Issuu on Google+

Cuando la verdad sea demasiado débil para defenderse, tendrá que pasar al ataque (Bertolt Brecht)

Calma chicha...

Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)

POLITIKA

1


¿Dónde está el piloto? En materia de gaffes nadie está al abrigo de una patochada. En Francia, François Hollande nombró ministro del Presupuesto –encargado de velar por el pago de los impuestos– a Jérôme Cahuzac, un tipo que los evadía a escala industrial. Mitterrand, fascinado con los rufianes, tuvo un ministro de la Ciudad llamado Bernard Tapie que se fue directo de la oficina a la cárcel. El ministro del presupuesto de Giscard d’Estaing, un tal Maurice Papon, fue condenado por crimen contra la humanidad. Cahuzac juró en el Parlamento –en sesión plenaria– que jamás había tenido una cuenta en paraísos fiscales antes de confesar una en Suiza y otra en Singapur. Tapie se defendió arguyendo que era víctima de un complot. Papon, procesado por haber enviado miles de niños judíos a los campos de concentración durante la ocupación nazi, se fugó al extranjero antes de ser detenido, extraditado y encarcelado. Aun cuando en estos casos se alegó desconocimiento y se adujo que en el momento de las nominaciones la justicia no se había pronunciado, la verdad es que hubo mucha complacencia. No fueron errores, sino faltas. Las yayas –conocidas– fueron ocultadas, disimuladas, ignoradas conscientemente por algunos ‘amigos’ que hubiesen podido prevenir los escándalos. Ahora bien, este tipo de falta cometido en serie da la impresión de que no hay piloto en el avión, para no decir peor. Alegar que el piloto está de vacaciones no ayuda. Acusar a algún cabeza de turco de “desprolijidad” revela la ignorancia del acusador: el término no existe en la lengua española. Por lo demás, no se trata de confiarle a la nana la vigilancia del horno durante la cocción de una tarta de arándanos… sino de la conformación del gobierno de la Nación. Gobernar es arbitrar, tomar decisiones, elegir caminos. En el Ejecutivo, el único magistrado elegido es el presidente. Todos los demás son designados a dedo por decisión y bajo la autoridad del primer mandatario. Ministros, Subsecretarios y otros funcionarios no tienen otra “legitimidad” que la que entrega el jefe del Ejecutivo. Si este debe delegar responsabilidades, se puede esperar que lo haga con lucidez e inteligencia. Desafortunadamente no parece ser el caso. El primer acto de la nueva administración está pringado no de errores, sino de faltas. En algunos casos las nominaciones se aparentan a una verdadera provocación contra las aspiraciones de la ciudadanía. Hay quién va hasta cambiar la metáfora del “avión” por la del “drone”, esa moderna aeronave pilotada a distancia. Queda por saber quién tiene en sus manos el joystick… 2

POLITIKA

Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)


Editorial

Dibújame un Subsecretario...

¡No! mejor dibújame un gobierno...

Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)

POLITIKA

3


Instrucciones para subir una escalera Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta alturas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón. Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se situó un tanto más arriba y adelante que el anterior, prin cipio que da sentido a la escalera, ya que cualquiera otra combinación producirá formas quizá más bellas o pintorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un primer piso. Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente. Para subir una escalera se comienza por levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar llamaremos pie, se recoge la parte equivalente de la izquierda (también llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo peldaño, con lo cual en éste descansará el pie, y en el primero descansará el pie. (Los primeros peldaños son siempre los más difíciles, hasta adquirir la coordinación necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace difícil la explicación. Cuídese especialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie). Llegando en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente los movimientos hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se moverá hasta el momento del descenso.

Nota: Contrariamente a lo que pudiera pensarse, Cortázar no escribió esto para el uso del arribismo ambiente...

4

POLITIKA

Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)


Cortázar: 30 años...

“A mí me parece que los peces ya no quieren salir de la pecera, casi nunca tocan el vidrio con la nariz.” Julio Cortázar. Rayuela.

Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)

POLITIKA

5


El Papa en la lucha política argentina Escriben Andrés Pizarro y Roberto Pizarro

El domingo 9 de febrero, día de mayor circulación del diario La Nación de Argentina, aparece en portada una noticia sorprendente: “Preocupado por la tensión en el país el Papa llamó a un diálogo en el Vaticano.”

El rasgo de todos esos gobiernos fue el predominio de la oligarquía agroexportadora junto al capital financiero, los que hicieron esfuerzos deliberados por debilitar la industria manufacturera y a la organización obrera.

El detalle de la nota, escrita por Mariano Obarrio, no entrega fuentes pero precisa que destacados dirigentes sindicales, empresariales y del gobierno se reunirían en Roma en una gestión de Francisco para “garantizar la paz social”. Como si se tratara de Siria o Somalía.

Hoy nuevamente frente al modelo de reindustrialización y de redistribución del ingreso impulsado por los Kirchner se rebela la oligarquía argentina en defensa de sus intereses e intenta retomar posiciones de poder. La historia vuelve a repetirse.

La noticia, categóricamente desmentida por el Papa y también por los dirigentes sindicales y empresarios mencionados en el supuesto encuentro, nos recuerda, como otras veces, que la guerra mediática es un factor determinante en la lucha política argentina. Lo que sorprende en esta oportunidad es que los intereses contingentes no vacilan en involucrar a la máxima autoridad de la iglesia católica.

Ahora ya no puede utilizar a los militares, desprestigiados hasta el cansancio durante el régimen de terror. Sin embargo, el capital financiero y la oligarquía agroexportadora persevera en su lucha y utiliza con fuerza el poder mediático y la fuerza de la banca internacional.

La Nación, El Clarín y el periodista Lanata se han colocado a la cabeza de la lucha política contra Cristina Kirchner. La misma Presidenta en el 2008 impulsó una ley a favor de la libertad de prensa que restringió el alcance del concepto de“injurias y calumnias” en informaciones referidas al sector público. Ello ha llevado a límites extremos al periodismo opositor. Porque ni la paz social está en juego en Argentina ni tampoco el Papa podría intervenir en una guerra inexistente. Actualmente, la ofensiva mediática se ha concentrado en la política económica, en particular en el tipo de cambio y en la inflación, en evidente representación de los intereses del capital financiero y de los grandes empresarios agroexportadores. La lucha en curso no es nueva. Tiene una larga historia, llena de sangre y dolores. La poderosa oligarquía agraria argentina, apoyada en los militares y Estados Unidos, gestó el golpe contra Perón en 1955. Luego retomó el control con la dictadura genocida 19761982, la que entregó el manejo económico a Martínez de Hoz; y, finalmente, aplaudió el modelo neoliberal impulsado por Menem que estableció la convertibilidad y las “relaciones carnales” con los Estados Unidos.

6

POLITIKA

En los últimos meses, los agricultores exportadores de soja, decididos a aumentar sus ganancias, a pesar de su elevada capacidad competitiva y rentabilidad, optaron por no liquidar los dólares, resultantes de sus exportaciones, con el propósito de presionar al gobierno para forzar una devaluación. Con ello favorecieron la disminución de reservas del Banco Central y la ampliación de la brecha entre el dólar oficial y el dólar blue (negro). De ello se aprovechó el capital financiero multiplicando maniobras especulativas contra el peso. Los medios escritos y televisivos de propiedad de La Nación y El Clarín, voceros de esos intereses, dieron rienda suelta a los ataques más virulentos en contra de las políticas y funcionarios del gobierno. Una de las acciones especulativas contra el peso más llamativas fue la del CEO de la empresa Shell, Juan José Aranguren, quien decidió comprar directamente en el Banco HSBC la suma de tres millones de dólares a un tipo de cambio cercano al blue (US$ 8.70) en vez de hacerlo al tipo oficial de US$ 7,20. Asunto insólito ya que ese accionar y el del banco violaban manifiestamente la ley de cambios y constituía una pérdida importante para la misma empresa. ...

Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)


Sólo la presión a favor de la devaluación del peso que favorecería posteriormente a Shell o una intención desestabilizadora basada en la ideología del CEO podrían justificar acciones de este tipo. El ataque a la política económica,favoreciendo un tipo de cambio elevado y libertad de flujos financiero, cuestiona el modelo de reindustrialización y redistribución del ingreso impulsados por el kirchnerismo. Por ello el gobierno se venía resistiendo a realizar una devaluación que afectara a la industria y actividades sustituidoras de importaciones. No obstante, a partir del 2010 la situación se ha complicado. Por una parte, el superávit de la balanza comercial se redujo, debido a la crisis económica mundial. Siendo el comercio exterior la única fuente de divisas de la Argentina, debido a su exclusión del mercado de capitales internacional, la posición de las reservas se debilitó. Además, los compromisos de la deuda externa han sido pagados con reservas, y estas descendieron persistentemente. A ello se agregó la ofensiva de los “fondos buitres”, los que demandaron al gobierno argentino en tribunales norteamericanos, amenazando dejar el país al borde del default técnico. La alianza oligárquica-mediática fue parcialmente exitosa. En efecto, habida cuenta que apenas un 12% de la población compra dólares en algún momento, sólo es posible explicarse el posicionamiento del tema en el país gracias a los medios opositores al gobierno. El canal TN del Grupo Clarín solía mantener en pantalla permanente y titilando el curso del dólar ilegal (blue), y dedicaba espacios de noticiario diarios a su evolución. El gobierno se vio obligado a devaluar en un contexto de reservas en disminución, azuzado por la constante diatriba opositora de los medios. A final de cuentas, se devaluó la moneda, desde 6,80 a 8,0 pesos por dólar. El objetivo de la devaluación fue detener la disminución de las reservas y a la vez eliminar el dólar ilegal (blue). La devaluación fue acompañada por varias medidas más: el Banco Central redujo la retención de dólares de los bancos hasta el 30%; se autorizó la compra de dólares para atesoramiento, eliminando así una restricción que pesaba sobre las clases altas y medias, lo que había tenido mucha repercusión mediática; y finalmente se estableció una mesa de trabajo con los exportadores para convencerlos de proceder a la liquidación de los dólares. La devaluación trajo consigo los conocidos impactos en los precios, que dentro del contexto de una inflación ya alta y una pulseada Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)

con los grupos económicos podían ser temibles. Sin embargo, el gobierno demostró su determinación en reducir el impacto de la devaluación en el salario real, en particular de los menores ingresos. En primer lugar, instaló una mesa de trabajo con la cadena de formadores de precios: productores, intermediarios, supermercados y pequeños almacenes. Se estableció un programa de un año de “precios cuidados”, revisable cada tres meses. Los propios miembros de la cadena acuerdan los precios y se comprometen a cumplirlos. En segundo lugar, se apunta a una difusión ciudadana en la formación de precios para minimizar su elevada dispersión, con efectos negativos en el poder de compra. Finalmente, se cristaliza en un contrato escrito con sanciones en caso de incumplimiento. Este mismo acuerdo de precios cuidados se materializó en el sector de la construcción y para la canasta debienes escolares. Los resultados a la fecha han sido satisfactorios. Las transacciones de compra y venta en el mercado ilegal del dólar se han reducido a su mínima expresión y el valor ha caído significativamente: desde más de 13 pesos por dólar a algo más de 11 pesos por dólar. A su vez, la apuesta por mantener el valor del dólar oficial en 8 pesos parece estar dando resultados. Su valor incluso ha disminuido a 7,65 pesos sin ventas de dólares del Banco Central. La compra de dólares para atesoramiento, reivindicación de las clases acomodadas, se está efectuando regularmente con un monto diario en disminución, confirmando que este “derecho” concierne una pequeña proporción de la población. Además, todo indica que la sangría de dólares de las reservas se ha detenido. Incluso economistas ortodoxos, como Miguel Bein, han declarado que “la corrida por el dólar ha cesado”, reconociendo la existencia de la pulseada entre los grandes intereses económicos y el gobierno y dando cuenta del éxito de las medidas adoptadas hasta la fecha. En definitiva, la pretensión de utilizar al Papa para favorecer los intereses de un sector minoritario de la sociedad argentina ha sido inútil. El Santo Padre ha rechazado la maniobra; mientras, por otra parte, el gobierno ha impulsado medidas de política económica y acuerdos con distintos sectores de la sociedad que han dado tranquilidad a la ciudadanía. El gobierno ha ganado esta batalla, pero no hay duda que la lucha de intereses en pugna continuará.

POLITIKA

7


La Copia Feliz del Edén... fiscal Escribe Julián Alcayaga Cuando el terremoto del 27 F hizo necesario aumentar los recursos del Estado para la reconstrucción, se aprobó la Ley 20.469 que modificó el impuesto específico a la minería –el mal llamado “royalty”– persiguiendo aumentar en algunos cientos de millones de dólares la recaudación proveniente de las mineras. Por esta razón se publicaron profusos “estudios” y análisis del gobierno y las mineras que sostenían que la tributación de la minería se situaría entre las más altas del mundo. Sumando impuesto a la renta y “royalty” se alcanzaría un 41%, la tributación más alta que jamás hayan pagado las empresas mineras en Chile. Ambas afirmaciones son falsas. En los países del OCDE, organización a cual Chile se jacta de pertenecer, la tributación sobrepasa el 50% si se suma la tributación de la empresa y la tributación personal del empresario. En Chile sólo se paga el impuesto personal a la renta: el impuesto de 1ª categoría, que pagan las empresas, es deducible del impuesto personal y en consecuencia se les devuelve a los empresarios. Por otra parte, una tasa de 41% está muy lejos de ser la mayor que han pagado las empresas mineras en Chile: hasta la Nacionalización del cobre en 1971, las mineras extranjeras pagaban un impuesto de 52,5% sobre las utilidades. En 1977, el DL 1748 –que modificó el DL 600– otorgó por primera vez invariabilidad tributaria por 20 años a la inversión extranjera. Quienes se sometían a esa invariabilidad debían pagar un impuesto adicional a la renta de 49,5%, un 14,5% superior al impuesto adicional general que era y es actualmente de solo de 35%. En marzo de 1993, con la Ley 19.207, la tasa de la invariabilidad tributaria bajó de 49,5% a sólo 42%. Esa tasa de 42% estuvo vigente hasta el año 2005, cuando en virtud de la Ley 20.026 de Impuesto Específico a la Minería (o royalty 2), las mineras tuvieron que renunciar a la invariabilidad tributaria de 42%, quedando sometidas a la tributación general de 35%. A ese 35% se debía agregar el 4% de nuevo impuesto específico a la minería, y la tributación total pasó a 39%, es decir 3 puntos porcentuales menos de lo que las mineras pagaban hasta el 31 de diciembre de 2005. Con la Ley 20.469 de modificación del royalty de Piñera, el lobby del cobre sostuvo que la tributación de las mineras subiría al 41%, “la más alta jamás pagada en Chile”. Pero como vimos, es mucho más baja que el 52,5% de antes de la nacionalización, inferior al 49,5% de Pinochet a partir de 1977, y aún menor al 42% de la Concertación a partir de 1993. En consecuencia existe un amplio margen para aumentar la

