artistas patrios que se han acercado por allí a firmar y a vender sus obras. Aunque a nuestros queridos fanzineros les colocaron en un sitio un tanto apartado y escondido, estuvieron todos los días allí dispuestos a darlo todo. Se respiraba entre ellos un buen ambiente, tanto que entre ellos mismos vendían los fanzines de sus compañeros como apoyo.


graün y Ruleta Rusa, unos chicos también muy simpáticos y que presentaban en este salón sus obras Andergraün 5 y Tractor Who respectivamente, dos fanzines muy recomendados porque no pararéis de reír con sus historias. Como sabéis ambos grupos realizan fanzines con historias variadas de diferentes autores, aunque en este caso Ruleta Rusa con su Tractor Who nos sorprende con una historia única, parodia de Doctor Who y de la cual ya hablamos en nuestro blog. Los chicos nos dedicaron además una foto muy amorosa

Por un lado tuvimos el placer de hablar con Studio Warg! y Electro Cereal en su stand, donde vendían como novedad su fanzine Doctor Wargh! junto con un montón de merchandising y el resto de sus fanzines, como siempre. Posiblemente una de las cosas más llamativas de las novedades fueron los poster de los tres últimos doctores realizados por Electro Cereal como dibujante y Laura Kjoge como colorista: el resultado de las obras es inmejorable.

No podían faltar tampoco a la cita Morán y Laurielle con el segundo tomo de El Vosque. Un stand lleno de risas, comida (tenían de todo) y como no, un cerdílope. Tuvimos el placer de poder hablar un rato con ellos y coger el segundo tomo de su obra, que está siendo todo un éxito. Tanto que llegaron a vender todas las existencias del segundo número que llevaron a su stand. Pero no os preocupéis, que si queréis más podréis adquirir el primer y el segundo número en su web ¡Y algún que otro cerdílope más!

Al otro lado de los baños (si, a los pobrecillos les colocaron al lado) nos encontramos con Ander-

119


El domingo pudimos por fin pasarnos a ver también a Studio Kat, que estaban en el stand junto con Konoha no merchan y coger los dos últimos fanzines que han publicado: Malditos Templarios y KatzVengers. Por lo que nos contaron tanto ellos como Electro Cereal lo que más suelen vender son chapas y camisetas, que parecen tener un gran éxito. Como ya hablamos en el blog Malditos templaros es una grandiosa parodia sobre el exitoso juego Assassins Creed mientras que KatzVengers parodia las películas y cómics de superhéroes que tanto resuenan hoy en día entre los fans. En cuanto a firmas el salón estuvo plagado de ellas: Studio Kôsen firmó el sábado en Legends Comic su tomo Lettera 2 Deseos, Lolita Aldea y Miguel Gómez-Cabrera firmaron el viernes y el domingo en el stand de Norma y el sábado también en Legends Cómic. Aunque posiblemente el plato fuerte de Norma en esos días fue la presencia tanto de Victoria Francés por su nueva obra el Lamento del Océano (del cual pudimos ver una preciosa exposición en el propio recinto) y del equipo de Malefic Time: Luis y Rómulo Royo y Kenny Ruíz. Grandes colas y un montón de fans que se reunieron alrededor del stand de la editorial y del escenario. Pero no fueron las únicas firmas, sino que el resto de los invitados de expocómic tuvieron sus firmas en diferentes stands y se portaron muy bien con todos los fans que se pasaron por allí. Grandes figuras como Max, Simón Bisley, Michael Broussard, José Ramón Larraz o Ben Templesmith se pasaron por allí para compartir unas movidas jornadas con sus fans. También tuvimos el placer de conocer por fin en persona al gran Nikoxan, creador del ya conocidísimo Cálico Electrónico ¿Quién no ha visto un capitulo de esta serie flash tan desternillante? En su stand no solo podíamos encontrar algunos objetos de merchandising de la serie, sino que el propio Niko estuvo allí al pie del cañón para firmar a todos y cada uno de sus fans, que no fueron pocos. La gente no paró de pasar por allí para hacerse con algo de nuestro superhéroe favorito y de paso conseguir una firmita. Agradecemos que nos tratara tan bien y fuera tan simpático con nosotros.


