Issuu on Google+

ISSN 1 995-1086 | Año XVI Nº 57 Junio 2011

Kaikan Zoom 1

Revista de la Asociación Peruano Japonesa

Histórico perdón Gobierno peruano pidió disculpas a comunidad nikkei por vejaciones cometidas durante la guerra.

I D E

Ó I C

S E N

C E P

L A I


2

Zoom Kaikan


sumario Kaikan Zoom 3

Irasshaimase

Estimados amigos:

En nombre de la Asociación Peruano Japonesa y de la comunidad nikkei quiero expresar que estamos sumamente emocionados y complacidos por las palabras del presidente de la República Alan García, durante la ceremonia de inauguración de la tercera etapa de la Clínica Centenario Peruano Japonesa, en la que solicitó perdón a nuestra colectividad por los atropellos sufridos en 1941 durante la Segunda Guerra Mundial.

4

ESPECIAL

Justo desagravio a la comunidad nikkei.

8

Estamos seguros de que si nuestros abuelos y padres vivieran se sentirían reconfortados y aceptarían estas sinceras disculpas. Ellos nunca entendieron del todo por qué sufrieron estos maltratos y, sin embargo, nos enseñaron a mirar adelante sin alimentar rencores. Por nuestra parte, como comunidad nikkei peruana, coincidimos plenamente con la expresión del presidente García de mirar al futuro y seguir esforzándonos para seguir contribuyendo activamente al desarrollo de nuestro país, el Perú.

INSTITUCIONAL

Inauguramos la tercera etapa de la Clínica Centenario Peruano Japonesa.

20

PERSONAJE

Yoshio Onuki, un peruano con honores.

Luis Huemura Yoshimoto Presidente Asociación Peruano Japonesa

ISSN 1 995-1086 | Año XVI Nº 57 Junio 2011

Kaikan Zoom 1

Revista de la Asociación Peruano Japonesa

Histórico perdón Gobierno peruano pidió disculpas a comunidad nikkei por vejaciones cometidas durante la guerra.

ED

IC

S NE

PE

CI

AL

Cartas escritas desde un campo de concentración contrastan con fotografías de momentos felices en familia. Así fue la historia de los inmigrantes japoneses en el Perú, cuyo capítulo más vergonzoso, las vejaciones sufridas durante la Segunda Guerra Mundial, han sido motivo de la solicitud de perdón por parte del gobierno peruano. Foto: Álvaro Uematsu.

Asociación Peruano Japonesa Dirección: Centro Cultural Peruano Japonés, Av. Gregorio Escobedo 803, Residencial San Felipe, Jesús María, Lima 11 - Perú, Teléfonos: (511) 518-7450, 518-7500, E-mail: info@apj.org.pe, Web: www.apj.org.pe Kaikan informativo N° 57. Junio 2011 Revista mensual de la Asociación Peruano Japonesa editada por el Departamento de Prensa e Imagen Corporativa, teléfono (51 1) 518 7450 anexos 1022, 1023, 1061, e-mail: kaikan@apj.org.pe, web: www.apj.org.pe/kaikan. Director: Juan Antonio Adaniya Higa. Editora: Harumi Nako Fuentes. Coeditor: Enrique Higa Sakuda. Editor fotográfico: Álvaro Uematsu. Colaboradores en esta edición: Alejandro Sakuda, Fernando Cid Lucas (España), Víctor Nishio Yasuoka, Moisés Sakiyama, Daniel Goya, Angélica Camacho. Publicidad: Ana Shimabuko. Diseño y diagramación: Break Up. Impresión: Gráfica Lima. ISSN 1995-1086. Depósito Legal: 98-3235


4

Especial Kaikan

Justo desagravio a la

colectividad nikkei

Japoneses deportados desde América Latina hacia los campos de concentración de EE. UU. (Foto: Libro La memoria del ojo, de los Archivos Nacionales de EE. UU.)

El 3 de abril es el día central de nuestro calendario nikkei. Es un día histórico. Un 3 de abril de 1899 arribó al Callao el primer grupo de inmigrantes japoneses. 90 años después, fue instituido oficialmente como el Día de la Amistad Peruano Japonesa. Ahora la colectividad nikkei tiene un día histórico más para conmemorar. El pasado 14 de junio, el presidente de la República, Alan García, aprovechó la inauguración de la III Etapa de la Clínica Centenario Peruano Japonesa para desagraviar a los nikkei peruanos por los abusos cometidos contra la colonia japonesa durante la Segunda Guerra Mundial, un capítulo ignominioso de la historia del Perú que acarreó la deportación a Estados Unidos de casi 1.800 personas entre inmigrantes japoneses y sus descendientes, la clausura de sus colegios y el saqueo de sus negocios, entre otros luctuosos hechos. “Pedimos perdón por ese grave atentado contra los derechos humanos y la dignidad de los peruano-japoneses y japoneses”, manifestó el presidente García, personificando a la Nación. Por primera vez un jefe de Estado reconoció abiertamente los vejámenes perpetrados durante la década de 1940 y pidió perdón por ellos. Han transcurrido 70 años desde entonces, y aunque la inmensa mayoría de las víctimas lamentablemente no está con nosotros para recibir el histórico desagravio, el notable gesto cierra oficialmente las heridas de la guerra. Y ahora, como bien dijo el presidente García, “miremos hacia el futuro después de haber reconciliado nuestros espíritus”.


Kaikan Especial 5 Tienda japonesa saqueada en 1940. (Foto: Archivo del Museo de la Inmigración Japonesa al Perú)

Reparación

histórica

E

l 14 de junio de 2011 quedará grabado, sin duda, en los anales de la historia peruana pues ese día el presidente de la República, Alan García Pérez, encarnando a la Nación, hizo una reparación histórica para reivindicar a los japoneses y peruanos de ascendencia japonesa que fueron víctimas de los atropellos del gobierno peruano durante la II Guerra Mundial. Era la primera vez que un Jefe de Estado peruano pedía perdón por ese vergonzoso atentado contra los derechos humanos de los nikkei, ocurrido hace siete décadas, como 30 años atrás lo habían hecho también los presidentes norteamericanos Ronald Reagan, Gerard Ford y Bill Clinton respecto a los 110 mil japoneses y norteamericanos de origen japonés que fueron confinados en los campos de concentración. Alan García cumple así un rol histórico y sin duda será recordado como uno de los mandatarios que más hizo por afianzar las relaciones peruano japonesas, y el que más consideración tiene por la comunidad peruano japonesa, reconociendo en los nikkei a peruanos comprometidos con el desarrollo y engrandecimiento del Perú. El perdón era necesario pues

Por: Alejandro Sakuda *

constituía una herida que se mantenía abierta en los corazones de los nikkei y porque comprometía al Estado peruano en un atropello inadmisible, solo porque se consideraba que era delito tener apellido japonés y ojos rasgados. Como se sabe, en el Perú se cometió toda clase de abusos en contra de los japoneses. El gobierno peruano elaboró una “lista negra” y de ella seleccionó a 1.771 japoneses y peruanos descendientes de estos, que fueron confinados en campos de concentración ubicados en diversos estados como California, Texas, Utah, Idaho, Wyoming, Colorado y Arkansas. Pero no solo se confinó allí a los japoneses provenientes del Perú sino también a 110.000 japoneses y norteamericanos de origen japonés que residían en Estados Unidos, más otros cientos que provenían de Canadá y otros 12 países latinoamericanos. Como anotaba en 1955 el escritor norteamericano Albert Q. Maisel, en su libro Los que se quedaron: “Hace apenas quince años, 72.000 norteamericanos –y 38.000 parientes suyos, inmigrantes– fueron obligados a abandonar sus hogares de la costa occidental del país, para ser confinados en campos construidos de improviso, desiertos y rodeados de alambradas.

* Alejandro Sakuda: Periodista. Ha sido director de los diarios La República, El Sol y Perú Shimpo. Es autor del libro El futuro era el Perú. 100 años de inmigración japonesa. Actualmente es consultor en comunicaciones.

No se les acusaba de ningún crimen, no se les había juzgado por ningún tribunal. Se les condenaba porque podían ser espías o saboteadores y la única prueba en su contra era su origen. Las tensiones y los temores surgidos del pánico de una guerra desesperada y cruel, dieron lugar a que los japoneses que vivían entre nosotros fueran detenidos en masa, de una manera nunca vista antes en nuestra historia”. En Estados Unidos, como en el Perú, el prejuicio jugó también un papel importante. Casi con las mismas palabras, como respondiendo a un mismo libreto, corrió el rumor –infundado, por cierto– de que los japoneses invadirían las costas occidentales de América, y entonces todo cambió. A los nikkei peruanos se les acusaba de tener 30 mil fusiles, 8 mil ametralladoras y hasta un avión. Maisen agrega: “Las personas que habían sido amables con los issei y los nisei dejaron de frecuentar su trato, temiendo ser víctimas de la violencia del populacho, si la invasión se producía realmente como se perfilaba en los rumores populares. Otros sentían que había una fuerte ‘quinta columna’ infiltrada entre los japoneses de esa zona esperando solamente que el ataque empezase. El mismo hecho de que no hubiera ningún sabotaje, ni en Hawái ni en la costa, hacía pensar paradójicamente que pronto podría ocurrir; las organizaciones y los periódicos que habían llevado la campaña contra la inmigración japonesa y la compra de tierras exigieron violentamente la inmediata evacuación de todos los hombres que tuvieran origen japonés, de la costa occidental: nisei e

Saqueo en fábrica de gaseosas del Sr. Tanaka. (Foto: Archivo del Museo de la Inmigración Japonesa al Perú)


6

Especial Kaikan

Equipo de béisbol Crystal Dragon, formado en el campo de concentración de Crystal City. (Foto: Archivo personal de Yuriko Mishima de Tanaka).

issei por igual. Las voces moderadas que pedían tolerancia –y hubo muchas– fueron ahogadas entre gritos cada vez más destemplados de los que exigían una acción rigurosa”. En el Perú no solo detuvieron a los japoneses y a los hijos de estos que eran peruanos, y los llevaron a los campos de concentración en los Estados Unidos, sino que los negocios de los japoneses fueron saqueados, además de que el gobierno peruano congeló las cuentas bancarias, confiscó una decena de colegios, los obligó a transferir sus negocios a peruanos y cuando los japoneses los transfirieron a sus hijos, que eran peruanos, las nacionalidades de estos fueron anuladas. Los japoneses deportados de 13 países latinoamericanos sumaron 2.118. De ellos, 1.771 procedían del Perú, es decir, el 83 por ciento. Por eso, porque todo cuanto hizo el gobierno peruano de entonces constituía un atropello a los derechos humanos fundamentales, el presidente Alan García

ha pedido perdón para restañar heridas y construir un país sin resentimientos, sin odios, para “mirar el futuro después de haber reconciliado nuestros espíritus”. El peruano Oscar Schiappa-Pietra, catedrático del Washington College of Law, de la American University, reclamaba hace más de diez años: “Debemos pedir perdón – como sociedad, como integrantes de la comunidad internacional– porque se trata de un episodio que nunca debió ocurrir, que causó irreversibles padecimientos a quienes debieron soportarlo, y porque histórica y moralmente cargamos responsabilidad solidaria en su ocurrencia. Mas, debemos pedir perdón también porque al reconocer esa deuda, avanzamos como sociedad en regenerarnos espiritualmente, y en empezar a entender que la racionalidad democrática se funda en la tolerancia, en el respeto y –en circunstancias últimas– en el arrepentimiento y la consiguiente reconciliación. Esta deuda es una entre muchas otras que preferimos enclaustrar en nuestra amnesia colectiva, eternizando así la guerra sin cuartel que libramos contra nosotros mismos. Y tal actitud nos impide avanzar hacia constituirnos en sociedad sana, estable, con ganas de futuro. Pedir perdón constituye una forma concreta de combatir la

cultura del abuso y de la impunidad, tan asentada en todas las esferas de nuestra existencia social”. Alan García ha reparado una injusticia en ese sentido y debemos rendirle homenaje por ese gesto que lo enaltece, al igual que rendimos honores a todos los japoneses y peruanos de ascendencia japonesa que sufrieron esos atropellos y en especial a quienes, hasta hoy, luchan contra el gobierno norteamericano para que les otorguen la reparación económica que les corresponde, sin discriminación alguna. Entre ellos mencionamos a: Takashi Funatsu, Kishiro Hayashi, Yukie de Hayashi, Tomás Hayashi, Setsuko Toyama de Hashimoto, Lucen Hashimoto de Grace, Julio Ikeda, Máximo Ikeda, Alberto Ikeda, Hikozo Izumi, Masako de Izumi, Augusto Izumi, Enrique Izumi, Augusto Kague, Sumie Kague de Velazco, Kiyoko Kakutani, Arturo Kakutani, Mery Kakutani, Raymundo Kitsutani, Luis Kitsutani, Georde Kitsutani, Lola Matsukawa de Monsalves, Rosa Ikeda de Matsukawa, Yoshie Nakao, Keiko Nakao, Reiko Nakao de Miyazaki, Sachiko Ohara, Víctor Ohara, Tomiko Ohara de Okabe, Miwako Ohara de Barrera, Miyoko Mishima de Sakata, Naeko Yakabi de Tamashiro, Yuriko Mishima de Tanaka, Humberto Tochio, Teresa Tochio de Tanaka, Carmen Tochio de Tomita, Hisako Noji de Watanabe, Mistuko Noji de Watanabe, Germán Yaki Hishii, Isabel Kazuko Oyama y Ana María Shizuko Oyama.

