Page 1

AntologĂ­a de poemas de amor n TERCERO DE ESO Depoetasypiratas.blogspot.com.es


A mis poetas y mis piratas de tercero de ESO del Instituto Collblanc. Sin vosotros nada de esto serĂ­a posible. Sois los mejores. Elisa T.


Rima XXI ¿Qué es  poesía?,  dices  mientras  clavas  en  mi  pupila  tu  pupila  azul.   ¿Qué  es  poesía?,  Y  tú  me  lo  preguntas?   Poesía...  eres  tú.     Gustavo Adolfo Bécquer   (Toni)

Rima XXIII Por una  mirada,  un  mundo;     por  una  sonrisa,  un  cielo;     por  un  beso...  ¡Yo  no  sé     qué  te  diera  por  un  beso!  

Gustavo Adolfo Bécquer (David N.)

Rima XXX "Asomaba a  sus  ojos  una  lágrima   y  a  mi  labio  una  frase  de  perdón;   habló  el  orgullo  y  se  enjugó  su  llanto,   y  la  frase  en  mis  labios  expiró.   Yo  voy  por  un  camino;  ella,  por  otro;   pero,  al  pensar  en  nuestro  mutuo  amor,   yo  digo  aún:  —¿Por  qué  callé  aquel  día?   Y  ella  dirá:  —¿Por  qué  no  lloré  yo?"    

Gustavo Adolfo Bécquer (Gemma, Paula  C,  Victoria)  


Rima XXXVIII Los  suspiros  son  aire  y  van  al  aire!   Las  lágrimas  son  agua  y  van  al  mar!   Dime,  mujer,  cuando  el  amor  se  olvida   ¿sabes  tú  adónde  va?    

Gustavo Adolfo Bécquer (Toni)

Rima LXXVIII Podrá nublarse  el  sol  eternamente;   podrá  secarse  en  un  instante  el  mar;   podrá  romperse  el  eje  de  la  tierra   como  un  débil  cristal.   ¡Todo  sucederá!  Podrá  la  muerte   cubrirme  con  su  fúnebre  crespón;   pero  jamás  en  mí  podrá  apagarse   la  llama  de  tu  amor.  

Gustavo Adolfo Bécquer (Laura Muñoz,  Carla,  Aroa,  Roge,  Mario  M,  Ángela,  Jordi  ,  Emilio)  

Rima LIV Cuando volvemos  las  fugaces  horas   del  pasado  a  evocar,   temblando  brilla  en  sus  pestañas  negras   una  lágrima  pronta  a  resbalar.   Y  al  fin  resbala  y  cae  como  gota   del  rocío  al  pensar   que  cual  hoy  por  ayer,  por  hoy  mañana   volveremos  los  dos  a  suspirar.  

Bécquer (Mireya)


MN Poema I Cuerpo  de  mujer,  blancas  colinas,  muslos  blancos,   te  pareces  al  mundo  en  tu  actitud  de  entrega.   Mi  cuerpo  de  labriego  salvaje  te  socaba   y  hace  saltar  el  hijo  del  fondo  de  la  tierra.     Fui  solo  como  un  túnel.  De  mí  huían  los  pájaros   y  en  mi  la  noche  entraba  su  invasión  poderosa.   Para  sobrevivirme  te  forjé  como  un  arma,   como  una  flecha  en  mi  arco,  como  una  piedra  en  mi  honda.     Pero  cae  la  hora  de  la  venganza,  y  yo  te  amo.   Cuerpo  de  piel,  de  musgo,  de  leche  ávida  y  firme.   Ah  los  vasos  del  pecho.  Ah  los  ojos  de  ausencia!   Ah  las  rosas  del  pubis!  Ah  tu  voz  lenta  y  triste!     Cuerpo  de  mujer  mía  persistiré  en  tu  gracia.   Mi  sed,  mi  ansia  sin  límite,  mi  camino  indeciso!   Oscuros  cauces  donde  la  sed  eterna  sigue,   y  a  fatiga  sigue,  y  el  dolor  infinito.    