Completamos la ronda de autores conociendo u nuevo proyecto llevado a cabo por un grupo de artistas, algunos ya conocidos en el mundillo, que han decidido unir sus talentos y sus fuerzas para crear Shizen Cómics. A lo largo de la jornada del sábado pudimos ver al guionista Alberto Chaves, al dibujante Marcel Pérez, a la relaciones publicas Mereth y a sus dos preciosas azafatas, Raquel y Patricia, hablando del proyecto y regalando tarjetas con los diseños de los primeros personajes a todo aquel que

pasaba por delante de su stand. Un proyecto fresco que os sorprenderá a todos. En definitiva ha sido un salón lleno de artistas que no solo han hecho el gran trabajo y esfuerzo de sacar adelante sus obras (incluso con los problemas de última hora que tuvieron algunos) sino que lo han dado todo en estos cuatro días en El Matadero de Madrid. Nari

121


Galería de cosplay

Batalla entre Tarifa y Calderilla presenciada por un cerdílope, de “El Vosque”

Loki, de los Vengadores, junto a Leonardo Da Vinci

Ryu y Ken, de Street Fighter, ganadores del premio a la mejor actuación


Batalla de â&#x20AC;&#x153;Fortalezaâ&#x20AC;? entre entrenadores pokemon con la presencia del incansable Team Rocket

Lilith, del videojuego Borderlands

Los hermaon Elric, Edward y Alphonse de Fullmetal Alchemist


Gran grupo de X-Men, ganadoes del Premio al Mejor Personaje de C贸mic y Ciencia Ficci贸n

Grupo de Magi, ganadores del Premio al Mejor Personaje de Manga


Cristina y Ezio, de Assassins Creed, ganadoras del Segundo Mejor Premio

Grupo de Batman, ganadores del premio al Mejor grupo del evento


Grupo de Homestuck Ancestros

Grupo de K


Sona, recien salida de la Grieta del Invocador del juego de moda League of Legends

El Doctor Henry Philip McCoy, mas conocido como Bestia, ganador del Premio a Mejor Cosplay Individual

Didi y Batto, de Ramen para Dos, presentadores del concurso luciendo sus cosplays de Chicho Terremoto


Sabías que... Como todos sabéis la festividad de la Navidad es una de las fiestas más importantes del cristianismo donde se celebra el nacimiento de Jesús, celebrándose el 25 de diciembre. En el caso de la religión ortodoxa en algunas ocasiones se pasa el 7 de Enero. Todo esto lo sabemos porque lo vivimos día a día, porque cada año celebramos las fiestas de la Navidad (aunque se haya desvirtuado y tomado un cariz más comercial), pero ¿Sabéis qué festividades había antes de que naciera el cristianismo? La colocación de la Navidad el 25 de diciembre se sabe que fue precisamente para tapar fiestas no cristianas que se celebraban en estas fechas y que llevaban una gran cantidad de siglo en las tradiciones antiguas, fiestas que los pueblos celebraban durante el solsticio de invierno (desde el 21 de diciembre). En algunas culturas esta fecha se tomaba como el nacimiento del dios del sol, mientras que en algunas otras, al ser el día más corto, se consideraba la muerte del mismo. Pero hablemos ahora una a una de las fiestas más relevantes de la antigüedad. Los Romanos celebraban este día la fiesta del “Natalis Solis Invicti” o “Nacimiento del Sol invicto”, asociada al nacimiento del dios Apolo. El 25 de diciembre fue considerado como día del solsticio de invierno, y que los romanos llamaron bruma; cuando Julio César introdujo su calendario en el año 45 a. C., el 25 de diciembre debió ubicarse entre el 21 y 22 de diciembre del nuestro. De esta fiesta se tomó la idea del 25 de diciembre como fecha del nacimiento de Jesucristo. Otra fiesta romana es la reconocidísima Saturnalia, en honor a Saturno, y que duraba cerca de siete días incluyendo en los mismos el solsticio de invierno. Durante esta celebración los romanos posponían todos los negocios y guerras, hacían intercambio de regalos, y liberaban temporalmente a sus esclavos, unas tradiciones que se asemejan, curiosamente, a nuestras Navidades. Los germanos y escandinavos celebraban el día 26 de diciembre el nacimiento del dios nórdico del sol naciente, la lluvia y la fertilidad: Frey. En esas fiestas adornaban un árbol perenne, que representaba al Yggdrasil o árbol del Universo, una costumbre que se transformó en el árbol de Navidad cuando llegó el Cristianismo al Norte de Europa. En México se celebraba el advenimiento de Huitzilopochtli, dios del sol y de la guerra, en el mes Panquetzaliztli que se situaría entre el 7 y el 26 de diciembre de nuestro calendario. Los incas celebraban el renacimiento de Inti o el dios Sol y la fiesta era llamada Cápac Raymi o Fiesta del sol poderoso, nombre que se utilizó para denominar este mes, el primero del calendario inca. Esta fiesta era la contraparte del Inti Raymi de junio, pues el 23 de diciembre es el solsticio de verano austral y el Inti Raymi sucede en el solsticio de invierno austral. En el solsticio de verano austral el Sol alcanza su mayor poder (es viejo) y muere, pero vuelve a nacer para alcanzar su madurez en junio, completándose anualmente el ciclo de la vida del Sol. Así que ya sabéis, algunas de las tradiciones que hoy en día hemos adoptado vienen no del cristianismo, sino de festividades anteriores a este y que han conseguido llegar hasta nuestros días.