“Las heridas tienen que cerrarse” Augusto Kague Castillo, propietario del conocido restaurante chalaco Ah Gusto, fue forzado a vivir entre 1944 y 1946 en el campo de internamiento de Crystal City, Texas, junto con su familia, compuesta por su padre japonés (deportado en 1942), su madre peruana y sus siete hermanos. La guerra les arrebató todo. Cuando los Kague Castillo volvieron al Perú, no tenían ni un techo que los cobijara. La familia migró al norte, pero don Augusto tuvo que separarse de ella para trabajar en una bodega limeña –cama adentro– y contribuir al

sostenimiento del hogar. Don Augusto recibe con resignación el perdón presidencial. “No se puede remediar nada, no ha habido compensación económica por los maltratos. Pero ya está hecho, las heridas tienen que cerrarse. Si los issei están conformes, nosotros tenemos que aceptar eso. Hay quienes lo perdieron todo. Nosotros lo perdimos todo. Ya se dieron las disculpas, algo se

ha hecho moralmente. Mi padre ha muerto, mi madre ha muerto, ellos hubieran querido lograr esta satisfacción”, manifiesta.


Kaikan Especial 7

car Foto: Andina / Os

Alan García:

pedimos perdón Discurso pronunciado el 14 de junio de 2011, en la Clínica Centenario Peruano Japonesa.

C

omo ésta puede ser una de las últimas ocasiones en la que esté con ustedes como Presidente, quisiera decir algo que es muy importante y que hay que decir delante de ustedes para que ustedes lo transmitan a todos los peruano-japoneses del Perú. Estos 100 años han sido 100 años de aporte y armónica relación, sin embargo no exenta de graves problemas, y el principal de ellos ocurrió en 1941, cuando miles de ciudadanos japoneses o hijos de japoneses fueron arbitraria e ilegalmente detenidos, muchos de ellos deportados a los Estados Unidos, cientos de ellos encerrados en medio de alambradas en Ancón, y aprovechando esa circunstancia, turbas de bandidaje asaltaron sus viviendas, asaltaron sus comercios, ocuparon sus bienes y de esa manera se perpetró contra los japoneses y peruano-japoneses un atentado por el cual nunca el gobierno peruano ha pedido perdón o disculpas. Hoy día vengo a decirles como Presidente del Perú que personifica la Nación que pedimos perdón por ese grave atentado contra los derechos humanos y la dignidad de los peruano-japoneses y japoneses en 1941. Porque es fácil dejar al olvido, dejar al silencio

temas en los cuales tanto el gobierno peruano de entonces como parte de la población de Lima cometieron en verdad un grave delito. Muchos de los deportados no volvieron, muchos de los injustamente encarcelados tras alambradas en Ancón vieron cómo sus bienes habían desaparecido y se habían destruido sus pequeños comercios e industrias, y muchos no pudieron recuperar sus granjas y sus tierras agrícolas, y todo eso queda en el silencio como si nada hubiera ocurrido. Como yo soy amigo de Japón, como yo respeto y admiro la cultura japonesa, y como creo que mi gobierno ha hecho bien en profundizar la relación del Perú con Japón, he venido a decirles en esta última oportunidad a muchos de esos hijos de peruano-japoneses maltratados en 1941, perdonen ustedes a quienes entonces cometieron ese legicidio, no sabían lo que hacían, no comprendían que estaban hiriendo la relación de dos pueblos que se han hermanado a lo largo de la historia por la cuantiosa e importante migración y también por la coincidencia de sus destinos. Para mí, como Jefe de Estado, es muy importante lo que en este momento estoy haciendo, porque sé que alcanzo al corazón de quienes descienden de esos japoneses y peruano-japoneses, y porque sé que alcanzo al espíritu de quienes, no estando ya entre nosotros, saben que se reconoce que fueron víctimas de una injusticia. Perdonen pues a quienes cometieron ese grave delito y miremos hacia el futuro después de haber reconciliado nuestros espíritus. Viva la amistad del Japón y del Perú. Viva la Asociación Peruano Japonesa.

Durand.


8

Institucional Kaikan Develación de la placa en agradecimiento a The Nippon Foundation.

Gracias a donación de The Nippon Foundation

Se inauguró tercera etapa de la

El presidente ejecutivo de The Nippon Foundation, Takeju Ogata, destacó la relación de confianza de más de 25 años que mantiene con la APJ.

Clínica Centenario Peruano Japonesa


Kaikan Institucional 9 El presidente de la República, Alan García, y Takeju Ogata, presidente de la entidad donante, cortaron la simbólica cinta con la que se inauguró la tercera etapa de la Clínica Centenario Peruano Japonesa.

L

a Asociación Peruano Japonesa (APJ) inauguró, el pasado 14 de junio, las obras de ampliación de la tercera y última etapa de la Clínica Centenario Peruano Japonesa, ubicada en el distrito de Pueblo Libre. A la ceremonia de inauguración asistieron el presidente de la República, Alan García Pérez; el ministro de Salud, Oscar Ugarte; el embajador de Japón, Masahiro Fukukawa; el alcalde de Pueblo Libre, Rafael Santos; y el presidente Ejecutivo de The Nippon Foundation (TNF), Takeju Ogata. Luis Huemura, presidente de la Asociación Peruano Japonesa, agradeció a TNF por su confianza y apoyo en concluir un sueño que, dijo, se inició en 1997. Asimismo, brindó un reconocimiento especial a la Comisión de Construcción inicial presidida por Gerardo Maruy, y que permitió la construcción de las Etapas I y II, así como a los consejos directivos de la APJ entre 2006 y 2010, presididos por Víctor Nishio, Ernesto Tsuchikame, César Tsuneshige, Carlos Saito y Teodoro Tsuja respectivamente, quienes han trabajado incansablemente para hacer reali-

dad la tercera etapa en un trabajo de equipo a través de estos años. Por su parte, Takeju Ogata, presidente de TNF, relató cómo quedó conmovido con la honestidad de dirigentes como Shozo Kitsuta, expresidente de la APJ, que lo animó a seguir confiando y apoyando a la APJ. “Deseo de todo corazón que esta clínica sea la mejor del Perú”, dijo, señalando además que con el trabajo y la honestidad que caracterizan al pueblo japonés, sus descendientes y la APJ contribuyen al desarrollo del Perú. El presidente de la República, Alan García, agradeció en nombre del pueblo peruano “la inversión, realización y fundamentalmente el compromiso con la salud del Perú que representa esta Clínica Centenario, cuya tercera etapa hoy día estamos culminando e inaugurando”, señaló.

Obras de ampliación Las obras se realizaron gracias a la donación de US$ 3.138.025,31 de la institución japonesa The Nippon Foundation. Esta ampliación, que constituye la tercera fase del proyecto integral, permitirá a la Clínica Centenario Peruano Japonesa cu-

El mandatario peruano presidió la ceremonia de inauguración de la tercera etapa de la Clínica Centenario Peruano Japonesa.

brir la creciente demanda de servicios de salud, principalmente de hospitalización. El proyecto consistió en la construcción de cinco pisos adicionales que completan el proyecto original de la Clínica, la que contará finalmente con una infraestructura de 14 pisos en total. La nueva etapa comprende la ampliación de la oferta hospitalaria aumentándose 68 camas, incluyendo Cuidados Intermedios, las áreas para el Servicio de Rehabilitación (pisos 10-13) y un piso de uso administrativo (piso 14).

Se invitó al vicepresidente de la República, Luis Giampietri, a develar la fotografía de Yohei Sasakawa, presidente de The Nippon Foundation.

El ministro de Salud, Oscar Ugarte, recorrió las instalaciones de la Clínica Centenario Peruano Japonesa.


10

1

Especial Kaikan

Noche


Kaikan Especial 11

mágica

L

a música tiene esa magia especial que convoca y une, como quedó demostrado en el Festival Nippon Ganbare que se realizó el 21 de mayo en el Estadio La Unión, con el objetivo de recaudar fondos a favor de los damnificados del terremoto y tsunami ocurridos en Japón. El festival permitió congregar a más de dos mil personas, logrando recaudar S/. 50.000 y, sobre todo, consiguiendo que muchísimos jóvenes trabajen en equipo, con un mismo objetivo y sentimiento que supieron contagiar a todos. La solidaridad, las ganas de ayudar y el kimochi se dejaron sentir entre todas las personas que asistieron al festival.

Aunque de las sombras se asome la adversidad sé que tu luz propia brillará. Pese al dolor que canta con desilusión volarás una vez más.

Un sueño hecho realidad

Volverás a nacer, vuelve a brillar otra vez. Quiero verte sonreír, siempre estaremos junto a ti. Canción "Nippon Ganbare"

El festival fue así el corolario de varias semanas de esfuerzos, coordinaciones y sueños hechos realidad. La idea nació de un grupo de jóvenes del Movimiento de Menores de la AELU, que plantearon la realización del festival, iniciativa que fue respaldada por la APJ y por la AELU, que coorganizó la actividad. Richard Yagui, director de Juventudes de la APJ fue el responsable general del festival y un equipo de más de cien jóvenes liderados por Erica Olivera Kanna, coordinadora general del evento, se encargaron desde la producción artística hasta coordinar temas como los auspicios, seguridad, difusión, logística, finanzas, entre otros. 1. Todos a una sola voz por Japón. 2. El carismático Akinori Sato animó el Nippon Ganbare.

2 (Foto: Erika Kitsuta)

(Foto: Erika Kitsuta)


12

Especial Kaikan (Foto: Naomi Azama)

3

4 5

(Foto: Erika Kitsuta)

3. Danza de Kitanakagusuku Sonjinkai. 4. Akasia. 5. Hayabiki. 6. Carlos Alcántara no solo contagió alegría y optimismo, también realizó una significativa donación. 7. Gachi Rivero inyectó entusiasmo al público. 8. K-chiashi. 9. Daniel Marquina y Gonzalo Torres jugaron con los jóvenes asistentes al festival. 10. Nakagusuku Sonjinkai. 11. Akinee.

(Foto: Erika Kitsuta)

(Foto: Martín Tome)

6


Kaikan Especial 13 (Foto: Erika Kitsuta)

8

7 (Foto: Erika Kitsuta)

Asimismo, se convocó a bandas musicales y agrupaciones artísticas de jóvenes nikkei, que no dudaron en decir “Presentes” y participar en el festival. Fueron cerca de 140 jóvenes representando a Akari, Akasia, Akinee, Hayabiki, K-chiashi, Mochigomez, Okinawa Chanpuru, Ryukyu Koku Matsuri Daiko, Perú Nakagusuku Seinenbu, Sei Dansu y Perú Kitanakagusuku Sonjinkai. Además de la participación de cada agrupación sobre el escenario de la AELU, todos se unieron al final para interpretar la canción "Nippon Ganbare", compuesta de manera colectiva por los artistas nikkei. También se contó con la participación de Gonzalo Torres, Daniel Marquina y Gachi Rivero, de Radio Planeta, Akinori Sato y Carlos Alcántara, todos artistas que apoyaron en la conducción del festival y en la difusión previa del evento. Cabe destacar que el actor Carlos Alcántara donó además S/. 1.000. Emocionado, señaló que no olvidará los momentos que vivió en Japón, durante el terremoto, y que no podía dejar de colaborar con esta buena causa. Además de estos artistas, colaboraron grabando videos de invitación los actores Melania Urbina, Diego Bertie, Gianella Neyra, Christian Meier, así como los conductores de TV Bruno Pinasco y Adolfo Aguilar.