8

POLITIKA

tributación de las mineras extranjeras hasta el 49,5% que pagaban en tiempos de Pinochet. La casi la totalidad de las empresas mineras iniciaron sus inversiones en Chile antes de 1993, cuando la invariabilidad tributaria era de 49,5%, y no pueden alegar ahora cambios en las reglas del juego (por lo demás, la soberanía de un Estado reside precisamente en su autoridad para establecer las reglas que estime convenientes). Aumentar la tributación minera no solo se justifica porque es muy baja, incluso con el nuevo “royalty”, sino y sobre todo porque desde la Ley 20.026 ya no existe invariabilidad al impuesto a la renta. La actual invariabilidad tributaria concierne sólo el impuesto específico a la minería, la patente minera y un factible verdadera regalía o royalty minero. Se podría aumentar el Impuesto Adicional a la Renta (35%) que pagan todos los extranjeros que tienen ingresos de fuente chilena, cualquiera sea su actividad. Dicho impuesto era de 40% hasta 1987. Nada impide que vuelva a ser de 40% visto que no beneficia de invariabilidad tributaria, y además porque no existe ninguna razón para que los empresarios extranjeros paguen menos que los empresarios chilenos sujetos al 40% de Impuesto Global Complementario, es decir, 5% más que los extranjeros. Es una discriminación arbitraria que los empresarios extranjeros paguen menos impuestos que los empresarios chilenos, y por consiguiente aumentarlo a 40% no es justo sólo económicamente sino también desde el punto de vista constitucional en virtud del principio de igualdad ante la ley. Es la hora de poner los puntos sobre las íes y ajustar la tributación minera, porque necesitamos esos recursos para financiar la educación pública gratuita, como era hace 60 años cuando producíamos 11 veces menos cobre que hoy día. La mayoría parlamentaria de la Nueva Mayoría en el Congreso Nacional basta para aprobar este acto de justicia. Pero ¡Oh dificultad! la Nueva Mayoría tiene un programa que no contempla educación pública gratuita y que no toca ni con el pétalo de una rosa a la minería. Su proyectada reforma tributaria, en vez de aumentar el impuesto de los empresarios extranjeros a 40%, ¡rebaja el impuesto de los empresarios chilenos a 35%! Así se respeta la igualdad ante la ley (?). Ahora sólo falta que nos aumenten el IVA y las cotizaciones de las AFP… Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)


Who’s paying?

The copper is chilean... or not? Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)

POLITIKA

9


Santa Isabel no me conoce Escribe Aldo Torres Poco o nada veo televisión. Más nada que poco, en realidad. Pero un par de camisas sin planchar me obligaron a tomar asiento en frente de este bicho cuadrado y “disfrutar” de su dudosa compañía. De reojo, con sospecha, observaba la ametralladora de imágenes, revolviéndose, superponiéndose, como intentando saltar del perímetro que las encierra. Cientos de comerciales apremiando a los televidentes con la angustia de no adquirir la necesidad que ellos inventan. El ofertón es asombroso: el mismo problema que un comercial crea, el siguiente lo resuelve. ¡Gran oferta, y solo a un dedo de distancia! Así que ahí estaba, con los parpados enredados en tanta imagen y colores y voces, cuando de pronto apareció una tal Isabel, autodenominada como Santa, diciéndome que me conocía. “¡Santa Isabel te conoce”, decía un comercial! ¡¿Qué?!, ¡¿Un supermercado me conoce?! Me pregunté con sospecha. Yo, que me he pasado la vida intentando descifrar los misteriosos signos que va tejiendo mi espíritu, ahora, repentinamente, era conocido por un supermercado. Raro. Estuve mucho tiempo pensando esto de que un supermercado me conociera, después de mucho reflexionar sobre todo esto, decidí redactar la siguiente carta: Señora Isabel (no le digo santa porque desconozco sus atributos en el tema ese de los milagros): Con todo respeto, debo decirle que está equivocada, equivocada y confundida. Usted dice conocer a los hombres por las cosas que echan al carrito, pero se equivoca profundamente: ¡Los seres humanos son más que las cosas que compran! El hombre no es lo que consume, por si no lo sabía. El problema de usted, creo yo, es que confunde palabritas: confunde ser con parecer, por ejemplo. No caiga en el error de ciertos organismos internacionales, que confunden el Nivel de Vida con el Nivel de Consumo. No es lo mismo. No se equivoque, señora Isabel: usted no me conoce. Si me conociera, sabría que me agradan las cosas sencillas, y no necesito recorrer todo el supermercado para comprar un kilo de pan ¿o será que me deja el pan bien al fondo para que recorra sus pasillos mientras usted intenta seducirme con algún otro productito? Si me conociera, sabría que prefiero los colores de un atardecer a los nuevos colores de las botellas de Coca Cola y que creo más en el oxígeno que en el aire de mentira. No me conoce, señora Isabel.

10

POLITIKA

Por lo demás, supongo que ese comercial no fue creado para mí. Entonces su arrogancia es aún mayor, porque usted dice conocer a todos los mirones de la televisión. Yo entiendo que el lenguaje universal de la publicidad pueda ser entendido por cualquiera, y que la televisión habla y todos callan, pero eso no le da derecho a decir que conoce a todos los que miran este aparato. Ya, le concedo un punto: usted conoce la libertad de elección de los hombres para elegir su comida. Pero le diré algo: la libertad no solo está radicada en las condiciones del mercado, que se cree libre, tampoco es una estatua inmóvil levantando una antorcha. ¿O usted cree que la libertad se agota eligiendo entre la marca de un cereal u otro y la libertad de elegir las cuotas para pagarlo? No, señora Isabel, la libertad flamea alejada de todos esos disfraces de la libertad. Por eso, con respeto, le digo: no por saber lo que se elije para comer en un supermercado usted se atribuirá la epopeya de haber descifrado los misterios del alma humana. ¡No sea patuda, señora! ¿Sabe lo que decía en el oráculo de Delfos, señora Isabel?... ¿Lo sabe? Bueno, si no lo sabe, aquí se lo dejo: “¡Oh! Tú que deseas sondear los arcanos de la naturaleza, que si no hallas dentro de ti mismo aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera. Si tú ignoras las excelencias de tu propia casa, ¿cómo pretendes encontrar otras excelencias? En ti se halla oculto el Tesoro de los Tesoros. ¡Oh! Hombre, conócete a ti mismo y conocerás el Universo y a los Dioses” ¡Oh! Hombre, conócete a ti mismo y conocerás el Universo y a los Dioses”, linda frase ¿no? En esa me la he pasado años: intentando conocer el microcosmos de mi interior para luego conocer cómo opera el macrocosmos que me rodea. Y que ahora venga una señora como usted a decirme que me conoce, no pues, no es así la cosa. Quizás me haya espiado, con esas camaritas secretas que vigilan cada paso. Espías del consumo para después bombardear con publicidad. ¿Pero sabe qué? tampoco soy esa imagen que proyecto al exterior, eso es solo el tejido que mi alma ha ido irguiendo durante años, ¡que precariedad esa del alma, que necesite un cuerpo para manifestarse! Le digo: yo soy algo más profundo y eterno que eso que sus camaritas vigilan. Así que le repito, señora Isabel: usted no me conoce.

Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)


Debo, luego existo

Además, no por tener nombre de reina usted se va a creer santa. No sea arrogante, señora. Eso es lo que pasa con ustedes, con todos ustedes: son arrogantes. Su hermano mayor, el “mall”, también cree conocer al ser humano. Por lo menos a mí, tampoco me conocen. Si me conocerían, sabrían que prefiero saborear comida conversando con alguien a tragar plástico mirando el reloj; sabrían que prefiero el parque a los pasillos; las palmeras a los disfraces de palmeras; los seres humanos a los maniquíes; los arboles a las vitrinas. Por lo demás, ya le dije que me agradan las cosas sencillas, si quiero comprar algo voy y lo elijo, así, lo más rápido posible (prefiero ocupar mi tiempo en cosas que de verdad me agradan), y sus hermanos repletan de productos las vitrinas, esperando al éxodo de mirones que miran pero no tocan, por que pocos tocan, pero muchos miran. Para tocar: el crédito, sus tarjetitas de plástico permiten tocar la Mona Lisa detrás del vidrio, sueños convertidos en realidad, sueños a 45 cuotas precio contado, sueños que muchas veces se transforman en pesadillas de pagar y pagar cuotas. En fin, su hermano, el mall, tampoco me conoce. ¿Sabe que es lo que creo, señora Isabel? Que yo los conozco mas a ustedes de lo que ustedes a mí, conozco lo que conocen, y lo que conocen es la soledad del hombre moderno, y la vienen concienciando hace ya bastante tiempo, por eso exigen que las universidades les entreguen esos especialistas en convertir mercancías en necesidades, ingenieros del hechizo, magister en hipnosis. Ustedes, ayudados por estos tipos, saben entregarle cualidades humanas a las cosas que se compran: las cosas te acompañan, te quitan la pena, te comprenden, te ayudan. Insisto: Lo que ustedes conocen es la soledad del hombre, y de la soledad han hecho su mercancía. Las carencias espirituales se llenan con cosas y ustedes sí que saben ofrecer cosas. Cosas que están pensadamente destinadas a durar poco, bien poco, para luego imponer la siguiente, y en este proceso de botar y botar cosas se estresa a la Tierra, que no tiene tiempo para reciclar tanto plástico inútil ni preguntarse cuál era la diferencia entre una cosa y la otra. Si usted y su hermano dicen conocer a la gente, entonces sabrán que los chilenos encabezan los índices de desconfianza y consumo de fármacos en Sudamérica, que se suicidan el doble que hace unos años, que las depresiones abundan como abunda el smog en las calles de Santiago, que los niños inflan la panza con comida de plástico y prefieren tomar Coca Cola a tomar leche, que la vida sigue entrando por las pantallas y no por la ventana. A pesar de todo este panorama, ustedes insisten con su receta: pueden salvarse, pero no miren para el lado, el del lado caerá y usted tendrá ese brilloso televisor que los acompañará durante el día, le con

Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)

tará chistes, lo sacará por minutos de su frustración y por las noches le cantará canciones que le inducirán el sueño. Para ustedes, los pobres son los únicos condenados a la eterna fealdad, atornillados a la frustración y la mugre. Los otros, pueden adornarse con zapatillas, perfumes, relojes y toda esa clase de petardos psicológicos. Entre más caro, mejor. Entre más deuda, más tengo. Quien no debe no es. Debo, luego existo. Y todos quieren existir en esta vorágine apocalíptica del consumo, arrancar como sea del anonimato de las multitudes y mostrar como brillan sus lentes y collares (¿se acuerdan de esas zapatillas con luces que ustedes vendían?, ¿que utilidad puede tener una luz en la zapatilla más qué aparentar?). El robo solo acorta el camino, y de paso evita la deuda. Digan la verdad, señores, cuéntenle a los seres que ustedes dicen conocer que aunque se afeiten con la prestobarba que sea, debajo de los bigotes no aparecerá Messi ni Alexis Sánchez, ni sus autos ni mujeres. Pero no, no lo harán, porque para funcionar ustedes necesitan de la frustración y la fantasía, la soledad y la carencia espiritual, ese es el oxigeno que echa andar sus motores. Ahí radica su modus operandi. Yo sí que los conozco, señores, y espero que no se ofendan por estas cosas que les digo. A usted, señora Isabel, sí, a usted, le pido que no vuelva a decir que me conoce, porque usted no conoce nada de mí. Repito: ¡nada de mí! Yo no soy lo que compro, ni lo que ustedes vigilan, ni lo que como. ¿Conoce a Humberto Maturana, señora Isabel? Es un biólogo chileno, según este señor, los seres humanos somos, esencialmente, sentimientos circundados por el perímetro de un cuerpo; los sentimientos nos mueven, dice Maturana. ¡Él sí que conoce algo de lo que soy, no usted! En mi interior reposa una sustancia eterna, que me impulsa a experimentar sentimientos sublimes, como el amor, la empatía y la solidaridad. Eso es lo que soy, eso es lo que son todos los seres que habitan este misterioso planeta, aunque pocos se den cuenta. Lo que ustedes conocen, o dicen conocer, es al hombre en serie, a esos gemelos clonados, Épsilones o Gamas, hijos y víctimas de las gigantescas y obligatorias pautas del consumo, que necesitan e imponen un modo de vida que reproduce a seres humanos como fotocopias del consumidor ideal. Ese ser es el que ustedes vigilan y castigan y ahora dicen conocer. Si, quizás conozcan algo de todo eso. Pero no conocen la verdadera esencia de lo humano, que está muy pero muy alejada de ese imperio de la uniformización forzosa que ustedes imponen. Señora Isabel, no se confunda: ¡usted no me conoce! Atte, Yo.

POLITIKA

11


¿Está el pueblo en la Nueva Mayoría? Escribe Arturo Alejandro Muñoz Corría el año 1989 cuando mi amigo y colega Pancho Worlitzky Mella me invitó a participar en una reunión del naciente referente político instrumental llamado PPD (Partido por la Democracia), cuyo apadrinamiento por parte de Ricardo Lagos Escobar constituía –en ese entonces– una supuesta joya política y un anzuelo difícil de evitar. En aquellos años yo aún seguía en la brega por otorgarle a sindicatos y federaciones una influencia que jamás alcanzaron pese a mis esfuerzos y al trabajo inigualable de dirigentes como Walter Antognini y Jorge Millán. Llegué esa tarde a la reunión de marras en una calle aledaña al Parque Forestal y al barrio Bellavista. Me decepcionó constatar que la sala de reuniones, así como el antejardín y el patio, se repletaban de gente que no era precisamente ‘pueblo’, en el sentido ortodoxo del término. Peor aún, muchas (no ‘algunas’, sino ‘muchas’) personas me eran conocidas. Me invadió un sentimiento de sorpresa, ya que –lo digo con absoluto conocimiento de causa– nunca habían mostrado un ápice de opinión favorable al retorno de la democracia y a la lucha contra la dictadura durante los diez o quince años en que les conocí a través de relaciones profesionales y laborales. Por el contrario, la mayoría había ayudado a la dictadura cívico-militar en la lucha contra el sindicalismo, en especial contra el Comando Nacional de Trabajadores, que desarrollaba una labor heroica para la desestabilización de la tiranía y la construcción de las bases que permitieron el retorno al sistema democrático. Pronto descubrí que el nuevo referente llamado Concertación de Partidos por la Democracia llevaría a la práctica el viejo pensamiento de los liberales europeos del siglo pasado: gobernar por el pueblo, para el pueblo, pero sin el pueblo. Todo ello contaba con el visto bueno, o la vista gorda, del pinochetismo que se había adueñado de gran parte de la derecha política y de la totalidad de la derecha económica. Años después supe que ese referente político, la Concertación, había sido un engendro ideado, propuesto y avalado por uno de los ministros de la dictadura, Sergio Onofre Jarpa. El artículo de marras nunca fue desmentido (http://old.kaosenlared.net/noticia/quien-fue-realmente-padreconcertacion). Hay un hecho irredargüible, y es que uno detesta reconocer haber sido engañado, embaucado y utilizado por quienes eligió en calidad de re-