Pablo Neruda (Belén)


Aquí te amo En los  oscuros  pinos  se  desenreda  el  viento.   Fosforece  la  luna  sobre  las  aguas  errantes.  Andan  días  iguales   persiguiéndose.     Se  desciñe  la  niebla  en  danzantes  figuras.  Una  gaviota  de  plata  se   descuelga  del  ocaso.  A  veces  una  vela.  Altas,  altas  estrellas.     O  la  cruz  negra  de  un  barco.  Solo.  A  veces  amanezco,  y  hasta  mi  alma   está  húmeda.  Suena,  resuena  el  mar  lejano.  Este  es  un  puerto.  Aquí  te   amo.     Aquí  te  amo  y  en  vano  te  oculta  el  horizonte.  Te  estoy  llamando  aún   entre  estas  frías  cosas.  A  veces  van  mis  besos  en  esos  barcos  graves  que   corren  por  el  mar  hacia  donde  no  llegan.     Ya  me  veo  olvidado  como  estas  viejas  anclas.  Son  más  tristes  los   muelles  cuando  atraca  la  tarde.  Se  fatiga  mi  vida  inútilmente   hambrienta.  Amo  lo  que  no  tengo.  Estás  tú  tan  distante.     Mi  hastío  forcejea  con  los  lentos  crepúsculos.  Pero  la  noche  llega  y   comienza  a  cantarme.  La  luna  hace  girar  su  rodaje  de  sueño.     Me  miran  tus  ojos  las  estrellas  más  grandes.  y  como  yo  te  amo,  los  pinos   en  el  viento,  quieren  cantar  tu  nombre  con  sus  hojas  de  alambre.    

Pablo Neruda (Marina)

PQR


Poema XII

Para mi  corazón  basta  tu  pecho,   para  tu  libertad  bastan  mis  alas.   Desde  mi  boca  llegará  hasta  el  cielo   lo  que  estaba  dormido  sobre  tu  alma.     Es  en  ti  la  ilusión  de  cada  día.   Llegas  como  el  rocío  a  las  corolas.   Socavas  el  horizonte  con  tu  ausencia.   Eternamente  en  fuga  como  la  ola.     He  dicho  que  cantabas  en  el  viento   como  los  pinos  y  como  los  mástiles.   Como  ellos  eres  alta  y  taciturna.   Y  entristeces  de  pronto,  como  un  viaje.     Acogedora  como  un  viejo  camino.   Te  pueblan  ecos  y  voces  nostálgicas.   Yo  desperté  y  a  veces  emigran  y  huyen   pájaros  que  dormían  en  tu  alma.    

Pablo Neruda (Victoria, Abril)                                


Quiero que sepas una cosa. Tú  sabes  cómo  es  esto:   si  miro   la  luna  de  cristal,  la  rama  roja   del  lento  otoño  en  mi  ventana,   si  toco   junto  al  fuego   la  impalpable  ceniza   o  el  arrugado  cuerpo  de  la  leña,   todo  me  lleva  a  ti,   como  si  todo  lo  que  existe,   aromas,  luz,  metales,   fueran  pequeños  barcos  que  navegan  hacia  las  islas  tuyas  que  me  aguardan.   Ahora  bien,   si  poco  a  poco  dejas  de  quererme  dejaré  de  quererte  poco  a  poco.   Si  de  pronto   me  olvidas   no  me  busques,   que  ya  te  habré́  olvidado.   Si  consideras  largo  y  loco  el  viento  de  banderas  que  pasa  por  mi  vida   y  te  decides   a  dejarme  a  la  orilla   del  corazón  en  que  tengo  raíces,  piensa   que  en  ese  día,   a  esa  hora   levantaré  los  brazos   y  saldrán  mis  raíces   a  buscar  otra  tierra.   Pero   si  cada  día,   cada  hora   sientes  que  a  mí  estas  destinada  con  dulzura  implacable.   Si  cada  día  sube   una  flor  a  tus  labios  a  buscarme,  ay  amor  mío,  ay  mía,   en  mí  todo  ese  fuego  se  repite,   en  mí  nada  se  apaga  ni  se  olvida,   mi  amor  se  nutre  de  tu  amor,  amada,  y  mientras  vivas  estará́  en  tus  brazos  sin   salir  de  los  míos.  