(Foto: Naomi Azama)

Todos presentes

(Foto: Naomi Azama)

9

(Foto: Erika Kitsuta)

10 11


Especial Kaikan

(Foto: Naomi Azama)

14

Saludos desde el Japón

(Foto: Naomi Azama)

Los organizadores del festival también lograron que la Sony Music Japan enviara videos con saludos y agradecimiento de dos grandes artistas japoneses: la banda Flow y el compositor, actor y vocalista Takanori Nishikawa, de las bandas TM REVOLUTION y ABINGDON BOYS SCHOOL. “Nos hemos enterado de que en Perú están organizando un evento para apoyar al Japón y nos están brindando mucho valor con sus palabras y sus actos. Les pedimos que nos sigan brindando sus fuerzas para poder caminar juntos. ¡No nos rendiremos!”, señalaron los integrantes de Flow. Por su parte, Nishikawa, quien es además líder de STAND UP JAPAN, campaña de solidaridad por el terremoto en Japón, expresó también su agradecimiento a todos los peruanos y su deseo de venir al Perú. “En verdad, muchísimas gracias por este evento que están haciendo por Japón. Nos estamos esforzando para que Japón vuelva a estar lleno de energías”, indicó. El Festival Musical Nippon Ganbare fue así un esfuerzo conjunto, un objetivo compartido y un solo deseo de expresar la solidaridad con el pueblo del Japón. ¡Misión cumplida!

(Foto: Erika Kitsuta)

12

13

14


(Foto: Naomi Azama)

15

(Foto: Martín Tome)

Kaikan Especial 15

16 17

(Foto: Naomi Azama)

¡Gracias! Todo el costo que implicó la producción del festival fue cubierto con los auspicios de empresas e instituciones como la Asociación Okinawense del Perú (AOP), la Asociación Femenina Okinawense del Perú, Norky’s, ABACO, AOPCOOP, AELUCOOP, Sillao Kikko, Ryukyu Koku Matsuri Daiko, Yokohama, Distribuidora Perfection S.A., Pollería Hikari, Ychiformas, Yabi Automotriz S.A.C., MS Ingenieros S.A.C., Fase Dos, Gendai, Sanguchería Palermo, Arenart, Constructora Arcadia S.A.C., Restaurant K'tana, Cantabille, Liz Bolo y Todo Dulce.

18

Asimismo, Lavandería City Express, Corporación Lindley, Mak Copy, Gráfica Lima, Kraft Food Perú S.A., Japan Wave, Panasonic, Richardzon Encofrados, Bo Ichikawa, Hielos Naga, Restaurant Nakachi, Bon Baguette, Unión de Cervecerías Backus y Johnston, La Segoviana, Edo Market, Uliana Reyes (Ropa deportiva), Panza´s Barbeque, Dmaki, Súper Nikkei, Metal Cosplay y Saki. Además, los aportes personales de Alberto Nakano, el Ing. Miyahira y Julio Kuroiwa. (Foto: Martín Tome)

(Foto: Erika Kitsuta)

19

12. Un gran equipo de jóvenes hizo posible el festival. 13. Okinawa Chanpuru. 14. Ryukyu Koku Matsuri Daiko. 15. El público vibró con sus bandas favoritas. 16. Mochigomez. 17. Sei Dansu. 18. Akari. 19. Canción final “Nippon Ganbare” unió las voces de todos los artistas.


Avisos Kaikan PUBLIRREPORTAJE

AELUCOOP TIENE TODO LISTO PARA EL

L

Anuncie en Cierre de publicidad:

Miércoles 13 de julio Kaikan

de la

Asocia

ción

Peruan

Zoom

o Jap

T. 5187450 anexo 1023 e-mail: imagen@apj.org.pe

1

onesa

50

Kaikan Zoom 1

la Asociación

AL

Revista de

ED

IC

N

ES

PE

ISSN 1 995-1086

CI

| Año XV Nº

52 Diciembr e 2010

ISSN

1 995

-108

6 | Año

XV Nº

ubre 50 Oct

2010

Revista

1 Kaikan Zoom

Revista de la Asociació

Noviembre 2010

2011

n Peruano Japonesa

| Año XV Nº 51

UCHINANCHU

a reunión más grande de los descendientes de Okinawa a nivel mundial se realizará de todas maneras del 12 a l 16 de octubre del 2011 y el Club de Turismo AELUCORP, área especializada en viajes de AELUCOOP, ya tiene definido todo el programa turístico que desarrollará durante este festival. Noemí Yrey, gerente del área de turismo, confirmó el itinerario y los precios de los paquetes turísticos para el Uchinanchu en la isla japonesa de Okinawa. "Pero además, en este viaje queremos privilegiar un servicio de calidad para todos los que viajen en nuestro grupo; desde acompañarlos en todo momento del festival y darles la información necesaria, hasta coordinar los tiempos libres para realizar actividades en la ciudad. En nuestro staff (peruanos y japoneses) queremos que sientan realmente lo que es una atención personalizada", indicó la funcionaria. Asimismo, Gerardo Guibu, representante de AELUCOOP en Japón, ha venido coordinando desde hace meses todos los detalles para el viaje, como por ejemplo la visita a los lugares más atractivos de Okinawa y la reservación del hotel de estreno Daiwa Roynet (a tres cuadras del centro de convenciones donde se desarrollará el Uchinanchu). Cabe señalar que el Club de Turismo AELUCORP viene trabajando de forma exclusiva con el mayor operador turístico de Japón como es el grupo JTB. Este tour además de revivir los lazos familiares con nuestras familias en Okinawa, tendrá también otro gran objetivo, como es el ayudar a reactivar el flujo turístico y la economía japonesa, duramente golpeada luego de los hechos registrados en marzo de este año. Para recibir mayores informes sobre este viaje y los tour opcionales por el continente asiático, así como sus respectivos planes de financiamiento, comunicarse al teléfono 461 - 0000 anx. 1060 / 1071.

¡Salud!  

Clínica Cent enario Peruano Ja ponesa celebra 5.º aniversario

ISSN 1 995-1086

16

Semana Cultural pón suri del Jatrad icional Mat culminó con

Peruano Japone

sa


Abel Fukumoto, presidente de la Comisión Contigo Japón; y Luis Huemura, presidente de la Asociación Peruano Japonesa hicieron entrega de la donación a Masahiro Fukukawa, embajador de Japón.

El apoyo a Japón

Foto: Hanzo

Fans de artistas japoneses hicieron colecta.

Donaciones

Siguen abiertas las cuentas en las siguientes cooperativas para recibir donaciones: Cuentas Campaña Contigo Japón Cooperativa Cta. Soles

Cta. Dólares

AELUCOOP 3257-12008

3183-22007

AOPCOOP 80124

80125

Pacífico

24281

24281

Abaco

210-01-6018753 210-02-6014571

A

continúa A la fecha se han donado US$ 250.000

través de la Comisión Contigo Japón, que lidera la APJ, la comunidad nikkei peruana realizó una nueva donación a la embajada del Japón. El 10 de mayo se entregaron US$ 100.000 (cien mil dólares), que se suman así a los US$ 150.000 donados en abril. Gracias a los ingresos generados en el Perú Koohaku Uta Gassen y a los aportes de diversas personas e instituciones, se logró reunir este nuevo donativo, que expresa así el apoyo al pueblo de Japón. Queda pendiente la entrega del monto recaudado en el Festival Musical Nippon Ganbare –aproximadamente S/. 50.000– y de las nuevas contribuciones que se continúan recibiendo día a día.

Más iniciativas solidarias Así como las instituciones nikkei, otras agrupaciones, empresas e incluso comunidades enteras han manifestado su apoyo a Japón. El restaurant Hanzo organizó una cena benéfica, que contó además con el apoyo de artistas plásticos. Los grupos de fans de artistas japoneses no se quedaron atrás. Arashi Perú realizó su Gambatte Nippon para recaudar fondos y las chicas de Perú Le Ciel, y los grupos de fans de An Cafe, Mucc, LM.C, Buck Tick y Versailles organizaron una colecta en Miraflores. Asimismo, según el programa Agro Rural del Ministerio de Agricultura, comunidades campesinas de Cusco entregaron un donativo en retribución al apoyo recibido de la cooperación japonesa, que les ha permitido instalar reservorios, abastecimientos de agua, millones de plantas forestales, así como centenares de módulos de iniciativas empresariales. La colecta se realizó entre los beneficiarios de las provincias de Espinar, Quispicanchi, Calca, Urubamba, Canas y Canchis y trabajadores de Agro Rural.

Integrantes de Arashi Perú. Foto: Agrorural

Cena benéfica en Hanzo.

Kaikan Especial 17

Agricultores de Cusco realizaron donativo.


18

Institucional Kaikan

Amistad

L

El embajador y su esposa recibieron el saludo afectuoso de los presentes.

Fotos: Fernando Yeogusuku

Noriko Fukukawa y Takako Akamine, presidenta de la Asociación Femenina Peruano Japonesa. La esposa del embajador aceptó ser presidenta honoraria de dicha institución.

Representantes de instituciones prefecturales, colegios, cooperativas, APJ de provincias, entre otros, se dieron cita para desear éxitos en la gestión del funcionario japonés.

a colectividad nikkei dio la bienvenida al nuevo embajador de Japón en nuestro país, Masahiro Fukukawa, y a su esposa Noriko Fukukawa, a quienes se ofreció un agasajo el pasado sábado 21 de mayo en el Centro Cultural Peruano Japonés. Fukukawa se desempeñó como ministro en la embajada de Japón en Canadá y anteriormente como cónsul general de Japón en Río de Janeiro, Brasil. “Es la primera ocasión que sirvo en un país de idioma español y espero contar con el apoyo de todos ustedes para el mayor fortalecimiento de los vínculos de amistad entre Japón y el Perú”, destacó el embajador. Asimismo, agradeció de manera especial las donaciones y el apoyo a su país a raíz del terremoto del pasado 11 de marzo. En representación de la comunidad nikkei, Luis Huemura, presidente de la APJ, resaltó el compromiso de contribuir a reforzar las relaciones bilaterales que, dijo, se encuentran en uno de los mejores momentos históricos.


renovada

Fotos: Cancillería

Kaikan Institucional 19

Adiós y bienvenida El Consulado General de Japón en Lima también cambió a sus representantes diplomáticos. Tanto el nuevo Cónsul, Shigeru Iida, como el saliente funcionario, Susumu Fukuda, fueron agasajados por la colectividad nikkei.

Condecoración a

El nuevo cónsul Shigeru Iida y su esposa Masako Iida, fueron agasajados el pasado 24 de mayo.

El 1 de junio se brindó un especial reconocimiento al Cónsul Susumu Fukuda, quien culminó sus funciones diplomáticas en nuestro país. Junto con su esposa Alicia Fukuda recibieron una cálida despedida.

Humberto Sato E l 24 de mayo, el canciller José A. García Belaunde condecoró a los reconocidos cocineros peruanos Teresa Izquierdo, Pedro Solari, Humberto Sato y Javier Wong, con la Orden “Al Mérito por Servicios Distinguidos” en el Grado de Gran Oficial, por su aporte a la difusión, promoción y recreación de nuestra gastronomía, Patrimonio Cultural de las Américas. Sato ha recibido diversas condecoraciones, entre ellas la de “Nikkei destacado”, durante las celebraciones por el 110º aniversario de la inmigración japonesa al Perú, en 2009, por su contribución a la gastronomía nacional. Orgullo peruano.


20

Personaje Kaikan

Arqueólogo japonés lleva 51 años trabajando en el Perú

Yoshio Onuki,

un peruano con honores Kotosh, 1963. El tercero desde la izquierda es Yoshio Onuki. También aparecen los antropólogos japoneses Seiichi Izumi (primero desde la izquierda) y Kazuo Terada (tercero desde la derecha).