12

POLITIKA

presentantes. Estoy seguro que muchos de mis amigos concertacionistas (hoy miembros de la Nueva Mayoría) sienten indignación cuando se les enrostra el servilismo y pusilanimidad de ese bloque político ante las esferas del poder económico transnacional. ¿Se indignan? Claro que sí, pero nada pueden hacer ya que los hechos fríos, la dura realidad, les juega en contra, por mucho que arguyan “haber caminado por la ruta que era posible”. Al guardar silencio le otorgan veracidad a las acusaciones, pero al perseverar en su docilidad dejan estampada en la Historia nacional la impronta de “mayordomos” de la derecha y, más grave aún, de traidores corruptos y pusilánimes. ¿En la dirección de esa coalición proto neoliberal, ayer Concertación y hoy Nueva Mayoría, estuvo alguna vez el pueblo? Digan lo que digan, no es característica de nuestro pueblo la traición, ni el amor a la corruptela. Tales “virtudes” describen más bien un sector de la clase media –el arribista– y sin lugar a dudas a una significativa parte de la clase alta chilena. Parafraseando al poeta Gonzalo Rojas, habría que preguntar: “¿Para quién se gobierna cuando se gobierna?”. Ni Alianza ni Concertación han gobernado para el pueblo, ni para un país llamado Chile… sino para incrementar las ganancias de grupos económicos criollos y transnacionales en los que tienen fuerte participación una docena de familias que, aprovechando sus redes, dieron nacimiento a un hecho sociológico lamentable y procaz: “el familisterio”. Éste no es atributo exclusivo de la derecha: la Concertación –alumna aventajada de los depredadores neoliberales– lo tomó en sus brazos como si fuese hijo pródigo. En materia política y de administración pública, las venas y arterias de Chile están bloqueadas. Por ellas sólo circulan los apellidos de siempre, emparentados por consanguinidad o por la asociación en el negocio, el lucro y el bolicheo. Una querida amiga, Michèle Drouilly, hermana de mi compañera y colega profesional Jacqueline Drouilly –detenida, torturada y asesinada por los esbirros del dictador Pinochet– hizo un perfecto resumen de cómo el aún en los limbos segundo gobierno de Michelle Bachelet está marcado a fuego por el poder del riquerío . El riquerío, justamente, no es que Bachelet esté a sus pies, ni en su corazón. Es peor: está en sus manos.

Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)


Duda metódica y legítima

“Claudia Peirano, la renunciada ex futura subsecretaria de educación, tenía un marido, Walter Oliva, hasta hace un año atrás, quien es la actual pareja de Ximena Rincón, futura vocera de gobierno, además su hijo es el segundo de la FEUC. Por su parte, Ximena Rincón, es ex pareja de Caco Latorre, actual diputado (derrotado candidato a senador), y de Fulvio Rossi, igualmente parlamentario. Fulvio Rossi, es ex marido de Carolina Tohá, alcaldesa de Santiago, a su vez, hija de ministro, sobrina de intendente, etc, etc.. Esto no es un problema moral de quién se acuesta con quién, sino la prueba tangible que el poder en Chile se hereda y se autogenera. Y que cuando la gente huevona, sí, huevona, dice frases como esta: ‘No me meto en política porque es sucia, o porqué el Estado debe financiar las campañas políticas, o el voto no puede ser obligatorio’, lo único que hace es permitir que esta casta que está por sobre el bien y el mal, sea de izquierda o derecha, de centro o de las orillas, siga perpetuándose en el poder hasta el fin de los tiempos. Toda mi admiración por lo tanto a los estudiantes y nuevos dirigentes jóvenes que estarán atentos a que no les pasen gato por liebre y que son primera generación de políticos.” (http://www.lashistoriasquepodemoscontar.cl/ qmato.htm). Me permito agregar otra opinión candente y asertiva… la del periodista Álvaro Garrido, quien critica mordazmente los patinazos del poco riguroso equipo asesor que le propuso a Bachelet los nombres para cargos de relevancia. Algunos resultaron ser dueños de un prontuario que les impide, judicial y/o moralmente, asumir responsabilidades de dirección pública. Lo que plantea la cuestión de saber si en la Nueva Mayoría –políticamente hablando– hay personas honestas y coherentes con las demandas del electorado. La opinión de Garrido es clara y contundente: “O tienes un palo blanco adjudicando licitaciones, o fuiste demasiado imbécil como para que frente a tus narices robaran 207 millones de dólares siendo mandamás, o le agarraste el poto a una mujer en el Metro, o pretendes cerradamente lucrar con la educación y te pasas por el trasero el programa de gobierno, o estás procesado por giro doloso de cheques, o derechamente, por corrupción. Elige cuál es la menos decorosa para darte un cargo.” De ahí que vuelvo a preguntar: ¿está –alguna vez estuvo– el pueblo en los niveles de toma de decisiones de los bloques del duopolio? ¿Lo estará algún día? La última vez que el pueblo fue gobierno, la derecha –aliada con el imperio del norte– decidió bombardear el palacio presidencial y perpetrar una saga de crímenes, robos y torturas sin parangón en toda América latina. Sin embargo, la esperanza sigue enhiesta, firme. En las huestes juveniles desde luego, y algo menos en los adultos sumidos en el consumismo, en el engendro neoliberal que les carcome conciencia y alma. Tal vez por eso el recuerdo de Allende, y las viejas-nuevas-eternas luchas Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)

