Page 1

gast贸n malgieri

mediopelo sidecar

escriturasindie.blogspot.com||difusionalterna


gast贸n malgieri mediopelo sidecar, buenos aires, 2010

漏 LibroerbiL

contacto: di.versotaller@gmail.com gastonmalgieri@gmail.com http://indiepolaroid.blogspot.com/

escriturasindie.blogspot.com difusionalterna


gast贸n malgieri

mediopelo sidecar


1 || DICIEMBRE

|5

gastón malgieri | | mediopelo sidecar

Mediopelo Sidecar ve en un flyer del Hiper de Panamericana un 20% de descuento en elementos de cocina, sólo válido hasta el domingo 16 de Diciembre y/o hasta agotar stock. Lo que suceda primero. Lo primero que sucede es que se lo comenta a Leticia en el desayuno del sábado. Ella lo mira como si le hubiera propuesto un trío. Mediopelo Sidecar está hablándole de descuentos en vajillas, pavas, no estaría mal, podría ser con esa madre de la compañerita de Agos, ¿cómo cual Leti?, la que es contadora, esa mujer que, supongo, debe llegar al orgasmo con una facilidad increíble, seca platos, fuentes, espumaderas, sacacorchos, no me hagas caso, ¿cómo se lo explicamos a las nenas si nos agarran en plena ménage a trois?, ya sé que somos una familia creyente y practicante, que la misa de los domingos, el Padre Roque, el adulterio, pero imaginate nada más trenzada con esa mujer en un abrazo infinito, hundiendo tus dedos en, cuchillos, mientras yo, tenedores, frascos, cacerolas. Leticia arremete con que es una locura ir a comprar al Hiper de Panamerica. Fijate nomás como esta la calle hoy en día. Pensá un poquito. Además no necesitamos nada. Para qué vamos a salir. Ya te lo dije. Subís al auto, lo dejás en el estacionamiento de la oficina y de vuelta lo mismo con el garaje, no quiero que corras riesgos. La gente está loca, muy loca, y todos tienen razón. ¿Vos votaste al mudo? Tenemos pava, seca platos, esto en otras épocas no pasaba, a las ocho todos adentro, fuentes, espumaderas, no me importa si la turra esa llega al orgasmo con la facilidad de una actriz porno brasilera, no miramos porno, o


no miro porno, eso lo haces vos solito, sí, no lo niegues ¿que te crees que no me di cuenta?, pero prefiero que te masturbes y no me pidas hacerlo todos los días. Acuerdo tácito. Sin que ninguno de los dos lo haya blanqueado, imbécil, eso quiere decir. Y ni hablar de tener que rezar el rosario setenta y dos veces. Te dije que no sé rezar el rosario, y vos ¡dale! con la madre de la compañerita de Agos. Y no sé si dentro de esas ofertas aceptan los billetes del Estanciero con los que le pago a Amparo, la niñera de las nenas. Que ella los usa con otros papelitos de no sé qué trueque de la era precolombina. Te doy maíz me das una patineta. No me mires así. A vos te da la cara para comprarte un televisor con patacones o lecop o quebrachos. A mí no. ¿Cómo les explico a las nenas que el padre es un pajero? Además vos harías lo mismo. ¿O no? Por estos días Mediopelo Sidecar no prende la radio ni lee el diario de la trompetita. Leticia dice que no quiere ver. Mediopelo Sidecar se siente contrariado, no sabe si quiere que se vayan todos, si extraña los viajes en familia al exterior, el uno a uno, o la tranquilidad solemne y la rectitud de su niñez. Su padre lo llama por teléfono para contarle que ayer hicieron un escrache al Banco de Malawi. Que se están quedando con los ahorros de toda su vida. Que a partir de la empresa familiar todos sus hijos pudieron construirse un futuro, y que ahora este energúmeno no va a decirle para qué o cómo disponer de su guita. Y que sí, que se vayan todos. El compañerito zurdo de la oficina le dijo una vez que su viejo se tenía que joder por haber confiado en la banca privada y extrajera. Mediopelo Sidecar lo estima a pesar de su comunismo y porque es su jefe. Nunca entendió cómo en la multinacional donde ambos desempeñan sus tareas se les había filtrado un tipo así. Supo6|