Por: Enrique Higa

Y

oshio Onuki tenía apenas 23 años cuando vino por primera vez al Perú en 1960, formando parte de un equipo encabezado por el antropólogo japonés Seiichi Izumi para realizar excavaciones en Kotosh, complejo arquitectónico que se erigió en Huánuco. Desde entonces visita el Perú con regularidad. En 1988 comenzó a trabajar en el centro ceremonial de Kuntur Wasi, Cajamarca. El año pasado fue distinguido como Doctor Honoris Causa por la Universidad Mayor de San Marcos. Este año presentó en el Congreso de la República un libro cuya autoría comparte con el antropólogo japonés Kinya Inokuchi: Gemelos Prístinos. El Tesoro del Templo de Kuntur Wasi. Para el arqueólogo Luis Guillermo Lumbreras, que conoce a Onuki desde que ambos eran entusiastas jóvenes que se iniciaban en el trabajo de campo en el Perú, su colega japonés es un cajamarquino más. Onuki sonríe ante lo dicho por su viejo amigo. El Perú es como su segunda patria. “La gente me trata como cajamarquino, pero antes pensaba que era medio huanuqueño (risas). También me identificaba (con Huánuco), pero después más tiempo he pasado en Cajamarca”, manifiesta. El investigador japonés ya tiene más de medio siglo viniendo al Perú. Exactamente 51 años marcados

por tres hitos: Kotosh, Kuntur Wasi y el centro arqueológico Huacaloma (Cajamarca).

“El Perú era bastante rico” Onuki, profesor emérito de la Universidad de Tokio, no es solo un estudioso de la historia del Perú antiguo, sino también un testigo de primera mano de su historia contemporánea. Ha visto de todo en nuestro país. Sin embargo, no puede desligar los cambios que se han producido en el Perú de aquellos por los que ha atravesado su país. “En 1960 mi impresión era: Perú es un país bastante rico, bastante desarrollado”, afirma. En esos tiempos, él, perteneciente a una familia de clase media, sentía que los estándares de vida eran superiores en el Perú. “Mi padre era profesor de una escuela pública, no ganaba mucho. Vivíamos en una casa bien chiquitita, dos cuartos no más. Luego cambiamos (a una casa) un poco más grande, con jardín, teníamos un perro, pero no teníamos carro. En aquella época muy pocos tenían carro en Japón. Acá en el Perú mucha gente tenía carro. Sacar brevete (en Japón) era una gran cosa”, recuerda. La diferencia en ese entonces se notaba sobre todo en el bolsillo. “El Perú me parecía muy rico, tanta comida y varie-


Kaikan Personaje 21

Foto: Ă lvaro Uematsu


22

Cultura Kaikan

Museo de Sitio de Kuntur Wasi. Construido gracias a los fondos recaudados durante una gira por varias ciudades japonesas .

Kuntur Wasi, Cajamarca 1997. Retirando una de las placas de oro que servían como ornamento para las orejas, y que fueron encontradas en la tumba excavada en el sitio arqueológico de Kuntur Wasi.

dad, y carne. La vida era cara para nosotros. Un profesor de la Universidad de Tokio ganaba 150 dólares, no llegaba a 200. Vinimos acá y no podíamos comer en un buen restaurante, comíamos en restaurantes baratos”, narra. Onuki evoca el antiguo esplendor del centro de Lima: las fachosas tiendas del Jirón de La Unión, cines como Metro, que eran visitados por gente de San Isidro o Miraflores. “Todo estaba en el centro”, dice. Sin embargo, también subraya la profunda diferencia que había entre ricos y pobres, que en su país era mucho menos ostensible. “Los campesinos (en el Perú) eran bastante pobres. Los campesinos en Japón vivían con más riqueza, buena casa, buen vestido”, manifiesta. “Había pobreza en Lima, pero no se notaba tanto. Las provincias eran pobres”, añade. El arqueólogo japonés también fue testigo del fenómeno migratorio que poco a poco comenzó a mu-

tar el rostro de Lima, y aún recuerda cuando, por ejemplo, el mesocrático distrito de San Borja era una chacra y la congestionada avenida Javier Prado casi territorio virgen. “Casi no corrían carros, tranquilo. Nosotros nomás, ¡pum!, podíamos correr cien kilómetros por hora”, relata entre risas. Cuando Onuki pisó por primera vez el Perú, su presidente era Manuel Prado. Luego llegó a Palacio de Gobierno Fernando Belaunde, a quien conoció cuando éste visitó Kotosh. El golpe de Estado perpetrado por Juan Velasco en 1968 lo sorprendió. “¿Un gobierno militar? ¿Qué cosa es esto? En Japón no hubo un cambio tan radical. El mismo partido gobernante”. En 1960 los hogares de clase media japoneses no tenían lavadora y la refrigeradora era casi un lujo. El automóvil propio era un sueño. 10 años después, la situación en Japón había mejorado, mientras el Perú se empobrecía. Cayó la producción agrícola y el país tenía que importar productos alimenticios en los que antes era pródigo. Si durante su primera visita al Perú Onuki sintió que el dinero se le escurría como arena entre los dedos, a fines de la década de 1970 la situación se había invertido. Antaño sus colegas japoneses y él no podían tomar taxis y tenían que viajar en camiones y alojarse en

Huánuco Pampa, 1966. Seiichi Izumi con su equipo de colaboradores, entre ellos Yoshio Onuki, segundo desde la derecha.


2011. Frente a la entrada del museoKaikan de Kuntur Wasi, con miembros de la Asociación Cultural Kuntur Wasi, que se encargan de administrar el museo, proteger las ruinas y proveer a la sociedad local de información sobre la zona y su patrimonio.

Cultura 23

Foto: Álvaro Uematsu

hoteles baratos. Eso había quedado atrás. Ya no necesitaban preocuparse más por el dinero. “Pasado un mes, todavía nos queda bastante plata. Recalculamos. ‘Oye, caramba, somos muy ricos’. Empleábamos taxi, a cualquier parte. ‘¿Un día cuánto cuesta?’. ‘Tanto’. ‘Ya, desde mañana hasta la tarde me vas a llevar a donde quiera y me esperas’. Llegando a Arequipa, Cusco, en la plaza de Armas preguntaba ‘¿cuál es el mejor hotel?’. ‘Ya, vamos’. Ocupábamos (el hotel) sin preguntar precio. No hay problema (ríe). ‘Qué cosa, cómo ha cambiado, el Perú es bien barato’”, rememora. El Perú se empobreció aún más en la década de 1980, atacado por la hiperinflación y el terrorismo, recuerda Onuki. En esos tiempos, viajar a Huánuco –a provincias en general– era peligrosísimo. Ahora el flagelo es la delincuencia común; él no se moviliza de noche por temor a los asaltos en carreteras.

2010. El año pasado, Yoshio Onuki recibe el título de Doctor Honoris Causa otorgado por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Foto: Congreso de la República

Chupe, adobo, cuy, chicharrón… No importa cuántos años transcurran, quién sea presidente o cómo marche la economía, hay algo que jamás cambia en el Perú: acá se come rico. El arqueólogo japonés no ha podido resistirse al hechizo de la comida peruana. “Cebiche, pero sobre todo sopa, chupe, todas esas cosas me gustan. También adobo, osobuco, cabrito al horno bien cocinado. También me gusta picante de cuy. O cuy frito. Ah, chicharrón también, buen chicharrón sí”, revela. No solo el Perú ha dado varios volteretazos en el último medio siglo. “Japón también ha cambiado bastante en estos cincuenta años. A veces no puedo sentir que soy japonés (ríe). ¿Qué cosa será la nueva cara de Japón? No entiendo a veces las costumbres, la manera de hablar de la gente joven sobre todo. A veces no sé si compartimos la misma historia o la misma cultura (risas)”, admite. Si Yoshio Onuki no logra encontrarse plenamente a gusto en su país, quizá sí pueda conseguirlo en el Perú, donde la Universidad de San Marcos le otorgó el Doctor Honoris Causa. “El honor más grande de mi vida”, asegura. Honor el nuestro, doctor.

2011. En el Congreso de la República, durante la presentación del libro Gemelos prístinos. El tesoro del templo de Kuntur Wasi, editado por el Fondo Editorial del Congreso y la empresa minera Yanacocha.


24

Institucional Kaikan

Silencio, por favor.

Gente

leyendo El tren salió del túnel y se internó en la nieve. Todo era blanco bajo el cielo nocturno. Se detuvieron en un cruce. Una muchacha sentada del lado opuesto del vagón se acercó a la ventanilla del asiento delantero al de Shimamura y la abrió sin decir palabra.

Fotos: Álvaro Uematsu Modelo: Claudia Uehara


Kaikan Institucional 25

A

sí comienza País de nieve, de Yasunari Kawabata, cuya historia ha atrapado de un tirón a Ana, egresada de comunicaciones que llegó a la Biblioteca Elena Kohatsu del Centro Cultural Peruano Japonés en busca de autores nipones clásicos. Le han dicho que los podrá encontrar aquí y desde hace cinco años regresa por uno u otro, se queda leyéndolos o se los lleva a casa, prestados, para devorar cada página. Este mes descubrió además un hermoso libro con grabados de Utagawa, que recrea en estampas las calles y paisajes del antiguo Edo. No se lo puede llevar – las enciclopedias y libros de arte se revisan solo en sala, le ha indicado amablemente Paola, la bibliotecaria– así que se sienta y repasa con fruición las bellas imágenes. En la sala infantil, Camila ha elegido Sócrates y los tres cochinitos y ya anda deduciendo, cual problema matemático, en cuál casa se deben quedar los cerditos. Una biblioteca es sin duda un universo propio. Los silencios, la casi reverencial manera de coger un libro de los estantes, la emoción de encontrar historias e imágenes en cientos de páginas, crean entre sus asiduos visitantes una cofradía con códigos similares, pero con intereses disímiles y variopintos. En la biblioteca Elena Kohatsu, van desde lectores en busca de clásicos como Mishima o Kawabata hasta otros que optan por autores contemporáneos como Haruki Murakami y Banana Yoshimoto, pasando por aquellos que eligen entre cientos de manga (cómic japonés), cuentos infantiles, libros de arte, inmigración japonesa, filosofía o historia. Luego de once años –los cumple este mes de junio– se ha convertido en un espacio donde los casi 30 mil libros que guarda han encontrado más que un lugar en un anaquel. Han hallado lectores. Y más que celebrar la amplia colección de publicaciones, la biblioteca disfruta de su creciente número de visitantes. A pesar del silencio, este recinto se ha despojado de cualquier signo de solemnidad, sobre todo cuando son los niños quienes encuentran aquí un lugar divertido, donde se dejan contagiar por las historias que encuentran en los libros. O como cuando algunos se dejan llevar por su imaginación creyendo ser Kafka Tamura en un pequeño rincón de la biblioteca Komura, como en Kafka en la orilla, de Haruki Murakami; o el solitario bibliotecario que recorre las interminables galerías hexagonales de la apocalíptica Biblioteca de Babel, en Ficciones, de Borges. Acaso el novicio Adso en la laberíntica biblioteca de la abadía benedictina de Melk, en El nombre de la rosa, de Umberto Eco. “Siempre imaginé que el paraíso sería algún tipo de biblioteca”, dijo una vez Jorge Luis Borges. Vaya que sí. (hnf)

Por aniversario: Descuento en carné de biblioteca Además del programa de actividades realizado a inicios del mes, la Biblioteca brindará un descuento de 50% durante todo junio en la membresía anual, que permite acceder a los siguientes servicios: Préstamo de libros, revistas y obras de referencia Uso de salas de estudio Préstamo de material audiovisual Asimismo, como todos los visitantes, pueden realizar consultas en sala de todo el material.

