Issuu on Google+

Por qué número 78 • año XXV• junio 2006

La historia El Código da Vinci y la historia

1,50 euros

A fondo Los Balcanes siguen de actualidad


índice

EDITORIAL

índice

3

LA HISTORIA El Código da Vinci y la historia

CARTAS AL DIRECTOR

4

Amadeus cumple 250 años

POR QUÉ SI / POR QUÉ NO

CON OTRA MIRADA

¿Son positivos los nuevos estatutos

De Casablanca a Bucarest

de autonomía?

6

A lenda do pastoreo

20 23

24 24

MÁS ESCUELA

A FONDO Y los Balcanes siguen de actualidad

8

Botijos y tiro al profe

25

Serbia, Montenegro y España

11

Recordando al principito

26

Ropa manchada con sudor

27

El entusiasmo de la danza

28

A conocer a los vecinos

29

ESTÁ PASANDO ¡A por ellos! Sudán, la paz más esperada

12 13

VISTO / LEÍDO Muertas que no mueren

TODOS SOMOS ESCUELA Tres vidas entre la realidad y la ficción El curso que viene Cuentos unidos

14 15 16

Libros para y leer LIBROS A LA CALLE Adiós ríos. adiós fontes

VI C O N C U R S O D E M I C R O R R E L A T O S Primer premio: El encuentro

18

Segundo premio: Una tarde de lluvia

18

Tercer premio: El río mágico

19

Edita: E s c u e l a S a n Federico. C/ Martín de Alzaga, 21. 28039 Madrid. www.escuelasanfede.org Depósito legal: M-35607-1982

2

30 31

32


editorial

Y

editorial

Seguimos caminando

otra vez llegamos al final de un ciclo, de un curso. Nos propusimos al principio como lema de este curso: “Hacer posible la vida de los demás”. Esto es algo bastante complicado, sobre todo en los tiempos que corren de “sálvese quien pueda”; sin embargo hacer posible la vida es tan importante, tan necesario como crear la vida. Si después de este primer momento mágico de alumbrar la vida, ésta no tiene condiciones para desarrollarse, todo se pierde o por lo menos deja de poder llamarse vida y pasa a denominarse supervivencia. Sin ánimo de crear desesperanza no podemos dejar de sentir desazón cuando hacemos balance del mundo en que vivimos y vemos que año tras año los problemas lejos de solucionarse se multiplican desdibujando cada vez más la dignidad humana: gente que arriesga su vida, porque no tienen nada que perder, en busca de una vida más digna; fanatismos que impiden a la gente vivir en libertad, buscar, tomar decisiones; miedos que nos hacen cerrar puertas,

construir muros para no perder lo que tenemos. Pero nuestra Escuela, sin querer ser una isla en medio de este caos, intenta ser como esa onda en el agua que se expande, ese círculo que se convierte en múltiples círculos cada vez más abiertos que van llenando el espacio. Porque cada vez somos más en la Escuela, porque son muchos, alumnos y profesores, los que han pasado por aquí a través de los años, que han creído en el proyecto de esta Escuela, tenemos esperanza y seguimos caminando. Y creemos que en lo que podemos hacemos posible la vida de los demás cuando escuchamos al otro, disimulando, incluso, la prisa que tenemos; -la presencia del otro es tan necesaria que notamos su ausencia o sus cambios; vencemos el miedo programado que nos infunden y somos capaces de aprender cosas nuevas, de dudar, de creer en el cambio como motor imprescindible de la vida; no nos asusta el diálogo como vía de resolución de los conflictos, de confrontación con los que no piensan como nosotros; optamos por peque-

ños cambios, comercio justo, banca ética, ropa limpia, que mejoran nuestras relaciones y la vida de los demás; aceptamos que no lo sabemos todo, que la verdad está siempre compartida; pedimos perdón sin sentirnos perdedores... Por eso queremos daros las gracias a todos los que compartís este proyecto, a todos los que creéis que a pesar de todo la Escuela sigue caminando, manteniendo ese equilibrio entre el mundo en general y nuestro pequeño mundo, como ese tren que atraviesa despacio una delgada línea entre el mar y la montaña; como esa mano que sostiene y anima la vida de cada uno de nosotros, como esa bandada de gansos que vuelan en formación turnándose y apoyando a los que se cansan, como ese destello de luces multicolor que reflejan momentos muy especiales y reales de la Escuela. Que todavía nos queda mucho por hacer, es evidente, pero también lo es que seguimos avanzando y que todos somos necesarios y responsables de esta bandada de pájaros que vuelan hacia el futuro.

3


cartas al director FIESTA DE SAN ISIDRO rande fue mi sorpresa el día de la fiesta de San Isidro al ver tantos juguetes y la diana con las fotografías de todos los profesores colocados como si fuera una ruleta de la feria de mi pueblo, con una puntuación para cada uno de ellos. Al verlo pensé que la puntuación que le habían puesto a cada uno seria por su valía o por orden de antigüedad, después me di cuenta que no, que fue

G

AGUA DE MAR hecho a voleo como decimos en mi pueblo, porque había algunos que valían mas puntos que el director. Lo cierto es que lo pasamos bien, Dios quiera que el próximo año se repita; yo colaboraré más que este año, ya tengo varias cosas que llevar, algo que guste más a la gente que el cuadro de conchas del mar que vi que no se lo llevó nadie, eso es que no gustó. Paco

AL BALLET

E

l viernes 26 de mayo vimos un ballet diferente y fue una experiencia muy bonita, pues yo particularmente nunca había visto uno contemporáneo. Los bailarines eran como notas de música que volaban por el escenario. Era tal la conjunción de la música con sus cuerpos que difícilmente se podía separar la una de los otros. Fue una maravilla. La obra estaba dividida en tres partes cada una con una música diferente. Es destacable la escasez de

elementos en el escenario y la sencillez en el vestuario de los bailarines. A pesar de ello, consiguen atrapar al espectador dada la rapidez de los movimientos, la brillantez de la coreografía, la elegancia de las posturas y la armonía del cuerpo de ballet. A la salida todos los comentarios eran parecidos, muy elogiosos, por lo que creo que la experiencia fue muy positiva para todos. Bien por el que tuvo la idea de esta actividad. Mercedes

CEPILLO QUE NO BORRA

VELADA DE INMIGRANTES

eñor director. Me dirijo a usted como alumna, para hacerle una critica sobre el cepillo y la pizarra de una de las clases. No sé sí el cepillo borra en la pizarra o el cepillo pinta en la pizarra. Algunas veces está tan blanca que casi no se puede escribir. Claro está que es el cepillo el que está mas blanco que la pared y al que se le tiene que dar un buen lavado para que siga haciendo su función. Pepi Iglesias

U

S

4

cartas al director

na de las últimas actividades que se han celebrado en la Escuela este curso ha sido la velada literaria organizada por el grupo de español para inmigrantes, en la que se leyeron textos de autores brasileños, rumanos y árabes. Fue muy bonita y lo mejor, los dulces y salados preparados por Sara, la alumna marroquí. Obdulia

gua de mar, me sabes a sal. Madre de hombres, animales y plantas, tu color azul pinta el planeta en la noche la magia de las mareas; te intima para hacerte encoger, puedes ser mala y matar, también buena y acogedora. Eres parte de las personas, necesaria para la vida, tu valor no tiene límite, sin embargo te malgastamos. Corres por la vena de la tierra, las presas y pantanos te paran el camino, te valoramos solo cuando hay sequía, eres fresca, juguetona y tu belleza es trasparente. Al nacer el día, cuando el sol se asoma, te ruborizas y te evaporas como mariposas volando para después volver de donde viniste. Eres un ciclo vital, sólo el hombre puede contaminarte, sólo el hombre puede salvarte, es impresionante verte corretear como un niño entre piedras y ver cómo saltas desde las cascadas, oír como te transformas en gotas, cómo hablas, cómo te enfrías cuando no hay sol y te calientas y desapareces cuando el fuego sea cerca. Desde tiempos remotos se te adora, eres natural y se te puede ver y tocar. Eres libre y siempre estás viajando, no te enfadas con nosotros aunque no te cuidemos porque esperamos que vivas eternamente.

A

Luciano Pascual


cartas al director

cartas al director

TALA DE ÁRBOLES e atrevería a decir que pocas cosas hay tan bellas como los árboles. Todo en ellos es generoso: la sombra, los frutos, la madera, la sujeción de las tierras, muchos son curativos, aportan lluvias y son hermosos. Hasta sus nombres son bellos: álamos, abedules, abetos, cipreses, hayas, plataneros, magnolias, etc. Pero lo más valioso que poseen es crear oxígeno y absorber dióxido de carbono; una sola haya puede hacer respirar a muchas personas. Pero los seres humanos creemos que tenemos derecho a quemar bosques para madera y papel o edificar y pavimentar cada centímetro de suelo que pisamos. Así debe de pensar nuestro alcalde de Madrid al cortar cientos de árboles por las famosas obras de la capital. Por eso estuve en la manifestación del paseo del Prado, para que no se arranquen más árboles en un lugar tan bonito, como si tuviéramos derecho a deshacernos de ellos. Desde luego, iré a todas las manifestaciones antes de permitir que se le robe al mundo y, sobre todo, a Madrid la vida y bondad que nos dan los árboles.

M

HISTORIA DE OTRA NAVIDAD En los días de Navidad se sienten las ausencias con más dolor si cabe. En el ambiente se palpa una alegría en muchos casos debida solo al alcohol. Para mí estas fiestas son muy tristes, antes nosotros visitábamos a todos los tíos, los hermanos de mis padres, bien es verdad que no nos costaba mucho ya que todos o casi todos vivíamos en la misma calle y la armonía reinaba en la familia. Otra cosa fue después de morir la abuela, entonces empezaron ciertos mal entendidos entre los mayores por la dichosa herencia o no sé por qué, pero las cosas cambiaron entre los hermanos. A los primos, o sea a los hijos, esto, por aquel entonces, no nos afectó ya que nos llevábamos bien, seguíamos pasando de casa en casa cantando villancicos hasta la hora de la cena, entonces cada uno nos íbamos a la nuestra. La cena se componía de un pollo que se había criado en el corral, junto a otro que nos comíamos en el día del padre, fruta que el resto del año sólo veíamos en el bodegón que estaba colgado encima del trinchero del comedor, nueces e higos secos y, por supuesto, la copita de anís. Pero había armonía, después de cenar seguíamos armando bulla hasta las tantas pues como no teníamos tele ni nada que se le pareciese la juerga era a base de estar cantando hasta las tantas. Hoy no se habla, solo se deja que lo diga todo el de la tele, a la que nos pegamos como zombis y como zombis vemos la miseria y la injusticia que hay en el mundo y las desigualdades que parecen no tener solución. Y siempre piensas a ver si el año que viene esto se puede arreglar y de verdad todo el mundo tiene una feliz navidad. Mercedes García

Josefa Miguel

AGRADECIMIENTO e llamo Sonsoles García, y me gustaría poder escribir, si tuviera madera de escritora, todo lo que en estos momentos en torno a mi mente gira, para poder expresar mi agradecimiento a la dirección de la escuela de adultos San Federico y a todos sus componentes. Quiero agradecerles la atención que han tenido conmigo porque, a pesar de no ser alumna de la escuela, me han permitido compartir los viajes realizados a Grecia, Olmedo y

M

las Merindades. Todos han sido maravillosos y han estado muy bien organizados. Ojalá tuviera la suerte de ir al viaje fin de curso. Quiero dar la enhorabuena a las personas que con tanto acierto saben elegir sitios tan interesantes como los que he citado. Muchas gracias a todos. Sonsoles

5


por qué sí / por qué no

por que sí / por qué no

¿Son positivos los nuevos Nación de naciones spaña ha sido siempre un país diverso con diferentes culturas poco desarrolladas debido a muchos años de gobierno centralista y excesivamente conservador. Con la llegada de la democracia y la entrada en la Unión Europea y establecido el estado de las autonomías, España dio un giro social y cultural digno y necesario para un pueblo con ganas de recuperar el espacio que por historia le corresponde. Como el avance multicultural es imparable, algunos, que no todos, deseamos más y mejor autonomía. De ahí la necesidad de querer consensuar

