Page 1

Ni libros ni Santos cultura

proceso de negociación nos pidieron que dijéramos qué era lo que queríamos como familia, para poder resarcir este hecho. Entonces pensamos en los ideales de papá: el acceso a la educación y a la formación artística para todos los niños de Guatemala. Pedimos la construcción de una biblioteca en San Juan del Obispo, de un museo y de un parque infantil. Fuimos a la comunidad, buscamos un lugar y propusimos el predio La Huerta, dado que recordamos que ese era un predio abandonado al que nunca se le dio mantenimiento y que a la vez traería beneficios para toda la comunidad. El Estado firmó y está el acuerdo de que es en La Huerta en donde se tiene que construir la biblioteca”.

Florencia Goldsman ContraPoder / info@contrapoder.com.gt

No solo sobrevive -sobrevivir para una biblioteca ya es una hazaña- también crece. La Biblioteca Luis de Lión, en San Juan del Obispo, atiende a unos mil niños cada mes y se ha quedado ya pequeña. Una resolución de la CIDH de 2004 le facilitaba un terreno aledaño para poder ampliarse, pero ese terreno también lo reclama la Iglesia Católica. De momento allí no hay ni libros ni santos, el sitio está baldío en espera de que se solucione el conflicto. La biblioteca Luis de Lión se enclava en un humilde salón verde repleto de libros ordenados con la paciencia de los bibliotecarios que aman su oficio. Desde arriba de una colina esta rodeada por una de las iglesias históricas de la Antigua y por una cancha de básquet, en San Juan del Obispo, una aldea tranquila, sin mayor conflictividad social. Pero a pocos metros del salón de libros se encuentra un problemático terreno, cuya disputa impide que la biblioteca crezca. Se trata del predio La Huerta, que reclaman la biblioteca, la iglesia y la municipalidad. La historia de la biblioteca atraviesa la vida de Mayarí de León, una mujer orquesta. Mayarí sabe que su día comienza a las cinco de la mañana pero le es difícil calcular el final. Es originaria de San Juan del Obispo, el mismo pueblo que vio nacer a su padre Luis de Lión, cuya obra El tiempo principia en Xibalbá es una pieza fundamental en la narrativa centroamericana. Desde una foto color mira con ojos de niña a la cámara junto a su hermano, su madre y su padre. Esa niña en 42

Piedras en el camino

Radiografía del conflicto:

el retrato no imagina que pocos años después su padre será secuestrado y asesinado por el Estado guatemalteco. Seguramente tampoco se le cruza por la cabeza que algún día será acusada de “prostituta del pueblo”, mucho menos a causa de educar a niñas y niños, de acercarles a la lectura, la música, el teatro y las artes plásticas. De León narra que en su periplo por abrir la biblioteca recibió acusaciones que van desde la descalificación hasta lo insólito. “Hay una anécdota que ilustra tanto nuestra idiosincrasia. En una de las primeras entrevistas en Fonapaz, el ente por medio del cual se iba a construir la biblioteca, cuando llegué me encontré con un ingeniero que me miró de pies a cabeza, fue imposible no sentir su desprecio hacia mí. ¿Qué es lo que quiere? Preguntó. ‘Una biblioteca, como mínimo de 1 mil 300 metros cuadrados, que tenga baños para adultos y para niños, que tenga computadoras…’ Se empezó a reír y me dijo: ‘lo que usted quiere es una biblioteca para la Rafael Landívar y esto es para un pueblo. Usted no tiene que pedir eso

porque no se lo van a agradecer. Usted tiene que pedir un mercado, es más útil’. Le contesté: ‘fíjese que no, lo que queremos una biblioteca’. Todavía sugirió que le pusiéramos al mercado el nombre de papá.” La Biblioteca funciona desde 1962 y tiene, además, una escuela de arte y un grupo de marimba. Hoy en día el espacio que ocupa es insuficiente, la demanda ha crecido tanto que urgen de un espacio más grande. Creían tenerlo todo solucionado con una sentencia de la CIDH que obligaba al Estado a apoyarlos, pero no fue así. El

terreno que, según el acuerdo, les correspondía, también lo reclama la Iglesia católica. Pero Mayarí se fortalece para explicar con detalle: “mi padre fue secuestrado en la zona 1 de la capital y el 5 de junio de 1984 fue asesinado extrajudicialmente. A raíz de eso comenzamos un proceso en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos exigiendo al Estado de Guatemala que cumpliera su responsabilidad dado que hay documentos que lo identifican como un asesinato político”. En 2004 la familia de León fue pionera en conseguir que el gobierno de Guatemala reconociera por primera vez en su historia su responsabilidad por

• El único terreno municipal céntrico es La Huerta, una finca con área de 1,670 metros cuadrados, de acuerdo a inscripción en el registro de la propiedad. La dueña de la finca es la municipalidad de La Antigua Guatemala, según acuerdo gubernativo del 23 de agosto de 1935. • La atención al público y los talleres de lectura están a cargo de las maestras Sucely Chacón y Berta Baeza • La iglesia católica pide a su favor 97.5 metros cuadrados. • El Consejo de Protección de La Antigua Guatemala elaboró y aprobó un plano para la Biblioteca sin embargo la construcción no avanza. “Hay un estudio arqueológico del señor arqueólogo Bernard Hermes, en base a lo cual se realizó un diseño arquitectónico por el Depto. de Diseño del Consejo de Protección de La Antigua Guatemala en su momento” señalan desde la biblioteca.

