Page 1

Uni­dad 1- Dis­ca­pacidades y sus en­tor­nos Ob­je­ti­vos • Re­co­no­cer los en­tor­nos de la dis­ca­pa­ci­dad, pa­ra po­der crear en nuestra sociedad una cul­tu­ra de pre­ven­ción de dis­ca­pa­ci­da­des. • Com­pren­der la ne­ce­si­dad del tra­ba­jo en­tre di­ver­sos sec­to­res pa­ra mo­di­fi­car las con­di­cio­nes que cau­san de­fi­cien­cias y dis­ca­pa­ci­da­des en los be­bés por na­cer.

1.1 De­fi­ni­cio­nes de dis­capacidad 1.1.1 Dis­ca­pa­ci­dad

Du­ran­te mu­c hos años se ha en­sa­ya­do va­rias de­ fi­ni­cio­nes y cla­si­fi­ca­cio­nes so­bre dis­ca­pa­ci­dad. En 1980 la cla­si­fi­ca­ción in­ter­na­cio­nal de de­fi­cien­cias y dis­ca­pa­ci­ da­des, in­di­có prin­ci­pal­men­te tres ca­te­go­rías: • De­fi­cien­cias (...re­pre­sen­ta to­da pér­di­da o anor­ma­li­dad de una es­truc­tu­ra y fun­ción psi­co­ló­gi­ca, fi­sio­ló­gi­ca o anatómica temporal o permanente...) • Dis­ca­pa­ci­dad (...las con­se­cuen­cias de una de­fi­cien­cia ...; ...in­clu­yen­do as­pec­tos de len­gua­je, au­di­ción, apren­di­za­je...) • Mi­nus­va­lía (... gra­dos de res­tric­ción en la par­ti­ci­pa­ ción...) A fi­na­les de los años no­ven­ta, la OMS plan­teó ya no uti­li­zar las pa­la­bras “de­fi­cien­cia” y “mi­nus­va­lía”, si­no úni­ca­men­te la palabra “dis­ca­pa­ci­dad”, que abar­ca y cu­bre in­te­gral­men­te a las otras ca­te­go­rías. La de­fi­ni­ción de dis­ca­pa­ci­dad ha te­ni­do his­tó­ri­ ca­men­te va­rias ten­den­cias que se cen­tra­ron en tor­no a en­fer­me­dad, anor­ma­li­dad y cul­pa­bi­li­dad. Tales ten­den­ cias negativas orien­tan a ais­lar, san­cio­nar mo­ral­men­te, en­ce­rrar y ocul­tar el mal, y ofen­der a las per­so­nas con discapacidad con con­cep­tos ne­ga­ti­vos co­mo: in­vá­li­do, de­for­me, li­sia­do, mi­nus­vá­li­do, tu­lli­do, sub­nor­mal, etc. Es­tas ten­den­cias obli­gan mu­c has ve­ces a los pa­dres y fa­mi­lia­res a mar­gi­nar­se, ocul­tar o a to­mar otras me­di­ das drásticas y negativas al res­pec­to de sus hi­jos e hi­jas con alguna dis­ca­pa­ci­dad. La­men­ta­ble­men­te, mu­c has ve­ces es­tas ac­ti­tu­des son re­for­za­das des­de los ám­bi­tos de sa­lud, edu­ca­ti­vos, fa­mi­lia­res, co­mu­ni­ta­rios y des­de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Generalmente parte de nuestra cultura y nuestro sistema tradicional de salud, ha creado un habito de aislamiento y dependencia, dejando la solución del problema en manos de los proveedores de salud, negándose la co­par­ti­ci­pa­ción de la per­so­na y su fa­mi­lia en la toma de decisiones del pro­ce­so de re­ha­bi­li­ta­ción, la cual se dirige a una re­ha­bi­li­ta­ción pa­ra ob­te­ner des­tre­zas fun­cio­na­les que le per­mi­tan in­cor­po­rar­se al mun­do “nor­mal”.

1.1.2 Dis­ca­pa­ci­dad y la pro­pues­ta Pre­Na­tal En Pre­Na­tal utilizamos del tér­mi­no de dis­ca­pa­ci­dad en vez de “mi­nus­va­lía”, pues­to que és­te úl­ti­mo su­gie­re “me­nos va­lor”. El uso del tér­mi­no dis­ca­ pa­ci­dad re­co­no­ce el ori­gen cau­sal en va­rios fac­to­res (físicos, bio­ló­gi­cos, per­so­na­les, so­cia­les y am­bien­ta­les) y fun­da­men­tal­men­te alu­de a la po­si­bi­li­dad de que la ca­pa­ci­dad de­bi­li­ta­da pro­ba­ble­men­te pue­de ser po­ten­cia­da y de­sa­rro­lla­da, y que ade­más pue­de ser im­pe­di­da, evi­ta­da y re­ver­ti­da en di­fe­ren­tes gra­dos. Pre­Na­tal promueva su­pe­rar la idea de dis­ca­ pa­ci­dad co­mo en­fer­me­dad. PreNatal propone tra­ba­jar en la pre­ven­ción de dis­ca­pa­ci­da­des des­de el ám­bi­to de los de­re­c hos y res­pon­sa­bi­li­da­des que los ciu­da­da­nos te­ne­mos fren­te a es­ta si­tua­ción. Las ven­ta­jas de co­lo­car un te­ma en el pla­no de los “de­re­c hos” es que se vuel­ve asun­to pú­bli­co, ya no es cul­pa de pa­dres o ma­dres, ni cas­ti­go, ni en­fer­me­dad, si­no un he­c ho so­cial que de­be ser asu­mi­do por la so­cie­dad. Otro de­sa­fío pa­ra Pre­Na­tal es su­pe­rar los en­fo­ques de lo nor­mal fren­te a lo anor­mal. Los cri­te­rios pa­ra de­fi­nir lo nor­mal va­rían con­ti­nua­men­te. Un as­pec­to im­por­tan­te es la so­bre va­lo­ri­za­ción de la con­di­ción de “es­tar”, an­tes que la de “ser”. Una per­so­na pue­de te­ner una dis­ca­pa­ci­dad es­pe­cí­fi­ca, pe­ro sin du­da tie­ne otras ca­pa­ci­da­des, po­ten­cia­li­da­des y ha­bi­li­da­des. Pre­Na­tal in­vi­ta a ya no re­fe­rir­nos a “per­so­na dis­ca­pa­ci­ta­da”, si­no a de­cir: “per­so­na con dis­Ca­pa­ci­dad”, o (me­jor to­da­vía) una per­so­na en “si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad”. El pro­ble­ma no es la per­so­na, si­no que su en­tor­no, su am­bien­te, la sociedad no es­tá ade­cua­da pa­ra las li­mi­ta­cio­nes. Usan­do y di­fun­dien­do es­tas con­si­de­ra­cio­nes ya ayu­da­mos a ac­tuar ade­cua­da­men­te en la pre­ven­ción de dis­ca­pa­ci­da­des.