Pablo Neruda (Sandra Navarro)  


El pozo A veces  te  hundes,  caes    en  tu  agujero  de  silencio,    en  tu  abismo  de   cólera  orgullosa,    y  apenas  puedes  volver,  aún  con  jirones    de  lo  que   hallaste    en  la  profundidad  de  tu  existencia.   Amor  mío,  qué  encuentras    en  tu  pozo  cerrado?    Algas,  ciénagas,  rocas?    Qué  ves  con  ojos  ciegos,    rencorosa  y  herida?   Mi  vida,  no  hallarás    en  el  pozo  en  que  caes  lo  que  yo  guardo  para  ti  en   la  altura:  un  ramo  de  jazmines  con  rocío,    un  beso  más  profundo  que  tu   abismo.   No  me  temas,  no  caigas  en  tu  rencor  de  nuevo.  Sacude  la  palabra  mía   que  vino  a  herirte    y  déjala  que  vuele  por  la  ventana  abierta.    Ella  volverá   a  herirme  sin  que  tú  la  dirijas  puesto  que  fue  cargada  con  un  instante   duro    y  ese  instante  será  desarmado  en  mi  pecho.   Sonríeme  radiosa  si  mi  boca  te  hiere.    No  soy  un  pastor  dulce    como  en   los  cuentos  de  hadas,    sino  un  buen  leñador  que  comparte  contigo    tierra,  viento  y  espinas  de  los  montes.   Ámame  tú,  sonríeme,    ayúdame  a  ser  bueno.    No  te  hieras  en  mí,  que   será  inútil,    no  me  hieras  a  mi  porque  te  hieres  

Pablo Neruda (Irene M.)

Y


Soneto XLV No  estés  lejos  de  mí  un  sólo  día,  porque  cómo,   porque,  no  sé  decírtelo,  es  largo  el  día,   y  te  estaré  esperando  como  en  las  estaciones   cuando  en  alguna  parte  se  durmieron  los  trenes.   No  te  vayas  por  una  hora  porque  entonces   en  esa  hora  se  juntan  las  gotas  del  desvelo   y  tal  vez  todo  el  humo  que  anda  buscando  casa   venga  a  matar  aún  mi  corazón  perdido.     Ay  que  no  se  quebrante  tu  silueta  en  la  arena,   ay  que  no  vuelen  tus  párpados  en  la  ausencia:   no  te  vayas  por  un  minuto,  bienamada,     porque  en  ese  minuto  te  habrás  ido  tan  lejos   que  yo  cruzaré  toda  la  tierra  preguntando   si  volverás  o  si  me  dejarás  muriendo.      

Pablo Neruda (Kevin)


L Lo que necesito de ti. No  sabes  cómo  necesito  tu  voz;   necesito  tus  miradas   aquellas  palabras  que  siempre  me  llenaban,   necesito  tu  paz  interior;   necesito  la  luz  de  tus  labios   !  Ya  no  puedo...  seguir  así  !   ...Ya...  No  puedo   mi  mente  no  quiere  pensar   no  puede  pensar  nada  más  que  en  ti.   Necesito  la  flor  de  tus  manos   aquella  paciencia  de  todos  tus  actos   con  aquella  justicia  que  me  inspiras   para  lo  que  siempre  fue  mi  espina   mi  fuente  de  vida  se  ha  secado   con  la  fuerza  del  olvido...   me  estoy  quemando;   aquello  que  necesito  ya  lo  he  encontrado   pero  aún  !Te  sigo  extrañando!  