E

estatutos que podamos defender con libertad y entendimiento. Cada pueblo conoce las necesidades que merecen mayor prioridad para su gente. Unos pensamos en la educación, otros en la sanidad... Son muchos los problemas que tenemos que resolver, y dentro de un mismo país es más fácil y entraña mayor responsabilidad resolverlos en parcelas, lejos de gobiernos todopoderosos cuya finalidad es mandar cuanto más, mejor. ¿Peligra de verdad la unidad de España? Según la visión tremendista del PP sí. En su opinión, el Gobierno ha lanzado de manera insensata al país a un proceso de desmembración al

alentar las modificaciones de los estatutos de las distintas comunidades autónomas. Y la desintegración de España se debe, parece ser, a que en los proyectos de Estatut catalán y andaluz figuran los términos “nación” o “realidad nacional” respectivamente para calificar a los territorios autónomos. Pero, casualmente, la primera de las autonomías en completar su reforma fue la Comunidad Valenciana, gobernada por el PP, que ha dejado de ser región para convertirse de la noche a la mañana en una “nacionalidad histórica”. Y si Valencia ha podido transformarse en “nacionalidad histórica” por el simple acuerdo de PP

Mucho continente, poco conte spaña es en 2006 un país moderno, pujante, democrático e innovador. Hacia abajo, el Estado español delega competencias en las comunidades autónomas y en los ayuntamientos; hacia arriba, en la Unión Europea. Ello redunda en que somos miembros de un mercado amplio y de un marco jurídico-político impecable; y todo ello gracias al esfuerzo que todos los españoles hemos realizado desde 1978, año en el que se superaron las dos Españas y se dibujó un mapa autonómico en el que las enti-

E

6

dades regionales asumían más competencias, por ejemplo, que los lander alemanes. Y de esto nos hemos beneficiado todos: catalanes, vascos, cántabros, andaluces... Parece, pues, que cuando nuestro marco de convivencia es el adecuado y nuestras preocupaciones deberían versar sobre los problemas reales del día a día ciertas camarillas políticas se empeñan en no concluir el llamado debate territorial. Como ha dicho Felipe González, parece existir una obsesión por discutir sobre el continente y no sobre el contenido. La unidad de España no es una

cuestión sacrosanta: lo mismo que un día España comenzó a existir, algún día se extinguirá, pero quinientos años después de su constitución en Estado, parece una frivolidad seguir preguntándonos hoy qué es España, y más cuando ocho millones de españoles viven bajo el umbral de la pobreza, los jóvenes no tienen acceso a su primera vivienda porque son reos de un contrato basura o hay provincias que no tienen un kilómetro de autovía. Las naciones no son entes preexistentes; tal y como dice Ernst Gellner, “son los nacionalismos los que


por qué sí / por qué no

por qué sí / por qué no

estatutos de autonomía? y PSOE, cabría preguntarse por qué Cataluña no puede convertirse en nación por la negociación de otros partidos. Las naciones no existen porque sí: se construyen, se imaginan o se inventan. Puede no gustar, pero es un hecho incuestionable que en España conviven varias naciones, por el simple hecho de que hay nacionalismos que las han creado o alientan sus proyectos nacionales. Cataluña no es una nación porque lo diga su Estatut ni deja de serlo porque la Constitución no lo reconozca. Cerrar los ojos a esta realidad o argumentar que la Constitución no permite la existencia de otra nación que no sea la española no resolverá un problema

que lleva muchos años pendiente de solución. Ya lo advertía Ortega y Gasset en 1920, en España invertebrada: “Los grupos que integran un Estado viven juntos para algo, son una comunidad de propósitos, de anhelos, de grandes utilidades. No conviven para estar juntos, sino para hacer algo juntos”. Ése es el objetivo. Si por algo debe recordarse la transición es por haber logrado unir a todos y cada uno en la aventura de conquistar la democracia. Puede que ahora haga falta otro gran pacto que supere las distintas identidades nacionales, para el cual resultará imprescindible el concurso de todos, incluido el PP. Pero no se tratará de una tragedia; sólo de dar un paso más en

el camino iniciado con la Constitución de 1978 hacia una España plural con un proyecto común, defensor de la cohesión nacional solidaria, y en la cabrán todos los que quieran estar y como quieran estar. Una España como la que definió nuestra primera Constitución, la de Cádiz de 1812: “La reunión de todos los españoles de ambos hemisferios en la que reside la soberanía”. Y hay una señal irrebatible de que estamos en el buen camino para ello: los nacionalistas catalanes creen que esto se queda corto y los nacionalistas españoles piensan que es demasiado. O sea, el justo medio. M. G.

nido crean las naciones”, y ésta parece ser la única obsesión de nuestros nacionalistas: crear su propia nación y apartarse de un proyecto –llamémosle nación de naciones, estado o como quieran—que se ha verificado durante estos años como un bien común, útil para los que lo integran. ¿En qué beneficia pues al ciudadano medio que su comunidad sea “nación”, “realidad nacional” o “comunidad histórica”? Parece que diversas colectividades han caído en lo que Ortega Gasset llamó en 1932 –cuando se oponía a la aprobación del Estatuto de Cata-

luña en la Cortes republicanas-- el nacionalismo particularista, sentimiento que se apodera de un pueblo o colectividad y le hace desear ardientemente vivir aparte de los demás pueblos o colectividades. Mientras éstos anhelan lo contrario: adscribirse, integrarse, fundirse en una gran unidad histórica, en esa radical unidad de destino que es una gran nación, esos otros pueblos sienten, por una misteriosa y fatal predisposición, el afán de quedar fuera, exentos, reclusos y absortos de sí mismos. Ante esto, el ensayista decía que el problema no se podía

resolver, sólo se podía conllevar. La verdadera fuerza de las comunidades políticas la constituyen sus ciudadanos, las personas, libres e iguales, cuya pulsión es la de vivir y convivir con el prójimo, lejos de particularismos o sentimientos defensivos. Crear entidades políticas colectivas detentadoras de derechos históricos es antidemocrático, cuando no peligroso. Las reformas de estatutos, pues, no son más que nuevo palos en la rueda del proyecto común español. A. M.

7


a fondo

a fondo

Y los Balcanes siguen de actu

D

urante el último mes, los Balcanes han vuelto ser centro de la actualidad. Cuando las guerras de Croacia y Bosnia-Herzegovina, el tratado de Dayton o los bombardeos de Kosovo ya habían caído en el olvido; la muerte de Slobodan Milosevic, el referéndum de secesión de Montenegro o el estatus definitivo de Kosovo nos han vuelto a recordar que la península balcánica todavía existe y que si antaño eran las armas las protagonistas, hogaño son las urnas y las conversaciones el centro de las noticias que nos llegan.

Un poco de historia Ya desde el año 395, en el que el Imperio Romano se dividió y la frontera entre Roma y Constantinopla quedó fijada entre los hoy es Bosnia y Serbia, los Balcanes han constituido un espacio fronterizo, pero entendido éste más como lugar de conflicto que de encuentro y entendimiento. En el siglo VI se asientan en esta región los eslavos del sur: croatas, eslovenos, serbios, búlgaros... entre los que pronto se afirmarían importantes diferencias. Enseguida comenzarán a surgir asimismo instituciones políticas, estados independientes, feudos, pueblos sometidos a otros, etc. En el siglo XIV hacen su aparición en la zona los otomanos, que baten a los serbios en el Campo de los Mirlos el 28 de junio de 1389. Se introduce así en la historia balcánica un nuevo y definitivo elemento para su conformación: una lengua distinta, una religión más, otras gentes y una dinámica de conflicto que desencadenará numerosos desplazamientos de

8

población y rectificaciones fronterizas. A partir de aquí las disputas y fricciones entre el Imperio Austrohúngaro y el Otomano serán constantes. En 1804 a la luz de las ideas revolucionarias francesas estallaba una revuelta nacionalista contra los turcos en el norte del territorio serbio; en 1817 Serbia era reconocida como un principado hereditario y fue extendiéndose hacia el sur; el nacionalismo se manifestaría pujante también entre los croatas, eslovenos y serbios sometidos a Viena; el Congreso de Berlín de 1878 reconocía la independencia de Serbia y Montenegro; Bosnia quedaba bajo la órbita de Viena. El reajuste de los pueblos eslavos y el desplome de los otomanos acabará desatando la Primera guerra mundial. Ésta provocará cambios tras-

cendentales en el mapa político europeo y sobre todo en el de los Balcanes. Croatas, serbios y eslovenos estaban en condiciones de crear un estado común de los eslavos del sur, una Yugoslavia, en la que Serbia jugaría el papel más importante. El 1 de diciembre de 1918 se proclamó oficialmente el nacimiento del Reino de los serbios, croatas y eslovenos. Pero se constituyó un estado centralista, sin autonomía para ninguno de los pueblos. El descontento estalló rápidamente. Todo ello deriva sucesivamente en una dictadura, en la invasión de la Alemania nazi, en la declaración de independencia de Croacia... Gran parte de la población serbia y, en menor medida, la del resto de lo que había sido Yugoslavia -chetnicks, de inspiración monárquica y partisanos, comunistas-, se enfrentó con las armas a los invasores pero acabaron enfrentándose también entre sí dando lugar a una guerra civil. En 1945 existían pues toda clase de recelos entre los eslavos del sur, pero había unos lazos de cohesión bien fuertes: un ejército, compuesto por los partisanos; una formación política fuerte, el Partido Comunista; y un líder carismático, Tito.


a fondo

a fondo

alidad Tito intentó poner en marcha una Yugoslavia bien distinta de la anterior a la Segunda guerra mundial y para eso opuso al modelo unitario el federal y al centralismo una amplia descentralización. Había que contrapesar la hegemonía de los serbios y por ello estableció un Estado en el que se integraban en pie de igualdad seis repúblicas: Serbia, Croacia, Eslovenia, Montenegro, Macedonia y Bosnia, que se correspondían a otros tantos pueblos. Además, dos regiones de la república Serbia, Kosovo y Vojvodina, gozaban de amplia autonomía. La dificultades internas que fueron surgiendo con los años eran solventadas con una mezcla de reformismo y mano dura. La muerte de Tito, en mayo de 1980, marcaría el principio del fin de su gran creación política: la república socialista federal de Yugoslavia. El período que va desde la desaparición del viejo partisano hasta la quiebra del verano de 1991 son los años en los que germina la semilla de la desintegración. Por encima de desequilibrios territoriales, demográficos o económicos, élites, o más bien castas, de cada una de los pueblos manipularán todas estas circunstancias, que degenerarán en nacionalismos, con el único objetivo de seguir manteniendo o de conquistar el poder. El 24 de abril de 1989 en el Campo de Mirlos, allí donde los otomanos habían derrotado a los serbios 600 años antes, Slovodan Milosevic dice que en adelante nadie tocará a los serbios de Kosovo. El dirigente serbio explotará el descontento, el miedo y la xenofobia de su pueblo. En 1989 suprimía la autonomía de la Vojvodina y Kosovo. Para las demás repúblicas

yugoslavas la figura de Milosevic parecía demasiado amenazante. Desintegración de Yugoslavia Si en 1990 todavía quedaba alguna esperanza por salvar un Estado confederado, el nacionalismo agresivo serbio acabó con cualquier idea de ese tipo. Fuerzas políticas que a primera vista parecían inclinarse por la pervivencia del estado yugoslavo acabaron inclinándo-

se por la opción independentista. Esto sucedió en particular en Eslovenia y Croacia, cuyos parlamentos declararon las independencias respectivas tras sendos referendos en junio de 1991. En Eslovenia, la decisión se saldó con un efímero enfrentamiento entre las unidades de defensa republicanas y el ejército federal y con un reconocimiento de hecho de la independencia eslovena; en el territorio esloveno, los serbios eran, no se olvide una exigua minoría. En Croacia se abrió camino, en cambio, durante la segunda mitad de 1991, una guerra abierta iniciada por milicias serbias con apoyo del ejército federal. En el trasfondo del conflicto estaba el problema de los derechos de los serbios presentes en Eslabonia y la Krajina, dos regiones, que, ocupadas, fueron objeto de una activa limpieza étnica por las milicias serbias. La guerra se prolongó hasta los primeros días de 1992, cuando la Comunidad Europea reconoció a Eslovenia y Croacia.


