Page 1

POEMAS Y OTRAS MENTIRAS (Parte 1)

Vanessa Villalba Miguel


Ésta es la recopilación de poemas escritos desde el 2007 hasta el 2010 que más me han enamorado. Pedacitos de mi alma en forma de versos que plasmo en el papel por evitar que mueran en el silencio.


MI TE QUIERO MUDO No me digas- te quieroComo escapado de un susurro. Calla, siente mi beso, Que te grita, te habla, mudo. No me digas te quiero, Que las palabras bailan con el viento. No me digas te quiero Que yo quiero sentirlo, por miedo A no creerlo. Te quiero. Qué dulce suena en tus manos Cuando tocas mi cuerpo. Cuando estás a mi lado Y oigo un te quiero en el silencio. Qué dulce suena en tu mirada. Qué dulce suena en tu temblor Cada vez que rozo tu piel blanca Por la luz nocturna del sol. Qué dulce suena en las sábanas, Testigo de nuestro amor. Qué dulce suena en las palabras Desprovistas de toda voz. No me digas -te quieroComo escapado de un susurro. Calla, siente mi beso. Deja que te diga mi te quiero mudo.


LA VIDA ME HA ENSEÑADO Cuando me tropiezo y caigo La vida me ha enseñado A levantarme. Me compongo. Dejo el dolor y el llanto a un lado. Que para mí no hay tiempo, Pues mi reloj está atrasado. Y si caigo miro mi reflejo, Recuerdo, al segundo, mi pasado. Me digo que de otras horribles Y peores me he levantado. Cuando me tropiezo y caigo, La vida me ha enseñado A levantarme. Miro al reloj Y acelerada me levanto Porque ya no hay tiempo, Pues mi reloj siempre está atrasado.


CARTOGRAFÍA DE TI Deja que estudie la cartografía De tu desnudo cuerpo Más hermoso que el de Adonis o Afrodita -Es mi pozo de deseo-. Deja que mis dedos y mis ojos Determinen tus costas y tus mares. Mi lengua lo conquista todo Y dibuja un mapa importante: El mapa de tu cuerpo, reflejo del placer Que provocan tus cosquillas Cuando te roza mi ardiente piel.


SUSURRA EL VIENTO Susurra el viento, De forma lenta, un sueño: Estar a tu lado, Pegada por siempre a tus labios. Confieso un secreto: Ya no te quiero, No al menos como ayer, Porque cada momento Es distinto. Será, fue y es. Tus ojos me han hechizado, Han dado color al negro Que pintan mis ojos vacuos De brillo, de vida, de deseo. Deja que suene la música, No quiero bailar a ese compás Bailemos mientras siento ser tuya, Porque no quiero ser de nadie más. Bailemos al compás, digo, de nuestra respiración entrecortada por la excitación, por el delirio, que une nuestros cuerpos y almas. Bailemos, besemos, sintamos el tacto de nuestra piel muda, Permite que mi frágil mano Recorra el sendero de tu cintura Hasta llegar a tu cuello Y sellar sus pasos con los besos Que se escapan ávidos de mis labios. Bailemos, besemos, sintamos El tacto de nuestra piel muda, Permite que mis labios Recorran el sendero de tu cintura Hasta llegar más allá del suelo. Deja que memorice cada rincón De tu deseado y amado cuerpo, Bailemos al compás de mi voz Cuando te digo que te quiero


Cuando te confieso, nerviosa Que susurra el viento un sueĂąo. CrĂŠelo cuando lo digo, no estoy loca, Susurra el viento, lento...


COMO EN UN SUEÑO Como en un sueño, No decidí cuando dormía. Sí, acosté mi cuerpo Y lo cubrí con mantas frías, Carentes de tu calor, Carentes de tu olor. Carecía de tus caricias, Carecía de tus besos Carecía de la brisa De tu aliento. Carecía de tu risa, De oírte decir TE QUIERO, Como en un sueño No decidí cuando dormía, Pero dormí mi cuerpo. Me alejé de la rutina Y me olvidé del tiempo. Porque como un sueño Apareciste ante mi vista, Dejé de controlar el momento, Todo iba despacio y deprisa. Como un sueño Que solo vives cuando duermes Y lo olvidas, sin quererlo, Al despertar y ser consciente. Así hubiera querido Que fuera este sueño. Encerrarte en el olvido Cada mañana que despierto. Eres un sueño vivido Y yo aún sigo durmiendo No me despiertes, insisto, Que no me gusta el desvelo.


Este letargo onírico Me acerca a ti y quiero Que este sueño furtivo Siga siendo sueño.


FOTOGRAFÍA Se mezcla tu sonrisa Con el brillo de tus ojos. Es tal la maravilla Que les rinda tributo una foto: Una preciosa fotografía Que no paro de mirar. No me culpes. Te miraría, Pero ya no estás. Solo me quedan los recuerdos, El momento de conocerte, Tu mirada, tu voz, tu cuerpo Y el deseo de tenerte. Ese deseo que me quema. Eres más que una revolución Un imposible o un dilema, Eres más que un simple amor. Y mientras me habla tu fotografía, De ti y tu belleza, Yo dejo que te hable mi poesía Te dedico este poema.


