Issuu on Google+

Año 1 No. 38 Director: Ángel Aguilar González

Un periódico para todos Valparaíso, Zacatecas, 1 de Enero 2011

$ 8.00 Local


Pag.2 Valparaíso, Zacatecas 1 de Enero de 2011

Melodramía Por Gilberto Herrera Medina

N

o se trata de tratar las cosas sociales de manera individual y, menos, reducidas a la subjetividad de cada quién. Pretender que la gente, que un país entero, se enajene así mismo en la subjetividad de alguien, ni siquiera en la subjetividad de un filósofo idealista, es lo acertado y lo deseado. Proceder así es un modo artero de hacerlo frente a las mayorías sociales, al margen de sus relaciones de producción y de apropiación del trabajo social.

Lo que alguien piense de si mismo, ni siquiera vale para si mismo. El individuo no es lo que piensa y lo que diga de si mismo; tal vez, sí es, si acaso, la materia, el objeto que se piensa. El propio cerebro, instrumento humano del pensamiento es materia y las ideas no nacen dentro del mismo sino en relación con la realidad que se piensa; esto es la abstracción de lo concreto, algo diferente a lo abstracto meramente, al solipsismo del pensamiento, a la autoconciencia, a la reflexión individual de cada quién.

Por eso, todo ese montaje sobre el secuestro y la liberación de Diego Fernández de Cevallos, es eso: un montaje artificial, ideológico, sentimental, como lo que se hace con las telenovelas y eso es apartar al pueblo de México de sus verdaderos intereses, que ya bastante tiene para entendérselas con otras enajenaciones y mistificaciones con que se le manipula para someterlo a los intereses del capital mundial, montado sobre todas las masas de trabajadores del campo y de la ciudad mexicanos.

Y conste que quien escribe fue compañero de Diego Fernández de Cevallos y que como tal lamenté y lamento su secuestro, lo mismo que anhelé que no tuviera mayores consecuencias.

El resto es melodrama interesado, formas de manipulación social que a nada conducen, sino a la intoxicación ideológica sentimental en todo cualquier sentimiento cabe; pero no la comprensión de la realidad histórica en que vivimos con toda y sus contradicciones bárbaras, extremas; pero a las que pocos se esfuerzan en desentrañar y menos los medios masivos de comunicación que se centran en estos episodios, desentendiéndose de realidades como la explosión de los ductos en San Martín Texmelucan.

Eso es lo que hay que ver y encontrar las causas de fondo económicas unilaterales, dictatoriales, unilateralizadas con que PEMEX contrata los trabajos y sus compromisos financieros internacionales, igualmente desventajosos y lastrantes. Eso no lo ve Diego, ni nunca lo verá, no por razones individuales, sino por cuestiones de clase a la que sirve.

La década extraviada (diez años sin rumbo) Por Ricardo Monreal Ávila (Intro: En la misma década se registraron los incrementos más altos de migrantes mexicanos a los Estados Unidos, con un promedio de 500 mil por año. En los últimos dos años, incluso, surgió una figura inédita de emigrantes: profesionistas y empresarios de clase media huyendo del país por la inseguridad.)

En una década transitamos de la alternancia al Estado Fallido. En el 2000 el mundo nos consideraba un ejemplo a seguir. Hoy somos un ejemplo a evitar. En diez años transitamos de la esperanza al desencanto. Nos extraviamos en algún punto de la travesía. Queríamos llegar a España y desembarcamos en la África Subsahariana. 1) El Índice de Desarrollo Humano de la ONU, que mide esperanza de vida, tasa de alfabetización e ingreso per cápita en un país, descendió en una década cuatro lugares, al pasar de la posición 50 a la 54 en el conjunto de 177 naciones. 2) El Índice de Competitividad Global, diseñado por el Foro Económico Mundial de Davos, descendió 17 lugares, siendo una de las caídas mundiales más pronunciadas en la década. 3) Por el tamaño del PIB, México pasó del lugar octavo al décimoquinto en el mismo período, descendiendo siete lugares en 9 años. 4) En el Índice de Desarrollo de Educación para Todos (IDE) diseñado por la Unesco, descendimos ocho lugares. En las pruebas de calidad educativa de la OCDE, conocidas con el nombre de PISA, México resultó “no aprobado” en tres aplicaciones registradas durante la década. 5) El gasto federal en ciencia y tecnología, siendo de por sí bajo en relación a otras economías similares, descendió una décima de punto en relación al PIB, al pasar de 0.42 al 0.32%. 6) El Índice de Percepción de la Corrupción (IPC), diseñado por Transparencia Internacional, tuvo un descenso de seis décimas de punto, al pasar de 3.7 a 3.1. Tan sólo en el año 2008 al 2009, México descendió 17 lugares en un conjunto de 180 países. En el 2010, el país ocupó el puesto 98, el más bajo en una década. 7) El Índice Nacional de Seguridad (INC), diseñado por el Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad creció de 2.0 a 2.5, de 2007 a 2008, mientras que la tasa de víctimas pasó de 7,200 a 7,300 por cada 100 mil habitantes en el mismo período. 8) Las ejecuciones violentas vinculadas con el crimen organizado es otro de los indicadores con mayor crecimiento. Mientras en el período 1995-1999 se registraron alrededor de 800 ejecuciones, en la presente década se han contabilizado, hasta el mes de septiembre de 2010, alrededor de 31 mil ejecuciones y tres mil desapariciones forzadas, en el contexto de la guerra al crimen. México es considerado actualmente uno de los países con mayor violencia, dado el número de muertes en las calles, sin estar formalmente en un estado de guerra civil. 9) El número de mexicanos en pobreza extrema también creció en la presente década, al pasar de 17 al 26%, siendo el incremento mayor durante la crisis económica de 2008-2009, al sumarse cinco millones de mexicanos más a esta categoría. 10) Consecuencia de la misma crisis económica es el disparo de la tasa de desempleo. Mientras en el 2000 fue de 1.4% en el 2009 llegó al 4.2%, un incremento de 2.8%, de las mayores tasas en América Latina. 11) En la misma década se registraron los incrementos más altos de migrantes mexicanos a los Estados Unidos, con un promedio de 500 mil por año. En los últimos dos años, incluso, surgió una nueva figura de emigrantes: profesionistas y empresarios de clase media urbana, radicados en los estados fronterizos del norte, centro y occidente, que dejaron el país por cuestiones de inseguridad, huyendo de las amenazas de secuestro, extorsiones y violencia contra sus familias. Se estima en 300 mil el número de personas en esta situación. 12) El gasto corriente del gobierno se incrementó, mientras que el gasto en infraestructura pública (carreteras, presas, escuelas y hospitales) retrocedió. Este gasto improductivo se financió con los recursos excedentes del petróleo, no con una mayor recaudación fiscal. Finalmente la guerra contra el crimen vino a cambiar las prioridades presupuestales del gobierno: en el período 2007-2010 se invirtió más en policías, cárceles y armas que en maestros, becas para estudiantes y educación superior. 13) En la década presente el trabajo no sólo ha sido escaso, sino que el existente se encuentra mal remunerado. El poder adquisitivo de los salarios mínimos registró una pérdida de 59% en nueve años.

Distribuidor Independiente de Herbalife

-Negocio o ProductoOPORTUNIDAD DE NEGOCIO Y VENTA DE PRODUCTO

Interesados acudir a: Calle Morelos No. 138-A Centro (A un costado de las casas de cambio)

De 8:00 a.m. a 2:00 p.m. Con la señora Evelia Bañuelos

Valparaíso, Zacatecas, Mex.

14) El Índice de Prosperidad del Instituto Legatum, que mide seguridad, salud, educación, oportunidades de desarrollo y percepción sobre el gobierno, descendió 10 lugares de 2009 al 2010, al pasar del sitio 43 al 53 entre 110 naciones que concentran el 90% de la población mundial. 15) El Índice de Desarrollo Democrático (IDD) de la consultora Polilat y de la Fundación Konrad Adenauer, que evalúa políticas públicas sociales y económicas en el continente americano (calidad de vida, representación gubernamental, seguridad y protección de los derechos humanos) retrocedió dos lugares entre 2009 y 2010, al pasar del quinto al séptimo lugar en el conjunto de las naciones latinoamericanas. ¿Así o más claro? ricardo_monreal_avila@yahoo.com.mx


Pag.3 Valparaíso, Zacatecas 1 de Enero de 2011

Diego, un secuestro que apesta Por Alvaro Delgado

P

ara ser sometido a un cautiverio de siete meses, con un trato de “defensor de los grandes capos” por parte de sus captores, Diego Fernández de Cevallos exhibió un rostro rozagante en su primera aparición ante los medios de comunicación: El cabello recortado y la barba, larga y cana, pero cuidada. Y para ser liberado en la madrugada, en un lugar ignoto, es curioso que hasta el mediodía el emblema del panismo siguiera vistiendo los andrajos que le facilitaron sus captores, sobre todo cuando emprendió una campaña de entrevistas obsequiosas transmitidas hasta la náusea. Pero, en fin, en el Partido Acción Nacional (PAN) están excitados por la liberación de Fernández de Cevallos, y hasta lo perfilan ya como candidato presidencial en 2012, pero deberían serenarse: Este caso, que no presagia nada bueno, exhibe el paraíso de la impunidad que ahoga a México y no se ve cómo pueda ser parte de la solución.