Imagen: Merry Christmas 2004 By auroreblackcat www.auroreblackcat.net


Crítica en comic (sans) La política que lo corrompe todo Bienvenidos seáis lectores de Primula Studio a esta columna que trata de hablar de lo bueno y no tanto del mundo del cómic, desde oriente hasta occidente. La crítica mordaz que hoy me tiene abstraída no es más que la decadencia del manga, sobretodo shonen, japonés. ¿Acaso no lo habéis notado? No, no me refiero a que la edad dorada del manga (la era de los 90) ya haya quedado muy atrás; me refiero a ese problema tan rotundo y debastador que tiene cuando la política se mete más allá de donde debiera o se obsesiona con algo sin tener si quiera la información correcta y lo que empeiza con una cruzada que parece legal termina por arruinar todo un género. ¿De qué está hablando? Puede que os preguntéis, no os preocupéis, que yo os lo pienso explicar... Todo empezó cuando, el que es ahora ex-gobernador de Tokio, Shintaro Ishihara emprendió su famosa batalla contra el “LoliCon”. Como ya sabéis, Japón es cuna no sólo de maravillas, sino de oscuridades de mentes perversas y retorcidas como es la pederastia (sin embargo toda la fama que tienen los japoneses no la tienen los alemanes que son el primer país del mundo con problemas de pederastia, pero ese es otro tema a tratar...). El “LoliCon” no sólo es un fetiche sino un género propio en la actualidad en el manga, en donde sus protagonistas son las llamadas “lolitas” o niñas de edad más que corta (también esta su homónimo masculino, el shotacon, pero hablaremos de Lolicon en general para no desdoblar el tema, adheriendo al shota dentro) y en cuyo género el erotismo, aunque no es regla general, es cada día más y más propenso, llegando a cantidades y a situaciones tan alarmantes que se comenzó a ver dicho género como propaganda en apoyo a los pederastas. Con este, en principio, noble fin, Ishihara comenzó a perseguir a dicho movimiento y a toda industria que lo promocionara. Lo que suele pasar en estos casos es que una batalla “justa” tiene muchas probabilidades de decli-