DEVUELTA LA ESPERANZA Devolviendo la esperanza Tras una noche de tormenta Y un amanecer sin mañana Eras el centro de la tierra Eras el sol que quemaba Mis pupilas negras. Después de ti no había nada, Eras esa brisa que refresca En noches de verano y calma Cuando el calor quema La curva de tu espalda. La vida va devolviendo la esperanza Desplazándote, poco a poco -DesplazarLa espera ha sido muy larga. Eras la palabra serías. Ya no serás. -Desplazar, devolver, empezar y acabarYa no hay tristeza, ya no hay. Miento, sí hay, hay esperanza. Que contigo marchó, y al tú marchar Vino ella. Tras noches de tormenta Y amaneceres sin mañanas. Ahora queda tanto por decidir Queda algo más que un mañana Certero de no vivir. Devuelta, por fin, la esperanza.


RELAMIENDO MIS HERIDAS Relamiendo mis heridas Con la lengua sangrando Recubierta por pastillas Que mitigan el dolor Mis heridas son costras Cicatrices invisibles Cerradas por unas horas, Susceptibles. La fuerza se evapora Cuando me atrevo A ser alma soñadora, Cuando me atrevo. Me levanto para no caer No me pidas que vuelva Por ti, cuando no puedo correr No pidas lo que no se pueda. Unos lunares esparcidos Por mi piel insensible Que dicen no ser míos. Unos ojos sutiles, La mirada, mi mirada Que solo tú descifras Con una sonrisa, con tu alma Deja que mi caricia Llegue más lejos que nada, Que todo o parte Podría y querría ser Y no dejas, te escondes. Como el dolor en mi piel.


ERES Eres mi dolor y mi morfina, Eres un pinchazo y una caricia. Eres el veneno que me mata Y el elixir que me alarga la vida. Eres mi verdad, eres mi mentira. Eres el fuego eterno del infierno Y a su vez eres el agua bendita. Eres mi tortura y eres mi delicia Eres el placebo y la sal de mis heridas. Eres la lluvia de mi alma y la sequía. Eres mi calma, y también mi ira. Eres una lágrima en forma de sonrisa. Eres como el alcohol de una bebida Que bebo hasta no quedar salida Solo la sed de ti... y beberte a escondidas Eres el beso que se queda en mi saliva, Su ponzoña escuece como picadura de avispa. Eres mi sueño que siempre es agonía Al despertar y saber que no se tenía. Eres el espejismo de mi mente enfermiza Eres mi consuelo cuando creo estar perdida. Eres en mi duelo por ti, mi única salida. Eres y serás para mí la palabra "serías" Eres lo que jamás en voz alta te diría.


PENA ANESTESIADA Se muere la última esperanza Y tras ella poco queda, Por no decir que no queda nada... Se mece el dolor en mi pecho, Como improvisada marejada Que anticipa una tormenta. -Dolor – o más bien pena anestesiada Que duerme pero no muere, Siendo un cosquilleo en mi alma Que no puedo y quizá no quiero calmar. Y yo que callo ¿o es el silencio quien habla? Siempre acabo escuchando el eco de tu voz Que en nuestro intercambio de palabras Vence pero no recoge la verdad serena, Solo mentiras débiles y enroscadas En tu lengua viperina, sucia y afilada. Y tu veneno ya no quema, ni rasga Las cicatrices que quedaron De las heridas originales, ya cerradas, Curtidas e invisibles. Tu veneno es lluvia Que resbala por mi piel, pero no cala, Solo basta una ráfaga de viento (En este caso el tiempo es la ráfaga) Para que desaparezca hasta que vuelva de nuevo llover, Porque tu lluvia es más bien borrasca. Y sigue meciéndose el dolor en mi pecho, Mientras escribo, como improvisada marejada Que anticipa tu insaciable tormenta. Solo queda el dolor; más bien pena anestesiada.


¿Y SI TE VAS? Y ¿si te vas? Aun cuando jamás llegaste... Y ¿si te vas? Y ¿si dejas de amarme?... Entonces deberé dejar Pedacitos de mí Esparcidos por doquier Y así me puedas seguir, Aun cuando te vayas Aun cuando quieras venir, Reanudando el camino Que te guíe al fin Tras mis pasos, cortos o largos, Que dejen huella, o no dejen rastro, Pero que te traigan a mi lado, Cerquita, aquí, a mi lado. Y ¿si te vas? si te vas alejando No podré llegar a ti, Y si no estás cuando te ande llamando No me podrás oír. Y ¿si te vas? ¿Deberé impedirlo, Deberé dejarte marchar? Cómo decidirlo, Si yo solo te sé amar. Inútil corazón, atrofiado, Amaestrado para actuar De una sola manera, enajenado De cualquier cosa. Y ¿si te vas?


