__MAIN_TEXT__

Page 1

carOL HULLIN 2/5

la heroína de la legua

Basada en el libro “Volar Alto” de

Eduardo Gomien FUNDACIÓN PODEMOS CHILE


SOBRE EL AUTOR Eduardo Gomien es estudiante de Ingeniería Comercial en la Universidad de los Andes y uno de los fundadores del movimiento Podemos Chile, enfocado en promover historias de chilenos y chilenas que han dejado atrás la pobreza y cumplido sus sueños, motivando a miles más a perseguir los suyos.


Introducción

L

a historia que estás por leer es una historia de sacrificio, como la de muchos chilenos. Es la historia de alguien que se planteó un sueño y luchó hasta cumplirlo. Es el camino recorrido por una persona que no dejó que la sociedad, los prejuicios, el lugar donde nació ni la falta de oportunidades le pusieran límites. En definitiva, es la prueba viviente de que las dificultades suelen preparar gente común para un destino extraordinario. En la Fundación Podemos Chile, hemos decidido lanzar esta colección de historias para que sirvan de ejemplo e inspiración, en especial para la nuevas generaciones, entendiendo que los caminos hacia la felicidad son muchos y cada uno debe construir el suyo. Lo importante, es saber que ese camino se comienza dando el primer paso, que es mirar al futuro, plantearse una meta alta y no dejar que nada ni nadie nos ponga límites. En esta colección de 5 historias, se presentan las vivencias de Marcelo Pino, Carol Hullin, Marco Lincoñir, Mariana Sandoval y Carlos Albornoz. Confiamos en que lo vivido por estos héroes y por muchos otros que permanecen hasta hoy en el anonimato, nos ayuden a sembrar no solo optimismo sino también la convicción de que en cada chilena y en cada chileno, hay un héroe escondido que está a la espera de ser despertado.


4 | VOLAR ALTO

la heroĂ­na de la legua Carol hullin | De La Legua al Banco Mundial


carOL HULLIN | 5

C

arol Hullin es una de esas personas maravillosas que encuentra la felicidad en el servicio a los demás. Enfermera de profesión y preocupada del cuidado de los demás por vocación, Carol tiene un doctorado en informática y un post-doctorado en inteligencia artificial. Hoy, ocupa un elevado puesto en el Banco Mundial, adonde llegó gracias a su increíble esfuerzo y determinación a lo largo de una carrera llena de obstáculos, que no comenzó precisamente en la cumbre. Nació el 3 de febrero de 1970 en la población La Legua, al sur de Santiago, en condiciones de extrema pobreza. Su infancia se desarrolló en un ambiente muy precario. Vivía en una mediagua y nunca tuvo baño en su casa, por lo que tenían que ir al de otras personas. Recuerda cómo, de niña, pensaba que sus primos eran ricos porque tenían uno. A los siete años, comenzó vendiendo dulces en las micros, para aportar de alguna forma en su casa. En ese entonces, la escasez teñía todo a su alrededor. Contribuir de alguna forma, ya fuera llevando dinero o comida a su casa, era obligación. Muchas veces, cuando terminaban las clases en su colegio, iba directo a la cocina del establecimiento a ayudar a lavar platos y ordenar, con lo que recibía como pago un tarro de alimentos que llevaba, ceremoniosamente, a su hogar. De la convivencia familiar no guarda buenas memorias: alcoholismo, drogadicción y violencia. En la pobreza material e intelectual, todo es muy físico. Los problemas se resuelven con golpes, al tiempo que las drogas se transforman en perfecta escapatoria a una vida que no parece mostrar demasiadas salidas. Pero Carol tenía otro espíritu y procuraba mantenerse alejada de ese tipo de conductas. Primero aprovechaba su pasión por el deporte para permanecer al margen, y más tarde su interés religioso, la llevó a cuestionarse si tenía vocación de monja.

Una ingrata etapa escolar En su paso por la enseñanza escolar, no se destacó como una buena alumna. Y no es de extrañar pues su principal preocupación era la comida, y el único


6 | VOLAR ALTO

como siempre ocurre en la vida, hay personas especiales que se transforman en guías o mentores, para ayudarnos en nuestro camino hacia la maduración.

