Issuu on Google+

RADIO

GAMER


@Anihyde

N

o llegaba a tener 6 años cuando mi viejo nos trajo el Family a casa, y digamos que tener 4 hermanos mayores no me hizo las cosas fáciles, pero siempre me las ingeniaba para robarme los joysticks y sobre todo el arma para matar patos, era un as en el Excite Bike y mi pasión era Mario Bros. Después de tanto uso, era de esperarse que el Family pase a mejor vida, pero ya había llegado la época en la que las computadoras se volvían más populares en el país, y aunque no tenían Windows y nos conformábamos con un DOS espantoso, me la pasaba horas y horas jugando al Prince of Persia, al que yo llamaba “El tipito que salta”. Un primo mío tuvo antes que yo la suerte de tener una PC como la gente, llena de juegos como el DOOM o el Rayman, y casi me tenían que sacar con espátula de la silla para irnos de la casa de mis tíos. Apiadándose un poco de mi, mi hermano bastante mayor y ya laburante, se puso las pilas y compró una PC con más chiches, y a mis 12 años, con ya el privilegio de Windows, conocí el juego que me marcó la infancia y que nunca pasa de moda: Quake I (ahora ya saben por qué soy la Press Stars violenta). En ese proceso y en los años venideros, seguí con mi modesto amor por la PC y me hice amiga de otros juegos como el Grim Fandango, Resident Evil y el Age of Empires, una mezcla de géneros bastante particular, pero mi amor estaba dividido entre eso y mi nueva adquisición: Un Sega Génesis. Me lo regalaron para un día de reyes adjunto con cartuchos que me volaron la cabeza: Mortal Kombat 1 y 2, Sonic 1 y 2, el juego de los Picapiedras, algún que otro juego de

Disney, los juegos de carrera que también fueron una pasión mía que había nacido en los fichines de la costa, el famoso juego de los Tiny Toons.. mi Sega no tuvo un final muy feliz, y en los tiempos que vinieron me había quedado sin consola y la PC que tenía ya era muy obsoleta para correr juegos nuevos, así que me conformaba en ir a la casa de algún amigo a jugar a la Play. Pasaron muchos años antes de que vuelva a tener contacto con una consola, en el medio, como dije, me conformaba con cosas prestadas, hasta que mi vieja decidió comprar una máquina nueva y fue el principio del fin: empezó la locura de los emuladores, los que me dieron la oportunidad de terminar juegos de Sega, de jugar al Zelda: Ocarina of Time y Minish Cap (bendito seas emulador de Game Boy Advance). También esa fue la etapa en la que me fanaticé a morir con el Wacraft III, juego que hoy en día sigue siendo uno de mis favoritos, y bastante más adelante, me incursioné en el mundo del DotA y su nefasto Ombu server. Ya de más grande, con trabajo y bastante podrida de pedir cosas prestadas, al fin pude tener mi gran consola gran, que muchos aman y otros odian, mi XBOX 360, y desde ese momento, vicio non stop, la llama gamer en mi se volvió mucho más grande: Bioshock, Tenchu, Call of Duty, Halo, Gears of War, Left 4 Dead, Soul Calibur, Dead Space, Lost Planet, Burnout, Dead or Alive, Fallout, Portal, Battlefield, Alice, entre otros tantos juegos son los que hoy juego y que me terminaron de abrir la puerta al mundo del gaming y toda la gente maravillosa que lo habita. Ani


@Omeguis


T

odo comenzó hace tanto que no me acuerdo, pero sí fue culpa de mi hermana que me iniciara en el mundo de los jueguitos al verla jugar Kyrandia y Gabriel Knight. Apenas tuve uso de razón, empecé a viciar esos mismos juegos, seguidos por el Maniac Mansion, Day of the Tentacle, Monkey Island y similares. Un poco después me enganché con el Myst, copiándome de apuntes que tomaba mi mamá cuando lo jugaba para yo ir avanzando en los puzzles. Aparentemente en mi familia todos tuvieron etapa de ñoñez, incluso después jugué Riven con mi papá compartiendo la misma partida, para ayudarnos mutuamente y llegar más lejos. No lo pudimos terminar... Pero lo que definitivamente marcó mi enfermedad de adicción a los jueguitos fue la llegada de la Playstation. En ese momento yo quería un Super Nintendo, lo había pedido mil veces y nunca lo tuve.