DEJA QUE CALLE Deja que calle todo lo que quiero decir... Al menos, deja que calle ahora. Deja que ame en el silencio, así, Saboreando cada segundo de esta hora. Saboreando el dulzor de la curva de tu cuello, Atrapando en mis labios el perfume de tu piel, Relamiendo tu esencia con esmero ¿No ves que aún tengo SED? Sed, sed de ti, de tu alma, de tu amor, Sed de tu ausencia, tu presencia, tu humor, Sed de tu cuerpo, de tus manos, de tu olor, Sed de ser tuya hasta cuando me causas dolor. Encierro en mis pupilas tu recuerdo, El color de tus ojos, tan intenso... Tu mirada, que ardía en deseo Cuando deslizaba mi mano por tu pecho. Un escalofrío que me avisa en silencio De tu ansia. Se detiene el tiempo. Solo estamos tu y yo, cuerpo con cuerpo, Exquisito placer con cada movimiento. Nuestra saliva se convierte en marea Que atraca en la costa de nuestras bocas, Nuestras lenguas son culebras Que se enredan la una con la otra. Respiro de tu aliento, que perfora mis pulmones, Se me ha olvidado hacerlo por mí misma, Pues me pierdo en los rincones Que se escapan de tus caricias. Poderosa delicia la que en mi despiertas, No hay palabras, ni sonrisas, ni lamentos, Solo gemidos que acallan cualquier promesa Y aturden cualquier sentimiento, Quién dijo amor o dolor, quién tortura y paraíso, Dónde estriba la diferencia si ahora soy feliz. Puede que más tarde llore por ti, y el ánimo De amarte quiere al fin extinguir, Puede que no pueda llamarte más que amante Y nadie entienda por qué lo hago Pero me conformo, porque conformarse Es saber que se tiene algo.


Deja que calle todo lo que quiero decir... Al menos, deja que calle ahora. Deja que ame en silencio, asĂ­, Saboreado cada segundo de esta hora.


DICEN QUE LA VIERON Dicen que la vieron caminar, en silencio, Dicen que la vieron… El viento descansaba a orillas Del mar perlado de tanta estrella El sol se había ocultado en la sonrisa De aquella hermosa luna llena Solo quedaba ella, y su mirada… Supe que me enamoraría, Lo supe al oír su nombre Supe que jamás escaparía Del encuentro de aquella noche Solo quedaba ella, y su mirada… Noté un escalofrío horas antes De aquel bello encuentro, El primero y el último que pudo darse. Fue un escalofrío que se grabó en mi nuca Que durmió en mi pecho Y no despertó hasta verla, muda, Sensual, frágil…alma y cuerpo… Me hablaron de ella tantas veces, Tantos cuerpos la amaron Y se entregaron locamente. A todos sus encantos Hasta dejar de ser quienes eran Abandonándolo todo, Sus sueños, sus miedos, Todo lo abandonaron por ella. Dicen que la vieron caminar, en silencio, Dicen que la vieron… La vi, solo quedaba ella y su mirada Y la asié de la mano para verla. Frente a frente. Quería ver su alma, Quería perderme en toda ella Y al tocarla, quise escapar Pero me atrapó, entrelazó sus dedos


A los míos, y se quiso acercar Acortando la distancia entre ambos cuerpos Podía percatarme de tanta belleza, Sus ojos, su frente, sus pómulos pálidos Podía percatarme de tanta belleza Su piel tan suave…sus labios. Sus labios, como fruta fresca Quería besarlos, quería probarlos Me solté de su mano y rocé su muñeca Con mis dedos, caminaba por su brazo Hasta llegar a mi destino: su cuello. Me detuve allí, robándole caricias Mientras veía en sus ojos el deseo, Y se adueñó de ella el ansia y la prisa Pero yo ignoré todo, quería ir lento, Quería perderme en ella, dejar mi huella Grabarla en toda su piel La palma de mi mano descendió sin modestia Hasta el final de su cintura…la besé. La besé, como si jamás nunca antes hubiese besado La besé, y el color desapareció de mis labios. Noté entonces que se escapaba el aliento De mis pulmones, comenzaba a respirar por los suyos Y me seguí perdiendo en aquel beso. De repente me estorbaba el girar del mundo Me estorbaba la luz de aquella luna Me estorbaba sentir el suelo bajo mis pies Solo quería fundirme en ella, que fuésemos una. Me entregué sin remedio a tanto placer Un placer que jamás creí que podría haber sentido Un placer que dolía, como sal en heridas Quería huir, quería quedarme, me sentía como niño En noches de tormenta enfurecida Temerosa, inmóvil…confundida… Solo quedaba ella, y su mirada… Repetía sin cesar mi nombre, me abrazaba, Sentía el calor de su piel en la mía Hacía tiempo que me despojó de las prendas que se interponían Entre la palma de su mano y mi espalda, Sólo cubría mi cuerpo el pudor desenfrenado. La contemplé, perdida en las sabanas de mi cama Y juré amarla sin importar el qué dirían La contemplé, y me topé con su mirada Y comprendí que sería lo último que vería…


Solo quedaba ella, y su mirada… Al amanecer, tras volver a amarla Desapareció sin decir nada Dejándome sola, abandonada… Pero aquella triste mañana El sol no despertó, ni tampoco yo Al tiempo me enteré que no era otra La que robó mi aliento y mi razón Que la viuda negra que por nadie llora, A la que solo amas una vez Y en el infierno odias… Muerte, vuelve otra vez y deja que te bese Y te amé una vez más ¿Para que querría yo la vida Si supiese que con ella no te podría amar? Dicen que la vieron caminar, en silencio, Dicen que la vieron…


