Issuu on Google+

RETERNUM Revista Independiente NĂşm. 3 / Enero 2011


POWERED BY POLITIKONES Uber Rodrigo Bosques Roshim. Director General RETERNUM. Politikones_2012@hotmail.com Sitio oficial: www.wix.com/politikones/politikones

Una publicaci贸n trimestral. Por la libertad individual de producir, consumir, intercambiar y servir sin coerci贸n ni privilegios.


INDICE LA BOCA DEVORADORA (PROFESIONISTAS)

LA COLA ENTRE DIENTES (APORTACIONES)

EL CASO DEL CURIOSO MEXICA IMPERTINENTE EN ASIA…………………………1

¡QUE ALGUIEN ME EXPLIQUE!.................................................................10

UN EXAMEN SOBRE LAS DECISIONES POLÍTICAS. JOSÉ LÓPEZ PORTILLO Y LA CRISIS ECONÓMICA DE 1981  1982 (PARTE I DE III)…………………………………………………….4

LA PLURALIDAD DEL VIENTRE (ESTUDIANTES)

VARIOS POEMAS………………………………………………...7

MÍRATE ASÍ, MÍRAME AQUÍ.…….…….………………...11

CONSUMISMO: UNA PROBLEMÁTICA PARA EL MÉXICO ACTUAL……………………………..……………………………….15 LA EDUCACIÓN TRADICIONAL VERSUS EDUCACIÓN MODERNA…….……………………….……...18

LOS CUATRO DATOS CURIOSOS…………………………………………………………….10

EL HONOR, ¿UN VALOR ANACRÓNICO?...................22


Si quieres que tu escrito esté publicado en este espacio, mándalo a nuestro correo: politikones_2012@hotmail.com PRÓXIMO CIERRE DE EDICIÓN PARA RETERNUM No. 4: Abril 30/2011


LA BOCA DEVORADORA


El caso del curioso mexica

LA BOCA DEVORADORA

1

Decía el finado Germán Dehesa que una forma de reconocer a los mexicas en el extranjero era la pose que estos agarran cuando ven un asiento libre: se sueltan nomás y dejan la humanidad desparramada en el sillón, silla o promontorio rocoso donde el cansancio o desidia los encuentra; pero la neta hay tantas formas de mirar a los paisanos en el paisaje ajeno que he decidido ingresar al salón de la fama de los lugares comunes del mejicano con las siguientes: el mexica, además de ser metiche o curioso, es impertinente, o sea, una grado superlativo de la metichería pazguata. Y aunque no hay muchos mexicas donde vivo (y no es, aclaro, defensa autóctona del ombligo y su soledad al decir de tata Paz) he reconocido en mi mismo esa especie de duda metódica de las preguntas sin respuesta. Seré más claro. He vuelto de una clase de redacción para extranjeros, en este caso chinos, donde me he visto asediado por preguntas tan absurdas que por ratos pensaba que estaba con los consabidos alumnos mexicas de siempre. Yo, tonto e iluso, trataba de explicarles a los chinitos, silenciosos y taimados desde las rendijas de sus oclayos, la necesidad de escribir para aprender a escribir, pues aunque suena lógico este procedimiento, e incluso natural, hallo que nomás la educación en China, como en la de México, da palos de ciego. Y debo creer que un chino ciego es peor que un ciego de otras latitudes. ¡Pues resulta que no!, que no querían escribir si antes no les daba un instructivo (las explicaciones orales no sirven). Ya parece que cuando quieran tener relaciones sexuales se les va a ocurrir pedir indicaciones


(aunque como el partido comunista les dice cuando hay que hacer o sentir las cosas, pues no es cuando se les antoje…) En fin, después de un amago de rebeldía me dijeron algo muy marciano: mi clase era para enseñarles el modo de escribir, pero no para escribir, que para eso tienen otro semestre, es decir, yo tenía que enseñarles a calentar los motores de la composición, pero no obligarlos a escribir. Después de un ratote de explicarles (o tratar de explicarles) esa idea “natural” de aprender a escribir escribiendo, descubrí que el necio e impertinente era yo. Y una voz proveniente de mi propia inconsistente conciencia me dijo: “no manches, si ni siquiera en tu país se puede enseñar a escribir, ¿qué piensas hacer con estos ilusos”? Era encantadora la cuestión porque el nombre de la clase, lo que me confundió mucho, debo reconocerlo, era -redacción de tesis-, y entonces pensé que mi propia idea de redacción estaba anticuada, fuera de circulación o simplemente existía en unos de esos universos paralelos que gustan tanto a los gringos y sus series de sai fai… Y es que lo más curioso es que cuando vine a China, pensaba en las penas y desmadres que había vivido allá: que debes ser rígido con los alumnos, pero no al grado de molestarlos, que debes estar capacitado para dar alguna clase, pero al final lo que cuenta es la opinión de ellos, que no importa cómo te portes en público, sino cómo te lleves con tus cofrades y superiores, que parezcas listo, pero no demasiado, porque entonces eso ya es pasarse de listo o de tueste, lo que no es del todo agradable porque

alguien con tres dedos de frente y un pelín de sentido común es una arma letal, un virus ponzoñoso en el territorio de los zombis que sin vida zumban cual zancudos o celular puesto en vibrador o yo no sé cómo en el gremio educativo para, al final, después de tantos consejos y reprensiones te dan una patada en salva sea la parte (iba a decir trasero, pero me aguanto). Y os digo, que cuando pensaba que me había librado de todas estas frases de lirismo azteca (la paradoja que vivimos en México todos en esta y otras áreas), ¡pas!, me encuentro con otras de pareja jaez, como si esto de las paradojas interculturales fuera el pan de cada día y te lo tragas o no te lo tragas. Y entonces, ya en un plan indiferente empecé a pensar en las condiciones tan distintas de un país a otro, pero con los mismos resultados. Por ejemplo, en México hay toda un colectivo de monosabios que siempre se inventan cosas sobre educación y didáctica y un sinfín de cosas que nos sacarán de la barranca, y entre devaneo y devaneo, cascaritas retóricas y proyectos y demás, siempre nos quedamos a media cancha, diciéndonos que sólo nos falto el gol, pero que la técnica era insuperable; CONTINÚA…

Mario Olivier Nanjing University, China. Department of Foreign Languages

LA BOCA DEVORADORA

impertinente en Asia

2


LA BOCA DEVORADORA

programas van y vienen en una cruzada educativa que lo único que le falta es educar en serio y sin tanto protocolo (aunque es natural teniendo ese tumor gigantesco llamado SEP chupándonos la sangre), porque la técnica asfixia el sentido común, es decir, los mexicas somos aficionados al baile de salón, a la jerga oscura y redundante, pero no a las acciones concretas, pero, en honor de la neta, en China es igual: pero lo que nosotros hacemos con aspavientos, con gritería e ínfulas de atrio en carnaval, los chinos lo hacen en silencio y siguiendo las herméticas reglas del sentido común (al menos, el de ellos, aclaro…) donde la erección de un edificio, la gestión para sembrar un árbol o cualquier cosa por insignificante que esta sea tiene que pasar por un tedioso sistema de burócratas y por cientos de papeleos para el mismo resultado: -el espíritu del instructivo como idea circular-, que no lleva a ningún lado mas que a ser archivado o como modelo para otro instructivo cuya aplicación concreta nunca se sabe.