Y sabida su repulsión recíproca, la Presidencia de la República emitió un comunicado para asegurar que, en la conversación telefónica que sostuvieron, “el licenciado Fernández de Cevallos agradeció el respaldo que recibió por parte del presidente Calderón, al igual que de su familia y amigos cercanos, durante su cautiverio y que fue crucial para sobrellevarlo con entereza”. Nada bueno vendrá: Calderón ha emprendido una cacería contra los de suyo extraños captores –que ni siquiera puede pensarse que tienen reivindicaciones ideológicas--, pero nada garantiza que quienes sean presentados ante los medios de comunicación, que será pronto, realmente sean los autores del secuestro. Sobre todo si el encargado del caso es, como lo ha sido desde el principio, Genaro García Luna, el secretario de Seguridad Pública experto en montajes espectaculares para ganar rating.

La liberación del litigante panista es, de suyo, un acontecimiento político de relevancia, porque altera el tablero político, a un año y medio de las elecciones presidenciales, pero, en la hipótesis de que se interese en la candidatura del PAN y aun que se materialice tal ambición, nada aportaría para frenar la descomposición de México, que es lo que explica su extraño secuestro.

La otra opción del gobierno es la que puede esperarse: Cualesquiera que sean los “extraños desaparecedores”, y las razones que tuvieron para hacerlo, gozarán de plena impunidad…

Porque, como es el caso, ¿alguien que es parte del problema puede ser la solución? ¿Puede quien hizo los amarres políticos, en 1988 y 2006, para la instauración de gobiernos que afianzaron el modelo económico, político y mediático vigente rectificar y, aun en un acto de contrición como creyente, recocer los errores cometidos, aun sin incorporarse a un proyecto contrapuesto? No se ve cómo.

Comentarios: delgado@proceso.com.mx

Dolerse de que su secuestro no es más relevante que el cobarde asesinato de Marisela Escobedo, la madre que murió dos veces al no hallar justicia por el homicidio de su hija Rubí Marisol, no es suficiente, como tampoco lamentar de dientes para afuera la criminalidad que atormenta el país. Es, a lo sumo, un duelo tan impostado como el del empresario Alejandro Martí, víctima también de la criminalidad que prohíja la impunidad al más alto nivel. ¿Qué hará ahora Fernández de Cevallos? A falta de una negativa contundente, deja ver que se reinsertará en la vida política, tal como lo anhelan en el PAN --y el agitador social Carlos Salinas--, pero si lo hace será para reivindicarse públicamente de una biografía asociada al uso del poder político para amasar una fortuna que, por ahora, por lo visto sufrió mengua con el pago del rescate. O cuando dice que su vida seguirá siendo normal lo que debe interpretarse es, no que regresa a la vida política, sino al litigio que le permita recuperar la pérdida de su patrimonio con el patrocinio de asuntos que se ganan gracias a sus conexiones con fiscales y jueces que forman parte de su entramado de intereses. Por lo pronto, a juzgar por su apariencia física y anímica, está casi para comenzar a trabajar apenas inicie el año. Por lo pronto, el propio Fernández de Cevallos empezó a ajustar cuentas: Aunque a sus captores dijo haberlos perdonado, hizo un reclamo directo a Felipe Calderón cuando, en su primera aparición tras 220 días de cautiverio, afirmó que “las autoridades tienen una tarea pendiente”, capturar a sus secuestradores, pero aclaró --conocedor de su correligionario-- que deberá ser “sin abusos, sin atropellos, sin flagelaciones”.


Pag.4 Valparaíso, Zacatecas 1 de Enero de 2011

¿Cómo ve? La columna de Noé Rocha

Mejor que Dios me recoja

Sólo le pido a Dios que me recoja, que hago aquí”. Dicen que parece una bruja, no se peina, no se baña, luce desaseada y aún cuando su compañera es una escoba, Manuela Bañuelos Benítez es una persona como cualquier ser humano. Quizá, la diferencia es que ella sí tiene hambre, le duele la cabeza, vive sola en una casa prestada y el suelo le cala hasta los huesos en estos tiempos de aires que empiezan a anunciar el invierno zacatecano. De aproximadamente 67 años, Manuela vive en Vetegrande, pueblo minero en Zacatecas desde hace mas de 500 años. Comenta que antes, en un rancho llamado Guadalupito vivía con su esposo y sus hijos, pero al morir su marido y el abandono de sus muchachos, la hizo venir a la Veta, donde le ofrecieron una casita y ahí se la pasa, recorriendo el atrio de la iglesia, la presidencia municipal y otras calles para barrerlas con su inseparable escoba: “Quien quiera darme un peso para comprarme un taco, pues que lo haga, si no, pues ni modo”. El otro día fui por Vetegrande, es un pueblo hermoso, romántico, lleno de minas de oro y plata, y desde lo alto de la carretera se pueden apreciar las casas allá en el fondo, está cubierto por cerros pelones, donde la vegetación deja observar nopales, uno que otro pirul y huizaches. Ahí vive Manuela, una pobre mujer que no sabe lo que sucede en este mundo, que se sienta en el atrio de la iglesia a hablar sola en voz baja, se queda quieta, a nadie molesta y sus tripas solo piden algo de comer, porque la cabeza duele, también el alma y el corazón se apaga. Manuela está sentada en las escaleras de la iglesia, se le nota cansada, ya barrió el atrio y aunque pareciera que no quiere hablar con nadie, Manuela si contesta y al preguntarle como está, dice con voz pausada: “Como quieres que esté, pues bien jodida, mejor ni opino”. Y ahí, sigue platicando con su cara arrugada, chimuela, su rebozo negro, de ojos verdes y un pelo enredado que, seguramente no se lo lava y peina desde hace muchos años. Esto y más provoca la soledad, la pobreza y la injusticia de una mujer que le tocó vivir esta vida. Dicen que parece bruja, pero no lo es, para mí, otro personaje de carne y hueso, encantadora, que se acuerda del pasado, que lo llora, pues ni su viejo, ni sus hijos y hermanos la procuran, está abandonada. “Cuca vive en Fresnillo, Pascuala en Morelia y Juana, pues ya ni se, ellas son mis hermanas, a lo mejor ya murieron, pues jamás regresaron a saludarme de mano”, dice Manuela, en medio de un aire frío y un cielo azul, que como un día me dijo Gabriel García Márquez, ¿con que lo pintan?, con nada, así es, le contesté y seguimos caminando por las calles de Zacatecas.

Recuerda que hace muchos años el comandante de la policía en este pueblo le quitó un hijo, “me dijeron que estaba pobre y que no lo podía mantener, jamás supe de él”. “Yo barro aquí, el padre Salvador Sánchez, aunque retirado me daba un dinerito, pero el que está ahora hasta se molesta porque vengo a limpiar todos los días. Si entendiera que esto lo deben hacer las catequistas, pero andan de lambiches, si alguien viene y regala algo, pues ahí están. “Ma”, agrega en tono molesto y se vuelva a agachar, cubriéndose con su rebozo negro. Manuela come de vez en cuando, le sigue doliendo la cabeza y no tiene una pastilla, se aguanta, se le escurren las lágrimas, pero también sonríe cuando se le toma la fotografía. “Estoy muy fea, muy greñuda”, reconoce la anciana, que no suelta su escoba para nada. Manuela luce un suéter verde fuerte, medias rotas de los talones, un vestido rosa y abajo un pantalón. Comenta que con unas garritas se ataja el frío por la noche, el suelo molesta la espalda y es difícil pegar los ojos. Así vive Manuela en Vetagrande, a escasos 7 kilómetros de Zacatecas. Manuela tiene que barrer diario, porque si deja pasar un día se le junta la basura y se cansa mucho al recogerla.Así lo dice y lo entendemos. El invierno se empieza a sentir con las heladas; estoy seguro y obligado que regresaré a Vetegrande, no está lejos, hice el compromiso conmigo mismo para llevarle a Manuela una cobija, un sueter, medicina o algo para comer, así me lo enseñó mi madre y como buen misanteco no puedo quedar mal, de lo contrario, la angustia terminará perturbando mi conciencia y el arrepentimiento no valdrá. Desde allá arriba mi madre me ha dicho… “no chingues, has lo mismo que hacia tu padre, que se quitaba el taco de la boca para dárselo al que tenía hambre, ayuda a Manuela, tu puedes, algo tienes en casa, no lo derroches, pues ya viste que en Vetegrande hay alguien que te está esperando”… Manuela dice que cuando termina de barrer se meta a la iglesia para rezarle a la Virgen de Guadalupe, al Sagrado Corazón de Jesús y también a San Francisco de Asis. “Siempre les pido que me quiten ese dolor de cabeza que me atormenta tanto o en su caso que me recojan, que me lleven con ellos, porque aquí estoy sola, sufriendo, barriendo, viendo pasar a la gente que me ignora, escuchando el aire y muriendo de hambre”.


