Page 189

Star Wars: Estrellas Perdidas

pilotos, la presión en aumento por dejar a un lado todo lo que alguna vez había sido, la corrupción y devastación en Jelucan. Y, sobre todo, no podía olvidar lo que le había sucedido a Alderaan, un planeta que había sido destruido estratégicamente para prevenir la guerra: un esfuerzo que había fracasado. Nada de eso rompía tanto su corazón como estar con Thane de nuevo. Él no sólo había abandonado el servicio, y a ella, sino que también se había unido a la Rebelión. La gente responsable de la muerte de Jude y de esa maldita guerra. Era la traición más absoluta que podía imaginarse. Pero cuando todo el mundo la había abandonado, Thane había puesto en peligro su vida para estar a su lado. Ciena se levantó de la mesa. —Buenas noches, Thane. —No le agradeció por guardar vigilia, simplemente se fue a su cuarto y cerró la puerta sin mirar atrás. Al estar tan cansada, pensó que de inmediato se quedaría dormida, pero permaneció despierta alrededor de una hora, acostada, escuchando los ligeros ruidos que hacía Thane al moverse por la casa. Ciena sabía que él no iría con ella, ni quería que lo hiciera; pero no podía dejar de escucharlo, de querer saber exactamente dónde estaba y asegurarse de que estuviera cerca.

A la mañana siguiente, cuando Paron Ree se levantó, Thane se excusó para tomar una siesta. En ese momento estaba lo suficientemente cansado como para quedarse dormido, a pesar de que las preguntas no lo dejaban en paz, las mismas que lo habían agobiado durante toda la noche. Se preguntaba cosas como: «¿Por qué Ciena está tan furiosa conmigo?». Supuso que ella había descubierto que se había unido a la Rebelión, lo cual sería una mala noticia. ¿Acaso eso significaba que el Imperio tenía un expediente sobre él? No podía, a menos de que alguien en la Alianza Rebelde estuviera filtrando información. Tal vez Ciena había sido castigada por encubrir su deserción; eso también explicaría por qué le costaba tanto trabajo mirarlo a los ojos. Otra pregunta era: «¿Podré reunirme con mi escuadrón cuando regrese?». Thane había anunciado su futura ausencia al general Rieekan, pero no había proporcionado detalle alguno y tampoco había recibido ninguno. Probablemente, el Libertad aún se encontraba en las coordenadas que él tenía, pero si la Rebelión llegaba a sospechar que el Imperio estaba detrás de la nave, se marcharían. Entonces, no le quedaba más opción que el laborioso proceso de reconectarse con la Alianza Rebelde desde cero: interrogando a varios pilotos en puertos espaciales o viajando a planetas que apoyaban a la Rebelión para intentar escuchar algún rumor. Podría ser un proceso que le llevaría mucho tiempo, y sin duda sería peligroso. Pero la pregunta que más lo obsesionaba era: «¿Qué estoy haciendo aquí?».

LSW

189

Estrellas perdidas  

De su amigo el #TiemblaShakespare

Estrellas perdidas  

De su amigo el #TiemblaShakespare

Advertisement