3

Este sentido de orden, de reglamentar todos los movimientos tanto educativos como civiles, este control obsesivo hace, que si México fuera para Vargas Llosa la dictadura perfecta (ahora ni eso porque nuestros próceres están tan descoloridos o descolocados), China fuera el paraíso de los burócratas y del sinsentido. Vuelvo a mi tema. Pues resulta que además de esta incongruencia de trabajar sin descanso día y noche (en China se derriban construcciones y se recolocan postes no por ser necesario, sino porque de ese modo la gente se mantiene en actividad incesante: ahora mismo, desde la madrugada, oigo los tamborazos de un edificio que se está construyendo afuera de mi casa), la educación no cuenta con planes ni con nada que para nosotros es indispensable: pasas el examen, estas libre; no lo pasas, pos no. (Una nota periodística de principios de año decía que el engaño y la transa harían imposible el avance de la investigación en China, cosa que a ellos no creo que les importe mucho…) En mi caso, y considerando todo lo que uno tiene que adivinar de ellos si trabajas en el sector educativo, descubro que los chinos encierran tras su cortesía habitual una gran dosis de mala leche, porque están tan acostumbrados a guardar secretos que nunca te dirán nada ni para bien ni para mal, sólo te miran, con esas rendijas de sonámbulos, a ver a qué hora la riegas, como yo que no sabía que en China para escribir hay que primero seguir un informe, copiarlo por triplicado y después, si queda tiempo, buscar una fecha para que los estudiantes decidan hacer un trabajo que no dura más que un par de horas (y una vez autorizado, se baja de Internet y ya está…). Y mi voz (ha vuelto) me dice: Si este país es un líder mundial, qué chingados estamos haciendo en México para dejarnos ningunear por el hormiguero amarillo, o como decía alguien hace poco, una democracia blandengue como la nuestra nos hace desear una dictadura, vean el caso de los chinos, no piensan, no hablan, sólo obedecen… Así que si vamos a ser impertinentes, volvamos a las viejas reglas del juego, en educación y en el gobierno…


UN EXAMEN SOBRE LAS DECISIONES POLÍTICAS. JOSÉ LÓPEZ PORTILLO Y LA CRISIS ECONÓMICA DE 1981  1982.

POR

JAIME ÁNGEL CHAMA CANCELA.

1. El objetivo de este texto es dar cuenta de las decisiones políticas tomadas por el expresidente José López Portillo durante la crisis económica de 1981 y 1982. Dilucidarlas de forma general a fin de apreciar las causas por las que éstas en ningún momento cumplieron con su acometido original: solucionar la tempestad financiera del final de la administración lopezportillista. 2. Para entender la parte más significativa de las decisiones políticas tomadas entre 1981 y 1982, es ineludible establecer un mínimo parámetro teórico. Así, para el caso que compete a este escrito, las decisiones políticas son entendidas como las determinaciones tomadas por los hombres que ejercen o detentan el poder político sobre un problema o asunto determinado, que afecta los intereses de su persona o posición, grupo o clase, dentro de las estructuras del poder, o bien, los intereses de la sociedad en la que se encuentran insertos esos hombres.

De este modo, las decisiones políticas pueden ser vistas también como una asignación autoritativa o imperativa de valores1. De acuerdo al esquema para el análisis político propuesto por el politólogo estadounidense David Easton, sólo y sólo si quien emite dicha asignación imperativa o autoritativa ostenta el rol de autoridad1 dentro de un sistema político1 determinado. Y, en el que además, dicha asignación tiene por primera finalidad aliviar la tensión1 que se cierne sobre un sistema político determinado. En otras palabras, la función de todo sistema político radica en la adopción y ejecución de asignaciones imperativas y obligatorias de valores, de modo tal, que las autoridades del sistema puedan afrontar y estar preparadas para hacer frente a las tensiones que se generen tanto del interior del sistema como de las provenientes del exterior.

1

Son aquellas concesiones por las cuales las personas y/o grupos de la vida política se sienten obligados a seguir sea por temor al uso de la Fuerza, una sanción psicológica severa, el interés personal, la tradición, la lealtad, el sentido de la legalidad o la legitimidad, o porque los grupos y personas orientadas a dichas asignaciones se sienten obligados a aceptarlas porque son hechas por alguien que tiene autoridad. 1 Son los ocupantes de los roles activos de un sistema político, siendo que estos roles deben empeñarse en la gestión cotidiana del sistema político; deben ser reconocidos por la mayor parte de los miembros del sistema político como aquéllos que tienen tal gestión; y sus acciones deben ser aceptadas por la mayoría como vinculantes en tanto que actúen en los límites de sus roles. 1 Es una abstracción mental derivada de las relaciones humanas mediante la cual se deciden y ejecutan asignaciones imperativas y obligatorias de valores escasos dentro de una sociedad, lo que implica que éste, el sistema político, sea una extensión amplia y significativa de poder, mando o autoridad. 1 Una tensión constituye todas las circunstancias que ponen a prueba la capacidad de un sistema para subsistir.

LA BOCA DEVORADORA

PARTE I DE III

4


Por otra parte, una decisión política en su modo más amplio tiene dos momentos: a) de Cálculo, y b) de Ejecución. Donde, en a) la etapa de Cálculo, la resolución se fragua en la mente del político. En esta fase intervienen factores tales como la ética, la moral, la psicología, los conocimientos, la experiencia, los sentimientos, la percepción, etc. que se entrelazan a fin de captar la naturaleza del problema o asunto. Aunque también, estos diversos elementos se entretejen para vislumbrar el posible rumbo que tome la decisión una vez que ésta sea traducida en los hechos. Así, cuando el político lo considera conveniente es

LA BOCA DEVORADORA

b) emitida una decisión política, es decir, se lleva a efecto su fase de Ejecución. En este segundo momento, la decisión es arrojada a la realidad a través de los medios que dispone el político (una declaración, un decreto, etc.), con el objetivo de que el resultado de ésta, en la realidad, coincida con lo ideado.

5

Resulta conveniente advertir que las decisiones políticas, a la luz del río ígneo de la Historia en aquellas biografías emblemáticas para su estudio en la Ciencia Política, dependen en buena medida de la idiosincrasia de quien las toma… y de la Fortuna. Ya que, citando a Nicolás Maquiavelo, debemos reconocer que examinando las acciones y su vida de algunos personajes, “se ve que no obtuvieron de la fortuna nada más que la ocasión, que les proporcionó la materia sobre la cual plasmaron la forma que mejor les pareció: sin la ocasión, la virtud de su ánimo se habría extinguido, y sin esa virtud la ocasión se les habría presentado en vano.”1 3. La crisis del final de la administración de José López Portillo no fue espontánea ni mucho menos fortuita, sino que fue fraguándose, por lo menos, durante tres años. Asimismo, su origen se encuentra en las decisiones políticas tomadas por el propio López Portillo en materia de política económica, alrededor de los años 1978 y 1980. 1

Maquiavelo en González, 1999, p.316.