Mario Benedetti (Cristina )          


Te quiero Tus manos  son  mi  caricia  mis  acordes  cotidianos  te  quiero  porque  tus   manos  trabajan  por  la  justicia     si  te  quiero  es  porque  sos  mi  amor  mi  cómplice  y  todo  y  en  la  calle  codo   a  codo  somos  mucho  más  que  dos     tus  ojos  son  mi  conjuro  contra  la  mala  jornada  te  quiero  por  tu  mirada   que  mira  y  siembra  futuro     tu  boca  que  es  tuya  y  mía  tu  boca  no  se  equivoca  te  quiero  porque  tu   boca  sabe  gritar  rebeldía     si  te  quiero  es  porque  sos  mi  amor  mi  cómplice  y  todo  y  en  la  calle  codo   a  codo  somos  mucho  más  que  dos     y  por  tu  rostro  sincero  y  tu  paso  vagabundo  y  tu  llanto  por  el  mundo   porque  sos  pueblo  te  quiero     y  porque  amor  no  es  aureola  ni  cándida  moraleja  y  porque  somos  pareja     que  sabe  que  no  está  sola     te  quiero  en  mi  paraíso  es  decir  que  en  mi  país  la  gente  viva  feliz  aunque   no  tenga  permiso     si  te  quiero  es  porque  sos  mi  amor  mi  cómplice  y  todo  y  en  la  calle  codo   a  codo  somos  mucho  más  que  dos.      

Mario Benedetti (Judit)


Amor de Tarde Es una  lástima  que  no  estés  conmigo   cuando  miro  el  reloj  y  son  las  cuatro   y  acabo  la  planilla  y  pienso  diez  minutos   y  estiro  las  piernas  como  todas  las  tardes   y  hago  así  con  los  hombros  para  aflojar  la  espalda   y  me  doblo  los  dedos  y  les  saco  mentiras.     Es  una  lástima  que  no  estés  conmigo   cuando  miro  el  reloj  y  son  las  cinco   y  soy  una  manija  que  calcula  intereses   o  dos  manos  que  saltan  sobre  cuarenta  teclas   o  un  oído  que  escucha  como  ladra  el  teléfono   o  un  tipo  que  hace  números  y  les  saca  verdades.     Es  una  lástima  que  no  estés  conmigo   cuando  miro  el  reloj  y  son  las  seis.   Podrías  acercarte  de  sorpresa   y  decirme  "¿Qué  tal?"  y  quedaríamos   yo  con  la  mancha  roja  de  tus  labios   tú  con  el  tizne  azul  de  mi  carbónico.    

Mario Benedetti (Dani P., Nerea)


t u

A un día de verano compararte...  ¿A  un  día  de  verano  compararte?       Más  hermosura  y  suavidad  posees.       Tiembla  el  brote  de  mayo  bajo  el  viento     y  el  estío  no  dura  casi  nada.          A  veces  demasiado  brilla  el  ojo  solar     y  otras  su  tez  de  oro  se  apaga;     toda  belleza  alguna  vez  declina,     ajada  por  la  suerte  o  por  el  tiempo.          Pero  eterno  será  el  verano  tuyo.    No  perderás  la  gracia,  ni  la  Muerte    se  jactará  de  ensombrecer  tus  pasos      cuando  crezcas  en  versos  inmortales.       Vivirás  mientras  alguien  vea  y  sienta    y  esto  pueda  vivir  y  te  dé  vida.      

William Shakespeare (Jose )  


¿Quién creerá  en  el  futuro  a  mis  poemas  

si los  colman  tus  méritos  altísimos?   Tu  vida,  empero,  esconden  en  su  tumba   y  apenas  la  mitad  de  tus  bondades.     Si  pudiera  exaltar  tus  bellos  ojos   y  en  frescos  versos  detallar  sus  gracias,   diría  el  porvenir:  «Miente  el  poeta,   rasgos  divinos  son,  no  terrenales».     Desdeñarían  mis  papeles  mustios,   como  ancianos  locuaces,  embusteros;   «métrico  exceso»  de  un  «antiguo»  canto.     Mas  si  entonces  viviera  un  hijo  tuyo,   mi  rima  y  él  dos  vidas  te  darían.   para  darla  a  la  muerte  y  los  gusanos.  