Pag.5 Valparaíso, Zacatecas 1 de Enero de 2011

Cuando Valparaíso tenía Río De la clase de Ecología de la Preparatoria “Valparaíso” Por Lic. Raúl Rodarte Flores

C

orría el año de 1976, llegaba a este Ciudad un servidor, proveniente de Guadalupe, Zacatecas, mi tierra natal, Pasante de Derecho por la UAZ, emocionado por emprender el ejercicio de la Abogacía en una tierra por mi desconocida, llamándome de inmediato la atención el Río “Valparaíso” que serpenteaba enmarcando la Ciudad. Mujeres lavando en sus aguas, chiquillos jugueteando y bañándose, una fila de hombres, mujeres y niños esperando turno para llenar sus botes, tinas o baldes de agua del Río que afanoso personaje activaba lo que luego supe le llamaban Pompa. Era una estampa pintoresca, muy rural, provinciana y campesina, por lo que luego entendí porqué el nombre de Valparaíso a este lugar. El manto acuífero en el que está “sentado” el caserío limpio, transparente que garantizaba una vida saludable a sus pobladores. Pero ahora ya no lo es, Valparaíso YA NO TIENE RÍO, hemos convertido sus márgenes en viles basureros (no basuderos) repletos de todo tipo de deshechos, humanos y residuos de talleres, animales muertos y demás suciedades. Todo esto ante la apatía de propios y extraños. Nadie hace nada para su protección y saneamiento, no obstante que se trata de un foco de infección que envilece y degrada todo nuestro entorno ambiental. Y para colmo, ¡hoy lamentamos la instalación de una nueva gasolinera!...a escasos cien metros del pozo de agua potable que abastece a una gran parte de la Ciudad, en un suelo arenoso y en suelo que pertenece al Río. Y, precisamente, por la calidad del suelo y la cercanía del pozo deducimos y presentimos el riesgo innegable de derrames, escurrimientos y fugas de aceites, combustible y otra clase de contaminantes que irremediablemente irán a parar al Río, al subsuelo y al manto acuífero que alimenta el pozo del agua potable. Si se asegura que no habrá fugas en los tanques sepultados entre la arena y la grava y, que se había dicho, que estarían “elevados” o en superficie, ¿a dónde irán a parar los residuos resultantes de las

“limpias ecológicas” que por Ley tienen que hacerse periódicamente? Esta y más preguntas quedarán en el aire. ¿Ya se detectaron, por ejemplo, las fugas, causas y origen de la Gasolinera “La Luz de Tampico”, en pleno centro de la Ciudad de Zacatecas, fugas y explosiones que se han dado en otros lugares?

Dictamen CONAGUA

de

Del Expediente del caso que se lleva en la Presidencia Municipal, extrajimos la opinión que al respecto emite la Comisión Nacional del Agua (CNA), que en síntesis afirma: “En el área donde se ubica el predio del proyecto, afloran y predominan en el subsuelo, depósitos de origen aluvial, de composición heterogénea, predominando arenas y gravas, que constituyen una unidad de permeabilidad alta, este medio heterogéneo favorece en gran medida la propagación del agente contaminante en el subsuelo…”, “…por todo lo anterior, se puede afirmar, que de existir alguna fuga de algún agente contaminante, es altamente probable, que el pozo destinado para el agua potable de la cabecera municipal de Valparaíso, se vea afectado DEGRADANDO LA CALIDAD DE SU AGUA”. Ahí queda para su análisis y reflexión, con el mejor deseo de equivocarme, pero esto lo sabremos a muy corto plazo. Hasta luego.

Anúnciese aquí, llame al Tel. 9361094 Tortillas sin conservador, tradicionales buñuelos, gorditas dulces, tortilla integral A sus órdenes: Morelos No. 132 Cel. 4571032161 Valparaíso, Zac. REPARTIMOS A DOMICILIO Horario: de 7 de la mañana a 3:30 de la tarde


Pag.6 Valparaíso, Zacatecas 1 de Enero de 2011

Continuidad en beneficio de Valparaíso Por Profr. Victor García Castillo

L

a Administración Pública es una actividad de Estado, que tiene por objeto la sociedad. El Estado mediante esa actividad produce condiciones que facilita la perpetuación de la misma, es decir, mediante actividades administrativas se consigue a contribuir al desarrollo y bienestar social.

Si una Administración persigue le eficacia y la eficiencia, se logrará la optimización de los recursos disponibles y se sitúa en concordancia con los nuevos lineamientos económicos que a nivel mundial están prevaleciendo (globalización y racionalización del gasto) emulando en lo posible los modelos que naciones más ricas han desarrollado, utilizando oportunamente los beneficios de los programas que organismos internacionales como la OCDE, la ONU, Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Unión Europea, etc., presta a los países en desarrollo. Si una Administración Pública en la operatividad de sus procesos no está sujeta a presiones políticas, o decisiones discrecionales de los gobernantes en turno, además de que prohíja la profesionalización del servidor público con adiestramiento y capacitación continua, implementa programas de calidad y mejora continua, hace uso adecuado de la tecnología moderna en información y comunicación, realiza evaluaciones periódicas al desempeño en base a índices competitivos, con su consecuente programa de estímulos y recompensas, logra la participación social activa y consiente de la ciudadanía a través de la acción individual o de grupo que avalen mediante observación permanente el buen quehacer del servidor público, y si, sobretodo, privilegia la transparencia y la rendición de cuentas con la aplicación real y efectiva de la ley a los desfases cometidos por los servidores públicos entonces estaremos diciendo que se está haciendo una moderna y excelente Administración que tendrá resultados de impacto social.

Los medios que utiliza la Administración Pública para cumplir sus atribuciones son los principios de legalidad y autoridad que le otorgan las leyes, reglamentos, decretos, manuales, etc. En la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos los artículos 90, 91, 92 y 93 son los que se refieren a la Administración Pública. La Ley Orgánica de la Administración Federal, establece la obligación de cada una de las Secretarías de Estado y Departamentos administrativos, así como la operación técnica entre si. Otro instrumento de la Administración Pública es el reglamento interior de cada una de las Secretaría, así como los manuales de organización y procedimientos que contienen información básica sobre estructura, funciones y procesos que se llevan a cabo en cada entidad administrativa. En el ámbito local o municipal se replica el proceso administrativo y se define claramente el cómo y el cuándo respecto a la Administración Municipal, citaremos como ejemplo la Ley de Obras Públicas y Servicios relacionados con las mismas, cuyo propósito, entre otros muchos, es garantizar el mejor resultado de la Administración Pública, dando participación a todos los sectores sociales involucrados en la realización de las obras, desde la planeación, programación, ejecución, control y verificación, cuyo resultado es una real y efectiva participación ciudadana que le da más sustento a las acciones gubernamentales.

Por esta razón, en un proceso debidamente normalizado la transitoriedad de una Administración Municipal no impacta negativamente en la ejecución de las obras públicas municipales que se están realizando, aunque haya cambios de gobierno, pues habrá continuidad, secuencia y seguimiento con carácter de obligatoriedad en la mismas, ahorrando tiempo, dinero y esfuerzo en bien de la

sociedad, es el caso de las obras cuya GESTIÓN Y EJECUCIÓN –algunas en un 90%- SE LLEVÓ A CABO EN LA ADMINISTRACIÓN 2007-2010 y que hoy felizmente, se están entregando a los beneficiarios, ya sea personales o públicas, tal es el caso de las 160 casas con servicios que se entregaron en el Fraccionamiento “Villas del Sol” y cuyos agraciados beneficiarios ahora tienen un patrimonio; además se ejecutó la obra de la calle 5 de Mayo, beneficiándose el municipio en general; de igual forma se lleva a cabo, como parte de la continuidad, la pavimentación de la calle aledaña al Tránsito Pesado y a un costado de la Central Camionera, gestión realizada a través del programa Hábitat, cuya incorporación a este último programa ha sido un logro del que el municipio no estaba considerado y que verá resultados importantes en el presente y futuro en obras de infraestructura básica; de la misma manera y, ejecutando recursos gestionados con anterioridad, se llevará a cabo la rehabilitación y equipamiento de la Casa de la Cultura, cuya compra hizo que el municipio recuperara su esencia cultural; en el tema del Agua Potable, con la puesta en marcha del Depósito ubicado en Santa Rita, resolverá parte del problema de abastecimiento en esa región, además de abastecer futuras colonias en la misma. En Nogalitos, Tulillo, Rancho Viejo, El Sauz de la Sierra el vital líquido será un tema del pasado, así como el drenaje en la comunidad de Mala Noche; relevante también es la terminación del Boulevard Norte, cuyos vecinos esperan el alumbrado y jardinería en general, rubros gestionados y aprobados del que se desconoce el porqué no se ponen en marcha; también y, gracias a la buena visión, se le da continuidad al programa Melgodepro que le da proyección internacional a Valparaíso; el tema de la pavimentación y su posterior gestión dio frutos con la carretera Caracoles-Los Sauces; el rubro de la Educación, liberadora de los pueblos, fue tema por demás relevante y así, en fechas recientes se entregaron 340 becas del programa 3x1 para el mismo número de estudiantes, así como la puesta en marcha -con recursos gestionados y aprobados- del Campus Universitario y el inminente inicio de la nueva carrera, única en el Estado, de Desarrollo Local.

Sin duda que la ciudadanía en general aplaude la acertada decisión, de los actuales administradores municipales, en darle continuidad a las obras y acciones enumeradas en el párrafo anterior, dando certeza y bienestar social.

DIRECTORIO

COLABORADORES

Ángel Aguilar González

Don Gilberto Herrera Medina Don Manuel Caldera Robles Lic. José Luis Medina Lugo L. C. Noé Rocha Otero Mtro. Marco A. Avalos Martínez Don Angel Aguilar Luna Sra. Crucita González González QFB María de Robles Gallegos Judith Tabullo De Robles Ing. Mateo García Bazán Sra. Coco Caldera Profr. J. Trinidad Gallegos Romero

DIRECTOR

L. C. Noé Rocha Otero JEFE DE INFORMACIÓN

Judith Tabullo De Robles Profr. J. Trinidad Gallegos Romero ORTOGRAFÍA

Mercería “Crucita” Publicaciones “Triana” DISTRIBUCIÓN

Comentarios Email: imprentaguilar@hotmail.com Morelos No. 131 Local 2 Centro Valparaíso, Zacatecas, México

Tel. (457) 936 10 94

Puede acceder a El Valle a través de www.elvalleperiodico.com Todo material publicado, no refleja necesariamente el criterio de la Dirección. Los artículos firmados son responsabilidad del autor. Es una publicación quincenal, registro en trámite.


