Page 1

▶EDITORIAL

Obispos mexicanos en visita ad limina

D

el 12 al 31 de mayo próximos los obispos mexicanos cumplirán con la visita canónica al papa Francisco que exige la tradición y reglamentación de la Iglesia católica; la más reciente la presentaron a Benedicto XVI en septiembre de 2005 (hace ya casi diez años), quien cumplía apenas cinco meses de pontificado. Desde aquel entonces, el panorama para las Iglesias particulares de México y las prioridades de la Santa Sede para la colegialidad episcopal ha cambiado en algunos acentos. Las 92 circunscripciones eclesiásticas del país habrán de presentar ante el Papa y ciertos dicasterios de la Curia romana los pormenores estadísticos, pastorales y generales del gobierno de cada Iglesia local. Es una oportunidad además, para que el obispo de Roma exprese algunas de las inquietudes de la Iglesia universal que pueden advertirse en el territorio mexicano, principalmente en lo tocante al papel que tienen los obispos frente a los retos de la sociedad que les corresponde atender. Tal como lo vienen haciendo desde el pontificado del Papa Wojtyla los obispos mexicanos cumplirán su visita organizados en tres grandes grupos que conjunten regiones del país.

Hay cercanía de varios miembros del Francisco, por su parte, tiene alta estima episcopado mexicano con el papa Fran- por varios miembros del colegio episcopal cisco; muchos de ellos, viejos amigos, del nacional, como con Carlos Aguiar Retes, tiempo en que el cardenal Jorge Bergoglio arzobispo de Tlalnepantla y presidente del colaboraba en el Consejo Episcopal Latinoa- CELAM, en quien distingue a un ‘amigo’ mericano (CELAM). Hay que como lo expresó en sepdestacar que el gran grueso tiembre pasado; también los arzobispos metropoli- Frente a la visita recientemente incluyó tanos en México, al igual ‘ad limina’ entre sus colaboradores que él, fueron consagraal que fuera obispo de dos obispos en tiempos de los obispos de Papantla, Veracruz, Jorge Juan Pablo II y, aunque solo México tendrán Carlos Patrón Wong, quien tres de ellos son de la “era ahora dirige el secretariado Ratzinger” poco a poco se oportunidad de para los seminarios de la hacen lugar en el concierto estrechar lazos Congregación para el Clero. episcopal los perfiles que el Al igual que se hizo en el papa Benedicto XVI juzgó con el papa pasado, los obispos de Méxinecesarios para acompa- Francisco co tendrán oportunidad de ñar el andar pastoral en estrechar lazos con el papa México. Francisco y de entrar en maEn la última visita ad limina que hicie- yor sintonía con el proceso de renovación ron los obispos en el 2005, el pontífice que propone para la Iglesia universal; no hoy emérito les decía: “los Pastores de solo los noveles mitrados tendrán varias la Iglesia en México han de prestar una inquietudes de la ya famosa ‘reforma de especial atención, como se hacía en las la Iglesia’, también los obispos más experiprimeras comunidades cristianas, a los mentados acudirán con actitud de escucha y grupos más desprotegidos y a los pobres. aprendizaje, mucho ha pasado desde aquel Ellos siguen siendo un amplio sector de 2005, y veremos cosas más interesantes que la población nacional, víctimas a veces de la siempre esperada invitación oficial para estructuras insuficientes e inaceptables”. que Francisco visite México.

Otra imagen de Iglesia

L

a exhortación apostólica Evangelii gaudium no solo tiene un “sentido programático”, como admite el papa Francisco, sino “consecuencias importantes” para la vida del cristiano. Ambas intuiciones las comparten en el Pliego de la presente edición tres reconocidos teólogos, así como el prefecto de espiritualidad del Pontificio Colegio Latinoamericano en Roma nos comparte una lectura más en nuestro A Fondo; hay, sin embargo, un aspecto en el que inciden sus reflexiones al hilo del documento: la imagen de Iglesia que quiere transmitir –y, de hecho, transmite– la alegría del Evangelio. La misericordia gratuita se impone al rigorismo moral, la unidad “nunca es uniformidad” y la descentralización, la colegialidad y la sinodalidad se antojan imprescindibles para acometer la misión en el mundo y la renovación eclesial. Como ya avanzábamos en esta misma página tras su publi-

cación, se trata de “un texto ilusionante” y si algo provoca su lectura es la inquietud por el papel del testimonio que los bautizados ofrecen a su Iglesia y a su contexto. Evangelii Gaudium ha sido buenamente recibida por quienes no suelen ser los tradicionalmente fieles lectores de documentos pontificios y por quienes no suelen tener referencias habituales al magisterio y a la doctrina católica, incluso varias librerías destacadas han reportado que la exhortación es un pequeño best seller de sus estanterías; en la famosa librería Feltrinelli de Italia, por ejemplo, ocupó por varias semanas el sitio número dos en ventas. Es un texto que merece lecturas y lectores, quizá por eso no nos sorprende lo que Rovira Belloso sugiere acerca del mismo: “a quienes encuentren muy larga la exhortación, y esto les tiente a no leerla, no se desanimen. La pueden tomar como un libro de lectura espiritual, del que es bueno leer cuatro páginas diarias”.

5

Vida Nueva México 54 - Editorial