LABIOS QUE BESÉ EN SUEÑOS Labios que besé en sueños... Y al despertar, aun notaba Su huella que quemaba Como fuego. Labios que besé, un sueño Que devora mis entrañas Y aplaca la cordura de mi alma Dejándome en mí solo el deseo. Un deseo tan certero como el brillo …Que se cuela por mis ojos… …Que se cuela por mis ojos Cada vez que yo te miro… Y me llama cada noche, con reproche La caricia que guardé en tu espalda Que posé en tu cuello, dibujé en tu cara Que robé hace ya muchas noches. Y ahora, terca la caricia me reclama, E imagino que será más bien tu piel Que se imaginó la dulce miel Que se esconde a lo largo de la palma De mi mano. Callada, mirando al cielo, Rezo para que el sueño venga Y una vez más Dios quiera Que tus labios bese en sueños… Labios que besé en sueños... Y al despertar, aun notaba Su huella que quemaba Como fuego.


DEJA QUE SIENTA Deja que sienta la libertad que tus labios despiertan en mi alma Deja que sienta el calor que desprende tu mirada Deja que sienta las palabras que nunca dicen tu voz Deja que sienta las caricias que tu mano nunca dibujó Deja que sienta tu respiración entrecortada por ese llanto Deja que sienta el color de las rosas abrazadas a ese ramo Deja que sienta los pasos que tras de ti se oyen Deja que sienta a los pájaros y que con su canto, tu silencio arropen. Deja que sienta tu perfume que penetra el suelo que ahora pisas Deja que lo sienta, antes de que se esfume y vuelva a olvidar como olías Deja que sienta arder el sol que choca en los muros que ahora me encierran Deja que sienta el olor de la lluvia que poco a poco despierta. Deja que sienta que volverás como cada día, y sienta... Deja que sienta que puedo olvidar aunque en realidad no pueda. Deja que sienta que no es verdad que no puedo aferrar tu mano a la mía, Deja que sienta que no es verdad que no puedo secar esas lágrimas que te acarician


Deja que sienta que no es verdad que soy yo el motivo de tanta agonía Deja que sienta, que sienta... a tanta distancia de tu presencia. Deja que sienta, que crea que aún nos quedan momentos por vivir, Deja que sienta, que crea que hasta la eternidad estaré junto a ti. Deja que sienta, solo que sienta. Que mi alma solo niega… Deja que sienta que niega: …que no, que no estoy muerta


POESÍA Que se pierde hoy día Entre clamores incomprensibles -artes incomprensiblesSe pierde, en rimas y versos Que a veces ni son versos, ni rimas Son parodias de poemas Son espectros de poesía. Poesía Poesía es la misma vida Que te paga, te cobra, te da y te quita Tan eterna y a la vez tan efímera Tan misteriosa e indeterminable Tan amada y tan temida. Poesía Poesía es la madre que llora Por el hijo que tiene, por el hijo que perdió Poesía es la marea que arrastra La libertad del naufragado En el mar de todo su dolor Poesía es la bala Que jamás se disparó Poesía Los segundos que están por dar, Futuro incierto que depara El destino que cambiará Cada instante. Poesía es los pasos firmes De la muerte, y sus huellas, Que no se borran, ni resistes Que duelen si no lloras Poesía Poesía es la música que desprende La boca que solo dice verdades Poesía es el puño que no arde En pómulos pintados de sangre Poesía es aquella mente Que no se queda atrapada en paredes Poesía es toda aquella gente Que lucha por lo que quiere.


HABÍA OLVIDADO Había olvidado el tacto de tus manos Tu aroma, fantasía, Había creído que había olvidado Ingenua mentira Había olvidado el color de tus labios Que sustentan tu sonrisa Y esconden besos que atrapados Me llaman, me gritan Para que los tome para mí Me miras Y callas por no querer que crea Que querías Decirme que me quieres, que me amas Que me adoras todavía Que aun soy dueña de tu alma Que aun eres dueño de la mía Había olvidado la sensación que tu presencia me inspira Aire comprimido en mis pulmones, y mis venas De sangre desprovista Huesos que pesan y me atan a la tierra Que ya no gira Que digan que no eres para mí -Que diganQue digan que no soy para ti -Que diganHabía olvidado olvidándote Cuanto te quería… Había olvidado olvidándote Que olvidarte no podía.


CUANDO Cuando no tienes nada que decir, mejor no decir nada... Cuando no tienes ánimo de sonreír, no sonrías... Cuando no estés para nadie, refúgiate en ti misma... Cuando sufras y a la vez ames, ni ames, ni sufras... Solo deja que las circunstancias marquen tu camino... Deja que tu mirada diga lo que tu voz jamás ha dicho...