El ex-presidente José López Portillo asumió el cargo de titular del Poder Ejecutivo en medio de una crisis dicotómica el 1º de diciembre de 1976. Por un lado, en materia política, las elecciones de ese año significaron el toque de fondo en democracia para el país: sencillamente, López Portillo compitió contra él mismo para el cargo de la Presidencia de la República, ya que ningún candidato de oposición se presentó a los comicios para competir por el cargo. Asimismo, los resabios indirectos de los sucesos de Tlatelolco 1968 y San Cosme 1971, flotaban en el ambiente político en la figura violenta de la guerrilla. Por otra parte, en la esfera económica, la administración pública de Luis Echeverría Álvarez destruyó por completo los ejes de estabilidad que hasta 1970 habían mantenido a flote la economía mexicana, produciendo así la gran crisis de 1976. En ese año, el peso se desplomó frente al dólar de 12.50 a 25.00 pesos, la deuda externa se había triplicado de 8‟000 en 1970 a casi 26‟000 millones de dólares en diciembre de 1976, y el salario real había caído a casi la mitad. Sin embargo, el quid de aquella crisis del „76 fue el rompimiento del implícito pacto de concordia entre empresarios y gobierno, que desde la década de los 1950‟s se había mantenido incólume.


De este modo, la ocasión se presentó cuando los precios internacionales de algunas materias primas, entre ellas el petróleo, aumentaron en 1978. Principalmente como consecuencias de la Guerra de Yom Kippur, y el conflicto entre la OPEP y las compañías petroleras norteamericanas contra el presidente de los EE.UU. Jimmy Carter. En México, este hecho significó que las enormes reservas probadas hasta ese año gracias al descubrimiento de vastos yacimientos en Campeche, Tabasco y Chiapas (unos 72 mil millones de barriles), sumado al incremento exponencial de su precio en los mercados internacionales, lo volvieran virtualmente (sic.) un país rico.

Así, a José López Portillo se le presentaron dos caminos a seguir en política económica en el otoño de 1979: usar el petróleo debido a la coyuntura del año anterior para potenciar el desarrollo económico, o incorporar a México al Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT), que por esos años empezó a forjarse como resultado de las juntas celebradas en Roma desde mediados de los 1970‟s por el poderoso grupo económico de Bilderberg. Al final, la administración lopezportillista adoptó el Plan Global de Desarrollo como eje de la política económica el 10 de marzo de 1980 cuya base fue la exploración y exportación del crudo para financiar proyectos gubernamentales de infraestructura, y rechazó la incorporación de México al GATT el 15 de abril de 1980.

1

Rodríguez, 1988, p.108.

1

Rodríguez, 1988, p.112.

LA BOCA DEVORADORA

Frente a este panorama, el flamante presidente José López Portillo remedió las dos aristas de aquella crisis tomando dos decisiones cuyo sino común era la reconciliación. En lo político, a través de su secretario de Gobernación, Jesús Reyes Heroles, fue auspiciada la legendaria reforma política de 1977, que a grandes rasgos permitió la creación de nuevos partidos políticos, la inclusión de viejos en la arena política, la representación de esas expresiones en la cámara baja, así como un soporte monetario de sus actividades a través del erario público. Por otro lado, en la economía, su discurso de toma de posesión propuso un plan mesurado de recuperación, consolidación y crecimiento como contrapunto a la demagogia de su antecesor. Asimismo, para limar asperezas con el sector empresarial y financiero agraviado por la administración echeverrista, presentó la Alianza Nacional, Popular y Democrática para la Producción, en la que a través de la manufactura serían creados empleos gracias a la participación del gobierno federal, el sector obrero corporativizado y la iniciativa privada. Sin embargo, hacia 1978, la ruta trazada al inicio del sexenio en materia económica fue cambiada debido a diversos factores. El primero de ellos fue la ambigua contestación de la clase empresarial y financiera a la Alianza para la Producción; mientras que la cúpula industrial y mercantil respondió favorablemente a la propuesta presidencial, las bases y algunos importantes miembros de esta élite se negaron rotundamente a apoyar esta iniciativa. Por ejemplo, el hombre de negocios sonorense, Carlos Sparrow Sada, alegaba que los empresarios “no podrán tener suficiente confianza, mientras figuren en escena actores del desbarajuste sexenal pasado”1.Por su parte, el líder de la COPARMEX, Andrés Marcelo Sada, señalaba que al sector “no se le puede obligar a invertir”, pues esto sólo ocurriría “cuando las condiciones fueran favorables”1. Por todo lo anterior, el gobierno de José López Portillo buscó a través de sus propios recursos la forma de llenar esa laguna dejada por los empresarios en virtud del fiasco de la Alianza para la Producción.

6


LA PLURALIDAD DEL VIENTRE


Varios

POEMAS Darío Maximino.

Está cantando la hierba tal como viene cantando un aria un bolero en un ferry a Nueva York cantando la hierba ya sobre tus ojos un tonito verde grisáceo en el agua las algas también cantan burbujitas tu gloria que no amarías porque es como briznas de amaranto que se van volando y se vuelan contigo arrancando sus hojitas enormes y grandes maquinarias musculosas que entonan el góspel también poemas negritos o lo que sea que canta la hierba en tus labios que son algo envenenado de gloria.

La hierba en tus labios Para W. Whitman The grass is singing… T.S. Elliot, The Wasteland

LA PLURALIDAD DEL VIENTRE

Por

7


DESENTRAÑAN

LA PLURALIDAD DEL VIENTRE

Queriendo usar lentes los intelectuales que aguzan los dedos manchados dentro del hombre lentes que ven lo incomprensible de todos los días miopes que van pasando analfabetas ocultos de vida cuidadosamente estudiada por intelectuales de gafas gruesas jugando a ser objeto y estudio de lo no aparente.

8

SOBRE LA TIERRA No es común que los hombres suelten pasos a como se sueltan semillas geranios verdaderos que meditan

O los augurios que van haciendo ciertos hombres de letras rechazados por mujeres augurios de apocalipsis o un resentimiento a lo femenino bello putrefacto.

meditan un fuego tambaleante que pudiera consumirlos como negros dolores de hembra sola regresando

No recuperan la vista jamás ni con cuatro punto cuatro de aumento y se quedan no en lo oscuro que sería un punto sino en lo claro borroso como la lluvia que empaña los cristales o el vaho que sale de ella mujer o de estas épocas también cegatonas como los intelectuales que rechazan las mujeres bellas aquellas regalan un punto de lluvia Al hombre simple.

los seres que pisamos la tierra nos pintamos nuestras caras mutuamente recitamos aromas antiguos que

bailando sobre nuestras manos tanto tiempo que esgrime su lengua, somos nuestros,

Han viajado tanto ya no saben ni como se llaman nos pertenecen antes de cada mañana.

