Issuu on Google+

Jorge Ponce Cristóbal Colón, el Cine y la Leyenda Negra Española La conquista de América ha tenido transcendencias históricas para muchos pueblos y civilizaciones que aún son tema de debate. La imagen del aquel entonces Reino de Castilla y Aragón, actualmente Reino de España (actual monarquía parlamentaria), ha sufrido diversos cambios a través de los siglos. La muy mentada leyenda negra, menciona las supuestas atrocidades cometidas por España contra sus vasallos en diversos reinos y en América, además de mostrar al reino como uno atrasado y cegado por fanatismo religioso; esta imagen ha venido persiguiendo a España desde el siglo XVI. Si tomamos en cuenta que los imperios de carácter global, como menciona Henry Kissinger en Diplomacy, suelen gozar de la ambivalencia de ser odiados y admirados, el caso Español no debería sorprendernos mucho. El imperio español tiene la particularidad de ser considerado el primer imperio europeo con características globales. Henry Kamen, en su obra Toleration and Dissent in Sixteenth-Century Spain: The Alternative Tradition, menciona que para que los contendientes por el poder europeo y global estuviesen correctos en su actuar, España tendría que ser vista negativamente. El objetivo de este trabajo es poder observar en tres películas, las diversas interpretaciones que se dan sobre un mismo personaje histórico, Cristóbal Colón y como el carácter del personaje cambia en estas películas. Estas fueron producidas en diferentes décadas y bajo diversos regímenes políticos y culturales. También veremos cómo la empresa colonizadora obtiene diferentes matices de acuerdo a cada producción. Christopher Columbus es la primera película a tratar. Esta es una producción inglesa exhibida en 1949 y dirigida por David MacDonald. Esta película fue filmada en color, cosa


novedosa para la época, esto junto con el énfasis dedicado a los vestuarios nos dan a entender que el director busco presentar una obra que buscase impactar a la audiencia. Esta obra, al igual que las siguientes a observar, presenta típicos clichés sobre Colón y la empresa del descubrimiento. Por ejemplo, el narrador de la misma menciona que en esa época se creía que el mundo era plano, cuando en realidad se sabe que desde la época de la Grecia clásica este conocimiento ya estaba siendo adoptado. El Cristóbal Colón que nos presenta esta película es un hombre que puede ser observado como una persona impaciente, convencida de sí mismo y la cual no dudo en empujar al rey Fernando de Aragón contra el piso para poder poner a salvo a Beatriz, prima de Bobadilla, del libido del rey. La forma en cómo la película presenta al rey Fernando es un tema de controversia que hace que el gobierno Franquista, de ultra derecha y pro monárquico, presente quejas formales ante el gobierno británico. En esta película observamos clásicos personajes de cine, como el villano, representado en Francisco de Bobadilla, el administrador de la corte real. La reina Isabel es presentada como la voz de la razón y a la vez defensora de Colón, tema recurrente en las tres películas. Este supuesto protectorado de la reina para Colon viene siendo una constante en el folclor popular y se ha dado asumido como un hecho. También podemos añadir a esta folclorizacion

la supuesta entrega de las joyas de la reina para la empresa del

descubrimiento. La imagen de España no se muestra de una forma excesivamente negativa. Los personajes representando al rey Fernando, Bobadilla, Martin Pinzón y algunos marineros pueden ser entendidos como una representación de la lujuria, la avaricia, la traición y la superstición; esto contra yuxtaposición

a los personajes de la reina Isabel y Colón. La religión, en

comparación con Alba de América - próxima película a discutir -,

no presenta un papel

preponderante. La imagen tan criticada de España, que lo representa como un país


excesivamente religioso, la cual ha sido cultivada en parte por la denominada “leyenda negra” no es claramente observada. Cabe mencionar que si se hace mucha alusión a dios y se menciona que la misión de Colon es principalmente la conversión de los nativos al catolicismo, pero esto ser observa sin un fanatismo y más bien desde un ángulo medio paternalista. Los nativos son presentados inicialmente de una forma amenazante para luego ser mostrados “civilizadamente”, quizás la película nos trata de mostrar las “virtudes” de los colonizadores. Cuando Colon y sus hombres llegan a la isla, observamos como los navegantes son rodeados por indios con bigote, que hasta podríamos crear una semejanza con el estereotipo del bandolero mexicano presentado en películas del oeste de Hollywood. Estos muestran también rostros amenazantes, para luego acercarse y mostrar pleitesía a Colon y sus hombres. Como, sabemos esta película fue presentada en 1949, época en que el mundo se dividía entre los países ricos, ex imperios europeos “blancos” y el resto del mundo pobre y atrasado que era, en su mayoría, de tez más oscura. Esto viene al caso ya que se daba por entendida la supuesta superioridad del hombre caucásico por sobre el resto de las razas. En esa misma época, el mismo EE.UU. campeón por la “libertad e igualdad” en el mundo, permitió una discriminación vergonzosa contra su población judía y negra, entre otras minorías, segregación que permitía que la gente no-blanca fuese ciudadana de ser segunda clase, como el obligarlos a sentarse en la parte posterior del bus y no ser atendidos en ciertos establecimientos. Estas son prácticas comunes que ahora nos parecen absurdas e inhumanas. Curiosamente, cuando los indios son presentados ante los reyes católicos, estos llegan muy erguidos y cubiertos de una vestimenta de plumas, que les da cierta elegancia. La obra de Alejo Carpentier, El Arpa y la Sombra, nos presenta esta escena desde un ángulo distinto. En esa obra, el escritor, propone que Colón, a modo de cubrir la falta de oro y el mal estado de los indios los


