Page 1

&

AÑO XXIII - NÚMERO LXXVIII - 2010

SEGURO OBLIGATORIO DE RESPONSABILIDAD CIVIL EN LA CIRCULACIÓN DE VEHICULOS A MOTOR

TOLERANCIA CERO CONTRA EL MALTRATO A LAS PERSONAS MAYORES.


La Ley 21/2007, de 11 de julio, por la que se modifica el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, aprobado por el Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, y el texto refundido de la Ley de ordenación y supervisión de los seguros privados, aprobado por el Real Decreto Legislativo 6/2004, de 29 de octubre, ha introducido importantes modificaciones en la configuración de la responsabilidad civil derivada de la circulación de vehículos a motor y en la del seguro que obligatoriamente la cubre. La mayor parte de las modificaciones introducidas son consecuencia de la transposición de la Directiva 2005/14/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 11 de mayo de 2005, por la que se modifican las Directivas 72/166/CEE, 84/5/CEE, 88/357/CEE y 90/232/CEE del Consejo y la Directiva 2000/26/ CE del Parlamento Europeo y del Consejo relativas al seguro de responsabilidad civil derivada de la circulación de vehículos automóviles (Quinta Directiva del seguro de automóviles), aunque la Ley incorpora también cambios relevantes al margen de la transposición, con una finalidad claramente reforzadora de la protección a los perjudicados en accidentes de circulación. El papel que los vehículos a motor tienen en nuestra sociedad y la dimensión del problema de los accidentes de tráfico han justificado tanto la iniciativa comunitaria de armonización normativa en este campo como las reformas de impulso nacional más allá de esa armonización. En este contexto, el presente Real Decreto viene a aprobar un nuevo Reglamento del seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor, que sustituye al Reglamento aprobado por el Real Decreto 7/2001, de 12 de enero. El Reglamento aprobado por el Real Decreto 7/2001, de 12 de enero, no se limitó a regular las cuestiones que requerían ser desarrolladas mediante una norma de este rango sino que tuvo la intención de integrar y clarificar la regulación del seguro de automóvi-

les, incorporando preceptos de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, finalidad que era especialmente necesaria porque el texto refundido de la Ley sobre Uso y Circulación de Vehículos a motor de 1968 había sufrido profundos cambios con la Ley 21/1990, de 19 de diciembre, para adaptar el derecho español a la Directiva 88/357/CEE, sobre libertad de servicios en seguros distintos al de vida, y de actualización de la legislación de seguros privados, y especialmente por la Ley 30/1995, de 8 de noviembre, de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados, de gran intensidad en sus modificaciones hasta el punto de que cambió la denominación de la Ley y el contenido de su título primero. Tres años después de aprobado el Reglamento de 2001, el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, aprobado por el Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, permitió disponer ya de un texto legal único y armonizado que recogía las importantes modificaciones que a lo largo del tiempo había sufrido esta normativa. Con las modificaciones introducidas por la ya mencionada Ley 21/2007, de 11 de julio, el vigente texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor recoge de forma unitaria toda la normativa sobre esta parte del sistema de responsabilidad civil, de manera que el ámbito reglamentario debe quedar


reducido al desarrollo de determinados aspectos del seguro obligatorio que garantiza la responsabilidad civil derivada de la circulación de vehículos a motor. De ahí también el cambio en la denominación de este Reglamento que pasa a serlo sólo del seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor. El nuevo reglamento precisa, entre otros contenidos, los conceptos de vehículos a motor y de hechos de la circulación y establece la previsión de compensación en la aplicación de los importes de la cobertura del seguro obligatorio fijados en el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, con la consiguiente posibilidad de superación del sistema de aseguramiento dual, seguro obligatorio y seguro voluntario de responsabilidad civil, existente en la actualidad. Además, el nuevo reglamento concreta determinados aspectos de la oferta motivada de indemnización y de la respuesta motivada que deben emitir las entidades aseguradoras, sistematiza la documentación relativa al seguro, incluida la que sirve para acreditar su vigencia, desarrolla determinados aspectos referidos al pago de la indemnización, recoge la regulación de la Oficina Española de Aseguradores de Automóviles y contiene, actualizado, el régimen del Fichero Informativo de Vehículos Asegurados, como mecanismo central para la identificación de la entidad aseguradora que cubre la responsabilidad civil de cada uno de los vehículos implicados en un accidente y del control de la obligación de asegurarse.

Este Real Decreto ha sido informado por la Agencia Española de Protección de Datos. En su virtud, a propuesta de los Ministros de Economía y Hacienda, de Justicia y del Interior, de acuerdo con el Consejo de Estado y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día 12 de septiembre de 2008, D I S P O N G O: Artículo único. Aprobación del Reglamento del seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor. Se aprueba el Reglamento del seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor cuyo texto se inserta a continuación. Disposición derogatoria única. Derogación normativa. Quedan derogadas cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan a lo establecido en este real decreto y, en particular, las siguientes: a) Real Decreto 7/2001, de 12 de enero, por el que se aprueba el Reglamento sobre la responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor. b) Real Decreto 299/2004, de 20 de febrero, por el que se


modifica el Reglamento sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, aprobado por el Real Decreto 7/2001, de 12 de enero.

CAPÍTULO I

Disposición final primera. Titulo competencial.

Artículo 1. Vehículos a motor.

El presente real decreto se dicta al amparo de lo dispuesto en el artículo 149.1.6.a de la Constitución, que atribuye al Estado la competencia exclusiva en materia de legislación mercantil.

1. Tienen la consideración de vehículos a motor, a los efectos de la responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor y de la obligación de aseguramiento, todos los vehículos idóneos para circular por la superficie terrestre e impulsados a motor, incluidos los ciclomotores, vehículos especiales, remolques y semirremolques, cuya puesta en circulación requiera autorización administrativa de acuerdo con lo dispuesto en la legislación sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial. Se exceptúan de la obligación de aseguramiento los remolques, semirremolques y máquinas remolcadas especiales cuya masa máxima autorizada no exceda de 750 kilogramos, así como aquellos vehículos que hayan sido dados de baja de forma temporal o definitiva del Registro de Vehículos de la Dirección General de Tráfico.

Disposición final segunda. Entrada en vigor. Este real decreto entrará en vigor al mes de su publicación en el Boletín Oficial del Estado. JUAN CARLOS R. La Vicepresidenta Primera del Gobierno y Ministra de la Presidencia,

Disposiciones generales

MARÍA TERESA FERNÁNDEZ DE LA VEGA SANZ REGLAMENTO DEL SEGURO OBLIGATORIO DE RESPONSABILIDAD CIVIL EN LA CIRCULACIÓN DE VEHÍCULOS A MOTOR

2. No se encontrarán incluidos en el ámbito material del presente Reglamento: a) Los ferrocarriles, tranvías y otros vehículos que circulen por vías que le sean propias.


b) Los vehículos a motor eléctricos que por concepción, destino o finalidad tengan la consideración de juguetes, en los términos definidos y con los requisitos establecidos en el artículo 1.1 del Real Decreto 880/1990, de 29 de junio, por el que se aprueban las normas de seguridad de los juguetes, y su normativa concordante y de desarrollo. Tampoco se encontrarán incluidas en el ámbito material del presente Reglamento las sillas de ruedas. 3. A los efectos de este reglamento, se aplicarán los conceptos recogidos en el anexo I del Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo, por el que se aprueba el texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial. Artículo 2. Hechos de la circulación. 1. A los efectos de la responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor y de la cobertura del seguro obligatorio regulado en este Reglamento, se entienden por hechos de la circulación los derivados del riesgo creado por la conducción de los vehículos a motor a que se refiere el artículo anterior, tanto por garajes y aparcamientos, como por vías o terrenos públicos y privados aptos para la circulación, urbanos o interurbanos, así como por vías o terrenos que sin tener tal aptitud sean de uso común. 2. No se entenderán hechos de la circulación: a) Los derivados de la celebración de pruebas deportivas con

vehículos a motor en circuitos especialmente destinados al efecto o habilitados para dichas pruebas, sin perjuicio de la obligación de suscripción del seguro especial previsto en la disposición adicional segunda. b) Los derivados de la realización de tareas industriales o agrícolas por vehículos a motor especialmente destinados para ello, sin perjuicio de la aplicación del apartado 1 en caso de desplazamiento de esos vehículos por las vías o terrenos mencionados en dicho apartado cuando no estuvieran realizando las tareas industriales o agrícolas que les fueran propias. En el ámbito de los procesos logísticos de distribución de vehículos se consideran tareas industriales las de carga, descarga, almacenaje y demás operaciones necesarias de manipulación de los vehículos que tengan la consideración de mercancía, salvo el transporte que se efectúe por las vías a que se refiere el apartado 1. c) Los desplazamientos de vehículos a motor por vías o terrenos en los que no sea de aplicación la legislación señalada en el artículo 1, tales como los recintos de puertos o aeropuertos. 3. Tampoco tendrá la consideración de hecho de la circulación la utilización de un vehículo a motor como instrumento de la comisión de delitos dolosos contra las personas y los bienes. En todo caso sí será hecho de la circulación la utilización de un vehículo a motor en cualquiera de las formas descritas en el Código Penal como conducta constitutiva de delito contra la seguridad vial, incluido el supuesto previsto en el artículo 382 de dicho Código Penal.