Un día llegaron con esa consola gris, con un logo re pedorro que decía PLAYSTATION, y yo quejándome “WTF ESTO NO ES UN SUPER NINTENDO AAAA”, pero cuando vi que usaba CDs... y puse el primer juego... (Crash Bandicoot) supe que eso era la posta. Mi preadolescencia la forjaron Crash, Spyro, Gex, Lara Croft y Parappa the Rapper! Me considero campeona imbatible de Crash Team Racing, acepto cualquier tipo de reto para este juego en un bonito versus. Nunca más me separé de la Play, es hasta el día de hoy que mi PS3 es una de las cosas más preciadas que tengo! Coni


@fefipa

E

n mi niñez pude encontrar en mi casa una Commodore 64, una famiclon y una 486. Las 3 me dieron muchas horas de juego pero por más que la Battletoads y la famiclon me hayan dado, siempre quise más a la vieja 486. Imitando todo lo que hacían mis hermanos mayores, podía controlar DOS con tal de ejecutar el Doom, The Secret of Monkey Island, Warcraft, Commander Keen, Mortal Kombat o el que haya estado instalado. A medida que fue pasando el tiempo fueron desfilando nuevas computadoras y jugué muchos clásicos: Warcraft 2, The Dig, Fate of Atlantis, Blood, Baldur ’s Gate, bla bla… pero la más importante fue aquella al inicio de mi adolescencia, una Pentium 3 con conexión a internet. En aquellos momentos jugaba Argentum Online todo el día y visitaba muchos foros, aunque el más influyente siempre fue uno de abandonware, llamado La Cueva de los Clásicos, donde aprendí mucho de aventuras gráficas y juegos retro. En este foro comenzó mi vicio por el Doom 2, en donde jugábamos, todos los usuarios online, con un cliente llamado Zdaemon. A la par tuve una Sega Genesis y un Gameboy Color, que aún conservo. Hubo un largo tiempo en que no tuve más que esa P3, así que solo jugaba Online los juegos que tenía, emuladores o juegos que me funcionaran. En La Cueva de los Clásicos me uní a un proyecto entre usuarios llamado Monkey Island Zero, pretendía desarrollar una precuela de The Secret of Monkey Island. Este fue mi puntapié inicial para interesarme por el desarrollo, especialmente el pixel art y por algo mucho más importante: los indie games. Cave Story y Noitu Love 2 son los juegos que mas me gustaron de ese tipo. Años más tarde, fui perdiendo el interés por juegos modernos ya que mi PC no se los bancaba, hasta que vi el tráiler del Mirror ’s Edge. Entonces enloquecí, necesitaba una PC nueva para jugarlo y no tuve opción más que conseguirme una más moderna. La compré. Mirror ’s Edge me encantó, World of Warcraft me raptó, sigo intentando desarrollar un juego y también jugando al Doom 2.


@mgvlcek


T

enía 6 años y mi papá viajaba mucho por trabajo. Según mi mama la historia es que en alguno de sus viajes ella le contó que mis hermanas y yo queríamos jugar en el programa “A jugar con Hugo”, a raíz de eso a él se le ocurrió la idea de comprarnos una Playstation! Mis primeros juegos fueron clásicos como Parappa the Rapper, Wipeout, Ridge Racer y el más querido de todos: Crash Bandicoot. En la play jugaba de todo, carreras, plataformas, puzzle, shooters y deportes pero mi fanatismo por los videojuegos se termino de afianzar cuando descubrí un género que iba a terminar siendo mi genero favorito, los RPG’s. Una de mis hermanas compro varios juegos de play y, como le gustó la portada de uno, trajo el Suikoden II. Me quedo corta si digo que me encanto, nunca había jugado un RPG y no sabía que los videojuegos podían tener historias tan buenas y ser tan largos. Hoy en día el Suikoden II es mi juego favorito. Así nació mi interés por los RPG’s, juegos como Digimon World, Golden Sun, Chrono Trigger, Breath of Fire III, Zelda (jugué los de GBC y GBA) y obviamente Pokemon. Después llego la PS2, para ese momento ya era una fanática de los juegos de rol y, aparte de los clásicos de PS2, disfrute mucho de los Suikoden III, IV y V, la saga de .hack/ y Dragon Quest. También arranqué con otra saga que se convirtió una de mis favoritas: Kingdom Hearts. Mas adelante, me compre la PSP con la plata que junte trabajando en un verano, mi primera portátil. En la PSP conocí nuevos RPG’s como Star Ocean, que los primeros 2 son algunos de mis juegos favoritos, Monster Hunter, Lunar, Ys y Legend Of Heroes Trails in The Sky (este último es mi juego favorito de PSP por mucho). Al principio del 2012 me compre la 3DS, mi primera consola de Nintendo, con ella me estoy poniendo al día con los RPG’s de DS, que no pude jugar antes, como los nuevos Pokemon, Golden Sun Dark Dawn, Suikoden Tierkreis, Kingdom Hearts Coded y uno que me encanto: The World Ends With You. Aparte también de estar disfrutando muy buenos juegos de 3DS como Resident Evil Revelations, Mario Tennis y el muy esperado Kingdom Hearts Dream Drop Distance. Y como no todo son portátiles y RPG’s finalmente me compre la PS3, así que cuando la facultad lo permite me la paso con la última generación de escritorio de Sony. Guada