Pag.7

LOCAL

Valparaíso, Zacatecas 30 de Noviembre 2010

Por Don Angel Aguilar Luna

C

uando salga este escrito en el periódico “El Valle” ya se acabó la Feria, hubo de todo: presentación de candidatas a Reina, luego el certamen seguido de la coronación. Hubo peregrinaciones del 30 de noviembre al día 8 de diciembre dedicadas a la patrona “La Purísima” y un triduo a la Virgen de Guadalupe terminando lo religioso, en estas peregrinaciones participa medio pueblo y algunas comunidades.

También hubo rodeos, jaripeos y la corrida de toros, algunos grupos musicales acompañados con algunos artistas. Con anterioridad nuestro pueblo era más chico, por la calle Hidalgo era la fiesta, dos volantines, propiedad uno de don Serafín Gurrola y otro de don Reyes Pinedo, algunas chuzas, lotería, puestos de cacahuates, cañas de castilla, naranjas, guayabas, ejotes, alfajor de coco, algunos puestos de enchiladas, etc.

De que yo me acuerdo aquí en nuestro Valle, siempre ha habido corridas de toros. Por pláticas de personas con bastantes años corridos, siempre se dijo que aquí en el pueblo existió una Plaza de Toros, construida de pura cantera, a la fecha hay personas que dan testimonios de que sí existió esa Plaza que estuvo ubicada en la cuadra donde se ubica el salón de fiestas “María Isabel”, este testimonio lo da una persona de bastante respeto que es don José Hernández Caldera.

Con anterioridad a las corridas de toros se le daba mucha propaganda y mucha ostentación. El día anterior a la corrida, por la noche se anunciaba la fiesta de toros, salía la farola, ésta consistía en un cuadro de madera de aproximadamente un metro cincuenta centímetros de alto por cincuenta centímetros de ancho, forrado todo el cuadro con papel transparente, en el asiento se colocaba una luz, ésta la llevaba un individuo, seguido de él lo acompañaban quizás unos cincuenta individuos, con sendos ocotes prendidos, desde luego no faltaba el gritón anunciando la gran corrida de toros de San Mateo, diciendo cuáles iban a ser los matadores, se recorrían las principales calles, desde luego para hacer mas escándalo con un tamborazo, otro día de la corrida, como a medio día salía el convite volviendo a anunciar la gran corrida, ya para ese día salían los matadores ya vestidos con sus trajes de luces, ahí mismo salían los picadores y un grupo de charros, el tamborazo y el payaso anunciando e invitando a la gran corrida.

La raza en ese tiempo era muy brava, por lo regular eran toreros improvisados, los toros no eran de bravura que se requiere, lo dudo que trajeran animales de la ganadería de los Llaguno, porque a veces los toros se asustaban con el capote, la rechifla no se dejaba esperar, gritaban “mejor hecha a tu madre para que la toreen” y muchas cosas les decían a los empresarios. En una ocasión a uno de los empresarios alguien le dijo: “Oye lo que te están diciendo” y él muy orondo contestaba “déjalos que griten lo que quieran, al fin que ya los llevo en mi bolsillo”. En otra ocasión los toros salieron pésimos y el público que no sabía respetar, le gritaban al empresario sentencia y media, lo mismo alguien le picaba el orgullo y él les decía “es cierto salieran los toros malos, pero les eche muchos, mal agradecidos”.

Y comenzaba la corrida, los toreros les daban algunos pases, más o menos se lucían los banderilleros. Las banderillas las hacían aquí en las carpinterías y caseramente las aforraban con papel de china pegadas con engrudo. En ese tiempo no se acostumbraba matar los toros, los buenos charros entraban a lazarlos, de grata presencia un charro como don Alfonso González, montado en su buen penco, bien engalanado, de verdad que era charro, ya fuera pialando o en la cabeza, charro de lujo, ni para que, y así en esa forma tumbaban al toro, lo atirantaban para que luego fuera el payaso a quitar todas las banderillas y con ellas daba una vuelta al ruedo enseñándolas al público, la plebe le gritaba “ahora clávaselas a la chueca Cesárea”, esposa del señor payaso que por cierto le decían “María Luisa”. Se cometían algunos o muchos abusos, por ejemplo, toda la policía por la tarde exigían a todo el comercio que cerraran sus negocios y esto era de afuercitas, los policías empistolados, enriflados, todo mundo tenía que levantar o cerrar sus negocios, esto lo hacían para que la gente se fuera a la fiesta brava.

Hubo algunas corridas buenas, como una que presentó don Ramón Meza, así mismo como cuando vinieron algunas toreras como fue una Conchita Cintrón y en el año de 1957 se presentó la torera Amina Asís; se llenaba la Plaza, en algunas ocasiones se cayeron las vigas que servían de asiento, de cualquier manera nos divertíamos.

En ese tiempo la Plaza se encontraba en el Barrio del Rebote, lo que es ahora la Guardería. La Plaza se improvisaba con pura madera, tanto el redondel con sus barreras, lo mismo las gradas, ya fuera la de sol o la de sombra.

Gran escándalo causaba la entrada a la Plaza, la rechifla no se dejaba esperar, toreros, banderilleros, picadores que siempre eran los Gonzalos, los Carrillo y Herrera, y comenzaba la gran corrida.

Por lo regular la empresa eran los del gobierno, es decir, el Presidente Municipal y el del Timbre lo que es ahora Hacienda.

LA MEJOR ROPA PARA NIÑOS Y NIÑAS CALLE MORELOS (A UN COSTADO DE GORDITAS “LAS CAZUELAS”)

VALPARAÍSO, ZAC.


Pag.8

LOCAL

Valparaíso, Zacatecas 1 de Enero 2011

Ella es Laura González García, tiene 21 años, lindos ojos amielados, tez clara, estudió en el CBTa 167, Técnico en Desarrollo Comunitario, desea seguir estudiando relacionado con su extrovertida personalidad como Diseño de Modas y romper con lo establecido, es respetuosa, alegre, sincera y auténtica, posee una exquisita y formidable belleza, propia de la mujer valparaisense.

“Hacemos de tu evento la mejor imagen”

Tel. 9361094 un mundo de impresiones


Pag.9

Plática LOCAL s d e l Valle l e d Club de

Valparaíso, Zacatecas 1 de Enero 2011

los 90´

s

García Bañuelos

Por Ángel Aguilar González

“En el Templo de la Purísima Concepción llegué a ofrecer flores, en este Templo me bautizaron, me confirmaron, hice mi primera comunión, allí me casé y de allí espero salir para siempre...”

N

ací el 30 de septiembre de 1922, mis papás eran Vicente García y Josefina Bañuelos, ella era media hermana de mi tío Antonio Bañuelos Rivas, cuando nació la mamá de mi mamá murió, mi abuelo se llamaba Refugio Bañuelos y se volvió a casar con Tinita Rivas que era la mamá de mi tío Antonio; mis papás eran originarios de aquí, mi bisabuelo se llamó Crescencio Pérez a quien no conocí, por supuesto, y en aquellos años, me decían, era el Administrador de Correos, cuando él muere se queda en la Administración mi tía Rebeca Pérez, y ya ve como somos los nietos, a ella, a Rebeca, le decíamos “mi Tito”, ella era Maestra, creo que hasta le dio clases a su papá, yo estuve en la escuela con su tío Máximo. Mi papá era el cantor de la Iglesia, cuando la Revolución Cristera un día saliendo del rosario, nomás porque salió del Templo se lo llevaron a la cárcel, mi papá duró tres días en la cárcel y se fugó, se fue a pie a escondidas a Fresnillo, llegó allí con los Ramírez, que fue con quienes se crió, ya que él había perdido a su madre cuando nació, nos acostumbramos a decirles tíos porque mi padre los veía como sus hermanos, los quería mucho, mi tíos José Elías, Herminio, Serafín, que era mi padrino, la mamá de ellos se llamaba Mariana Duarte y el esposo Germán Ramírez, mi abuelo se llamaba Tomasito, tenía una tienda por la calle de abajo. Aquí en el Vergel, en la mera esquina, era la casa de los Ramírez, hoy de una señora Alcalá, había unas moras grandototas donde jugábamos, éramos muy felices. Mi papá y mamá siguieron viviendo en la misma casa, que era donde vivía Rebeca Pérez, mi Tito, su esposo era don Pedro Nava, allí estuvimos viviendo hasta que mi papá, que se había ido a Fresnillo, nos mandó llevar, a mi mamá y a mí, fuimos tres, yo la mayor, un hermanito que nació el 25, que murió chiquito, y Esther mi hermana que todavía vive en San Luis Potosí; como mi hermanito murió yo quedé de consentida, -mi hermana Esther todavía no nacía- principalmente por mi Tito, quien tenía predilección por mí, nunca me separé de ella, la veíamos como abuelita, aunque no era ya que era hermana de mi abuela, ya que como le digo al nacer mi madre mi abuela murió, entonces mi Tito (o sea Rebeca) crió a mi madre, estuvimos en Fresnillo temporalmente, cuando iba a nacer Esther nos venimos de nuevo para acá, mi papá se quedó en Fresnillo, volvimos a llegar a la misma casa donde nació Esther (la citada casa es la que hoy es de la respetable familia Cossio Herrera, en la calle Francisco I. Madero), en ese tiempo estaba la Revolución Cristera en su apogeo, era difícil, no había correo, era difícil comunicarse; donde está ahora Banamex era casa de una señora de Sarita Cordero y su esposo Cesáreo Raygosa, quienes tenías tres hijos Honorato, Claudio y Frausto, ellos por allá cada mes iban a Fresnillo en burritos, y a través de ese medio se comunicaban mis padres, fue de esa manera que mi madre le avisó que ya había nacido Esther, entonces mi padre le ordenó a mi madre que la llevaran a Huejuquilla a que la bautizaran allá, puesto que aquí no había culto, para esto se juntaron varias personas, entre ellas una señora de nombre Carlotita Aguilar, esposa de Amador Magallanes, tío de Elizabeth Márquez, mi tía Belén Ramírez, mi mamá y mi Tito, se fueron en burro, a mi Tito la tumbó uno de