una desaparición forzada. La sentencia del caso y su reparación se transformó en un “acuerdo de resolución amistosa” entre el gobierno de Guatemala y la familia por intermediación de la CIDH. “Cuando estábamos en el

Entre los obstáculos burocráticos se interpone una barrera de las más pesadas: la del preconcepto. Llama la atención que la iglesia y un concejal del partido unionista sean, según Mayarí, los principales opositores al proyecto. En palabras de Mayarí los tropiezos tienen que ver con documentos en los que la municipalidad le cedió a la iglesia de manera anómala parte del terreno. “Comenzaron las trabas desde el proceso de construcción. Está documentado que la iglesia católica inscribió de manera anómala 96 metros a su favor. La municipalidad lo dio en usufructo por 25 años. Eso es anómalo, pero en este país en que la vida no vale nada, imagínese lo que valen nuestros documentos. No estoy hablando de los feligreses, estoy hablando de la institución iglesia católica y a través de esa inscripción legal nos han hecho la guerra de que la biblioteca no se puede construir ahí”. El concejal de la Antigua Mario René Sicán, anterior coordinador de la iglesia en Sacatepéquez, enfocó el problema en los rasgos arqueológicos del lugar y disparó algunas acusaciones

contra Mayarí de León y su equipo de trabajo. “Cuando llegaron los arqueólogos del Concejo Nacional para la Protección de la Antigua evidenciaron que era una zona arqueológica y dictaminaron que el área no es para construir” dice “cabe resaltar que en el área había una bodega de la iglesia, que también quedó en stand by porque ya no se podía arreglar. Pero el problema después surgió porque vino la familia de Luis de Lión, botó la bodega y secuestraron los enseres de la iglesia, justificando que en esa área sí se podía hacer una biblioteca. Entonces el obispo auxiliar de Sacatepéquez, puso una demanda en el Ministerio Público. Creo que el proceso sigue abierto pero no se le ha dado seguimiento”. El concejal también denuncia la malversación de los fondos provistos por Fonapaz, unos Q620 mil que correspondían a una primera erogación para dar inicio a la construcción de la biblioteca. Consultada la directora de la biblioteca de Lión acerca del entredicho de la bodega y los enseres, informó que la acusación es falsa. La iglesia los demandó pero tuvo que retractarse al poco tiempo. Respecto del supuesto desvío de dinero, De León asegura que ni ella ni su familia “han tocado un centavo” y que todo el presupuesto asignado está todavía en las arcas de Fonapaz, hoy gestionado por COPREDE. El año pasado la biblioteca ganó un reconocimiento por su gestión en materia de calidad educativa: “ganamos un concurso de Fundación Riecken que nos daba todo pagado: la construcción, el equipamiento, computadoras para ir renovándolas con tecnología de punta, capacitación para las bibliotecarias” cuenta Mayarí, “y en la municipalidad dijeron que no les interesaba. Era un proyecto que no le costaba ni un centavito a la municipalidad. Entonces perdimos esa posibilidad. Para mí eso fue la cúspide de lo que no puede ser”, destaca. En cuanto a los vestigios arqueologicos,

según De León, no son un obstaculo ya el proyecto arquitectónico incluye la conservación de tales vestigios. Contrapoder se comunicó con la secretaria de Monseñor José Ramiro Pellecer, Ivonne Pérez, quien consultó a la autoridad eclesiástica acerca del litigio con la Biblioteca Luis de Lión. Sin embargo la autoridad mayor de la Iglesia en Sacatepéquez rechazó el convite para la entrevista. Sólo expresó intermediado y vía telefónica que no estaba al tanto del entredicho, luego refirió que los 96 metros en el predio La Huerta son «terreno de la iglesia». Al momento que solicitamos hablar de esto personalmente nos manifestaron que el sacerdote no podría acceder a una conversación por cuestiones de agenda. De momento el problema sigue. Nadie le da apoyo a la biblioteca, ni solución alterna. Aún así siguen funcionando en un área de aproximadamente 8 x 4 metros, ubicado en la auxiliatura municipal. Eventualmente utilizan el Salón de Usos Múltiples, la plaza del pueblo y el jardín de una casa particular para actividades que no se pueden realizar en el interior de la biblioteca por espacio. Oscar Navas, responsable de RRPP de la Municipalidad de La Antigua aseguró que están “conscientes del trabajo que Mayarí ha realizado en esta comunidad. Se está haciendo un estudio por parte de la Comisión y cultura para poder entregarles a ellos el predio que tanto anhelan. Pero se espera que se les pueda brindar el apoyo necesario para comienzos del año”. De León no duda en asegurar que más allá de que la iglesia quiere construir en el centro del espacio donado, el principal abismo es ideológico. “Este señor (Mario René Sicán) dijo que no se podía construir ¿por qué no? simplemente porque se llamaba Luis de Lión y porque Luis de Lión fue del Partido Comunista guatemalteco”. 43

Ni Libros Ni Santos  

Reportaje sobre la biblioteca de en San Juan del Obispo, aldea de la Antigua Guatemala cuya construcción está bloqueada por diversas barrera...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you