@Paupaternoster

C

uando era chica mis papás tenían un local de arcades por lo cual desde comienzos de mi infancia siempre tuve contacto con los fichines y los juegos. Pasaba mis tardes jugando al Puzzle Bubble, Wonder Boy, Pac-Man y espiando esa zona prohibida del local donde estaban los juegos para “gente grande” con chicas semidesnudas. A los 6 años recibí mi primera PC. Un objeto maravilloso con el cual disfrutaba momentos en familia. Al comienzo no jugaba, sino que disfrutaba sentarme al lado de mama y verla jugar Diablo II, Xplorer, y por sobre todo ayudarla a resolver los puzzles de Monkey Island. Papá me pedía que sea su “ayudante” en los juegos metiéndole algún que otro truco cuando estaba medio jugado en el Quake II o el Undying. De más grande comencé a jugar juegos sola, como el Monkey Island 3, el Quake 3, Sims (mis papas nunca me quisieron comprar el Hot Date), tycoons y juegos bien de nena o acorde a mi edad. En mi pre-adolescencia me dedique a jugar muchas aventuras gráficas pero luego descubrí que lo mío eran los tiros: los headshots y las flashbangs. Los Medal of Honor, CoD y Battlefield eran mi perdición. También así los sandbox como Saint Row y las horas de vicio de Minecraft. Empecé dándole mucha más bola a la estética por lo que juegos como Bioshock y Still Life se convirtieron en mis favoritos. Nunca tuve una consola propia y cuando me prestaron la Nintendo DS me enamoré y decidí comprármela: Pokemon, Mario y Zelda fueron vicios muy grandes. De todas maneras sigo siendo una fangirl de la PC y los juegos de “nenes”. Gore FTW. Pau


@Zelditah


H

ola, soy Zelda! Como habrán adivinado por mi nombre, soy fanatica de Nintendo (aunque eso no me priva de jugar uno que otro juego en PlayStation). Me inicié de pequeña influenciada por mi hermano con un Family, al que gastamos de tanto jugar, pero todavía lo tengo en casa dando vueltas. Solíamos tener un videoclub a unas cuadras de casa donde todos los días alquilabamos un juego diferente. Battle Tank, Bomberman, Lode Runner, y el infaltable Mario, eran algunos juegos que me aseguraban horas y horas de diversión por día (aunque a mi madre no le convenciera demasiado). Ya entrada la primaria, papá nos regaló un Gameboy y ahí empezó mi locura por el Zelda y por los juegos de acción-aventura, como Final Fantasy y Chrono Trigger, que están en mi lista de favoritos. Hasta el día de hoy, nunca había tenido consola propia, excepto el Family y el Gameboy, pero me las rebuscaba yendo el fin de semana a la casa de mis primos para jugar al Sega: Mortal Kombat, Sonic, etc... o yendo al Blockbuster de casa, donde tenían un Nintendo 64 para jugar, o solamente en la PC con los emuladores de NES, SNES, Gameboy Color y el resto. Durante el verano pasado (y el invierno pasado) tuve secuestrada la Wii de mi novio en casa, lo que me permitió jugar al Zelda: Twilight Princess (y terminarlo!) pero tuve que devolverla =( Ahora aprovecho los findes que no tengo entrega (estudio arquitectura y vivo para eso) para jugar unas horas al Skyward Sword (aguante el torneo celeste!). A principio de año recibí una 3DS (rosa!) y pude jugar (y terminar, muy importante!) el Ocarina of Time 3D, pero suele ser confiscada por mi madre para jugar con Fluffy, mi mascota de Nintendogs. Digo que terminar los juegos es un logro importante para mí, no porque apeste jugando, sino porque me da cosa terminarlos, tengo un trauma con eso, no me gusta que se terminen las historias de Link, Mario o los robotitos del Portal 2, pero quedense tranquilos, no estoy (tan!) loca, lo estoy superando, de un juego a la vez =D Zelditah


@lale11

D

esde que tengo memoria siento una gran pasión por los videogames, pasé por Family, Sega Genesis, PSX, PS2, PS3 y PC gamer desde la 486; cada una fue un hito importante. Hoy en día disfruto de los games con grandes guiones al estilo Metal Gear, Resident Evil, Silent Hill, Assasin’s Creed, Fallout, The Elder Scrolls, Bioshock, los Rockstar games y muchos más. En mi infancia pase por los clásicos Monkey Island, Diablo, Soul Reaver, Duke Nukem, Twisted Metal, Doom, Tomb Raider, Crash, Pokemon, Sonic, Gex, Mario, Worms, Half-Life/Counter, Age of Empires, C&C: Red Alert, Street Fighter, Mortal Kombat, Sim City, Bomberman, Cadillacs and Dinosaurs, Contra, Snow Bros, Pitfall, Double Dragon y puedo decir varias decenas basados en películas o comics y seguro me olvido más. Para generalizar, me gustan los RPG, las aventuras gráficas, los FPS (ya no tanto los bélicos), de fútbol, de lucha y de autos de todo un poco; juego menos RTS que antes (aunque el Age 2 es forever) y extrañamente no me atraen demasiado los MMORPG. Como perlita les cuento que actualmente estoy desarrollando la tesis para licenciarme en Diseño y Comunicación Visual y elegí un tema acorde al gaming: La evolución del Diseño y Comunicación Visual (las interfaces gráficas) en el lenguaje interactivo de los videojuegos tridimensionales. lale


@LionelCamp Solid Snake[MAD] from @3DGames Error 404


Press Stars - Biografías gamer del Staff