Curso de Capacitación para Prevenir Discapacidades - Módulo 1

9


1.2 Con­tex­tos de la pre­ven­ción 1.2.1 Po­lí­ti­cas in­ter­na­cio­na­les de pre­ven­ción y con­tex­tos na­cio­na­les En el mun­do exis­ten mu­c hos acuer­dos y pro­gra­ mas in­ter­na­cio­na­les que obli­gan a los paí­ses sig­na­ta­rios a in­cor­po­rar en sus pla­nes na­cio­na­les la bús­que­da de so­lu­cio­nes a pro­ble­mas co­mo de­re­c hos hu­ma­nos, sa­lud y dis­ca­pa­ci­dad. En es­te mar­co, en 1987, el Fon­do de la Na­cio­nes Uni­das pa­ra la In­fan­cia (UNI­CEF), el Fon­do de Po­bla­ción de las Na­cio­nes Uni­das (UNFPA), el Ban­co Mun­dial y la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), en­tre otras, ini­cian el pro­gra­ma “Ma­ter­ni­dad sin ries­go”. En 1998 la Ma­ter­ni­dad Sin Ries­go fue to­ma­da co­mo te­ma del Día Mun­dial de la Sa­lud. Sus men­sa­jes son cla­ros: la ma­ter­ni­dad pue­de y de­be es­tar li­bre de ries­gos. En el año 2000 el com­pro­mi­so in­ter­na­cio­nal pa­ra re­du­cir la tasa de mor­ta­li­dad ma­ter­na-infantil se vio rea­fir­ma­do cuan­do 149 lí­de­res de go­bier­no miem­bros de las Na­cio­nes Uni­das se com­pro­me­ tie­ron a al­can­zar un con­jun­to de Me­tas de De­sa­ rro­llo del Mi­le­nio pa­ra el año 2015. La re­duc­ción de la tasa de mor­ta­li­dad ma­ter­na es una de es­tas me­tas cla­ve. En 2004, se creó la Alianza para la Salud de la Madre, el Recién Nacido y el Niño (Safe Motherhood) pa­ra pro­mo­ver la sa­lud de las mu­je­res y de los re­cién na­ci­dos, es­pe­cial­men­te aque­llos que son más vul­ne­ra­bles. Es­te gru­po es­tá am­plian­ do el al­can­ce de la Al­ter­na­ti­va por una Ma­ter­ni­dad Sin Ries­go y es­tá orien­ta­do a for­ta­le­cer las ini­cia­ti­vas pa­ra la sa­lud de ma­dres y re­cién na­ci­dos a ni­vel mun­ dial, re­gio­nal y na­cio­nal, en el con­tex­to de equi­dad, re­duc­ción de la po­bre­za y respeto a los de­re­c hos hu­ ma­nos. El en­fo­que de to­dos los pro­gra­mas to­ma en cuen­ta los de­re­c hos de hom­bres y mu­je­res, las res­pon­ sa­bi­li­da­des de los países y es­ta­dos, y par­ti­cu­lar­men­te Ma­ter­ni­dad Sin Ries­go, ubi­can la sa­lud de la ma­dre en pri­mer pla­no. To­dos es­tos plan­tea­mien­tos son ab­so­lu­ta­ men­te vá­li­dos y apo­ya­dos am­plia­men­te por Pre­Na­tal. La pro­pues­ta Pre­Na­tal com­ple­men­ta el en­fo­que de ma­ter­ni­dad sin ries­go dan­do igual im­por­tan­cia tan­to a la sa­lud ma­ter­na co­mo a la del be­bé por na­cer. Es­ta pro­pues­ta, sin du­da, en­ri­que­ce, com­ple­men­ta, for­ta­le­ce los de­re­c hos y opor­tu­ni­da­des del be­bé por na­cer y nos pre­sen­ta la po­si­bi­li­dad de en­ri­que­cer la sa­lud pú­bli­ca con un en­fo­que de in­te­gra­li­dad, en ca­da país.

10

1.2.2 La lo­ca­li­dad, una opor­tu­ni­dad pa­ra la pre­ven­ción de dis­ca­pa­ci­da­des Las ac­cio­nes pre­ven­ti­vas pa­ra la re­duc­ción de dis­ca­pa­ci­da­des en­cuen­tran va­li­dez y po­si­bi­li­da­des rea­les en los ám­bi­tos lo­ca­les. En los es­pa­cios de­par­ta­ men­ta­les, pro­vin­cia­les, mu­ni­ci­pa­les y co­mu­ni­ta­rios es don­de las re­fle­xio­nes tie­nen po­si­bi­li­dad de ar­ti­cu­lar­se con la rea­li­dad y ge­ne­rar res­pues­tas pre­ven­ti­vas in­te­gra­les. Por ello, pro­po­ne­mos par­ti­ci­par en los ni­ve­les lo­ca­les con el pro­pó­si­to de for­ta­le­cer en­fo­ques in­te­gra­les de bie­nes­tar que in­clu­yan la pre­ven­ción. Par­ti­mos de la lo­ca­li­dad por­que le re­co­no­ce­mos dos cua­li­da­des fun­da­ men­ta­les; in­clu­ye e in­te­rre­la­cio­na las res­pon­sa­bi­li­da­des pú­bli­cas y pri­va­das.

El sec­tor de la co­mu­ni­dad or­ga­ni­za­da Es vi­si­ble la ac­ción ca­da vez más am­plia y com­ pro­me­ti­da de go­bier­nos, mu­ni­ci­pios y ONG que en­cuen­tran for­mas de­mo­crá­ti­cas de com­pren­der y re­sol­ver los pro­ble­mas lo­ca­les so­bre la ba­se de es­tra­te­gias de par­ti­ci­pa­ción so­cial, em­pe­zan­do por el me­jo­ra­mien­to de la ca­li­dad de vi­da de la pro­pia gen­te. Sin em­bar­go, la aten­ción en va­rias zo­nas geo­grá­fi­cas es to­da­vía muy li­mi­ta­da y los re­cur­sos hu­ma­nos y fi­nan­cie­ros son in­su­fi­cien­tes. De to­das for­mas, va­rios pro­yec­tos co­mu­ni­ta­rios in­cor­po­ran o pue­den in­cor­ po­rar un com­po­nen­te de edu­ca­ción en sa­lud o aten­ción a las mu­je­res y fa­mi­lias en for­ma di­rec­ta, que in­clu­yan ac­cio­nes pre­ven­ti­vas para un em­ba­ra­zo sa­lu­da­ble.

1.2.3 Red de Apo­yo pa­ra la pre­ven­ción pre­na­tal de dis­ca­pa­ci­da­des Pre­Na­tal plan­tea la for­ma­ción de Re­des de Apo­yo, en dos ni­ve­les: • Red de in­for­ma­ción y educación en pre­ven­ción pre­na­ tal de dis­ca­pa­ci­da­des: con­for­ma­da por es­pe­cia­lis­tas y re­fe­ren­cias ins­ti­tu­cio­na­les, a ni­vel na­cio­nal e in­ter­ na­cio­nal, pa­ra que los me­dia­do­res y sus ins­ti­tu­cio­nes pue­dan ac­tua­li­zar­se con­ti­nua­men­te so­bre los avan­ces cien­tí­fi­cos. Es­ta red de in­for­ma­ción ope­ra prin­ci­pal­ men­te a tra­vés del In­ter­net y co­rreo elec­tró­ni­co; sus pre­gun­tas y co­men­ta­rios so­bre el te­ma de pre­ven­ción de dis­ca­pa­ci­da­des pue­den ser en­via­dos por me­dio de la pá­gi­na www­.pre­na­tal.tv • Red de pro­mo­ción de la pre­ven­ción pre­na­tal de dis­ca­ pa­ci­da­des. Pre­Na­tal posesiona el te­ma en el de­ba­te na­cio­nal, por lo que es im­pres­cin­di­ble su par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va en las re­des de sa­lud y edu­ca­ción u otras exis­ten­tes en ca­da país y re­gión. Su fun­ción es de par­ti­ci­pa­ción y no de or­ga­ni­za­ción.