a fondo A los conflictos de Eslovenia y Croacia siguió, en abril de 1992, una extensión de la guerra a Bosnia-Herzegovina, en donde también existían importantes bolsas de población serbia. El referéndum de autodeterminación celebrado a principios de 1992 en Bosnia-Herzegovina se tradujo en un respaldo mayoritario a una república independiente y multiétnica. La respuesta desplegada por las milicias serbobosnias, apoyadas de nuevo por el ejército federal, fue la misma que en Croacia. La limpieza étnica se abrió camino en regiones muy extensas, mientras la capital, Sarajevo, era objeto de un constante acoso militar. Un porcentaje elevadísimo de la población, y fundamentalmente de la población bosniomusulmana, se vio obligada abandonar sus casas y a buscar refugio en otras áreas de la república, en Croacia o en otros países. Además, durante 1993 se sumó a esto que las propias milicias croatas desarrollaron también operaciones de limpieza étnica en la Herzegovina occidental contra los bosniomusulmanes. A mediados de 1995 las milicias serbobosnias, dirigidas por Radovan Karadcic, habían limpiado étnicamente un 70 por ciento de la superficie de la república. En marzo de 1994 ve la luz la Federación Bosnio-Croata con lo que bosnios y croatas ponen fin a los combates que habían mantenido durante el año anterior. Por otro lado, en 1994, Milosevic, deseoso de propiciar un levantamiento del embargo que su país padecía, abandona al menos formalmente el sueño de una gran Serbia y rompe con sus aliados serbobosnios, sobre los que decreta un embargo. En agosto de 1995 Croacia recupera en un ejercicio de guerra relámpago la

10

a fondo Krajina, donde se asentaba la República Serbia de Krajina, con lo que se debilita la posición serbia en Bosnia. Además, este mismo mes los Estados Unidos deciden implicarse en la guerra y aviones de la OTAN bombardean posiciones serbobosnias. El 21 de noviembre se firma el Acuerdo de

Más de un millón de bosnios no han vuelto todavía a sus hogares. Los que sí, carecen de trabajo y de futuro

Paz de Dayton. El acuerdo garantizaba formalmente la integridad territorial, la independencia y la soberanía de Bosnia-Herzegovina. El futuro de ésta sería el de un Estado federal integrado por dos entidades: la federación Bosnio-Croata, a la que se asignó el 51 por ciento del territorio y la República serbia, a la que correspondió el 49 por ciento restante. El acuerdo señala que Bosnia-Herzegovina tendría una presidencia colegiada y rotatoria; un ejecutivo y un parlamento comunes y dispondría de una capital unificada, Sarajevo. Parece pues que Dayton perfilaba un sugerente estado federal; pero en realidad lo que creo que se hizo fue legitimar la conquista de territorios por la fuerza y la previa

limpieza étnica. La Fuerza de Implementación (IFOR) de la OTAN entró en Bosnia para garantizar la paz; un año después se convertía en SFOR (Fuerza de Estabilización); todavía no ha abandonado Bosnia, ahora con el nombre EUFOR y bajo mando de la Unión Europea. Lo más positivo del proceso iniciado en Dayton es que se han detenido los combates, aunque nadie sabe que podría suceder si se retirara la EUFOR. De la fragilidad de la paz da idea la lentitud con que se están produciendo la vuelta de los desplazados: un millón de personas no han recuperado todavía sus hogares, mientras que muchos refugiados han vuelto a Bosnia-Herzegovina, pero no al lugar del que proceden. Así y todo los logros son importantes. Se han reconstruido cerca de la mitad de las 500.000 casas arrasadas por la guerra y se han resuelto pacíficamente unas 200.000 disputas por motivos de propiedad. Pero gran parte de la población carece de trabajo y de futuro. Intervención en Kosovo En 1999, en Kosovo, territorio con un 90 por ciento de la población de etnia albanesa y donde se habían producido las primeras revueltas nacionalistas tras la muerte de Tito, Milosevic responde a las escaramuzas terroristas del Ejército de Liberación de Kosovo atacando pueblos, con lo que obliga a 200.000 civiles a buscar refugio en la montañas. Tras una escalada de la violencia y unas fallidas conversaciones diplomáticas, en el mes de marzo la OTAN comienza una campaña aérea contra Serbia. Tras 78 días de ataques, en los que más de un millón de koso-


a fondo

a fondo vares tuvieron que buscar refugio en Albania, Milosevic acepta un acuerdo técnico militar por el que las tropas serbias se retiran de Kosovo y entraban las de la OTAN. Hoy, siete años después de la intervención aliada, se negocia un estatus político y jurídico definitivo para Kosovo. Según la Carta Constitucional de Serbia y Montenegro de 2003, Kosovo sigue formando parte de la República Serbia, algo que la población de origen albanés rechaza de forma tajante, pero a lo que Belgrado no renuncia. Actualmente esta provincia es una especie de caos controlado, en el sentido de que nadie sabe cuál será el destino final del territorio. El malestar empieza a ser palpable, tanto por la escasa y lenta recuperación económica como por el alto índice de criminalidad de las mafias que operan en el territorio. La ausencia actual de violencia no implica que las cosas estén funcionando de forma satisfactoria, como demostró un episodio de violencia étnica que sacudió a la región en 2004, en el que murieron 19 serbios. Parece fuera de todo duda que el destino final es la independencia de Kosovo y el tema más peliagudo por cerrar es la situación de la minoría serbia. Muy pocos serbios han regresado y los que lo han hecho viven aislados en sus enclaves étnicos sin libertad de movimientos, sin trabajo y sin oportunidad de integración en la sociedad. Además, debido a la falta de seguridad, sus dirigentes se han mostrado muy reacios a participar en las instituciones kosovares, que de hecho han quedado exclusivamente para la población de origen albanés. Parece pues que a pesar de haber callado las armas, los Balcanes son hoy presa de los nacionalismos, los resquemores étnicos y de fronteras hechas a golpe de divisiones raciales.

Serbia, Montenegro y España En octubre de 2000, en lo que todavía se denominaba Yugoslavia –formada por los territorios de Serbia y Montenegro, dentro de los que se incluyen las provincias de Vojvodina y Kosovo- cientos de estudiantes asaltaban el Parlamento de Belgrado, tras el intento de anulación de unas elecciones perdidas por Milosevic. Un año después, el ya ex dirigente serbio era inculpado por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) por crímenes de guerra y contra la humanidad por sus acciones en Croacia, Bosnia y Kosovo. En febrero de 2002 comenzaba el juicio en el que nunca se llegará a dictar sentencia debido a la muerte en su celda del conocido como carnicero de los Balcanes. Parecía abrirse pues un futuro esperanzador y, sobre todo, democrático para Serbia y Montenegro. En febrero de 2003, estas dos entidades entierran la República Federal de Yugoslavia y forman una unión estatal con pocas competencias comunes. Su Carta Constitucional recogía la posibilidad de que tres años después tanto las repúblicas de Serbia como de Montenegro pudieran optar a la independencia. Durante este tiempo Serbia no se ha mostrado como un país interesado en modernizarse sino que la única obsesión de sus gobernantes ha parecido ser la de defender a sus genocidas (Karadcic, Mladic) e impedir su entrega al TPIY. En 2006 Montenegro ha ejercido ese derecho de autodeterminación y convocó un referéndum de secesión. La mediación de la UE logró que para aceptar la separación del territorio montenegrino el Sí obtuviese un mínimo del 55 por ciento con una participación del 60 por ciento de la población. La participación

fue del 86,5 por ciento y el Sí ganó con un 55,5 por ciento de los votos. Se abre pues ahora la negociación para la separación definitiva de las dos entidades que se prevé más o menos pacífica. Tocará a continuación la de Kosovo, cuestión en la que los serbios se mostrarán más inflexibles ya que allí están sus raíces más profundas, los lugares más sagrados de la patria serbia, los monasterios e iglesias más antiguas de la fe ortodoxa; en fin, su solar patrio. Odiosas comparaciones El referendum y pacífica secesión de Montenegro ha sido aprovechado en nuestro país para reclamar el “derecho a decidir” de vascos, catalanes, etc. hasta el punto de hablarse ya de una vía montenegrina hacia la autodeterminación. Javier Solana ya ha dicho que cualquier similitud raya el delirium tremens. Olvidan nuestros nacionalistas, además del hecho de que la Carta Constitucional de la Unión de Serbia y Montenegro recogía el derecho al referéndum, cosa que no hace nuestro ordenamiento constitucional, que la independencia de Montenegro es un ejercicio de justicia histórica. Frente a los supuestos derechos históricos que esgrimen el PNV, CiU o ERC -lengua propia, fueros, leyendas ancestrales..., el nuevo país balcánico era nación independiente en 1878, a principios del siglo XX tenía Constitución y en 1910 se constituia en Monarquía parlamentaria. Sólo después de la Primera guerra mundial, los serbios ocuparon el reino montenegrino, abolieron la monarquía, cercenaron su soberanía y lo integraron en el flamante reino de los serbios, croatas y eslovenos.

Álvaro Movellán

11


está pasando

está pasando

¡A por ellos! l escritor uruguayo Eduardo Galeano dice en su libro El fútbol a sol y a sombra: “El club de fútbol es la única cédula de identidad en la que el hincha cree. Y en muchos casos, la camiseta, el himno y la bandera encarnan tradiciones entrañables, que se expresan en las canchas de fútbol pero vienen de lo hondo de la historia de una comunidad.” Viene esto a cuento de que estamos ante un nuevo Mundial de fútbol. Y como buen acontecimiento universal, cuando llega el Mundial, se para todo lo demás. Se ha palpado, por ejemplo, en lo de la tele. El hecho de que La Sexta no tenga cobertura sobre todo el territorio español ha suscitado divertidos debates sobre el “interés general” -concepto acuñado en su día por Álvarez-Cascos en memorable debate- y sobre el fútbol como “seña de identidad”, es decir, como expresión de la vehemencia nacionalista de un pueblo determinado. Se ha dicho, así, que el Barça es un icono independentista catalán o que la selección española es incompatible con las autonómicas o que España no tiene un juego definido y un respaldo unánime como otros porque “es un país de países y cada país tiene una manera de entender el fútbol”. Pese al desprecio de los intelectuales (algunos, como Borges, lo consideraban un deporte innoble o “bárbaro”), el fútbol tiene una importancia social innegable. Y no sólo como negocio o como “opio del pueblo”, sino también como uno de los principales medios de identificación colectiva, fuente de emoción agradable y canalización de la violencia. El fútbol sirvió, por ejemplo, para que Videla, tras el mundial

E

12

que ganó Argentina en 1978, mantuviera su dictadura unos cuantos años más, pero también ha conseguido un aumento de los derechos de género de las mujeres iraníes. El fútbol acoge símbolos, ritos y pasiones. Y, guste o no guste, da sentido a las vidas de muchas personas. Que se lo pregunten, si no, a los sevillanos o vigueses que son capaces de salir por miles a la calle en pleno verano a gritar porque su equipo baja “injustamente” a segunda división. Ciertamente, el exceso de pasión –y la demonización del adversario- puede derivar en violencia real o en xenofobia y racismo. Pero también en lo contrario. ¿O acaso los iconos de este Barça catalanista no son un brasileño y un camerunés, negros para más señas? Porque la realidad es más sencilla: los mismos que han aplaudido a rabiar la conquista de la Copa de Europa por el Barça seguirán con nerviosismo las vicisitudes de la selección española en Alemania. Los ciudada-

nos son capaces de graduar las pasiones y de intelectualizar los sentimientos, aunque algunos traten de excitar en provecho propio los más bajos instintos del personal. Como bien dice Ignacio Ramonet: “El fútbol no es solamente un juego: constituye un hecho social total, ya que analizando los componentes -lúdicos, sociales, económicos, políticos, culturales, tecnológicos-, se puede descifrar mejor nuestras sociedades contemporáneas, identificar mejor los valores fundamentales, las contradicciones que forman nuestro mundo. Y comprenderlos mejor”. En fin, a pesar de que el lema de nuestra selección en este Mundial -¡A por ellos!- pretende recuperar el viejo tópico de la furia española, no creo que ganemos el torneo. Pero no importa, porque ya tenemos la Champions League. Dejemos, pues, algo para los demás. Héctor.


está pasando

está pasando

Sudán, la paz más esperada na de las guerras más largas, más sangrientas y más ignoradas del mundo puede estar a punto de llegar a su final definitivo. El Gobierno de Sudán y el principal grupo guerrillero rebelde, el Movimiento de Liberación de Sudán (SLM), de la región de Darfur, al oeste del país, firmaron el pasado 5 mayo un acuerdo de paz “con reservas”. Otros dos grupos, el Movimiento por la Justicia y la Igualdad (JEM) y una facción disidente del SLM, se han negado a firmar –de momento- el acuerdo, que establece el desarme de las milicias rebeldes y un reparto más igualado de las riquezas y del poder. En Sudán, el mayor país del continente africano, que acoge hasta 600 grupos étnicos diferentes, se libra una guerra dura ya 50 años, prácticamente desde su independencia en 1956. Los enfrentamientos tienen su origen en décadas de enorme desproporción entre el desarrollo del norte, árabe e islamista, y las comunidades negras del sur, cristianas y animistas.

