Issuu on Google+

YO CONFIESO TODOS Yo confieso ante Dios Todopoderoso y ante vosotros, hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión LOS PARTICIPANTES (de uno en uno) Yo confieso que he pecado mucho de omisión, cuando he vivido un tiempo alejado, olvidado de Dios; y sólo volvía a él por egoísmo, para pedirle algo. Yo confieso que he pecado mucho de palabra cuando he ofendido el nombre de Dios o de la Virgen; y cuando he jurado por Dios cosas que eran falsas. Yo confieso que he pecado mucho de palabra cuando he descargado insultos y ofensas contra mi familia, sobre todo he pecado cuando esto lo hacía delante de mis hijos. Yo confieso que he pecado mucho de obra cuando he sido violento con los demás, y más aun, cuando no me he preocupado de sanar el mal moral o físico que les hacía. Yo confieso que he pecado mucho de obra cuando he atentado contra la vida que Dios me ha dado con las drogas o el alcohol; también cuando he quitado la vida a hijos que todavía no habían nacido. Yo confieso que he pecado mucho de obra cuando he sido infiel a mi mujer, engañándola con otras mujeres. Yo confieso que he pecado mucho de palabra cuando he mentido, más aun, cuando he mentido con juramento. Yo confieso que he pecado mucho de obra cuando he robado lo ajeno, sin importarme las necesidades del otro ni el daño que le podía hacer y sólo pensaba en mi necesidad Yo confieso que he pecado mucho de pensamiento cuando estos pecados anteriores no los he hecho por no tener ocasión, pero estuve planeando y deseando hacerlos. TODOS Por eso, ruego a Santa María siempre Virgen, a los ángeles a los santos y a vosotros, hermanos, que intercedáis por mí ante Dios, nuestro Señor. Amén


YO CONFESI1