horizonte, sobrevivir. Asistió a varios establecimientos, y la enseñanza media la cursó en un colegio en La Florida, cerca del campamento Benjamín Vicuña Mackenna, donde vivía. Ahí lo pasó muy mal y su rendimiento académico fue deplorable. Fue víctima de repetidos matonajes de parte de sus compañeros, quienes muchas veces le decían “tarada”, porque aprendía más

lento que los demás. El ambiente no era bueno y esta pequeña estudiante ponía especial empeño en descuidar su aspecto femenino. Un día tomó la decisión radical de cortarse el pelo como hombre, pues veía cómo todas sus compañeras quedaban embarazadas, y ella no quería traer un hijo a un mundo así. Con el tiempo, ella fue creciendo y su interés por el deporte le hizo soñar con estudiar pedagogía de educación física. En tercero medio, el profesor Alfredo Doren comenzó a incentivarla con el lanzamiento de la jabalina. Como siempre ocurre en la vida, hay personas especiales que se transforman en guías o mentores, para ayudarnos en nuestro camino hacia la maduración. Para Carol, ese guía, ese “ángel guardián” como ella lo llama, fue ese maestro. Él, con una vocación maravillosa, le ayudó a asistir a un gimnasio, le prestó libros para que se educara en temas deportivos, y le dio información acerca de dónde podía estudiar, qué becas se ofrecían, etcétera. Conocerlo a él, le dio a esta joven no solo esperanza, sino también la hizo sentirse por primera vez el centro de atención. Recuerda cómo mientras ella trotaba por la avenida Portales en San Bernardo, Alfredo acompañaba la ruta desde un auto dándole ánimo para seguir. Pero el destino intervino y, al salir de cuarto medio, cuando Carol tuvo que operarse de un quiste, algo le hizo meditar sobre las opciones que ofrecía su futuro. Todo el proceso de operación y recuperación que vivió le hizo darse cuenta que le encantaba el cuidado de las personas, por lo que cambió el rumbo


carOL HULLIN | 7

Su infancia se desarrolló en un ambiente muy precario. En el colegio decidió cortarse el pelo “como hombre” para no quedar embarazada.

que se había trazado y tiempo después, entró a estudiar Enfermería en Enac (Escuela Nacional de Capacitación, institución sin fines de lucro perteneciente a la Iglesia Católica).

Estudios superiores Si para Carol la etapa escolar fue difícil, los años de estudio de enfermería fueron muy bonitos: conoció gente especial, supo lo que era misionar, parti-


8 | VOLAR ALTO

cipó en la organización Jóvenes sin Frontera e hizo amistades con personas que vivían en diferentes partes de Santiago, lo que para ella era conocer un mundo radicalmente distinto. Una vez egresada, trabajó durante un año. En paralelo, sin recursos y con una carrera que proyectaba pocas posibilidades de ascenso, decidió inscribirse en todos los cursos de capacitación que aparecieron en su camino. La idea era ir avanzando de a pequeños pasos hacia una carrera mejor, y así fue como llegó, buscando y buscando, a un trabajo como asistente auxiliar en neonatología, donde los 14 meses que trabajó la hicieron sentir independiente. Pero una nueva piedra le esperaba en su camino: un día a la salida de su parroquia, fue asaltada violentamente por un grupo de jóvenes que le robaron como ella afirma lo poco que tenía. Como es lógico, esta con seguridad, experiencia la dejó muy impactada. Sin una de las claves embargo, lo que más le dolió no fue para dejar atrás la eso, sino que cuando llegó a su casa pobreza y abrirse y contó lo sucedido, nadie le creyó. La paso a la adversidad, mujer se sintió humillada y por com- fue el hecho pleto abandonada. de nunca estar Ese hecho la sumió por unas se- conforme. Incluso manas en un período de meditación y dentro de la pobreza, maduración. Pensó sobre su vocación, ella siempre estuvo sobre su futuro. Reflexionó acerca de inquieta y buscando la vida que llevaba, y descubrió que atentamente no quería seguir ahí. Decidió escapar. cualquier Ir lo más lejos posible. oportunidad que Así, contactó a un tío que vivía en pudiera aprovechar. Australia. A los pocos días, él -a quien no veía hace años-, en un acto de enorme caridad y entendiendo la crisis por la que pasaba su sobrina, le compró un pasaje solo de ida, para que se aventurara a buscar nuevos horizontes y oportunidades.