William Shakespeare (Juanma )


PQPQ Ayer te besé en los labios... Ayer te  besé  en  los  labios.     Te  besé  en  los  labios.     Densos,  rojos.     Fue  un  beso  tan  corto  que  duró  más  que  un  relámpago,     que  un  milagro,  más.    El  tiempo  después  de  dártelo  no  lo  quise  para  nada  ya,    para  nada  lo  había  querido  antes.  Se  empezó,  se  acabó  en  él.   Hoy  estoy  besando  un  beso;     estoy  solo  con  mis  labios.     Los  pongo  no  en  tu  boca,  no,  ya  no     —¿adónde  se  me  ha  escapado?—.     Los  pongo   en  el  beso  que  te  di  ayer,    en  las  bocas  juntas  del  beso  que  se  besaron.    Y  dura  este  beso  más  que  el  silencio,     que  la  luz.     Porque  ya  no  es  una  carne  ni  una  boca  lo  que  beso,     que  se  escapa,     que  me  huye.     No.     Te  estoy  besando  más  lejos.    

Pedro Salinas (Leiza Guerra)  


Para vivir  no  quiero     islas,  palacios,  torres.     ¡Qué  alegría  más  alta:     vivir  en  los  pronombres!   Quítate  ya  los trajes,     las  señas,  los  retratos;     yo  no  te  quiero  así,     disfrazada  de  otra,     hija  siempre  de  algo.     Te  quiero  pura,  libre,     irreductible:  tú.     Sé  que  cuando  te  llame     entre  todas  las  gentes     del  mundo,     sólo  tú  serás  tú.     Y  cuando  me  preguntes     quién  es  el  que  te  llama,     el  que  te  quiere  suya,     enterraré  los  nombres,     los  rótulos,  la  historia.     Iré  rompiendo  todo     lo  que  encima  me  echaron     desde  antes  de  nacer.     Y  vuelto  ya  al  anónimo     eterno  del  desnudo,     de  la  piedra,  del  mundo,     te  diré:     «Yo  te  quiero,  soy  yo».  

Pedro Salinas (Elisa)    


Si me quieres, quiéreme toda Si me  quieres,  quiéreme  entera,   no  por  zonas  de  luz  o  sombra...   Si  me  quieres,  quiéreme  negra   y  blanca,  Y  gris,  verde,  y  rubia,   y  morena...   Quiéreme  día,   quiéreme  noche...   ¡Y  madrugada  en  la  ventana  abierta!...   Si  me  quieres,  no  me  recortes:   ¡Quiéreme  toda...  O  no  me  quieras!    

Dulce María Loynaz (Ainara)  

SS                                                                                                                                    


¡Te Amo!  y  no  es:  

un te  amo  aniversario,   un  te  amo  compromiso,   un  te  amo  acostumbrado,   un  te  amo  apurado,   un  te  amo  también...     ¡Te  Amo!  y  es  así:   un  te  amo  enamorado,   un  te  amo  extasiado,   un  te  amo  demasiado,   un  te  amo  generoso,   un  te  amo  porque  sí.     ¡Te  Amo!   con  un  “te  amo”   pronunciado  por  los  labios   mas  gritado  con  el  corazón.     ¡Te  Amo!   con  un  “te  amo”   tan  divino,  tan  humano   como  jamás  alguien  imaginó.    

Fabián Ruiz (Christian)                                


Reencuentro    

Tanta lágrima  y  anhelos  derramados,   tanta  emoción  y  sensibilidad  contenidas;   en  mágico  vuelo  ha  llegado  vida  mía,   nuestro  reencuentro  tan  ansiado.     Deja  que  mis  dulces  palabras  te  arrullen   cual  armonioso  canto  de  áureo  ruiseñor,   abrazarte  hasta  que  la  distancia  se  derrumbe   en  esta  inmensa  alegría,  punto  final  del  dolor.     Deja  que  mis  sentidos  recorran  tu  cuerpo   hasta  anidar  en  tus  labios  un  beso  eterno   que  deje  grabado  a  puro  sentimiento   la  incontenible  pasión  que  por  ti  siento.     Déjame  olvidarme  del  mundo  en  tus  brazos   y  que  sean  historia  las  grises  tardes  del  hastío.   Sentir  tu  corazón  latiendo  junto  al  mío   y  en  cada  latido  decirte  ¡Cuánto  Te  Amo!    