nar en los delirios de una persona ávida de poder y fama como es el polémico ex-gobernador. Y así, la cruzada contra las Lolitas comenzó a extenderse hacia el “hentai”. Lo primero que se me viene a la mente es... ¿Cómo un gobernador de un país con una de las industrias pornográficas más fuertes del planeta se le ocurre eso? ¿En qué se basaba para pensar que el hentai, sin referencias a las Lolitas, era malo? Y lo que es peor... ¿Cómo, sabiendo cómo es el pueblo japonés y los fetiches y la forma que tiene de transformarlo todo, es capaz de emprender una cruzada así sin suponer lo que se le vendría encima? De cara al público, eliminar el hentai al igual que el lolicon se presentaba con facilidad, pues quién podría apoyar a viva voz algo así en una sociedad como la nipona en donde se busca ser parte de la masa conscientemente y no destacar. Sin embargo, y como anuncié antes, la sociedad nipona (reprimida por filosofía de vida desde siempre) también tenía creado mecanismos para que sus gustos reales salieran a la luz como válvulas de escape... Y justamente ante dicho escape nos encontramos


en la actualidad... Y lo que es peor, ese mosntruo acorralado ha crecido de una manera tan brutal y bestial que está acorralando a géneros enteros y está haciendo peligrar lo que conocíamos como manga shonen. Una vez más... ¿A qué me refiero? Pues a la aparición del “Moe” (y su posterior degradación) y a la escalada que estamos presenciando de “ecchi” (picante) hasta cotas insospechadas (van a tener que cambiar el significado de ecchi por explícito a este paso). Para aquellos que no lo sepan, el “Moe” es ese “nuevo” género basado en chicas lindas, amables, inocentes, algo torpes y en general... el ideal de mujer de la mayoría de los llamados “otakus” japoneses. El arquetipo “Moe” ya existía en el manganime desde hacía mucho, sin embargo, con la desaparición, o intento de ello, del Lolicon el moe ha comenzado a mutar y a cambiar sus proporciones acercándose peligrosamente a lo que antes se conocía como Lolicon, pero disfrazado, por supuesto... Por su parte, el “ecchi” o género algo más subido de tono pero siempre sin llegar al hentai, está por su parte supliendo al género que intentan extinguir. ¿Cuál es el problema? En ambos casos es el mismo y en ambos casos es MUY grave. Cuando antes los otros dos géneros estaban separadados y el público podía acceder a ellos de una manera determinada y concreta, la persecusión de estos los ha llevado a mutar y a esconderse “a simple vista” (que se ha demostrado que muchas veces es el lugar más oculto) en otro géneros y lo que es peor, en géneros al alcance de todos y en publicaciones al alcance de todos (que es lo peligroso) El ecchi tiene tan copado las series actualmente que aquellas en las que aparecían escenas simplemente de “pantsu” (enseñar braguitas) han comenzado a enseñar más y más (incluso creándose reglas en las que cada X páginas tienes que enseñar más o menos “carne”), y aquellas que estaban dedicadas de por entero a ese género, como To Love Ru, directamente se hayan convertido en un hentai “algo censurado” (y lo pongo entre comillas porque ya ha pasado de TODO en esa serie).

El problema es... ¿Dónde se publican? ¡Pues en revistas de gran tirada, semanales muchas de ellas y de gran difusión! Y no sólo eso, sino con una orquilla de edad de lectores tan amplia que es mucho más dañino! Mientras que antes el hentai seguía sus cauces propios, ahora cualquiera puede acceder a ello, y con edad muy baja! Recordemos que en el caso concreto de “Tu Love Ru” se publica en la Shonen Jump! La revista shonen más importante nipona y con mayor tirada y lectores. ¿Qué están haciendo? Están dejando que críos vean justamente lo mismo que antes existía, pero que al menos a ellos no se les tiraba casi literalmente a la cara. Con el Moe pasa exactamente lo mismo, pero empieza a tan exagerado que da hasta miedo pues dado el éxito que está teniendo el número de series semejantes ha empezado a crecer eliminando a otras y otras alternativas “más sanas” (Chuunibyou, Little Busters, OniAi, Busou Shinki, Sakura no sou no pet na kanojo... podría seguir eternamente). Además, este “nuevo y degenerado” género ha empezado a entremezclárse con otros que son igualmente pelopúnticos (pero clásicos japoneses) como el incesto (o la ilusión de este), en series como “Ore no Imoto ga Konna ni Kawaii Wake ga Nai”. El problema es que la batalla que comenzó contra el Lolicon estaba justificada pero ahora no sólo no se ha erradicado sino que se está popularizando de nuevo y mostrándose a un público que antes no lo consumía como propuestas alternativas cuando nunca lo han sido. Y no contentos con eso, esa misma oleada está tragándose a su paso a otras series, eliminando otras opciones y demostrando que es un género votado y rentable, por lo cual eso sirve de retroalimentación para que sigan creándose más y más series del mismo estilo. Se ha creado un monstruo y difícilmente le veo salida a esta devacle. ¿Qué ha hecho por nosotros el señor Ishihara? No ha eliminado el Lolicon, le ha dado un boom que hacía años que no tenía, ha hecho que el ecchi que está permitido en revistas de gran tirada casi sea hentai y menores de edad lo consuman con