Curso de Capacitación para Prevenir Discapacidades - Módulo 1


1.3 Sec­to­res im­por­tan­tes en la cons­truc­ción de una cul­tu­ra de pre­ven­ción Pa­ra ha­cer fren­te a los gran­des pro­ble­mas men­cio­na­dos se re­quie­re la co­la­bo­ra­ción de mu­c hos sec­to­res, en­tre otros: po­bla­ción, ser­vi­cios de sa­lud y edu­ca­ción, au­to­ri­da­des, sec­to­res pro­duc­ti­vos y so­cia­les.

1.3.1 El sec­tor sa­lud y la pre­ven­ción

1.3.2 El sec­tor edu­ca­ción y pre­ven­ción

Pre­Na­tal, des­de su in­te­rés par­ti­cu­lar, plan­tea al­gu­nas re­fle­xio­nes que ni des­co­no­cen ni li­mi­tan los reglamentos, políticas de salud o manuales de pro­ce­di­mien­tos. Más bien bus­ca nue­vas di­men­sio­nes pa­ra acciones dirigidas a la pre­ven­ción de dis­ca­pa­ci­da­des, que acer­quen el ser­vi­cio de sa­lud a la rea­li­dad de la co­mu­ni­dad. Por lo tan­to, Pre­Na­tal pro­po­ne ge­ne­rar una cul­ tu­ra de pre­ven­ción a tra­vés de: • In­for­mar, mo­ti­var y apo­yar a la po­bla­ción en ge­ne­ral so­bre có­mo pre­ve­nir dis­ca­pa­ci­da­des (an­tes, du­ran­te y después el em­ba­ra­zo), con los me­dios que la ins­ti­tu­ción tie­ne a su al­can­ce. • Ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra que el con­tac­to en­tre los ser­vi­do­res y usua­rios de los ser­vi­cios de sa­lud, sea efi­caz, res­pe­tuo­so, aco­ge­dor y so­li­da­rio, en fun­ción de lo­grar apren­di­za­jes y cam­bios en las prác­ti­cas dia­rias. • Con­ver­tir la aten­ción de sa­lud en un es­pa­cio de aco­gi­da pro­fe­sio­nal que brin­de tiem­po su­fi­cien­te a la mu­jer em­ba­ra­za­da, a su hi­jo por na­cer y a la fa­mi­lia que de­be aten­der es­te em­ba­ra­zo y aco­ger al hi­jo en su se­no. • De­sa­rro­llar in­ves­ti­ga­cio­nes que per­mi­tan reco­no­cer fac­to­res de ries­go a desarrollar de­fi­cien­cias con­gé­ ni­tas en los ám­bi­tos en don­de ac­túan los ser­vi­cios de sa­lud, con el pro­pó­si­to de de­ter­mi­nar aque­llos que se puedan evi­tar; por ejem­plo: fac­to­res me­dio-am­bien­ta­ les, ta­les co­mo au­to­me­di­ca­ción, in­ges­tión de es­ti­mu­lan­tes, vio­len­cia do­més­ti­ca, ma­la nu­tri­ción, uso de pla­gui­ci­das y otros quí­mi­cos, etc... • Unir los es­fuer­zos de la uni­dad de sa­lud con otros ser­vi­cios pú­bli­cos o pri­va­dos pa­ra crear es­pa­cios de ac­ción-re­fle­xión-ac­ción en la co­mu­ni­dad, in­vo­lu­cran­do a las ins­tan­cias or­ga­ni­za­das de la co­mu­ni­dad, co­mo: co­le­gios, iglesias, or­ga­ni­za­cio­nes ba­rria­les, clu­bes, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, agen­cias de de­sa­rro­llo, en­tre otras. • Bus­car alian­zas pa­ra ga­ran­ti­zar el con­tex­to so­cial de apo­yo a los nue­vos com­por­ta­mien­tos y prác­ti­cas pre­ ven­ti­vas que pue­dan adop­tar­se individualmente o a nivel institucional. Así co­mo Pre­Na­tal se es­pe­cia­li­za en la ca­pa­ci­ta­ción y for­ma­ción de re­cur­sos hu­ma­nos, hay otras or­ga­ni­za­cio­nes que tie­nen más ex­pe­rien­cia en pro­veer ali­men­tos o dar asis­ten­cia mé­di­ca u otro tipo de servicios sociales.

En mu­c hos paí­ses, el sec­tor edu­ca­ti­vo es­tá abo­ca­do a pro­ce­sos de re­for­ma del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, y demanda la in­clu­sión de te­mas re­la­ cio­na­dos con si­tua­cio­nes so­cia­les co­mo se­xua­li­dad y sa­lud re­pro­duc­ti­va, con­ser­va­ción am­bien­tal, di­ver­si­dad cul­tu­ral, gé­ne­ro, de­re­c hos, ciu­da­da­nía, etc. Qui­zá el cu­rrí­cu­lo es­co­lar pue­de ser po­co fle­xi­ble pa­ra in­te­grar ac­ti­vi­da­des pre­ven­ti­vas en el au­la. Sin em­bar­go, des­de un en­fo­que pre­ven­ti­vo, se pue­de re­crear y “an­ti­ci­par” (¡re­gla de oro en edu­ca­ción!) com­por­ta­mien­tos no pre­ven­ti­vos. En edu­ca­ción, el ver­da­de­ro re­to es­tá en re­co­no­cer que no to­do co­mien­za y ter­mi­na con la trans­fe­ren­cia de in­for­ma­ción y con­te­ni­dos, si­no que se re­quie­re pen­sar en ver­da­de­ros pro­ce­sos que per­mi­tan: • Apo­yar a la cons­truc­ción de la iden­ti­dad y au­to­no­mía de los jó­ve­nes, fa­ci­li­tán­do­les in­for­ma­ción so­bre el co­no­ci­mien­to y cui­da­do de sus pro­pios cuer­pos. • For­ta­le­cer la ca­pa­ci­dad de de­ci­sión sobre las re­la­cio­nes afec­ti­vas y la res­pon­sa­bi­li­dad del em­ba­ra­zo. • Promover una nue­va “cul­tu­ra del amor”, resaltando los pe­li­gros que conlleva la ges­ta­ción pa­ra una mu­jer ado­les­cen­te, los ries­gos pa­ra su be­bé, y las res­pon­sa­ bi­li­da­des pa­ra la pa­re­ja. • Abrir es­pa­cios pa­ra brin­dar apo­yo, información, educación y tratamiento cuan­do se ha ad­qui­ri­do una infección de trans­mi­sión se­xual, cuan­do se ha ini­cia­do un pro­ce­so de em­ba­ra­zo, etc. Sin du­da, las me­jo­res ac­cio­nes pre­ven­ti­vas son aque­llas que for­ta­le­cen las ca­pa­ci­da­des de los ado­les­cen­tes pa­ra pro­pi­ciar su de­sa­rro­llo in­te­gral; con una au­toes­ti­ma su­fi­cien­te, con un sen­ti­do de res­pon­sa­ bi­li­dad, con su pro­yec­to de vi­da, con su in­ser­ción so­cial y con una prác­ti­ca de co­mu­ni­ca­ción ade­cua­da con sus pa­dres y con los de­más. Re­sul­ta interesante re­vi­sar las prác­ti­cas ins­ti­tu­cio­na­les na­da pre­ven­ti­vas, pero si negativas, an­te una ado­les­cen­te em­ba­ra­za­da, co­mo aquella de es­con­der su ges­ta­ción, ca­si siem­pre de ma­ne­ra agre­si­va, lo que pue­de pro­vo­car dis­ca­pa­ci­dad. El sec­tor edu­ca­ti­vo es un pi­lar fun­da­men­tal en la cons­truc­ción de la cul­tu­ra de pre­ven­ción, no so­lo en el ni­vel bá­si­co y me­dio, si­no tam­bién en el cam­po de la for­ma­ción de edu­ca­do­res y otros pro­fe­sio­na­les. Pre­Na­tal in­vi­ta a to­dos los sec­to­res edu­ca­ti­vos a com­par­tir la re­fle­xión so­bre los en­fo­ques de for­ma­ción, a re­vi­sar las pro­pues­tas edu­ca­ti­vas, a pen­sar en la sa­lud y la edu­ca­ción in­te­gral, pa­ra res­pon­der lue­go con la implementación de ser­vi­cios in­te­gra­les que es­tén abier­tos a mo­di­fi­car las prác­ti­cas.