carOL HULLIN | 9

El punto de inflexión Armó un bolso y partió sin pensarlo mucho. A los pocos días de llegada a Australia, entendió que tenía por delante un desafío gigantesco y la alegría que sentía se transformó en preocupación en cuanto vio lo difícil que sería adaptarse para una chilena que, de inglés, no hablaba una sola palabra, y cuyos conocimientos básicos dejaban mucho que desear. Al llegar, su tío la acogió por un plazo de seis semanas para que se adaptara, luego de las cuales Carol se trasladó a un alojamiento propio. Moviéndose a tientas por lo desconocido, no se quedó tranquila. Y como ella misma afirma con seguridad, una de las claves para dejar atrás la pobreza y abrirse paso frente a la adversidad, fue el hecho de nunca estar conforme. Incluso dentro de la pobreza, ella siempre estuvo inquieta y buscando atentamente cualquier oportunidad que pudiera aprovechar. Y así lo hizo en Australia. En ese país, existe una excelente política hacia los inmigrantes, cuyo objetivo es traspasar cuando antes la cultura y forma de vida australiana para que ellos se integren prontamente a la sociedad. En este sentido, había disponible un sinfín de cursos y talleres gratuitos, de los cuales la empeñosa enfermera -al igual que lo había hecho en Chile con anterioridad- tomó todos los que le fue posible. Pero su mejor aprendizaje ahí, no fue el idioma o la historia del país, sino conocer a una profesora irlandesa que se transformó en un nuevo ángel guardián en su vida, y que se abocó a guiarla y ayudarla. Ella tenía claro que era lenta para aprender, y eso se erguía como una barrera limitante, que la separaba de su verdadero potencial. Pero la profesora irlandesa le dio comprensión y la guió para que esa dificultad -que en Chile había sido motivo de discriminación pues la trataban de tarada-, la canalizara como un desafío. Y sin saberlo en ese momento, esa debilidad se transformaría más adelante en fortaleza. El ejemplo anterior, muestra cómo el contacto con la irlandesa fue determinante para el futuro de Carol, quien se sintió integrada a la familia de la profesora. Aprendió a comportarse con modales y se vio inmersa en un mundo fascinante. Mientras sus años en Chile había vivido en un penoso esfuerzo diario


10 | VOLAR ALTO

Carol en Australia.

por sobrevivir, su nueva mentora le enseñó a mirar más allá del día a día, para planificar el futuro con perspectiva. Con los meses, encontró trabajo en un asilo de ancianos. En ese lugar la incentivaron a continuar con sus estudios pues veían capacidades y motivación. Fue así como, recordando también el consejo de su tío, que recién llegada a Australia le había dicho que los únicos que triunfaban eran los que estudiaban, ella decidió dar el salto desde los cursos de inglés y cultura a un Bachillerato en Ciencias de la Salud en la Universidad de Melbourne. El primer año fue desastroso. El bajo nivel de inglés sumado a la casi total ausencia de disciplina en el estudio tuvieron efectos negativos en el rendimiento académico. Acostumbrada a la educación chilena, donde el profesor traspasa


carOL HULLIN | 11

los conocimientos como “lanzándolos con una pala hacia los alumnos”, para la inmigrante fue difícil acostumbrarse a un sistema donde todo es autogestionado y depende del alumno. En definitiva, tuvo que aprender a ser universitaria. Pero, poco a poco, se fue integrando y, en la medida que entendió los beneficios de ser la protagonista de su propia educación, su rendimiento mejoró radicalmente. Así, bastante más adaptada en el segundo año, fue electa presidenta de un club y del centro de alumnos, lo que acompañado de la notable mejora en sus calificaciones le permitió terminar entre los mejores estudiantes de su clase, especializándose en un Año de Honor de enfermería y psiquiatría.

El momento estelar Tras su considerable desempeño, la universidad la invitó a hacer un Año de Honor -privilegio reservado solo a los mejores alumnos-, que equivale a una maestría donde se debe desarrollar un proyecto propio de investigación. Ella decidió hacerlo dentro del hospital de psiquiatría, donde a esa fecha se desempeñaba como jefa de servicio. Todavía recuerda con claridad el día en que se acercó al director del hospital, y le alegó porque había que usar demasiado los computadores, cuando ella lo que quería era cuidar pacientes y no estar frente a una pantalla. Entonces, el director le respondió con un desafío. Le dijo a Carol que si lograba “nunca dejé que demostrar que los sistemas informátila escasez de la cos hacían más ineficiente la labor de pobreza me limitara. atención, él se encargaría de sacar todos siempre fui busquilla los computadores. Para eso, le dieron y estuve pendiente todo el tiempo del mundo, además de tomar cualquier de un sueldo. Ella se dedicó de lleno oportunidad que a estudiar el tema, transformándolo viera en el camino, en su investigación del año de honor. aún cuando no sabía Sin embargo, a poco andar se dio si me iba a servir de cuenta que estaba equivocada, y quedó completamente fascinada con el algo en el futuro.”