|7

gastón malgieri | | mediopelo sidecar

ne que tuvieron en cuenta sus capacidades intelectuales. No lo sabe. ¿No le generará contradicción? Lo ignora. Una vez estuvo a punto de denunciarlo. Está contemplado en el código de ética, pero Mediopelo Sidecar siente que lo obligan a ponerse en el papel de policía y que esas cosas las deberían ver los que están en dos peldaños más arriba que él. Y como cree en las estructuras verticalistas, sabe que sólo tiene que llevar la contabilidad, no el registro de los ideales de los otros. Quizás sea un infiltrado. Los comunistas quieren destruir el monstruo desde adentro. Esto lo sabe desde el día que vio “La Historia Oficial” por el canal de las pelotas. Mediopelo Sidecar ve en un flyer del Hiper de Panamericana un 20% de descuento en elementos de cocina, sólo válido hasta el domingo 16 de Diciembre y/o hasta agotar stock. Lo que suceda primero. Lo que sucede después es que olvida por completo la charla con Leticia en el desayuno del sábado y se pierde durante horas en las estanterías de la línea Hogar del Hiper de Panamericana. El martes 18, el Presidente de la República habla en Cadena Nacional. Más que hablar repite un discurso conciliador, en el que hace referencia a un posible estallido social y la necesidad de establecer el toque de queda para resguardar los intereses soberanos del país que gobierna gracias al voto popular. Mediopelo Sidecar no puede creer que hayan saqueado el Hiper de Panamericana. El televisor encendido mostraba la imagen de un grupo numeroso de personas esperando en la puerta a que alguien saliera a recibirlos. Por detrás de esa gente, se podía ver otro grupo igualmente numeroso de policías esperando un solo movimiento en falso para poder reprimir en pos de la protección de los bienes materiales de capitales


extranjeros, resguardados detrás de patrulleros de la Federal, carros hidrantes y hasta decenas de ambulancias que cercaban a la manifestación. Mediopelo Sidecar leyó el titular y prestó atención a lo que veía, sin dignarse a subir el volumen. El periodista que relataba los acontecimientos, estaba transpirado y desalineado. Se imaginó al hombre con su camisa pegada al cuerpo, maldiciendo a la manifestación y a todo el Servicio Meteorológico Nacional. Tomó el control remoto. Pulsó “off”, apagó el cigarrillo por la mitad, se levantó enérgico y se dirigió hacia el baño. Tocó la puerta con el puño y la empujó sin esperar que Leticia le respondiera. - Leti, ¿comés acá o ya te vas? Leticia dejó de cantar repentinamente al oírlo. Giró la canilla para cortar el agua y abrió la mampara de un golpe. - ¿Podés cerrar la puerta, no vez que me estoy bañando? - Perdoname, quería saber si comías acá o ya te ibas… - Te dije antes que me voy, que como en lo de las chicas de porcelana fría. - Ok. ¿Puedo poner música, no te jode? - Hace lo que quieras Mediopelo, es tu casa también, pero por favor ¿podés cerrar la puerta? Mediopelo se imaginó qué estaría pasando en la puerta de ese hipermercado desde que había apagado el televisor. Sería un ir y venir de balas de goma, chorros a presión sobre los rostros grises de la gente pobre, escudos protegiéndose de los que pedían como si se tratase de hámsteres salidos de las rueditas, luego de una interminable hibernación. El rostro del relator del canal con la camisa siendo una nueva capa de piel, estaría seguramente hablando de esas personas en forma genérica. Su 8|