estos animales, fue cuando se quebró el pie, para eso mi papá ordenó que allá nos quedáramos en Huejuquilla, que allá nos estuviéramos hasta que él fuera por nosotros…¡pero nunca volvió!, yo chica de 6 años, Esther recién nacida, mi Tito quebrado de su pie sin poder mover para nada, la pobre de mi madre sin un centavo…y para acabarla de amolar en casa ajena. El esposo de mi Tito, don Pedro, a quien le decíamos Pedrí, al ver que mi papá no mandaba por nosotros, él mandó a llevarnos, mandó a Andrés Bazán por nosotros, en burro nos venimos, llegamos a la casa y hubo manera de que mi mamá le mandó decir a mi papá que Pedrí había mandado por nosotros ya que él no hacía nada por nosotros…ya no hubo respuesta de mi papá, ya después se separaron, mi mamá se enteró que en la casa donde ella vivía –en Fresnillo- en los mismos muebles y las mismas cosas, ya estaba otra señora…mis papás no volvieron a juntarse jamás, Esther lo conoció ya señorita, yo sí lo conocía bien, quería mucho a mi padre, pero pues hay que admitir la realidad, pasamos algunas necesidades, mi Pedrí tenía dos casas las rentaba, trabajaba en la Presidencia en la Tesorería, mi madre era muy inteligente y lista pero no se decidía a trabajar, pero viendo nuestras necesidades se puso a trabajar, trabajó en la Presidencia cuando estuvo de Presidente Chón Salas, mi mamá fue su secretaria, después estuvo trabajando en la Recaudación, a mi Tito le llegó su nombramiento de Directora de la Escuela, así con sus muletas se iba a la escuela, donde es ahora la Ganadera, las ventanas sin vidrio y sin nada, pasábamos mucho frío, entraba el aire por todas partes. Aquí en Valparaíso estaba el destacamento de soldados, estuvo un Mayor que se apellidaba Cervantes, él fue el que se preocupó por ponerle a las ventanas vidrio, entonces mi Tito en gratitud puso un piedra que decía En Gratitud al Mayor Cervantes…la quitaron, todo se acaba en la vida. En aquel tiempo aquí en Valparaíso nada más había hasta cuarto de primaria, estaba mi Tito, como Directora, Lolita Sánchez, Luz Rojas y un temporadita estuvo mi mamá, puras mujeres.

Doña Irene García y Don José Hernández

No sé de dónde tomó la preparación mi Tito –Rebeca Pérez- sabía muchas cosas; había un señor que vivía en Mazatlán, se llamaba Francisco Valle, tenía un periódico, era el director del Demócrata Sinaloense, mi Tito y mi mamá escribían para ese periódico, había unas libretas donde había poesías de mi Tito y de mi mamá, mi hijo José se las llevó a Chicago; mi Tito aprendió de su padre, don Crescencio, formó una Típica de Señoritas, de aquel tiempo por supuesto, en las tardes tocaban en el jardín, mi Tito tocaba el violín, tengo idea de una vez en casa de Rosita Rivas, estaba doña Juanita Gallegos, la esposa de don Nico Pinedo, otra señorita que se vino para acá, Pachita Anza, muy pobre llegó, el caso es que no sé porqué, ellos estaban platicando, consiguieron dos violines, don Nico también tocaba violín, la casa que le digo ahora es una frutería, parece que los veo a los dos, parecía un solo violín, tocando una pieza de los señores Trujillo que se llamaba “Ecos de la Montaña”. Conocí a don Antonio Trujillo, excelentísimo músico, daba clases de música, entre ellos a un yerno mío Jesús Alaníz, vivía en una tierra de mi compadre Ricardo Hernández, tocaba el violín muy bonito, ya no porque cegó, Juan


Pag.10

LOCAL

Valparaíso, Zacatecas 1 de Enero 2011

Continua de la página 9

Flores, fue después, tenía un hermano, le decía Tarrayate porque era del Capulín. Cuando me casé fue en contra de ellas, no querían a mi marido, lo sé, después todo se concentró en Esther mi hermana, total que ella también se casó y siguió con mi Tito, y el esposo de ella –Esther- andaba en el ejército, se llamaba José Gil Macías, era del Sitio, Zacatecas, pero ya ve que los mandan, lo cambiaron a Fresnillo y Esther se llevó a mi Tito, un día andaban por el Jardín “Madero”, Esther tenía un niño, éste se iba a atravesar, mi Tito por agarrarlo, el carro la aventó a ella, nomás la aventó, pero como ya estaba señora grande esa fue su muerte, allá la sepultaron. Seguro que murió de más de 90 años. Valparaíso muy distinto. Aquí por esta calle (Independencia) para arriba no había casas, sólo estaban los Canales y uno jacalitos, íbamos a la sequia a lavar, en la Viña sí había algunas casitas, donde está ahora el Monumento había casas por donde entraba el agua de la sequia para regar, la Iglesia todavía no estaba, estaba a medias, pero eran muchos tapiales, de la casa donde vivíamos hasta acá podíamos llegar fácil, le decíamos el corralón, jugábamos mucho, había una pila por ahí, sabrá Dios qué habrá sido de esa pila, me acuerdo del molino de don Feliciano Magallanes, en su casa rentaban como casa de huéspedes, allí fue donde don José Márquez conoció a Altagracia Magallanes, que fue su esposa después, los papás de Elizabeth, a quien agarré chiquita, me hace mucho cariño cuando me ve; donde está ahora la Zapatería de Zita, por ahí había un callejoncito que no sé qué pasó, en la casa de este lado vivía Andrés el Juez, el papá de Enrique, la esposa de él se llamaba Tomasita Frausto, y luego ya era pura barda hasta la casa que es de Manuel Madera, en la mera Revolución hicieron allí cuartel, fíjese que había pasto en la calle nomás un caminito, es que no había gente en el pueblo, puesto que todos se había ido por la Revolución, las Magallanes y nosotras no nos fuimos, nos visitábamos para saber qué noticias había de la Revolución, en una tardecita ya oscura –no había luz- por poco me matan confundiéndome con un Cristero, iba a encaminar a las Magallanes por órdenes de mi Tito y un centinela me pide alto e iba a disparar cuando le gritan ¡no tiren es una criatura!, en eso sale mi mamá temblando con un aparatito de petróleo. Como le decía, mi mamá trabajaba en la Presidencia, pero cuando se posesionaron aquí los Cristeros la mandaron llamar para que ayudara a la Santa Causa…¡y la obligaron a que les ayudara!, a mi Pedrín también, a él le gustaba la tomadita y lo cintariaban cuando les contestaba algo, y que estaba prohibido vender vino, pero como le digo a él le gustaba el tragito, entonces llegaba el Jefe y preguntaba -¿quién huele a vino?, mi Pedrín levantaba el pecho y contestaba que él mero, -¿quién le vende a Usted vino?, -¡lo fabrico en mi casa!, decía mi mamá “mira me quedo fría”. Me acuerdo cuando quemaron la casa que era de los Félguerez, que fue después del señor Victoriano Hurtado, de este lado de lo que hoy es la Plazita, de nuestra casa veíamos bien, mi papá me quitaba de la ventana, pero hay voy yo de curiosa, parecía que las llamas llegaban hasta el cielo, se veían papeles y no sé qué cosas, la casa ya estaba sola, cuando mataron a doña Santitos Medina, -en la misma casa- junto con una sirvienta y una señora que se quedaba con ellas, allí las sepultaron en unos peroles, porque hacían jabón, después, cuando ya estaba pacífico, las quisieron sacar para llevarlas al panteón y cuando metieron la pala para sacarlas se vino el mal olor todavía y allí las dejaron otra temporada, doña Santitos le había rentado al general Juan Vargas, arriba estaba él, abajo los soldados rasos, eran dos pisos, y según eso el general estimaba y le tenía mucha confianza a Santitos, ella le hacía de comer, lo atendía bien, pero un día amaneció la noticia que las mataron, según se dijo que el general Vargas le contaba –a Santitos- muchas cosas de la Revolución y ésta les daba de codo a los Cristeros, y decían que el general descubrió ese asunto y las mató, eso decían, sólo Dios nuestro Señor sabe cuál fue el motivo por el cual las mataron, platicaban las soldadas que habían llegado los soldados como asustados, salpicados de sangre, las habían matado en un cuarto, que había mucha sangre, -¿se imagina tres cuerpos?, que allí donde las mataron había manos ensangrentadas pintadas en las pared, que estaba una espalda, que seguramente las matarían a cuchillo, con espada, yo no sé, todavía estaba muy chica, estuvo muy terrible esa cosa, pero no las mataron los Cristeros, fue el general Vargas, a lo mejor él no, pero él dio la orden. Fue muy triste, y como le digo que casi estaba sólo el pueblo, las calles tristes. Doña Santitos tenía un sobrino de nombre Gabriel Medina, a éste lo mataron un día antes afuera del camposanto, todavía no hace tantote todavía estaban los balazos afuera del camposanto. Platicaban que una vez don Feliciano Magallanes, se acostaba en una pieza que tenía ventana para la calle, que oyó aullar a un lobo, abrió la ventana y estaba la loba echada y el lobo parado aullando, que don Feliciano tenía la pistola en el buró pero si les hubiera tirado y hubieran oído los balazos…¡cállese!, cerró su ventana y se volvió a encerrar. Le platico a Usted esto para que vea la soledad en que estaba Valparaíso, allí por con nosotros nomás las Magallanes y nosotros, no sé a dónde se fue, pero no había gente aquí, ya casi no regresaron, Valparaíso ya está poblada por pura gente de rancho, originarios de Valparaíso nos podemos contar, ahí por donde yo vivía estaban los Trujillo, Teresa Trujillo de aquí, Pancho y Moisés era del Potrero de Gallegos, doña Tiburcia Cordero, Josefina Avalos de aquí, don Anselmo Cabral de la Boquilla, muy pocos de aquí. Conocí a don Rigoberto Valdés muy bien, me acuerdo de él como una buena