Biblioteca Elena Kohatsu – Centro Cultural Peruano Japonés 8° piso. Teléfonos: 5187450, 5187500 anexos 1055, 1056, E-mail: biblioteca@apj.org.pe Horarios: De lunes a viernes de 9:30am a 6:00pm, sábados de 9:00am a 1:00pm


26

Libros Kaikan

Al rescate

de la lectura (especie en vías

de extinción) Fotos: Cámara Peruana del Libro

Por: Angélica Camacho

1

Buenas noticias: el Perú tiene un premio Nobel de Literatura, escritores internacionales y legado literario. La prestigiosa revista británica Granta incluyó a dos peruanos –Santiago Roncagliolo y Carlos Yushimito– en una antología de los mejores escritores jóvenes. El Festival Eñe América 2011 eligió a Lima como sede de su encuentro de escritores en el mes de abril. Cada vez que la Cámara Peruana del Libro organiza una feria los asistentes sobrepasan las expectativas. ¿Efervescencia literaria? “El circuito de la literatura es tan pequeño que muchos lectores pueden llegar a ser amigos de sus escritores”, confiesa Carlos Calderón Fajardo, narrador y maestro de varias generaciones. ¿Qué hace falta para acercar la literatura a la gente? Tarda menos de tres segundos


Kaikan Libros 27 en responder. “Más promotores culturales, gestores, agentes o empresarios que hagan con la literatura lo que se ha hecho con la música: un lugar donde tengan éxito todo tipo de conciertos”. Sí, desde un recital de música clásica hasta las grandes tocadas de artistas como Paul McCartney. Y para eso se necesita compromiso, y un trabajo hacia dentro como hacia fuera. “Si existen mil personas en Lima a las que les gusta leer, ten por seguro que esas mil van a estar el día que llegue cualquier autor importante, el día en que se presente un libro o haya una conferencia. Siempre somos los mismos, ese es el problema”. Ella es Karina Valcárcel, poeta, narradora, universitaria, promotora cultural. En abril armó con dos amigos la I Feria del Libro Joven, solo para autores nuevos y editoriales independientes, los “excluidos”, los que recién empiezan. “Es raro que haya tanta gente interesada en publicar todavía, es casi suicida, ¿para qué voy a publicar si nadie me va a leer?”, se pregunta. “Hay un grupo pequeño que sí lee, lo que se quiere es que haya más”, apunta Piero Montaldo, director de Azul Editores, la más nueva de todas las editoriales independientes, las de tirajes cortos, de 200 a 300 libros, a veces mil, “tirajes que para los 29 millones que somos es casi nada”. Piero está convencido de que aunque falten canales de distribución, apoyo real del Estado, espacio en los medios, etc., el escritor no puede dejar de ser un artista activo. Se viven tiempos en los que la autofinanciación debe ser asumida, tan igual como lo hacen los músicos o los poetas. “Es como decir yo creo en mi obra”.

2

La librería El Virrey luce más como una biblioteca, un espacio que supera el puro negocio. Adentro, Manuel Bocanegra, librero con diez años de oficio, me dirá que el panorama cultural “es el que ves cuando prendes la televisión”. Duro y honesto. A la una de la tarde de un viernes, soy la única persona que aparece por la puerta. Luis Carrasco con su pinta de profesor de secundaria

está atento a cualquier consulta. Me dice que el público sigue siendo el mismo, un grupo reducido de clase media y media alta, y que el fraccionamiento económico-social y la falta de compromiso del Estado con la educación son el hilo de la madeja de un país que no lee. “Aquí se lee medio libro por año, estamos penúltimos en comprensión de lectura”, explica casi apenado. “El premio Nobel ha servido para darnos autoestima, pero tuvo que haber algo mediático”. Carrasco es librero desde hace 23 años, pero se equivoca cuando afirma que el Perú está penúltimo en comprensión lectora: ahora ocupamos la casilla 62, entre 65 países que compitieron en la prueba del Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes (Pisa, por sus siglas en inglés) el año pasado. Subimos dos casillas aunque seguimos bien abajo. Su colega, Manuel Bocanegra añade que no ve ningún boom, solo una movida comercial un poco más sólida, porque las grandes distribuidoras traen más. Lima está más al día con las novedades. Eso es todo. “No significa que se lee más porque se vende más. No existe ninguna revolución cultural, menos políticas educativas serias”.

anonimato. Doris lo tiene claro: “El sector culto no puede ser una isla en la dinámica consumista del mundo; tiene que seguir su juego sin vender su alma, consciente de que el marketing solo es el ropaje circunstancial y no el cuerpo de la cultura”.

Por e-mail Doris Moromisato me responde con optimismo. La directora cultural de la Cámara Peruana del Libro (CPL) está convencida de que desde hace tres años se vive un despegue editorial. “Sin duda, hay más avidez por la lectura; y quienes ya tienen el hábito, hoy leen más”. Pese a la baja demanda de libros en el país y al problema de la piratería, la CPL no se ha cruzado de brazos. Las cifras pueden darle la razón: en la última Feria de Palacio de Gobierno hubo 55 mil visitantes y más de un millón de soles en ventas. El año pasado la Feria Internacional del Libro de Lima tuvo 210 mil visitantes y ventas superiores a los cinco millones de soles. En la práctica la CPL ha venido aplicando conceptos de marketing a la promoción de la lectura con resultados interesantes. Uno de ellos es hacer que el autor deje el

critores hay que sacarlos –apunta Piero– porque por lo general son introvertidos. Un escritor al que nadie conoce es difícil que lo lean”. Por eso ha decido hacer su propia movida cultural, Narrativazul, donde algunos narradores leen sus cuentos frente al público y conversan con ellos. ¿Será en base a emprendimientos subterráneos de este tipo que el circuito literario si bien no aumenta se mantiene inalterable? La propuesta de Carlos Calderón Fajardo va más allá, y hasta recuerda al bus rojo que llegó a Nebraska. Si el Estado, entre sus políticas educativas, intentase juntar a un grupo de escritores más o menos reconocidos y los enviara a recorrer el país como promotores culturales, con un sueldo y las facilidades de las entidades organizadoras, el interés por la lectura podría renacer. Dice que cualquier escritor elegido estaría feliz de sumarse a la causa.

3

4

¿Escritores marca Perú? ¿Y si aprovechamos el momento para hacer conocer al Perú como un país literario? Karina Valcárcel cree que tenemos dos problemas: adaptar los formatos del marketing a la literatura sin desvirtuarla, y convencer al escritor, que no se muestre reacio a verse como alguien popular. “Lo que pasa es que a los es-


28

Opinión Kaikan

vida

Cambiante

Por: Víctor Nishio Yasuoka*

Aportar en vez de destruir Antes, no mucho tiempo atrás, pensaba que la destrucción de lo malo era un buen método para mejorar las cosas, es decir, destruir lo que hacía infelices a los demás (en muchos sentidos) iba a producir un mundo más vivible y agradable… para mí. Pero estaba equivocado. Destruir lo malo aumenta el círculo vicioso de la negatividad: al tratar de destruir lo malo que hace sufrir a otros no hace más que reafirmarlo ya que se negaba, de forma tácita, lo que quería destruir, así sea para bien de aquellos. Entonces, empezó un cambio interno –en mí– forzado por ciertos conceptos e hilos “universales” después de que entendí que fuera de mí, nada había para entender. El cambio empieza por dentro, se dice tantas veces, tanto que ya no se hace caso a aquella frase, pero es una verdad absoluta, una de las pocas que flotan a nuestro rededor y que tienen costras que las hacen invisibles a nuestra diaria visión. Entendí la ruta de ese cambio (una de las pocas cosas que hay que entender en esta vida) y lo inicié. El camino es difícil pero puedo decir, en esta etapa, que aportar es la mejor forma de mejorar por dentro, es una buena manera de cambiar para bien. Y el aporte no consiste en cosa material ni como trabajo ni como intelecto, sino abriendo el corazón, poco a poco porque es difícil, a la humanidad. Es la única forma de construir una mejor humanidad, un mejor individuo y es la mejor forma de crear lazos con los demás seres vivientes que nos rodean y que son como nosotros: con los mismos problemas, necesidades y deseos… al abrir el corazón el Universo empieza a suplir todo ello. Depende de uno. * www.victor.pe

Los sitios de descuentos en grupo

¿Qué son? ¿Cómo funcionan? Por: Moisés Sakiyama

D

esde hace unos meses estamos recibiendo una avalancha de sitios que nos ofrecen ofertas muy tentadoras, usualmente de servicios y comida (muy poco de productos) y cada día se hacen más y más populares en Perú y el mundo. Pero, ¿qué hay de cierto con esos sitios?, ¿cómo funcionan?, ¿cuál es su modelo de negocio?, ¿convienen o son una estafa? Pues bien, antes que nada hice una lista de los sitios de descuentos que actualmente funcionan en Perú, tal vez existan más pero estos son los que encontré: GroupOn (www.groupon.com.pe) Qpon (www.qpon.com.pe) Queremos descuentos (www.queremosdescuentos.pe) Descuentos Perú (www.descuentosperu.com) Cuponatic (www.cuponatic.com.pe) Cuponéate (www.cuponeate.com.pe) Cuponland (www.cuponland.pe) Groupalia (www.groupalia.com) Cuponium (www.cuponium.com.pe)


Kaikan Tecnología 29 Próximas en aparecer con fuerza: Google Offers Facebook Deals GroupOn Now Como ve, existe una variedad de sitios para recibir cupones, ¿pero cómo funcionan? La idea de estos sitios es que un grupo de personas prepague un servicio para recibir la promoción. Supongamos que usted tiene un negocio, algo sencillo, un restaurante. Digamos que una persona va a su restaurante, esa persona le pide un descuento en un plato, usted no le puede dar descuento porque solo es una persona, pero ¿qué tal si son, 3, 4, 6 o 100 amigos que van a comprarle? Ahí es otra cosa y por ende si le piden un descuento usted le da un descuento jugoso por esas 100 personas. Pues así es como funcionan estos sitios. Aparte de eso también tienen un reloj que cuenta el tiempo que queda para que se termine el descuento, cosa que incita más a la gente a comprarlo. ¿Y cómo se paga? Para adquirir estas jugosas ofertas se necesita una tarjeta de crédito, es uno de los puntos que menos gusta a la gente ya que está brindando datos muy personales a una página web, y como se sabe cualquier página web puede ser hackeada. Estos sitios le piden su tarjeta antes de brindarle el servicio, por eso dije que era prepagado porque tienen que llegar a cierta cantidad de compradores para que recién se active la oferta. Si no llegan a una cantidad mínima simplemente no se activará y no se le hará ningún cobro, pero ojo que ellos ya tienen los datos de su tarjeta. Recomendaciones para comprar en estos sitios A pesar de que yo soy un comprador asiduo de estos sitios yo NUNCA recomiendo usar su tarjeta de crédito para comprar en estos lugares, lo mejor es usar una tarjeta de crédito prepagada como la de Interbank o Scotiabank (para ver cómo se utilizan puede visitar el siguiente link: http://bit.ly/tarjetasvirtuales). Las tarjetas de crédito prepagadas son aquellas en las que por ejemplo deposita una cantidad de dinero ($20, $40, $50) y eso es lo que tiene disponible para gastar. Así, por ejemplo, si sucede algún percance no tiene opción de sacar más de lo que tiene en dicha tarjeta, a diferencia de una tarjeta de crédito regular. Yo por eso siempre tengo mi tarjeta con $20, así cuando veo algo interesante lo compro, si necesito más

dinero puedo depositar desde mi computadora haciendo una transferencia electrónica y listo. Pero OJO nunca dé su tarjeta de crédito personal en ningún sitio web. ¿Cuál es su modelo de negocio? El negocio es muy sencillo. GroupOn va a los negocios, por lo general desconocidos. Les explica que tiene una base de datos de 200.000 personas y que de esas 200.000 a un 10% (es decir 20.000) le interesa servicios como el que el brinda (por lo general de belleza o comida). Entonces empiezan las negociaciones. GroupOn le ofrece al negocio el 20% de esas 20.000 personas. Si le consigue ese 20%, el negocio les brinda el 50% de descuento a todos los compradores. Aparte, GroupOn se queda con el 50% de las ganancias. Esto, para un pequeño negocio es muy interesante, porque tendrá un volumen alto de clientes a los que si trata bien van a volver, aparte de que ellos no tienen que gastar en publicidad ya que si no llegan a cierta cantidad de compradores la promoción no se activa. A los sitios de descuento les va mejor, ya que ellos tampoco nunca pierden y los compradores tampoco pierden... es decir el negocio funciona bien para todos. ¿Conviene comprar en estos sitios? La respuesta rápida es SÍ, porque estos sitios buscan las mejores promociones para usted, a ellos les conviene darle eso porque así usted los vas a elegir para comprar. Así que sí conviene siempre y cuando no se convierta en un comprador compulsivo y no brinde nunca su tarjeta de crédito personal. ¿Son una estafa? Como siempre, todo puede ser una estafa en internet. Lo mejor que puede hacer antes de utilizar cualquier servicio es informarse, es muy sencillo, simplemente coloca el nombre en Google y aparecerá información. Si ve algo raro simplemente no lo utilice y siempre pregunte si alguien ya lo probó, le sorprenderá la cantidad de gente que le puede ayudar. Pues bien, los sitios de ofertas están de moda. Si tiene un pequeño negocio trate de hacerse conocido con estos servicios. Eso sí, siempre lea bien los contratos y no firme nada sin leer. Por otro lado los sitios de cupones no mencionan en ningún momento que son un sitio de spam, básicamente porque cuando uno se suscribe acepta recibir las promociones. A todo esto lo llaman “La publicidad del futuro”.