por la democracia, la justicia y la solidaridad, hacen nido en las almas jóvenes. Como demostró Nicolás Grau cuando era presidente de la FECH, con ocasión de celebrarse el natalicio de Salvador Allende en el ex Congreso, en el año 2009. En parte de su alocución, dijo: “Por eso es que Allende es sinónimo de futuro; por su rectitud ética y moral, por su apuesta por la masividad y la democracia radical, por su compromiso con la superación de la pobreza de la humanidad, por su capacidad de encarnar la apuesta del socialismo de su época. No en vano fue el presidente de los jóvenes, porque dar su discurso de triunfo desde el balcón de la FECH fue sólo la expresión de la confianza que los jóvenes tenían en Allende y también de la confianza que Allende tenía en los jóvenes. Desde entonces han cambiado muchas cosas, al parecer, en la política actual, ya no se disputa el sentido de la vida y los jóvenes no son tan importantes como para que un presidente electo haga su discurso desde una de sus organizaciones. Pero a partir de las últimas movilizaciones ha quedado demostrado que justamente, por la poca profundidad y la falta de lucha por el sentido que ha tomado la política, es que los jóvenes parecen estar ausentes. Porque cuando nosotros mismos somos capaces de levantar nuestras críticas estructurales a las actuales formas de vida, cuando queda claro que están en juego los valores de la sociedad, los jóvenes vuelven a hacer actores relevantes en política y la política, también, vuelve a ser relevante. Y si ninguno de los últimos presidentes electos ha hablado desde el balcón de la FECH, no es sólo porque la FECH importe menos que en los 70, sino porque además aquellos presidentes no tienen ni tenían nada que decir a los jóvenes. Allende tenía algo que proponer, un mundo por el cual valía la pena luchar, su discurso era una apuesta de días mejores, con ideales y expresión concreta de la posibilidad de un Chile distinto. Salvador Allende era y es una apuesta de futuro, por eso fue y será el Presidente de la juventud”. Releo esta parte del discurso de Nicolás Grau y mi mente me lleva de nuevo a aquella tarde del mes de abril de 1989, cuando Pancho Worlitzky me invitó a participar en una reunión del naciente referente político instrumental llamado Partido por la Democracia que con sospechosa rapidez se transformó en el epítome de la Concertación: una especie de ‘cajón de sastre’ donde cupieron antiguos izquierdistas cristianos, seudos guerrilleros del café Haití, liberales un tanto (no mucho) arrepentidos, liberales vivarachos, socialistas despistados, pinochetistas fugados del Opus y del club de oficiales, etc. Ese conjunto de ex enemigos gobernó Chile durante dos décadas. Hoy regresa a gobernar cuatro años más… Esta vez con la anuencia y participación del Partido Comunista de Teillier y Carmona. ¿Está allí también el pueblo?

POLITIKA

13


Cold war Escribe Luis Casado

Ese siniestro período del siglo XX estuvo plagado de espías infiltrados hasta en el wáter de Leonid Brezhnev. No es broma: durante la cumbre USA-URSS de Copenhaguen, la CIA se las arregló para alquilar toda la planta inferior a la que ocupaba la delegación soviética. De ese modo pudo intervenir las descargas de aguas servidas del piso superior, apoderarse de la materia fecal del Primer Secretario del PCUS, y hacerla analizar en sus laboratorios para conocer su estado de salud. Durante la II Guerra Mundial unos y otros se espiaban con agentes dobles, triples y cuádruples, lo que dificultaba saber quién engañaba a quién. La película “La vida de los Otros” describe cómo la Stasi espiaba a los potenciales disidentes de la República Democrática Alemana con grabadoras de cinta, micrófonos antediluvianos, papel cuadriculado y lápices de grafito. Ahorita la NSA nos espía a todos con el último grito en materia de tecnología digital y no se escapa ni la Merkel. Lo peor de la guerra oculta son los “barbouzes”, los agentes provocadores, los infiltrados que cometen actos de terrorismo para cargárselos al adversario. Como es sabido, en 1898 los Estados Unidos hundieron su propio acorazado USS Maine en la bahía de La Habana, para culpar a los españoles y tener un pretexto para quitarles Cuba. Años más tarde repitieron el chiste en el golfo de Tonkín –Vietnam– con un falso ataque contra su destructor USS Maddox, excusa que utilizaron para desatar la más atroz guerra imperialista de la Historia. Asesinar a sus propios ciudadanos para justificar lo injustificable es más viejo que el hilo negro. Las potencias imperialistas suelen intervenir en África (como hicieron en Asia y en América Latina) pretextando garantizar la seguridad de sus compatriotas. De entrada le encargan a sus servicios secretos matar algunos para darle credibilidad al argumento. Para entrar en guerra valen hasta la payasadas de Colin Powell, que mostró en el Consejo de Seguridad de la ONU un frasquito lleno de meado de gato declarando que era una muestra de las armas de destrucción masiva de Saddam Hussein (sic). En los casos mencionados y en muchos otros lo que está en juego es poco menos que el control de planeta. De ahí que uno se pregunte qué es lo que lleva a los gobiernos chilenos a emplear sus “barbouzes” contra el pueblo mapuche o el movimiento estudiantil.

14

POLITIKA

Si en una marcha del año 2011 un periodista filmó el vandalismo perpetrado por un carabinero de civil que luego se refugió en un autobús de Carabineros ante la mirada divertida de su capitán (POLITIKA publicó las fotos), desde hace años los infiltrados de las fuerzas del orden incendian, agreden, destruyen –¿y asesinan?– dejando atrás alguna trutruka o algún trarilonko como indicio irredargüible de la culpabilidad de los weichafes. En estos días surge un escándalo que en países serios haría caer gobiernos: un agente infiltrado de Carabineros termina confesando la autoría de atentados incendiarios en La Araucanía. La nota dice: “El Tribunal Oral en lo Penal de Angol absolvió por unanimidad a Luis Marileo y Patricio Queipul, imputados por actos de violencia en la zona de la Araucanía en el caso denominado “Peaje Quino” del año 2009 y juzgados bajo la Ley Antiterrorista pese a ser menores de edad en ese entonces. Por el episodio ya habían sido absueltos siete adultos, mientras que ambos menores debieron permanecer en prisión preventiva durante el transcurso de la investigación. En el marco de este juicio, el martes declaró en el tribunal Raúl Castro Antipán, testigo protegido de la Fiscalía, quien confesó haber realizado cuatro atentados incendiarios y otros hechos calificados como “terroristas” mientas se desempeñaba como agente encubierto de Carabineros, con el objetivo de incriminar a dirigentes mapuche. Entre 2009 y 2011, siendo Michelle Bachelet Presidenta y Edmundo Pérez Yoma ministro del Interior, una treintena de comuneros estuvieron en prisión debido al testimonio de Raúl Castro Antipán como “delator compensado” por la Ley Antiterrorista. Tanto Luis Marileo como Patricio Queipul permanecieron en la cárcel de Angol durante más de un año, teniendo como prueba fundamental de un delito que no cometieron las palabras de este agente encubierto que trabaja para Carabineros.” Los hechos ocurrieron en un período en el que se asesinó a jóvenes mapuche. La prensa controlada por los poderes financieros, tan pronta a exigir la más rigurosa represión ante el más mínimo incidente en que se encuentre involucrado un mapuche, calla. El cinismo y la hipocresía alcanzan niveles insoportables. ¿Qué es lo que justifica el uso de barbouzes, de agentes infiltrados y de provocadores en La Araucanía? ¿Quién ordena y cubre estos crímenes?

Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)


Factores de guerra

El Huáscar y el veneno del nacionalismo Escribe Sergio Grez Toso

Cada cierto tiempo afloran los fantasmas de los viejos antagonismos que han perturbado las relaciones chileno-peruanas desde los inicios de la era republicana. Las guerras de 1836-1839 y 1879-1883 dejaron animosidades que aún no se han borrado del espíritu de muchos ciudadanos de ambos países. En Perú el sentimiento anti-chileno es recurrentemente atizado por políticos en busca de apoyo fácil, y en Chile el odio anti-peruano es alimentado por los sectores más xenófobos, chauvinistas y belicistas, que han encontrado en los peruanos avecindados en nuestro país un chivo expiatorio para que la gran masa de chilenos descargue las frustraciones y neurosis generadas por el modelo económico actual. El nacionalismo actúa una vez más como un veneno que corroe, corrompe y destruye el alma de los pueblos, oponiéndolos entre sí de manera frontal, impidiéndoles percibir la causa real de sus problemas y señalando vías erróneas para su solución. Para combatir este mal desde su raíz es necesario entender -y hacerlo saber a través de la educación formal y por los medios de comunicación social- que el “patriotismo” moderno o lealtad a un Estado nación es un fenómeno histórico, temporal (no ha existido siempre y no existirá por siempre), fruto de determinadas condiciones y contextos. También es preciso saber que si bien en nuestro continente el nacionalismo ayudó a la formación de los Estados nacionales bajo la dirección de las clases dominantes (muchas veces en oposición o ante la indiferencia de las masas populares), este sentimiento no brotó espontáneamente en la inmensa mayoría de la población. Fue el fruto de una “pedagogía” (a veces muy ruda) y del disciplinamiento del “bajo pueblo”, que en el caso chileno durante el siglo XIX combinó acciones tales como los reclutamientos forzosos durante las guerras de la Independencia y contra la Confederación Perú-Boliviana, la pena de azotes, los trabajos forzados, las jaulas rodantes instauradas por el ministro Diego Portales donde se trasladaba y se hacía vivir a los condenados obligados a servir en las obras públicas, la instalación de jefes militares sobre la jurisdicción de los principales yacimientos mineros, la extensión a lo largo del territorio nacional de los aparatos de Estado (policía, fuerzas armadas, tribunales, cárceles, entidades administrativas de diverso índole), la prédica “patriótica” de la Iglesia y de la escuela, la obligación para los trabajadores de cumplir una especie de servicio militar permanente en las filas de la Guardia Nacional (que a partir de 1900 sería reemplazado por el Servicio Militar Obligatorio), la difusión de símbolos patrios y la celebración obligatoria de ciertas efemérides.

Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)

De esa manera, y sobre la base de un mestizaje étnico y cultural más acentuado que en otros países latinoamericanos, se desarrolló el “patriotismo” chileno que las historias oficiales presentan como algo “dado”, natural, eterno e inmutable. Pero el nacionalismo devenido en chauvinismo por la acción de los poderes interesados en ello se torna en contra de los intereses de los pueblos que dice servir. La perpetuación, por ejemplo, de las conmemoraciones belicistas (21 de mayo en Chile y 8 de octubre en Perú) no hace sino alimentar el desprecio y el odio por los vecinos. Lo mismo que la negativa chilena a devolver trofeos de guerra como el monitor “Huáscar”. Así se eternizan rencillas de un pasado de división y enfrentamiento entre los pueblos de un continente que tiene pendientes grandes tareas para superar la dependencia, el atraso económico, las injusticias y desigualdades sociales. De esta manera los militaristas y belicistas de todos los bordes logran año tras año reforzar la carrera armamentista culpando de ello siempre al país vecino en una espiral sin fin. Solo con una revisión crítica de nuestras historias (tanto la chilena como la peruana) y con gestos políticos concretos –como fue la acertada decisión de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos de nuestro país de devolver el patrimonio bibliográfico y documental robado a la Biblioteca Nacional de Lima por las tropas chilenas de ocupación durante la Guerra del Pacífico- se podrá avanzar en la vía de la hermandad entre los pueblos y del progreso social. Como sostuviéramos hace ocho años un grupo de ciudadanos chilenos y peruanos en un Manifiesto binacional exigiendo a nuestros gobiernos la erradicación de los feriados belicistas: “Estamos convencidos que el ‘desarme de los espíritus’ es un paso importante hacia un progresivo desarme material, que permita evitar que cuantiosos recursos que deberían destinarse al bienestar de los pueblos, se desvíen hacia la mantención de costosísimas y sofisticadas maquinarias de guerra”. Guiados por el mismo propósito, en marzo de 2007 un grupo de chilenos constituimos el Comité “Devolvamos el Huáscar”: http://devolverelhuascar.blogia.com/. Para avanzar en la senda del progreso social y el entendimiento entre las naciones del continente, al igual que los libros y documentos de archivo, el “Huáscar” debe emprender el viaje de retorno a su país.

POLITIKA

15


Una limosnita por amor de Dios Informe de Oxfam en el Foro Económico Mundial de Davos 2014

Oxfam es una confederación internacional de 17 organizaciones que trabajan juntas en más de 90 países, como parte de un movimiento global a favor del cambio, para construir un futuro libre de la injusticia que supone la pobreza El informe de Oxfam en el Foro de Davos (Suiza) no descubre ni la pólvora ni la rueda. Sin embargo pone en evidencia la agravación de un fenómeno que lleva a la catástrofe: la acumulación de la riqueza en pocas manos. Chile es un buen ejemplo de ese fenómeno. Habida cuenta de su extensión nos es imposible reproducir el informe completo. He aquí algunos párrafos significativos

La desigualdad económica crece rápidamente en la mayoría de los países. La riqueza mundial está dividida en dos: casi la mitad está en manos del 1% más rico de la población, y la otra mitad se reparte entre el 99% restante. El Foro Económico Mundial considera que esta desigualdad supone un grave riesgo para el progreso de la humanidad. La desigualdad económica extrema y el secuestro de los procesos democráticos por parte de las élites son demasiado a menudo interdependientes. La falta de control en las instituciones políticas produce su debilitamiento, y los gobiernos sirven abrumadoramente a las élites económicas en detrimento de la ciudadanía de a pie. Casi la mitad de la riqueza mundial está en manos de sólo el 1% de la población. • La riqueza del 1% de la población más rica del mundo asciende a 110 billones de dólares, una cifra 65 veces mayor que el total de la riqueza que posee la mitad más pobre de la población mundial. • La mitad más pobre de la población mundial posee la misma riqueza que las 85 personas más ricas del mundo. • Siete de cada diez personas viven en países donde la desigualdad económica ha aumentado en los últimos 30 años. • El 1% más rico de la población ha visto cómo se incrementaba su participación en la renta entre 1980 y 2012 en 24 de los 26 países de los que tenemos datos. • En Estados Unidos, el 1% más rico ha acumulado el 95% del crecimiento total posterior a la crisis desde 2009, mientras que el 90% más pobre de la población se ha empobrecido aún más. Una encuesta realizada en seis países (España, Brasil, India, Sudáfrica, el Reino Unido y Estados Unidos) pone de manifiesto que la mayor parte de la población considera que las leyes están diseñadas para favorecer a los ricos… Los mercados no son entes autónomos y espontáneos que funcionan según sus propias leyes naturales. En realidad, son construcciones sociales con leyes establecidas por instituciones y reguladas por gobiernos que deben rendir cuentas ante los participantes en el mercado y los ciudadanos. (…) Sin embargo, cuando sólo ganan los ricos, es porque las leyes se están empezando a inclinar exclusivamente en favor de sus intereses. ¿De qué manera las leyes que regulan las economías nacionales se subordinan a los intereses de las élites? Se trata de un problema inherente a la naturaleza de la política. (…) la influencia de los grupos acaudalados da lugar a desequilibrios en los derechos y la representación política. Como resultado, esos grupos poderosos secuestran la toma de decisiones de las funciones legislativas y regulatorias.

¿Suena conocido? 16

POLITIKA

Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)


Prés tame luca.. .

El gráfico muestra la relación entre la caída de la sindicalización y el aumento de la concentración de la riqueza en pocas manos ¿Hace falta demostrar algo?

