Issuu on Google+

Reportaje Tacita a Tacita

Entrañable Teresa Nieto ha decidido celebrar que no está sola… lleva 20 años en la cuerda floja de la danza pero, como avezada trapecista, ha resistido a golpe de talento, emotividad, grandes dosis de paciencia y un equipo fiel que ha hecho posible que viva este aniversario como una fiesta. Los Teatros del Canal han sido testigo de un espectáculo, prácticamente irrepetible, que reunió encima del escenario a 15 personas imprescindibles en la trayectoria de Teresa. Tacita a Tacita se metieron al público en el bolsillo y convirtieron el cumpleaños en uno de los momentos más dulces del XXV Festival Madrid en Danza. POR ANABEL POVEDA FOTOS: PEDRO ARNAY

48 POR LA DANZA


Tacita a Tacita

Reportaje

estado a su lado todo este tiempo. Si las circunstancias y las crisis imponen formatos diminutos… Teresa coge y se sube a las tablas con 15 artistas; que a ella los cumpleaños le gusta celebrarlos bien acompañada. Cuando empezó a mandar invitaciones no pensó que todos (menos Carmen Werner por problemas de agenda) dirían ‘sí, quiero’. El éxito de convocatoria le dio mucho gusto “y mucho miedo, porque a nivel económico y logístico era muy complicado”. El resultado ha sido un espectáculo entrañable que no pudo dejar más satisfecho a los que tuvimos la suerte de compartir esa fiesta. “Ha sido un montaje muy intenso porque las cosas buenas se multiplican por 16 y las malas por 16.000… me he reído mucho pero también he llorado muchísimo. Yo sabía en lo que me metía, pero aunque uno sepa dónde se mete, el día a día te demuestra que es todavía más complicado. Ha sido un poco desesperante, por la sensación de impotencia, por no poderlos tener a diario a los 15, pero cuando de pronto los ves a todos es el lujo asiático”.

L

a Nieto lo tenía clarísimo, si alguna vez hacía un espectáculo recopilatorio se llamaría Tacita a Tacita, así que, en este caso, el título existía antes que el proyecto. La ironía de esa Carmen Maura con su cafetito sedujo a Teresa, que confiesa haber conseguido las cosas poco a poco… “pasito a pasito, con trabajo lento y artesano”. Con su particular sentido del humor comenta entre risas que intentó que la marca cafetera patrocinara su espectáculo-aniversario… “no hubo manera” murmura, pero tampoco le hizo falta, el tesón y la cabezonería lo sacaron adelante. Le rondaba a Teresa la idea de celebrar el veinte aniversario de la compañía haciendo “huelga a la japonesa”. En un momento complicado para la danza, ella se lió la manta a la cabeza, y con la ayuda inestimable del Festival Madrid en Danza, que apostó por el proyecto, decidió juntar en el mismo escenario a un nutrido grupo de artistas que han

Mirando atrás… Tacita a Tacita es un recorrido por veinte años de coreografías, de historias, de momentos vitales y de sentimientos a los que Teresa Nieto ha lavado la cara. Simplemente con la implicación de su gente y la personalidad de los artistas, ha rescatado con total libertad piezas que tenían que ver con la luz, la energía y el dinamismo que la caracteriza. “Era una celebración, había cosas que no tenía sentido rescatar, la idea era que esa fiesta tuviera un orden, un ritmo, que estuviera repartido el elenco, buscar piezas donde cada uno pudiera tener su momento”. Con ingredientes de primera calidad, Teresa ha cocinado con mimo un guiso de los que saben a madre, de esos que ni empachan, ni cansan, ni repiten… y encima dejan buen sabor de boca. El proceso no ha sido fácil para ella, había que ver vídeos, recordar momentos, personas, situaciones, un viaje al pasado en toda regla, con sus pros y sus contras. Cada nota, cada movimiento, cada recuerdo emocionaba y removía a la coreógrafa, que en estos últimos meses no ha ganado para kleenex. Entre sonrisas y lágrimas, mucho trabajo de mesa imprescindible viendo lo que se le veía encima, para tener las cosas muy claras. No se podía permitir el lujo de probar e investigar. Teresa Nieto no habla, sentencia: “Si no me renuevo, me aburro de mí”, así que, en este Tacita a Tacita ha sacado brillo a su trabajo, ha convertido dúos en sextetos, ha cedido solos, ha dado su sitio a las nuevas generaciones y ha presentado un collage perfecto para conocerla en apenas una hora y media. A dibujar a la coreógrafa, a la directora y a la persona han contribuido los artistas en mayúsculas que la acompañan, dando su toque personal a las piezas, que han crecido y se han enriquecido. De ese cóctel explosivo sale la combinación ganadora: “Hay un poco de todo… hay momentos muy divertidos y hay momentos también más serios, más poéticos, porque claro, en mi trabajo hay de todo eso, y no vas a hacer todo de fiesta, que es aburridísimo, tendrás que poner un poquito de sombrita para que se vea la luz…”.