- No vayas a la reunión. - ¿Por qué? - ¿Viste que vos me dijiste para qué había comprado la cacerola en el Hiper el sábado a la tarde? - No empieces otra vez con tus adivinanzas, haceme el favor. - No, no es una adivinanza. Creo que deberíamos ir a la plaza, ¿no te parece? - ¿Para qué amor? |9

gastón malgieri | | mediopelo sidecar

compañerito zurdo de la oficina hubiera dicho que todo lo que no se puede nombrar, porque no conviene, se reduce a un sinónimo que incluye a opuestos en un conjunto cada vez menos homogéneo y que para este buen hombre, que honra la información objetiva tanto o más que a su propia madre, ese grupo numeroso de rostros traicionados por el calor y el hambre, son indigentes pagos vaya a saber uno por qué fuerza política de turno. Y seguramente, a modo de argumento, el productor del programa de noticias, estará mostrando en simultáneo, con la pantalla dividida en dos, la manifestación que al mismo tiempo se engendraba en Plaza de Mayo. Para establecer la oposición entre ambos grupos. Unos abollan tapas de cacerolas muñidos de cucharas de madera, los otros piden comida. Unos combinan el color de sus prendas de pies a cabeza, a los otros el gris los identifica más allá de la raída vestimenta, es esa negación de la luz encastrada en las pupilas, desasosiego que le dicen. Y seguramente, Mediopelo Sidecar le hubiera respondido que no sabe lo que significa desasosiego, mientras le ofrecía un té de tilo para que se calmara y le prometería preguntarle a Leti el significado de esa palabra.


- No sé. Pero siento que deberíamos ir. - Pensá un poco en las nenas ¿querés? - Están en lo de tu mamá. - Ya lo sé, pero mejor prendé la tele y miralo desde ahí. - Dale, acompañame. Le encontramos una utilidad a la cacerola. Para que después no digas que gasto la plata al pedo. Mediopelo Sidecar tiene conciencia cívica. Nunca supo muy bien que hacía toda esa gente en Plaza de Mayo, ni por qué las cacerolas y las cucharas de madera. Algunos estaban en desacuerdo con el toque de queda, otros, como su padre, con la retención en los bancos de los ahorros de la gente que trabajó toda su vida. Otros porque les quedaba cerca la plaza y les pareció linda la idea de una batucada en masa. Leticia lo acompañó sin saber qué lo había motivado. Hoy, la cacerola abollada se la han donado a una amiga de ella que es artista plástica y quiso reflejar en una escultura la desazón de esos días. Mediopelo Sidecar sigue sin saber por qué fue esa noche. Y lo que más lo desconcierta es esa gente que salió al día siguiente, sabiendo de los caballos, las balas de goma y los carros hidrantes. Ya se había hecho oír el pueblo el día anterior, qué necesidad había. El helicóptero en el que se paseaba el presidente renunciante pasó por encima del cementerio donde Mediopelo Sidecar lloraba desconsolado, la tarde lluviosa del jueves 20 de diciembre. Al mediodía, el gerente de su empresa lo había llamado para notificarlo del deceso de su compañero de oficina. Nunca supo cómo, ni porqué. Leticia no quiso acompañarlo 10 |