En Chile la tasa de sindicalización actual es inferior a la que había durante los últimos años de la dictadura. “La distribucion del ingreso es ‘vergonzosa’” Nicolás Eyzaguirre (sic)

Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)

POLITIKA

17


Venezuela: el golpismo en marcha Redacción

Lo que está sucediendo en la República Bolivariana de Venezuela resulta ser, para nosotros los chilenos, un escenario conocido. En realidad, un escenario repudiable, deleznable. Bien sabemos quiénes son quienes lo nutren, y cuáles serían las consecuencias que se deducirán de hechos como los que vive hoy la patria de Bello. Juan Manuel Karg, Licenciado en Ciencia Política de la UBA, e Investigador del Centro Cultural de la Cooperación (Buenos Aires), en una de sus columnas de opinión, refiriéndose a los graves acontecimientos acaecidos recientemente en Caracas y otras ciudades del país llanero, escribió lo siguiente:

al poder de Salvador Allende. Para el fascismo criollo y para el imperialismo norteamericano fue el primer paso del sendero golpista que ya estaban dispuestos a recorrer. ¿Temía realmente el gobierno norteamericano que la Unidad Popular instalara en Chile un régimen similar al cubano, al norcoreano o al albanés? Por supuesto que no. Las aprensiones de Washington transitaban por otros rieles, ya que el Departamento de Estado yanqui era consciente de que ninguno de los partidos que conformaban el bloque de gobierno socialista intentaría “perpetuarse” de facto en La Moneda.

Los analistas de la administración Nixon sabían “¿Cuándo termina esto?”, consultó días atrás una que el gobierno de Allende respetaría la Consticronista a Leopoldo López ante las primeras mo- tución y la democracia. vilizaciones de la derecha venezolana. López, sin dudar un sólo segundo, afirmó “cuando logremos ¿Cuál era pues el temor? ¿Qué generaba el temsacar a quienes nos están gobernando”. Una res- blor de las barbillas en Washington? La principal puesta que no sólo legitima las actuales acciones aprensión de los expoliadores de siempre: el violentas, sino que además no da cuenta de la ejemplo que podría cundir a lo largo y ancho de pobre representación institucional de la derecha Latinoamérica… la independencia económica venezolana. Es que el Partido Socialista Unido de y soberana del ‘patio trasero’… los cientos de Venezuela, conjuntamente con sus aliados, no recursos naturales estratégicos que podrían tiene sólo al presidente: controla 20 de 23 gober- regresar a los estados del sur de América…el naciones, 250 alcaldías sobre 335, y 98 diputados término legal y constitucional de las horrorosas sobre 165. Es decir, ha vencido en todas esas prebendas que beneficiaban a escasas familias elecciones por considerable margen, en comicios (todas ellas obsecuentes yanaconas de los golimpios, transparentes, verificados por la comuni- biernos norteamericanos)… la concreción de dad internacional.” una verdaderas justicia social, etc., etc. Algo similar había acontecido en Chile al iniciarse el año 1973. En las elecciones parlamentarias de marzo de ese año el gobierno de la Unidad Popular, encabezado por el doctor Salvador Allende, obtuvo un importante porcentaje de votos (43,3%) a pesar de todas las faenas sediciosas y golpistas de la CODE –Confederación Democrática (?)– conformada por partidos de la derecha y la democracia cristiana, y dirigida y financiada por el gobierno de Estados Unidos bajo la férula de Richard Nixon. El mismo que meses más tarde sería mostrado por la prensa internacional como el delincuente que era (caso Watergate). En Chile, las nefastas acciones sediciosas comenzaron mucho antes del ascenso de Allende al gobierno, y la Casa Blanca llegó incluso a financiar y armar el atentado que le costó la vida al general en jefe del ejército René Schneider Chereau. El propósito era impedir la concreción del triunfo popular del año 1970 y la ascención

18

POLITIKA

¡Esos eran los temores reales que sacudían los espíritus de imperialistas y explotadores! Desde 1973 a la fecha, las situaciones de conflicto se han sucedido dramáticamente, y en ellas el responsable siempre es el mismo: el sector derechista defensor de la megaempresa. Lo fue en la época que gobernó Allende y lo es ahora en Venezuela. El caso chileno amerita desvelar cómo y cuánto el mundo empresarial –con la cómplicidad de los gobiernos del duopolio– ha ido colocando en puestos claves de la administración a muchos de sus representantes, gerentes o socios, con el insoslayable propósito de gobernar en favor de los intereses de esas empresas. Los casos dejaron de ser una excepción para transformarse en la regla. ¿Cuántos gerentes de diversas megaempresas pasaron a ocupar cargos de fuste en la administración pública?

Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)


El peligro neofascista

Demasiados como para considerar el tema como simple casuística. Pareciera que los empresarios dieron un golpe de estado blando y dirigen la nación sin contrapeso. En Venezuela regresan los intentos golpistas, con el propósito de transformarla en un nuevo Chile, país que consideran territorio conquistado y dominado. En Caracas el megaempresariado aún no se quita la careta, continúa titereteando a placer a sus monigotes de la derecha política y del proto fascismo local, y cuenta con el apoyo de la cofradía político-empresarial de los Estados Unidos de América y de sus pares del patio trasero. Lo anterior no es un supuesto sin huesos. Resulta imposible olvidar el papelón protagonizado por Ricardo Lagos el año 2002, que apoyó –junto a los ultraderechistas Presidentes de Colombia y El Salvador (Uribe y Flores)– el golpe de estado del neofascista Pedro Carmona Estanga que hasta ese instante había sido presidente de la patronal Fedecámaras. Carmona fue apodado “el Breve”, ya que su sedicioso mandato duró apenas dos días. La vergüenza de Lagos aún perdura. Muchos piensan –la cruda realidad les da la razón– que la política intrusiva de los EEUU hacia Latinoamérica ha experimentado una súbita ampliación en el abanico de los golpes de Estado. Volvemos a los golpes violentos, armados y sangrientos, y a los golpes ‘constitucionales’, cínicos, con procesos más que cuestionables, ilegales, en un arco de posibilidades sediciosas que constituye la máxima alegría de los estamentos empresariales adictos al robo, la estafa y la expoliación. La derecha política clásica debiese estar inquieta: el poder imperial está dispuesto a zafarse de ella en beneficio de su nuevo protegido/aliado: el megaempresariado transnacional que no se fija en detalles cuando se trata de proteger los intereses “del capital y del libre mercado”. Para la derecha la democracia vale sólo cuando tiene el triunfo garantizado. De lo contrario, tilda a todo gobierno de “terrorista” y apuesta al golpe de Estado, impetrando la comprensión y el apoyo del imperialismo norteamericano. Ese poder imperial es el que extiende sus garras y ensombrece a Venezuela. Si logra en esa nación hermana derribar y aprisionar a la democracia, las siguientes víctimas serán Brasil y Argentina. El futuro de todos los pueblos latinoamericanos se está escribiendo en este momento en el país de Bolívar. Si triunfa el salvajismo imperial norteamericano, a los pueblos de las naciones de nuestro subcontinente les espera un oscuro porvenir. Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)

POLITIKA

19


Cuando la verdad sea demasiado débil para defenderse, tendrá que pasar al ataque (Bertolt Brecht)

La Copia Feliz

Editor general: Colaboradores: Diseño gráfico: Traducciones:

20

POLITIKA

Palomo

Luis Casado. Arturo A. Muñoz - Sergio Grez Toso - Julio Cortázar - Aldo Torres Roberto Pizarro - Andrés Pizarro - Julián Alcayaga - Palomo POLITIKA POLITIKA

Año V - Edición Digital Nº 67 (15.02.2014)


Politika nº67