Fabián Ruiz (Irene Arjona)  

o


Anoche cuando dormía Anoche cuando  dormía     soñé  ¡bendita  ilusión!     que  una  colmena  tenía     dentro  de  mi  corazón;     y  las  doradas  abejas     iban  fabricando  en  él,     con  las  amarguras  viejas,     blanca  cera  y  dulce  miel.  

Antonio Machado (Mónica)

La primavera  besaba   suavemente  la  arboleda,   y  el  verde  nuevo  brotaba   como  una  verde  humareda.     Las  nubes  iban  pasando   sobre  el  campo  juvenil...   Yo  vi  en  las  hojas  temblando   las  frescas  lluvias  de  abril.     Bajo  ese  almendro  florido,   todo  cargado  de  flor   -­‐recordé-­‐,  yo  he  maldecido   mi  juventud  sin  amor.     Hoy  en  mitad  de  la  vida,   me  he  parado  a  meditar...   ¡Juventud  nunca  vivida,   quién  te  volviera  a  soñar!  

Antonio Machado (Jeroni)


Q El querer En tu  boca  roja  y  fresca   beso,  y  mi  sed  no  se  apaga,   que  en  cada  beso  quisiera   beber  entera  tu  alma.     Me  he  enamorado  de  ti   y  es  enfermedad  tan  mala,   que  ni  la  muerte  la  cura,   ¡bien  lo  saben  los  que  aman!     Loco  me  pongo  si  escucho   el  ruido  de tu charla, y  el  contacto  de  tu  mano   me  da  la  vida  y  me  mata.     Yo  quisiera  ser  el  aire   que  toda  entera  te  abraza,   yo  quisiera  ser  la  sangre   que  corre  por  tus  entrañas.     Son  las  líneas  de  tu  cuerpo   el  modelo  de  mis  ansias,   el  camino  de  mis  besos   y  el  imán  de  mis  miradas.     Siento  al  ceñir  tu  cintura   una  duda  que  me  mata   que  quisiera  en  un  abrazo   todo  tu  cuerpo  y  tu  alma.     Estoy  enfermo  de  ti,   de  curar  no  hay  esperanza,   que  en  la  sed  de  este  amor   loco  


tu eres  mi  sed  y  mi  agua.     Maldita  sea  la  hora   en  que  contemplé  tu  cara,   en  que  vi  tus  ojos  negros   y  besé  tus  labios  grana.     Maldita  sea  la  sed   y  maldita  sea  el  agua,   maldito  sea  el  veneno   que  envenena  y  que  no   mata.     En  tu  boca  roja  y  fresca   beso,  y  mi  sed  no  se  apaga,   que  en  cada  beso  quisiera   beber  entera  tu  alma.  

Manuel Machado, (Amanda)

                                 


En vano  busca  la  tranquilidad  en  el  amor.     A  fugitivas  sombras  doy  abrazos,   en  los  sueños  se  cansa  el  alma  mía;   paso  luchando  a  solas  noche  y  día,   con  un  trasgo  que  traigo  entre  mis  brazos.     Cuando  le  quiero  más  ceñir  con  lazos,   y  viendo  mi  sudor  se  me  desvía,   vuelvo  con  nueva  fuerza  a  mi  porfía,   y  temas  con  amor  se  hacen  pedazos.     Voyme  a  vengar  en  una  imagen  vana,   que  no  se  aparta  de  los  ojos  míos;   búrlame,  y  de  burlarme  corre  ufana.     Empiézola  a  seguir,  faltanme  bríos,   y  como  de  alcanzarla  tengo  gana,   hago  correr  tras  ella  el  llanto  en  ríos.  

Francisco de Quevedo (Lidia L.)