131


facilidad. Entonces... ¿Qué ha hecho? Me temo que nada bueno. Pero lo que más me temo es que nosotros, los lectores de cómics, que somos al final los que damos repercusión y fama, apoyo, a las obras seamos quien le demos un soporte a algo que no está bien, pues personalmente no veo a los lectores habituales quejarse. Tenemos que darnos cuenta que, aunque Japón esté lejos y el mercado occidental para ellos no suponga nada en sus planes de futuro, si que podemos marcar la diferencia, al menos alejándonos de lo que está mal. Porque al final lo que contará realmente es que nosotros no consumamos algo deleznable.

Siento realmente que la forma matemática de calcular lo que es popular y no en Japón (en las series), unidas con este problema, esté mermando una industria que antes poseía mucha más variedad y calidad; pero es la cruda realidad. Por mi parte sólo tengo una cosa que añadir... deseo que los ríos vuelvan a su curso lo antes posible, pero, hasta entonces... Una servidora se refugiará en la industria americana, la cual, con líneas como Vértigo, de DC, hacen merecer la pena de seguir en este mundillo con cada una de sus ofertas de lectura. Alejada del manga no por gusto sino por obligación, pues es mi respuesta a esta degradación. Washu

Camisetas, Calendarios, marCapáginas, revistas, poster, Flyers, y muCho más.

Si quieres imprimir tus cosas con buena calidad, plasmar tu logo en bolígrafos, tazas,... hacer calendarios y marcapáginas para acompañar tus publicaciones. ¡No lo dudes! BCP te da buenos precios y calidad.

BCP Grafic

Pedro Berciano Falagán Tlf: 91 5749710 E-mail: bcpgrafic@yahoo.es


Cómo autopublicarse REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL Cuando un autor, ya sea de cómic o manga, de literatura,… comienza con la realización de su obra, puede recurrir sin problema ninguno al Registro de la Propiedad Intelectual para proteger su obra. La inscripción del manuscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual es voluntaria, pero es el procedimiento más eficaz que tiene un autor para asegurarse sus derechos y evitar cualquier tipo de plagio. Legalmente, el Registro de la Propiedad Intelectual es el único que otorga la presunción de certeza de que el autor y titular de los derechos económicos de explotación es aquella persona que figura inscrita en el Registro, salvo que alguien demuestre lo contrario. A la hora de solicitar dicha inscripción puede ser realizada por el propio autor o autores de la obra, por el titular o titulares que tengan los derechos de explotación de la obra o por una persona que pueda acreditar que actúa en representación del autor o del titular. Para ello ha de rellenarse un impreso oficial que se facilita en el Registro acompañándolo siempre de un ejemplar de la obra y la documentación acreditativa necesaria. A la hora de presentar la obra ha de hacerse encuadernada (al menos con cartulina, plástico, gusanillo, etc.), escrita en letra legible (es decir, nada de tachones, borrones,…), con las páginas numeradas y con una portada donde debe figurar el título de la obra y el nombre completo del autor. Además el solicitante deberá firmar la primera y la última página del ejemplar a entregar. En cuanto a la acreditación necesaria, en el caso de que el autor de la obra y el titular con los derechos de explotación sean la misma persona, bastará con presentar el DNI. En el caso de que el solicitante sea uno de los autores de una obra realizada en colaboración con otros, deberá acreditar además que actúa en representación del resto de los autores y aportar una fotocopia del D.N.I. de cada uno de ellos. Si el solicitante es el titular de los derechos de explotación de la obra, deberá aportar la documentación que justifique dicha transmisión de derechos. Si además, el titular es una persona jurídica, deberá acreditar dicha personalidad. Y por último, si el solicitante actúa en representación del autor deberá acreditarlo con la correspondiente autorización y la fotocopia del D.N.I. (tanto del solicitante como del autor).