Curso de Capacitación para Prevenir Discapacidades - Módulo 1

11


1.4 Cla­ves de Pre­Na­tal pa­ra pre­ve­nir dis­ca­pa­ci­da­des Pre­Na­tal ha iden­ti­fi­ca­do va­rias cau­sas del na­ci­mien­to de bebés con de­fi­cien­cia o en situación de alto ries­go a dis­ca­pa­ci­dad. • Mu­chos em­ba­ra­zos no son pla­ni­fi­ca­dos y muchos no son de­sea­dos. • Po­cas pa­re­jas rea­li­zan una con­sul­ta médica an­tes del em­ba­ra­zo y po­cas se pre­pa­ran pa­ra la ges­ta­ción. • El em­ba­ra­zo ge­ne­ral­men­te se asu­me co­mo res­pon­sa­bi­ li­dad de la mu­jer. Es ne­ce­sa­rio pro­mo­ver el in­te­rés y res­pon­sa­bi­li­dad del va­rón en la sa­lud ma­ter­no-infantil y la del be­bé. • Las mu­je­res em­ba­ra­za­das no asis­ten a las con­sul­tas pre­na­ta­les y, si lo ha­cen, no es con la fre­cuen­cia re­que­ri­da. • En ge­ne­ral, la po­bla­ción pre­sen­ta ba­jos ni­ve­les de he­mo­glo­bi­na y he­ma­to­cri­to en la san­gre, lo cual pue­de sig­ni­fi­car mal nu­tri­ción (ane­mia por ejem­plo) y re­per­cu­tir en las con­di­cio­nes de sa­lud ma­ter­no-infantil fe­tal. • Muchas mu­je­res em­ba­ra­za­das pre­sen­tan mal nu­tri­ción. • La ma­yo­ría de hom­bres y mu­je­res no co­no­cen su ti­po de san­gre y fac­tor Rh. • Exis­te el con­su­mo de al­co­hol y dro­gas por par­te de mu­je­res em­ba­ra­za­das, así co­mo por hom­bres y mu­je­res en edad reproductiva, in­clu­yen­do a las ado­les­cen­tes. • Mu­c has mu­je­res em­ba­ra­za­das to­man me­di­ca­men­tos sin re­ce­ta mé­di­ca. • Au­men­to de la vio­len­cia con­tra las mu­je­res y es­pe­cial­ men­te con­tra mu­je­res em­ba­ra­za­das. • Exis­te un ba­jo ni­vel de au­toes­ti­ma en las mu­je­res, li­ga­do, por lo ge­ne­ral a in­su­fi­cien­tes prác­ti­cas de au­to-cui­da­do. • Mu­c has mu­je­res lle­van su ges­ta­ción sin es­ta­ble­cer un vín­cu­lo afec­ti­vo ade­cua­do con su hi­jo. • La co­mu­ni­dad no re­co­no­ce la si­tua­ción es­pe­cial de las mu­je­res em­ba­ra­za­das, por lo mis­mo, no les brin­da el apo­yo ne­ce­sa­rio. • Hay muchas enfermedades en las mu­je­res em­ba­ra­za­ das, que in­ci­den ne­ga­ti­va­men­te en el be­bé que es­tá den­tro del úte­ro (dia­be­tes ma­ter­na, epi­lep­sia). Fren­te a es­tos pro­ble­mas Pre­Na­tal con­si­de­ra de­ci­si­vo en­fo­car la pre­ven­ción en 3 as­pec­tos cla­ves: El ABC

12

li­men­tar­se bien es cla­ve Toda mujer embarazada de­be tener una ali­men­ ta­ción ba­lan­cea­da, lo cual ayudará el buen cre­ci­mien­to y desarrollo de su hi­jo. Pe­ro, ade­más, to­da mu­jer sus­cep­ti­ble de que­dar em­ba­ra­za­da de­be ga­ran­ti­zar­se el con­su­mo com­ple­to de ali­men­tos y to­mar dia­ria­men­te un su­ple­men­to mul­ti­vi­ta­mí­ni­co (na­tu­ral o sin­té­ti­co) que con­ten­ga 400 mi­cro­gra­mos de áci­do fó­li­co (vi­ta­mi­na B9), an­tes, du­ran­te y después el em­ba­ra­zo. Tam­bién es cla­ve el con­su­mo de hie­rro y cal­cio pa­ra un me­jor cre­ci­mien­to del be­bé. En Amé­ri­ca La­ti­na, un al­to por­cen­ta­je de la po­bla­ción co­rre ries­go de pro­ble­mas en el apren­di­za­je de­bi­do a la mal nu­tri­ción fe­tal, co­mo pro­duc­to de la ina­de­cua­da ali­men­ta­ción de las ma­dres. Es­to cau­sa una al­te­ra­ción o re­duc­ción en el nú­me­ro de cé­lu­las en el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, li­mi­tan­do la fun­ción ce­re­bral del apren­dizaje. Más de­ta­lles los ve­re­ mos am­plia­men­te en el Mó­du­lo 5.

us­car aten­ción cua­li­fi­ca­da en los ser­vi­cios de sa­lud es cla­ve

Es im­por­tan­te que la pareja planee su embarazo, que busque orientación y atención médica antes, durante y después del embarazo. En la con­sul­ta pre­con­cep­cio­nal y pre­na­tal, se pue­de eva­luar la sa­lud y la si­tua­ció­n/en­tor­no de la mu­jer (y su pa­re­ja). Por su parte la aten­ción de los servicios de salud debe ser de ca­li­dad con ca­li­dez. Con­ver­sa­re­mos al res­pe­to en los Mó­du­los 4 y 5.