persona, cuando lo conocí yo tenía como 10 años, puso como una Botica donde ahora está la Veterinaria de Rubén Castañón, no tenía esposa ni familiares, tenía una viejita de ojos azules, chaparrita, que le hacía de comer, como sirvienta, se llamaba Micaelita, íbamos con él nos hacía cariño, para mí fue una muy buena persona, cuando lo mataron nosotros estábamos en la escuela, vivía en la casa que era de don Julián de Robles, cuando iba para su casa, ya en la noche, que ya había cerrado su Botica, de este lado estaba un Mesón, y por ahí cerca vivía don Tomás Pérez, papá de Arturo, éste quedó sordo de los balazos que le dieron a don Rigoberto…ya casi llegando a su casa. He oído decir que él implantó elAgrarismo aquí, lo mató Manuel Castro, decían que había sido pagado por los hacendados, que eran los dueños de San Agustín, los Felguérez, que ellos lo habían mandado matar, eso decían pero ignoro si sea la verdad. Don Rigoberto muy tranquilo en su Botica, muy cariñoso el señor, no fui al sepelio, fue en la tarde, estábamos todavía en la escuela, pero salimos a ver el gentío, porque iba un gentío, y en eso cuando iba el sepelio llegó Manuel Castro a caballo, de eso sí me acuerdo, en aquel tiempo había arbolitos en la Presidencia y acá donde está Banamex había truenos grandotes, frondosos y había arriates alrededor donde se podía sentar en la sombra, y llegó Manuel Castro, cuando iban con el cuerpo, amarró el caballo en uno de los arbolitos de la Presidencia y se unió a la comitiva que iba a sepultar a don Rigoberto ¡qué cinismo!...y mire, también a Manuel lo mataron, sí lo mataron, cuando mataron a Miguel Trujillo y a don Antonio Barrios, a los tres los mataron. Mire, estaba aquí en el Destacamento un Teniente Coronel muy sagaz y eran muy amigo de Miguel Trujillo, don José Márquez y me parece don Antonio Barrios, se juntaban en la noche a jugar ajedrez, en fin, eran muy amigos, ese Teniente era muy inteligente y como artesanía hacía belices, a don José le hizo uno, pero Miguel, don Antonio y Manuel estaban en contacto con otros rebeldes, ya tenían la lista de mucha gente que iban a matar, pero el mentado Teniente descubrió la traición, aprendió a los tres, los amarraron y los subieron a una troquita de redilas, que era la única que había, era de don Jesús del Hoyo, que era el dueño de la casa que es de don Tomás Cabral, como a medio camino se desviaron un poco y allí los mataron. Aquí había un señor que tenía su casa en el Salón que está en la contra esquina de la tienda de Teresa Avalos, se llamaba don Inés Hernández, el era mi señor suegro, tenía varios hijos, Manuel, José, Faustino y Roberto que era el más chico, yo me casé con José en 1936, él hacía sillas, tengo todavía dos, era tradición desde los bisabuelos, mis hijos Héctor y Octavio saben hacerlas pero no trabajan en eso, mi marido hasta que ya no pudo lo hizo, no tenía enfermedad alguna, nada más se le acabaron sus fuerzas, ya no pudo caminar, estuvo 2 años y 3 meses en cama, comía muy bien gracias a Dios, así se acabó sin que le doliera nada. Le mandaban hacer las sillas, iba a vender sus sillas a los ranchos. Mi padre Dios me dio trece hijos, tenía un hijo que se llamaba Efraín, era músico, tocaba la trompeta, el saxofón, la guitarra eléctrica, él murió en Estados Unidos, sacó a mi papá que era músico, quien estuvo una vez de Director de la Banda del Estado, mi hijo murió de 37 años. Los otros son Héctor, José, Octavio y Salvador y 8 mujeres Albertina, Araceli, Noemí, Josefina, Irene, Célida, Petrita y Rebeca, más de 60 nietos, bisnietos y tataranietos. Me casé de 14 años. Mire, a Roberto y a Fraustino los conocía porque estuvimos juntos en la escuela, José estaba en Estados Unidos, no lo conocía, allá duró 10 años, cuando mi Tito, porque también eso hacía, ponía dramas y todo eso, entonces puso una zarzuela que se llamaba la Marina con música y él –José- traía un saxofón muy bonito y cuando lo vi lo que me llamó mucho la atención fue el saxofón, porque estaba muy bonito el saxofón, decía Esther mi hermana “lo que te gustó de mi compadre –eran compadres- fue el traje”, pero no, él venía de Estados Unidos, muy bien, muy guapo, tal vez si me gustó él, aunque era mayor que yo 15 años, él era de 1907, creo que en la misma zarzuela comenzó la relación, nos prestaron el salón parroquial para estudiar cuando ya estaba adelantada la obra, entonces había un foro allí, seguro cruzamos la mirada, me habló para novia “que si aceptaba sus amores”, yo no sabía qué contestar, estaba chica, no sabía qué, no había tenido otro novio, a él le dieron permiso de entrar a la casa para platicar, que en lugar de andarme escondiendo por las calles mejor en mi casa, duramos de novios nueve meses, nos casamos el 22 de Mayo de 1936, mis señores suegros fueron a pedirme, mi mamá no aceptaba el matrimonio, me casé por las dos leyes, me parece que me casó Enrique García y luego por la Iglesia; mire, en este Templo llegué a ofrecer flores a esta misma Purísima, en este Templo me bautizaron, me confirmaron, hice mi primera comunión, allí me casé y de allí espero salir para siempre…porque ya es tiempo de pensar…cuando Él lo quiera, me casó un señor Cura Sixto Alatorre. Duramos juntos 62 años hasta que mi padre Dios se lo llevó, era durito, pero de todas maneras nunca me separé de él, tenía carácter difícil. Feliz fui antes de casarme, después de casada, aunque lo quería y lo que Usted quiera y mande, pero tal vez por el carácter de él, o lo que fuera, llevé una vida triste. No hay receta para vivir tantos años, sólo la voluntad del Señor. Estoy a sus órdenes para lo que se le ofrezca con todo mi corazón, conocí a sus abuelitos y aprecio a las personas que somos de aquí del Valle…ya nos podemos contar, cuente conmigo, cuando guste venga para que siquiera platiquemos, aquí solita yo. Le agradezco mucho. Que Dios nuestro Señor lo ayude y le abra camino. (Gracias Doña Irene, Dios le ilumine su vida)


Pag.11

LOCAL

Valparaíso, Zacatecas 1 de Enero 2011

Costillas a la BBQ

Por Crucita González González

S

anta Cecilia fue una mujer hermosa, ataviada elegantemente, pero sobretodo una gran filarmónica, tocaba las teclas del piano como los dioses, tenía un don que la caracterizó por su innegable talento y entrega en el arte de la música…y todo lo anterior nos hace recordar el ayer de nuestro querido Valle, a grandes maestros de la música que se adelantaron, como ejemplo recordaré a don Antonio Trujillo, tantas veces mencionado y un grande de la música, a Rebeca Pérez, virtuosa violinista, hermanos Avalos Carrillo, Pancho y Manuel, don Pascual Padilla y tantos otros que le dieron brillo a la música en nuestro Valle.

Debo mencionar también a quienes perdieron la vista a temprana edad o nacieron con esa discapacidad pero que Dios les dio la capacidad para deleitarnos con su música, por ejemplo cómo no recordar a Chilano Ochoa, quien tocaba el Violín y se hizo vivir de la música, otro ejemplo es Poncho Herrera quien tocaba el Acordeón, otro es un señor que le decían Chal quien tocaba el Arpa, él era de San Antonio de Padua, de Cruces Eliseo Reyes quien sigue tocando la guitarra y, sin duda, varios casos que se escapan a mi memoria.

Un caso zacatecano virtuoso es el de Fernando Villalpando Ávila, quien desde niño le gustaba la música, quien como anécdota le gustaban mucho las gorditas de cuajada y fue por ello que a su primera composición le puso el nombre de “Gorditas de Cuajada”, y así, uno de los más sonados éxitos de este músico fue la Marcha Fúnebre “General Jesús González Ortega”, compuesta en unas cuantas horas ya que tenía que ser ejecutada al paso del cadáver del Héroe de la Reforma. Otra anécdota de Villalpando fue cuando era Director de la Banda del Estado y se tocaba en la Plaza de Armas “La Marcha de Zacatecas”, la marcha del siglo, que, por cierto se estrenaba, y éste último se baja a descansar y se encuentra a su concuño Genaro Codina y éste le dice a Villalpando “te salió muy bonita la Marcha de Zacatecas”, éste le contesta “me la entregaste desnuda y yo la vestí”. Codina, con su inspiración sin límites, le entregó a un verdadero genio de la instrumentación, Fernando Villalpando, la internacional “Marcha de Zacatecas” que Codina había compuesto con el Arpa, por cierto, el nombre original de la “Marcha de Zacatecas” era “Marcha Aréchiga” en honor al entonces Gobernador don Jesús Aréchiga; la muerte de Fernando Villalpando fue un domingo 21 de diciembre de 1902; Genaro Codina había nacido en el mes de la Patria y muerto en el mes de la Revolución, por cierto el Día del Músico, un 22 de Noviembre de 1901. El 10 de Septiembre de 1942, ambos fueron trasladados al Mausoleo de los Hombres Distinguidos Zacatecanos en el Panteón de La Purísima.