Artículo 3. Matrículas que no corresponden o han dejado de corresponder a un vehículo. A efectos de lo dispuesto en el artículo 2.1.d) del texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, aprobado por el Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, se entiende que una matrícula no corresponde a un vehículo cuando éste lleve una placa de matrícula falsa o alterada de forma tal que haga imposible la identificación del vehículo. Se entenderá que la matricula ha dejado de corresponder a un vehículo cuando el permiso o licencia de circulación de dicho vehículo ha perdido su vigencia por estar éste dado de baja del registro de vehículos del Estado que expidió la matrícula, ya sea de manera definitiva o provisional. Artículo 4. Propietario de vehículo a motor. A efectos de la obligación de aseguramiento de la responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor se presume que tiene la consideración de propietario del vehículo la persona natural o jurídica a cuyo nombre figure aquél en el registro público que corresponda. Artículo 5. Entidades aseguradoras. 1. Los contratos de seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor deberán estar suscritos

con entidades aseguradoras que hayan obtenido la autorización correspondiente del Ministerio de Economía y Hacienda, o que estando domiciliadas en un país perteneciente al Espacio Económico Europeo ejerzan su actividad en España en régimen de derecho de establecimiento o en régimen de libre prestación de servicios. 2. La entidad aseguradora que rechace o no acepte la contratación del seguro obligatorio deberá comunicarlo al interesado por cualquier medio admitido en derecho. 3. El Consorcio de Compensación de Seguros aceptará la contratación del riesgo cuando no hayan sido aceptadas o hayan sido rechazadas dos solicitudes de seguro obligatorio por dos entidades aseguradoras, salvo que el riesgo fuera aceptado por otra u otras aseguradoras a petición del Consorcio de Compensación de Seguros. Artículo 6. Vehículos con estacionamiento habitual en Estados no pertenecientes al Espacio Económico Europeo. Para poder circular por territorio español, los vehículos con estacionamiento habitual en Estados no pertenecientes al Espacio Económico Europeo que no estuvieran adheridos al Acuerdo entre las oficinas nacionales de seguros de los Estados miembros del Espacio Económico Europeo y otros Estados asociados, deberán estar asegurados por el sistema de certificado internacional de seguro o por el seguro en frontera, que habrán de contener, al menos, las condiciones y límites que para este último se señalan en el artículo 15 de este reglamento.


Artículo 7. Depósito o precinto, público o domiciliario, del vehículo.

Artículo 10. Aplicación de los importes de la cobertura del seguro obligatorio.

Corresponde a las Jefaturas de Tráfico y a las autoridades competentes de las Comunidades Autónomas a las que se hayan transferido la ejecución de funciones en esta materia, la adopción de las medidas relativas a la retirada y depósito o precinto cautelar, público o domiciliario, de los vehículos que circulen sin seguro.

1. Cuando concurran daños a las personas y daños en los bienes y la indemnización por estos últimos supere el importe señalado en el artículo 4.2.b) del texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, la diferencia se indemnizará con cargo al remanente que pudiera resultar en la indemnización de los daños a las personas hasta el límite del artículo 4.2.a) de dicho texto refundido.

Artículo 8. Vehículos robados. A efectos de la exclusión de la cobertura del seguro obligatorio de los daños a las personas y en los bienes causados por un vehículo robado, se entiende como tal, exclusivamente, el que haya sido objeto de las conductas tipificadas como robo y robo de uso en los artículos 237, 244 y 623.3 del Código Penal. Artículo 9. Certificación de antecedentes siniestrales. La expedición de la certificación acreditativa de siniestros o de ausencia de los mismos, prevista en el artículo 2.7 del texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, podrá realizarse directamente por las entidades aseguradoras o por medio de los ficheros comunes establecidos por éstas para la selección y tarificación de riesgos a los que se refiere el artículo 25.4 del texto refundido de la Ley de ordenación y supervisión de los seguros privados, aprobado por el Real Decreto Legislativo 6/2004, de 29 de octubre.

2. Los gastos de asistencia médica, farmacéutica y hospitalaria y los gastos de entierro y funeral a los que se refiere el número 6 del apartado primero del anexo del texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor se considerarán incluidos dentro del importe de la cobertura del seguro obligatorio por daños a las personas, contemplado en el artículo 4.2.a) de dicho texto refundido. CAPÍTULO II Documentación relativa al seguro obligatorio Artículo 11. Contenido de la solicitud y de la proposición del seguro obligatorio. La solicitud del seguro obligatorio dirigida por el tomador del seguro a la entidad aseguradora, o la proposición del seguro obligatorio hecha por el asegurador al tomador, deberá contener, como mínimo, las siguientes indicaciones:


a) Las de identificación del propietario del vehículo, del conductor habitual y del tomador del seguro, debiendo constar su domicilio a efectos de notificaciones. Si el tomador no fuese el propietario del vehículo, habrá de indicarse el concepto en que contrata. b) Las de identificación del vehículo, marca, modelo, características y matrícula o signo distintivo análogo. c) Las garantías solicitadas u ofrecidas, que en ningún caso podrán ser inferiores a las del seguro obligatorio. d) La identificación clara y destacada de que se trata de una proposición o de una solicitud de seguro. e) El período de cobertura mínimo, con indicación del día y hora de su cómputo inicial. Artículo 12. Efectos de la solicitud y de la proposición del seguro obligatorio. 1. La solicitud del seguro obligatorio, a partir del momento en que esté diligenciada por la entidad aseguradora o agente de ésta, produce los efectos de la cobertura del riesgo durante el plazo de quince días. Se entenderá que está diligenciada cuando se entregue al solicitante copia de la solicitud sellada por la entidad aseguradora o por su agente. El asegurador podrá rechazar la solicitud en el plazo máximo de diez días desde el diligenciamiento, mediante escrito dirigido al tomador por cualquier medio que asegure la constancia de su recepción, especificando las causas, y tendrá derecho a la percepción de la prima que le corresponda por la cobertura de los quince días previstos en el primer párrafo. Si transcurri-

do el plazo de diez días el asegurador no hubiera rechazado la contratación, se entenderá que la misma ha sido admitida. Diligenciada la solicitud y transcurrido el plazo de diez días, el asegurador deberá remitir la póliza de seguro en un plazo de diez días. 2. La proposición del seguro obligatorio hecha por la entidad aseguradora o su agente vinculará a la aseguradora por el plazo de quince días. Una vez aceptada la proposición por el tomador, se entenderá perfeccionado el contrato. En caso de impago de la primera prima por culpa del tomador, el asegurador podrá resolver el contrato, mediante escrito dirigido al tomador por correo certificado con acuse de recibo o por cualquier otro medio admitido en derecho que permita tener constancia de la recepción, o podrá exigir el pago de la prima en los términos del artículo 15 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro. Aceptada la proposición por el tomador, el asegurador deberá entregar la póliza de seguro en el plazo de diez días. Artículo 13. Póliza de seguro y justificante del pago de la prima. El asegurador deberá entregar preceptivamente al tomador la póliza de seguro, documento en el cual, necesariamente, constará una referencia clara y precisa a las normas aplicables a este tipo de seguro y los demás extremos que se determinen en la regulación del contrato de seguro y de ordenación y supervisión de los seguros privados. Asimismo, y una vez cobrada la prima, el asegurador deberá entregar al tomador un justificante del pago.


Artículo 14. Acreditación del seguro obligatorio. 1. Todo vehículo a motor deberá ir provisto de la documentación acreditativa de la vigencia del seguro obligatorio.

sus titulares quedarán exentos de responsabilidad administrativa siempre que en el plazo de los cinco días siguientes a la notificación que se les haya efectuado justifiquen que tenían contratado el seguro obligatorio.

2. La vigencia del seguro obligatorio se constatará por los agentes de la autoridad mediante la consulta al Fichero Informativo de Vehículos Asegurados. En su defecto, quedará acreditada la vigencia del seguro mediante el justificante de pago de la prima del periodo de seguro en curso, siempre que contenga, al menos, la identificación de la entidad aseguradora, la matrícula, placa de seguro o signo distintivo del vehículo, el periodo de cobertura y la indicación de la cobertura del seguro obligatorio.

Artículo 15. Seguro en frontera.

Tratándose de vehículos dedicados al alquiler sin conductor, se considerará documentación acreditativa de la vigencia del seguro la copia cotejada del justificante de pago de la prima, en la forma que determine la Dirección General de Tráfico.

b) Que si el siniestro se produce en España, se aplicarán los límites previstos en la legislación española y, en concreto, en el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor.

3. El incumplimiento de la obligación de presentar la documentación justificativa del seguro será sancionado con 60 euros de multa y dará lugar a la formulación de la correspondiente denuncia ante la autoridad competente en los términos previstos en el artículo 3.1 del texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor. Tratándose de vehículos dedicados al alquiler sin conductor,

c) Acreditación de la vigencia del seguro, en los términos establecidos en este reglamento.

El documento acreditativo del seguro en frontera deberá contener, como mínimo, las siguientes indicaciones: a) Que la garantía se concede dentro de los límites y condiciones previstas como obligatorias en el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor y en este reglamento.

CAPÍTULO III Satisfacción de la indemnización del seguro obligatorio Artículo 16. Oferta motivada de indemnización.


