Issuu on Google+

Caras

La Prensa

Lunes 28 de Marzo del 2011

2G

JUAN ADALBERTO VEGA

FIESTA FAMILIAR

En la calidez de su hogar celebra contento su sexto aniversario acompañado de sus padres y sus primos

C

on alegría y mucha diversión celebró con una alegre fiesta Juan Adalberto Vega Rodríguez su cumpleaños número seis, convivio que organizaron con mucho cariño sus padres Juan

Rango

Alberto Vega y Susana Rodríguez A este evento no podían faltar sus abuelitos, sus padrinos de bautizo, tíos, primos y amigos, quienes llenaron de atenciones al travieso cumpleañero. Al caer la tarde, Juan Adalberto se dio gusto quebrando la piñata con sus invitados Alondra Guadalupe, José Alfredo Armendáriz, Joana Delgado y Hedilberto Medrano que le cantaron las Mañanitas y compartieron con él de una rica merienda.

Caras

7G Lunes 28 de Marzo del 2011

La Prensa

¿Se puede estar enamorado de dos personas a la vez? Puede suceder cuando una persona ya mantiene una relación estable y se enamora de otra, que confunda sus sentimientos y crea que ama a las dos personas a la vez cuando lo que realmente está amando, es la sensación de estar enamorado

H Título Original: Rango Voces: Johnny Depp, Isla Fisher, Abigail Breslin, Bill Nighy, Stephen Root, Ray Winstone, de Grant Beth, Ned Beatty, Harry Dean Stanton, Alfred Molina. Género: Acción, Aventuras, Animación Clasif: A Duración: 01:45 Sinopsis. RANGO es la historia de un solitario camaleón en un día de soledad en la inmensidad del desierto Mojave. Rango quiere ser un representante de la ley en un sediento pueblo llamado Dirt. Este lagarto actor siempre ha querido interpretar el papel de héroe y por fin encuentra un público que necesita uno. Rango enseguida se da cuenta de que hay gran diferencia entre actuar y la vida real y se ve forzado a enfrentarse a algunos aspectos de su identidad y a aprender el significado de la amistad. Debe completar su búsqueda y descubrir la conspiración que está detrás de la desaparición del agua en el pueblo.

JUAN ADALBERTO. Con su rico pastel.

ay relaciones superficiales en las que tiene cabida una doble relación y personas inmaduras emocionalmente que desean vivir continuamente las sensaciones del enamoramiento. Pero también existen relaciones maduras o personas íntegras que no permiten que entren en sus vidas una tercera persona, no están en disposición para ello y evitan cualquier situación que pueda poner en peligro su relación.

1. Relaciones superficiales

PAPAS. Juan Alberto y Susana Vega y su hermana Leilany.

LOS INVITADOS. Le cantan las Mañanitas

Amar a dos personas. Por lo general hay que acabar decidiéndose. A veces una persona puede creer que está enamorada de dos personas a la vez y vivir ambas relaciones con mucha intensidad. Puede sentirse tan atraído por las dos que le resulte difícil saber de quién de ellas está más enamorada. En general, lo vive como un complemento de una relación con otra, cada persona le aporta algo diferente y los sentimientos son muy intensos en ambos casos. También puede suceder cuando una persona ya mantiene una relación estable y se enamora de otra, que confunda sus sentimientos y crea que ama a las dos personas a la vez cuando lo que realmente está amando, es la sensación de estar enamorado, el estado de felicidad de la primera fase del enamoramiento en el que se encuentra al iniciar otra relación nueva. En este caso, lo que principalmente encuentra en esta nueva relación es la oportunidad de volver a vivir las sensaciones del enamoramiento, de la pasión amorosa. Es la atracción por la novedad. Supone para ella el complemento para la relación tranquila que ya está viviendo. Por otro lado, pensar que dos personas están interesadas por nosotros y que le gustamos y se siente atraídas por nosotros, es una sensación muy halagadora que puede hacernos sentir muy bien. El problema no está en gustar a dos personas a la vez, sino ceder ante las dos y mantener una relación con ambas.

2. Tomar una decisión

Por lo general, cuando alguien vive dos historias de amor paralelas, tiene que acabar decidiéndose. No es posible que ambas prosperen porque no se puede estar haciendo planes de futuro y proyecto de vida con las dos; es incompatible. Estas situaciones ocasionan muchos problemas. Aunque al principio se viven con mucha excitación y complicidad y

parece que es la situación perfecta, con el tiempo no es viable y supone un gran sufrimiento para todos.