U

Musulmanes contra cristianos La raza negra ha sufrido un permanente sometimiento a la población árabe. Sin embargo, esta guerra no era sólo un contencioso religioso entre musulmanes y cristianos, sino también la lucha por el control de los recursos naturales. El sur alberga las fértiles tierras de Renk, la zona petrolífera de Bentiu y los yacimientos de níquel y uranio. Lo que en principio nació como un conflicto étnico pronto adquirió carácter de guerra civil. Los grupos fundamentalistas no cesaron en su empeño de transformar el país en un esta-

Los cincuenta años de guerra que sufre Sudán podrían estar llegando a su fin con la firma del acuerdo de paz do islámico. La situación se agravó en 1989, tras el golpe de Estado de Omar al Bashir, que impuso con dureza la ley islámica en todo el país además de aniquilar cualquier resquicio de libertad. Su estrategia de poder se basó en la deportación masiva de la población negra hacia zonas inhóspitas y la recolonización de los territorios fértiles recién despoblados con grupos árabes. En 2002, la paz comenzó a asomar ligeramente en el país. Pero cuando los rebeldes del sur se integraron en el Gobierno, se levantó en armas otro grupo armado, el Movimiento de Liberacion de Sudán, esta vez musulmán y en el oeste del país, con el objetivo oficial de “terminar con la discriminación de las tribus musulmanas” de esta región. Para responderles, el Gobierno armó a una tribu leal especialmente violenta, los janjaweed, y les dio carta blanca para arrasar tierras, cultivos y poblados.

Los enfrentamientos en los últimos años han sido mucho más cruentos todavía. Esta espiral de violencia, agravada por las hambrunas, sequías e inundaciones, ha sumido al país en una crisis humanitaria de dimensiones incalculables: alrededor de 4,5 millones sudaneses permanecen sin hogar, viviendo en la pobreza como refugiados o desplazados, más de dos millones y medio de personas han muerto y otras tantas corren el riesgo de perecer de hambre en los próximos meses. Lugar peligroso y violento Pese al acuerdo de paz recién firmado, “la situación no va a cambiar de la noche a la mañana, y Darfur va a seguir siendo un lugar muy peligroso y violento”, tal como ha reconocido el enviado de Naciones Unidas, Lakhdar Brahimi. Los dos grupos rebeldes siguen exigiendo ciertas contrapartidas, como más poder en el Gobierno de Jartum, para abandonar definitivamente las armas. Y la implicación del Chad complica aún más las cosas. El país vecino apoya a la guerrilla para debilitar al Gobierno sudanés (que a su vez, financia y respalda a un grupo rebelde en el Chad) y, naturalmente, se resiste a que la paz se firme así como así. Pero uno de sus primeros resultados positivos será el despliegue de fuerzas de la ONU en la región, lo que supone al menos la atención de la comunidad internacional, que seguirá de cerca el cumplimiento del proceso de paz. Aunque con cautela, la esperanza vuelve a brillar en este maltratado país africano. L.F.M.

13


todos somos escuela

todos somos escuela

Tres vidas entre la realidad y eproducimos a continuación la introducción que leyó Juanjo en el acto de celebración del Día del Libro que tuvimos en la Escuela: Hoy estamos en Madrid a 21 de abril de 2006, estamos a 23 de nisán de 5766 en Jerusalén, estamos a 22 de Rabi de 1427 en Rabat, es decir, hoy estamos perdidos en el tiempo, ese que nos enseñan desde pequeñitos que es infinito. El próximo domingo 23 de abril se cumplen un montón de años del fallecimiento de tres escritores que representan tres mundos diversos: el español Miguel de Cervantes, el inglés William Shakespeare, y el Inca Garcilaso de la Vega, hijo americano de nuestro Garcilaso, murieron el 23 de abril de 1616. Y ante tal casualidad la UNESCO decidió en 1995 proclamar este aniversario Día mundial del libro y del derecho de autor. Esa casualidad, sin embargo, está basada en un error, porque aquel día 23 de abril cuando Cervantes y Garcilaso murieron en la España de calendario gregoriano, en la Inglaterra de calendario juliano era aún día 12, y el día 23 de abril en el que murió Shakespeare ya era en España 4 de mayo. No

R

14

murieron por lo tanto el mismo día, pero sí murieron el mismo día, perdidos también ellos, como hoy nosotros, entre la realidad y la ficción. Y es que perdidos entre realidad y ficción vivimos alegremente. Decía el Duque en Como gustéis, de Shakespeare “Ya ves que en la desdicha nunca estamos solos. Este gran escenario universal ofrece espectáculos más

tristes que la obra en que actuamos”. A lo que le respondía Jaime: “El mundo es un gran teatro, y los hombres y mujeres son actores. Todos hacen sus entradas y sus mutis y diversos papeles en su vida.” Fino límite pues entre la realidad y la ficción en el que florecen precisamente los libros, esas

bisagras que unen lo que pasa y lo que no pasa; lo que ha pasado y lo que va a pasar o lo que no pasará nunca más que en nuestras cabezas. Llamamos literatura a los libros que están más cerca de la ficción. Pero el libro no se agota en la literatura. La obra del Inca Garcilaso es buena prueba de cómo el objetivo de un libro puede ser narrar lo que verdaderamente ha ocurrido: “Escribimos solamente del imperio de los Incas, sin entrar en otras monarquías, porque no tengo la noticia de ellas que de ésta. En el discurso de la historia protestamos la verdad de ella, y que no diremos cosa grande, que no sea autorizándola con los mismos historiadores españoles” dice Garcilaso en el prólogo de las Crónicas reales de los Incas dejando claro que su libro de historia no puede ceder ni una coma a la ficción. Y es que cada libro es un pedazo sin fondo de la creación del mundo, un agujero lleno de poderosas fuerzas que a base de hacernos crecer, a base de hacernos más libres, pueden llegar a darnos miedo. “Tome, vuesa merced, señor licenciado, rocíe este aposen-


todos somos escuela

todos somos escuela

la ficción

to, no esté aquí algún encantador de los muchos que tienen estos libros y nos encanten en pena de las que les queremos dar echándoles del mundo” exclamaba aterrorizada el ama del Quijote. Pero un libro es al final la respuesta a casi todo: desde las religiones que llamamos precisamente “del libro” (es decir, de las diversas Biblias o del Corán), hasta el libro de cocina que manchamos de harina y aceite sobre la encimera, sin que eso sea menos digno que las lágrimas que manchan el libro de poemas del adolescente, perdido también entre su ficción y la realidad que le imponen. Homenajeamos hoy el libro, pero todos los libros, desde el libro de instrucciones de la cámara digital, hasta el Quijote; desde El sueño de una noche de verano, hasta La historia de la descolonización de América; desde el libro de matemáticas de 5º de pri-

maria, hasta las Crónicas reales de los Incas, pasando por el libro en CD, por las enciclopedias virtuales, por las páginas de internet,... Porque lo que homenajeamos es la capacidad del ser humano de plasmar sus sentimientos y su conocimiento en un soporte para transmitirlo, para guardarlo. Y aunque saber que tenemos el conocimiento en un libro nos invita la mayor parte de las veces a no retenerlo en la cabeza (“la letra escrita es un mero recordatorio, apariencia de sabiduría, que no verdad” decía Platón), ¿qué sería de nosotros, sin embargo, si no tuviésemos todos los libros que tenemos?, ¿qué es de tan-

tos pueblos que no tienen acceso a un libro o a un ordenador? Porque crecemos gracias a ellos, porque somos más nosotros mismos gracias a ellos, porque nos expresamos mejor gracias a ellos, merece la pena pararnos una tarde a tomar conciencia de su valor. ¿Y qué mejor manera de tomar conciencia del valor de un libro escrito que ponernos a crear nosotros uno? Pero espero que estéis todos bien vacunados por si os entra con el ejercicio el virus de la creación, que ya decía la sobrina de Don Quijote que “hacerse poeta ... es enfermedad incurable y pegadiza”

Y EL AÑO QUE VI ENE. .. CURSO 2006-2007 D el 18 al 2 9 d e septiem bre: Inscripciones en la Escuela. Lun es 2 de octubre: Comi enzo de l as clases. ¡OS ESPERAMOS!

15


todos somos escuela

todos somos escuela

Un día ajetreado

Vidas truncadas El campo estaba precioso. Los árboles empezando a llenarse de hojas, las flores cubriendo el suelo, un sol espléndido, los pájaros cantando y muchos, muchos niños jugando, contando las flores, corriendo, intentando atrapar los pájaros, disfrutando de todo. Nos sentamos en un banco para disfrutar del momento. Nos rodearon los niños y nos llenaron de flores... Su aroma nos llenó de energía para proseguir nuestro camino. Una vez que hubimos entrado en el pueblo, percibimos que estaba pasando algo, pero no sabíamos qué. De pronto empezaron a tocar las campanas a rebato. Eso era señal de que pasaba algo muy gordo. Cuando por fin llegamos, nos enteramos de que en el puente que cruzaba la presa del molino había quedado colgado un carro de mieses. El labrador había caído al agua y el

16

carro y las vacas estaban colgadas del pretil del puente. La gente le quiso ayudar, pero no pudieron salvarle. Lo que parecía un accidente, era realmente un suicidio. El labrador no había entendido por qué su chica se había quitado la vida. Con frecuencia iba al río donde ella se había ahogado; quería morir con ella. Aquel día le había dicho a su padre que se marchaba a otro país, para poder olvidar aquella tragedia, ya que no podía perdonarle y no quería volver a verle jamás. Luisa-Adelina-Josefa Miguel

“Cuando llegué a la casa que me tenían destinada, dejé la maleta y abrí la ventana. Desde allí veía las montañas y un bonito castillo medieval. La torre y el reloj de la iglesia formaban un paisaje ideal. Cuando llegó la noche y encendieron la luz de la iglesia, vi cómo sus reflejos parecían figuras fantasmagóricas.” Una vez instalada escribí todo esto en una breve carta a mis padres para tranquilizarles. Se quedaron preocupados por mi tristeza cuando me despedí de ellos. Me levanté y sin poder todavía abrir bien los ojos por el sueño, me preparé para el viaje. El tren salía a las ocho y tenía poco tiempo. Cogí la maleta y me dirigí a la estación. Cuando me vi sentada en mi asiento pensé en la nueva vida que me esperaba. Llevaba miedo por la incertidumbre, alegría porque iba a dedicarme a lo que quería y tristeza por dejar atrás a los míos. Al llegar a mi destino me bajé del tren y eché una mirada a mi alrededor. La primera impresión fue buena, me gustó. El paisaje, las montañas y, a un tiro de piedra, un mercadillo, y me encaminé hacia él tirando de la maleta. El día siguiente amaneció transparente y se presentó en su auge cotidiano, con un ir y venir de la gente a sus distintos quehaceres. El sol apareció en el horizonte luminoso. La vida se veía resplandeciente nada más aclarar el día. A las personas se las veía alegres y dispuestas a seguir disfrutando de la vida. La vida es todo un símbolo de buena gente. Josefa-Carmen Blanco-Modes


todos somos escuela

todos somos escuela

El desenlace Al final del de una duda encuentro El viento era muy fuerte y torcía las ramas de los árboles. A pesar de que el aire casi no dejaba andar, la calle estaba llena de gente. Se sentaron en una terraza para tomar un café y descansar. Habían estado todo el día pateando la ciudad, una ciudad no muy grande, con aceras anchas para andar cómodamente. Ella la encontró cambiada desde la última vez que había estado allí. Al atardecer cogieron el tren de vuelta. Cuando iban llegando a su estación, Juan Carlos veía que se le escapaba su oportunidad. Ana le miraba, estaba triste a pesar del día tan alegre. Podía haber sido su compañero. Pero Ana no quería hacer a nadie el mal que a ella le habían hecho. Por eso no le quiso dar su número de teléfono cuando él se lo pidió, para no caer en la tentación de volver a verle. Era mejor así.Días más tarde Ana escribió en su diario: “Frente al ventanal de mi habitación me encuentro absorta y con la mirada perdida en el horizonte. La lluvia repiquetea en los cristales y cae suavemente sobre la pradera formando regatos de agua que el sol ilumina reflejando destellos multicolores. La pradera, antes de color paja, se ha ido tornando en un verde intenso y empieza a cubrirse de diminutas florecillas lilas, blancas y amarillas.” Margarita-Josefa Iglesias-Pili