A efectos de lo establecido en el artículo 9.a) del texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, no se producirá devengo de intereses por mora, en cuanto a la cantidad ofrecida, en los siguientes casos: a) Cuando se haya presentado al perjudicado la oferta motivada de indemnización a que se refieren los artículos 7.2 y 22.1 del texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor dentro del plazo previsto en los citados artículos y con el contenido dispuesto en su artículo 7.3, y aquel no se pronuncie sobre su aceptación o rechazo. b) Cuando el perjudicado no acepte la oferta motivada de indemnización y la entidad aseguradora consigne en el plazo de cinco días las cuantías indemnizatorias reconocidas en la oferta motivada. Artículo 17. Indemnización por daños en los bienes en los siniestros cuya tramitación, liquidación y pago se efectúa mediante los convenios de indemnización directa suscritos entre entidades aseguradoras para la tramitación de siniestros. 1. En aquellos siniestros cuya tramitación, liquidación y pago se efectúe en el marco de los convenios de indemnización directa suscritos entre entidades aseguradoras para la tramitación de siniestros se entenderá cumplida la obligación de presentar la oferta motivada de indemnización por los daños en los bienes, prevista en el artículo 7.2 del texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, cuando, antes de que transcurran tres meses desde la recepción de la reclamación del perjudicado, la entidad aseguradora de éste le satisfaga la indemnización correspondiente a los daños en los bienes derivados del siniestro o proceda a su reparación. A estos efectos, deberá constar que el pago o reparación se realiza en nombre y por cuenta de la entidad aseguradora del responsable del siniestro, en virtud de los convenios de indemnización directa suscritos entre ambas aseguradoras para la tramitación de siniestros, los cuales en ningún caso serán oponibles frente al asegurado o al perjudicado. Igualmente, se hará constar que la entidad aseguradora del perjudicado se subroga en la posición de la entidad aseguradora del responsable, en cuyo nombre y por cuenta de la cual satisface la indemnización. Cuando de un mismo siniestro se deriven daños a las personas y en los bienes la entidad aseguradora del responsable del siniestro deberá presentar la oferta motivada de indemnización correspondiente a los daños a las personas derivados del siniestro o, en su caso, dar respuesta motivada, conforme a lo previsto en los apartados 2 y 3 del artículo 7 del texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor.

2. En todo caso, si no se hubiesen satisfecho o reparado los daños en los bienes conforme a lo previsto en el apartado 1, la entidad aseguradora del responsable del siniestro deberá presentar la oferta motivada de indemnización o, en su caso, la respuesta motivada en los términos y dentro de los plazos previstos en el artículo 7 del texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor. Artículo 18. Respuesta motivada de indemnización. En el caso de que el asegurador o el Consorcio de Compensación de Seguros no formulen una oferta motivada de indemnización por no haberse podido cuantificar plenamente el daño, la respuesta motivada a la que se refiere el artículo 7.4 del texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor incluirá: 1º. La referencia a los pagos a cuenta o pagos parciales anticipados a cuenta de la indemnización resultante final, atendiendo a la naturaleza y entidad de los daños.


2º El compromiso de la entidad aseguradora de presentar oferta motivada de indemnización tan pronto como se hayan cuantificado los daños. 3º El compromiso de la entidad aseguradora de informar motivadamente de la situación del siniestro cada dos meses desde el envío de la respuesta motivada y hasta que se efectúe la oferta motivada de indemnización.

Cuando los dos vehículos intervinientes fueran una cabeza tractora y el remolque o semirremolque a ella enganchado, o dos remolques o semirremolques, y no pudiera determinarse la entidad de las culpas concurrentes, cada asegurador contribuirá al cumplimiento de dichas obligaciones de conformidad con lo pactado en los acuerdos entre aseguradoras o, en su defecto, en proporción a la cuantía de la prima anual de riesgo que corresponda a cada vehículo designado en la póliza de seguro suscrita.

Artículo 19. Concurrencia de daños y causantes. 1. Si de un mismo siniestro, amparado por un único seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor, resultan varios perjudicados por daños materiales o personales, y la suma de las indemnizaciones excede del límite obligatorio establecido al efecto, el derecho de cada perjudicado frente al asegurador se reducirá proporcionalmente a los daños sufridos. 2. Si a consecuencia de un mismo siniestro en el que intervengan dos o más vehículos, cubiertos por sus respectivos seguros obligatorios, se producen daños a terceros, cada asegurador de los vehículos causantes contribuirá al cumplimiento de las obligaciones que del hecho se deriven teniendo en cuenta, cuando se pueda determinar, la entidad de las culpas concurrentes y, en caso de no poder ser determinadas, de conformidad con lo que se hubiera pactado en los acuerdos entre aseguradoras; en defecto de lo anterior, cada asegurador contribuirá proporcionalmente a la potencia de los respectivos vehículos.

Artículo 20. Indemnización por el Consorcio de Compensación de Seguros. 1. En los casos de los apartados a) y b) del artícu lo 11.1 del texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, el perjudicado podrá, en todo caso, dirigirse directamente al Consorcio de Compensación de Seguros. 2. A efectos de lo dispuesto en el artículo 11.1.d) del texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, se entenderá que existe controversia entre el Consorcio de Compensación de Seguros y la entidad aseguradora cuando ésta presente ante el Consorcio requerimiento motivado en relación al siniestro, o el perjudicado presente reclamación ante el Consorcio a la que acompañe justificación de que la entidad aseguradora rehúsa hacerse cargo del siniestro, y el Consorcio estimase que no le corresponde el pago.


3. A efectos del cómputo del plazo de treinta días al que se refiere el artículo 11.1.g) del texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, se entenderá que el comprador acepta la entrega en el momento en que tenga la posesión efectiva del vehículo. Artículo 21. Oficina Española de Aseguradores de Automóviles en su condición de oficina nacional de seguro. 1. La Oficina Española de Aseguradores de Automóviles ,que agrupa a todas las entidades aseguradoras autorizadas para operar en el ramo de responsabilidad civil de vehículos terrestres automóviles y al Consorcio de Compensación de Seguros, tendrá la consideración de oficina nacional de seguro a que se refiere la Directiva 72/166/CEE, del Consejo, de 24 de abril, relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros, sobre el seguro de la responsabilidad civil que resulta de la circulación de vehículos automóviles, así como del control de la obligación de asegurar esta responsabilidad. 2. La tramitación de los siniestros y el cumplimiento de las obligaciones derivadas del seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor, por razón de accidentes causados en otros países por vehículos con estacionamiento habitual en España o asegurados en España mediante el certificado internacional de seguro o por un seguro en frontera, será garantizado. Que actúa en nombre de todas las entidades aseguradoras que hayan obtenido la autorización correspondiente del Ministerio de Economía y Hacienda,

o que estando domiciliados en un país perteneciente al Espacio Económico Europeo ejerzan su actividad en España en régimen de derecho de establecimiento o en régimen de libre prestación de servicios. Igualmente, asumirá esta garantía, por cuenta de la oficina nacional del Estado de que se trate, por razón de los accidentes ocurridos en territorio español en los que intervenga un vehículo extranjero, con estacionamiento habitual en un Estado firmante del Acuerdo entre las oficinas nacionales de seguros de los Estados miembros del Espacio Económico Europeo y otros Estados asociados o que, perteneciendo a un Estado no firmante del Acuerdo citado estuviera asegurado mediante certificado internacional de seguro emitido por otra oficina nacional o por un seguro en frontera. 3. No obstante lo dispuesto en el apartado anterior, Ofesauto podrá delegar la representación de las diferentes entidades aseguradoras extranjeras, a solicitud de la oficina nacional respectiva, en favor de alguna de las entidades aseguradoras o de entidades especializadas en la gestión de siniestros. Asimismo, a solicitud de las entidades aseguradoras que operan en España podrá cursar idéntica petición a las oficinas nacionales de otros Estados. Las citadas entidades aseguradoras o entidades corresponsales españolas, autorizadas para representar a entidades aseguradoras extranjeras, responderán en los mismos términos que Ofesauto. A tal efecto, Ofesauto llevará los registros necesarios de corresponsalías autorizadas, al objeto de facilitar la información necesaria a quien tenga un interés legítimo.


En caso de incumplimiento del corresponsal, conflicto de intereses o cese voluntario en la representación autorizada, Ofesauto asumirá el cumplimiento de las obligaciones previstas en el apartado 2 de este artículo. 4. El Ministro de Economía y Hacienda dictará las normas relativas al funcionamiento de Ofesauto como oficina nacional de seguro. Artículo 22. Oficina Española de Aseguradores de Automóviles (Ofesauto) en su condición de organismo de indemnización. 1. De conformidad con lo establecido en el artículo 26 del texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, Ofesauto tendrá la consideración de organismo de indemnización ante el que los perjudicados con residencia en España podrán presentar reclamación de indemnización en los supuestos previstos en el artículo 27 de dicho texto refundido. 2. En la reclamación que ante Ofesauto presente el perjudicado deberá constar que la entidad aseguradora del vehículo causante no ha designado un representante en España para la tramitación y liquidación de siniestros o, en otro caso, la fecha en que dicho perjudicado se dirigió formalmente a la aseguradora del vehículo del responsable o al representante para la tramitación y liquidación de siniestros por ésta designado en España y, en caso de haber recibido alguna notificación de

éstos, se informará sobre su contenido. Igualmente, el perjudicado informará, en caso de haber efectuado reclamación ante cualquier otro organismo o entidad por el mismo concepto, sobre el contenido de la reclamación y, en su caso, sobre las respuestas recibidas en relación a ésta. Ofesauto se abstendrá de intervenir, y así lo notificará expresamente al reclamante, cuando éste hubiera ejercitado una acción directa contra la aseguradora del responsable. 3. A los efectos del artículo 27 del texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, se entenderá por respuesta motivada la que contenga contestación suficiente a la reclamación formulada conforme a la ley que resulte de aplicación y justifique la decisión adoptada por el asegurador. La respuesta que Ofesauto deberá dar a la reclamación de la víctima, en su condición de organismo de indemnización estará motivada en los mismos términos previstos en el párrafo anterior. 4. En la información que por parte de Ofesauto deba facilitarse u obtenerse de otros organismos de indemnización o fondos de garantía, se estará a lo dispuesto en los acuerdos que se suscriban de conformidad con la normativa comunitaria. 5. El Ministro de Economía y Hacienda dictará las normas relativas al funcionamiento de Ofesauto como organismo de indemnización.