3. El amor profundo y maduro

Si entendemos que amar a

una persona es quererla y desear lo mejor para ella, entonces en este sentido y por definición, no es posible amar a dos personas a la vez, porque desear lo mejor para quien amamos no es compatible con disfrutar con otra persona, deseando estar juntos con ella, soñando, compartiendo, ilusionándonos, etc. Lo mejor para quien amamos no es compartir emociones y sentimientos con alguien más, sino que vivamos con ella de forma totalmente entregada y sincera, sin lados ocultos. Esto sí podría suceder, cuando amamos egoístamente buscando nuestro placer y satisfaciendo constantemente nuestros deseos y apetencias, sin tener

en cuenta el daño que podemos ocasionar. El amor maduro es un amor que requiere esfuerzo y entrega. Es un amor de superación continua como pareja y como persona. Es superar los obstáculos que se presentan en la pareja,

que estamos pasando o simplemente del deseo de volver a enamorarnos. En tal caso, no merece la pena arriesgar nuestra relación de pareja por una ilusión o un capricho. Hemos de saber renunciar a la tentación de satisfacer el deseo de iniciar

luchar por mantener el amor y evitar tentaciones inútiles. Es un amor fuerte y fiel. Cuando una persona vive el amor profundo y maduro, no está en disposición de dejarse enamorar por otra persona.

una relación con otra persona. Si tras haber analizado nuestros sentimientos, llegamos a la conclusión de que realmente estamos enamorados de dos personas, hemos de ser honestos y decidirnos cuanto antes, de lo contrario podríamos hacer mucho daño. Vivir enamorada de dos personas es una situación que crea mucha ansiedad.

4. ¿Qué hacer ante esa situación?

Cuando esa sensación de enamoramiento hacia otra persona aparece y nos confunde, es fundamental que reflexionemos sobre lo que estamos sintiendo y buscar la causa de ese deseo de estar con dos personas a la vez. A veces sólo se trata de atracción física o de un enamoramiento superficial como consecuencia de un mal momento

LOS REPROCHES El reproche sistemático lleva al deterioro de la relación de pareja. Los reproches surgen como una respuesta a una frustración. Una relación suele empezar con un proceso de enamoramien-

to que hace que se creen unas expectativas muy altas entre los miembros de la pareja. El paso del tiempo y las dificultades propias de la convivencia hacen que aparezcan las primeras crisis y una sensación de desencanto porque no se están cumpliendo las expectativas que se habían creado, entonces surge la tentación de culpar al otro de esta situación. Una de los motivos más usuales por los que se originan los reproches en las parejas es el hecho de no aceptar a nuestra pareja tal y como es y exigirle que sea como nosotros querríamos que fuese, a veces no aceptamos que tenga un punto de vista diferente y se lo recriminamos. Algunas personas utilizan el reproche sistemático para manipular al otro, para que hagan lo que ellos digan y se comporte como ellos quieran. A veces los reproches se producen por la existencia de un sentimiento de injusticia. Cuando consideramos que en la relación de pareja nosotros hemos sacrificado más y nuestra aportación a esa relación ha sido mayor, utilizamos el reproche para exigir a nuestra pareja una compensación, el pago de esa deuda que creemos que tiene con nosotros. No obstante, en la mayoría de las ocasiones somos poco objetivos y valoramos más lo que hacemos al respecto que lo que hace nuestra pareja. Efectos de los reproches en la relación de pareja El reproche es uno de los síntomas más claros de crisis en la pareja, cuando éstos empiezan a aparecer con cierta asiduidad es porque algo en la relación comienza a fallar, pero el hecho de que estos se produzcan no ayuda en nada a mejorar la situación, más bien al contrario, pueden producir un efecto multiplicador de la crisis de la pareja que haga que la relación se vuelva insostenible.

Recriminar cosas constantemente a nuestra pareja producirá en ésta una sensación de inseguridad, hará que tome una actitud defensiva hacia nosotros y que incluso, se generen sentimientos de rencor. El reproche es en cierta manera una forma de violencia en la vida cotidiana de la pareja, aunque no exista agresión, sí que se produce un intento de imposición al exigir a la otra persona que sea como nosotros queremos, sin tener en cuenta sus deseos ni sus posibilidades. ¿Qué debemos tener en cuenta cuando discutimos con nuestra pareja? En las discusiones de pareja debemos de ser muy cuidadosos ya que podemos decir cosas que afecten gravemente a la relación. Es bueno abordar todos los problemas y plantear nuestras quejas, pero hay una serie de cosas que debemos evitar: - Nunca debemos atacar la manera de ser ni las capacidades de nuestra pareja, ya que su autoestima se puede llegar a ver afectada. - No es aconsejable utilizar la amenaza como medio para conseguir un cambio de actitud en nuestra pareja, por ejemplo amenazando con la separación o el divorcio, en ocasiones podemos conseguir algún resultado a corto plazo, pero a la larga aumentará el recelo y la desconfianza en la pareja y la relación se resentirá. - No debemos ridiculizar a nuestra pareja ni trivializar sus opiniones, los “chistes” y las ironías pueden ser muy hirientes. - Nunca debemos llegar al insulto o a la falta de respeto. Cuando estas premisas no se cumplen, la pareja va entrando en un proceso destructivo en la que el otro pasa de ser un compañero en un proyecto común a ser un rival o enemigo.


2y7 Caras