Page 1

AsociaciĂłn Amigos de la MontaĂąa Haciendo de BogotĂĄ un mejor lugar para vivir

Enero de 2014


ASOCIACIÓN AMIGOS DE LA MONTAÑA Haciendo de Bogotá un mejor lugar para vivir


¡SOMOS COMUNIDAD! El primer semestre de 2009 marca un cambio en la historia de los Amigos de la Montaña: Además de algunos problemas de seguridad que nos llevaron a organizarnos formalmente para poder tener interlocución con la Policía Nacional, en esos meses del 2009 empezamos a sentir que algo especial había ocurrido entre los caminantes de la Quebrada La Vieja. Los nuevos visitantes con sus expresiones nos hacían ver que algo estaba pasando: “¡Es que aquí la gente saluda!”, decían unos; “¡Que comunidad tan organizada la que tienen ustedes!”, decían otros; “¡Nuestra comunidad de los Amigos de la Montaña….!”, expresó alguna vez una caminante, dándole nombre a eso que había sucedido entre nosotros. Aunque nos parecía extraño que un grupo de caminantes que subíamos a una montaña entre las cinco y las ocho de la mañana pudiéramos conformar una comunidad, poco a poco fuimos aceptando que ese vínculo real que empezábamos a sentir con los otros caminantes y con el territorio que recorríamos cotidianamente podía significar que sí la conformábamos. ORGANIZÁNDONOS Y COMENZANDO A ACTUAR En esa misma época, con el objetivo inicial de abordar el tema de la seguridad en la montaña, y posteriormente otros temas comunes de nuestra comunidad, creamos un espacio de encuentro, abierto a


todos los caminantes y a las instituciones, espacio que hemos mantenido hasta hoy, y que denominamos los martes de la montaña. En esas reuniones de los martes, después de reconocer que conformábamos una comunidad, el siguiente paso fue desarrollar el documento “Desde la Quebrada La Vieja”, en el que intentábamos interpretar el sentimiento que compartíamos por nuestra montaña, conectado con acciones concretas que buscaban un mejor uso público de los Cerros Orientales de Bogotá. Iniciamos también una reflexión sobre la conveniencia o inconveniencia de constituirnos formalmente como una organización sin ánimo


de lucro. Cada cierto tiempo nos entusiasmábamos con la idea de la formalización, entusiasmo que se iba apagando cuando nos preguntabamos sobre la verdadera necesidad de hacerlo para seguir actuando. ¿FUNDACIÓN O ASOCIACIÓN? En agosto de 2012, era indudable la importancia que para la ciudad había adquirido la experiencia de apropiación de los Cerros Orientales por parte de los ciudadanos de las cuencas de las Quebradas La Vieja y Las Delicias, en Chapinero. Ante ese espacio ganado en los temas de la ciudad, ante la creciente interlocución que estábamos teniendo con instituciones del Estado y con los medios de comunicación, y ante la convicción acerca de la necesidad de la existencia de una comunidad organizada para dar continuidad al proceso de apropiación de toda la Reserva Forestal de los Cerros Orientales de la ciudad, decidimos dar el paso de constituirnos como una organización sin ánimo de lucro. Eran dos las opciones más aconsejables que se nos presentaban para esa organización: una Fundación o una Asociación. Con la orientación de caminantes juristas y conocedores de estos asuntos fuimos entendiendo que; una Fundación es, en esencia, un patrimonio que se constituye para hacer el bien a la sociedad en algún aspecto que se considere conveniente o necesario; una Asociación en cambio es un grupo de personas con intereses comunes que se unen con ese mismo fin.


Comprendimos entonces que de acuerdo con nuestras características lo más indicado era constituir una Asociación. EL GRUPO INICIAL Considerando que siendo más de mil personas quienes hoy nos sentimos Amigos de la Montaña (ese es el tamaño aproximado de nuestra base de datos), lo cual haría dispendiosa su administración,


los caminantes con experiencia en estos temas aconsejaron constituirla inicialmente con cerca de 25 Amigos de la Montaña que fueran representativos de la comunidad, que hubieran jugado un papel activo en el trabajo de los últimos años y que tuvieran el tiempo y la disposición para aportar y actuar en los años por venir. Se asumió entonces esa primera tarea, y fue así como se llegó a un grupo inicial de 26 fundadores de la Asociación, que, de acuerdo con los estatutos, podrán variar según el devenir de nuestra relación con los Cerros Orientales y con la ciudad. ¿UNA ASOCIACIÓN PARA QUÉ? La segunda tarea que se debía asumir era la de redactar unos estatutos y establecer como parte de estos un objeto de la Asociación. Este objeto fue el resultado de una construcción colectiva del grupo de fundadores y su primer párrafo es el siguiente: “LA ASOCIACIÓN concibe los Cerros Orientales como un elemento vital constitutivo del territorio de la ciudad de Bogotá D.C., así como parte del patrimonio y base de la identidad de sus habitantes; en este sentido LA ASOCIACIÓN tiene como objeto promover las actividades de cuidado, conservación, restauración, mejoramiento y apropiación de los Cerros Orientales de Bogotá y de otros espacios naturales en la nación colombiana o en el exterior, así como la integración de sus comunidades alrededor de proyectos educativos, culturales y ambientales, atendiendo los criterios de interés general.”


LO IMPORTANTE Hay que tener presente que lo más importante que hasta ahora ha ocurrido en nuestra historia es la creación de una comunidad de caminantes, hoy integrada por más de 1.000 Amigos de la Montaña con un sentimiento compartido por nuestros Cerros Orientales y por nuestra comunidad, y con un sueño común de ciudad. Con la Asociación lo que se busca es dar herramientas a esa comunidad para el logro de sus propósitos, uno de los cuales es el de continuar en nuestro camino hasta conseguir en el tiempo el uso


público de la Reserva Forestal de los Cerros Orientales de Bogotá para beneficio de todos los habitantes de la ciudad. Uno de los objetivos de la Asociación también será el de crear espacios de participación para toda la comunidad, para que cada Amigo de la Montaña se sienta interpretado por la Asociación y encuentre maneras de sumar en la construcción de ese sueño común de ciudad. Como todos sabemos los Amigos de la Montaña no somos el resultado de la aplicación de un modelo tomado de otra ciudad o de otro país. Amigos de la Montaña es algo que entre todos, cada día nos estamos inventando y que con imaginación y sentido común lo seguiremos haciendo. El 11 de noviembre de 2013 se constituyó entonces la organización sin ánimo de lucro Asociación Amigos de la Montaña que es un nuevo elemento que se suma a esa invención colectiva que esperamos contribuya a hacer de Bogotá un mejor lugar para vivir para todos sus habitantes. Andrés Plazas Torres


Presentación de la Asociación Amigos de la Montaña  

Folleto de presentación a la comunidad del proceso de constitución de la Asociación Amigos de la Montaña, organización sin ánimo de lucro or...

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you