1 kilo de costilla de puerco carnudas. Aceite suficiente para freír. 1 diente de ajo. ½ de cebolla. 1 taza de salsa cátsup. 3 cucharadas de vinagre (o jugo de naranja y/o limón). 3 cucharadas de azúcar morena. ½ cucharada de sal. 1 taza de agua. 2 cucharadas de salsa inglesa. 1 cerveza. Modo de hacerse La carne la lavamos y la sazonamos con sal y salsa inglesa, enseguida la dejamos cocer por 15 minutos, luego agregamos la cerveza y la dejamos cocer a que empiece a querer dorar, le agregamos la salsa y metemos al horno a que se dore, si se reseca se le pone un poco de agua. Licuamos el ajo, la cebolla, la cátsup, el vinagre, el azúcar, la sal y el agua para la salsa. Nota: la carne se pone a marinar con todos los ingredientes molidos por 2 horas y después meter al horno.

¡Ah, qué barbaridad!

Nota: Por petición de lectores se repite la receta.


Pag.12

LOCAL

Valparaíso, Zacatecas 1 de Enero 2011

María Elena Gutiérrez Rodríguez Reina de la 1a. Feria Regional de Valparaíso en 1956 Gira del entonces Candidato a la Presidencia de la República, Gustavo Díaz Ordaz, en Valparaíso en 1964, en el patio de la casa de las Rivas, hoy Casa de la Cultura. Se ofreció comida típica hecha ahí mismo y tortillas hechas a mano, lo anterior en braseros y leña. Acompañaban al Candidato, entre otros, Antonio Aguilar y Gastón Santos. En la imagen, al fondo y al centro, el más bajito, Don José María “Chema” Cárdenas Domínguez, originario de esta bendita tierra. (Pláticas del Club de los 90s del Periódico El Valle))

Matrimonio de Salvador Cárdenas y Esthela Hernández en Abril de 1955 Padrinos: Antonio Bañuelos y Clarita Rivas, a la izquierda de Clarita, Chela Gutiérrez, abajo, a la izquierda, parada Irma Pasqueira, a su lado Margarita Martínez, enseguida las niñas María Elena Cárdenas y Conchita Cárdenas, parada, a la derecha, Oliva Rivas, a un costado de don Antonio, Roberto Devora. El Templo de la Purísima Concepción estaba adornado con gardenias blancas.

Catequistas de San Francisco en 1956 En la fila de arriba: La primera Teresa Herrera, segunda Imelda Herrera...las demás no conocidas. En la fila de abajo: La cuarta Abigail Carrillo, luego Ma. Eugenia Cárdenas, Padre Cuco González, Félix Olague, Calixtra Nava, Ofelia Simental, Crucita González y Mauricia Juárez


Pag.13 Valparaíso, Zacatecas 1 de Enero 2011

LOCAL

Por Ángel Aguilar González

El Domingo 2 de Enero, del actual, en un lleno total en el Lienzo Charro, rumbo a Atotonilco, se presentó la Escaramuza Charra “Hacendadas de Valparaíso”, y comenzó el sueño de 11 hermosas mujeres de poner en alto el nombre de Valparaíso en la Fiesta más mexicana, la Charrería, y con evoluciones coreografiadas presentaron su primera rutina con ejercicios, simulando una pequeña revuelta, que fue el origen del nombre “Escaramuza Charra”, y que con buen gusto llevaban el nombre de las ex-Haciendas de este noble municipio. Emocionante fue el apadrinamiento, a cada una de las integrantes, por parte de familiares y amigos, además de destacar los hermosos vestidos en rojo y blanco con holán plisado, completando el equipo formado por la vara, sombrero, botas, espuela y albarda de cada una de ellas. Así pues, capitaneadas por Viridiana Pacheco González, Iante Delgado Ortíz, Fuensanta López Alcalá, Maria Luisa de Robles Bañuelos, Alondra Martínez Robles, Alondra Muñoz Robles, Karla Itzel Herrera Carranza, Larissa Yiset Gallegos Gallegos, Gabriela Cabral Vargas, Selene Ulloa Betancourth y Daniela Ramírez Robles, la Charrería de Valparaíso recibe el toque femenino con la mujer a caballo. Enhorabuena.

Vicente Guerrero No. 115 Tel. 9360478 Valparaíso, Zac.


Pag.14 Valparaíso, Zacatecas 1 de Enero 2011

Si tú me dices “Ven” Por Judith Tabullo De Robles

Les ha pasado que un nombre se les "atora" en la garganta, en la punta del alma, en el centro de la vida? Un nombre que nos puede abrir el cielo, o que dicho en el momento equivocado nos puede mandar derechito a lo más profundo del dolor. Sí, les debe haber pasado alguna vez por lo menos.

Se siente tan raro, llamar a esa persona y darse cuenta que en realidad quería uno pedir una tortilla, un vaso de agua, una fotocopia o un vestido azul. Que tu mascota no llegue, que tu respuesta confunda al inquisidor, porque ellos te escucharon contestar con aquel nombre. Y luego te miran como si no fuese el nombre más lindo del mundo... y peor si sonríes al darte cuenta de lo que has dicho, piensan que eres un caso perdido, o quién sabe qué otras cosas pensarán de uno. Y es que otras veces ni siquiera es necesario que se te escape el nombre, porque disfrutas tener su sabor en esta boca, aunque en el fondo sepas que tal vez jamás escucharás a la persona dueña de ese nombre decir el tuyo, pero justo en ese instante puedes creer que sí, que esa otra persona no puede dejar de pronunciar tu nombre, y que se dirán el uno al otro hasta que no quede nada de los dos… Es ahí que te descubres sonriendo como Gioconda, sonriendo con un secreto, sonriendo y tratando de esconderlo, hasta que te descubres y es demasiado tarde, por lo que ahora sonríes descaradamente, descaradamente y luego tu pie se cruza en el camino de una roca, o tu mano suelta la libreta donde luego escribirás lo mismo, o saludas a alguien que ni siquiera conoces... y luego vuelves a sonreír pensando en ese nombre. Pero tienes que despertar, ya que la gente no entiende lo que esas letras ordenadas precisamente de esa forma, significan para ti, y esa tarea no se va a terminar sola, ni la ropa se lavará automáticamente, mucho menos la comida se preparará por sí misma, solamente el tiempo pasa sin ti. Dejo de escribir ahora, porque no quiero que este nombre en particular se me salga de la boca a estas horas, siempre es muy tarde o muy temprano, no quiero que se pierda o que lo digan indiscriminadamente, ni que lo callen y lo guarden donde ya no lo pueda encontrar... así que hoy no trato de escribir en la oscuridad tu nombre, porque lo tengo escrito aquí dentro, ni trato de decir a oscuras todo esto, porque el sólo hecho de pensarlo enciende una lamparita que nomás no se apaga. Digo tu nombre con todo el silencio de la noche, lo grita mi corazón amordazado, amordazado por mi voz porque no puedo dejar que se profane.

(Nota: las frases en negritas forman parte de “Tu nombre”, poema de Jaime Sabines).

La larga y penosa enfermedad que mi hermana Petra enfrentó nos hacía suponer un desenlace fatal, era pues una muerte anunciada, sabíamos que estaba por llegar el crepúsculo vespertino, que es lo esperado cuando es largo el camino recorrido y corto el que falta por caminar, que era inminente que se cumpliese la ley implacable del tiempo, de la perenne renovación de todo lo que existe en el planeta, sin embargo los hombres para no morir se agarran con la fuerza de la desesperanza a todo aquello que constituye la parte viva y eterna de la vida humana. Es claro que al entrar a la edad declinante nos es imposible evadir la invisible presencia de la muerte que gira tácita y sospechosa entorno a los hombres. Así fue como la muerte llegó el día 20 de diciembre, separando de este mundo a nuestra hermana, pero se fue feliz, así nos los dio a saber mediante la expresión post-mortem de su rostro, un rostro sereno, apacible, complaciente, con un rictus de felicidad, la felicidad que nos produce haber cumplido con las metas y objetivos de nuestra vida. A los que con su presencia mitigaron nuestro dolor en este trance…Gracias, a los que no estuvieron en persona pero que nos acompañaron con sus pensamientos y oraciones…Gracias. A todos les pido una oración. Descanse en paz.