Si le gustó este artículo le invito a visitar http://mix.pe, un sitio donde escribo más artículos como este. También puede comunicarse conmigo para preguntarme cualquier cosa referente a tecnología, internet y negocios por internet en m@mix.pe.


30

Matices Kaikan

Becaria norteamericana habla sobre su vida y su experiencia en el Perú

Las tres culturas de

Lily Niland L

ily Niland nació en Estados Unidos, vive en Seattle, habla con fluidez el castellano y el japonés y sobre todo ama el béisbol. Su mayor sueño es ser intérprete para un equipo de las grandes ligas del béisbol. Empezó a jugar desde que aprendió a caminar y jamás le importó ser la única mujer en el equipo de su escuela. Jugó como lanzadora hasta su último año de la secundaria cuando tuvo que dejarlo y empezar a trabajar para pagar la universidad. Ingresó con la idea de estudiar periodismo deportivo, pero no pudo entrar a las clases porque eran a la misma hora que las de japonés. Prefirió el japonés por ser uno de los idiomas importantes en el béisbol, junto con el castellano que ya dominaba desde el colegio. Lo aprendió con amigos, más que en las clases, al ser tutora de los niños inmigrantes de México y Centroamérica que recibía su escuela. “Nos hicimos amigos rápidamente –recuerda– y de repente tenía más amigos hispanohablantes que nacidos en EE. UU.”. No es difícil imaginar a Lily aprendiendo más con aquellos niños que en su salón de clase, a ella le encanta hablar con la gente, posee una gran facilidad para acercarse a los demás, escucharlos, aprender de ellos y hacerlos parte de su vida. “En el colegio me molestaba mucho que en el segundo piso donde dictaban clases de lenguas extranjeras, como el español, hubiera un montón de gente gringa estudiándolo y en el primer

Por: Jhohana Pujay

piso un montón de latinos estudiando inglés. ¡Y no se hablaban!, y yo decía –enfatiza– aquí podemos hacer intercambio sin pagar pasaje de avión”. Al elegir el japonés sobre el periodismo deportivo tenía que optar por otra carrera, descubriendo que una nueva, llamada comunicación intercultural, además de ofrecerle perfeccionar sus conocimientos en los idiomas del béisbol, le enseñaba a comunicarse con personas de lugares diferentes, a entender cuando existen diferencias en la manera de ver las cosas, a evaluar las razones culturales, contextuales e históricas para poder comunicarse con éxito. “Era –resume Lily– aprender de la vida” .

Una manera de ver el mundo Lily dejará el Perú a fines de junio. Llegó hace casi ocho meses gracias a la beca otorgada por The J. William Fulbright Foreign Scholarship Board, para realizar su investigación sobre el uso del inglés, japonés y castellano dentro de la colectividad nikkei peruana. Pero antes de llegar al Perú estuvo en Ecuador y en Japón. Y como le ocurre cada vez que llega a un país, no recorre muchos lugares turísticos: “Yo viajo más para conocer a la gente que para conocer monumentos”. Por eso, no era extraño que su círculo fuera diferente al de los otros estudiantes de intercambio, que se juntaban entre ellos. Ella tenía más amigos de fuera de la universidad. “Así sentí que aprendí un poco más


Kaikan Matices 31 de la vida diaria en Ecuador”, recuerda. En Japón se dejó conquistar con facilidad por su familia anfitriona: los Sampe. Encontró en Ayumi chan de siete años y en Maho chan de nueve, a sus dos hermanitas japonesas. Pues llegó a Japón sabiendo solo 300 kanjis por lo que era más o menos como una niña de ocho años. Además de jugar, las nuevas hermanas estudiaban kanji juntas, y con la familiaridad entre hermanos Lily era el blanco de las bromas por sus errores. “Ellas me enseñaron un montón. Uno sabe que los adultos tenemos cierta diplomacia cuando alguien se equivoca. Pero los niños, no. Se ríen, dicen: ‘así no se dice’, le corrigen a uno”. Con Riiji, el papá, se la pasaba viendo los partidos de béisbol en la televisión y en el estadio. Con Kaoru, la mamá, conversando de todo lo que le ocurría fuera de casa. “Ella sabía todos los chismes de los estudiantes –ríe– y siempre me daba consejos: Me decía: ‘Yo me enamoré, me casé, tuve hijos y estoy feliz, pero antes vi el mundo’. Siempre me lo decía. Me pareció buena idea, y en eso estoy”. Al llegar al Perú quería repetir la experiencia y buscó vivir con una familia nikkei, encontrando un hogar en la pensión de Keiko Irejo de Iju. “Voy a extrañar a toda la familia –dice con adelantada nostalgia–. Siempre que viajo, lo que más extraño cuando regreso es la gente que me acogió”. Lily reconoce como ventajas de aprender idiomas el que te abre muchas puertas en lo laboral y académico. Pero sabe que más importante es lo que uno aprende de sí mismo y de su propia cultura al descubrir que hay otras maneras de ver el mundo, que lo que siempre hemos dado por sentado como un hecho indiscutible es tan solo un punto de vista. “Es entonces que uno debe pensar otra vez las cosas –reflexiona– y ver cuáles son en verdad sus creencias y cuáles puede adaptar”. Algo curioso que le dejó el aprendizaje del japonés y castellano es una personalidad diferente en cada idioma. “Por eso me gusta tener los tres –sonríe, mientras lo explica–. Porque así, cuando necesito expresarme tengo más opciones. Por ejemplo, se me hace muy difícil ser muy respetuosa en inglés, porque el inglés es más directo, no hay tú ni usted, mucho menos keigo (lenguaje honorífico utilizado en Japón). Por eso cuando quiero disculparme por algo o ser muy respetuosa hablo en japonés, porque es más fácil ser indirecta en japonés. Pero si quiero explicar algo, el inglés es bueno y bastante conciso. Y cuando quiero expresar mis emociones me sale mejor en castellano, lo que es raro porque no es mi lengua materna, pero es más efusivo”.

Los nikkei peruanos Lily está en la última etapa de su investigación, recolectando información a través de encuestas que le han permitido indagar en lo que los nikkei quieren ver en cuanto al uso del estos idiomas y qué creen que se puede y debe hacer. Espera, tan pronto regrese a Seattle, plasmar sus resultados en propuestas que permitan implementar programas que mejoren lo que está ocurriendo respecto al uso de los idiomas en la colectividad, y sobre todo que estos sirvan para todos.

Su participación en el Donguri, programa de la Asociación Peruano Japonesa que promueve entre los niños y jóvenes la conservación del idioma japonés, fue esencial en su tarea de seguir aprendiendo japonés, porque a pesar de estudiarlo por más de cinco años “con los kanji nunca se acaba” sostiene. A su profesor en los EE. UU. le causó gracia que ella viniera al Perú a perfeccionar su japonés, pero así fue: “He aprendido mucho aquí, especialmente gracias a los voluntarios del Donguri, trabajar con ellos es una gran experiencia y espero haber aportado algo”. A la pregunta sobre qué es lo que más le ha gustado del Perú, Lily responde de inmediato: “El lomo saltado –ríe antes de continuar–. Ya en serio, lo que más me ha gustado es la fusión que existe en la comunidad nikkei, el poder decir oyasumi (buenas noches en japonés) con un besito. El cómo los nikkei unen lo mejor de una cultura y lo mejor de otra en una sola”. Sobre lo aprendido durante su convivencia dentro de la colectividad, Lily destaca: “Uno no puede decir colectividad nikkei y pensar que es un grupo uniforme, porque un nikkei varía mucho, hay muchos pequeños grupos diferentes entre sí dentro de lo que es la colectividad nikkei”.

Béisbol en la AELU Y como el béisbol no podía estar ausente en su vida en estos ocho meses, pasó varios enseñando béisbol en la AELU, con los niños de preinfantil e infantil. Experiencia que además de enseñarle que el haber jugado toda la vida no te facilita las cosas al momento de intentar transmitir todo ese conocimiento, le permitió experimentar la fusión que tanto le gustó de los nikkei peruanos. “Uno puede ver la influencia de Japón en el béisbol del Perú, por lo menos en el béisbol del Estadio, que es muy japonés en la estrategia, pero usa las palabras del inglés. Para mí –dice con emoción– era vivir mis tres culturas”. Con unos comprensivos padres que siempre la apoyan sin importar lo inesperado de sus decisiones, Lily sigue a paso firme el camino hacia su meta. Justo antes de saber que obtuvo la beca Fulbright consiguió trabajo a tiempo parcial en el Estadio de Béisbol de Seattle, vendiendo camisas y gorras. En un mes, con toda la experiencia ganada en sus viajes y en el contacto con personas inolvidables para ella, regresará a trabajar en ello nuevamente, además de hacer tours a los turistas japoneses que visitan el estadio. Y lo hará porque Lily ama el béisbol. Porque perseguir su sueño vale la pena. Porque no importa comenzar desde abajo, como lo hizo el intérprete anterior. “Yo digo –y lo dice con gran seguridad– ‘¡Yo también puedo hacerlo!’”.


32

Cultura Kaikan

El conocido Vega, de la saga Street Fighter de CAPCOM (Imagen tomada de http://en.wikipedia.org)

España y los españoles a través de los videojuegos japoneses. Apenas unos apuntes

Por: Fernando Cid Lucas

N

Introducción

Zabii, del Sengoku Basara / Devil Kinas, de CAPCOM (Imagen tomada de: http://capcom.wikia.com)

o resulta osado decir que pocos países han llamado tanto la atención de los creadores y de los programadores de videojuegos nipones como España. España, el que fuese uno de los primeros países, junto con Portugal, que visitaron Japón allá por mitad del siglo XVI y que vivió un breve (aun intenso) idilio con el País del Sol Naciente hasta mediados del siglo XVII. España fascina a los japoneses, de eso no hay duda. Es la tierra de Don Quijote de la Mancha, del flamenco, de Gaudí, de las paellas1 , el vino tinto y del sol. En efecto, como el lector colegirá, en Japón siguen funcionando a la perfección los tópicos sobre España. Y este triunfo del tópico estará del todo presente a la hora de caracterizar a los personajes españoles que aparezcan en más de un videojuego nipón. 1 Una forma maravillosa de cocinar el arroz para muchos japoneses.

Nómina Mínima Si rastreásemos la huella de estos personajes españoles ubicados en videojuegos nipones –y aunque el lector perdonará la falta de rigurosidad cronológica– veremos cómo la primera presencia ibérica en Japón pervive aún en el mundo de las consolas y ordenadores y aún está latente en algunos títulos. Tal es el caso del personaje Zabii (del Sengoku Basara / Devil Kings. CAPCOM, 2005), que no es sino un trasunto del jesuita navarro (y santo) Francisco Javier, quien fue el primero en predicar la palabra del dios cristiano en Japón. El personaje está caracterizado con su hábito negro, propio de los jesuitas, cuerpo musculoso y estola para sacramentar transformada en cartuchera, donde guarda los grandes proyectiles que lanza con una especie de cañón de poco calibre, muy parecido a los que llevaban las naos ibéricas durante los siglos XVI y XVII en sus cubiertas. Saliendo de la primera toma de contacto entre castellanos y nipones, personajes por antonomasia serán los toreros. Son muchos los que encontraremos en videojuegos japoneses, desde el Don José del Bullfight (Coreland/Sega, 1984), que tenía como marco una plaza de toros rectangular y ofrecía al jugador, en todo momento, una vista aérea de la acción. Un torero más cercano a nosotros es Killian, del Samurai Shodown: Edge of Destiny (de 2006 y para Xbox 360). De nombre muy poco español, en este carácter se aúnan un número importante de clichés formulados sobre la idiosincrasia española: pelo negro alborotado, rizado y negro; el personaje es un estilizado torero que viste un traje ceñido, que podría ser de luces pero que, en su


Kaikan Cultura 33 lugar, se adorna con la piel de un leopardo. Para mostrar más rasgos de su españolidad, en sus manos porta un estoque muy taurino y una rosa blanca entre los labios. Personaje en el que confluyen dos tópicos españoles, los de torero y pirata, es Matador, del Shin Megami Tensei III: Nocturne (2004). Un juego que es secuela de aquel que iniciase la saga en 1992 y que se ha distribuido con éxito en diferentes países del mundo. En la entrega de 2004 aparecía un curioso enemigo a batir, de origen español, ataviado con una indumentaria mitad taurina mitad bucanera y llevando en una mano un sable curvado (no me atrevo a decir si quiere ser arma pirata o traste torero) y en la otra una suerte de capote que más se asemeja a cortinaje con barra incluida. En cuanto a sus tácticas de ataque, sus nombres hablan por ellas mismas: “Red capoute” (“Capote rojo”) y “Goroupe Andalusia” (“Golpe Andalucía”). Viajando al futuro con un personaje tan marcadamente español para el imaginario nipón como es el matador de toros, encontramos en el juego Star Gladiators (CAPCOM, 1999) un torero futurista, Franco Gerelt. Moreno, con pelo largo y bigotes, Franco viste un traje de luces biónico que tiene más de armadura que de indumentaria tauromáquica propiamente dicha. Como arma –tal vez parafraseando un estoque– blande un florete laser que no duda en utilizar ante la más mínima ocasión. Pero, tal vez, el torero y, por ende, el español universal sea el archiconocido Vega2, de la saga Street Fighter de CAPCOM. Vega vería la luz en la segunda entrega de dicho videojuego, en 1991, y desde entonces no ha hecho sino mantener su lugar privilegiado entre la infinita nómina de roles que anualmente producen las compañías japonesas de videojuegos. La biografía que trazaron para Vega es bien curiosa: catalán3, hijo de una familia acomodada que cae en desgracia. Mas, a pesar de su procedencia, sabemos que desde joven se sintió atraído por la fiesta nacional y que su estilo de lucha estará influenciado por el mundo del toreo y, del mismo modo, por el del ninjutsu. Uno de sus sobrenombres es, precisamente, el “ninja español”, lo que se ajusta

Fernando Cid Lucas Miembro de la Asociación Española de Orientalistas de la Universidad Autónoma de Madrid. Ha editado y publicado diversos libros sobre Japón, entre los que destacan el reciente: ¿Qué es Japón? Introducción a la cultura japonesa (Servicio de Publicaciones de la UEx, 2009) o la traducción de la obra de Noh Ikuta, de Zenpo Motoyasa (Institución Cultural el Brocense, 2006).