DE De los tiempos gitanos que van agrietando mis facciones salen estos alientos como la niebla diluida. Petunias cargadas sabor a fresa son todo lo que veo en mis sueños mascabados. Ante el dolor de la reconciliación armada todo se disuelve en nada.


RECLAMOS HASTA ALTAMAR

A la contemplación de tus muslos yo le llamo resucitación hermosa de la vida más allá de las planicies del cuerpo. Ahora sabemos que no existe uno solo, solo tú. Por ejemplo tus brazos serían igual salvación inusitada de aquellos momentos que emergí de ti como granito virgen. Y también tu vientre vibra Tornasol. Estos son aquellos hechos que de ti me acuerdo más.

Como el marinero tu desprecio mar embravecido como ola inconsciente de la playa que no viene esta noche por cantar la calandria dos canciones de olvido olvido, calandria temblando quedaste no pudiendo rechazar más el universo que te abraza como cántaro roto que llora el agua por su grieta. Dime qué haces tan chiquita inocente mentirosa que haces tu negando esto que te altera los nervios de colores tus venas rosas y amarillas o jazmines de tu ser sangre que ruge hasta palpitar los leones que van desordenando también chocando con jirafas rinocerontes polvaredas de besos que esclarecen. Por el mar resurge la mañana.

LA PLURALIDAD DEL VIENTRE

TU VIENTRE VIBRA TORNASOL

Como animales desordenados tus labios besándome el día que se abre como boca de niño chiquito pidiendo leche disculpas o tantos dolores por ti que no sabes la furia de una calandria lo que es capaz de soñar o deshacer en un instante de hastío.

9


¡Que alguien me explique!... …¿Cómo es que México a pesar de ser un país tercermundista, se galardona obteniendo a través del empresario Carlos Slim, el segundo lugar en la lista de los hombres más ricos del mundo? …Si es que existen países llamados de primer mundo, y de tercer mundo, ¿dónde quedaron los del segundo? …¿Dónde quedaron las armas nucleares que supuestamente se desarrollaban en Irak, hecho por lo cual E.U. justificó su intervención militar?

LA PLURALIDAD DEL VIENTRE

…¿Qué se le hizo al dinero que se le decomisó al “chino” que hizo popular la frase: “o copelas… o ¡cuello!”?

10

LOS CUATRO DATOS CURIOSOS La palabra "cementerio" proviene del griego koimetirion que significa: dormitorio.

En Inglaterra , en el siglo diecinueve, la palabra pantalones era considerada obscena.

La pieza más antigua de goma de mascar tiene más de 9,000 años.

El "hombre del año" en 1938 según la revista Time, era Adolfo Hitler.


“MÍRATE ASÍ, MÍRAME AQUÍ” Requiero de la suficiente fuerza y tiempo para verte, de tu presencia sale el arcángel a mis ojos y esa substancia divina se chorrea por mi brazo, los dedos…concluye en la pluma.

Por: Jimmy Alaín

No soy el poeta. Poeta soy en ella.

Inflo los cachetes, mis muecas le agradan. El regalo conspicuo son flores pintadas con sangre. No me alcanza para perlas y anillos que resplandecen como espadas, cuales blanden los caballeros andantes acorazados. Parecen tackleadores con cascos protectores para la batalla cuerpo a cuerpo en la ladera o en campo de futbol americano. Uno de esos es mi antípoda, el que busca tomarle la mano derecha a mi plausible escultura.

LA PLURALIDAD DEL VIENTRE

Disgrega mi mente y sedienta mi alma.

11


LA PLURALIDAD DEL VIENTRE

Cuesta decir „te quiero‟, acomodar los labios y empujar resollos. Cuesta. Andas acariciada por el sol, el verde de las hojas y el céfiro de mi otoño y de mi invierno. Cuesta decir „te quiero‟, alcanzarte por la plazuela y calentar mi boca con su lengua. Cuesta. Sí no es por los tacones, no volteo a tu silueta…tropiezo y me pregunto ¿Quien habrá inventado la banqueta? Cuesta decir „te quiero‟, resguardarte los olores y disfrutarle sus sabores. Cuesta. Purpura, Azul, Negro Vistes, calzas, vistes Un lunar, su saliva ¡Cuánto extraño a mi ninfa!

12

Ruborizada tiendes a ser un tomate sí tu mejilla y mi mano con su palma no estamos hechos de tornillos y de fierro se me antoja morderte como a la guayaba.

¿Cuántas ninfas recorren solas la pradera? Una de ellas, salió de esa cueva rellena de curiosidad y salvación espiritual para la humanidad. Sí, donde el papel se funde con la idea- y haciéndose el amor entre estos provocan la ciencia. Vuelvo a la ninfa que también es cervatillo; sin reprimir sus caderas crea su camino Sube ladera, más bien nombrada escaleras. Da la vuelta y escala más laderas. Se extiende poco a poco en el camino…salto tras salto recorre la meseta. Se admira en el agua opaca vertical convencida por el sol Fulgurante púrpura la envuelve y eso llama mi atención. Percibo su destino refrescante- procede a proporcionarse agua para seguir con la vida diaria. Camina y danza al mismo tiempo. Desciende la quebrada, luego otra ladera mas Se interna en un desnivel donde el sol no toca su estructura entera. Entonces pues…vuelve a la cueva. ¿Cuántas ninfas recorren solas la pradera?

Te entregas pedacito a pedacito como condenándome a tu dosificación. No eres una tableta agria o un jarabe repulsivo. La vía de administración visual es tu cometido. Das más imágenes que palabras. Uno, sólo un momento estuvimos cara a cara. Suficiente para aplicarme esa gragea de acción continua que es tu recuerdo. Unas gotas de agua y azúcar para arrancar nubes de duda en los ojos…y comienzan las lluvias que acompañan en armonía al latido de tu corazón. Abrazos como vendas de algodón y parches que estimulan la creación. Bien sé que la contraindicación al consumirte es el delirio y la fiebre, azarosa fiebre. ¡Eureka! Conozco como vendrá la muerte. Por sobredosis…pero no será muerte; he allí que empieza la vida.


No tengo oportunidad y me la van a ganar ¡pero qué digo! ¿Acaso es cosa? ¿Acaso es una simple niña a la que debes mantener entretenida? entre risa y risa desprende su ropa y me muestra el excelentísimo espacio entre su piel y la tela…montañas con estrellas. El párpado me duele…no dejas de obstruir mi vista y el dolor se mantiene con cantos que respiran tus manos ¿qué me dirías si estuviera coqueteando? ¿Qué me dirías, sí fallé en esa prueba para obtener tu abrazo? Y no te llamo ni te contesto para que así recuerdes dubitativa mi boca, los ojos, el rostro de un paje parecido a mí.