POR LA DANZA 49


Reportaje Tacita a Tacita

"Yo me muevo por los afectos en la vida y en el trabajo, necesito un vínculo con la gente, necesito saber que me tienen cariño"

¿Y ahora qué? La pregunta que nos hacemos todos, incluida Teresa es: ¿Se volverá a repetir este espectáculo? Se siente un poco fallera, “muchos meses trabajando para quemarlo en tres días, pero tiene su morbo…”. “A mí me encantaría poder ir de gira con esto, imagínate, y no descarto que salga algo puntual, para algún festival, o algún evento, pero siendo realista, somos muchos y juntar a todo el mundo va a ser prácticamente imposible. Se podría hacer con menos gente, pero pierde la gracia que tiene. El problema es que el presupuesto es muy alto, somos muchos en gira, hoteles, dietas, viajes… mi idea fue hacerlo para el festival pero ahora me da muchísima pena que no se vuelva a repetir más”.

50 POR LA DANZA

Soñar despierta Si hace veinte años le hubieran dicho a Teresa que iba a celebrar este aniversario no se lo hubiera creído. “Pero ni hace veinte, ni hace dos tampoco” sonríe irónica, “yo siempre he tenido una sensación de provisionalidad en esta profesión, yo no llegué a ser directora de Teresa Nieto en Compañía porque yo me lo propusiera, llegué por avatares del destino y empujada por los que tenía alrededor; quiero decir, siempre mi sensación ha sido de que esto era provisional, hacía un espectáculo y decía el año que viene no hago nada, siempre creo que va a ser el último, yo todavía no sé a qué me quiero dedicar… por lo tanto, no me lo podía ni imaginar, parece que estaba escrito en mi destino”. Algo habrán tenido que ver los que la convencieron para que coreografiara y para que montara compañía, “he tenido la suerte de tener gente alrededor fantástica, fiel, comprometida con el trabajo a unos niveles insospechados y Teresa Nieto en Compañía es lo que es por eso, por la gente”. Esa gente que la rodea y la cuida es su familia… porque Teresa reconoce que es incapaz de trabajar sin generar víncu-


Tacita a Tacita

Reportaje

POR LA DANZA 51


Reportaje Tacita a Tacita

los afectivos con su equipo. “Muchas veces he oído a gente, a coreógrafos, que tienen la teoría de que con los bailarines no hay que involucrarse, que el que manda tiene que mantener una distancia o no funciona, pero yo no lo sé hacer, no puedo. Yo me muevo por los afectos en la vida y en el trabajo, necesito un vínculo con la gente, necesito saber que me tienen cariño, que están a gusto, que les motiva lo que están haciendo, compartir la cerveza de después del ensayo, camerinos, habitación de hotel, furgoneta… no sé moverme de otra manera, soy así”. Probablemente, viéndolo desde fuera, es esa confianza y ese respeto lo que le llega al espectador, esos detalles que denotan que se cuidan, se quieren y se protegen. El elenco Teresa ha hecho lo que ha querido en este Tacita a Tacita, ha decidido darse un merecido homenaje y lo ha compartido con gente muy especial: “Altea, mi hija, fue muy emocionante que le dieran permiso en Flandes para venir a bailar ese paso a dos de Fado”. “Claudia es alguien muy importante en mi vida, es grande y es un honor que esté conmigo ahora que su carrera va por otros lugares, es un hombro estupendo”. “Florencio y Patricia son compañeros, amigos y llevamos muchos años codo con codo, trabajando, comiéndonos los mocos y luchando juntos, son muy queridos”. “Lourdes son mis comienzos, la raíz, el principio”. “Enrique es el compromiso, tiene muchísimo sentido del humor y le tengo un cariño inmenso”. “Mónica llevaba tiempo pidiéndome bailar algo mío y decidí darle mi solo de Solipandi. Impone mucha calma, es una gran bailarina y sé que puedo contar con ella incondicionalmente”. “Jesús Caramés es ‘EL HOMBRE’, el caballero”.