SI


Si tan solo pudiese atrapar una de tus miradas entre mis manos... si tan solo pudiese besar la huella que en el viento dejan tus labios si tan solo pudiese escuchar él te quiero que una vez me dijiste (recordando, para no olvidar...) Si pudiese, si pudiese... si tan solo pudiese alcanzar el eco de mi voz tus oídos. Si tan solo pudieses una vez más escuchar lo que siempre te he dicho y esta vez creyeras que es cierto... pero quizá sea nuestro destino... tan cerca, tan lejos, encontrándonos y cayendo en el olvido como barco a la deriva que está a flote, pero se sabe hundido. Si tan solo me dieses la oportunidad, antes que el reloj marque su tiempo, el tiempo en que me vuelva a marchar, y esta vez sin camino de regreso... ¿Nuestro corazón o nuestro miedo quién hablará cuando volvamos a vernos...?

PENSANDO


Pensando en ti, recuerdo que me vino a la mente: solo tenemos el pasado, porque el presente es un futuro continuo, y el futuro solo es lo que soñamos... Si siempre te sueño: ¿eres mi futuro? si siempre te quiero en mi futuro: ¿te convierte eso en mi presente? si te tuve en el pasado: ¿eres ya parte de mí? Cuando quiero llegar a ti, tú ya te has marchado...cuando me dispongo a irme, misteriosamente siempre me llamas y nunca acabo de olvidarte... "...nunca tuve el tiempo suficiente para susurrarte al oído lo que cada día gritaba al viento: te quiero... ¿llegará el día en que pueda al fin hacerlo? podré con una caricia llegar hasta el cielo de tus ojos que nunca ya olvidaré...¿podré robar de tus labios un beso y simplemente poderme en tu aroma perder?

LLEGASTE A MI VIDA


Llegaste a mi vida Y curaste las cicatrices de mi corazón Pero dejaste otras nuevas… Solo tu voz me alivia En días grises moteados de dolor -Sin alegrías, sin tristezas-sin auxilio, sin salvaciónPero cómo salvar la distancia Que tus pasos dejan Y yo no puedo seguir Cómo decirle a mis latidos Que tu no estás cerca, Aunque ellos se empeñen en que sí estás... -porque siempre te intuyen… Se aceleran en mi pecho cuando me piensas, Y cuando lloras, disminuyen… Se detienen cuando me nombras Y resucitan cuando me sueñasY qué hago con las sombras Que por las noches me atrapan Y fingen ser tu y me embelesan Para que pueda amarlas. -bien saben que solo a ti te entregué mi razón y mi locuraY qué hago con los labios que reclaman los míos con lujuria y qué hago con las manos que revisten tus caricias de mi cuerpo con frescura... y dirás que no soy tuya pero yo así lo siento la infidelidad no la marca quien te ama con ternura, la marca el sentimiento que te ata al otro, al que amas. Y qué hago cuando te quiero decir Mil y un sucesos que viví por el día Mis preocupaciones, mi ilusión… Qué hago cuando te quiero hablar Si solo puedo llegar a ti con versos Que en el olvido se perderán


Por no haberlos leído a tiempo. Y qué hago cuando llore Y solo quiera apoyarme en tu hombro Y qué hago cuando llores Y quiera ofrecerte mi hombro… Llegaste a mi vida Y curaste las cicatrices de mi corazón Pero dejaste otras nuevas… No amar por haber antes amado, Amar por creer que hasta que te conocí No había amado… Nada era mi vida antes de ti, Siéndolo tu TODO. Llegaste cuando aún lloraba por otro Y cuando dejé de llorar te habías marchado. Tu fuiste la cura de mis tristezas Y ahora tu eres mi llanto... Pero, no quiero que esta vez Nadie cure las cicatrices que dejaste, Las guardaré, sí, las guardaré... Para que vuelvas, a curarlas, Aun sabiendo que renace Mi tortura y mi alivio: Amarte en el olvido. Cuando sepa que te tengo, Cuando sepas que te quiero… Llegaste a mi vida Y curaste las cicatrices de mi corazón Pero dejaste otras nuevas…

LA ROSA DEL INVIERNO


Sobrevivía triste en invierno Una rosa roja de blanco moteada. Bailaban sus pétalos con el viento, Mientras ella se marchitaba. Su alma imploraba tiempo, A la par que su jardín albergaba Algodones blancos, tiernos, Que lentamente la atrapaban. Un día el sol abrazó el cielo, El rocío heló la mañana, Pero en aquel jardín desierto No quedaba rosa, no quedaba nada. ¿Dónde se había ido el color sangriento? ¿Y los aromas que de ella se aspiraban? ¿Dónde quedó aquel amor eterno Que sus pétalos inspiraban? Murió sin conocer tus ojos negros, Sin arrebatar una sonrisa de tu cara, No pudo durar para decirte un te quiero, Para decir el te quiero que te dice mi alma.