ui­dar de agre­sio­nes al be­bé por na­cer, tam­bién es cla­ve

Una mu­jer que pla­nea que­dar em­ba­ra­za­da o que es­tá em­ba­ra­za­da de­be evi­tar el al­co­hol, los ci­ga­rri­llos u otros es­ti­mu­lan­tes; no de­be to­mar nin­gún me­ di­ca­men­to (ya sea pres­cri­to o de ven­ta li­bre) sin con­sul­tar de­bi­da­men­te a los co­no­ce­do­res del te­ma. Igual­men­te, de­be cui­dar­se de agen­tes tó­xi­cos en la ca­sa o en el tra­ba­jo. La fa­mi­lia y la co­mu­ni­dad de­ben evi­tar agre­sio­nes de to­do ti­po a la mu­jer em­ba­ra­za­da, de­be­ rán cui­dar la sa­lud in­te­gral de la ma­dre y del be­bé. Ha­bla­re­mos so­bre las agre­sio­nes con­tra los be­bés por na­cer, las con­se­cuen­cias, dis­ca­pa­ci­da­des, y có­mo pre­ve­nir­las en Mó­du­lo 2. Con­si­de­ra­mos que la for­mu­la­ción de com­por­ta­ mien­tos es­pe­ra­dos no im­pli­ca la emi­sión de con­se­jos, ni ex­pre­sio­nes san­cio­na­do­ras, co­mo tam­po­co un de­ta­lle de “pa­sos” a se­guir. Recomendamos promover una per­ma­ nen­te re­fle­xión y re­cons­truc­ción so­cial de com­por­ta­mien­tos y prác­ti­cas ne­go­cia­das y me­dia­das, pa­ra ga­ran­ti­zar el ejer­ci­cio de los de­re­c hos y las res­pon­sa­bi­li­da­des pa­ra con­si­go mis­mo y pa­ra y con los be­bés por na­cer.

Curso de Capacitación para Prevenir Discapacidades - Módulo 1


Uni­dad 2 - Dis­ca­pa­ci­da­des y sus cau­sas Ob­je­ti­vos • Com­pren­der el ori­gen de las de­fi­cien­cias y dis­ca­pa­ci­da­des co­mo un con­jun­to de di­ver­sas cau­sas. • Com­pren­der que el te­ma de la pre­ven­ción de dis­ca­pa­ci­da­des no es só­lo un te­ma mé­di­co, si­no tam­bién un te­ma so­cial que in­vo­lu­cra a in­di­vi­duos e ins­ti­tu­cio­nes.

2.1 Causas de las deficiencias y discapacidades ¿Por qué nacen bebés con discapacidades?

2.1.2 Discapacidades por causas ambientales

La ciencia moderna ha descrito un inventario de más de 4.000 deficiencias de nacimientos conocidas. Pero ese inventario sólo representa una parte de lo que realmente existe, porque todavía falta mucho por descubrir. Probablemente, los últimos avances dentro el Proyecto Genoma Humano revelarán más causas de discapacidad y, consecuentemente, se conocerán nuevas medidas de prevención. Más información usted encuentra en la sección Lecturas de apoyo. En PreNatal queremos definir como discapacidad no sólo la de­fi­cien­cia vi­si­ble al na­cer, sino tam­bién los problemas que se re­ve­lan des­pués de al­gu­nos años. Son ni­ños y jó­ve­nes con pro­ble­mas y atra­sos en su de­sa­rro­llo fí­si­co, in­te­lec­tual y emo­cio­nal, re­sul­tan­tes en bue­na par­te de agre­sio­nes den­tro del úte­ro o fal­ta de una ali­men­ta­ción ade­cua­da. Las discapacidades de nacimiento pueden ser causadas tanto por factores biológicos como por factores ambientales.

PreNatal concibe la categoría ambiental al entorno en el cual se incluyen múltiples factores: agentes infectocontagiosos, físicos, químicos y los provenientes del contexto social y cultural (pobreza, malnutrición, violencia, atención deficiente durante el parto, etc.). A los agentes ambientales que pueden causar alteraciones en el desarrollo del bebé, se los llama “teratógenos”. Existen diferentes tipos de teratógenos, tales como: fármacos, sustancias químicas, agentes infecciosos o físicos, y enfermedades maternas. El estudio de los teratógenos se conoce como Teratología. Aún antes de que la célula materna y paterna se unan, las células germinales son susceptibles de ser afectadas por teratógenos, luego de la concepción, durante el período embrionario y el período fetal, el bebé que está dentro del útero es susceptible de ser afectado por muchos teratógenos. Presentamos a continuación una síntesis de algunos principios básicos de la teratología. La susceptibilidad a la teratogénesis depende de la constitución genética del óvulo fecundado y de la manera cómo esta constitución genética interactúa en el medio. Parte del medio que rodea al embrión es la madre. La constitución genética de la madre (genoma materno) posee sus propias características metabólicas, las que pueden reducir la inocuidad de un teratógeno o, por el contrario, volverlo más susceptible. La susceptibilidad a los teratógenos varía según la etapa del desarrollo en el momento de la exposición. El período más susceptible del desarrollo es cuando se encuentra al máximo la división y diferenciación celular y se inicia el desarrollo de los órganos. Por regla general el período de organogenesis ocurre entre la primera y 12 semanas de gestación. Sin embargo, es importante mencionar que el sistema nervioso central, cuyo desarrollo critico sucede entre las semanas 3 -16, continua en desarrollo hasta los 2 años después del nacimiento. Por esta razón, los efectos de los teratógenos muchas veces no son evidentes al momento del nacimiento, sus efectos pueden aparecer tardíamente. La formación del embrión anormal puede manifestarse provocando aborto, anomalías congénitas, retardo en el crecimiento o trastornos funcionales, que pueden devenir en discapacidad.

2.1.1 Discapacidades por causas biológicas Numéricamente las causas más importantes de deficiencias al nacer son los factores biológicos. Las causas biológicas comprenden las relacionadas con factores genéticos, con el metabolismo, con factores biológicos de la pareja -como el factor Rh- y factores maternos que determinan condiciones de riesgo de la mujer en gestación. Se estima que los factores genéticos causan un tercio de todas las deficiencias del nacimiento y constituyen aproximadamente el 85% de las causas que se conocen. Cada ser humano tiene alrededor de 35.000 genes que determinan características como el color de sus ojos, su cabello y conducen el crecimiento, desarrollo y funcionamiento de cada uno de nuestros sistemas biofísicos y bioquímicos. Los genes se encuentran alojados en cada uno de los 46 cromosomas que están dentro de nuestras células. Todos nosotros somos el resultado de una combinación única y exclusiva de los genes de nuestros padres. La mitad está contenida en el célula germinal de la madre, la otra mitad proviene de los esperma- tozoides del padre. En los genes están registradas nuestras capacidades y nuestras limitaciones. Cuando la división celular funcionan mal, son comunes las alteraciones cromosómicas y se encuentran en 6 a 7% de los óvulos fecundados.