52 POR LA DANZA

“Vanesa es un bichito maravilloso, y tenemos una relación casi de madre e hija muy especial”. “Doña me conoce muy bien pero no se acomoda, está siempre en proceso y es un puntal importante”. “Manuel Liñán es un grande y alguien a quien quiero entrañablemente, se lo digo a cada momento”. “Olga es una mujer muy valiente, y tiene un talento y una fuerza increíble”. “Sara ha sido un hallazgo. Creo que tengo buen ojo, tiene una calidad de movimiento parecida a la mía y un físico espectacular. Espero tenerla cerca mucho tiempo”. “Christian es el Piolín, el contrapunto, es la sangre nueva, ese punto de juventud que te obliga a renovarte”. Feliz cumpleaños Teresa y gracias por dejarnos saborearlo contigo Tacita a Tacita.


Tacita a Tacita

Reportaje

Porque tú lo vales Altea Núñez Para Altea Núñez, hija de Teresa Nieto y Solista en el Ballet de Flandes, esta ocasión ha sido “súper especial”. Para ella era una ocasión para trabajar con Teresa Nieto y sus bailarines y “además puedo trabajar con mi madre (pedazo de artista) y compartir escenario con ella en un momento tan memorable en su carrera”. A Tacita Altea llegó cargada de cariño, respeto y unas ganas increíbles de bailar. No olvidará ese Fado de Tánger que ya bailó hace diez años y que interpretó junto a Jesús Caramés, “un partner maravilloso”. Hace 20 años pasaba sus días entre el colegio y la Escuela de Víctor Ullate. Christian Martín La última incorporación de Teresa todavía no se cree haber compartido escenario con artistas de tanto prestigio. “Son increíbles como bailarines y como personas. Cada día en los ensayos me paraba e intentaba aprender de todos ellos”. Por edad sabe que aporta juventud y muchas ganas. De Teresa destaca “la constancia, el tesón y la honestidad”. “Hace lo que hace, sabe lo que quiere y cómo lo quiere y trabajar con una persona así se agradece, que no se da importancia, que lo trae todo claro”. Ha disfrutado tanto que espera que siga contando con él en el futuro. Hace veinte años tenía cuatro y supone que estaría feliz y ajeno al mundo de la danza, jugando en su pueblo. Claudia Facci Maestro de ceremonias de Tacita a Tacita, destaca de Teresa la fidelidad a sí misma. Ha disfrutado de la producción porque “la pluralidad de perfiles es riqueza” y además compartía la celebración con muchos amigos. En estos veinte años asegura que le ha cambiado la vida un montón de veces. “Profesionalmente he recorrido un camino desde la danza pasando por el teatro y la performance hasta la escritura, que es lo que hago ahora”. Se describe creativa y cree que está en un momento en el que se le ha quitado mucha tontería, va al grano y sabe lo que quiere y lo que le gusta. “Estoy en un momento estupendo de relación con mis limitaciones”. Puntualiza que 20 años de compañía son un decir porque “cada año Teresa ha tenido que pelearse casi de nuevas para sacar adelante una producción”. Hace veinte años, cuando apenas había bailarines de contemporáneo, estrenaba la segunda coreografía de Diez & Diez.