Si os interesa saber más o queréis registrar vuestra obra, os dejamos la dirección del Registro General de la Propiedad Intelectual. REGISTRO CENTRAL: Zurbarán, 1. 28071 Madrid (España) Teléfono: 91 5930870. Fax: 91 447 72 41 E-mail: registro.rpi@sgtr.mcu.es

133


historias para no dormir Bienvenidos a Historias para no dormir, una sección donde podréis contar vuestras vivencias más extrañas y bizarras y compartirlas con todos los lectores. En este primer número hemos recopilado las historias que nos han mandado algunos artistas (dibujantes y escritores) sobre vivencias y peticiones un tanto extrañas que han tenido ¿Preparados para saber hasta dónde llegan algunas personas?

Resulta que estoy en un foro de Saint Seiya donde voy subiendo los dibujos y un chico me dice que si acepto encargos. Yo le dije que claro que sí, pero que cobro una tarifa por ello. Se queda así como pensando y me suelta que en el foro está completamente prohibido vender y comprar, así que tendría que pagarme en recursos del foro, que miraría a ver. Kamapon

Hace tiempo nos escribieron para encargarnos unos poster muy grandes, de tamaño casi humano. Según ellos, para el pago, nos enviarían un cheque con una cantidad de dinero del cual deberíamos cobrar el coste total del trabajo tras enviarlo y enviarles, junto con los poster, el cambio en metálico. Menos mal que nos enteramos de que era un timo y que usaban cheques sin fondo para cobrar el supuesto cambio en metálico. Sr. Panda


Hace unos días me encontré con un correo de un muchacho sudamericano donde me ponía que le encantaba mi historia (no ponía cual, así que esto me dejó bastante confundido) y que les gustaría adaptarlo a formato cinematográfico, pero que no sabían si como película o como serie. Claro, estuve investigando a ver qué historia podría ser hasta que di con ella. Le contesté pidiéndole información y le comenté que cuando me mandaran una propuesta bien redactada con todos los puntos necesarios a saber desarrollados, me lo pensaría. Tan solo me contestó que aún no sabían qué iban a hacer y que el presupuesto era mínimo. Sr. Panda

Un día entro a mi deviant art y veo que tengo una note ( para mi tener una note es muy guay y me emociono mucho), el caso es que se trata de una chica anglosajona/que no habla español, diciendo lo mucho que les gusta mis dibujos. Yo le respondo agradecida y ella me vuelve a contestar, esta vez con la pregunta “¿Haces request y comisiones?” yo le respondí que si y le puse un link con mis precios...pero para mi desagradable sorpresa, a ella le interesaban las request....no se porque pero accedí a hacerlo y le pedí que me diera descripciones de lo que quería.

Pero ahí no terminaba la cosa, lo desagradable de verdad fue leer lo que quería ...Me contó que tenia un amigo que estaba escribiendo na novela y quería que dibujase una escena del libro, seamos breves, la escena consistía en que una niña discutía con un niño y por el forcejeo este terminaba con los pantalones bajados, fue tal mi estupefacción que no le respondí . Paso un día y me pregunto si necesitaba más ejemplos. Me dio curiosidad y revise sus comentarios y supe que, aquella chica le estaba pidiendo lo mismo a otros artistas... así que lo del libro no era más que una burda excusa. Me arme de valor y le respondí que, si de verdad había visto mi galería, yo solo dibujaba cosas elegantes y de buen gusto y que, si quería que le dibujara algo así me pagara. Ya no me contesto.... Y esa es mi escalofriante experiencia. Sumire93