SS


Desmayarse, atreverse,  estar  furioso,     áspero,  tierno,  liberal,  esquivo,     alentado,  mortal,  difunto,  vivo,     leal,  traidor,  cobarde  y  animoso;   no  hallar  fuera  del  bien  centro  y  reposo,     mostrarse  alegre,  triste,  humilde,  altivo,     enojado,  valiente,  fugitivo,     satisfecho,  ofendido,  receloso;   huir  el  rostro  al  claro  desengaño,     beber  veneno  por  licor  süave,     olvidar  el  provecho,  amar  el  daño;   creer  que  un  cielo  en  un  infierno  cabe,     dar  la  vida  y  el  alma  a  un  desengaño;     esto  es  amor,  quien  lo  probó  lo  sabe.   poema    

Lope de Vega ( Elisa)


Esperaremos juntos

Vendrá otra  ola  mas  grande,   más  fuerte,   para  revolcarnos  por  el  fondo,   a  encharcarnos  las    miradas,   a  derrumbar  de  nuevo  nuestro  castillo,   el  que  hemos  apuntalado  hombro  con  hombro,   beso  a  beso,   donde  hemos  colgado  el  cielo  del  techo   para  llegar  con  la  punta  de  los  dedos.   Pero  esperaremos  juntos,   tú  y  yo,   con  nuestra  mejor  sonrisa,   enseñándole  los  dientes   a  la  siguiente  embestida,   aunque  hubo  un  tiempo   en  el  que  quisimos  y  creímos   que  podíamos  ser  inmunes     a  la  esclavitud  de  la  vida,   al  resto  de  la  humanidad.  

Martín Romero ( Raúl)

vv


Sentir Sentir, sentir  que  tu  mano  es  mi  caricia,   sentir  que  tu  sueño  es  mi  deseo,   sentir  que  tu  mirada  es  mi  descanso,   sentir  que  tu  nombre  es  mi  canción,   sentir  que  tu  boca  es  mi  refugio,   sentir  que  tu  alma  es  mi  regalo.   Sentir  que  existes...   sentir  que  vivo  para  amarte.    

María José Pardo (Elena P.,  Starlin)  

PQR Ojos claros y serenos Ojos claros,  serenos,  si  de  un  dulce  mirar  sois  alabados,  ¿por  qué,  si  me   miráis,  miráis  airados?    Si  cuanto  más  piadosos,  más  bellos  parecéis  a   aquél  que  os  mira,  no  me  miréis  con  ira,  porque  no  parezcáis  menos   hermosos.    ¡Ay,  tormentos  rabiosos!  Ojos  claros,  serenos,  ya  que  así  me   miráis,  miradme  al  menos.    

Gutierre de Cetina (Narcís)


z Un Beso Nada Más Bésame con  el  beso  de  tu  boca,   cariñosa  mitad  del  alma  mía:   un  solo  beso  el  corazón  invoca,   que  la  dicha  de  dos...  me  mataría.     ¡Un  beso  nada  más!  Ya  su  perfume   en  mi  alma  derramándose  la  embriaga   y  mi  alma  por  tu  beso  se  consume   y  por  mis  labios  impaciente  vaga.     ¡Júntese  con  la  tuya!  Ya  no  puedo   lejos  tenerla  de  tus  labios  rojos...   ¡Pronto...  dame  tus  labios!  ¡Tengo  miedo   de  ver  tan  cerca  tus  divinos  ojos!   Hay  un  cielo,  mujer  en  tus  abrazos,   siento  de  dicha  el  corazón  opreso...   ¡Oh!  ¡Sostenme  en  la  vida  de  tus  brazos   para  que  no  me  mates  con  tu  beso!  

Manuel María Flores (Luisa)


Eres mi Poesía Si la  más  bella  poesía   de  la  vida,  es  el  amor,   eres  tú  mi  bella  flor   la  fuente  de  mi  poesía.     Si  beso  una  flor  te  beso,   si  miro  el  fuego  eres  llama,   de  la  rosa  eres  perfume,   rosicler  en  la  mañana.     Si  sueño,  contigo  sueño   si  estoy  despierto  te  extraño,   si  miro  al  cielo,  una  estrella   dice  que  te  estoy  amando. Si  tengo  sed  eres  agua   y  cuando  sufro  mi  lágrima,   si  estoy  triste  mi  alegría   si  alegre  eres  mi  guitarra.     Cuando  te  vi  ya  te  amaba   te  conocía  sin  verte,   sentía  cosas  extrañas   que  más  me  hacían  quererte.     Si  el  amor  es  ya  poesía   la  más  bella  de  la  vida   y  eres  tú  mi  gran  amor   eres  musa,  eres  poesía   que  brota  en  mi  corazón.  