Matador, del Shin Megami Tensei III: Nocturne (Imagen tomada de: http://megamitensei.wikia.com)

muy bien a su indumentaria, ya que su pantalón quiere imitar el del traje de luces y su faja roja el fino fajín de los matadores de toros. La lista de personajes españoles construidos sobre arquetipos seguiría larga. Describiríamos más toreros, piratas, hombres apasionados, un tanto narcisistas, bulliciosos amantes del buen comer y del baile flamenco. Evidentemente, no todos los españoles toreamos los fines de semana, cantamos por soleares o sabemos cocinar paella. Pero, y con esto concluyo este brevísimo trabajo expositivo, piense el lector si a la hora de caracterizar a un personaje japonés, sea para un videojuego o para una campaña publicitaria de cualquier producto, no recurriríamos con rapidez a la katana, al kimono o al sushi.

2 Aparece como Balrog en las versiones japonesas.

3 Huelga decir que Barcelona, con su Sagrada Familia o su Parque Güell, es casi con seguridad la ciudad más conocida entre los japoneses.

Bibliografía

WILLIAMS, J. P. & SMITH, J. H. (eds.), The players' realm: studies on the culture of video games and gaming. Jefferson, N.C.: McFarland & Co., 2007. Páginas web: http://www.capcom.com/ http://www.infoconsolas.com/noticias/videojuegos/filosofia-yreligion-en-shin-megami-tensei-nocturne


34

Jap贸n Hoy Kaikan

La japonesa que levita para ser libre


Kaikan Japón Hoy 35

¿Q

uién no ha soñado con elevarse sobre el suelo, flotar en el aire, vencer a la gravedad? La fotógrafa japonesa Natsumi Hayashi no se contentó con soñar y hace dos años comenzó a levitar. Desde entonces, cada vez que sus pies aletean una cámara registra su ascenso. Sorpréndase viendo las imágenes en su sitio web www.yowayowacamera.com. ¿Cómo así decidió desafiar a la gravedad? “Tanto en Japón como en Estados Unidos, hay una frase que dice ‘con los pies bien puestos sobre la tierra’. Esta tiene tanto en Japón como en EE. UU. el mismo significado, que me parece que es ‘ser una persona práctica’. Sin embargo, yo no soy una persona práctica. En la vida

lidiar con todo de una manera práctica es muy difícil”, explica. “Vivimos rodeados de asuntos complicados y complejas relaciones humanas. Siento mucho estrés. Eso es casi como no poder liberarse de la fuerza de gravedad de la Tierra”, añade. Cuando Natsumi levita es libre y más auténtica. “Liberada de la fuerza de gravedad, me desconecto de las convenciones de la sociedad. Siento que no estoy viviendo atada a las cosas. Es así como puedo volver a mí misma”, manifiesta. “Escribir un diario con autorretratos levitando es para dejar evidencia de que he podido volver a mí misma”, finaliza. ¿Quiere conocer el secreto de Natsumi para levitar? Visite su espacio virtual.

Fotos: Natsumi Hayashi


36

Entrevista Crónica Kaikan Kaikan

Ideas en Joan Jiménez y Edwin Higuchi hacen hablar a las paredes. Lo hacen con latas de pintura, esparciendo el color por superficies verticales que esperan ansiosas poder convertirse en un medio de expresión.

Por: Daniel Goya / Fotos: Álvaro Uematsu

C

uando se entra a la casa de Higuchi y Jiménez, la bienvenida la dan cientos de latas de pintura en spray vacías que se arrinconan como prueba de un trabajo constante y desmedido. Porque el grafiti no puede saber de límites o restricciones. Es en no medirse y dejarse llevar donde radica la pasión de pintar paredes. Ambos encontraron en esta forma de expresión una parte de su vida. “Es algo muy natural, casi una extensión de mi cuerpo. Algunas personas se rascan la nariz, otras se soban las manos, yo pinto”, asegura Edwin Higuchi. Caminar es viajar. Y en una gran urbe como Lima caminar puede ofrecer un descubrimiento en cada esquina, una escena en rincones abiertos pero insospechados. Un paseo es la promesa de una visión cuando se mira con los ojos de alguien que interpreta la realidad. “Lo que nosotros hacemos es plasmar en las paredes lo que vemos, pero no lo hacemos de manera directa, sino que es nuestra versión de las cosas, es lo que sentimos lo que queremos transmitir”, explica Joan Jiménez. “Todo pasa por un proceso de vivencia y crianza de moral de cosas que te han inculcado y eso es lo que tú notas en la gente de la calle. Ves a la tía que te vende caramelos aunque tenga 100 años porque tiene que comer y tiene un dolor interno, una humillación y a pesar de todo de eso lo hace. Nosotros nos fijamos en esas cosas a través de nuestra experiencia”, indica Higuchi. Una mirada contemplativa, un gesto de dolor, una mano amiga y otra que traiciona, los peligros de


Kaikan Kaikan Entrevista Crónica 37

concreto noche y las ilusiones del día, el temor de los desposeídos y la ambición del que todo lo tiene. La balanza desequilibrada de la vida y presencia constante de la muerte. Edwin y Joan ven en las calles y avenidas un mundo que grita y puja, como un ser que no termina de nacer ni de morir pero que existe y se comunica. “En nuestro proceso no es que haya una reflexión previa. Es más visceral. Tenemos ganas de botar algo. Se da mientras pintamos y cuando vas creando y te das cuenta de que te vas por un lado y ahí le das el empuje que quieres. Inevitablemente siempre surge una tendencia mientras creas y eso es lo que finalmente nos guía”, señala Jiménez. Edwin se hace llamar Pésimo y Joan es Entes. El primero escogió su seudónimo porque le agradaba la fonética y el segundo prefería mantenerse en el anonimato de un “nick” que sea difícil de recordar. Ambos abandonaron la escuela de Bellas Artes porque no se sentían ni cómodos ni motivados. Se conocieron en la calle, pintando en la Panamericana cerca al hipódromo de Monterrico. Cuando era un adolecente, el papá de Entes, profesor de matemáticas y desentendido de las corrientes artísticas no dudaba en romper los dibujos que su hijo hacía. Una y otra vez los papeles y cartulinas sufrían el rigor que solo las matemáticas son capaces de imponer en un hombre. Fue así que con el tiempo el pequeño Entes comenzó a pintar en las paredes para que sus dibujos puedan sobrevivir. Luego, la calle fue el escenario definitivo para dar rienda suelta a su vena artística. Todo terminó con la primera exposición de Entes. Aquella noche el entonces alcalde de Miraflores, Fernando Andrade, al reconocer el talento del grafitero, decidió interceder por él. El burgomaestre habló con el papá y le dijo que su hijo tenía habilidades y debía apoyarlo. “Ahora mi viejo está feliz. Ha visto que no estoy vagando. Soy profesor antes de terminar mis estudios y estoy becado en Corriente Alterna. El próximo año me voy a graduar en artes plásticas”, comenta Entes. Por su parte, Pésimo viene de una familia de artistas, su padre es el pintor Oswaldo Higuchi. Desde muy niño le gustó estar en la calle. La esquina lo llamaba como la miel a la abeja. Al principio se compraba una lata al mes para pintar. Se escapaba siendo ya de noche y no faltó alguna oportunidad en que regresó a su casa acompañado de un policía. Un menor de edad no podía estar solo en la calle y menos pintando propiedad pública. Pero el arte no sabe de edades ni de normas. “Mi familia siempre me habló bien, aunque son ar-


38

Entrevista Crónica Kaikan Kaikan

tistas es una familia bien tradicional. A veces no les hacía caso y me perdía pero siempre regresaba”, afirma Pésimo. Hoy ambos pertenecen al circuito convencional de arte. Aquel grupo que pasea de sala en sala de distritos de clase alta. Pasaron de la calle a las galerías pero no desconocen su origen. El cemento urbano, la esquina, la avenida son parte de ellos. “Es curioso porque hay mucho grafiti pero nosotros tenemos un trasfondo. Es como ver una obra que tiene un misterio y cuando ves lo demás no te están diciendo nada. Puede ser muy limpio y prolijo, hasta bello, pero no dicen nada. Lo nuestro se vuelve obra por eso y no solo grafiti”, asevera Pésimo. Con su llegada al circuito convencional, Entes y Pésimo han empezado subrepticiamente un cambio en la forma en que el arte es entendido y consumido. “Nuestra fuerza incide en que cuando montamos una muestra no solo va la gente que usualmente asiste a las galerías. También se aparece un chibolo en short y

gorra de Comas y se para junto a un tío en terno a ver nuestro trabajo”, dice Pésimo. “Eso genera algo que no se ha dado en el Perú aún. Y eso va a ser revolucionario de acá a cinco años. La gente del circuito convencional nunca le ha interesado involucrar a gente fuera de los distritos pitucos. Pero si por el Facebook le mandas una invitación a alguien del Cono norte va a ir y va a haber más amor de esa gente a nuestro trabajo que de la otra”, agrega Entes. Por ahora, Pésimo y Entes están pensado en dos cosas: cómo seguir integrando a las personas de clase social diferente y apartada del arte al circuito convencional y en viajar para conocer más trabajos y grafiteros de todo el mundo. La escena del pintor y escultor atormentado trabajando solo en su taller es la antípoda de lo que significa ser grafitero. “El grafiti hermana, es convivencia y es unión. Una vez que se experimenta no quieres dejarlo”, sentencian.


Fotos: Oscar Chambi

Kaikan Galería 39

Moda Lolita

Rehén por siempre Pedro Aritomi, Marco Miyashiro, Luis Huemura y Samuel Matsuda flanquean a Luis Giampietri, primer vicepresidente de la República, en la presentación de su libro, Rehén por siempre. Operación Chavín de Huántar, en el Centro Cultural Peruano Japonés.

Fotos: Oscar Chambi

Jazz para todos

Jazz Jaus presentó a su LIBOP Jazz Orchestra y a The Mc Nally Smith College Jazz Ensemble en un concierto donde dos culturas se encontraron para compartir el gusto por la buena música.

Volados, encajes y muchos colores se dejaron ver en la conferencia y desfile organizado por Lolimafia, cuyas integrantes mostraron en qué consiste la estética lolita y por qué este movimiento surgido en el Japón de finales de los 70 es hoy muy popular en todo el mundo.


40

Galería Kaikan Fotos: Oscar Chambi

Talento infantil Dirigida por el maestro Wilfredo Tarazona, la Orquesta Sinfónica Infantil del Perú ofreció un concierto inolvidable en el Centro Cultural Peruano Japonés.