2 || SMS

| 11

gastón malgieri | | mediopelo sidecar

Mediopelo Sidecar lee el mensaje de texto. Llora, grita, escupe, putea, se sienta, intenta ponerse de píe, cae harto de las contradicciones del mundo en el que vive, de las propias, de las de sus hijas chiquitas, de las de Leticia. Se seca las lágrimas, pega bolitas de mocos en el respaldo del sillón, se arranca las lagañas, le preocupa la mugre del mundo en el que vive, la propia, la de sus hijas, y principalmente la de Leticia. Se lamenta de que algunos conflictos no puedan solucionarse enviando un sms con la palabra “De (espacio) Acuerdo” al 2623. Intervención ciudadana desde la comodidad de un aparatito telefónico, ¿ése no es el principio de la democracia según el manual bonaerense que usan las nenas en el polimodal? ¿Entonces? Mediopelo Sidecar no entiende por qué este sistema no funciona en estos casos. Levanta el tubo, llama a nadie, corta. Mira la que cree será su última erección. Se toca el glande. Ríe. Prende un cigarrillo, le da dos pitadas, lo apaga. Enciende otro. Vuelve a levantarse, a putear, a sentir pánico de que todo se termine yendo a la mierda como tantas veces leyó en el diario de la trompetita y que nadie le haya preguntado qué opinaba al respecto, o si podía aportar alguna solución. Mediopelo Sidecar no tiene una opinión formada, pero no hay nada que desee más en este momento que sentirse importante. Se terminó, no fue consultado, no pudo intervenir. Esta vez sí. Definitivo. Géminis está atravesando la Casa Ocho, cuidado, podrían sucederse todos sus temores en cadena. Terminante. Ganaron. Alguien ganó, alguien llevó más gente a las calles, sin banderas, ni choripán, ni plan social, ni reivindicando nada viejo, pasado, esfumado en


el cuero de los asientos traseros de los verdes Falcon de fabricación nacional, viva la Patria, los argentinos somos derechos y humanos, fuimos por voluntad propia, estamos ganando, Porcel, Olmedo y ¿Los Colimbas se Divierten?. River – Boca, Mario – Marcelo, Blanco – Negro, Borges – Cortázar, Soda – Los Redondos, Memoria - Presente, Campo – Ciudad, Campo – Gobierno, Campo – dieta basada en el consumo de soja, quemar los campos para, Campo – Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Campo – Argentina, Campo, Retenciones, la gente se muere de hambre, redistribuir ¿lo qué?, Campo – Leticia, Campo – Compañero zurdo de oficina, Campo – no fue la misma gente a la plaza el 19 y el 20 de hace 7 años atrás, Campo – Cacerola, Campo – El hambre de un pueblo no se negocia, o sólo un poco, o no tenemos dónde cocinar los guisos que alimenten a los desplazados, tenemos todas las cacerolas ocupadas, abolladas, y la pedantería soberbia altanera de la democrática señora de carteras envidiadas por la gente bien de Recoleta que sacaron las cacerolas para. ¡BASTA! Mediopelo Sidecar dice BASTA. Nadie lo oye, y lo sabe. Me acuesto a dormir y que sea lo que Dios quiera. Mañana me levanto, desayuno con Leticia, las nenas, nos decimos que nos queremos mucho sin querernos ni un poco, combino la corbata, los zapatos, la mirada, los cereales, el yogurt descremado con lactobacilus, el slip, la camisa, el chaleco, el café mareado con la cucharita de alpaca, pago las facturas de los servicios, chequeo el correo, veo los titulares en Internet, pongo entre comillas “Quién ganó”, leo todos los resultados de la búsqueda, me fijo si finalmente termino el partido que por primera vez en la Historia no siguieron transmitiendo para ir en directo a las calles, quién es la diosa de la semana, si es mayor de edad y gra12 |


Mediopelo Sidecar lee el mensaje de texto. Por enésima vez. Prende la computadora, busca en el explorador dónde dejó la carpeta con fotos porno a la que llamó Documentos Laborales simplemente para que las nenas no pregunten. Les cambia el nombre de archivo a cada una de las imágenes por Leticia01 punto jpg hasta llegar a Leticia128. Abre un Word, lo guarda en el Escritorio. Mira la página en blanco, se le cruza la idea de que manchó el monitor de sémen con la última paja, aprovechando la sorpresiva erección y el encuentro con su car| 13