CAPÍTULO IV Identificación de la entidad aseguradora y control de la obligación de asegurarse Artículo 23. Fichero Informativo de Vehículos Asegurados. 1. Las entidades aseguradoras que cubran mediante el seguro obligatorio la responsabilidad civil derivada de la circulación de vehículos a motor con estacionamiento habitual en España, deberán comunicar al Ministerio de Economía y Hacienda, mediante su remisión al Consorcio de Compensación de Seguros, los datos relativos a los vehículos asegurados por ellas, así como los relativos al representante para la tramitación y liquidación de siniestros designado por la entidad aseguradora en cada uno de los Estados del Espacio Económico Europeo, con el contenido, la forma y en los plazos que se establecen en este reglamento y en las resoluciones a que éste se refiere. El incumplimiento de lo dispuesto en el párrafo anterior constituirá infracción administrativa sancionable, de acuerdo con lo dispuesto en los artículos 40.3.s) y 40.4.u) del texto refundido de la Ley de ordenación y supervisión de los seguros privados. 2. Los datos a que se refiere el apartado anterior serán objeto de tratamiento automatizado mediante el fichero automatizado de datos de carácter personal, denominado «Fichero Infor-

mativo de Vehículos Asegurados», de carácter público, regulado en este Reglamento, con el contenido que se describe en los artículos siguientes y en el anexo. 3. La información contenida en el fichero gozará de presunción de veracidad, salvo prueba en contrario. Artículo 24. Primera remisión de datos y su actualización. 1. En la primera remisión de los datos, las entidades aseguradoras suministrarán, por cada vehículo, los siguientes: matrícula, código identificativo de la marca y modelo del vehículo, fecha de inicio de la vigencia y fecha de finalización del período de seguro en curso, así como el tipo de contrato, todo ello de acuerdo con las especificaciones contenidas en la resolución de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones dictada a tal efecto. Asimismo, deberá remitirse el nombre y dirección del representante para la tramitación y liquidación de siniestros designados por la entidad aseguradora en cada uno de los Estados del Espacio Económico Europeo. 2. Por las entidades aseguradoras se realizará la actualización de datos, remitiendo diariamente información de altas y bajas de vehículos asegurados, que se identificarán con su matrícula y código identificativo de su marca y modelo, haciendo constar, en el caso de altas, las fechas de inicio de la vigencia y finalización del período de seguro en curso, tipo de contrato y, en caso de bajas, la fecha de cese de la vigencia del seguro.


A estos efectos, se entiende por cese de la vigencia del seguro la extinción del contrato, incluidas la rescisión y resolución.

extinguido o resuelto el contrato, en los supuestos y con las formalidades previstas en la Ley de Contrato de Seguro.

Asimismo, se realizará la actualización de los datos relativos al representante para la tramitación y liquidación de siniestros designados por la aseguradora en cada uno de los Estados del Espacio Económico Europeo, tan pronto como se produzcan modificaciones en ellos.

5. En el caso de transmisión del vehículo asegurado, sólo podrá ser comunicada la baja del vehículo previa extinción del contrato de seguro, de conformidad con lo establecido en la Ley de Contrato de Seguro.

Al objeto de que el Consorcio de Compensación de Seguros pueda facilitar la información a que se refieren los artículos 24 y 25 del texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, las entidades aseguradoras deberán proporcionarle, cuando lo solicite, en el plazo de cinco días, el número de póliza correspondiente a los vehículos por ellas asegurados. A estos efectos, el intercambio de información se podrá realizar por teléfono, fax o correo electrónico. 3. Deberán incluirse, en todo caso, los datos relativos a aquellos vehículos respecto a los cuales se haya diligenciado la solicitud de seguro o se haya emitido proposición de seguro aceptada por el tomador, reflejándose las fechas de efecto y finalización de uno u otro documento. 4. En los supuestos de contratos prorrogables, o de impago de las primas fraccionadas, no podrá ser comunicada la baja del vehículo, respectivamente, en tanto no se haya ejercido el derecho a oponerse a la prórroga del mismo o no haya sido

6. En el supuesto de vehículos especiales, se remitirán al Consorcio de Compensación de Seguros los datos que establezca la resolución que dicte la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. Artículo 25. Procedimiento de remisión de la información al Consorcio de Compensación de Seguros. La remisión de la información al Consorcio de Compensación de Seguros se realizará mediante el procedimiento que se contendrá en la resolución que la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones dicte al efecto. Artículo 26. Remisión de información a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. 1. El Consorcio de Compensación de Seguros remitirá, mensualmente, a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones una relación de las entidades aseguradoras que, estando autorizadas para operar en el ramo correspondiente,


Pensiones una relación de las entidades aseguradoras que, estando autorizadas para operar en el ramo correspondiente, no hubieran remitido la información a la que se refieren los artículos anteriores. Asimismo, el Consorcio de Compensación de Seguros comunicará a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones las incidencias significativas que pudieran producirse en el cumplimiento de esta obligación. 2. Sin perjuicio de las infracciones administrativas que se derivan del incumplimiento de la obligación de suministrar los datos, y a la vista de las comunicaciones del Consorcio de Compensación de Seguros, la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones podrá formular requerimientos a las entidades aseguradoras o exigir la realización de auditorías informáticas, o la aplicación de otras medidas conducentes a garantizar la veracidad de la información contenida en el fichero. Artículo 27. Consulta del fichero. 1. A efectos de acceso al fichero, tienen la consideración de implicados los perjudicados por accidentes de circulación, por daños en su persona o en sus bienes, pudiendo actuar por sí o por medio de representante debidamente acreditado. 2. La consulta de la información se ejercerá mediante petición dirigida por los implicados en un accidente de circulación al

Consorcio de Compensación de Seguros, utilizándose el modelo que se contenga en la resolución que dicte la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, al que se adjuntará copia del parte de daños o de la declaración amistosa de accidente. Igualmente, el solicitante podrá utilizar cualquier medio que permita acreditar el envío y la recepción de la solicitud de consulta, aportando el número del documento nacional de identidad, pasaporte, código de identificación fiscal u otro documento acreditativo, así como la matrícula o signo distintivo tanto del vehículo presuntamente causante de los daños como del vehículo correspondiente al perjudicado, y los números de siniestro y póliza de seguro que consten en el registro de siniestros de la entidad aseguradora, pudiendo ser contestada la consulta por cualquier medio que permita acreditar el envío y la recepción de la contestación, de acuerdo con lo que disponga la resolución que al efecto dicte la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. 3. A efectos de lo dispuesto en el apartado 2 del artículo 25 del texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, se considera que existe interés legítimo del perjudicado en obtener información sobre la identidad del propietario, conductor o titular del vehículo en el supuesto de que para el total resarcimiento de los daños sólo pueda reclamarse contra esas personas.


Artículo 28. Control de la obligación de asegurarse. El control de la obligación de asegurarse se realizará mediante la colaboración entre el Ministerio de Economía y Hacienda, a través del Consorcio de Compensación de Seguros, y el Ministerio del Interior, a través de la Dirección General de Tráfico, que podrán cederse, entre sí, los datos que figuren en sus ficheros automatizados que expresamente prevean esta cesión. El procedimiento de cesión de datos se regulará mediante resolución conjunta de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones y de la Dirección General de Tráfico.

Disposición adicional segunda. Seguro especial para pruebas deportivas. Para los riesgos derivados de las pruebas deportivas en las que intervengan vehículos a motor, celebrados en circuitos especialmente destinados al efecto o habilitados para dichas pruebas, deberá suscribirse un seguro especial destinado a cubrir la responsabilidad civil de los conductores intervinientes, por los importes de las coberturas obligatorias establecidas en el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor. ANEXO

El órgano responsable del fichero adoptará las medidas técnicas y organizativas que sean necesarias para asegurar la confidencialidad, seguridad e integridad de los datos y hacer efectivas las garantías, obligaciones y derechos reconocidos en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal.

Fichero informativo de vehículos asegurados (FIVA)

Disposición adicional primera. Publicación de la relación de centros sanitarios y entidades aseguradoras que suscriban convenios para la asistencia a lesionados de tráfico.

2. Personas o colectivos de origen de los datos: tomadores de contratos de seguro.

La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones publicará en el Boletín Oficial del Estado la relación de los centros sanitarios y servicios de emergencias médicas y de las entidades aseguradoras que suscriban convenios para la asistencia a lesionados de tráfico.

1. Finalidad y usos previstos del fichero: a) Suministro de información a los implicados en un accidente de circulación. b) Control de la obligación de aseguramiento.

3. Procedencia y procedimiento de recogida: recogida mediante una primera remisión de datos por las entidades aseguradoras y posterior actualización diaria de los mismos. 4. Estructura básica del fichero: entidad aseguradora, fecha de envío de los datos, matrícula, código identificativo de la marca y modelo del vehículo, fecha de inicio de la vigencia del contrato, fecha de finalización del período de cobertura,


fecha de cese de vigencia, tipo de contrato, nombre y dirección del representante para la tramitación y liquidación de siniestros designado por la entidad aseguradora en cada uno de los Estados del Espacio Económico Europeo. Se trata de un fichero automatizado.

h) A los centros sanitarios y servicios de emergencias médicas que suscriban convenios con el Consorcio de Compensación de Seguros y las entidades aseguradoras para la asistencia a lesionados de tráfico. 6. Órgano responsable: Consorcio de Compensación de Seguros.