llena de plumas y presenta todo un circo en la corte, con plantas y aves exóticas. Ambas presentaciones usan la típica relación indio-plumas para darle vida a su relato. Esta película se presenta como una historia de aventura, en la cual, el personaje principal Cristóbal Colón, es presentado como un hombre visionario y mucho empuje que no duda en usar al ex confesor de la reina para poder lograr su cometido de llegar a la India por la ruta del oeste. El mito de la leyenda negra no juega un papel preponderante en esta historia, como se mencionó antes, no se observa una imagen de España sumida en el caos y el fanatismo religioso. Como aporte histórico, tampoco podríamos tomarla fehacientemente por diversas licencias poéticas que se han tomado en ella. La segunda película a presentar es Alba de América. Esta fue dirigida por el cineasta español Juan de Orduña y producida por la Compañía Industrial Film Español S.A. Fue expuesta en las salas españolas en 1951, sin conseguir un mayor éxito en las taquillas. Como se mencionó anteriormente, esta película es presentada como una contra postura a lo que el gobierno español de Franco considero como una agravio contra la imagen española presentada en la película inglesa de 1949. Alba de América consiguió dos premios en 1951, uno otorgado por el Círculo de Escritores Cinematográficos, premio al Mejor Actor Protagonista, Antonio Vilar y el otro otorgado por el Sindicato Nacional del Espectáculo, premio a la Mejor Película para Juan de Orduña. Es muy probable que estas entidades cinematográficas de orígenes españoles y regidos bajo el gobierno absoluto de Franco, hayan estado inducidas a otorgar estos premios a esta película de carácter propagandístico. Alba de América, muestra una España religiosa y mesiánica, la cual es conducida por el poder divino hacia la gloria, en la cual el descubrimiento de América es un paso consecuente del destino y grandeza que le aguarda a España. Henry Kamen, en su obra Empire, How Spain Became a World Power, 1492 – 1763, hace énfasis en la


importancia del descubrimiento y como el Rey Fernando de Aragón es instado en diversos momentos de su reinado a llevar “la última y definitiva cruzada” contra los moros en Jerusalén. Los argumentos van desde la realidad que mostraba un creciente poder en lo geopolítico en manos de los reyes Católicos, léase Castilla, Aragón, Granada, Sicilia, Nápoles, y los nuevos territorios en América, hasta una supuesta gracia divina que le da a Fernando II la autoridad moral para ser él quien consiga lo que otro rey cristiano no ha podido. Esta imagen es explotada en Alba de América. Durante la esta película vemos a Colón, presentado de una manera muy mesiánica y libre de pecado; postura muy diferente a la película anterior y a la última que revisaremos: 1492: Conquest of Paradise (Conquista del Paraíso). Esta película nos muestra a Colón como predestinado, altamente leal a los reyes Católicos y a la fe cristiana. En su llegada a las indias, Colón

da gracias a dios y menciona que vienen a señorear esas tierras como

hermanos. Martin Pinzón, menciona que piensa en la reina – muy positivamente-. Todos estos ensalces a dios y a la reina son un reflejo de la política franquista de la época. La religión católica y la autoridad, en este caso representada en la “reina madre y sobre protectora”, fueron elementos claves de la política de Franco. Alba de América también juega con los estereotipos históricos presentados en España contra el francés que anda siempre al asecho de sus posesiones y contra los judíos “traidores”. Estos estereotipos se ven reflejados en el banquero judío Isaac, el cual es apresado luego de haberse descubierto que le prestó dinero a los moros en las guerras finales por la reconquista y en el francés Garzón, el cual insta a Colón a buscar fortuna en un reino rico como el Francés y a dejar de perder su tiempo en un reino religioso y pobre como el Castellano-Aragonés. Francia, con el cardenal Richelieu (siglo XVII) y su famosa doctrina “raison d’état” (interés del estado) mantuvo una política dedicada a controlar la influencia europea sobre el reino Francés y luego a mermar el poderío del Imperio Español – el cual llego a