gastón malgieri | | mediopelo sidecar

cias a qué escándalo participa hoy del Certamen Televisivo más grande de todos los tiempos, si logró atravesarse el esófago con el caño y voy a trabajar como todos los días. Tengo miedo de encontrar las calles vacías o repletas. Tengo miedo de que finalmente pase algo. Tengo miedo de que finalmente ocurra. Mejor me acuesto. No importa mi opinión, eso está claro. Ya está decidido y nadie me consultó. No existo. No sabía a qué acto ir. Pero seguramente tendría que haber optado por alguno de los dos. Nadie me explicó para qué. Mañana vemos. Mediopelo Sidecar se siente testigo de Jehová, zurdo, mormón, desocupado, oligarca, terrateniente, gorila, peroncho, mediopelo, ciudadano de segunda, padre ejemplar, pederasta, católico ferviente, puntero político, puto, hincha de Racing, loser, Sofovich, travesti, tachero, casco azul en la Franja de Gaza, canillita, gerente de una multinacional, transexual, proletario, cronista de espectáculos, monje tibetano, cornudo, vecino extraño, hippie patchouli pata sucia, humorista, limpiavidrios, por debajo de la línea de pobreza, psicoanalista, paciente promedio, psicofármaco, cantante de tango, de electropop, de música celta, fotógrafo, artista plástico, escultor, mediocre, pobre tipo.


peta prohibida, Leticia llega al semipiso, lo mira desde la puerta de entrada, ríe nerviosa mientras les tapa los ojos a las nenas y les explica que su padre enloqueció, pega un portazo. De todas maneras no era necesario que sus hijas no vieran. Mediopelo Sidecar considera factible que la madre ya les hubiera anticipado la pasión masturbatoria del macho de la casa. Llama al 0800 de Asistencia al Empleado de su Empresa, tiene la secreta esperanza de poder comunicarse con Laura. Todos nuestros operadores se encuentran ocupados en este momento, si su caso requiere de urgencia, por favor, déjenos un mensaje luego de la señal con los siguientes datos: motivo de su consulta, teléfono particular, nombre y apellidos completos, puesto que ocupa dentro de la Organización, DNI, estado civil, culto religioso que profesa, inclinación sexual, en caso de diferir de heterosexualidad, partido político al que se afiliaría de ser factible, y el nombre de los tres personajes famosos que mejor reflejen sus aspiraciones en la vida y nos comunicaremos a la brevedad. Gracias por confiar en Programa de Asistencia al Empleado. Silencio. No hay señal sonora. El celular de Leticia también está apagado. Y el de la prostituta con la que no pudo. Y el de los tres padres de las compañeritas de las nenas con los que tiene relación. Mediopelo Sidecar se siente solo. Nunca se sintió solo. Mientras existieran las imágenes bajadas de la red, el compañerito zurdo de la oficina, la puta que no lo quería de paciente, el chino del súper, los ahorros de toda una vida, el celu, la compu, la peli, los shopping, el doping negativo en fútbol, las series de Sony, el after hours, la tarjeta magnética que lo reconocía como parte de la Compañía, el monitor plano, las cinco credit cards doradas, el auto último modelo con cuatro airbags, 14 |


Status Quo: m. (pal. lat.) Estado actual de una situación. Exp. Mantener el status quo. PD: Fuente: Diccionario Práctico Larousse de Español Moderno Editorial Larousse 1983. Podrían consultarlo, los venden en el subte Línea D a quince pesos. Una ganga. Si me dicen cómo, me comprometo a adquirirlo y enviárselos a la dirección postal que me indiquen. Atentamente Mediopelo Sidecar. | 15

gastón malgieri | | mediopelo sidecar

las vacaciones una vez al año, los viajes de negocios, la oficina con vista al río, y los discursos aleccionadores de sus superiores inmediatos, Mediopelo Sidecar creía estar llevando una vida de lo más normal. Hoy, otros, habían decidido por él que ninguna de esas cosas siguiera formando parte del aturdimiento con el que sostenía una familia por conveniencia. Hoy, el pueblo, decidía por él que era hora de enfrentar los hechos como algo irremediable. Mediopelo Sidecar lee por última vez el mensaje de texto enviado por su compañerito zurdo y deja el celular sobre una mesa ratona. Wikipedia le informa que no hay coincidencias exactas de su búsqueda. Status Quo, es un grupo de rock sinfónico. No es lo que buscaba, pero sin embargo escucha completo un solo de chelo de diecisiete minutos de duración. ¿Usted quiso decir Status Quo Rock? resaltado en rojo. Mediopelo Sidecar envía un correo electrónico al soporte técnico del motor de búsqueda mandándolos a la mierda y copiando textual el significado de la expresión que por cansancio terminó consultado en el Larousse.