5. Cesión de los datos: a) A implicados en accidentes de circulación, y en su representación, a sus entidades aseguradoras.

7. Servicio o unidad ante la cual el afectado puede ejercer sus derechos: Consorcio de Compensación de Seguros, con sede en el Paseo de la Castellana, número 32. 28006 Madrid.

b) Al Ministerio del Interior, a través de la Dirección General de Tráfico.

8. Medidas de seguridad: nivel medio. MINISTERIO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS

c) Al Ministerio Fiscal, a los jueces y tribunales.

RESOLUCIÓN, de la Subsecretaría, por la que se establece el procedimiento para la liquidación y el pago por vía telemática de la tasa con código 062 «Tasa por expedición de permisos de trabajo y autorización a ciudadanos extranjeros».

d) A Ofesauto. e) A los organismos de indemnización de otros Estados del Espacio Económico Europeo. f ) A los organismos de información de otros Estados del Espacio Económico Europeo. g) A los fondos de garantía de otros Estados del Espacio Económico Europeo.

La Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, modificada por las Leyes Orgánicas 8/2000, de 22 de diciembre; 11/2003, de 29 de septiembre, y 14/2003, de 20 de noviembre, establece en su artículo 36 que «Los extranjeros mayores de 16 años, para ejercer cualquier actividad lucrativa, laboral o profesional, precisarán de la correspondiente autorización administrativa previa para trabajar», regulando en los artículos 44 y siguientes la tasa correspondiente a la referida autorización.


El Ministerio de Administraciones Públicas tiene atribuida la competencia sobre la gestión y recaudación de tasas, según la disposición transitoria 4.a del Real Decreto 1330/1997, de 1 de agosto (BOE n.o 199, de 20 de agosto de 1997), de integración de servicios periféricos y de estructura de las Delegaciones del Gobierno, que estableció que a partir de 1998, el Ministerio de Administraciones Públicas procederá a la gestión y recaudación de las tasas que venían siendo tramitadas por los servicios periféricos integrados.

11/2007, de 22 de junio, de acceso electrónico de los ciudadanos a los Servicios Públicos reconoce y regula el derecho de los ciudadanos a relacionarse con las Administraciones Públicas por medios electrónicos con la finalidad de garantizar sus derechos, un tratamiento común ante ellas y la validez y eficacia de la actividad administrativa en condiciones de seguridad jurídica.

Asimismo, el Ministerio de Economía y Hacienda dictó la Orden de 4 de junio de 1998 (BOE de 5 de junio), por la que se regulan determinados aspectos de la gestión recaudatoria de las tasas que constituyen derechos de la Hacienda Pública, modificada por la Orden de 11 de diciembre de 2001 (BOE de 21 de diciembre), que concreta las tasas que ha de recaudar cada Ministerio y estableciendo que la tasa con código 062 «Tasa por expedición de permisos de trabajo y autorizaciones a ciudadanos extranjeros», es competencia del Ministerio de Administraciones Públicas.

Por último, la Orden HAC/729/2003, de 28 de marzo, del Ministro de Hacienda, regula los supuestos y las condiciones generales para el pago por vía telemática de las tasas que constituyen recursos de la Administración General del Estado y sus organismos públicos. En su disposición tercera establece que, por Resolución del Subsecretario de cada Departamento ministerial se podrá establecer que el pago de las tasas gestionadas por cada Departamento pueda efectuarse a través de las condiciones establecidas en la citada Orden HAC/729/2003, y previo informe del Departamento de Recaudación de la Agencia Estatal de Administración Tributaria y valoración técnica del Departamento de Informática de la Agencia Tributaria.

El artículo 45 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, prevé el empleo y aplicación de las técnicas y medios electrónicos, informáticos y telemáticos por las Administraciones públicas en el desarrollo de su actividad y el ejercicio de sus funciones. Por otra parte, la Ley

En consecuencia, al objeto de poder llevar a cabo la presentación de la liquidación y pago de la tasa por medios telemáticos, de acuerdo con lo previsto en el apartado tercero de la Orden HAC/729/2003, y previo informe del Departamento de Recaudación de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, dispongo:


Primero. Objeto. La presente Resolución tiene por objeto establecer la aplicación del procedimiento para la liquidación y el pago por vía telemática de la tasa con código 062 «Tasa por expedición de permisos de trabajo y autorizaciones a ciudadanos extranjeros» definida en la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, modificada por las Leyes Orgánicas 8/2000, de 22 de diciembre; 11/2003, de 29 de septiembre, y 14/2003, de 20 de noviembre, gestionada por el Ministerio de Administraciones Públicas.

que efectúen el pago de la tasa de forma telemática han de cumplir los siguientes requisitos:

Segundo. Sujeto pasivo. El sujeto pasivo de la referida tasa es la persona física o jurídica, a cuyo favor se realice la actividad lucrativa, laboral o profesional por parte del ciudadano extranjero.

c) Tener una cuenta abierta en una entidad colaboradora en la gestión recaudatoria que se haya adherido al sistema previsto en la Resolución de 26 de julio de 2006, de la Dirección General de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, sobre asistencia a los obligados tributarios y ciudadanos en su identificación telemática ante las entidades colaboradoras con ocasión de la tramitación de procedimientos tributarios, y aparezca en la relación de entidades que se muestre en la opción de pago de la «oficina virtual» de la página web de la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

Tercero. Registro Electrónico de la tramitación del procedimiento.La recepción de las declaraciones presentadas por vía telemática se realizará a través del Registro Electrónico del Ministerio de Administraciones Públicas, creado por la Orden APU/203/2004, de 29 de enero, modificada por la Orden APU/513/2007, de 1 de marzo (BOE de 9 de marzo). Cuarto. Requisitos para el pago telemático. Los sujetos pasivos

a) Disponer de número de identificación fiscal (NIF) o número de identificación de extranjero (NIE), según corresponda. b) Disponer de firma electrónica avanzada basada en un certificado de usuario que sea admitido por la Agencia Tributaria como medio de identificación y autenticación en sus relaciones telemáticas con los contribuyentes.

Quinto. Procedimiento para la liquidación y el pago por vía telemática.


LA DEFENSA CONTRA INCENDIOS FORESTALES Fundamentos y experiencias Coordinador: Ricardo Vélez Editorial: McGraw-Hill Interamericana de España 2ª edición, Madrid 2009 A finales del año 1997, la Sociedad Española de Ciencias Forestales (SECF) organizó un Taller sobre la utilización del fuego prescrito en la prevención de los incendios forestales. Desde allí surgió la iniciativa de preparar un texto en el que se mostrara el “estado del arte” de la defensa contra incendios forestales en España, presentando los fundamentos de esta técnica y las experiencias que habían llevado a conseguir un nivel de control que podía calificarse como aceptable. La década de los noventa había comenzado con años de condiciones sumamente adversas (como 1991 o 1994), que provocaron enormes pérdidas en los ecosistemas forestales. Sin embargo, al final de la década, se había logrado reducir esos daños gracias a fuertes inversiones en medios de extinción y, sobre todo, a la formación sistematizada en técnicas específicas para prevenir y combatir este tipo de incendios en espacios abiertos sobre vegetación forestal. Para dicha formación era indispensable contar con un texto que abarcara todos los aspectos del problema, extraído de la experiencia real de las numerosísimas personas dedicadas precisamente a la defensa contra incendios forestales en España. Desde el principio se concibió este texto como una obra colectiva, del mismo modo que prevenir o combatir los incendios no es nunca labor de “solistas”, sino auténticos “conciertos” con aplicación de varias tecnologías complementarias entre sí por parte de equipos de especialistas coordinados con un objetivo común: la conservación de los ecosistemas forestales. La portada de esta segunda edición es un buen ejemplo de colaboración entre especialistas diversos. Se trata de una quema controlada, planificada como medida preventiva frente a los incendios de invierno en el norte de la Península -en este ejemplo, en Asturias-. En la fotografía se ve a los ganaderos propietarios del terreno al que traerán su ganado para que coma los rebrotes y limite la acumulación de combustible ligero. Aparecen también, dirigiendo la quema, los técnicos del Equipo de Prevención Integral que la han planificado siguiendo la normativa legal y teniendo en cuenta la previsión de comportamiento del fuego que han preparado basándose en las condiciones meteorológicas, la pendiente del terreno y los límites señalados con cortafuegos abiertos previamente. Finalmente, se han congregado los bomberos con sus mangueras, con el fin de cortar cualquier escape de fuego al exterior de la zona prevista. En el libro se encuentran referencias a todas las técnicas empleadas en esta actividad a lo largo de los capítulos 3, 6, 7, 8, 9, 10, 13, 14, 18 y 19. Es decir, la defensa contra incendios forestales requiere la aplicación de técnicas diversas por parte de personas pertenecientes a distintos Servicios y con distintas responsabilidades. Durante una década, la primera edición del libro ha sido utilizada en numerosos cursos tanto en España como en países iberoamericanos, con repetidas reimpresiones. El tiempo pasado ha llevado, sin embargo, a la Editorial MacGraw


Hill Interamericana a encargar la actualización de los contenidos, aunque una gran parte de aquella primera edición siga teniendo validez. Los fundamentos se basan en leyes de la Física, la Termodinámica, la Meteorología y la Sociología, por lo que apenas han variado en cuanto a describir cómo se comporta el incendio forestal o cómo y quién lo inicia. Las experiencias han proporcionado nuevos instrumentos para prevenir y extinguir el fuego y es en este aspecto donde el libro introduce más variaciones.