rodear Francia en todas sus fronteras-. Eventualmente es Francia quien sucede a España como principal potencia continental europea, Inglaterra se consagra como la reina de los mares. Tomando esto en cuenta, no es difícil para el régimen de Franco el poder hacer uso de viejas rivalidades y traumas históricos en la población española con el objetivo de buscar una unión bajo el mando del caudillo protector, léase el. Esta política no es exclusiva de Franco, ni de dictaduras de derecha, vimos a Hugo Chávez, expresidente venezolano que modifico la constitución de su país para poder volver a ser elegido, el hacer uso de símbolos, como Simón Bolívar, héroe de la guerra de independencia de varios países sudamericanos, y de sembrar miedo contra una “posible invasión yanqui” situación extremadamente irreal en el contexto actual. Aquí él, al igual que muchos hombres-fuertes, se presentó como el salvador y defensor de la república. Su gobierno fue de izquierda. Alba de América,

un intento del Franquismo por resaltar los valores e ideales

pregonados por su dictadura de extrema derecha, es una película que no puede ser usada como material de estudio de los viajes de Colón y el descubrimiento de América. Quizás esta película pueda ser admitida entre las obras que muestran la leyenda blanca en contra postura a la leyenda negra. La última película a tratar es 1492: Conquest of Paradise (Conquista del Paraiso). Esta película fue exhibida en 1992, conmemorando el quinto centenario del descubrimiento, o conquista, de América. Esta película recibió dos nominaciones, en 1992 por la British Society of Cinematographers, al Best Cinematography Award y en 1993 por Golden Globes, USA, al Best Original Score – Motion Picture. Esta fue producida mayormente por productoras francesas con participación del gobierno español a través de su Ministerio de Cultura. El director fue el británico Ridley Scott, el cual tiene en su haber películas épicas como Robin Hood y Kingdom of


Heaven. El director Scott no es extraño al estilo hollywoodense y esto se refleja claramente en 1492. El gobierno Español de 1992 no es el mismo que el de 1951 (Alba de América) y esto se observa en esta película. En 1492, observamos una España que se refleja en un Cristóbal Colón heroico y estoico. Ridley nos presenta, desde el comienzo de la película a un Colón determinado a cumplir sus sueños. Esto se contrapone con la anterior película en la cual Colón busca primariamente que sus descubrimientos sirvan para engrandecer la fe católica y a España. Vemos imágenes muy cliché y románticas, como a Colón con su hijo mirando el mar e imaginando que hay mundos por descubrir detrás de este. También en la relación con indios, la película nos muestra una escena en la cual ellos van dirigiendo, muy contentamente, desde la parte posterior de la carabela. Esta escena la podríamos ver un yate que va de vacaciones, más se hace difícil de creer en una situación que según las crónicas de la época muestra que los indios eran secuestrados para servir de guías. Ridley juega mucho con las luces y escenarios, vemos a Colón llegando a Guanahani (San Salvador) luego de atravesar una neblina, esto nos da la impresión de que él es el agente de luz. En esta película también se observa el personaje del malo, encarnado en Bobadilla y en mayor manera por Muxica, su rival en la Hispaniola. Ambos son presentados con cabello oscuro. Muxica, es de tez oscura. Quizás esto juega con los estereotipos presentados por Hollywood en los cuales los villanos usualmente son de cabellos y tez oscura. Muxica representa valores feudales que son rechazados por el personaje de Colón, que se acomoda más a un hombre del renacimiento e ilustración que al hombre religioso y poco pragmático que el verdadero Colón quiere mostrar en sus cartas a los reyes y a Santangel. Claro, tampoco podemos estar seguros que la imagen que Colón quiso mostrar en sus cartas fuese la imagen verdadera y no la de un hombre que se ve en necesidad de mentir y decorar la realidad debido a las circunstancias negativas de sus viajes – falta de oro y riquezas-. Regresando a Muxica, dicho sea