Yendo en el tren todos los días llevaba semillas de flores y las tiraba por la ventana. El público se extrañaba, porque allí sólo había piedras. Pero pasó el tiempo y un día vieron todos los caminos llenos de margaritas, rosas, jazmines, geranios y toda clase de plantas. Desde entonces da gusto pasear por ese florido camino. Un día paseando por allí, la alegría fue inmensa; nada más y nada menos me encontré con la tía Federica y tres de sus nueve hijos. Después de saludarnos y ver que cada uno llevábamos viandas para celebrar el encuentro, ocupamos una mesa de un merendero cercano, extendimos los manteles y empezamos a comer. Terminada la merienda quisimos poner en práctica la fantástica idea de contar historias o cosas que nos hubieran pasado y que fueran dignas de ser narradas, incluso anécdotas o chascarrillos... Al principio nos quedamos un poco parados, porque no se nos ocurría nada, hasta que rompiendo el hielo empecé yo recordando un hecho que nos ocurrió a mi familia y a mí hace ya algunos años y todos dijeron: “Eso ya nos lo sabemos; que cuente la tía Federica uno de los muchos cuentos que se sabe”. “¡Uy!, si yo ya no tengo memoria, no me acuerdo de nada, sólo recuerdo vagamente aquel en el que al final el ogro se quedó desnudo bajo el árbol de la vida, con el niño, desconocido. A la mañana siguiente, cuando todos los niños fueron a jugar al jardín, encontraron al ogro en un resplandor de lucecitas”. Felisa-Angelines-Delfina

17


Concurso de microrrelatos

las letras

Primer premio

El encuentro odo comenzó una fría y húmeda tarde del mes de octubre. El cielo había estado cubierto durante todo el día, sin embargo decidió dejar de llover en el momento en que Alberto iba conduciendo su coche camino de su casa. Los pensamientos que ocupaban su mente fueron de pronto interrumpidos por una pregunta que se hizo a sí mismo: ¿soy feliz? Aparentemente no tenía

T

carencia alguna; su salud era normal, tenía un buen trabajo, una familia envidiable y un grupo de buenos amigos; era joven y atractivo; pero a pesar de todo ello, internamente se sentía vacío, como desilusionado con la vida. Algo le faltaba. ¡No sabía qué! Vivía y trabajaba en una ciudad tranquila y bella. Los fines de semana se trasladaba a Gredos pues necesitaba el contacto de la naturaleza y que la montaña le envolviera con su

aliento. En aquel punto algo interrumpió otra vez su pensamiento, pero ahora fue un humo blanco que subía de la parte delantera del coche. ¡Maldita sea!, murmuró intentando llevar el vehículo hacia el borde de la carretera. Salió y al levantar el capó un fuerte chorro de vapor caliente casi le derriba. Se cubrió la cabeza con su abrigo para protegerse de la lluvia que volvía a caer, y se dispuso a caminar el kilómetro y medio que le separaba del

Segundo premio

Una tarde de lluvia s por la tarde, la lluvia cae fuertemente bañando la ciudad, sus edificios, sus parques... purificándola de contaminación y polvo. El agua al caer se amontona en pequeños hilillos, arroyuelos urbanos que van a parar a esas pequeñas rendijas, cuevecillas que enlazan el exterior con las entrañas de la urbe. La gente corre de un lado para otro intentando guarecerse del agua. Los coches, atascados, se encuentran prisioneros en el asfalto mojado, formando serpientes de colores que expulsan quejidos ensordecedores, fruto del estrés y la ansiedad de sus dueños. Es su forma desesperada de hacernos saber que llegan tarde a alguna cita, a su lugar de destino. Y aquí estoy yo, observando atentamente todo este panorama a través de los cristales de mi ventana, donde van deslizándose juguetonas las gotas de lluvia. No tengo ganas de salir, las tardes de lluvia tienen olor melancólico, personal, solitario, me invitan a quedarme en casa, reflexionando, pensando en mí mismo. No es que no me guste escaparme con mis amigos a tomar algo, al cine, a la disco, ¡qué se yo! De hecho, como buen sagitario, soy bastante jovial y extrovertido, o al menos, eso dicen de nosotros. Pero la lluvia me embarga, me seduce, me invita a realizar cosas que sólo se disfrutan cuando uno está solo. A veces, en tardes de lluvia como ésta, me gusta sentarme tranquilamente y escuchar un buen disco de música, si es de blues, mucho

E

18

mejor. Aunque soy bastante ecléctico en cuanto a gustos musicales, cuando la palabra blues se pronuncia no paro de hablar de las sensaciones que me produce este tipo de música. Elijo un disco de uno de mis artistas preferidos: B.B.King. El cd empieza a sonar e inmediatamente me transporta hacia recuerdos y sensaciones maravillosas que parecen bailar al compás de los acordes de “Lucille”, la famosa guitarra de B.B. Es fantástico percibir lo bien que sienta de vez en cuando olvidarse del estrés y las preocupaciones de la vida cotidiana, y dedicarse un rato a disfrutar de uno mismo. (...) Sin embargo, lo que últimamente me resulta más gratificante es escribir. Sí, escribir me relaja, es una terapia que me permite sacar de mi interior sensaciones, emociones, ideas..., difíciles de explicar oralmente. No sé cómo explicarlo. Siento, tengo la percepción que si estas reflexiones me las dijera oralmente en bajito, para mí, no saldrían y quedarían guardadas dentro de mi alma, encerradas con una llave imposible de encontrar después, con el paso del tiempo. Las personas deberíamos abrirnos más a los demás, ofrecer lo mejor de nosotros mismos, no quedarnos nada en nuestro interior. Lo que se guarda, sobre todo si son sentimientos y emociones, enseñanzas e ideas, se termina perdiendo. Sin embargo, si compartimos con los demás nuestro interior, dejaremos una huella que enriquecerá a las personas con las que nos cruzamos en nuestra vida diaria y, a la vez, recibiremos de

ellas enseñanzas y emociones que nos harán más grandes interiormente. Pero hoy es distinto. Hace alrededor de un cuarto de hora escaso me he sentado delante del ordenador intentando escribir algo. Pero nada, no hay manera. De repente, por un instante, se me ocurre algo, una luz aparece clara en mi cerebro y me dice que lo intente con bolígrafo y papel. Voy a intentarlo, y, si resulta, lo convertiré en un hábito. Ya habrá tiempo después de pasarlo al ordenador. Abandono mi lugar frente a la ventana, me doy la vuelta y me siento frente al escritorio. Y ahí están, ante mí, invitándome a compartir con ellos mil historias y sentimientos, unos sencillos folios en blanco. El comienzo es duro, pero me digo a mí mismo adelante ¡Qué puedo perder! Aun así, a pesar del agarrotamiento, de la timidez que embota mi mente, consigo hacer caso a mi interior, me sobrepongo y hago de tripas corazón. Con una mano sujeto dulcemente el bolígrafo mientras con la otra acaricio los folios suavemente, colocándolos en posición de salida para comenzar a escribir. ¡Qué gracia! Parece que más que escribir, me estoy preparando para iniciar una carrera. Bueno, escribir no es muy diferente. Escribir es iniciar una aventura donde uno mismo se convierte en creador. Es una incógnita el averiguar hacia dónde me llevarán los dedos al vestir con palabras los folios situados frente a mí. Escribir, en fin, es soñar despierto: soñar, soñar, soñar... Javier Manzanares


las letras

teléfono más cercano, su móvil no tenía cobertura y necesitaba pedir ayuda. En la gasolinera de servicio le ofrecieron un mecánico que llegaría dentro de una hora. Lo único que podía hacer era volver al coche y esperar. Mientras lo hacía se lamentaba de su mala suerte, para colmo, los coches le pasaban velozmente zumbándole los oídos. Cansado, con frío y malhumorado llegó al coche. Sorprendido vio recostado a alguien en él. Era un anciano de curioso aspecto, con una

Concurso de microrrelatos

gabardina blanca y una gorra amarilla, de baja estatura y rasgos amables, su cabello blanco flotaba al viento, pero lo que más le llamó la atención fueron sus ojos, de un castaño profundo y sonrientes. El anciano le saludó y cordialmente le hizo ver que el coche estaba arreglado. Alberto, sorprendido, comprobó que era verdad que el motor funcionaba correctamente, asombrado se volvió para darle las gracias, pero no había nadie, estaba solo. Y se preguntó ¿Quién podía ser

aquel anciano? ¿Cómo había llegado hasta allí? ¿Cómo se fue? ¿O había sido un sueño? Este suceso sería el comienzo de uno de los cambios más profundos en su vida. Un rato después puso de nuevo el coche en marcha y continuó hacia su casa. Después tomó un lápiz, abrió su diario y se puso a escribir. “TODO COMENZÓ UNA FRÍA Y HÚMEDA TARDE DEL MES DE OCTUBRE”. Angelines Jiménez

Tercer premio

El río mágico rase una vez un pueblo rodeado de verdes montañas pobladas de frondosos árboles: avellanos, robles, manzanos amargos y castaños. Lo cruzaba un hermoso río de aguas cristalinas de color esmeralda, en las cuales se divertían saltarinas y escurridizas truchas de varios tamaños y colores. Aquella tarde de verano, como otras muchas, llegó al río un grupo de alegres y revoltosos chiquillos, entre diez y doce años, capitaneados por Tomy, un muchacho alto, moreno, de grandes ojos negros y mofletes rojos como las amapolas. Calzaba botas sin cordones y pantalón largo sujeto al hombro por un solo tirante. Al ser el jefe de la pandilla imponía los juegos y decidía quién podía juear y quién no. Todos le obedecían aunque alguno no estuviera muy de acuerdo. Esa tarde, mientras los demás se divertían tirando piedras para ver quién cortaba más veces el agua, él se entretenía tratando de pinchar a los peces, cosa que le encantaba, con un arpón puntiagudo que llevaba. Una vez cansado de este juego gritó a sus compañeros: “sois unos aburridos, menos mal que he traído mi caña, voy a ver si pesco algo”. Al poco de echar la caña notó que algo

É

había mordido el anzuelo, pero aunque tiró fuerte no consiguió sacarlo. Dando gritos pidió ayuda a sus compañeros, éstos acudieron corriendo pero todo fue inútil, por mucho que tiraban y tiraban, la caña no se desprendía. En ese momento Tomy resbaló de la piedra donde estaba subido, con medio cuerpo dentro del agua siguió tirando, sus amigos le gritaban, suéltala Tomy, pero él no la soltó, ¡estaría bueno!, tenía que demostrar que era el mejor. De repente algo tiró de él con tal fuerza que lo arrastró con su caña corriente abajo. Sus amigos se miraron desconcertados. Sin saber qué hacer, empezaron a correr también río abajo, pero no veían nada. Después de un largo recorrido y ya muy asustados, lo encontraron tumbado sobre una gran piedra donde la corriente lo había arrastrado; estaba todavía semiinconsciente. Al oír sus voces se sobresaltó y muy asustado les contó lo que le había pasado. Un pez enorme lo había arrastrado hasta una profunda cueva, toda adornada de farolillos multicolores, donde había muchísimos peces de varios tamaños y colores que celebraban todos juntos una divertida fiesta, con un gran bailes de disfraces. Al verlo, los más grandes se fueron hacia él con intención de devorar al intruso, pero una hermosa Sirena, a la que todos lla-

maban “majestad”, con voz dulce les dijo: “Tranquilos, ¿no veis lo asustado que está? Dejadlo que nos cuente por qué su mayor diversión es pincharnos y no dejarnos en paz”. Él, tartamudeando y muerto de miedo, contestó que a veces se aburría y sentía deseos de molestar a alguien, cosa que ahora no le parecía tan divertida. Los peces lo escuchaban en silencio y después de celebrar consejo decidieron por unanimidad dejarlo ir, con la promesa de que no volvería a molestar a nadie. Al despedirse, una Sirenita lo besó suavemente en la mejilla y le dio una gran pepita de oro para que al verla recordara su promesa. La traía muy apretada en su majo, pero, ¡oh, sorpresa!. Cuando Tomy la abrió para enseñar la pepita a sus amigos, comprobó que su mano estaba vacía. En esto, uno de ellos reparó en la sangre que tenía Tomy en la cabeza, debido sin duda al golpe que se había dado al chocar contra la piedra. En ese momento se dio cuenta de que todo había sido como un sueño, sin embargo aprendió la lección. Los peces bailaban todos juntos sin importarles el tamaño ni el color. Él prometió ante sus amigos hacer lo mismo. A partir de aquel momento, la pandilla estuvo abierta a todos los que quisieron entrar en ella. Adelina Álvarez