Prende todas las luces de la casa. La calefacción al máximo, las hornallas del anafe, el horno. Pone el “Grandes éxitos” de Rita Pavonne en el equipo hi-fi a todo volumen. Agarra el manojo de llaves. Orina el sofá de diseño de la sala principal. Deja la puerta de entrada abierta. Mediopelo Sidecar camina por Florida en dirección contraria a una multitud de pómulos pintados de celeste y blanco. Gorros celestes y blancos, camisetas de la Selección Nacional de Fútbol, papelitos celestes y blancos. No llega a comprender qué cantan, pero el ritmo le resulta familiar. Aprovechando el fervor, rompe de un piedrazo la vidriera de una casa de electrodomésticos y se lleva la pantalla de plasma más grande que encuentra. En la esquina de Av.Córdoba y San Martín, Mediopelo Sidecar levanta una tapa de Obras Sanitarias. Antes de descender por las escaleras hacia el sistema de desagües pluviales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, mira por última vez la fachada de Galerías Pacífico. Quiere conservar esa fotografía como último recuerdo de algo que ya no podrá disfrutar sin culpa alguna. Ya está decidido por otros. ¡BASTA! Mediopelo Sidecar dice BASTA. Nadie lo oye, y lo sabe. Abraza el plasma. Pone la tapa de acero por sobre su cabeza y desciende. El diario de la trompetita del jueves 17 de Julio de 2008 esta en la calle cerca del mediodía. Lucrecia lo compra para saber si han corregido su aviso clasificado, está harta de que le pregunten la edad cada vez que está a punto de chuparsela a un 16 |


La portada tiene dos titulares. El principal, en letras de molde similares a la que alguna vez utilizaron cuando Argentina ganó la copa del Mundo en México 86, anuncia: “Gracias a la voluntad popular, a partir del día de la fecha, se instaura un Nuevo Proceso de Reorganización Nacional”. A pie de página informan sobre un atentado en un semipiso de La Recoleta donde no hubo que lamentar víctimas fatales. Los bomberos buscan determinar las causas del mismo. Se creé que detrás de éste episodio estaría un grupo Anarquista. No hay detenidos. La única prueba es el celular del propietario de la vivienda encontrado en el medio de la calle. La frase del día es el mensaje de texto que el compañerito zurdo de la oficina le habría enviado a Mediopelo Sidecar la noche anterior: “Se terminó macho. Esto no da para más, poné el noticiero, los hijos de puta sacaron otra vez las cacerolas. Esto es lo que yo te decía cuando hablábamos de mantener el status quo, ahora ¿me entendés?”

| 17

gastón malgieri | | mediopelo sidecar

cliente. RUBRO 59 Lucrecia 20 AÑOS. DULCE. MODELO. ANGELICAL. SUP SEXY EN TANGA. A TODO O NADA. NO SOY FACIL DE OLVIDAR. SOLITA EN MI DEPTO. 4774 – 5825 24 HS.