SENTIR Sentir que la vida pierde su color


Cuando al alba sale el bello sol Y el rocío hiela la mañana Durmiendo hasta la noche mi alma Sentir que con el despertar de la ciudad Las prisas de la gente, el pasar De un tiempo que camina sin detenerse Aumenta mi impaciencia por volver a verte Sentir, sentir y no sentir al morir No sintiendo que siento al vivir Si no es junto a ti, rozando tu piel Dejando que tu mirada estremezca mi ser Contemplo consumirse una vela Mientras sueño con la promesa Que en susurros dibujaste Prometiendo no dejar de amarme No dejar de amarme ni de noche ni de día Porque yo soy tu amor en vida, Tu aliento en la muerte, la mano que te quía Por las aguas del olvido hasta la gloria divina. Sentir que con los rayos plateados vuelve el color A mi vida porque vuelven con ellos tu amor. Sentir que otros plácidos duermen Cuando yo despierte sonriente Con las notas de tu suave voz, Con el aroma de tu piel ¡Corazón! Sentir que vuelve la luz a mis ojos Que significado recobra todo Sentir que un escalofrío abraza mi cuerpo Que por la venta se cuela el viento Que aviva el fuego que en mis venas Se enciende ante tu presencia Y pasión y amor se vuelven uno Centrándose en tus labios mi mundo. Sentir. Sentir que al fin siento En una noche que encierra el deseo De unos amantes que buscan en horas La eternidad del tiempo, que devora, Cruel, cada segundo, cada minuto… Entonces despierta el sol de un sueño profundo Volviendo a robarme tus besos, caricias, Tu aroma, mirada, tu sonrisa… Y como cada mañana me convierto en alma dormida Sumida en infinitos recuerdo, en mi poesía Que recoge en cada letra, cada verso


Mis penas o alegrĂ­as o momentos que anhelo Imagino la hora en que dĂ­a y noche se fundan Que en el cielo, juntos, reinen el sol y la luna Imagina que el tiempo se detiene por siempre Para poder amarte de noche y cuando amanece.


DOLOR PUNZANTE Es un dolor tan punzante Que apenas puedo ver Más allá de mis lágrimas Corre por mi sangre Se adhiere a mi piel Me apaga la mirada Desprovista de toda ilusión Sobrevivo cada día Esperando mitigarlo ¿Tengo acaso otra opción? Es un dolor de por vida Lo sé me lo dice mi llanto Me lo dice el viento La luna, el bravo mar Me lo dicen los recuerdos Mis labios sedientos Lo sé porque tu ya no estás. Si te olvido te recuerdo Si te recuerdo te olvido Porque cuando quiero renunciarte Más a ti me aferro Y si te retengo conmigo El dolor no me deja amarte. Cómo enfrentarme a él Cómo enfrentarme al miedo Cómo enfrentarme a la soledad Dar la espalda al ayer Olvidar cada te quiero Y creer que hay más? Que aun hay sueños para mí…? Ya mi sombra no pisa mis huellas Ya mi voz no se acopla a mis palabras Ya mis labios no saben sonreír Ya el tiempo no me pesa Ya no vivo por un mañana Ya no sé si quiero vivir… Ya no sé si puedo vivir sin ti Es un dolor tan punzante Como inherente en mí Irrenunciable, sutil Que nació al dejar de amarme Que morirá cuando tenga que morir.

COMPILACIÓN Susurraban, a los vientos del sur,


Mis labios sedientos tu nombre Buscaban mis ojos tu luz Para encontrar por fin el norte. *** Mil labios besaré Mil ojos miraré Pero jamás olvidaré Aquella noche, en aquel café. *** La alegría deja una leve huella, No pudiendo seguirla, no pudiendo retenerla. El dolor se graba en tu cara, con una lágrima No pudiendo secarla, no pudiendo borrarla. *** Solo hay un recuerdo, Una añoranza ¿Y después de eso? Nada.

SILENCIO


Una mañana fría desperté. …Silencio… No brillaba el sol ni había oscuridad. …Silencio… Las flores no florecían ni tampoco marchitaban. …Silencio… El viento no cesaba pero tampoco corría. …Silencio… Las sombras no se deshacían ni tampoco lloraban. …Silencio… Mis pulmones podían y no podían respirar. …Silencio… Mi alma se escondía y se escapaba de mi piel. …Silencio… Todo era y no era un perpetuo silencio. Silencio, Que sin quererlo robaste mi vida, mi tiempo. …Silencio… Silencio lo fue todo cuando hube muerto.

SUSURRA ACOMPASADO


Susurra acompasado el chapoteo De la incesante lluvia que golpea El insensible y plano suelo Que atrae a él mis pies con fuerza, Cada paso que asciendo al cielo Acaba siempre abrazado a la tierra. El otoño se rinde al cruel invierno Y es ésta una noche fría y negra, Donde la niebla oculta la luna Y ya no brillan las estrellas, Donde mi respiración se perpetúa Como si fuese una nube espesa Que con el viento danza alegre Formando mil formas diferentes Hasta desaparecer para siempre. Mil pensamientos irrumpen en mi mente Algunos tristes, otros alegres Pero entre ellos tan diferentes Y al pasar el tiempo me confunden Sin saber al final qué pensé Pensando que no producen En mi vida ningún bien.