CONTENIDO La obra consta de seis partes: La PARTE I se dedica al fenómeno de los incendios forestales, su definición y su presencia en el mundo, con mayor detalle para la Cuenca Mediterránea e Iberoamérica. En esta parte se examinan los efectos ambientales del fuego en los ecosistemas forestales y la evaluación del daño económico producido por el fuego. La PARTE II describe el comportamiento del fuego en el medio forestal, como base para el diseño de las acciones preventivas y de lucha, junto con los instrumentos disponibles para la predicción de dicho comportamiento. La PARTE III se ocupa de la planificación de la defensa contra incendios forestales y las estrategias pertinentes, ilustradas mediante ejemplos de planes defensivos con distintos enfoques según las condiciones de peligro. La PARTE IV se dedica a la prevención -exponiendo técnicas de actuación y experiencias sobre las causas de origen humano-, y a la actuación sobre los combustibles, es decir, sobre la vegetación, mediante selvicultura preventiva. Un ejemplo de plan integrado de prevención ilustra esta parte. La PARTE V trata de la extinción, las técnicas de detección y combate del fuego y los medios que se utilizan. Se estudian las herramientas y maquinaria empleadas a la vez que se exponen las características que debe reunir el personal de extinción y las condiciones de seguridad para su trabajo. Ejemplos detallados de varios incendios de distinta magnitud, relatados por los directores de extinción que intervinieron en ellos, describen la aplicación de los medios de lucha en situaciones reales. La PARTE VI se dedica específicamente a Iberoamérica y al problema de los incendios forestales en esa región del mundo. Esta segunda edición se completa con un CD que proporciona acceso a numerosas páginas web, nacionales e internacionales, en las que se puede encontrar y descargar datos sobre incidencia de los incendios forestales, programas informáticos sobre comportamiento del fuego y simuladores, acciones de prevención, métodos y materiales de extinción, productos de teledetección para predicción del peligro y seguimiento de incendios, etc., documentación que permite ampliar la información contenida en el texto. Como en la primera edición, cabe señalar que los autores proceden tanto de los Servicios forestales y de bomberos de la Administración española central y autonómica como de las Universidades y empresas que trabajan en esta actividad. La lista de autores señala la procedencia de cada uno. La Parte VI ha sido redactada por autores de varios países iberoamericanos. En esta década, la primera del siglo XXI, la defensa contra incendios forestales se ha globalizado, como se ha puesto de manifiesto en la 3a y la 4a Conferencia Internacional sobre Incendios Forestales (Sydney 2003 y Sevilla 2007, respectivamente). Han mejorado en eficiencia los sistemas de prevención y extinción, pero las causas estructurales, el cambio climático, la urbanización acelerada de la sociedad, la desertización de las áreas rurales y el uso incorrecto del fuego por algunas personas siguen siendo retos a una continua ampliación del conocimiento que permita controlar el fuego y mantenerlo dentro de límites naturales. Ricardo Vélez Muñoz Coordinador de la obra Enero 2010


PREVENCIÓN A LOS “MALOS TRATOS”

CONTRA EL MALTRATO A PERSONAS MAYORES


TOLERANCIA CERO CONTRA EL MALTRATO A LAS PERSONAS MAYORES

Cualquier iniciativa pedagógica que afecte situa-

ciones tan sensibles como la seguridad de las personas, y el maltrato a los mayores entra de lleno en esta categoría, requiere de sutiles programas de difusión que, evitando herir innecesariamente a las víctimas, suponga por parte de ellas el reconocimiento de que por muy dolorosa que pudiera ser la aceptación de un hecho, cuyo origen pueda tener al núcleo familiar como protagonista, más grave es su ocultación, ya que no sólo persiste una injusta e intolerable situación hacia quien lo sufre, sino que se crea una filosofía de impunidad y oscurantismo en una esfera tan frágil como son los derechos inalienables de la persona a su integridad personal. Las jornadas contra el maltrato a las personas mayores y adultos dependientes impartidas por Policías Sin Fronteras, abordan el problema en su vertiente práctica y didáctica. Sin alarmismos, con interrelación directa con quienes por circunstancias biológicas, se hallan en esa línea donde el conocimiento de los factores que influyen en el maltrato, puede ayudarles a detectar indicios antes de que se conviertan en hechos irreversibles.

Querer ignorar un problema no ayuda a su solución. Conocerlo es el mejor camino para combatirlo. Esta es nuestra filosofía: Conoce los síntomas y vencerás la enfermedad.


El maltrato a las personas mayores es un problema complejo, en el cual debemos participar todos. Para muchas personas es un tema tabú del cual no se quiere hablar, unas veces por miedo, otras por qué no nos consideramos lo suficientemente mayores (edadismo) y otras por que el maltrato en su mayor parte se produce dentro del entorno familiar, entre otras muchas. Este tipo de actitudes conllevan un riesgo grave y un principio de insolidaridad, ya que el que no trato, otros si lo pueden estar padeciendo. Así que lo primero que debemos hacer es perder el miedo a ser informados de que esto ocurre, es posible que no tenga nada que ver con nosotros, pero si aprendemos a reconocerlo sabremos defender nuestros derechos y el de otras personas que se encuentren alrededor. En un mundo donde la información es imparable es fácil reconocer que las siguientes generaciones tendrán sus derechos como algo cotidiano y los verán como algo corriente. Pero somos nosotros como parte activa de la sociedad los que debemos abanderar estos derechos y hacer que las instituciones, organismos oficiales en sociedad en general lo reconozca.

“El maltrato de personas mayores se define como la acción única o repetida, o la falta de respuesta apropiada, que ocurre dentro de cualquier relación donde exista una expectativa de confianza y la cual produzca daño o angustia a una persona mayor.” Puede ser de varios tipos: físicos psicológico/emocional, sexual, financiero o simplemente reflejar un acto de negligencia intencional o por omisión.”


¿Existe una relación entre el estrés y el maltrato a las personas mayores?

La mayoría de las personas que necesitan ayuda con sus tareas diarias como consecuencia de una enfermedad o minusvalía la reciben de sus familiares. Algunos reciben esa ayuda de cuidadores a sueldo que trabajan por su cuenta o para una agencia. A pesar de las exigencias físicas y emocionales que conlleva el cuidar a un enfermo, la mayoría de los cuidadores superan el desafío; muchos de ellos hacen un trabajo estupendo. Pero las denuncias de maltrato causado por los cuidadores son bastante frecuentes y parecen estar en aumento. Este folleto trata de responde a algunas de las preguntas más comunes acerca de la relación entre el estrés del cuidador y el maltrato. ¿Qué es un cuidador? El término se refiere a cualquiera que se dedica a cuidar a otros que están limitados por enfermedades crónicas. Los cuidadores profesionales son voluntarios o empleados a sueldo conectados de alguna manera con los servicios sociales o sistemas sanitarios. El término “cuidadores informales” se refiere a familiares y/o amigos que son la principal fuente de cuidado para cerca de las tres cuartas partes de los adultos impedidos que viven en la comunidad. Los cuidadores ayudan con las tareas básicas como bañarse, vestirse, preparar la comida y hacer

las compras. Algunos tienen además responsabilidades adicionales tales como: dar las medicinas, asegurarse de que a la persona que está inmovilizada en la cama se le dé la vuelta con frecuencia para evitar las llagas, así como otras tareas relativas a la enfermedad o incapacidad de la persona.


¿Es el problema del maltrato a los ancianos tan grande?

cuidador tiene un alto riesgo de padecer infecciones y enfermedades. Algunos expertos creen que el estrés también proAunque se sabe que en el 90% de todas las denun- voca tensión alta, enfermedades coronarias y hasta cias por maltrato a los ancianos, el que maltrata es incluso la muerte prematura. un familiar, no se sabe si también actuaban como cuidadores. Los investigadores creen que entre el 5 ¿Sufren todos los cuidadores de estrés? y el 25% de los cuidadores maltratan físicamente. Se cree que este maltrato es consecuencia del estrés Tener algo de estrés es normal. En el pasado se creía provocado por las responsabilidades del trabajo. que cuanto más cuidados se daban, se tenía más riesgo de padecer estrés. Ahora sabemos que no ¿Qué es el estrés del cuidador y porque es dañino? todos los cuidadores reaccionan igual. Algunos que proporcionan un nivel alto de cuidados no tienen El estrés se describe como la respuesta del cuerpo al estrés, mientras que otros que dan pocos cuidados peligro. Cuando el cuerpo emite sus señales de aler- tienen niveles más altos. Muchos expertos creen ta para protegerse, las funciones esenciales como la que estas diferencias se pueden explicar por factorespiración y el ritmo cardiaco se aceleran, mientras res subjetivos como lo que los cuidadores sienten que otras funciones menos importantes como el acerca de su función, su pasada y actual relación sistema inmune, bajan de ritmo. Aunque el estrés con el enfermo y su capacidad para hacer frente a como respuesta al peligro o a las presiones externas los problemas. Algunos cuidadores creen que cieres una reacción sana, el cuerpo necesita recuperar- tos comportamientos de los ancianos son particuse una vez que el peligro ha pasado. larmente estresantes, incluyendo la agresividad, Para los cuidadores cuyo estrés proviene del can- combatividad, incontinencia y el errar sin rumbo y sancio y de los problemas continuos, sus cuerpos sin avisar. Otros dicen que su estrés es debido a que nunca tienen la oportunidad de recuperarse. Si el no tienen suficiente descanso, privacidad, ayuda, o sistema inmune no está funcionando como debe, el tiempo para ellos mismos.