Canto andino

Fotos: Oscar Chambi

Todo el encanto, carisma e inigualable voz de Angélica Harada, nuestra Princesita de Yungay, se dejó sentir una vez más en el Centro Cultural Peruano Japonés, en un homenaje a la madre que sembró aplausos por doquier.


Kaikan Álbum 41

Imágenes del ayer

o ñ e u s n u a r a Visa p

U

n contrato de trabajo por cuatro años, suscrito el 30 de enero de 1899 (año 32 de la era Meiji) con la rioka, compañía de emigración Mo ta la trajo a Kennoshin Harada has deel Hacienda Estrella, ubicada en partamento de Lima. A sus 21 años, con pasaporte de la Nº 33873 en mano, natural rada prefectura de Yamaguchi, Ha antes fue uno de los 790 inmigr estro japoneses que llegaron a nu ura país en el primer barco, Sak Maru, en abril de 1899. Según lo pactado, recibiría y 10 como pago 2 libras esterlinas

ría chelines cada mes. Descansa ría los domingos y feriados. Pod dehacer sobretiempo, el cual no y por bería exceder las dos horas Por ello le pagarían 2 ½ peniques. pacom la , los primeros 25 meses sañía Morioka le descontaría del a palario 8 chelines por mes par orno. gar los gastos de viaje de ret ¿Cuánto de ello se cumplió? Vivienda, cama y medicaejoramentos completaban la inm para ble oferta de un mejor futuro los los inmigrantes, muchos de ú no cuales encontraron en el Per sino el pensado destino temporal ces. la tierra en la que echarían raí

Museo de la Documentos: Archivo del

Inmigración Japonesa al Perú

da.

. Donados por la familia Hara “Carlos Chiyoteru Hiraoka”


¿ 42

Kaikan pregunta Kaikan

¿Qué olores o sabores

te remiten a tu infancia?

El recuerdo de aromas y sensaciones en el paladar nos devuelve muchas veces a escenarios y momentos que evocan nuestro pasado más feliz. La nostalgia se mezcla con suspiros y con la impresión que dejan en la boca esos sabores inolvidables que de pronto vuelven, vívidos, a nuestra memoria. Ahhh. Mmm.

Té de la abuela

“El olor del té preparado por mi abuela Amalia, la misma que me respondía, cuando le preguntaba por mi abuelo materno: “Sí, él era japonés, pero guapo…”. No sabía qué quería decir exactamente con eso, pero Makiso –su esposo– ya entonces ausente le enseñó a preparar el mejor té que he probado y seguramente probaré en toda mi vida –perdonen la nostalgia–. A veces, en cualquier lugar ese olor me alcanza, me envuelve y en ese momento retorno a la mesa con la abuela, el abuelo ausente y un reloj de cobre que a esa hora tocaba el himno japonés. Amalia era de Ancash pero siempre vivió en Lima, supo darle al té el olor y el aroma oriental, combinándolo con el aire de Lima y sus recuerdos lejanos de provinciana en la urbe. Ella me contó las historias que yo contaré, ella me habló de la belleza y de la poesía, sin hablarme. En otro momento de mi vida, descubrí el olor del café, pero esa ya es otra historia con mi abuela paterna, Felipa. Conocí a mis abuelas y a mis abuelos sólo a través de ellas, por eso las recuerdo tanto, por eso siempre están en mí”.

Juan Carlos de la Fuente Umetsu Poeta y periodista

Tsukemono

“El tsukemono (encurtido) que nunca faltaba en la mesa de mi casa. Mi ojiichan (abuelo) siempre hacía tsukemono, ya sea de daikon (nabo), kiuuri

(pepinillo) o nasu (berenjena). Ese olor siempre me recuerda a la época que pasé con mi ojiichan en Huaral, que fue hasta los siete años”.

Rubén Sugano

Director de Okinawa Chanpuru

Vinagre y chocolate

“Hay dos olores que me remiten a mi infancia... uno es el olor a vinagre, me recuerda al onigiri (bola de arroz) que hacía mi obaachan (abuela) cuando vivíamos con ella en la frontera con Colombia; abría la bolita de arroz y me comía el ume (ciruela japonesa) de a trocitos y como era muy ácido, mordía un poco de arroz y así intercalaba el festín. Y el chocolate con leche venezolano... es un chocolate perfecto que es el mejor del mundo, no solo lo digo yo, lo dicen expertos en varias partes del mundo, tiene un olor particular de dulce y cacao... a ver si les llevo a Lima cuando vuelva”.

Kaori Flores Yonekura

Cineasta venezolana, directora del documental Nikkei

Vainilla

“El inigualable aroma y sabor del keke de vainilla recién horneado y acompañado de un jugo surtido. En los 70, acompañaba a mi mamá en las compras al mercado ubicado al lado del cine Alhambra. Primero comprábamos el pollo y luego nos dábamos ese rico gusto en el puesto


Kaikan Test 43

de al lado. En ambos puestos, las dueñas eran dos hermanas nikkei”.

Pepe Cabana Kojachi “Mukashi Mukashi”

Director del Proyecto Kamishibai Perú

Leche asada

“Recuerdo el sabor de la leche asada y el pollo frito que preparaba mi madre, así como el olor del obento cuando iba de paseo en el colegio”.

Patricia Yamamoto

Arturo Goga Con más un millón de visitas únicas al mes, Arturo Goga tiene el blog de tecnología más popular del Perú y uno de los más importantes de habla hispana a nivel mundial. Recientemente ofreció la conferencia ¿Cómo vivir de Internet? en el Centro Cultural Peruano Japonés. Un libro, un autor. A Song of Ice & Fire, de George R. R. Martin. Una canción, un cantante o grupo. Silvio Rodríguez. La película que más te gustó. Es un empate entre Ondskan, El Padrino y Pulp Fiction.

Chef del restaurant K’tana

Un dibujo animado que recuerdes. Nausicaa, de Hayao Miyazaki. La vi de pequeño en el canal 13, y tardé 10 años en reencontrarla. Desde entonces, la veo al menos una vez al año. Tu plato preferido. Empate entre ají de gallina y katsudon (pero de pollo)

Tamales y chicharrón

“Mis abuelos maternos Shigueru Imafuku e Isabel Kidzu eran dueños de una cafetería o lechería, como le llamaban en ese tiempo, en el Rímac. Durante mi infancia los olores de la leche caliente y el café, además del jamón recién preparado y el sabor de los panes con chicharrón y tamales de los domingos me acompañaron, y hasta ahora me remiten al tiempo feliz de la infancia y a los recuerdos de mi ojiichan y obaachan”.

Ricardo Villanueva Imafuku

Guitarrista, director del colectivo Cuerdas al aire

Un gadget o aparato electrónico. Nuevo empate entre mi iPhone y el iPad. La frase que no te cansas de repetir. "¡Denle un vistazo!". ¿Si no fueras blogger qué serías? Probablemente estaría metido más en producción de videos. Lo bueno es que el blog me permite también hacer eso. Un sueño. Retirarme antes de los 30. Un recuerdo. El día que tuve mi primera computadora y entendí las posibilidades que ésta ofrecía. ¿En qué eres todo o nada? En lo que decida hacer. Si lo hago, le doy todo. Si no, no lo hago. Una palabra en japonés. 楽しい (divertido).

Tecnología, música, libros, juegos y más en www.arturogoga.com.


44

ニュース Kaikan

こんにちは!「どんぐりクラブ」です! 私たちは、日本語を使った遊び や、日本文化と触れ合う活動を通じて、日本からペルーに帰国した子

ーに根付いていること、また今回日本を襲った悲惨な出来事に対して も、多くの方々が関心を寄せていることに深く感動しました。

供たちの日本語能力の維持を目的とする団体です。毎月第2土曜日15時

行進では全員でおそろいのTシャツを着て、大きい子供はどんぐり

から17時にペルー日系人協会(APJ)日本語普及部主催の下、日秘文化会

のマークの入った横断幕を持ち、小さい子供は風船を持って歩きまし

館で活動を行っています。

た。大きなグラウンドで多くの人が見ていたので、子供たちはちょっ

普段の活動では年齢別に3つのグループに分かれ、それぞれのグル

と恥ずかしそうにしながら、観覧席のお客さんに手を 振っていまし

ープの日本語能力、興味に合わせたアクティビティーをします。最近

た。またどんぐりクラブ以外にも日系の学校や、県人会など多くの団

では特に日本の文化や、日本人なら誰もが知っている遊びをできるだ

体が 行進をしていました。伝統的な日本の着物や沖縄の民族衣装を

け取り入れようと、ボランティアも工夫を凝らして活動に臨んでいま

まとった団体など、それぞれが自分たちの個性を出した行進をしてお

す。また日本からペルーへと生活の拠点を移す家族が増えている中

り、とても見応えのあるものでした。その中でも特に印象に残ってい

で、突然の環境の変化に戸惑う子供たちもいます。私たちはそういっ

るのが、ある日系の学校の行進です。長い列を作って行進している子

た子供たちの精神的なケアも心がけつつ、なによりも子供たちが楽し

供たちの先頭で、日本の民族衣装を着ている子供とペルーの民族衣装

く!日本語を通じて触れ合える場を目指して活動しています。

を着ている子供が一緒に歩いていました。これを見た時に、日本文化

さて先月AELUで日系運動会が行われ、どんぐりクラブの子供たちと

だけでなく、お互いの文化を尊重しているように感じました。AELUの

最終日の行進に 参加してきました。今回はその報告をしたいと思い

運動会はただ技を競う場ではなく、ペルーにおいて日本、日系文化に

ます。この運動会は4日間にわたって開催される、とても大規模なもの

触れることのできる場として、日系人だけでなくそれらに関心のある

です。日本の学校の様に学校内で組に分かれて行うのではなく、リマ

ペルー人の交流・憩いの場として大変重要であると思います。今回行

にある日系の学校や様々なクラブチームが競い合います。広いAELUの

進に参加したのは、多くの人にどんぐりクラブの存在を知ってもらう

敷地内にはお弁当やおにぎりといった日本食を販売する屋台や、キテ

ことでしたが、個人的には自分の知らなかったペルーや日系社会、そ

ィーちゃんや日本のゲームといった日本に関連した屋台などが所狭し

して日本文化について学べたとてもよい機会でした。

と並んでいました。そのため運動会の参加者だけでなく、日本文化に

 この経験を活かして、これからのどんぐりクラブの活動をもっと

興味のある人々が多く訪れ、会場はとても賑わっていました。また、

もっと、ボランティアを中心に盛り上げていきたいと思います。どんぐ

今回は3月の震災とそれに関連した多くの被災者の方々へと、入場料の

りクラブは皆さんの参加をお待ちしていますので、是非一度お気軽に参

一部が日本へと寄付され、さらに会場では「日本頑張れ!」といった応援

加・見学に来てみてくださいね!

のメッセージの入ったTシャツを着た人を多く見かけました。遠い日本

                              

の文化が110年前に移住された方々によってペルーに持ち込まれ、ペル

 高橋朋小


Kaikan ¡Aprendamos japonés!

45

Por: Departamento de Idioma de la APJ

Lección 2:

Katakana El katakana es otro silabario que también consta de 46 signos silábicos. Cada letra representa una sílaba, pero en comparación con el hiragana es mucho más sencillo y rectangular. Se utilizan para transcribir al japonés palabras extranjeras que han sido adaptadas a la fonética japonesa, lugares, nombres propios y, a veces, nombres de insectos, animales y plantas. Otro uso del katakana es para representar onomatopeyas. En las páginas de los mangas es muy frecuente ver sonidos escritos en katakana. Se utiliza también para destacar una palabra dentro de una frase (parecido a nuestra cursiva). Aproximadamente, el 11% de las palabras japonesas son extranjerismos, y la mayoría proviene del inglés.

Sonidos compuestos

Sonidos puros (46)

Sonidos impuros (25)

Sonidos especiales


¡Aprendamos japonés! Kaikan

46

La pronunciación de ン ”n” como en サンドイチ Sandoichi (sándwich) “ー” Se pronuncia alargando un tiempo la vocal anterior. En palabras de origen inglés, las vocales largas van seguidas de “ー”. Ej. エレベーター Erebeetaa (elevador), コンピューター Conpyuutaa (Computadora).

Vocabulario Departamentos de la APJ

つきのひとこと

La frase del mes

素敵な いちにちをお過ごし下さい Sutekina ichinichi wo osugoshi kudasai すてき ¡Que tenga un bonito día!


Kaikan ÂĄAprendamos japonĂŠs!

47


48

ÂĄAprendamos japonĂŠs! Kaikan


Revista Kaikan Nº 57