Curso de Capacitación para Prevenir Discapacidades - Módulo 1

13


Las discapacidades por causas ambientales las podemos subdividir en los siguientes grupos, los cuales serán tratados en Módulo 2 de este curso:

2.2 Diferencias o dificultades de conducta y/o aprendizaje

Discapacidades por enfermedades maternas infecciosas

En muchos casos, se dice que tal persona tiene “dificultad”, “discapacidad” o “trastornos” de conducta o de aprendizaje. Sin embargo, PreNatal prefiere utilizar el concepto y la palabra diferencia de conducta y diferencia de aprendizaje. Generalmente, la mayoría de las habilidades de un bebé, niño o joven se desarrolla felizmente normal, siendo temprano o un poco más tarde. No debemos preocuparnos si la edad de la maduración no siempre coincide con la edad cronológica. Sin embargo, los padres, los profesionales en salud y en educación y demás personas debemos estar atentos en detectar, lo más temprano posible, eventuales diferencias, puesto que muchos alumnos no alcanzan los rendimientos esperados en sus aprendizajes y/o expresan conductas diferentes. Las diferencias de conducta o aprendizaje que se expresan en la niñez e incluso en la adolescencia, pueden tener diversas causas, entre las que encontramos: • Factores físicos: por ejemplo una disfunción cerebral en el hemisferio cerebral izquierdo (normalmente la sede del lenguaje; lo que podría explicar ciertas dificultades para el aprendizaje verbal); o una disfunción del hemisferio derecho, que podría ser la causa de dificultades motoras, visuales y auditivas. • Factores psicológicos: posiblemente como consecuencia de los problemas fisiológicos, que pueden provocar trastornos emocionales y a su vez diferencias o dificultades de actitudes y/o aprendizaje. • Factores socio-culturales: siempre influyen aspectos del entorno, como de la familia (poca estimulación sensorial, psicomotora, cognitiva, verbal), entorno escolar (despersonalización de la enseñanza, método de enseñanza inadecuado, carácter del docente), etc.

Enfermedades infecciosas como la rubéola, la varicela, ITS, SIDA, toxoplasmosis, que afectan a las mujeres en edad reproductiva y de manera más específica a las mujeres embarazadas, son factores de alto riesgo frente a la discapacidad de los bebés por nacer.

Discapacidades por sustancias químicas

Muchos de los partos prematuros, el retardo del crecimiento dentro del útero y el nacimiento de bebés con bajo peso, están relacionados con gestaciones o embarazos de mujeres que han estado expuestas a o han ingerido substancias químicas como medicamentos, o por sustancias tóxicas en el aire, en ciertos cosméticos, plaguicidas, en la comida, etc.

Discapacidades por causas físicas Las radiaciones electro magnéticas, como rayos X, exposición a las microondas, mantas eléctricas, ultrasonido, radiofrecuencia (RF), teléfonos celulares, y otros, pueden constituirse en agresiones físicas al bebé que está dentro del útero. Estas agresiones pueden causar alteraciones cromosómicas y por esta vía retraso mental, microcefalia, retardo del crecimiento dentro del útero, defectos abiertos del tubo neural, donde se origina el sistema nervioso central, anomalías esqueléticas, etc.

Discapacidades por hábitos sociales y por causas culturales El consumo de drogas sociales legales y aceptadas socialmente como el alcohol, café, tabaco son una importante causa de discapacidades durante el embarazo, igual como las drogas ilícitas. Otras causas de discapacidades son la violencia, agresiones psicológicas, pobreza, etc. El Cuadro 1-6 les ofrece un resumen de las causas de discapacidades y sus manifestaciones clínicas. Todos estas temas los trataremos ampliamente en el Módulo 2.

14

PreNatal, en este curso no ofrece instrumentos para detectar diferencias o anomalías en los niños, ni tampoco ofrece instrumentos para eventuales correcciones o estimulaciones en conductas o aprendizajes de bebés, niños o adolescentes. Este curso se propone apoyar en la identificación de las causas de discapacidades o anomalías, a fin de prevenirlas, y así apoyar para que de un embarazo saludable resulte un bebé saludable.

Curso de Capacitación para Prevenir Discapacidades - Módulo 1


2.3 In­di­ca­do­res re­la­ciona­dos a dis­ca­pa­ci­da­des Se­gún la OPS existen en América La­ti­na y El Ca­ri­be unos 33 mi­llo­nes de per­so­nas con discapacidad afec­ta­dos en la eta­pa pre­na­tal y/o al mo­men­to de nacer. Se es­ti­ma que de los bebés me­no­res de 5 años con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad, un 70% es atri­bui­ble a cau­sas ge­né­ti­cas y pro­ble­mas prenatales. Mencionamos a continuación algunos indicadores que se relacionan con discapacidades. El Cuaderno le ayudará a determinar y analizar los indicadores del entorno donde usted vive o trabaja.

2.3.1 Indicadores de riesgo para discapacidades Los indicadores de riesgo son una descripción de situaciones que pueden llevar a discapacidades, si no se evitan o se corrigen a tiempo (variables). Para nuestro papel de mediadores de prevención de discapacidades es importante que midamos o cuantifiquemos esos riesgos, para determinar cuales son las más frecuentes o importantes, y cuales son aquellos posibles de cambiar con nuestra intervención. Así después podemos medir el efecto de nuestro trabajo y decidir si escogimos las mejores estrategias de promover la prevención, o si debemos cambiar. Área Sa­lud in­fan­til • Na­ci­mien­tos de ba­jo pe­so: re­cién na­ci­do de me­nos de 2.500 gr. • Na­ci­mien­tos pre­ma­tu­ros: bebés que na­cen antes de las 37 semanas completas de em­ba­ra­zo. • Re­tar­do en el cre­ci­mien­to in­trau­te­ri­no. • Di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria del re­cién na­ci­do. • Pre­sen­ta­ción al na­ci­mien­to de ma­ne­ra dis­tin­ta a la po­si­ción cefálica. • In­com­pa­ti­bi­li­dad san­guí­nea de gru­po y fac­tor (Rh-). • Su­fri­mien­to fe­tal (lí­qui­do me­co­nial, fre­cuen­cia car­dia­ca fe­tal ba­ja). • Lí­qui­do am­nió­ti­co en ex­ce­so (+2.000 ml.) y dis­mi­nu­ción del lí­qui­do am­nió­ti­co. (-400ml.). Área Sa­lud ma­ter­na y fa­mi­liar

