Page 1

Entonces descubrimos el romero, la lavanda, la manzanilla, la tila, las plantas que huelen tan bien y que en general también curan. Nos sorprendió mucho descubrir que los médicos antiguos no curaban con pastillas, sino con plantas, y que para casi todo hay un remedio natural. Nos dimos masajes con jugo de aloe vera, pero fue la mamá de Claudia la que nos explicó que las plantas para que curen se toman en infusión. Ella nos trajo las flores secas de su jardín, las hicimos pizquitos con los dedos y en agua caliente preparamos una de manzanilla, invitamos a medio colegio, y nos gustó un montón aunque ensuciamos bastante, no es fácil manejar el colador. Pero lo mejor fue hacer colonia. Las mayores nos trajeron los ingredientes: tomillo, lavanda, pétalos de rosa, unos cuantos clavos, que en primer lugar jugamos a reconocer con los ojos tapados. Después, nos organizamos por equipos para machacarlos en el mortero, por turnos, sin que se nos saliera, qué difícil, menos mal que si le echamos un poquito de agua se mezcla con más facilidad. El olor en la sala era estupendo.

116


Después, las mayores manipularon la mezcla para echarla en alcohol, y nos dijeron que había que dejarla reposar en los botes durante una semana. Entonces ya podríamos colar la mezcla, y el líquido obtenido mezclado con dos partes de agua sería una agradable colonia natural que además ahuyentaría los insectos de nuestra clase. Para que no tuviéramos la tentación de hacerlo antes de que acabara la semana, nos contaron la historia de la princesa Perfumina, una princesa impaciente a la que para enseñarle a esperar un mago le dejó una mezcla igual; pero como ella abrió el bote a los dos días, un olor horrible inundó el palacio. ¡A nosotros no nos va a pasar!, lo apuntamos en el almanaque para no equivocarnos. Cuando por fin la colonia estuvo lista, fuimos por las clases “perfumándolas” y regalándoles la receta por si querían hacerla ellos. 117

Hacemos colonia  

Proyecto Las Flores. Taller para hacer colonia en Educación Infantil.