POR UN BESO


Por un beso, yo no sé qué diera por un beso. Mi alma, mi vida, mi aliento... Por tus besos, yo no sé qué diera por uno de tus besos. Mi razón, mis sentidos, mis sueños... Por mi beso, dijiste, no irías ni al infierno Si tuvieses que buscarlo entre todo aquel fuego. Y respondí, sin dudarlo, aun temiendo Alejarte de mi lado, entregarte al miedo: “Un beso, hay tantos: unos simples, otros complejos Los que dicen mucho, los que guardan silencio Los normales, los efímeros, o eternos, Los que ocultan una mentira o desvelan un secreto Los que se recuerdan de por vida o los besos del momento Los que gustan, decepcionan o se pierden entre medio, Los que son hielo, son nada, o son fuego Los que se imaginan y luego son un hecho O los que se pierden en la fantasía de un sueño. Pero como tu beso, no hay en mi alma verso Que describa uno, ni lo que daría por tenerlo.

SENTÍ


Sentí pararse el tiempo Cuando te vi pasar Aquella mañana de invierno Que nunca podré olvidar No olvidaré tus oscuros cabellos Tu particular forma de andar Tus brillantes ojos negros Tu voz pausada al hablar Tu fornido cuerpo Tus labios, que ansiaba besar Tus eternos silencios Tu nombre tampoco podré olvidar Callé cuando te vi Como venía haciendo tiempo atrás Desde el día que te conocí, Callaba lo que sentía, más Nunca me atreví a decir En alto tu nombre. Locura era amar A alguien en silencio Como yo lo hacía tiempo atrás, Y pasaba noches enteras Deseando poder soñar Con la vida que tendríamos Si dejase de callar O si un día te fijases en mí. Ya no pude más Y decidí escribirte una carta Diciéndote mi pesar Que te amaba como nadie Y sin embargo no podía alcanzar A decirte una palabra, mucho menos Te podía mi amor declarar. Pero fue tarde, muy tarde… Cuando te vi solo pude callar Te di mi carta y seguiste tu camino Te veía en la distancia caminar Leías mis palabras dulces Sabías que te amaba ya. A la mañana siguiente una carta Llegó a mis manos, sólo podía llorar Era tu letra, sólo decía: te quiero. Emocionada comencé a esperar El momento de volver a verte Ya no volvería a callar. Entonces, el mundo se derrumbó A mis pies, no podía asimilar Lo que me decían, ya no estabas, Habías muerto esa noche fatal Y sólo me dejaste tu hermosa carta.


Ya no te volvería a ver, ni a sentir, Nunca mi voz pudiste escuchar Y sólo me queda el recuerdo De tu carta, de tu caminar De tus ojos y de nuestro amor La historia de amor más fugaz. Se para el tiempo Ya da igual todo Ya no sé si es primavera o invierno Ya no distingo lo que ven mis ojos Ni lo que palpan mis manos U oyen mis oídos No me importa si está nevando O si hace calor o frío Si en vez de rojas son negras Las rosas que embellecen el jardín O si ya no brillan las estrellas Y el sol no quiere ya salir Se para el tiempo Porque tú no estás Y no me importa el resto Porque sólo tú me importas ya Ya no importa si el pájaro no canta O si el viento ya no sopla Si en los ríos hay o no agua O si las nubes ya no lloran Solo tú me importas. Porque contigo el tiempo es fugaz Y sin ti es tan eterno Porque si tú no estás Para mí se para el tiempo Y no existe para mi más verdad Que el hecho de quererte como te quiero.

VIDA


La vida se consume Entre lágrimas y sombras La muerte se engrandece Y se esconde entre las horas Del reloj de la vida Que un día parará Arrastrándome al fuego Que sin remedio abrasará Mi alma, mis labios, Mi corazón, Mis recuerdos, mis ojos, Mi razón. ¿Para qué vivir? ¿Para qué soñar? ¿Para qué sentir? Si todo acabará En los dulces brazos De la muerte vanidosa Cruel, invisible, Inmortal vencedora De mis tormentos De mis soledades De mis recuerdos Y mis verdades Dará fin a mis sueños Dará fin a mi realidad Y en el más inesperado momento Por fin ella llegará Vida, vida, te reclamo En cada uno de mis versos Lucha incansable Contra el implacable tiempo Convirtiéndote en inmortal Lucha contra la muerte, contra todo, Y perdura más allá De lo que se esconde a mis ojos.

MIRO


Miro atrás…no veo nada. Miro hacia delante y el panorama es desolador… Y bajo mis pies atisbo una sombra: Lo que un día fui yo. No puedo llorar, pues ya no tengo lágrimas con las que reblandecer mi corazón, Y la presencia de la brisa advierte noches negras y días sin sol, Lluvia fresca, que cae rebelde sobre cada poro de mi piel desprovista de color. ¿Y estas son las mañanas de felicidad que prometiste, dulce y amargo Amor? ¿Estas son las noches que jamás podría olvidar, cubiertas de ardiente pasión? No lo creo, pues yo solo veo noches y mañanas vacías de ti, y un gran dolor… No lo creo, pues no se asemeja en nada a mis sueños, lejanos del hoy… ¿Y qué me queda: la añoranza y la agonía?… ¿Qué me queda: la resignación? Lo miro, está ahí, late suave, débil, tan pequeño y herido, que la compasión Se adueña de mí, está ahí ¡mirándome! Yo lo miro y no sé qué decir: “Corazón, Mi corazón ¡Levanta! Sé fuerte y sobrevive. Hazlo por mí, hazlo por los dos. Recogeré los pedazos que quedan esparcidos por el suelo y sin pudor Una a una curaré cada herida. Te cobijaré en mi pecho y volveremos a latir al compás del reloj” Y miraré atrás y no veré nada, mirare hacia delante y seguirá el panorama desolador. Pero, bajo mis pies no habrá sombra de lo que fui, sino la sombra de lo que soy.