de paso es un personaje ficticio creado por la película, este podría pasar por el estereotipo del latino, el cual ha sido también negativamente presentando en el folclor Estado Unidense, como lo describe Marta Inigo Ros en su obra, The Stereotyping of Spanish Characters and their Speech Patterns in Anglo-American Films. Cabe resaltar que esta película fue presentada primariamente para el mercado americano por la Paramount Pictures, debido a un tema de presupuesto esta compañía se hizo de los derechos de presentación. Esta película difiere con la imagen presentada por las dos anteriores obras. En la primera vimos a un Colón concentrado en su misión, tenaz e impaciente. Motivado por su deseo de llegar a las Indias y el cual no duda en acomodar situaciones a su favor. En la segunda película observamos a un Colón guiado por la providencia, con una misión de carácter mesiánica que es instrumento de dios para expandir la fe católica y extender los dominios de España. En esta tercera película vemos a Cristóbal Colón como el héroe creado por Hollywood. Este Colón fácilmente puede ser confundido como algún otro héroe de alguna otra película épica. Esta desprovisto de personalidad y su personaje esta fuera de tiempo. Los clichés, como en las otras películas también abundan. Por ejemplo, en la isla de la Hispaniola, vemos a Colón de la mano con los niños, escena que podemos observar en la televisión cuando alguna personalidad busca obtener puntos con el público. El concepto de la leyenda negra se puede ver reflejado en ciertos aspectos de la película, como en la escena de la hoguera que evoca a la inquisición, tema recurrente de los detractores de España. Al igual que las otras dos películas esta tampoco debe ser tomada como material de referencia histórico para estudios sobre los viajes de Colón. También contiene muchas licencias poéticas que alejan al observador de los hechos relatados por personajes de la época.


En las películas Christopher Columbus y 1492 podemos observar en cierto grado vestigios de la leyenda negra. Curiosamente, uno de los temas más usados por los que favorecen esta imagen negativa de España es que la relaciona con la Santa Inquisición. Lo interesante de esto es que el “Manual del Inquisidor” escrito en 1376 no adquiere relevancia en España hasta 1578, cuando es traducido por el teólogo Francisco Peña. Durante los 1500 y 1550 se tiene registros de solo un protestante muerto por herejía, por el contrario en Francia y Holanda se tiene registros de cientos de muertos durante ese periodo. Benjamin Keen en su obra, The Black Legend Revisited: Assumptions and Realities, menciona que la obra de Fray Bartolome de las Casas ha servido de justificación para ser usada como un “brazo cínico de la guerra sicológica” al mismo tiempo que “una polémica arma usada por poderes imperiales contra el Imperio Español”. Como menciono Kissinger, en Diplomacy, cada imperio europeo, empezando con el español, ha gozado de sus 100 años de gloria en los cuales cada nación, en cierta manera ha cumplido con ciertos patrones de conducta. Por ejemplo, EE.UU. mantiene el porcentaje de población menos bilingüe del mundo desarrollado occidental. Aunque EE.UU. no es un imperio nominal como los que vivieron hasta la primera guerra mundial, Inglaterra en papel hasta la segunda, no deja de ser un imperio económico, político y militar. España Imperial sufrió también de ese mal, su población, mayormente, no era versada en más de una lengua. La respuesta común de un poblador de EE.UU. seria “para que aprender otra lengua”, y esa es la misma respuesta que se pudo observar de un Mandrílense en el siglo diecisiete. Kamen menciona que Francia, Holanda, Inglaterra y eventualmente EE.UU. necesitaron que España pierda hegemonía y usaron el Imperio Español como cantera para poder construir los suyos.

No es de extrañarse la

aparición de una leyenda negra en contra del imperio reinante por parte de los que buscan reinar. Esto no deja de lado que se cometieran atrocidades contra diversas poblaciones, mas estas


atrocidades han sido cometidas por todos los reinos e imperios que han gobernado y/o subyugado a otros pueblos con el ansia de riquezas.

Referencias Material Escrito: Kamen, Henry. Empire – How Spain Became a World Power, 1492 – 1763 Harper Collins Publishers, 2003 Kamen, Henry. Toleration and Dissent in Sixteenth-Century Spain: The Alternative Tradition The Sixteenth Century Journal Vol. 19, No. 1 (Spring, 1988), pp. 3-23 Keen, Benjamin. The Black Legend Revisited: Assumptions and Realities The Hispanic American Historical Review Vol. 49, No. 4 (Nov., 1969), pp. 703719 Kissinger, Henry. Diplomacy Simon and Schuster, 1994 Inigo Rios, Marta. The Stereotyping of Spanish Characters and their Speech Patterns in AngloAmerican Films Localización: RAEL: revista electrónica de lingüística aplicada, ISSN 18859089, Nº. 6, 2007 , págs. 1-15

Presentaciones en Power Point: Juan-Navarro, Santiago, Alba de América de Juan de Orduña Películas: Christopher Columbus, Director: David MacDonald. Inglaterra, 1942 Alba de América, Director: Juan de Orduña. España, 1951 1942: Conquest of Paradise, Director: Ridley Scott, France-Spain, 1992


Cristóbal colón, el cine y la leyenda negra española