POR LA DANZA 53


Reportaje Tacita a Tacita

FLORENCIO CAMPO

ENRIQUE CABRERA CHRISTIAN MARTÍN JESÚS CARAMÉS

DANIEL DOÑA LOURDES MAS PATRICIA TORRERO

TERESA NIETO

Daniel Doña Participar en este aniversario ha sido “un placer”. De la coreógrafa destaca que “deja que todos tengan su opinión y aporten su personalidad”. Para Daniel Doña Teresa es “la claridad, tiene una forma de trabajar muy fácil. No da vueltas, no experimenta. Tiene un código de trabajo muy marcado, sabe que es su código, la identifica y se siente a gusto. Es directa y muy humilde. Sabe cómo dirigirte, cómo sacar lo mejor de ti”. Estos años junto a ella le han aportado orden, ha aprendido a “canalizar los impulsos” y también ha visto “cómo se organiza una producción, es una buena maestra para la organización”. Con una carrera que sigue un orden “lógico, natural”, se ríe cuando piensa que hace veinte años estaba en la escuela de Maite Galán, “sacándome mi carrera de Danza Española, trabajando en los tablaos de Granada y mi padre firmando por mí para que pudiera trabajar porque era menor de edad”. Enrique Cabrera Está en este espectáculo, sobre todo, por amistad. Teresa coreografió una pequeña pieza para Aracaladanza, su compañía, pero les une una relación afectiva de muchos años. De ahí que destaque la “necesidad de tener a todo el mundo muy cerquita de ella… que todo sea muy familiar. Lo cuida y es una capacidad y una necesidad de Teresa”. Ha vivido estos 20 años de lucha y como argentino de pro, “un país eternamente en crisis”, cree que de esta situación que vive España hay que salir reforzado, “cambiando los modelos actuales buscando alternativas”. En 1990 acaba de llegar a España, y empezaba a investigar cómo era esto del mundo de la danza. Florencio Campo Miembro de la Compañía Arrieritos, de la que Teresa Nieto ha formado parte, tenía que estar en este cumpleaños. En su línea de trabajo, asegura haberse puesto a disposición de la coreógrafa para este espectáculo. De Teresa destaca que tiene un “sello muy particular a la hora de dirigir y coreografiar, tiene un movimiento muy suyo”. Sus 25 años de carrera han estado marcados por una curiosidad que le ha llevado a seguir investigando y aprendiendo, aunque confiesa que su orden de prioridades empieza a cambiar y que, tal vez, la danza empieza a abandonar los primeros puestos de la lista. Hace

54 POR LA DANZA

veinte años bailaba en la compañía de Antonio Canales y se buscaba la vida… algo que sigue haciendo hoy, porque lo que aún no ha perdido es la ilusión y la voluntad… “los ingredientes necesarios para aguantar en esta profesión”. Jesús Caramés Pieza indispensable en la vida de Teresa, en este Tacita a Tacita sigue siendo “su salvavidas”, el que la obliga a bailar y a seguir adelante, cueste lo que cueste. En estos diez años juntos ha desarrollado “sobre todo la parte interpretativa, con Teresa he sacado cosas que no sabía que tenía. He aprendido a crear un personaje”. Se queda “con su paciencia infinita, su equilibrio y el trato humano. Ella forma una familia y es una relación que sale de forma natural, nada viciada, ni forzada. Existe”. Hace veinte años estudiaba Educación Física y había empezado a tomar clases de ballet y jazz con Natalia Medina en Las Palmas. Bailarín de contemporáneo, de televisión o de musicales, se queda con “todo y me enorgullezco de ello” porque “todo es importante y de todo he aprendido”. Manuel Liñán El bailaor se vinculó a Teresa gracias a su participación en De Cabeza y estar en este espectáculo asegura haberle aportado muchísimo. Cree que Teresa le ha enseñado “cómo se puede hablar a través del movimiento, cómo se utiliza la danza para contar cualquier cosa” y sabe que su lenguaje flamenco supone un contrapunto. Dice que preparar este espectáculo ha sido “muy emotivo” y que estar ahí con ella, “arropándola y compartiendo el aniversario era todo un subidón”. La admira por la lucha que supone llevar una compañía con las dificultades que implica y siente que le queda mucho por aprender. Hace veinte años estaba en el colegio y ya había empezado a bailar flamenco en las actividades extraescolares. El gusanillo del baile ya le había picado. Mónica Runde Amistad y 25 años de profesión compartida le unen a Teresa y un espectáculo en común, Cartas al Director. Llevaba mucho tiempo pidiéndole bailar algo suyo y ésta ha sido la ocasión, pues se desquita con una pieza de Solipandi. Confiesa que al principio se sintió “un poco frustrada”, porque a nivel interpretativo ha