19


la historia

la historia

El Código da Vinci y la historia l éxito del libro ha desbordado toda previsión editorial. La proyección de la película sigue los pasos de éxito de la novela. Es un fenómeno de “masas” muy bien elaborado desde las técnicas del mercado. Desde la perspectiva del aula de Historia de las Religiones quiero ofrecer las siguientes consideraciones: El Código da Vinci es una novela de intriga policíaca (un “thriller”). Este género tiene sus propias leyes. Los críticos literarios enfocan los valores de la novela. No todas las críticas han sido favorables. La misma directora de la editorial española (A. Sumalla) se cura en salud: “No se trata de alta literatura y no se pretende tampoco que se considere como tal. Es un thriller comercial. Y como tal tiene que ser valorado”. Es, pues, un libro de ficción. No es una novela histórica. Un juicio crítico: “El Código da Vinci es literatura de ocasión, pedestre y simple; redacción tópica, llena de descripciones vulgares y falta de adjetivación precisa; argumentación infantil como en tanta producci��n urgente de aventuras. Las veinticinco primeras páginas son suficientes para asustarse de su mediocridad” (Justino Sinova). Pero el autor pretende, mediante la anotación preliminar y algunas otras intervenciones de los personajes, presentar su libro como testigo fiel de unos hechos históricos, revestidos de ropaje novelístico. Hechos históricos ocultos para la mayoría de los profanos. Él, Dan Brown, ofrece las claves o “códigos” para descubrir la realidad de los hechos. Y el cuadro de Leo-

E

20

nardo Da Vinci (año 1499) contiene algunos de estos códigos secretos. Dice Brown en su página web: “El secreto que revelo se ha susurrado durante siglos. No es mío. Es cierto que puede ser la primera ocasión en que el secreto se desvela con el formato de un thriller popular, pero la información no es nueva. Mi sincera esperanza es que El Código Da Vinci,

El autor, Dan Brown, pretende presentar su libro como testigo fiel de unos hechos históricos además de entretener a la gente, sirva como una puerta abierta para que empiecen sus investigaciones”. El autor se sirve del personaje Teabing, presentado como un historiador riguroso, para proclamar afirmaciones seudo históricas. No cita las fuentes de sus afirmaciones. Todo queda en la

nebulosa del personaje novelado. No me es posible, por el espacio limitado en el periódico, recorrer los hechos históricos que esta novela deforma. Otros escritores, y sobre todo historiadores, están poniendo al descubierto sus errores en algunas publicaciones. Me limito a los datos que tienen directa relación con el Aula de Historia de las Religiones. El “Priorato de Sión” o La Orden de Sión. La novela asegura que se fundó en 1099 (siglo XI), después de la segunda cruzada. Lo identifica el autor con la creación de la Orden Militar de los Templarios. En la historia de las cruzadas estudiamos el origen de los Templarios, para custodiar el “Templo” (Santo Sepulcro) de Jerusalén, de ahí su nombre. Pero el priorato de Sión es una asociación francesa creada en el año 1901(siglo XX) y cuyos estatutos fueron registrados oficialmente el 25 de junio de 1956 en el municipio San Julián de los Genoveses (Alta Saboya). Los miembros de este “priorato” se proclaman herederos de los masones, templarios, egipcios... Esta “orden” era, según la novela, la que custodiaba el secreto de la descendencia de Jesús de Nazaret y María Magdalena. Jesús casado con María Magdalena. Según la novela tuvieron una hija, con la que se inicia la línea de los reyes merovingios de Francia. La Iglesia ocultó esta realidad para defender la línea patriarcal frente a la línea femenina, que habría representado el proyecto verdadero de Jesús. Esta afirmación central se hace sin ningún documento, ni en cuanto al matrimonio de Jesús ni en cuanto a su descendencia ni en cuanto al encabezamiento de la dinas-


la historia

tía merovingia. Ningún texto de la antigüedad, ni evangelios, ni cartas ni otros escritos apócrifos ni textos de autores no cristianos afirman o niegan que Jesús estuviera casado. La verdad es que, según mi opinión, este tema les interesaba muy poco a los primeros cristianos. No les afectaba a su fe ni a su ilusión por el proyecto de Jesús de predicar su mensaje y organizar el nuevo modo de vivir. No es verdad que Jesús, como buen rabino, tenía que estar casado. En el judaísmo de la época de Jesús había judíos solteros, como los monjes del Qumrán (esenios). Y esto sí que tiene constancia documental tanto en el historiador Flavio Josefo como en algunos de los documentos descubiertos en Qumrán sobre el modo de vivir de los monjes esenios. ¿Por qué preocupa tanto (ahora) si Jesús estuvo o no estuvo casado? ¿Y María Magdalena? Es citada repetidas veces en los evangelios canónicos junto con otras mujeres que acompañan a Jesús desde Galilea a Jerusalén. Magdalena tiene un relieve especial en los relatos de la pasión y resurrección como “testigo” de la realidad de estos acontecimientos. Con la Magdalena se han identificado, erróneamente, otras dos Marías con las

Se proclaman afirmaciones seudo históricas, no se citan las fuentes históricas... Todo queda en nebulosa que Jesús estuvo relacionado: la hermana de Lázaro y la “pecadora” sin nombre, que menciona Lucas (7, 37). María Magdalena adquiere también bastante relevancia en unos escritos apócrifos gnósticos: el Evangelio de Felipe y el de María Magdalena. El de Felipe tiene unas frases que resaltan el afecto especial entre Jesús y Magdalena. Y estos apócrifos son los que se aducen por escritores anteriores a Brown para hablar de un matrimonio entre Jesús y María Magdalena. Estos apócrifos surgieron en unas comunidades cristianas de Egipto (siglos IIIV) que realizaron un esfuerzo por “inculturar” el mensaje de Jesús en su filosofía gnóstica, que buscaba la explicación de todas las cosas y de las personas en el equilibrio entre dos principios: negativo/positivo, ying/yang, masculino/femenino, etc. Jesús, como hombre perfecto y encarnación perfecta de Dios, tenía que juntar los dos principios. De ahí que le atribuyeran

la unión “matrimonial” con María Magdalena como principio femenino. Estos apócrifos eran conocidos en el siglo II, pues alude a ellos San Ireneo (130208). Permanecieron sepultados en las ruinas de unos edificios. En 194546 fueron hallados casualmente junto con otros escritos coptos de Nag Hammadi (Egipto). Es una verdadera biblioteca formada por 13 códices que contienen 48 obras. En la Edad Media se escriben algunas leyendas, basadas en unos nombres de lugar de Provence (Francia); en especial una leyenda hace ir a Magdalena a Provence con uno o varios hijos de Jesús, continuadores de la “sangre real”, fundadores de la dinas-

21


la historia

la historia

Limón y limonada tía Merovingia. Algunos escritos del siglo XX, como el Enigma sagrado o La hija de Dios, recogen estas tradiciones y le prestan a Brown la base para su novela. Todos estos datos no pasan de ser leyendas, sin base histórica probada. Cualquier especulación es posible desde cualquier leyenda, sobre todo si sirve para promocionar ventas de libros. ¿Jesús hijo de Dios por decisión del emperador Constantino y por decreto del concilio de Nicea el año 325? Constantino influyó, es verdad, en muchas cosas y nada buenas en la organización de la Iglesia del siglo IV. Pero atribuirle la decisión de nombrar a Jesús de Nazaret hijo de Dios, resulta ridículo. Hay textos históricos del siglo I (cartas de Pablo) que afirman la divinidad de Jesús. No digamos los evangelios y otros escritos de autores cristiano de los siglos II-IV. Y podemos también citar dos autores del siglo I, no cristianos, Flavio Josefo (judío), que habla de los discípulos Jesús, considerado como el Cristo o Mesías; y Plinio el joven (romano) (61-113) que aporta el dato de que algunos de su tiempo veneraban o cantaban a Cristo como a un dios: afirmaban los cristianos “que se reúnen en un día fijo antes del alba y cantan a coros alternativos un himno a Cristo como a un dios”. ¿Y lo que dice del Opus Dei? Uno se pregunta ¿qué tiene Brown contra el Opus? Hay datos históricos de esta Institución que le habrían ayudado mucho más a encauzar su crítica. Los datos falsos o falseados desacreditan a quien los aduce. La novela, y la película, pueden producir incomodidad, desasosiego o quizás escándalo en personas que han recibido una educación religiosa cris-

22

tiana tradicional. No hay que perder de vista que estamos ante una obra de ficción, que quizás pretende seguir una línea de descrédito del fundador de una de las religiones básicas de nuestra cultura, como la “nueva era”, sociedad de carácter mistérico surgida en Francia. Son tácticas que se han dado durante los veinte siglos de cristianismo. La respuesta a estos planteamientos no está en la oposición indignada o la negación infundada de los datos, sino en el estudio, la cultura, la propia formación cristiana en busca de los fundamentos de la fe. Termino con unas líneas de Hugo Cáceres, distribuido por la Conferencia de Religiosos del Perú: “Si una película de ficción o una mala novela pueden hacer tambalear la fe de los católicos, la misión de evangelización debe tomar otros rumbos. Creo que el libro y la película son grandes oportunidades para reflexionar sobre la fragilidad de la tarea evangelizadora tal como es asumida actualmente”. Y yo, en nuestro caso, añadiría: y para leer buenos libros de Historia de las Religiones.

Poco antes de que se publicase El Código da Vinci, llegó a la sede central del Opus Dei en Nueva York el aviso de que una novela vertía nuevas hipótesis sobre la figura de Jesús de Nazaret así como de los orígenes del cristianismo; además, aparecía en el libro un oscuro monje del Opus (en la Obra no hay monjes sino laicos y sacerdotes), sadomasoquista y asesino. No dieron un duro por su éxito. Pocos años después la Obra se ha tenido que movilizar para hacer frente a las acusaciones que han ido surgiendo y dar una imagen, cuando menos, bondadosa de la Prelatura. Lejos de polemizar o de decretar boicot alguno al libro o a la película, el Opus ha optado por sacar un partido positivo de todo el fenómeno “Da Vinci”, ha tratado de convertir el limón en limonada: ha reeditado Camino, la obra cumbre de su fundador, san Josemaría; miembros de la Obra han pasado por todos los platós de las televisones norteamericanas; un periodista afin, al que supuestamente se le han abierto todas las puertas, ha publicado el libro Opus Dei; y hasta se ha estrenado una obra de teatro sobre Escrivá. Todo este revuelo ha provocado que más de un millón de estadounidenses hayan visitado la web del Opus o que las solicitudes de información sobre la Obra se hayan duplicado. A.M.