Por Pedro Ruiz y Familia

¿

“Si Tú me dices 'ven', lo dejo todo… pero dímelo fuerte” (Amado Nervo)

R E FAC C I O N E S “Las partes que lo llevan y lo traen”


Pag.15 Valparaíso, Zacatecas 1 de Enero 2011

LOCAL

“Mis primeros diez años los pasé en hospitales...” “...Las escuelas de aquí me dijeron que yo no podía estar allí” Por Ángel Aguilar González

M

i vida de niña la viví en un hospital, mis fracturas y operaciones ocasionó que no tuviera una niñez normal, porque hasta los doce o trece años dejé de estar tanto en el hospital, porque era de meses estar internada y no tuve una niñez, no tuve los momentos para jugar y para otras muchas cosas…mi vida fue en un hospital. No recuerdo mis primeros diez años, no sé si no quiero recordar o no sé, creo que después a los doce o trece empecé a vivir mi discapacidad. Fue difícil aceptarla porque siempre me preguntaba “porqué yo”, “porqué entre todos mis hermanos…porqué yo”, pero gracias a toda mi familia, mis papás, que me estuvieron apoyando fue más fácil asimilar y aceptar…aunque la verdad tengo muy poco de aceptar que tengo una discapacidad, pero que al mismo tiempo esta discapacidad me ha dejado mucho de aprendizaje, mi discapacidad no me detuvo para hacer lo que quiero, mi discapacidad no impidió que mis sueños se hicieran realidad, porque de una forma o de otra con ayuda de personas, de mi familia y de mucha gente lo pude sacar adelante. Cuando entré a la escuela hubo cierto rechazo y es cuando empecé a sentir más mi discapacidad. Mi familia, mis hermanos siempre se han sentido orgullosos de mí, siempre me traen, me presumen y me ponen de ejemplo porque he podido salir adelante, mis hermanos luchando junto con mis papás, si usted quiere pidiendo limosna, me pusieron donde estoy ahorita. La verdad es que la sociedad no tiene una visión y una verdadera cultura sobre una persona con discapacidad, desde los niños que ahorita están, porque si se fija los niños son muy crueles con una persona con discapacidad, sea la que sea, pero porqué, porque los papás no tienen una cultura verdadera acerca de esta personas, de personas como yo. Cuando estaba chiquita y comencé a estudiar entré a tercero de primaria, no hice quinder ni primero ni segundo, entré a la Escuela de Educación Especial, a los doce años, ya sabía leer, escribir, multiplicar, dividir y me pasaron directo a tercero, mi más grande miedo eran los compañeros, la verdad era a lo que más temía al integrarme a una escuela normal, tenía miedo que se rieran de mi, que me dijeran de cosas, no sé yo tenía mucho miedo, pero gracias a Dios en los grupos que he estado me han aceptado de una manera muy bonita, recuerdo que el primer día, a la hora del receso, el profe les dijo que quién me quería sacar y ¡todos se peleaban por sacarme!, tuve una muy buena aceptación, me tuve que ir a la escuela “Beatriz González Ortega” porque las escuelas de aquí no me aceptaron, ¡me dijeron que yo no podía estar allí!, que porque necesitaba maestros especiales, estuvieron buscándome lugar en las escuelas y ninguna me aceptaba, hasta en la Beatriz, el profesor Beto me aceptó, allá terminé mi primaria, en las demás escuelas sí fue un rechazo total. Cuando salgo de la primaria ya tengo 15 años y encuentro otro problema, antes estaba eso de que no podían entrar de 15 años a la secundaria, entonces unos profesores, uno de ellos un Melitón, me hicieron la dispensa de edad, no era problema de la Directora Romelia, ella decía que por ella no había problema pero que así era el reglamento, pero ya con la dispensa pude entrar a la escuela secundaria “20 de Noviembre”, yo le decía a mi mamá que si no era en la 20 ya no seguía estudiando, es que en la ETA sí me aceptaban, desde un principio me dijeron que tenía las puertas abiertas pero yo quería en la 20. Así hice mis tres años de secundaria sin pagar colegiatura, sin pagar uniformes, la maestra Rome me ayudó mucho y me sigue ayudando. Luego entro al Colegio de Bachilleres, allí no tuve ningún problema, muy bien, el Director también me apoyó mucho, me daba mis uniformes, tampoco pagué colegiaturas y para las cooperaciones y lo que se ofrecía a veces sólo daba la mitad, también los maestros muy buenas personas conmigo, allí fue donde volví a sentir el miedo que sentía cuando entré a la primaria, sentía un miedo desde que iba saliendo de la casa, iba temblando que no sé si era de frío o de nervios, fue muy estresante ese primer día, pero luego luego todos me saludaban, me hablaban, ya conocía a personas que habían estado conmigo en la secundaria, los primeros días había escalones pero luego el Profe puso rampas en los escalones a donde tenía que asistir, incluso desde la entrada hasta los salones, los primeros días los muchachos de tercero me cargaban con todo y silla a los salones donde tenía mis clases. Ha sido una de mis mejores etapas, también de la secundaria donde todos me aceptaban y ayudaban. No seguí estudiando porque el primer obstáculo fue mi discapacidad, además de que en Zacatecas son puras subidas y bajadas, pero lo más importante de que no seguí estudiando fue por el dinero, ya sólo había un hermano que me estaba apoyando para que siguiera estudiando, ya todos se habían casado y hecho su vida…ya no me pudieron seguir ayudando. Empecé a buscar algún trabajo, estuve en la Escuela de Educación Especial casi un año como secretaria, luego me mandó llamar la doctora Laura y ella fue la que me dio la oportunidad de superarme más, en el anterior trabajo percibía algo porque una persona era la que pagaba, no era por

parte de la Escuela, era otra persona quien me estaba apoyando porque decía que no quería que me quedara en la casa, que quería que me sintiera útil, ella decía que buscara en dónde, y mientras estuve allí estuve estudiando un diplomado en sistemas, también con ayuda de la misma persona, terminé el diplomado en 8 meses y ya la doctora Laura me mandó llamar, cuando ella empezó de Presidenta llevé mi solicitud, le dije que quería que me diera empleo porque necesitaba trabajar, ella me dijo que en la primera oportunidad me mandaba llamar, entró en septiembre y en marzo ya estaba trabajando, primero estuve como becaria en el Instituto de la Juventud, con Lupita, estuve como un año, ya después de allí me cambiaron al conmutador, cuando me cambiaron allí tenía mucho miedo, era algo super nuevo para mí, cerquita de la Presidenta y luego si no podía, me daba miedo, pena y no sé cuánto tenía. Y sí, la verdad cambia mi vida, me empecé a sentir importante y útil, que podía ayudar a las personas cuando lo necesitaran, fue algo muy drástico en mi vida porque empezó a cambiar en todos los aspectos, y al poco tiempo de estar allí la doctora me regaló esta silla y la verdad fue totalmente un cambio de 360 grados mi vida, porque como le dije a la doctora que para ella era una silla y para mi eran mis pies, porque esta silla me dio más vida, me hizo sentirme más útil, más segura de mi misma, me hizo independizarme y aprender más…esto es para mí mis pies, era una de mis grandes ilusiones desde que era chiquita y decía ¡cuándo voy a tener una silla!, las veía en la televisión, en revistas y nunca me imaginé que sería realidad. Gracias a Dios y a la doctora Laura y a personas que no están aquí pero que están apoyando es que tuve mi silla. Allí, en ese trabajo, sentí que me tomaron mucho en cuenta, que para todo yo también existía, que para todo me hablaban a mi también, no sé, muy buena aceptación, fue algo muy bonito para mí. Cambió mi vida totalmente. Hay muchas personas que me ayudaron y que me siguen ayudando y que estoy muy agradecida con todas esas personas, mis hermanos y otras personas, mi familia ha sido muy unida, siempre me ha apoyado en lo que necesito y cuando los necesito, mis sobrinos me dicen que quisieran ser como yo, que para ellos soy alguien ejemplar. Se ha hecho algo en los últimos tiempos por las personas como yo, en las escuelas que he estado los profesores me han dicho que he dejado las puertas abiertas para otras personas como yo, porque en las escuelas en las que he estado hay rampas, entonces me dicen que gracias a mi se han abierto muchas puertas, sin embargo nos falta más por hacer ya que las personas, la sociedad a cada rato nos tapan las rampas, nos tapan los accesos a las banquetas, se paran en los lugares donde nosotros tenemos el derecho de estar, eso es algo que creo que nunca la sociedad lo va a respetar por la falta de cultura hacía las personas como nosotros, ¡son lugares que fueron hechos para nosotros!, es difícil transitar para nosotros en Valparaíso, hay trocas por un lado y por otro, tenemos que meternos entre ellas para que los vehículos pasen, a veces se vienen y no les interesa si vamos pasando. Es difícil. Algo que me he propuesto, que quisiera lograr y que voy a lograr es obtener un puesto muy importante aquí en Valparaíso, me gustaría viajar, otro de mis sueños ya lo cumplí, conocer el mar. Ahorita ya no siento tanto ni tomo mucho mi discapacidad, ustedes me integraron muchísimo a la sociedad y me vieron como una persona normal, me tomaban las mismas condiciones que a los demás, me hicieron sentir muy bien tanto en el trabajo como en alguna reunión, siempre sentí que no me veían con una discapacidad, más bien me veían con capacidad, y sí, como muchas personas me han dicho “tus pies no son la vida” y los pies no me van a ser diferente a los demás. A Dios le doy muchas gracias por todo lo que me ha bendecido, porque todo lo que me ha dado son bendiciones, porque todo lo que he obtenido es gracias a Él, porque Él ha estado mucho conmigo, Él me ha ayudado para que yo pudiera salir adelante de todo esto bien y poderme sentir una persona importante y…perdón por las veces que le decía “porqué yo”, si Él sabe porque, yo no soy nadie para estarle reclamando, le pediré que bendiga a mi familia, a todos ustedes que me integraron y aceptaron, que me dieron la oportunidad de demostrar que puedo, le agradezco mucho a la doctora Laura y le pido a Dios que la cuide…fue la que me dio, prácticamente, mi vida. Por último le diré que fomentemos más el respeto a las personas como nosotros, capacidades diferentes todos los tenemos, pero no por eso no somos importantes y que deben respetar nuestros espacios y momentos y respetar nuestro derecho a expresarnos.


Pag.16 ValparaĂ­so, Zacatecas 1 de Enero 2011


valle38