El estomago vacío es un insumo para suspirarte y disfrutarte con el éter que ofrece un paisaje crepuscular devorando cierta vista panorámica del coloso helado y puntiagudo que es el techo de México. Desaparece la montaña entre el azul grisáceo de un viernes nocturno; así también mi admiración estética fenece ante tu desenvolvimiento prematuro del fin otoñal- como el réquiem de la sinfonía conductual basada sobre tu desconocimiento al ser que arma vuestro cuerpo mediante cada palabra o letra adecuada. A veces somos más que dientes somos más que aliento somos más que carne. A veces somos un recuerdo en la cabeza de alguien otras tantas un deseo reprimido de no visitar en la tarde.

Existen delgadas, doradas situaciones De ensueño cotidiano…cosas que amo o amaré. Morenas convicciones que producen cierto placer; Placer en los ojos, placer en los labios… Placer ofrecido del cual no podré ni acceder. Pequeñas estructuras, carne trémula Carcaj de deseos. No sé, si alguna vez has mirado fijamente al sol… ¿soportarías observarlo? De la misma manera –yo no puedo sostenerle la vistaEs mejor no ceder, porque un mismo daño es contemplarla y obtener.

LA PLURALIDAD DEL VIENTRE

Me imagino en tu vida… Apacible como las hojas de un árbol abrazado por vientos de un otoño que termina. Termina una etapa que te caracterizó como: Diosa de la llama encendida, odisea de un amor absoluto y una luna que me guiñe a donde fuere. Has pasado por la avenida de un corazón sangrante en carne viva de una sonrisa límpida y tímida de un soñador suicida, que suspiro tras suspiro acorta mas sus días. ¡Que se me pasen estos segundos! Las horas gritonas, los días sin rumbos los gatos con cualidades amorosas impactantes queriendo yo, entre ellos enlistarme. Una lluvia no apareció, por lo tanto ni su beso me cedió tierna luna enciende hoy una noche inquieta mezclada con aflicción. ¿Terminará lo que nunca empezó? ¿Permitirá lo que nunca se intento? ¿Consumirá lo que siempre le falto? Esto no termina, permíteme reflejarlo en una encriptación sencilla aunque pocas veces percibida: “…”

13


Cubrió la noche respectiva montaña, no le detiene nadie: hombre o masa. Masa no me detiene para olvidarte, hombre tampoco así es que empieza a preocuparte. Desde un quinto piso sentencio: Tu nombre desgarró mi esófago Ardor en los tímpanos, tu voz Mis labios partidos por el roce Un cuello venoso ante tu adiós.

LA PLURALIDAD DEL VIENTRE

Despido, pero antes me pregunto ¿Cuántas ninfas recorren solas la pradera?... ¡Oh! Muchas. Cuantas miles más…

14

Baja la noche. Irrisorio momento no es tan elegante Es pues asfixiante. Se vive con ella vacilando en lo que pueda decidir Se vive afuera de su cuerpo Y eso es dolor. Es sufrir. Me ahogaré en un líquido oscuro, efervescente Quizás proporcione lo que ahora necesito Necesito una llamada épica muerte Solicito que me sueñes y recuerdes. Ojos que se elevan a mi rostro Labios cotizados en pasados días Estrellas en la carne son lunares Cortejar es el motivo de estas líneas. Cantos para I. Cantos para L. Cantos para P. Cantos para… ¿Cantos para quién?

No soy el druida que esperas. Observándome, te das cuenta que soy el que se sienta por debajo del retrato de Goethe (quinto piso) listo a escuchar su susurro. Actuar absurdo el de pedirle su palabra a tan sabio dramaturgo. Dijome hoy y siempre: “No es la palabra, es la actitud…” Antes, mis conmiseraciones se mostraban tranquilas no existía motivo para exaltarse o arremangarse. Intempestivamente comenzó el delirio cuando mi ojo enfoco entre el orificio rústico de una puerta: la puerta del destino, que enseguida me mostro una silla…pero en la silla, sentada alguien alguien no es alguien si no la piensas ¿piensas si esto no lo escribo con un motivo?


LA PLURALIDAD DEL VIENTRE

CONSUMISMO: UNA PROBLEMÁTICA PARA EL MÉXICO ACTUAL

15 La sociedad capitalista; así como se ha denominado a la civilización occidental, basada en una economía de bienes y de producción, es aquí donde nos encontramos. Hoy en día, el país que más produce y exporta se vuelve primermundista y afecta por lo tanto a aquellos que lo consumen. Nos encontramos con una sociedad sin vida, sin felicidad y lo peor de todo, sin pensamiento. Una sociedad que se valora pobremente con el equivalente al precio de sus posesiones materiales, si hacemos un pequeño análisis del individuo por etapas, tenemos que actualmente los niños ya no se caracterizan por su inocencia, su creatividad o sus típicos juegos de calle (jugar futbol, salir en bicicleta, etc.), si antes las niñas jugaban con una muñeca y los niños un carrito, ahora vemos que hay una suma cantidad de juguetes a elegir, haciéndolos parte del consumismo. Mantienen una mala condición física a causa de su inactividad; sentados, entretenidos con sus videojuegos, computadoras, celulares, etc., saturándose de imágenes e información innecesaria que contamina su mente; han dejado de alimentarse bien y naturalmente, los comerciales se apoderan de su apetito y les alimentan de productos chatarra, transgénicos y artificiales, provocando enfermedades de sobrepeso y diabetes a una edad temprana.


LA PLURALIDAD DEL VIENTRE

Los jóvenes, que cansados de una historia llena de sangre y distinción en clases sociales, recaen dándose por vencidos, deseando y copiando la vida superficial que les muestran los medios de comunicación, olvidando su esencia y sus sentimientos, dejan de luchar como esos jóvenes revolucionarios trabajadores e intelectuales que México tenía, estudiantes caracterizados por su crítica a la sociedad con deseos de mejorar, ahora se conforman y buscan el bien vestir, alimentando esas marcas capitalistas que contaminan el mundo y dividen a la sociedad por su posición monetaria, jóvenes que cada vez se interesan menos por la lectura y la crítica. Los adolescentes terminan con la ética aprendida a causa de los programas de televisión, programas que corrompen la moral e implantan modales y vocabulario de mala calidad sobre ellos, podemos notar un disparo de información errónea cuando se promociona la sexualidad a temprana edad como un producto “de moda” y no como algo natural del ser humano.

16

Los adultos, a pesar de ser los únicos que logran ver este cambio, son también participes del consumo, quizá con mayor criterio porque ellos saben que la posesión de un producto no determina su bienestar ni su personalidad y mucho menos su nivel económico y saben además, que la única diferencia entre un producto mexicano y uno extranjero es el elevadísimo precio. Podemos notar cómo el gobierno no sólo ha dejado de ser la cabeza de la sociedad, sino también se ha vuelto un simple personaje al cual descargamos nuestros reclamos, enojos, preocupaciones, infortunios y burlas. El mando lo toman las empresas puesto que han llegado a ser más grandes, fuertes y poderosas que los gobernantes por un simple factor: el dinero; factor que rige la vida capitalista. Esta riqueza se logra con la explotación, explotación de todos los medios naturales, agua, árboles, animales. Se exprime al planeta para obtener mayor dinero y así mayores cifras, acabando con una vida que ha subsistido por más de cuatro mil millones de años.


