Page 4

4

Editoriales

España perdió. México gana

D

por: Susana Chacón

D

espués de una jornada en pleno Paseo de Gracia, —me refiero al de la Colonia Roma—, Iker dejó temporalmente de ser el rey. Difícil de creer el 5 a 1 versus su mismo rival en la final de cuatro años atrás. Los holandeses ganaron con humillante goliza. Impensable. Los múltiples comensales mexicanos con afinidades hispanas, no cabían en sí. No lo podíamos creer. El rey abdicó. La historia se repite. En este primer encuentro, Iker, justo con 33 años, se desdibujó. Este sin duda es tan sólo el principio. Perdió la batalla pero no la final. Puede aún ser campeón. Cuenta con todo por delante. El mundial, acaba de empezar. España, vive algo similar. A cuatro días de coronar a su nuevo Rey, Felipe de Borbón quien será Felipe VI, tiene todo por rehacer. Después de casi cuatro décadas de un reinado con múltiples logros, España vive hoy grandes críticas. Pasó del periodo de la construcción de la gran transición, a las carencias de la crisis económica global y a las de los grandes cuestionamientos sobre el comportamiento de la Casa Real. Comienza una nueva etapa. Debe todo retomar. Sin dejar de ser un actor fundamental en Europa, su situación interna requiere de cambios sustanciales. Sin éstos, poco podrá hacer en el escenario global. Así, sabemos que busca acercarse a mercados alternativos como el mexicano. Les urge un espacio para invertir y de esta manera reducir las altas tasas de desempleo interno. La situación doméstica abre pocas posibilidades de cambio de rumbo. Las carencias son tales, que sin alianzas estratégicas poco podrán resolver. Esta es no sólo la percepción, sino la estrategia de las grandes empresas como Iberdrola o Gas Fenosa que están ya en territorio mexicano desde hace al menos quince años, con inversiones nunca antes vistas en las últimas cinco décadas. El capital humano español, el altamente capacitado, encuentra cada vez más posibilidades de desarrollo fuera de su propio territorio. En nuestro mercado y en nuestras fuentes de trabajo. España vive fuera del viejo continente. Lo propio sucede con su sistema bancario. Las ganancias obtenidas en México y América Latina, nunca las habrían podido lograr en su propia casa. BBVA, Santander, entre otros, han logrado sobrevivir y aventajar su situación, gracias a las utilidades del mercado y de los consumidores mexicanos. Las arcas americanas, se vacían como sucedió durante la Colonia, ante las exigencias de la banca del viejo continente. En el caso de la infraestructura, sucede lo mismo. Los grandes constructores españoles son quienes obtienen la mayoría de los principales proyectos en nuestra casa. Tenemos construcciones como las del 2º piso, hotelería, turismo entre otras, que son asignadas a los consorcios españoles en detrimento de los mexicanos. En su primer partido, México ganó. Es momento de que sea también líder. No sólo en los deportes sino favoreciendo el desarrollo nacional y su presencia global. La visita de Enrique Peña Nieto a España fue el comienzo. Sigamos la estrategia. Aprovechemos el momento. Juguemos siempre a favor de México. Qué difícil ser equipo y dejar de golearnos, frenarnos y bloquearnos entre nosotros mismos.

DIRECTORIO EDITOR

L.A.E. FELIX GARZA ELIZONDO Registrado como Artículo de 2a Clase en la Administración de Correos de Reynosa el 8 de Agosto de 1963 Director General Gerente General Administradora Director Comercial Contador General Corresponsal en Cd. Victoria

L.A.E. FELIX GARZA ELIZONDO LIC. PATRICIA GARZA ELIZONDO SILVIA PEÑA DE CARRANZA LUIS ANGEL MARTINEZ CEPEDA C.P. RICARDO PEREZ S. S.I.T.

REPRESENTANTE DISTRITO FEDERAL LEMUS REPRESENTACIONES PERIODISTICAS, S.A. Durango #341, C,P. 06700, México, D.F.

