Page 27

El sistema   CTI   debe   asumir   el   compromiso   de   una   rectoría   integradora   y   promotora   de   estrategias   que   reduzcan   los   rezagos   existentes   en   la   generación   de   conocimiento   e   innovación.   Si   México   aspira   a   ser   un   país   competitivo,   el   sistema   debe   crecer   por   un   factor   10   y   debe   hacer   suyo   el   llamado   “ciclo   de   la   innovación”   que,   empezando   por   la   ciencia   y   culminando   en   la   innovación   en   el   sector   productivo,   reconozca   el   crecimiento   que   cada   actor   debe   tener.   Por   ejemplo,   si   bien   en   ciencia   nuestro   país   cuenta   con   una   planta   modesta,   pero   sólida,   de   investigadores   e   infraestructura,   requiere   un   inversión   permanente  para  expandirse  en  número  y  desarrollarse  en  las  nuevas  áreas  emergentes.  Lo   mismo  puede  decirse  de  la  innovación  y  el  desarrollo  tecnológicos.     Efectivamente,   los   escenarios   actuales   imponen   retos   que   van   más   allá   de   la   necesaria   expansión  del  sistema  de  CTI.  Es  urgente  su  restructuración  y  concertar  una  participación   significativa   -­‐con   inversión   directa   que   complemente   la   inversión   pública-­‐   de   los   agentes   interesados   en   la   innovación   útil,   enfocada   a   la   generación   de   ventajas   competitivas   que   produzcan   rendimientos   económicos   y   redunden   en   desarrollos   sustentables   para   la   sociedad   y   el   país.   Es   justamente   este   aspecto   el   menos   atendido   y   en   donde   nos   enfocaremos  a  continuación.     Diversos  estudios  realizados  por  instituciones  que  analizan  el  progreso  de  las  naciones,  han   encontrado   una   relación   entre   la   inversión   en   CTI   y   su   repercusión   en   el   crecimiento   del   PIB,  y  de  éste  en  el  incremento  de  los  indicadores  de  desarrollo  y  bienestar  de  la  sociedad.   También   hay   un   efecto   positivo   en   la   contribución   de   las   empresas   con   transferencia   de   tecnología  y  la  consolidación  de  ventajas  competitivas.  En  las  sociedades  más  desarrolladas   se   percibe   una   mejor   calidad   de   vida   y   un   equilibrio   en   la   distribución   del   ingreso   y   la   riqueza.       Ahora  bien,  aunque  el  incremento  del  porcentaje  del  PIB  que  se  destina  a  la  investigación  es   fundamental   para   la   generación   de   nuevo   conocimiento,   es   el   aumento   en   el   GIDE   lo   que   fortalece   la   transferencia   del   conocimiento,   sobre   todo   si   el   sector   receptor   (en   este   caso   el   productivo)   es   capaz   de   asimilarlo   y   generar   productos   que   contribuyan   a   la   creación   de   riqueza.      

26

Hacia una Agenda Nacional en Ciencia, Tecnología e Innovación  

Objetivo estratégico para una política de Estado 2012-2018

Hacia una Agenda Nacional en Ciencia, Tecnología e Innovación  

Objetivo estratégico para una política de Estado 2012-2018

Advertisement