¿Hay riesgo de que todos los cuidadores estresados • Considerar el cuidado como una carga. terminen maltratando a las personas a su cargo? • Padecer ansiedad, depresión o estar quemado Sabemos que algunos de los factores que causan emocional y mentalmente. estrés también aumentan el riesgo de maltrato. Por ejemplo: cuando las relaciones entre el cuidador y • Sentirse atrapado cuidando a los niños y a un anel enfermo eran malas anteriormente, hay más pro- ciano enfermo al mismo tiempo. babilidades de que el cuidador se estrese y termine maltratando. Pero la línea que separa el estrés del • Tener una larga historia en el pasado de problemas maltrato, no está bien definida todavía y se necesita con la persona a la que se cuida. investigar más para saber qué factores puede predecir o contribuir al maltrato. Las aéreas específicas Para la persona que recibe los cuidados: que necesitan más estudio incluyen: porque razón la agresividad del enfermo aumenta el riesgo del • Es combativo o agresivo. maltrato, porque algunos cuidadores temen acabar maltratando, si los cuidadores que temen volverse • Maltrata verbalmente. abusivos tienen efectivamente más posibilidades de hacerlo, y qué papel juegan las técnicas para li- • Presenta comportamientos sexuales extraños o exhibiciones vergonzosas en público. diar con los problemas. ¿Hay señales de peligro a las que se debe prestar atención?

Para los dos:

• Vivir juntos Según se deduce de los conocimientos acerca del tema, los siguientes factores pueden ser un toque • Tener una mala relación antes de la enfermedad o minusvalía. de alerta: Para el cuidador:

• Estar casados y tener una relación conflictiva.

• Miedo de volverse violento

¿Qué se puede hacer?

• Tener baja autoestima • Creer que no se está recibiendo suficiente apoyo de los demás.

Para reducir el riesgo de maltrato de los cuidadores se necesitará el esfuerzo de las instituciones y de la comunidad.


Diga que no al fraude contra las personas de edad Todos debemos estar atentos a los engaños, pero las personas mayores a veces pueden ser más susceptibles al fraude ya que algunas son confiadas y están dispuestas a creer lo que le dicen. Muchos delincuentes, y hasta amigos y familiares, se aprovechan de la buena voluntad de ellos y los engañan. Proteja sus bienes Usted trabajó duro por el dinero y la propiedad que tiene, pero si permite que alguien se aproveche de usted, puede perderlo todo. Aprenda a proteger sus bienes con estas simples reglas: Nunca le diga a nadie que llama por teléfono el número de sus cuentas de banco ni ninguna otra información personal. • Nunca permita que un desconocido entre a su casa para obtener información sobre usted o sus bienes personales. • Nunca presuma que el desconocido que dice ser de una organización merecedora va a usar el dinero que usted le da para un propósito bueno. • Nunca le otorgue un poder a personas que usted no conozca bien. • Nunca firme contratos con renglones en blanco. Alguien le podría agregar cláusulas más tarde que podrían causarle daño a usted. • Nunca solicite un préstamo hipotecario sin que un tercero informado revise el contrato. Una compañía de crédito deshonesta podría robarle la casa. Fraudes sobre mejoras para su casa. Los estafadores ambulantes presionan y hasta intimidan a los propietarios de bajos ingresos diciéndoles que necesitan mejoras urgentes en la casa, como pavimentación de la calzada de acceso, pintura, techos o reparación de revestido. Luego, el trabajo es de mala calidad, o no lo terminan, pero aún así tratan de cobrarle, hasta llegan a exigir más dinero del acordado. Si el consumidor protesta, lo amenazan con un juicio hipotecario. Defiéndase: Trate únicamente con contratistas que tengan licencia y seguro. Llame a la oficina que otorga licencias de contratistas la ciudad donde vive para verificar que la compañía tenga licencia y solicite que el contratista le presente prueba de seguro.

Consulte las referencias de otros clientes. Obtenga otros presupuestos por el trabajo. Siempre guarde una copia del contrato donde lo pueda encontrar con facilidad. Fraude de personal de cuidado. Los asistentes de salud a domicilio, amas de llave y cocineros a veces les roban a las personas de edad avanzada que atienden. Defiéndase: Siempre revise los antecedentes y las referencias de las personas que contrata para trabajar en su casa. Observe si el personal de cuidado está gastando más; ¿tienen alhajas o pertenencias nuevas imprevistamente? Si usted le da dinero a una


persona de cuidado para que vaya a la tienda, pida el recibo y revise los artículos que compró. Guarde bajo llave en su casa todos los documentos financieros y guarde los artículos de valor irremplazables en una caja de seguridad de banco. Tenga cuidado con las personas de cuidado que traten de aislarlo de sus amigos, que le pregunten sobre su testamento o sus inversiones o que traten de dominarlo o influenciarlo. Si tiene alguna inquietud, hable con un familiar o llame a la policía y a los servicios de protección de adultos. Fraudes con tarjetas de crédito. Siempre tenga cuidado con sus tarjetas de crédito, hasta cuando se la da al camarero para pagar la cuenta. Ciertos aparatos les permiten a empleados sin escrúpulos robarle la información de su tarjeta de crédito para vendérsela a personas que fabrican tarjetas falsificadas. Los delincuentes buscan en los botes de basura y otras partes los estados de cuenta de tarjetas de crédito para obtener los números. Defiéndase: Siempre que reciba la cuenta revísela y llame a la compañía que emitió la tarjeta inmediatamente si ve algún cargo no autorizado por usted. Antes de tirar los estados de cuenta a la basura, tritúrelos para que los ladrones no obtengan los números de cuenta y los usen para hacer compras no autorizadas. Si el banco sospecha fraude en su cuenta, es posible que lo llame el departamento de fraudes. La compañía de su tarjeta de crédito nunca le pedirá el número de la tarjeta ni ninguna otra información secreta como la clave o sus apellidos; si la persona que llama le pide información particular puede ser una señal de fraude. Si la llamada le resulta incómoda, dígale a la persona que lo llama que usted lo llamará al número sin cargo indicado en la tarjeta de crédito. Cuando llame a servicio al cliente, pida que le conecten con el departamento de fraudes. Cartas de Nigeria. Este viejo fraude llegaba antes por carta con estampilla nigeriana, pero en la actualidad llega por correo electrónico. El remitente detalla un cuento que comprende grandes cantidades de dinero al que no consiguen acceso y le pide su número de cuenta de banco para que lo pueda ayudar a obtener el dinero. A cambio le prometen a usted una parte; es un fraude total. Si usted responde se le garantiza que va a perder su dinero.

“Phishing.” Es el término en inglés que se usa para el correo electrónico, que con frecuencia parece legítimo, que dice ser de su banco, una empresa honesta o una agencia del gobierno. El correo electrónico le pide que “confirme” su número de cuenta y clave electrónica. A veces le advierten que su cuenta puede estar en peligro de cerrarse o de que puede ser víctima de un fraude. Pero son los delincuentes los que envían este correo electrónico y no la compañía cuyo nombre utilizan. A la gente que responde le vacían las cuentas. Defiéndase: Las compañías legítimas nunca envían un correo electrónico pidiendo información sobre la cuenta. Si usted recibe uno, con el nombre de su banco, llame al banco por teléfono para informarles. Nunca oprima la tecla para contestarlo. Borre el mensaje inmediatamente. Facturación fraudulenta. La gente de edad con frecuencia es blanco de personas de servicio o contratistas que buscan más dinero del que se les debe usando facturas dobles y otros trucos. Pueden mentir y decir que usted se olvidó de pagarles cuando usted sabe que les pagó el total, o le pueden cobrar por trabajos que usted nunca autorizó.


Defiéndase: Obtenga presupuestos escritos por • Haga que le pongan todos los detalles de los tratos costos de reparación, tome nota de lo que pagó y comerciales por escrito. pida y guarde los recibos. Pague con cheque o tarjeta de crédito para que tenga un registro del pago. • Si parece demasiado bueno para ser verdad, posiblemente lo sea. Protéjase de los fraudes Efectos del envejecimiento • No tenga miedo de decir que no. Carlos Rosell SOCIOLOGO • No tiene que hablar con televendedores; corte si El envejecimiento es el conjunto de transno se siente cómodo o si de confía de la persona formaciones y/o cambios que aparecen en el indique llama. viduo a lo largo de la vida: es la consecuencia de la acción del tiempo sobre los seres vivos. Estos cam• No acepte tácticas de venta de alta presión. bios son: bioquímicos, fisiológicos, morfológicos, sociales, psicológicos.. • Llame a la policía si se siente amenazado. Es fácil entender, cuando vemos a alguien que pa• No revele su número de tarjeta de crédito, de cuen- rece más joven de lo que realmente es por su edad ta de banco o de Seguro Social a compañías o gente cronológica, que el envejecimiento no es el mismo que no conozca. para todos. Tiene distinto ritmo en unos individuos y otros. Es más, cada uno de nuestros tejidos, órganos • Investigue usted mismo a las beneficencias y otros y sistemas envejecen a ritmo diferente en cada uno que le pidan algo. de nosotros. La vejez legal es la que las administraciones consideran, que un individuo puede ser• El dinero es de usted; nunca tenga miedo de pre- les útil en sus funciones, fijando un límite para sus guntar adónde va. actividades de acuerdo con sus profesiones. Esto conduce, a veces, al desencadenamiento de fenó• Antes de invertir, investigue, porque puede perder menos psíquicos, afectivos o somáticos, de acuerdo dinero hasta con inversiones legítimas. con la vocación profesional de los individuos.