Es fácil notar que los costos de los productos se externalizan, es decir, la competencia hace que estos productos sean cada vez más baratos y no es que ese precio lo regale la empresa, ese es el precio pagado a costa del peligro de los obreros, los seguros médicos que no son otorgados a los trabajadores, todos los recursos naturales consumidos, el trabajo mal pagado a niños menores de edad que constantemente están en contacto con substancias toxicas, ese el precio pagado por el aire contaminado, porque realmente nosotros no pagamos lo que en verdad deben de costar. El sistema capitalista tiene muchos defectos, destacando la sobreproducción que mantiene y afecta diversos ámbitos. Lo principal a mencionar es que el mundo en el que vivimos es un mundo finito y por lo tanto, al producir también es necesario desechar pero ¿A dónde van esos desechos? Se consume lo doble que en años pasados y por lo tanto se desecha el doble, más del 90%, porque los productos son hechos para ser inservibles y desechados, la basura es enterrada en hoyos enormes que le hacen al planeta o en el peor de los casos es quemada, liberando toxinas dañinas al aire y por otro lado, más que hacer una conciencia de reciclaje es necesaria una conciencia de no consumo, porque aunque el reciclaje ayuda en mucho, no es suficiente.

Es ésta época en la que menos tiempo de ocio tiene la gente; se la pasa trabajando por necesidad, mantenidos con un mal sueldo y algunas veces llegando a tener dos empleos porque sus necesidades se lo exigen, el poco tiempo libre que tienen lo usan para ver televisión o anuncios que los saturan de mensajes, algunos incluso subliminales que les dicen cómo debe ser la vida ideal, que la gente no “tiene”, no “es” y no vale “nada” y que para “ser” tienen que consumir determinada marca, por lo tanto van de compras y se saturan de deudas que no pueden pagar, por lo tanto, tienen que seguir trabajando. Para lo único que sirve la moda es para exteriorizar que no has actualizado tus compras y que no estás consumiendo como el resto; todo esto les quita valor a las personas, disminuye su felicidad, termina con la familia, los amigos, el ocio. La gente socavando su capacidad de ser, se valora por su economía, ya no hay ideales de profesión ni una esencia de personalidad, el mayor ideal es el consumo. No sólo se desperdician los recursos naturales, también se está desperdiciando gente cuando lo único que debemos hacer es basura a este sistema, este dañino pensamiento que fue creado por gente, ¡y nosotros somos gente! Capaces de pensar crear y cambiar esta situación.

Gwendolyn Luyando Alvarado

LA PLURALIDAD DEL VIENTRE

Esto se ha vuelto un modo de vida, los medios de comunicación nos han enseñado que el comprar productos nos provoca una satisfacción espiritual, el gobierno no se ocupa por dar seguros médicos, buena educación, medios de transporte adecuados, ni mucho menos sustentabilidad de justicia, pero por otro lado la sociedad tampoco se ocupa de exigir esto.

17


EDUCACIÓN MODERNA

LA PLURALIDAD DEL VIENTRE

EDUCACIÓN TRADICIONAL

18

LA EDUCACIÓN TRADICIONAL (informal) VERSUS EDUCACIÓN MODERNA (formal)

Por: Luis Jahir García

Comúnmente se afirma que la educación es una de las principales panaceas para remediar las diversas desigualdades sociales, panacea que entre otras cosas, trae consigo un acercamiento hacia la justicia social, indirectamente equilibra la distribución de la riqueza, incrementa a largo plazo el desarrollo económico, estimula el crecimiento del capital social y entre otras cosas, posibilita al individuo de la capacidad de –ver- los grandes males que aquejan a nuestras respectivas sociedades, en fin, aquel «discurso» que todos conocemos, hemos oído argumentar y muchas veces hemos defendido; aquel discurso que presenta a la “educación” como una senda, una vía de progreso, una salida para cualquier sociedad en desarrollo. Si estamos de acuerdo con dicho discurso, estaremos de acuerdo en cosas como: que “la educación” debe de ser el rubro al que se le destinen una buena cantidad de recursos del Producto Interno Bruto (PIB), la educación debe ser encumbrada como el pilar de una sociedad, la educación debe de ser el ámbito al que una sociedad debe de apostar si es que quiere progresar, la educación es el camino largo pero seguro hacia el progreso, la educación es garante de una buena convivencia social, la educación erige eficientemente el criterio de la gente, además de que en sociedades inmersas dentro de un sistema democrático, la educación estimula la buena orientación del voto, y estaremos de acuerdo también en que la educación es la salida para escapar de la pobreza.


La miseria de este discurso “educativo” radica simplemente en que así como el estado de bienestar, en su tiempo posbélico fue la panacea para la sociedad, y fracasó, así como la democracia lo fue para la modernidad y está fracasando (aparentemente así se percibe), la educación comienza a ser, después de panacea, asimismo un fracaso, debido a su imposibilidad de responder a tan grandes y nobles capacidades y beneficios que se le atribuyen. ¿Será entonces que efectivamente apostar por la educación es un error que sólo nos llevará a un fracaso? O por otro lado,

¿Será que no tenemos claro, a qué tipo de educación le atribuimos tales beneficios en dicho discurso? Sencillamente hoy en día, la enseñanza o educación, no es –ya- un factor de movilidad social para el mexicano del siglo XXI, debido a que existe una disyuntiva aparente entre apostarle a lo que llamo una “educación tradicional” o a una “moderna”. Tal parece que la enseñanza a la cual se le está apostando más es a la enseñanza moderna, y no a la tradicional. Veamos a qué me refiero.

En primera instancia, me referiré a la educación tradicional (informal) como aquella educación que se adquiere a lo largo de la vida, aquella que se le conoce como un tema intrínseco de la naturaleza humana. Aquel concepto que desde la antigüedad se ha ganado partidarios y precursores del mismo; individuos quienes aportan una definición y expresan igualmente el papel que desempeña en la vida del hombre, es decir, aquella educación de la que tanto se ha alabado desde tiempos de la filosofía griega, con sendos filósofos representativos: Platón y Aristóteles, concepto que ha pasado por la influencia de la escolástica, que se ha visto robustecido por la concepción iluminista de Rousseau en su obra el Emilio, pasando por su definición sociológica a cargo de Durkheim, hasta culminar en pocas palabras en manos del conocido John Dewey, en fin, aquel concepto tradicional definido a grandes rasgos como “endo-culturación”; es decir, el proceso de introducción al mundo a una generación nueva, por parte de una generación mayor, proceso que inmiscuye efectivamente la transmisión de conocimientos, cultura, idiosincrasia, además de un desarrollo integral; tanto físico, intelectual, y moral. En segunda instancia entenderemos por educación moderna (formal), lógicamente a la educación que hace referencia a todas aquellas instrucciones, capacitaciones, aprendizajes, habilidades, destrezas y competencias que se transmiten en los ámbitos de escuelas, institutos y universidades.