Santiago


la historia

la historia

Amadeus cumple años

C

ada uno tiene su escala de valores. Es algo que construyes a partir de lo que aprendes de la vida. Para mí la música siempre fue muy importante, pienso que un bosque sería muy triste si no cantaran los pájaros, porque la naturaleza esta llena de acordes, de misterios, que te llenan de belleza descubriendo las sinfonías que se encuentran a tu alrededor y dentro de uno mismo. La música es un talismán que utilizas como soporte para ser poeta, para escuchar, para sentir antes que comprender. La visión de la música sólo la puedes entender cuando la llevas dentro de tu corazón y ves que todo lo que te rodea está lleno de pinceladas musicales. El triunfo del genio Johannes Chrysostomus Wolfgang Teophilus Amadeo Mozart nació el 27 de enero de 1756 en Salzburgo (Austria). Se cumplen, pues, 250 años del nacimiento de uno de los grandes genios de la música. Su ingente y trascendente obra, que abarca todos los registros instrumentales y corales, es patrimonio de la humanidad. La vida de Mozart representa el triunfo del genio sobre la precocidad. Fue un superdotado y, a los 10 años de edad, Nanerl, como le llamaban familiarmente, daba clases de piano e interpretaba con virtuosismo. Al año

siguiente, Mozart dio la primera prueba de su genio al interpretar seis tríos como segundo violín sin previo ensayo. Mozart era un caso sin precedentes en la historia de la música. De hecho, dos audiencias le bastaron para escribir, de memoria y sin errores, el Misererede Allegri, del que el Vaticano había prohibido hacer copias. Con sólo quince años de edad, ya tenía en su haber la escritura de más de cien composiciones que incluían conciertos, sinfonías, misas, motetes y óperas. Un par de años después de haber abrazado la masonería e ingresado en la logía de Viena, Mozart estrenó Las bodas de Fígaro, una obra por encargo directo del emperador. “Es la mejor ópera del mundo y sólo yo podría haberla escrito”, dijo en una ocasión Mozart, lo que demuestra que, aparte de ego-

céntrico, era un excelente crítico, ya que este trabajo fue lo mejor de su época vienesa. Mozart se ganó por derecho propio un puesto destacado en el selecto panteón de los grandes compositores. Como cabía esperar ya desde su más tierna infancia, los fervientes admiradores de Mozart lo convirtieron en una celebridad cuya vida se vio a menudo enturbiada por diversas leyendas. Mozart, el niño obstinado e incapaz de superar su conducta infantil, el tan cautivador mago cuyas credenciales nadie osó cuestionar jamás, el trabajador prodigioso que nunca revisó una sola nota de sus fulgurantes inspiraciones improvisadas. Mozart acertó con su intuición de que moriría antes de terminar su Réquiem. En noviembre de 1791, cuando La flauta mágica se representaba con enorme éxito, Mozart ya no podía moverse de la cama. Murió en la madrugada del 5 de diciembre. Un amigo le hizo una mascarilla fúnebre pero se perdió, impidiendo que se aclarara el enigma de su aspecto físico, diferente según los retratos, aunque parece probado que era bajito y cabezón. A su funeral asistieron músicos, masones y nobles, pero nadie acompañó el cadáver al cementerio y le enterraron en una fosa común. Un alumno suyo acabó el Réquiem. Angelines

23


con otra mirada

con otra mirada

Historias de otros pueblos a literatura está presente en todos los tiempos, en todos los lugares, en todas las sociedades. La literatura comienza con la historia misma de la humanidad. No hay ni ha habido jamás en parte alguna un pueblo sin narraciones, sin cuentos, sin relatos. Todos los grupos humanos tienen sus relatos y no sólo para ellos sino que se lo ceden al resto de la humanidad. Y a estos relatos dedicamos en la Escuela la velada literaria que celebramos el 31 de marzo pasado. Durante dos horas pudimos saborear algunas de esas historias que otros países, otras sociedades, otras gentes nos han dejado para que disfrutemos y aprendamos con ellas. Historias llegadas hasta nosotros por medio de los libros y, sobre todo, a través de la boca de nuestros compañeros inmigrantes, que fueron los actores protagonistas de la velada. Ellos eligieron las narraciones que, antes que a los nuestros, llegaron al corazón de los marroquíes, de los brasileños, de los rumanos. Y una de ellas, Zorah, quiso ofrecernos el acompañamiento ideal de los hojaldres y dulces recién salidos de sus habilidosas manos tangerinas, que comi-

L

mos al final regados con un buen vino moldavo y zumo de guaraná de la selva del sur brasileiro mientras las historias que acabábamos de oír dejaban su poso en nuestra memoria y en nuestro espíritu. Los relatos y fragmentos de obras que fuimos leyendo –algunos, como el que ofrecemos de muestra, en su lengua en que fueron escritos y en la nuestra- nos demostraron que la imaginación, la fantasía y la atracción por lo misterioso y lo maravilloso son

comunes a todos los pueblos. Que el amor, el odio, las alegrías y las penas, en fin, los sentimientos humanos son comunes en todas las obras cumbres de la literatura sean de donde sean. Y que al fin y al cabo, aquí, en Marrakech, en Bucarest o en Porto Alegre todos buscamos lo mismo: la expresión de unas emociones que nos alivian, la evasión de un mundo que no nos gusta o la distracción de una realidad opresiva. En una palabra, ser más humanos.

Lenda do pastoreo Era una vez un negriho que era pastor de ovelhas. Pasaba os dias todos ao sol dos campos cuidando das ovelhas de um senhor dono de fazenda. Era feliz fazendo se trabalho até que um dia uma das ovelhas se desgarrou do rebanho e nunca mais apareceu.O señor dono da fazenda disse-lhe que se a ovelha nao mais aparecese ele seria castigado.

24

Aquelha nao mais apareceu e o negrinho foi colocado, amarrado em um tronco aos pés de um formigueiro e devorado pelas formigas. Poco despois a ovelha apareceu. Eiz que a lenda diz que se algo desaparece devemos acender uma vela para o negrinho, rezar e esperar que o objeto aparece.


más escuela

más escuela

Botijos y tiros al profe n el día que se conmemora al santo de San Isidro, en el colegio se realizó una congregación para disfrutar de la fiesta que se hacen en diversos lugares. Para mi sorpresa, en mi primera experiencia en este país me alegré mucho de ver a la gente llegar con trajes típicos de esa época. Las mujeres con su mantilla sobre sus hombros y un clavel en sus cabellos adornando y dándole colorido a la alegría del lugar. Los niños con sus desbordadas sonrisas

E

y los hombres ellos muy chulos. En el colegio San Federico, además de estudiar, se planifican las reuniones y se viven grandes momentos en familia. Sobre las rifas, la organización fue un éxito. Un sinfín de carcajadas en los participantes del tiro al profesor, el ir y venir para acumular puntos y canjearlos por premios, catar los sabores de los licores en los botijos. Así pasamos a las mesas a degustar los exquisitos bocadillos, empanadas, jamones, quesos, sandwiches, bizco-

chuelos, rosquillos del santo, etc. Etc. Luego, como broche de oro, el baile. ¡Qué lindo observar y participar en armonía en tan grata compañía! A nuestro director y profesores, agradecerles es poco por cómo consisten a sus alumnos haciendo de ellos hombres y mujeres de cultura, solidarios y ejemplares de sus enseñanzas. En mi reconocimiento a las autoridades, los aliento para que sigan el mismo camino. Os doy las gracias. Julio

25


más escuela

más escuela

Recordando al principito

D

ibújame un cordero!”, “¡Dibújame un cordero!”... y después de varios intentos el principito aceptó un cordero dormido, dibujado dentro de una caja. Se cumple este año el sesenta aniversario de la publicación de la historia del Principito de Saint Exupery. Sesenta años haciéndonos pensar, deleitando ese rincón escondido del niño que llevamos dentro. Con este motivo, en la Escuela, hemos querido rendir un homenaje a este personaje. Y lo hemos hecho representando su obra para que de una forma colectiva el aplauso y el reconocimiento fuesen unísonos. El Principito es un libro eterno; su filosofía no pasa de moda, yo diría que paradójicamente está ahora más de moda que nunca; ahora que todos queremos ser eternamente jóvenes por fuera pero con corazón de “persona mayor” preocupada sólo por los números, por los resultados constantes, por poseer más que nadie. “Yo conozco a un hombre que posee millones de estrellas, y a un geógrafo que anota constantemente las montañas que hay, los mares y los océanos, pero que nunca los ha visto”... dice el principito. Las personas mayores sólo estamos preocupadas por cosas serias, porque nos obedezcan, porque nos adulen, por triunfar, por atenernos a consignas establecidas aunque estas sean tan absurdas como las del farolero; pero los ojos son ciegos y sólo se ve bien con el corazón. Lo importante es siempre invisible a los ojos; el elefante dentro de la boa, el cordero dormido dentro de la caja,

26

los campos de trigo ondulados por el viento, los ritos que convierten un encuentro casual en una amistad y por encima de todo la fidelidad a las cosas que importan. Uno de los temas centrales de esta obra es la importancia del amigo y la fidelidad que se le debe. Cuando uno domestica a un amigo es para siempre aunque haya cosas de él que no entendamos, aunque la despedida nos produzca lágrimas. Me gustaría que después de recordar esta hermosa historia tuviésemos ganas de dejarnos domesticar por un

amigo, aunque tengamos que llorar cuando se vaya; que recuperásemos los ritos ya olvidados del silencio, de la compañía, de la conversación, de la pregunta, de la risa; me gustaría que mirásemos más a las estrellas y nos preguntásemos cuál de ellas es el asteroide B 612 en el que habita un frágil y pequeño muchachito, porque sería señal de que no hemos perdido la esperanza, de que seguimos creyendo que lo que más embellece al desierto es el pozo que oculta en algún sitio. Maite


más escuela

más escuela

Ropa manchada con sudor

L

a industria textil es uno de los sectores que mejor ha aprovechado el fenómeno de la globalización económica. Casi todas las grandes empresas de confección y de material deportivo mundial fabrican hoy sus productos en países considerados “pobres” o “tercermundistas” con el fin de abaratar los costes de producción. Y, en efecto, tal como refleja el último informe anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la fabricación de las camisetas, pantalones o zapatillas deportivas que usamos sale mucho más barata. Y también manchada con el sudor de los que la fabrican. Y es que resulta barato porque en estos países las condiciones laborales de los trabajadores son deplorables, por no decir escandalosas. Trabajan siete días a la semana, los salarios son mínimos, les obligan a trabajar horas extra sin retribución, no tienen asistencia sanitaria, no pueden sindicarse, no tienen vacaciones, trabajan desde los diez años, las mujeres ganan menos o sufren acoso sexual... En definitiva, no se respetan sus derechos humanos. ¿Quién dice que en el siglo XXI no existen ya los esclavos?

Esta situación de injusticia está en el origen de la Campaña Ropa Limpia (CRL), que pretende mejorar las condiciones laborales del sector textil en estos países. Esta campaña está activa en 12 países europeos y colabora con ONG y sindicatos de los países donde se confeccionan las prendas (Asia, África, Europa del Este y América Central). En España, la CRL, liderada por Setem, agrupa a más de 60 organizaciones. Los consumidores deciden Se trata, fundamentalmente, de sensibilizar a los consumidores sobre las condiciones de explotación de millones de trabajadores y trabajadoras del sector textil, denunciar y presionar a las empresas multinacionales para que cambien su prácticas. Además, debido a que un alto porcentaje de los trabajadores de la industria textil son mujeres, la CRL integra un análisis por géneros en su estrategia y su proyecto de campaña. La Campaña también tiene en cuenta que la estructura actual del sector textil mundial se apoya principalmente en el sector informal y que se utiliza mano de obra inmigrante. Sin duda, los principales actores de la

campaña son los consumidores, que son, a la postre, los que deciden qué compran. Las empresas gastan millones de euros en publicidad y campañas de márketing para convencer a la gente de que compre sus productos. Las grandes empresas compiten ferozmente para conseguir la fidelidad del consumidor, y por tanto, los consumidores pueden influenciar a estas empresas y a su forma de trabajar. Además, las compañías deben responsabilizarse de lo que ocurre en las factorías que subcontratan y asegurarse de que sus productos se fabrican en condiciones laborales dignas. Muchas de estas empresas, presionadas por la opinión pública de sus países, han establecido unos códigos de conducta que utilizan para tener buena imagen. Aunque aseguran que se cumplen en los lugares de trabajo, por regla general, esto no es cierto. Y, en cualquier caso, los mejores códigos son leyes laborales de cumplimiento forzoso. En este aspecto juegan un papel muy importante los gobiernos, tanto los de los países donde se fabrican estos productos como los nuestros. También aquí, los consumidores, como votantes, tenemos la última palabra.