AÑO QUINCUAGESIMO - No. 18,476

Certificado de Licitud de Título No. 12578 Certificado de Licitud de Contenido No. 10151 Certificado de Reserva de Derechos No. 04-2003-051313463900-101 Impreso en los talleres de Editora del Nordeste, S.A. Ubicada en Calle Matamoros #200, esquina con González Ortega, Zona Centro, Codigo Postal #88500 Cd. Reynosa, Tam.

Telefonos: 922-02-99, 922-53-96, 922-35-15, 922-54-87, 922-54-93 y FAX 922-24-12 Ejemplar $5.00 Foráneo $7.00 Dominical $10.00 Los firmantes son responsables de sus artículos o colaboraciones. Se permite la reproducción de los materiales siempre que se cite la fuente

Lunes 16 de Junio de 2014 Cd. Reynosa, Tam LA PRENSA <

Seleccionado

Nuestra primaria por: Jean Meyer

D

espués de mi artículo sobre la Geografía del atraso que señalaba el círculo vicioso creado en nuestro país entre el nivel de educación y el nivel de vida, recibí comentarios muy valiosos. Una persona que pasó gran parte de su vida laboral cerca de la educación primaria me puso a reflexionar sobre lo siguiente: por los niveles de deserción, resultados de prueba Enlace y gasto educativo, la primaria, con menos, hace más que la secundaria y la preparatoria. Deplora mi consejero que la prueba haya sido suspendida “por razones ciertas: surgieron momentos de corrupción, pero se olvidó que era el único momento de aplicación de normas bien definidas, que era para la mayoría de las escuelas una gran oportunidad para mejorar”. Nos recuerda que los problemas no pueden atribuirse sólo a los maestros. Dice el especialista: “desde los cambios de libros de texto y los programas de estudio surgidos con el Acuerdo para la Modernización de la Educación Básica y Normal, se perdió el rumbo.” ¿Cómo? Desde 1996, con los nuevos programas, desapa-

recieron los aprendizajes esperados en un grado escolar, algo de la educación de los cincuenta, “cuya estructura fue tomada en buena medida de la educación francesa”. “Esto es gravísimo, cada profesor ha definido lo que más o menos va a enseñar”. Además, los libros y los materiales de apoyo no corresponden con el programa de estudios, es decir faltan referencias a lo que debe cumplirse. El programa “que aparece en el Acuerdo respectivo firmado por Alonso Lujambio tiene más de seiscientas páginas” laberínticas, por lo que se pierde lo que debe enseñarse. “El número de páginas de los libros de texto puede ser de más de mil y su desorden obliga al maestro a seleccionar lo que va a utilizar, con el exclusivo criterio de su práctica”. Unos libros vienen organizados por lección, otros por unidad, otros por capítulos, mientras que antes tenían un orden por unidad: “cada una de las cuales correspondía a un mes de trabajo y eran muy claras sus referencias al programa”. Subraya que los cambios han sido casi anuales en las rúbricas esenciales,

a saber lectura, escritura y matemática fundamental. Se cambia constantemente de libros, métodos y lenguaje. Me dice que ningún país ha tenido tantas “innovaciones”. Por desgracia, la escuela francesa no canta mal las rancheras y ha ido de “reforma” en “reforma”, a todos los niveles. Hasta aquí los factores pedagógicos de la crisis. Además de las causas políticas que mencioné en mi artículo anterior, vienen las que él me señala, y subrayo entre todas la extinción del Consejo Nacional Técnico de la Educación, en 1998, cuando la prepotencia del

sindicato coincidió con la debilidad del Secretario de Educación. Recordemos que durante décadas los programas y los libros han sido preparados en este Consejo que juntaba maestros con especialistas, universitarios, historiadores, quienes trabajaban gratis, por vocación. A diferencia del Consejo, “el poder quedó en una sola mano, la del enviado del sindicato y su grupo de especialistas”. Así se entiende porque de aquí en adelante las “reformas” se han decidido sin tomar en cuenta la experiencia de los maestros, las sugerencias y los diagnósticos de los especialistas.