Veamos con detenimiento. El legado de la educación tradicional nos remonta a uno de sus precursores; Aristóteles quien concebía que -el educar- consistía precisamente en adquirir aquello que designaba “areté” identificado directamente con la “virtud” y la “excelencia”. Desde el punto de vista Aristotélico siempre que haya una decisión entre dos valores se produce una situación ética y en ella el hombre posee la capacidad de juzgar y combinar todos los elementos para elegir rectamente, para ello es necesaria la virtud, transmitida esta última, claro está, a través de la educación. El fin de la ética para Aristóteles será pues lograr el bien, lograr la mayor felicidad posible desarrollando las virtudes como valor, temperancia, justicia, liberalidad, esplendidez, carácter y amabilidad. Por otro lado, un siguiente pensador de la educación, (tradicional), es Immanuel Kant quien en un pequeño libro dedicado al tema publicado en 1803: Über Pädagogik, (De la educación), afirma que la educación consiste en hacer buenos a los hombres, en formar hombres que sean capaces de elegir habitualmente el camino recto. Enumerando como sus finalidades por ejemplo a dar al hombre crianza, disciplinarlo, cultivarlo, hacerlo prudente o sagaz, hacerlo moral, corregir defectos, a prevenir la formación de malos hábitos, a refrenar el desgobierno de sí mismo, controlar su persona, proporcionarle la adquisición de talentos, entendidos como la posesión de una habilidad para conseguir un propósito determinado (leer, escribir, además de la música).

LA PLURALIDAD DEL VIENTRE

Ahora bien, ¿qué tipo de educación es a la que se le atribuyen tales beneficios? ¿Acaso se refieren a la educación vigente hoy en día en nuestro país?

19


Ahora bien, siguiendo con los expositores de la educación tradicional, encontramos a John Dewey, para quien la educación es el proceso vital para la sociedad, porque la educación es el proceso por el que se crean ciertas disposiciones fundamentales de orden intelectual y emocional con respecto a la naturaleza y a nuestros semejantes. Aduciendo como disposiciones deontológicas: hábitos de inteligencia, imparcialidad, justicia, tolerancia, objetividad, valor, temperancia y sentido estético. Por otro lado Durkheim, otro autor, sociólogo por cierto, le define como la acción ejercida por los adultos para con las generaciones jóvenes y que tiene por objeto suscitar y desarrollar en el niño un cierto número de estudios físicos, intelectuales, y morales que le exige el medio al que está particularmente destinado.

LA PLURALIDAD DEL VIENTRE

Con todo lo anterior, ahora preguntémonos, ¿esta suele ser la educación de hoy en día? Concordemos en que no, luego, el concepto de educación se ha visto corrompido por la edad moderna y sus implicaciones tanto filosóficas, ideológicas, metodológicas, positivas, empíricas, como liberales, económicas y globalizadoras, convirtiéndola así en una educación cabalmente moderna.

20

Más allá de que no ha existido un Nicolás Maquiavelo avalorativo para la educación, que delimite las fronteras históricas entre el ser y deber ser, como lo hizo aquel personaje con la política, o un Stuart Mill que de igual manera exima el enfoque normativo para volverlo positivo en materia económica, lo cierto es que la educación –moderna-, desde mi punto de vista, ha reducido ese concepto que llamo “tradicional” de educación a una mera “formación profesional”.

Inmiscuyámonos un tanto en los rasgos de esta educación –moderna-: en cuanto a su implicación filosófica, la educación moderna pondera más a la adquisición de simples habilidades para un desempeño laboral futuro que la propia adquisición de conocimientos de nuestra cultura, nuestro pasado, nuestra identidad. Por ello cada vez más países están viéndose inmersos en conflictos de identidad. Además, en cuanto a la implicación metodológica, la educación moderna se avoca a lo que llaman actualmente -educación basada en competencias-, que no es otra cosa que la capacitación para un espacio en específico de desenvolvimiento profesional, no importando y dejando a un lado todos aquellos intereses, gustos, y preferencias del individuo, involucrados en la decisión de elegir una profesión, tomando en cuenta en su lugar, sólo sus habilidades y capacidades que le definirán qué debe de aprender, para qué y dónde. (El caso chino por ejemplo). En cuanto a la implicación globalizadora, la educación –moderna- me parece, ha reducido el conocimiento de los jóvenes a la simple consulta de enciclopedias electrónicas que se erigen como la gran diosa de la sabiduría moderna. Si lo dice aquella enciclopedia es porque es verdad, y la educación ya no se forja ni mucho menos se complementa con aquel diálogo con los muertos que significa el tomar un libro y leerlo, charlar con el autor, llenar nuestros ojos con su lectura. Asimismo la educación –modernaprepondera por ejemplo, el aprendizaje de diversos idiomas, para que el día de mañana un individuo se vuelva lo suficientemente –competitivo- en un mercado laboral globalizado, a pesar de que no domine al 100% su lengua materna, debe por lo tanto aprender un segundo idioma que le permita vender su mano de obra en otras latitudes. Por otro lado, desde mi punto de vista, y sin temor a parecer un individuo anticapitalista, la implicación económica, ha hecho que la educación se haya rendido ante la presión de la economía y el sistema mundo capitalista, rigiéndola ahora mediante el “mercado”; la oferta y la demanda, en especial en las instituciones particulares o privadas de enseñanza superior, convirtiéndolas más que en universidades (en su sentido más amplio de la palabra), en “empresas”, empresas llamadas ahora: socialmente responsables.


Las implicaciones mencionadas con antelación, sólo manifiestan que se ha ido convirtiendo poco a poco dicha educación moderna, ante la educación tradicional, en la preponderante, convirtiéndola en una educación que depende de su rentabilidad, cosa que le desvirtúa, pues pierde su fin humanista, abandona el proceso natural de endoculturalización y garantía de tener un bien para la humanidad en general, para seguir fines socioeconómicos, particularmente dejándose guiar por la demanda de trabajo mundial en base una oferta de mano de obra calificada.

Como conclusión, frente a la aparente preponderancia de la concepción educativa moderna versus la tradicional, con todas las implicaciones que podemos identificar, como lo es su mercantilización, su necesaria globalización, la capacitación del hombre, no para vivir su vida de hombre sino simplemente para hacerlo competitivo, etc., me parece que debemos entonces ser muy claros en dos puntos clave de este -discurso educativo- al cual se hizo alusión al principio del presente ensayo, por un lado debemos de dilucidar de hoy en adelante, cuando recurramos a tal discurso panacéico de la educación, a qué definición de educación nos referimos, a qué concepto de educación nos parece adecuado para nuestros fines, al concepto tradicional con tintes deontológicos o al concepto moderno con tintes positivos. Por otro lado creo que no se trata de un discurso maniqueo el cual debamos de hacer nuestro en razón de tomar una decisión entre un “liberalismo” o un “conservadurismo”, una educación moderna “o” una tradicional, empero, creo que en cada uno de nosotros estará la última palabra para que encontremos el correcto equilibrio entre sendos conceptos de educación; el moderno “y” el tradicional…

LA PLURALIDAD DEL VIENTRE

Tal parece que la ideología marxista no se encontró tan perdida después de todo al establecer la explicación del triunfo de capitalismo sobre el proletariado en base a superestructuras; aparatos ideológicos del Estado que mantenían alienados a los trabajadores (inmersos en su condición de oprimidos). Así pues, trasladando esta teoría a lo que acontece con la educación moderna, podemos encontrar semejanzas alarmantes, veamos; Marx postula que la burguesía mediante una superestructura controlaba al proletariado, ahora bien, esta superestructura es la educación, mediante un aparato ideológico del estado en concreto, aparato que viene siendo la –escuela-, así se educa al individuo según la concepción del mundo y la línea política propia de la clase dominante. Ahora bien, podemos aducir entonces, leyendo los valores que propugna esta educación moderna, globalizada, propia de una mundialización del sistema neoliberal, que se educa en base a la clase dominante neoliberal, capitalista, ya que al hombre no se le educa para ser hombre, sino para responder a las necesidades de dicha clase, claro está, necesidades laborales de mercado.