• Adic­ción a dro­gas. • Desconocimiento de ti­po de san­gre y fac­tor Rh. • Mu­je­res que ocul­tan o re­c ha­zan el em­ba­ra­zo. • Em­ba­ra­zos no pla­neados ni de­sea­dos. • Falta de con­sul­tas an­tes del em­ba­ra­zo. • Falta de in­te­rés y res­pon­sa­bi­li­dad del va­rón en la sa­lud ma­ter­na y la del be­bé. • Vio­len­cia con­tra las mu­je­res, es­pe­cial­men­te con­tra las mu­je­res em­ba­ra­za­das. • Un ba­jo ni­vel de au­toes­ti­ma en las mu­je­res. • In­su­fi­cien­tes prác­ti­cas de au­to cui­da­do. • Una ges­ta­ción sin es­ta­ble­cer un vín­cu­lo afec­ti­vo ade­cua­do con su hi­jo. Con­tex­to so­cio am­bien­tal • La co­mu­ni­dad no brin­da el apo­yo ne­ce­sa­rio a las mu­je­res em­ba­ra­za­das. • Con­ta­mi­na­ción am­bien­tal: de aire, agua, tierra. • Contaminación de alimentos. • Im­po­si­bi­li­dad de ob­te­ner in­for­ma­ción y falta de acceso a ser­vi­cios de sa­lud ade­cua­dos a las ne­ce­si­da­des de las mu­je­res em­ba­ra­za­das. • Peligro de in­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual. • Falta de co­no­ci­mien­to y atención por parte de los pro­fe­sio­na­les y ser­vi­do­res so­bre as­pec­tos sub­je­ti­vos y so­cia­les de la mu­jer, su fa­mi­lia y su con­tex­to cul­tu­ral. Ser­vi­cios de Sa­lud y de Edu­ca­ción • Difícil acceso a aten­ción pro­fe­sio­nal pre­na­tal y du­ran­te el par­to. • Difícil ac­ce­so al be­ne­fi­cio de va­cu­nas con­tra en­fer­me­da­des in­fec­to con­ta­gio­sas. • Fal­ta de in­for­ma­ción so­bre me­di­ca­men­tos y ali­men­tos con­train­di­ca­dos du­ran­te el em­ba­ra­zo. • Ca­ren­cia de ca­li­dad y ca­li­dez en los ser­vi­cios edu­ca­ti­vos y de sa­lud. • Si­tua­cio­nes de ma­la prác­ti­ca mé­di­ca. • Ni­vel de bajo in­gre­so y edu­ca­ción. • Im­po­si­bi­li­dad de ob­te­ner in­for­ma­ción y falta de acceso a ser­vi­cios de sa­lud ade­cua­dos a las ne­ce­si­da­des de las mu­je­res em­ba­ra­za­das. • Escasa o falta de in­cor­po­ra­ción de la SSR en las ma­te­rias es­co­la­res.

• In­fec­cio­nes. • Em­ba­ra­zo de ge­me­los (ahora en curso o anterior). • Ce­sá­rea anterior. • Pe­río­do corto en­tre un em­ba­ra­zo y otro. • Edad ma­ter­na y pa­ter­na. (-18 ó +35) • Ane­mia, desnutrición. • Epi­lep­sia. • Dia­be­tes. • Hipertensión arterial. • Ac­ti­vi­dad la­bo­ral de ries­go. • Pa­re­jas con an­te­ce­den­tes de ries­go fren­te a em­ba­ra­zo y de em­ba­ra­zos con dis­ca­pa­ci­dad. • Mu­je­res en si­tua­ción de au­to­me­di­ca­ción. • Al­co­ho­lis­mo. Curso de Capacitación para Prevenir Discapacidades - Módulo 1

15


2.3.2 In­di­ca­do­res de pro­ble­mas existentes de ac­ti­tu­des y apren­di­za­je En vista que muchas discapacidades no son visibles al nacer, sino se revelan después de algunos años, mencionaremos aquí también indicadores de diferencias o discapacidades existentes. Su medición nos permite indicar y evaluar el número de niños y niñas afectados en el aprendizaje, la movilidad o la conducta, y nos puede motivar a dirigir nuestros esfuerzos a buscar las causas que suelen provocar estos daños. Los siguientes problemas se puede observar específicamente en el área de educación. Muchos de estas discapacidades son el re­sul­ta­do de agre­sio­nes o de una ali­men­ta­ción inade­cua­da an­tes y du­ran­te el em­ba­ra­zo. • Di­fe­ren­cia en el área mo­to­ra: hi­pe­rac­ti­vi­dad (al­to ni­vel de ac­ti­vi­dad mo­to­ra); hi­poac­ti­vi­dad (ba­jo ni­vel de ac­ti­vi­dad mo­to­ra), tar­da en de­sa­rro­llar la mo­tri­ci­dad fi­na y las ha­bi­li­da­des pa­ra to­mar el lá­piz; tie­ne di­fi­cul­tad en la coor­di­na­ción fí­si­ca. • Di­fe­ren­cia en la me­mo­ria: ni­vel IQ, di­fi­cul­ta­des de fi­ja­ción, ol­vi­dos, re­te­ner da­tos; tra­ba­ja a un rit­mo len­to, le cues­ta apren­der la ho­ra, le cues­ta se­guir ins­truc­cio­nes o ru­ti­nas, en­ten­der pre­gun­tas y/o re­sol­ver pro­ble­mas de ma­te­má­ti­cas. • Di­fe­ren­cia en el área emo­cio­nal: el ni­ño pue­de cam­biar de tem­pe­ra­men­to de un mo­men­to a otro sin cau­sa apa­ren­te; tie­ne ba­ja to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, a la pri­me­ra di­fi­cul­tad que se le pre­sen­ta en cier­ta ac­ti­vi­dad la aban­do­na; es­ca­sa au­toa­fir­ma­ción per­so­nal. • Di­fe­ren­cias en per­cep­cio­nes vi­sua­les: al ni­ño le cues­ta ver, leer, aga­rrar una pe­lo­ta, sal­tar, or­ga­ni­zar su cuer­po en el es­pa­cio; con­fun­de de­re­c ha con iz­quier­da. Se acer­ca de­ma­sia­do al cua­der­no o li­bro, no dis­tin­gue lo que es­tá es­cri­to en el pi­za­rrón cuan­do es­tá ale­ja­do de él (en­tre­cie­rra los ojos pa­ra ver­lo), tie­ne des­via­do un ojo aun­que sea le­ve­men­te, se tro­pie­za fre­cuen­te­men­te con mue­bles u ob­je­tos. • Di­fe­ren­cias en per­cep­cio­nes au­di­ti­vas: pi­de con fre­cuen­cia que le re­pi­tan pa­la­bras, tie­ne di­fi­cul­tad pa­ra dis­tin­guir di­fe­ren­tes so­ni­dos, con­fun­de pa­la­bras pa­re­ci­das, tie­ne di­fi­cul­tades en el dic­ta­do, res­pon­de me­jor al ha­blar­le de un la­do que de otro. No es­cu­c ha si la per­so­na que le ha­bla es­tá atrás de él; pre­sen­ta al­te­ra­cio­nes de la voz (ha­bla muy al­to o muy ba­jo); a me­nu­do no pa­re­ce es­cu­c har y es­tá dis­traí­do, tie­ne pro­ble­mas de equi­li­brio, mal­for­ma­cio­nes del pa­be­llón au­ri­cu­lar, etc.