La vejez no empieza a una misma edad, sino que es variable e individualizada. Cada uno es diferente. La edad cronológica no constituye un criterio objetivo válido para identificar la capacidad vital de la persona. Teniendo en cuenta a demás que el concepto tradicional de viejo como sinónimo de incapaz, tiene un juicio erróneo, pues la vejez no representa necesariamente incapacidad.

Para reconocer una situación de malos tratos es fundamental conocer el perfil de la víctima, el perfil del maltratador y su entorno. Cuando se dispone de esta información, para realizar el diagnóstico hay que buscar indicios.

A la hora de determinar el tipo de maltrato que está sufriendo una persona no debemos confundir las acciones abusivas con las consecuencias de estos En los últimos años, y desde distintos niveles, se han abusos. Esto es, aunque la mayoría de conductas realizado en nuestro país diversos análisis sobre la es- negligentes tendrán como resultado efectos físicos tructura de la población que permiten constatar lo que (úlceras de decúbito, por ejemplo), no deben califiya es un hecho en todos los países de nuestro entorno: carse de maltrato físico. Del mismo modo, un abuso el progresivo envejecimiento de la población. sexual o, incluso, un abuso económico pueden tener efectos psicológicos devastadores en la víctima, Es previsible que las personas jubiladas sean cada pero no por ello diremos que han sufrido un maltravez más instruidas, más urbanas, más cualificadas, to emocional o psicológico. más informadas y en general, más independientes, con lo que su nivel de exigencia (social-sanitaria) El silencio, tanto de las propias víctimas como de los aumentará. profesionales y de la sociedad en general, es cómplice de los malos tratos. En nuestro entorno, la perEstamos inmersos en una cultura de la violencia. sona mayor no suele denunciar su situación a causa Ésta se manifiesta en todos los ámbitos —comu- de su falta de información, de su capacidad limitada nitario, institucional y familiar— y afecta especial- de comunicación, de la débil posibilidad de que sea mente a las personas más débiles y vulnerables: los creída, y también por la desconfianza en el proceso niños, las mujeres y las personas mayores. jurídico, entre otros factores.


Prevención a los malos tratos a personas mayores Todos los seres humanos poseemos unos derechos que nadie puede vulnerar. Entre ellos, está el derecho a decidir sobre los asuntos propios, con autonomía y autodeterminación; a participar en los procesos que le afecten a uno; el derecho a la información; a la confidencialidad... Y el derecho a que nuestra dignidad sea siempre respetada. Nadie debe ser discriminado por razón alguna, por ejemplo por edad, por lo que los mayores, como todas las personas, disfrutan de estos derechos. 1. El respeto a los derechos de las personas mayores y/o dependientes debe ser siempre el punto de referencia de cualquier intervención. Cualquier vulneración de estos derechos constituye un maltrato, una agresión. La violencia contra los mayores no se ejerce sólo con un empujón o un insulto: No informarles de sus asuntos, negarles el derecho a decidir sobre sus cosas o no respetar su intimidad son también formas de violencia contra las personas mayores y/o dependientes. 2. Una sociedad que no valora a sus mayores, con-

siderándolos una carga económica que ya no aporta nada; y presidida por una cultura de la violencia, en la que impera la ley del más fuerte... es el caldo de cultivo perfecto para que se produzca violencia contra las personas de edad. 3. Aunque la violencia puede afectarnos a todos, el perfil típico de persona de edad que está sufriendo malos tratos es el de una mujer, soltera o viuda, mayor de 75 años, dependiente y con problemas cognitivos. Una característica que se repite también con mucha frecuencia es que se encuentra socialmente aislada. 4. En el entorno familiar, el cuidador principal (generalmente el hijo o hija), es el que con mayor probabilidad suele agredir o abusar de la persona anciana. Algunos agresores sufren trastornos mentales, consumen drogas o son violentos en general; La mayoría de ellos, simplemente no consiguen manejar adecuadamente el estrés que supone el cuidado de una persona dependiente, y terminan agrediéndole.


5. Cuidar a una persona dependiente puede ser muy gratificante, pero exige ciertas capacidades, actitudes, recursos personales y apoyos que no todos los cuidadores informales poseen, y que en muchas ocasiones les lleva a situaciones de cansancio y estrés que desembocan en agresiones. Estas carencias nunca justifican el hecho de que un cuidador trate mal a su familiar: el único responsable de la violencia es el que la ejerce. 6. Prevenir la violencia contra los mayores y/o dependientes es una tarea de todos y todas. En primer lugar, las instituciones deben fomentar una visión positiva e integradora de la tercera edad, potenciando la solidaridad intergeneracional. También deben formar e informar, apoyando a las familias en su tarea de cuidadores y protegiendo a los ancianos afectados. 7. Para prevenir la violencia, los profesionales que trabajan con personas de edad tienen la obligación de formarse sobre señales de maltrato, detección precoz y protocolos de actuación. También pueden contribuir apoyando a los cuidadores, y prestando atención a sus necesidades. 8. Una máxima en la que todos los expertos coinciden es que, para cuidar bien a otra persona, hay que empezar por cuidarse uno mismo. Prestar atención a la propia salud, poner límites, saber delegar y pedir ayuda son algunas de las tareas que un cuidador debe hacer, por su propio bienestar y por el de la persona a la que atiende.

9. Las personas mayores tienen también un papel en la prevención de la violencia: Conocer sus derechos y exigir que sean respetados; mantener actitudes positivas hacia ellos mismos, respetando su propia valía y capacidad; cuidarse, manteniéndose sano, activo e independiente el mayor tiempo posible; cultivar relaciones positivas y enriquecedoras, que les mantengan en contacto con el mundo y eviten el aislamiento... son algunas de las protecciones de las que disponen frente a la violencia.


Sobre el maltrato a personas mayores A nadie se nos escapa que este tema, no por no ser más tratado que otros, no existe, o al menos en la medida en la que, a través de los medios de comunicación, prensa escrita, radio o televisión, se conocen otros.

o intereses necesarios para el normal desarrollo de la vida de la persona. Desde este punto de vista y desde ésta herramienta no se puede imponer el afecto, el cariño, una presencia solícita, una asistencia ilusionada, pero si puede obligar a que no se deje enfermar a una persona por falta de cuidados, de asistencia, a que no se le humille, coacciones, amenace, a que no se abuse sexualmente de ella, a que no se le prive de sus bienes, a que no se le deje morir.

Ese fenómeno se produce con más frecuencia en los lugares con mayor desarrollo económico, que cuentan con una población numerosa, y más concentrada en grandes centros urbanos, donde el desconocimiento entre unas y otras personas es El gran problema de la intervención penal en este más significativo. campo reside en gran parte en que el daño se produce en muchos casos a víctimas silenciosas como Eso es lo que ocurre sin duda con el maltrato que es el caso de los ancianos. Su dependencia física y padecen muchas personas mayores en la familia, afectiva respecto del acusante del daño dificulta, una cuestión que en España no había sido analizada cuando no impide que el conocimiento de tales hecon la profundidad que su gravedad merece hasta chos aflore y sea conocido. la actualidad. Es desde este punto de vista del derecho penal La sociedad moderna tiene una crisis de valores, que como instrumento necesario para reparar situaciono es este el foro para desarrollar, pero que sin duda nes desviadas para con nuestros mayores, desde el lleva a adoptar comportamientos y patologías, que que se quiere enfocar este trabajo, para dar a conoen otros momentos podían resultar impensables cer que la realidad de aquellas pueden ser reparaque se cometiera, desde el más estricto respecto a das en la medida en que la Ley así lo reconozca y nuestros mayores, pero la frontera de dicho respeto en los términos en que en la misma se contenga, ha sido franqueada por muchas circunstancias, una dar a comprender a las víctimas que no se está solo veces personales, otras sociales y otras patológicas ni se cae a un vacío cuando alguna de esas accioque ahora se conocen, que llevan al ser humano a nes se den, y que por el contrario hay que advertir a cometer acciones que desde un punto de vista hu- aquellos sujetos que se convierten en actores de las mano y social nos resulta totalmente reprochables, mismas que el castigo será aplicado dentro de los y que a consecuencia de ello, han tenido que ser re- términos de la más absoluta legalidad. guladas por el poder legislativo. Según nos vamos haciendo mayores, nuestros cuerpos envejecen. Progresivamente perdemos la autonomía y necesitamos más atención y cuidados, en todos los órdenes, dependiendo de las necesidades y de la situación personal, los mayores son atendidos por sus familiares y otros cuidadores o por profesionales, ya sea en el propio hogar o en alguna institución (consultas médicas, clubes de jubilados, centros de día, residencias, centros asistidos, hospitales etc.) Por tanto entre las personas que cuidan de los mayores encontraremos desde comportamientos excelentes hasta los casos más negligentes. El Derecho Penal no es, sin duda, la mejor solución para abordar esta problemática. El derecho Penal no deja de ser un mal, una herramienta agresiva, pero sin embargo, resulta necesario, imprescindible cuando quedan afectados, de manera grave, bienes


Otoño / Invierno 2010  

Otoño / Invierno 2010

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you