EL DOLOR (BONUS TRACK) Mediopelo Sidecar piensa en el dolor como algo irremediable. Alguna parte de él creé fervientemente que vino a este mundo a padecerlo. A padecerse. A ser un peso para los otros que no sabrán jamás cómo sacárselo de encima e inventarán excusas insostenibles que de cualquier manera tomarán en su cabeza la forma de postulados. El dolor como forma de. El martirio como elección consciente. En eso está pensando con el portarretrato de Leticia en la mano. El dolor para Mediopelo Sidecar es el repeat interminable de Piano Song de Erasure acompañando media tarta de pollo, puerro y zanahoria, porque ni un huevo frito sos capaz, mientras dos cigarrillos encendidos se consumen en el cenicero cerca del plato. El pantalón del traje, hojotas y la salida de baño. Así vestiría Mediopelo Sidecar a un tipo patético si alguien le preguntara cómo. Si alguien viera en él el vestuarista que no se anima a ser. Eso es el dolor dice en voz alta. No le responde ni siquiera Andy Bell. Es una grabación. Todo lo que le quedó de compañía es ésa canción, esa tarta, esos cigarrillos. Un frasco de pastillas para dormir y el llanto de Leticia del otro lado de la línea.

18 |


Escrituras Indie nace a principios de 2009 a partir de la necesidad de un grupo de escritores de construir un espacio alternativo, colectivo y abierto para la difusión de literatura y arte independiente, convirtiéndose con el tiempo en un medio a través del cual escritores y artistas independientes pueden publicar sus producciones de poesía, narrativa, crítica, música y artes visuales. El Proyecto DIFUSIONALTERNA es un nuevo emprendimiento originado en nuestro espacio con el objetivo de seguir aportando a la difusión de escritores contemporáneos que buscan medios alternativos para hacer circular su obra por fuera de los canales tradicionales y hegemónicos. Es una primera experiencia de edición colectiva y autogestiva de pequeños libros de difusión de bajo costo, publicando obras breves de autores que participan del espacio Escrituras Indie, y abierta a la recepción de material de escritores independientes que quieran sumarse con su producción en cualquiera de los géneros literarios. Con el Proyecto DIFUSIONALTERNA pretendemos materializar una vez más nuestro propósito de construir nuevas formas de difundir literatura independiente, a través de una dinámica autosustentable que mantenga al proyecto en constante crecimiento, sumando nuevas obras y autores.

escriturasindie.blogspot.com difusionalterna


Gastón Malgieri, nace el 6 de Septiembre de 1977, en la Ciudad de Mar del Plata. En diciembre de 2000 realiza su primera publicación, “Furia Garaje”, bajo el seudónimo de Ulises Bajodrago y en colaboración con Victoria Rodríguez Winiarsky, a través del sello Editorial Martín, que incluye el aporte fotográfico de María Laura Larrosa. En 2008 participa del Taller de Prosa Poética dictado por Luciana Caamaño en el Centro Cultural “La Sala Nro. Siete”. Allí conoce al escritor Diego Labra, con quien publicaría, los fanzines “Out” y “Estrim”. Este último presentado en una Muestra Colectiva de la que también participan la artista plástica Viktoria Martín y la fotógrafa Amanda Martín. Dicha muestra colectiva se realiza en una casa particular abierta al público para la ocasión. En Noviembre de 2009 presenta “Porfía” a través de la Editorial Dársena 3, junto con las plaquetas “La Dicha Refinada” de Carlos Ríos y “Maldita Equis” de Fabian Iriarte. Sus textos han sido publicados en la revistas “Sismo Trapisonda” de la ciudad de La Plata, “Prospektiva” e “Interstizi Magazine” ambas de la ciudad de Roma, Italia. Desde 2009 coordina Di/Verso Taller, espacio de lecto escritura sobre la Diversidad Sexual en Villa Victoria Ocampo, de la ciudad de Mar del Plata. En ése marco, en abril del 2010 organiza una charla abierta con el escritor y periodista Osvaldo Bazán. Actualmente trabaja en la edición de “Probabilidad de chaparrones”, un poemario de próxima aparición y colabora con el Colectivo “Homoerótica” de la isla de Puerto Rico. Tiene en su haber dos novelas inéditas: “Cuaderno de Tapas Rojas” y “631 cigarrillos”; y la serie de relatos “Mediopelo Sidecar”

mediopelo sidecar  

cuentos de gastón malgieri

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you