16

• Di­fe­ren­cia en el área ver­bal: tar­da en ha­blar y en en­ri­que­cer su vo­ca­bu­la­rio y/o sue­le te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra "ha­llar" la pa­la­bra co­rrec­ta al ha­blar, le re­sul­ta di­fí­cil ha­cer ri­mas de pa­la­bras y/o apren­der la co­rres­pon­den­cia en­tre le­tras y so­ni­dos, tie­ne pro­ble­mas pa­ra apren­der los nú­me­ros, el al­fa­be­to, los días de la se­ma­na, los co­lo­res y/o las for­mas, re­vier­te la se­cuen­cia de las le­tras (ca­sa­/sa­ca, so­l/los). • Di­fe­ren­cia en la aten­ción y so­cia­bi­li­dad: agre­si­vi­dad, ba­jo ni­vel de con­cen­tra­ción, dis­per­sión, es­ca­sa ha­bi­li­dad so­cial, agre­si­vi­dad. En los pró­xi­mos mó­du­los am­plia­re­mos va­rios de es­tos in­di­ca­do­res. Para ver indicadores y estadísticas locales y mundiales, recomendamos ver el cuadro 1-5 y 1-7. Ofrecemos continuamente actualizaciones en nuestra página web www.prenatal.tv Mediadores: finalmente, a manera de resumen, podemos afirmar que pocas discapacidades de nacimiento pueden atribuirse a una causa única. Se considera que la mayoría de las discapacidades son el resultado de una combinación de factores biológicos con factores ambientales. El resultado depende del factor biológico, de la etapa del embarazo y del grado de riesgo y peligro ambiental. Este esfuerzo por clasificar las causas de las discapacidades que puede sufrir un bebé al nacer, radica en mostrar las múltiples causas de la discapacidad. La combinación de una o más causas biológicas y ambientales se denomina herencia multifactorial. Hay discapacidades que se expresan con el nacimiento, otras recién en el primer año de vida y hay otras, que pueden desarrollarse a través de varios años, inclusive en la adolescencia. Con el propósito de clarificar más este tema, ver los cuadros 1-5, que resumen las principales causas de discapacidades, las mismas que en los próximos módulos serán tratadas con mayor extensión. Para finalizar, confiamos en que al final de este módulo usted esté profundamente motivado/a y con el firme deseo de participar en un proceso de cambio personal, institucional y social, que ofrezca a los bebés por nacer, mejores oportunidades de vida. ¡Felicidades!

Curso de Capacitación para Prevenir Discapacidades - Módulo 1


Datos demogr谩ficos Cuadro 1-5

Curso de Capacitaci贸n para Prevenir Discapacidades - M贸dulo 1

17


Curso de Capacitación para Prevenir Discapacidades - Módulo 1

Otras

Genéticas

CATEGORIA

Cuadro 1-6

Causas Biológicas

18

GRUPO

Rh

Factores maternos

Metabólicas

Anomalías por genes mutantes

Anomalías cromosómicas estructurales

Alteraciones cromosómicas numéricas (aneuploidea)

EJEMPLOS

Edad materna menor a 18 años Intervalo intergenésico Embarazo múltiple Estado nutricional deficiente Incompatibilidad Sanguínea (Eritroblastosis fetal)

Edad materna mayor a 35 años

Factores mecánicos

Hipertensión arterial Epilepsia

Errores innatos del metabolismo Diabetes mellitus

Herencia ligada al sexo

Herencia autosómica recesiva

Herencia dominante

Deleción

Translocación

Monosomías

Trisomías

Llanto similar al maullido de gato, cabeza pequeña, retraso grave,

Fenotipo femenino, ausencia características sexuales secundarias, pezones separados. (Ej. Síndrome de Turner). Es una variedad del Síndrome de Down. (Por ej. Síndrome 47, xyt).

(Por ej. Sindrome de Down)

protrusión de la lengua, defectos cardíacos congénitos.

Deficiencia mental, puente nasal plano, hendidura palpebral hacia arriba,

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

Causas de Discapacidades


Curso de Capacitación para Prevenir Discapacidades - Módulo 1

19

Causas Ambientales

Causas Socioculturales

Hábitos Sociales

Físicos

Químicos

Enfermedades maternas infecciosas

CATEGORIA

Física, sicológica, sexual Atención prenatal no calificada Complicaciones obstétricas Acomodación del bebé Trabajo pesado, jornadas largas

Cocaína, Marihuana, Crack, Extasis, LSD

Alcohol, Tabaco, Cafeína

Toxoplasma gondii Paludismo Dengue Rubéola Citomegalovirus Herpes simple Virus inmunodeficiencia humana-VIH Hepatitis B Varicela Parvovirus B-19 Virus de encefalitis equina venezolana Treponema pallidum (sífilis) Andrógenos y dosis altas de progesterona Dietilestilbestrol Tetraciclina Warfarina Fenitoína Trimetadiona Acido Valproico Aminopterina Busulfán Metrotexato Isotretinoína (vitamina A) Talidomida Carbonato de litio Rubeólica y tosfereina (Triple) Mercurio orgánico Plomo Pescados y aceite de cocina contaminado Organoclorados y Organofosforados Radiaciones ionizantes y nucleares Hipertermia Campos electromagnéticos Ondas ultrasónicas

EJEMPLOS

MANIFESTACIONES CLINICAS

Nota: Este cuadro muestra solamente algunos ejemplos, y no pretende ser completo

Retraso mental, microcefalia, calcificaciones cerebrales. Mortinatos, parto prematuro, aborto. Parto prematuro, amenaza de aborto o aborto. Sordera, cataratas, malformaciones cardíacas. Microcefalia, hidrocefalia, parálisis cerebral. Vesículas y cicatrices en piel, hepatomegalia. Falta de crecimiento, microcefalia, frente prominente. Hepatopatía crónica, prematurez. Cicatrices cutáneas, anomalías neurológicas, atrofia óptica. Defectos oculares, alteraciones degenerativas en tejidos fetales. Microcefalia, agenesia cerebral, necrosis del SNC. Hidrocefalia, sordera, dientes en sierra, huesos deformados. Grados variables de masculinización de fetos femeninos, genitales deformados. Anormalidades de útero y vagina. Tinción dental, hipoplasia del esmalte. Hipoplasia nasal, retardo mental, anomalías oculares. Síndrome fetal por hidantoina, retardo mental, microcefalia, hipoplasia falángica. Retardo del desarrollo, cejas en V, labio y paladar hendidos. Anomalías craneofaciales, defectos de tubo neural. RCIU, defectos esqueléticos, meroanencefalia. Disminución del crecimiento, anormalidades esqueléticas, paladar hendido. Malformaciones múltiples del esqueleto, cráneo, miembros, columna vertebral. Anormalidades craneofaciales, defectos del tubo neural, defectos cardíacos. Desarrollo anormal de miembros, anomalías faciales, cardíacas y renales. Anomalías del corazón y grandes vasos. Aborto, anomalías congénitas, parto prematuro Atrofia cerebral, retardo mental, convulsiones. Retardo mental. RCIU, cambios de coloración de piel, cognitivo pobre en niños de edad preescolar. Meroanencefalia, hidrocefalia, cardiopatías. Retardo mental, microcefalia, anomalías esqueléticas, RCIU. Defectos tubo neural (espina bífida, meroanencefalia), deficiencia de crecimiento. Se necesitan más estudios para comprobar teratogenicidad. Restringir los exámenes prenatales a los casos en que está indicado clínicamente. Retardo mental, dismorfismo facial, retraso del crecimiento, bajo peso, partos prematuros, paladar hendido, DTN, abortos espontáneos. RCIU, fontanela amplia, depresión, excitabilidad, temblor, parto prematuro, aborto espontáneo, malformaciones cardíacas y de lo miembros, aberraciones cromosómicas, alteraciones de las extremidades. Aborto espontáneo, peso bajo. Bajo peso al nacer, retraso crecimiento intraúterino, prematuridad. Bajo peso, retraso en crecimiento intraúterino. Ruptura uterina, ruptura prematura de membranas, circular del cordón, hipoxia fetal. Aborto a repetición, prematuridad.


Deficiencias de nacimiento Cuadro 1-7 20

Curso de Capacitaci贸n para Prevenir Discapacidades - M贸dulo 1

PreNatal  

prenatal curso nivel medio modulo 1

Advertisement