Autor desconocido (David Castellano)    

L


Eres tú Si te  sueño  porque  te  quiero,   si  te  necesito  porque  te  quiero,   si  te  pienso  por  que  te  quiero,   si  te  añoro  porque  te  añoro,   si  te  quiero  porque  te  quiero   y  te  quiero  porque  eres  tú.    

Autor desconocido (Anna C., Javi)

F Te contaré  deseos  en  tus  labios,   el  placer  será  mi  arma  para  soñar,     recorreré  tu  alma     y  secuestraré  tu  amor.     No  habrá  rescate:     sólo  la  pasión  

Autor desconocido (Hicham)


Aunque tú  no  estés     conmigo,  siempre     estarás  en  mi  mente,   nunca  serás  mi  pasado   y  siempre  serás  mi     presente.  

Autor desconocido (Paula G.)

n El amor

Código que  descifra  tu  mirada,  cual  bello  paisaje  matutino,   canto  pródigo  del  corazón,  esencia  que  alcanza  lo  divino.     Perpetua  y  dulce  ensoñación,  que  orza  el  alma  entera,   luz  que  desborda  alegría,  pura  magia  que  embellece.     Fuego  que  arde  sin  quemar,  misterio  que  abraza  la  vida,   valiente  héroe  del  destino,  que  nos  unió  en  el  camino.  

Autor desconocido (Laura F.)


Compa単eros poetas n

TERCERO DE ESO Depoetasypiratas.blogspot.com.es


Destinados Juntos ahora  por  fin,   con  mi  persona  afín.   Junto  a  ella  permaneceré,   ahora  y  por  siempre.     Solo  la  parca  nos  separará,   y  ni  ella  nuestro  amor  romperá,   pues  es  más  puro  que  el  cristal   y  vence  al  veneno  más  letal.     Largo  tiempo  separados,   es  el  que  hemos  pasado   y  aún  más  pasará   antes  de  volvernos  a  encontrar.     Por  ella  al  fin  del  mundo  iría,   o  dicho  fin  provocaría,   nada  me  puede  parar,   cuando  se  trata  de  a  ella  besar.     En  este  día  célebre  este  poema  escribo,   puede  ser  empalagoso,   pero  lo  que  siento  describo,   y  me  guardo  del  celoso.     Espero  que  os  haya  gustado,   de  lo  que  escribo  no  estoy  avergonzado.    

Autor: Gabriel López,

T


¿El amor de verdad que es? ¿El amor  de  verdad  que  es?   una  tortura,   una  hermosura,   una  locura   ¿o  simple  ganas  de  amar?     Puede  ser  cosa  del  tiempo   o  frases  que  recitar   un  poema  hecho  para  la  dama   o  algo  que  se  pueda  evitar     ¿el  amor  de  verdad  que  es?   Sigo  sin  comprender   porque  después  de  tanto  tiempo   nadie  lo  a  podido  entender     y  tampoco  me  permito  pensar   que  puede  ser  todo  una  mentira   la  razón  es  tan  sencilla   que  no  se  puede  olvidar     ¿el  amor  de  verdad  que  es?   ¿Una  semilla  en  el  corazón?   ¿flechas  de  cupido?   No  puedo  tener  valor   porque  ni  yo  lo  he  entendido.    

(hecho por Luisa)

s


Esto es amor Tengo ganas  de  decirte  lo  que  siento   pero  no  encuentro  las  palabras   cada  vez  que  yo  me  acerco   se  desploman  mis  murallas     el  amor  que  yo  siento   es  como  una  maldición     ese  es  mi  tormento   esa  es  mi  perdición     se  que  puedo  parecer  tonta   o  insignificante   pero  mi  corazón  es  una  onda   que  late  por  ti  fulgurante     quiero  darte  un  beso   pero  seria  una  locura   al  menos  saber  como  se  siente   y  saber  que  es  una  dulzura     soy  un  poco  cursi   al  pensar  en  ti   pero  vale  la  pena   si  algún  día  te  enamoras  de  mi.  

(hecho por Luisa)

Q


GRACIAS

b

Antología poemas de amor 3º eso  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you