Tacita a Tacita

Reportaje

MÓNICA RUNDE MANUEL LIÑÁN

SARA CANO VANESSA MEDINA

CLAUDIA FACCI

OLGA PERICET

supuesto todo un reto. “Ha sido un intercambio fructífero, de humildad, de decir ‘soy tu intérprete, ¿qué quieres? Exprímeme’”. Menos afín al mundo del flamenco, conocer su rutina, su particular disciplina, tan alejada de la clásica o la contemporánea le ha sorprendido gratamente. De Teresa Nieto destaca “lo claras que tiene las ideas y hacia dónde va. Lo sabe todo… y en eso, como creadora, yo que voy buscando, investigando, me quito el sombrero”. Hace veinte años estrenaba su segunda coreografía como directora de Diez & Diez. Lourdes Mas Lourdes Mas está con Teresa desde sus comienzos como coreógrafa. De ella destaca su movimiento, su forma de bailar, las músicas que selecciona, y asegura que siempre le ha encantado bailar sus piezas. Cree que compartir escenario con 14 artistas así ha sido maravilloso. En estos 20 ha ido abandonando la técnica para bailar de forma más institintiva y confiesa que hace 2 décadas buscaba la forma de expresar sus sentimientos. Olga Pericet Su relación con Teresa viene por la afición de la coreógrafa por el flamenco. La respeta profundamente porque asegura que no sólo le gusta, “lo conoce y lo incorpora”. Dice que participar en este aniversario ha sido “entrañable, ver sus caras, sus lágrimas…” y cree que trabajar con ella “es muy fácil. La gente no se junta por casualidad, Teresa es una cabeza pensante que sabe muy bien a quién llamar. Hay una energía común y se nota”. Además, pone de manifiesto “su inteligencia. Cómo hila las cosas, qué quiere buscar, hacia dónde va… todo lo tiene en la cabeza muy pensado y sabe encajar las piezas”. Hace veinte años, asegura que estaba “como un Titanic, todo el día bailando, estudiando en el conservatorio, en la academia y con la ilusión de la danza en la cabeza”. Patricia Torrero Amiga y compañera en Arrieritos, tenía que estar en esta fiesta de cumpleaños. Han compartido dificultades, riesgo, experiencias y ha disfrutado del proceso poniéndose a disposición de la coreógrafa para lo que le hiciera falta. Cree

que Teresa Nieto “tiene una forma muy personal de trabajar” y espera que algo le haya quedado de su relación con Arrieritos. “A disposición de sus propuestas”, confiesa que no ha sido fácil cuadrar agendas y ensayos, pero “no había sitio para otra cosa que para trabajar y disfrutarlo”. Hace veinte años formaba parte de la Compañía de Antonio Canales. Sara Cano Sara era admiradora de Teresa antes de empezar a trabajar con ella. Asegura que ahora que la conoce la admira más todavía, sobre todo en lo personal. Ha disfrutado observando las relaciones de la coreógrafa con todas esas personas que han marcado estos 20 años y dice haber aprendido mucho de ellos. Cree que ha aportado “versatilidad, energía y sangre nueva” al elenco de Tacita a Tacita y se ha nutrido de personalidades tan distintas. De su contacto con Teresa destaca “el sentido que tiene para dar a todo un color y una textura diferente, no es necesaria la exageración, la brillantez del paso, es todo muy por debajo, hay como un poso especial que ella da, y para mí es la esencia, es lo que la hace especial”. También cree que tiene “una gran personalidad, y una forma de dirigir muy respetuosa, dando mucho lugar y mucho apoyo a su gente”. Hace veinte años “estaba loca por bailar, no lo hacía profesionalmente porque tenía que acabar mis estudios, pero lo estaba deseando”. Vanessa Medina Unida a Teresa Nieto desde hace 11 años, su vinculación es “personal, artística y emocional. Siento que le debo a Teresa estar aquí y cada vez que ella lo necesite. Hay una gran amistad por encima de todo lo demás”. Vanessa aporta “energía, ilusión y muchísimo cariño” y sabe que tiene mucho peso en el espectáculo porque llevan muchos años trabajando juntas. Si confirma que se iría con Teresa al fin del mundo es porque le da “buena energía, tranquilidad y la capacidad de disfrutar de los ensayos”. Cree que todo lo que es se lo debe en gran parte a ella, y bebe de su humildad, “que es lo que le hace grande”. A su lado siente que ha realizado un sueño, “yo quería bailar y aquí lo hice posible y estoy feliz por eso”. Hace veinte años empezaba a bailar con su hermana en Las Palmas, sin saber que la danza iba a ser su vida. p

POR LA DANZA 55


TERESA NIETO EN COMPAÑÍA