SOY


Soy un alma soñadora, un alma enamoradiza, Un alma que se esconde tras los versos tímidos de una poesía. Soy eso y más. Soy tu, soy nosotros, Soy lo que fuimos y soy lo que somos, Soy nuestras ansias de amar. Porque hoy no quiero soñar, No quiero enamorarme y no quiero amar, Hoy simplemente déjame ser quien escriba palabras al azar. Déjame ser quien crea que no existen utopías, Que el amor no es un invento que combate la melancolía Que nos deja la etérea felicidad, Tan sutil e inalcanzable, tan surreal. Porque hoy no quiero luchar contracorriente, Deja que sea los ojos inocentes Que ven tras tu mirada lo que esconde tu alma: un amor real… Porque hoy no quiero luchar. Y si un día despierto y no estás. No me dejes entonces despertar… Y si un día despierto y no estás No sé si tan siquiera lo podría soportar. Soy un alma soñadora, un alma enamoradiza, Un alma que se esconde tras los versos tímidos de una poesía. Soy quien cree en ti, quien cree en mí, Soy quien te hace vivir, soy lo que fui. Irrumpo cada noche en tus sueños, Me adueño de cada uno de ellos… ¿Por qué? Para que no me olvides… ¿Por qué? Es la vida que dice: Eres mío, soy tuya, Eres mi sol y yo tu luna… Nací para amarte, para amarte… Y es que ¿qué decir qué hacer?... Sólo quería enamorarte…

SE CRUZARON Cruzaron se nuestras miradas


Cuando el sol ya se escondía Tras las siluetas de las casas De una ciudad que ya dormía. La lluvia cesó dejando Paso a una brisa fresca Y es que ya habíamos llorado tanto Como para inundar la tierra Que pisan tus pies descalzos Perpetuando en ellos tus huellas Y aunque lejos esté de ti Al mirar tus pisadas Solo las tendré que seguir Y se volverán a cruzar nuestras miradas, Porque siempre iré tras tus pasos Y tus pasos tras los míos te encaminarán Porque siempre seré la mano Que nunca te soltará Y dirás que son solo palabras, Yo te digo que es mucho más. Y dirás que la gente cambia, Yo te digo que no cambia jamás. Así que mírame a los ojos y verás que no miento Y solo haz caso a mis labios Cuando quiera vestir tu cuerpo Con besos dulces, besos apasionados, Besos que no olvides ni despierta ni en sueños. Deja que me despierte con tus ojos negros, Que “te amo” sea la primera palabra Que diga por el día, y la última por la noche. ¡qué bello sería! Dejar que en mi cuello se pose Una de tus deseadas caricias Sin preguntar si será la última Porque ya no habría sueños rotos Ni sonrisas perdidas Porque seríamos un “Somos” Somos un presente, somos un hecho, Y no ansias que se mecen En la nostalgia de mil recuerdos. Y es que solo volaré contigo, Tan alto hasta perdernos. Y es que solo volarás conmigo Para siempre querernos. Seré tus dos mitades, Así podrás quererme En los días pares y en los impares De todos y cada uno de los meses De cada uno de los años Que te queden por vivir Pero siempre a mi lado


¡Qué bello entonces vivir! Cruzaron se nuestras miradas Cuando el sol ya se escondía Y desde entonces nuestras pisadas Se dibujan en el suelo, unidas… Desafío al bravo mar Desde lo alto de un acantilado. El aroma a sal Me envuelve por entero Se quiebra mi aliento Al susurrar tu nombre No oigo el mar y no veo La lejana luz del faro. Sólo puedo pensar en ti: Pensarte, soñarte, amarte… Cómo las olas se rompen En las rocas a mis pies Como un vaivén cada noche Y te olvido y te recuerdo una y otra vez Y sin remedio vago hasta llegar Al borde de este acantilado Deteniéndome ante el mar Dudando si quedarme o saltar Como barco a la deriva, Como barco sin timón ni capitán, Entregarme al bravo mar. Como un día a tus besos me entregué Sin límites, sin miedos, Con todo mi ser…

ESPÉRAME


Confía en mí Cuando digo “Volveré” Confía en mí. Espérame… Espérame junto al helecho En el que grabé tu nombre Aquella fría noche Del pasado invierno Espérame junto a los besos Que dejé esparcidos Semi ocultos por el suelo Y dibujan el camino Que te lleva a mí Espérame junto a la sonrisa Que clavé en tu ventana Y así al mirar tras ella Vuele a tus labios y sonrisas también. Espérame… Espérame junto a la estrella Que colgué en tu techo Que brilla en esa oscuridad Que reina en tus recuerdos Y te haga soñar con el mañana Cuando ya no haya que esperar Confía en mí, porque volveré Tan sólo espérame…

Poemas y otras Mentiras (parte 1)  

Recopilación de poemas escritos desde el año 2007 hasta 2010.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you