21


LA COLA ENTRE DIENTES


EL HONOR, ¿UN VALOR ANACRÓNICO? “ ” La muerte no es eterna; el deshonor, sí.

Antiguo código samurái; BUSHIDO.

Ahora bien, si es que se busca, o buscamos valores universales; ¿significa entonces que también existen valores particulares y por lo tanto también pertenecientes a un determinado tiempo y espacio? A qué me refiero. Al reflexionar lo anterior, decidí echar un vistazo, haciendo un análisis lúcido de la sociedad mexicana en cuestión de sus valores, y para ello decidí compararla además, si hablamos de anacronismos, con la sociedad japonesa de siglo XV-XVI, y ¡oh sorpresa que me llevé! En dichas sociedades existían los famosos guerreros japoneses samurái; los cuales regían su vida a través de principios tan altos como la rectitud, el coraje, la benevolencia, el respeto, la honestidad, la lealtad y el honor, conocidas a estas últimas como las siete virtudes. Sin mencionar que el honor comprendía una de las más importantes, puesto que un samurái preferiría matarse a si mismo antes de traer deshonor y desgracia a su familia y a su señor, esto era considerado un acto de verdadero honor, de hecho en el honor se fundamenta la práctica del seppuku o hara-kiri. (Suicidio ritual; donde el samurái se sacaba las entrañas y tras ese acto, otro samurái, usualmente amigo o pariente, le cortaba la cabeza). Tras el estupor natural de conocer tales prácticas japonesas, comprendí que al día de hoy, el –honor- definido en la RAE como “cualidad moral que lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto del prójimo y de uno mismo”,

LA COLA ENTRE DIENTES

Hoy en día es común que escuchemos hablar de una ética universal, es decir, valores específicos que se busca, la mayoría de las civilizaciones, pueblos, razas, países, naciones, etc. compartan, es decir, valores universales para todos los pueblos por igual. Y no sólo eso, sino también se busca partir de ahí para esgrimir todo un cuerpo jerárquico universal de valores.

22


LA COLA ENTRE DIENTES

así como en otros diccionarios electrónicos, es considerado precisamente como eso, una cualidad moral, y no se hace mención acerca de un valor o ni siquiera un principio. Luego, entonces ¿por qué parece ser que ese valor se ancló a la sociedad y tiempo japoneses de siglo XV? Entiendo que los samurái acostumbraban a regir su vida sobre principios y valores tan altos como la valentía el honor, la honradez, etc. No obstante la sociedad mexicana no podemos negar contó con pequeños destellos significativos de honor y valentía. Es precisamente en el “juego de pelota” maya, donde se decidía que el equipo ganador y no el perdedor, sería quien tendría el honor de ser sacrificado de una manera que al día de hoy nos parecería cruel e inusual, sin embargo para ellos significaría un sentimiento de altivez, de superioridad, incluso de gratitud. Asimismo parece ser que el honor sobrevivió en la sociedad mexicana a través del caudillismo revolucionario; honrando al mexicano de acuerdo al arrojo manifestado en el campo de batalla.

23

Ahora preguntémonos, ¿el honor con esos rasgos de valor, tiene cabida entonces en nuestra sociedad mexicana de hoy? ¿El honor se percibe cuando una madre es testigo del logro profesional de su hijo? Estoy de acuerdo con que podrá dicha madre sentir orgullo, pero el honor tal cual, me parece que no, pues no ha sobrevivido a través del tiempo. O por otro lado, ¿percibimos el honor al ser elegidos a un puesto importante? (acordando en que es en esos casos cuando utilizamos la expresión: “es, o sería un honor…”) igualmente me parece que no…

¿Es entonces cierto que existen valores relativos y por lo tanto anacrónicos, es decir, que sólo algunos se adecuen al cambio social, cultural e idiosincrático?, ¿o será que sólo algunos pueden ser universales? (los espirituales o religiosos comúnmente). ¿No les parece que darle vigencia al honor reduciría un tanto las problemáticas sociales de las cuales hoy sufrimos? o ¿será simplemente que juzgamos mal al honor, confundiéndolo con un valor, siendo sólo un principio?, ¿en qué momento perdimos de vista a valores tan altos como el honor?, ¿será que nuestra sociedad consumista nos mantiene empantanados en un a-valoramiento social? Un tanto desilusionada con la caducidad del honor en la sociedad mexicana, como conclusión aduciría que estoy segura que en ti lector, ha venido algún valor a tu mente, el cual afirmes que ya no tiene cabida en nuestra sociedad, en ese caso yo te diría que de nosotros depende el anacronismo de ese valor deseado por ti y por mí, y seguramente habrá alguien allá afuera que lo practique solitariamente y es entonces cuando debemos de hacerle compañía… ANA MARÍA GANS

vestigios de honor


LAS IDEAS Y OPINIONES VERTIDAS EN LOS ARTÍCULOS O ENSAYOS PUBLICADOS POR RETERNUM, SON ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE RESPONSABILIDAD DEL AUTOR(A).

RETERNUM ATENDIENDO A LA PLURALIDAD, SE LIMITA ÚNICAMENTE A LA PUBLICACIÓN DE LAS OBRAS.


COLABORADORES PARA ESTE NÚMERO DE RETERNUM MARIO OLIVIER Vivo como un transterrado, como un eremita en un universo globalifóbico.

JAIME ÁNGEL CHAMA ''Los Tigres de la Ira suelen ser más sabios que los Caballos de la Instrucción; pues tanto sus demonios como sus propios ángeles les hacen íntegros y totalmente esenciales a sí mismos.''

J. ALAÍN VELÁSQUEZ GUZMÁN Un proscrito de la ‘seriedad’

LUIS JAHIR GARCÍA MENDOZA Politólogo en potencia, diletante por naturaleza…


GWENDOLYN LUYANDO ALVARADO.

DARÍO MAXIMINO Meet me in Montauk.

ANA MARÍA GANS A la realidad debo de confrontarle una figura antitética, basada en análisis profundos y juicios estimulantes.


RETERNUM


RETERNUM No.3