135


La cocina de Nari Hoy en La Cocina de Nari os traemos una receta que queda muy vistosa a la hora de hacer una tarta casera: la tarta Red Velvet. Aunque en la receta original se usa una crema de queso con nata, nosotros vamos a utilizar una cobertura un poco especial, muy sencilla, y que le da un sabor a limón muy rico. Es fácil y queda muy original. Para las medidas del bizcocho utilizaremos el vasito del yogurt como medida. INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO - 1 Yogurt de Limón - 3 Huevos - 3 vasitos de Harina - 3 vasitos de Azúcar - 1 vasito de Aceite - 1 cucharadita rasa de postre de levadura - Mantequilla - Colorante rojo en gel INGREDIENTES PARA LA COBERTURA - 200 gr de queso philadelphia - 400 gr de leche condensada - Zumo de 3 o 4 limones (dependiendo del zumo que tengan)

PROCESO En un recipiente de plástico vertemos primeramente el yogurt y los tres huevos. Los batimos (a mano o con batidora) hasta que quede una masa uniforme. Después vamos añadiendo poco a poco los tres vasitos de harina, mezclándolo igualmente con la masa que hemos hecho con los huevos y el yogurt. No os preocupéis porque quede muy espeso, es normal. Una vez hayáis echado la harina, añadimos los tres vasitos de azúcar, batiendo. Veréis cómo al añadirla la masa se va haciendo cada vez más suave y más fácil de batir. A continuación vertemos el vasito de aceite y lo mezclamos con el resto de la masa. Tened mucho cuidado y batid bien porque muchas veces el aceite se queda por los rebordes o en la superficie en pequeñas gotas y eso, después, se nota demasiado en el bizcocho.


-Por último añadimos la cucharadita de levadura. Es importante hacerlo porque la levadura ayudará a que el bizcocho crezca bien. Una vez bien mezclado todo lo que tenemos que hacer es echar colorante en gel poco a poco hasta que coja el color deseado. Una vez hecho, cogemos tres moldes redondos (yo suelo usar moldes desechables de albal) y dividimos la masa entre los tres tras haberlos untado con mantequilla. Colocamos el horno, para que se caliente antes de meterlo, a 210º arriba y abajo. Una vez esté caliente lo bajamos a unos 170º y metemos dentro el molde con la masa. Esperamos alrededor de unos 20 minutos y estará listo. Para la crema lo único que hay que hacer es mezclar en primer lugar el queso con la leche condensada y batirlo bien. Una vez mezclado se añade el zumo de limón y cogerá una consistencia muy cremosa. Ya solo queda montar la tarta: entre cada uno de los bizcochos untáis un poco de crema para que queden pegados entre sí y echáis una primera capa por encima de la misma. Lo metéis en la nevera y en unos 20 minutos le echáis otra capa para que quede uniforme y decoráis al gusto. Y voilá, tenemos un postre muy vistoso y my rico para cualquier ocasión. Fuente de la receta: receta propia Fuente de las fotografías: Todas caseras menos un par encontradas en web (por fallo de la cámara)

137


¡COLABORA! ¿Quieres participar en la revista? ¿Quieres que tus trabajos sean reconocidos? Mándanos tus obras por correo con el género de tu obra como asunto y si cumple los requisitos mínimos podrás aparecer en el próximo número. Comprueba los requisitos en: primulastudio.blogspot.com.es/p/faqs.html

¡SUSCRÍBETE! ¿Quieres recibir los próximos números gratuitamente en tu correo? Envíanos un correo con el asunto “Suscripción” y te la enviaremos en cuanto la saquemos.

¡PROMOCIÓNATE! ¿Te gusta como funciona la revista? ¿Quieres que tu negocio aparezca en ella? ¡Promociónate con nosotros! Mándanos un correo con el asunto “Promoción” y te ofreceremos todas las posibilidades.

En cualquier caso, contacta con nosotros en: primulastudio@hotmail.es


ÂżQuieres leer los nĂşmeros anteriores de nuestra revista? Esto y todas las noticias sobre nuestros autores e iberomanga en: primulastudio.blogspot.com.es

P*Magazine nº3  

Tercer número de la revista P*Magazine

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you