Los padres están saliendo del closet por: Gabriela Warkentin

M

ire a su alr e d e d o r, con calma. Ahí hay un señor que empuja una carriola. ¿Ya lo vio? Y otro que juega con su pequeño. Allá hay incluso uno que besa a sus hijos. Mire a su alrededor y verá uno de los cambios tal vez más silenciosos de las últimas décadas. O de los menos exhibidos. Y tiene su lógica: la liberación de la mujer (que incluye la transformación del papel de la madre sólo abnegada), fue un asunto de reingeniería cultural fundamental que implicó batallas, conquistas, dolorosas redefiniciones. La manera en que se sometía (y todavía somete) a la mujer en casi todos los ámbitos del quehacer humano, exigió una rebelión radical que lo trastocó todo. Y que, por supuesto, tuvo una visibilidad contundente (para denostar o celebrar). Esas mujeres que se pusieron pantalón, exigieron votar y ser votadas, comenzaron a planear cuándo tener cuántos hijos, decidieron gozar abier-

tamente de su sexualidad, se definieron como madres trabajadoras; esas mujeres sacudieron las conciencias de los que son. Y si bien esa lucha sigue, hoy hablamos ya, también, de las nuevas masculinidades. La mujer se liberó para nombrar su mundo. El hombre se libera para gozar su femineidad. Y nada de esto tiene que ver con preferencias sexuales. Hoy que es Día del Padre, celebremos el vector que hemos recorrido. Y visibilicémoslo como corresponde. El padre proveedor, rudo, distante, de cariño contenido, comienza a ser figura del pasado (no tan remoto, por cierto). Y sí, ya sé que generalizo y que aún hay muchos hombres que mantienen esa actitud patriarcal del cabrón. Pero también es cierto que hoy es cada vez más común ver a padres que cuidan a sus hijos, les cambian los pañales, juegan con ellos, lloran con ellos, ríen con ellos, los cargan y besan y abrazan en público; padres que lo son de tiempo completo, que son los que se quedan en casa mientras

la mujer trabaja, que son los que cuidan a los hijos porque la mujer murió o se fue, que deciden serlo aún sin tener mujer que los acompañe. Hoy vemos también a las parejas homosexuales con sus hijos a cuestas, enfrentando por partida doble la redefinición de roles. Y vemos padres implicados en las decisiones cotidianas, que cocinan, limpian la casa, lavan los trastes, cosen y tejen. Padres que salen corriendo del trabajo para estar en la junta de la escuela o en la presentación del trabajo final de los hijos. Padres, pues. ¿Son mayoría?, preguntará el incrédulo. Tal vez no, pero hay cada vez más padres que se atreven a salir del closet, de ese que los obligaba a la distancia emocional del proveedor casi ausente. Yo tengo un padre fantástico. Que trabajó toda su vida de sol a sol, que migró y padeció enfrentamientos culturales de narrativas nacionales extremas, que se partió el lomo para darnos lo mejor que pudo. Sí, pero también

un padre que jugó cada que pudo con nosotros, que nos llevó a acampar y nos enseñó a pescar, que nos metió el gusanito de recorrer el mundo (y si es posible a pie, aún mejor); un padre que llegaba corriendo en la noche para bañarnos y contarnos un cuento antes de dormir, que nos llevó a disfrutar de la comida y la buena cerveza, que nos acompañó a entender el bien y el mal. Tengo un padre al que he visto llorar, reír, bailar; que sabe ser duro y distante, y que hoy todavía me regala una rosa cada que me ve. En fin, tengo un padre que es el mejor del mundo (como lo son todos los padres de los hijos que así los vemos). Es domingo. Es Día del Padre. Corre el Mundial. ¡Qué afortunada combinación! Celebremos a los padres que tenemos y los que han sido. Celebremos a los que se atreven a vivirlo en plenitud. Y celebremos incluso… a los que reconocen que no les gusta el futbol (¿No les digo? Los padres están saliendo del closet).

Laprensa160614  

Periodico de Reynosa, Tamaulipas

Laprensa160614  

Periodico de Reynosa, Tamaulipas