27


más escuela

más escuela

El entusiasmo de la danza

D

ecir que la danza libera el cuerpo y el alma puede parecer una utopía, pero no se aparta de la realidad la actitud de compaginar a través de movimientos armónicos con el cuerpo una paz interior dentro de la agitación de nuestros días. Danzar, bailar, la música... todo ello expresa un enriquecimiento que te transporta a un estado de embriaguez que da sabor al éxito, aprendiendo a vencer los obstáculos que existen a nuestro alrededor y que se transforman en un estado de éxtasis total, que nos hace llegar a la culminación creyendo que nuestros pies no tienen la tierra debajo y que alas imaginarias nos permiten volar por encima de nosotros mismos, utilizando como trampolín la sensibilidad que te proporciona el entusiasmo de la danza. Esta reflexión nos la hizo sentir la Compañía Nacional de Danza 2 por iniciativa de su director artístico, Nacho Duato. El objetivo es el de formar y preparar a jóvenes bailarines para la vida profesional. Es un nexo de unión entre los conservatorios y escuelas de ballet y la Compañía Nacional de Danza. El repertorio está formado predominantemente por obras de Nacho Duato, a las que se van incorporando trabajos de jóvenes y prometedores coreógrafos. Esto da a los bailarines la oportunidad de seguir muy de cerca las nuevas tendencias y de incorporar esos elementos a sus nuevos montajes. Este proyecto, en definitiva, preten-

28

Nacho Duato nos presenta una obra en tres actos: Na Floresta, Axis y Remansos, que son un estallido de luz y coordinación de los cuerpos de ilusionar a los jóvenes bailarines, despertar el interés del público joven hacia la danza contemporánea y ampliar la oferta cultural de nuestro país Tres actos Na Floresta es un tríptico musical que recrea la belleza de las selvas amazónicas, recogiendo directamente del folklore autóctono la esencia misma de su esplendor. Una energía apasionada recorre este trabajo, creado

a través de secuencias plenas de contenido y fluidez. No transmite un mensaje específico sino que, más bien, sirve de pretexto para crear movimiento en intima relación con la naturaleza. Con Axis, Gentian Doda nos presenta su nuevo trabajo. Toda búsqueda de equilibrio discurre entre el orden y el caos y está plagada de numerosos elementos confusos y puntos muertos. En Axis nos sumergimos en el centro de todo proceso. Raphael Saada es el compositor de parte de la música, a la que él mismo pone los arreglos y el hilo conductor que le da forma. Remansos, sobre los Valses Poéticos de Granados, ha recibido los mayores elogios por parte de la crítica especializada. Fuerza expresiva, geometría de líneas o utilización dinámica del espacio y las formas, fueron algunos de los comentarios suscitados por el trabajo de Nacho Duato. Montado sobre música de piano de Enrique Granados, e inspirado en el mundo de Lorca, Remansos derrocha ingenio, ofreciendo continuos guiños al espectador basados en la perspicacia de sus movimientos. No recordaba haber visto un estallido de luz y coordinación en unos cuerpos que liberaban una sucesión de imágenes de vértigo, efectuando a través de forma humana expresión, conciencia, belleza y percepción. Si queremos tener una comprensión completa de la danza, hay que presenciar un espectáculo como hemos visto en esta ocasión. Angelines


más escuela

más escuela

Conocer a los vecinos ras las visitas de los últimos años a los orígenes de San Federico, en Alemania, y a la cuna de la civilización occidental, en Grecia, la Escuela tendrá este verano la oportunidad de conocer en profundidad a nuestro vecinos de oeste, a menudo tan injustamente despreciados. Durante nueve días, entre el 4 y el 12 de julio, recorreremos Portugal de norte a sur, de la frontera gallega a las playas del Algarve, reconociéndonos en las cosas que compartimos y asombrándonos con las maravillas ignoradas que albergan sus tierras y sus ciudades. El periplo comenzará por el norte, con una breve parada de paso en Salamanca, que nunca viene mal. Oporto, con su catedral románica, será el epicentro de esta primera parte del viaje. Desde allí, nos acercaremos a Braga, ciudad de aroma galaico fundada por los romanos en el siglo II, y a la encantadora Viana do Castelo. La siguiente estación será la antiquísima ciudad universitaria de Coimbra, desde cuyas intrincadas callejuelas se irradiaba ya en el siglo XII toda la sabiduría conocida entonces hacia el continente europeo. Con la bendición de la Virgen de Fátima, a la que por supuesto visitaremos como corresponde, recibiremos una pequeña cura de humildad –si todavía nos quedan aires de superioridaden Batalha y su Monasterio de la Victoria, mandado edificar en el siglo XIV por el rey Joao I para conmemorar la victoria sobre el reino de Castilla en la batalla de Aljubarrota. Y de allí, con una breve escala en el pintoresco pueblecito pesquero de Nazaret, iremos por fin a Lisboa, punto central del viaje. Habrá, por supues-

T

to, visita obligada a sus imprescindibles joyas artísticas: el Monasterio de los Jerónimos, la Torre de Belén, la Plaza de los Restauradores; el Monumento a los Descubridores; el Castillo de San Jorge, etc. Habrá, claro está, tiempo libre para gozar de los afamados barrios del Chiado y de la Alfama, y para disfrutar del no menos famoso bacalao lisboeta, preparado de mil y una maneras distintas... Y habrá, sin duda, gira por alrededores de la capital portuguesa: Sintra, con monumentos tan importantes como el Palacio Nacional, del siglo XIV, y los jardines da Libertade; el famoso mercadillo de la Boca del Infierno; Cascais, con su luminosa bahía; Estoril, villa residencial con casino y centro del exilio monárquico español durante la dictadura franquista...

Llegados a este punto, nos costará con toda probabilidad arrancarnos de Lisboa y seguro que dejaremos allí una parte de nuestro corazón, pero todavía nos quedará mucho Portugal que recorrer. Nos espera, sin ir más lejos, Évora, ciudad de sabor romano y musulmán con cierto ambiente provinciano, desde la que se puede otear la comarca del Alentejo y patrimonio de la Humanidad. Y nos aguarda todo el Algarve sureño, con sus amplias y fabulosas playas en las que podremos descansar un día entero, que algo de ocio también hay que tener, y ponernos algo morenitos para presumir a la vuelta. Eso sí, parando de nuevo de camino, en Huelva para recuperar algo de sabor español, que no todo va a ser Portugal en el viaje. ¿O sí?

29


visto / leído

visto / leído

Muertas que no mueren

S

e ha dicho hasta el hartazgo que Volver, la última de Almodóvar, es la película de los retornos, como su nombre indica: el del director a sus raíces, el de la Maura a su elenco de actrices “favoritas”, el de los temas que trata a la línea de ¿Qué he hecho yo para merecer esto? o Mujeres al borde de un ataque de nervios... Pero, para mí, es sobre todo una película que habla de la muerte: hay cementerios, asesinatos, duelos, entierros, aparecidas y enfermas sin esperanza. Y más que de la muerte, habla de la rica cultura de la muerte en La Mancha, del modo –nada trágico, desde luego- con que varias mujeres de distintas generaciones se manejan dentro de esa cultura. Es, por tanto, una película furiosamente manchega. En La Mancha -yo también soy manchego, y puedo dar fe de ello- se convive con la muerte de forma natural. Las mujeres manchegas, como en la película, saben muy bien lo que es tener limpísima una tumba, rezar en un velatorio, tener preparada tu mortaja o tratar a los muertos a veces como si estuvieran vivos. El modo en que los muertos continúan presentes en nuestras vidas, la riqueza y la humanidad de nuestros ritos funerarios hacen que no mueran nunca. Volver no es una película de fantasmas, sino de aparecidos. O mejor, de aparecidas. La diferencia es sustancial: los fantasmas son fantasía, ficción. Las aparecidas son puritita realidad. Todos los manchegos tenemos un familiar o conocemos a alguien a quien se le aparece una persona fallecida para resolver precisamente asuntos pendientes, y una de las cosas más sagradas en la vida es

30

cumplir promesas para que los espíritus se queden tranquilos. No se trata de que lo sobrenatural viva entre lo natural; es que se integra en la vida y es tan natural como el mundo de los vivos. Por eso a nadie en el pueblo le sorprende que la madre, Irene, siga haciéndole compañía a su hermana después de muerta, hasta que se larga a Madrid con sus hijas cuando se queda sola. Y por eso Volver resulta una película realista en la que vivas y muertas conviven sin estridencias, provocando situaciones hilarantes o de una emoción intensa y genuina. Las mujeres de esta historia sobreviven al viento, al fuego, a la locura, al adulterio, al incesto, al asesinato, a las violaciones, a la pobreza, al cáncer, incluso a la muerte, a base de bondad, mentiras y una vitalidad sin límites. Pero a diferencia de esas otras, éstas son manchegas. Así, cuando les ocurre algo extraordinario, algo que parece fantástico, lo incorporan en el acto, sin contradicciones ni dificultades, con la energía y el pragmatismo improvisados con que se enfrentan,

como muchas otras, a su laboriosa existencia del día a día. Y es que no hay como tratar con muertos para tener ganas de vivir. En el fondo, si esta película conmueve tanto -y ése es su acierto- es porque habla con sencillez y normalidad de “los muertos de cada uno”, aquellos que nos rodean y con los que todos alguna vez soñamos. Y no sólo soñamos: los vemos con nitidez, oímos su risa, hablamos con ellos. De ahí que a mí me parezca que el título regresivo de esta película se refiere en realidad a la vuelta de los muertos a la vida. O a la reivindicación de su existencia entre nosotros, porque nunca se fueron. Y para justificar mi teoría, por si hiciera falta, basta este ejemplar trocito de diálogo: -¡Ábreme! Soy tu madre; no te voy a hacer nada. -Mi madre ha muerto; de ser, serás su fantasma o su espíritu. -Lo que tú quieras, pero sácame de aquí; estoy en el maletero del coche. Luis Fermín


visto / leído

visto / leído

Libros para el verano BROOKLYN FOLLIES

LA HISTORIA DEL AMOR

Paul Auster. Anagrama. Nathan ha sobrevivido a un cáncer de pulmón y a un divorcio, y vuelve a Brooklyn, el barrio de su infancia. Piensa escribir “El libro del desvarío humano” con todo lo que pasa a su alrededor. Poco a poco, descubre que no ha vuelto para morir, sino para vivir.

Nicole Krauss. Salamandra. Un cerrajero polaco jubilado en Nueva York, cuya obsesión es “no morirme un día en que nadie me haya visto”, recibe el manuscrito de un texto que creía perdido y que le despierta emociones que suponía enterradas. Cerca de allí, una quinceañera quiere poner remedio a la soledad de su madre. Poco a poco sus pasos de entrecruzan en una ingeniosa y compleja trama. Una historia llena de pasión y melancolía en el sentido más profundo de estas palabras.

PARADOJA DEL INTERVENTOR Gonzalo Hidalgo. Tusquets. Una noche de noviembre, un hombre mayor se apea en una estación a tomar un café y, sin saber cómo, pierde el tren. Como no ha tenido la precaución de bajar con chaqueta, se queda sin dinero ni identificación: el tren se ha llevado su equipaje y su destino. Éste es el relato, entre kafkiano y becketiano, de su estancia obligatoria en una ciudad desconocida, donde conocerá una galeria de vidas minúsculas y personajes extravagantes. El protagonista pasa a ser conocido como “el interventor” mientras intenta abrirse camino en una realidad que en absoluto comprende. Esta novela del extremeño Hidalgo Bayal demuestra el dominio de un lenguaje preciso y sugerente, la habilidad de un escritor maduro que explota los territorios menos transitados de la narrativa realiza y que descuella por la belleza de su prosa.

LA CATEDRAL DEL MAR Ildefonso Falcones. Grijalbo. La Barcelona medieval en tiempos de la construccion de Santa María del Mar conforma el escenario de esta soberbia recreación histórica repleta de intriga sobre el camino de un joven en pos de su libertad.

ROMPIENDO BARRERAS

EL MUNDO DE AYER Stefan Zweig. Acantilado. Uno de los más atractivos tetimonios de nuestro pasado reciente, escrito con mano maestra por un europeo empapado de civilización y nostalgia por un mundo que se desintegraba ante sus ojos.

José Ignacio Rivarés. San Pablo. La ejemplar vida, bellamente escrita, de Santa María Micaela del Santísimo Sacramento, mujer adelantada a su tiempo del siglo XIX, pionera en la reiserción social de schicas que, víctimas de la marginación, el hambre y la falta de educación, se veían obligadas a ejercer la prostitución. El libro, junto con el largo proceso de maduración interior de la protagonista, nos ofrece un amplio fresco de la vida y la sociedad de la España y la Europa de los tiempos de Isabel II.

31


Adiós ríos, adiós fontes, adiós regatos pequenos, adiós vista dos meus ollos, non sei cándo nos veremos.

Adiós ríos, adiós fuentes, adiós regatos pequeños, adiós vista de mis ojos, no sé cuándo nos veremos.

Miña terra, miña terra, terra donde me eu criei, hortiña que quero tanto figueiriñas que prantei,

Tierra mía, tierra mía, tierra donde me crié, huertecita que amo tanto, higueritas que planté,

prados, ríos, arboredas, pinares que move o vento, paxariños piadores, casiña do meu contento,

prados, ríos, arboledas, pinares que mueve el viento, pajarillos piadores, casita de mi contento,

muíño dos castañares, noites craras de luar, campaniñas trimbadoras da igrexiña do lugar,

noches con claro de luna, molino del castañar, campanitas timbradoras de la iglesia del lugar,

amoriñas das silveiras que eu lle daba ó meu amor, camiñinos antre o millo, ¡adiós para sempre adiós!

moritas de los zarzales que yo le daba a mi amor, caminos entre maizales, ¡adiós, para siempre, adiós!

Rosalía de Castro

Cantares gallegos


Por qué. Número 78