12 | VOLAR ALTO

nuevo mundo de la informática que se abría frente a sus ojos. Tras entender que el uso de sistemas computacionales permitía minimizar errores y mejorar exponencialmente la atención de pacientes, la chilena se sintió determinada a conocer a fondo el tema. La apertura y honestidad intelectual de reconocer su error, le permitieron canalizar toda su pasión por el cuidado de enfermos hacia el área tecnológica que mejora ese servicio. Y ahí vino el salto. Terminada la investigación de su Año de Honor, Carol se atrevió a soñar en grande, y quiso llevar su análisis desde el hospital de psiquiatría a todo el sistema nacional de Australia, para lo que siguió un Doctorado en Informática en Salud, el que realizó completamente becada. Durante un par de años trabajó con esfuerzo en su tesis y terminó haciendo una investigación tan notable que se le pidió que llevara sus conclusiones a la práctica: la inmigrante chilena fue contratada como asesora del gobierno australiano, con la misión de desarrollar el primer centro de informática clínica para todo el país. El éxito de su programa hizo que los estándares que ella formuló, fueran adoptados como normas de calidad por la agencia internacional ISO. Y si había resultado en Australia, ¿por qué no soñar con el mundo? Fue así como terminada su labor como asesora gubernamental, fue contratada por el Banco Mundial para aplicar sistemas de informática a mejorar las oportunidades de acceso a la salud de los más pobres. Ahora, Carol ocupa parte importante de su tiempo en reflexionar y entender dónde estuvo la diferencia. Qué fue lo que le permitió surgir, pues, evidentemente, nadie se habría imaginado que una mujer chilena, nacida en la extrema pobreza, con dificultades de aprendizaje, terminaría revolucionando la salud de los más pobres en todo el mundo. Entonces, ¿qué hizo la diferencia? Sin duda fue la motivación con que Carol se plantó frente a las adversidades y problemas. Como ella misma explica, “nunca dejé que la escasez de la pobreza me limitara. Siempre fui busquilla y estuve pendiente de tomar cualquier oportunidad que viera en el camino, aún cuando no sabía si me iba a servir de algo en el futuro”.


carOL HULLIN | 13

Carol trabajando en Australia como enfermera.

Y es que efectivamente, la pregunta no es si en la vida tendremos problemas o no, sino cómo los enfrentaremos. Lo que hace la diferencia, entonces, es cómo reaccionamos: ¿los enfrentamos y asumimos un desafío, o bien escapamos y evitamos solucionarlos? Nunca dejaremos de encontrar piedras en el camino. Un claro ejemplo, es que Carol, después de haber cursado el Año de Honor y de haber probado con creces sus capacidades, fue llamada por un director académico, quien se había enterado de las intenciones de esta mujer de seguir un doctorado. En la reunión, de manera directa y un tanto agresiva, él le preguntó que quién


14 | VOLAR ALTO

se creía ella para hacer un doctorado, pues no era tarea para una sencilla inmigrante que ni siquiera dominaba del todo el inglés. Ella no dejó que este tipo de episodios la desanimaran. Al contrario, fue un nuevo aliciente para seguir adelante. Hoy en día, lo que más preocupa a Carol es transmitir su experiencia de superación, y quiere explicarle a otros que sí es posible. Como mujer, chilena y de ascendencia aimara, reflexiona y termina la entrevista diciendo que la respuesta no está en lo material, sino en cambiar el alma de las personas. No se estudia para aumentar la cuenta bancaria, sino para ocupar los conocimientos al servicio de mejorar la vida de los demás. Y quien mejor que ella para enseñarnos esto.


carOL HULLIN | 15

La historia del héroe chileno que acabas de leer, es una invitación a que te plantees metas altas y sueños que parezcan imposibles. Lánzate a perseguirlos con obstinada determinación. Enfrenta todos los desafíos y dificultades que puedan aparecer en tu camino con optimismo, pues solo a través del esfuerzo, el compromiso y el trabajo duro se logran cosas increíbles. Avanza sin dudar hacia tus sueños, sabiendo que no existen más barreras que las que tú mismo te pones.

www.draft.cl

Te invitamos a que pienses: ¿cuál es tu sueño? ¿cómo vas a alcanzarlo?


16 | VOLAR ALTO

CHILE NECESITA HÉROES Chile es un país maravilloso donde existen muchos héroes que permanecen ocultos. Esos héroes son hombres y mujeres de carne y hueso que han tenido que luchar contra todo para cumplir sus sueños y los de su familia. Hoy en día es cuando más necesitamos conocer sus historias, y saber que pese a todas las dificultades, sí es posible alcanzar metas altas y sueños que parezcan imposibles. Solo se necesita esfuerzo, perseverancia y creer en uno mismo. En este folleto se presenta la historia de Carol Hullin, una verdadera soñadora que nació en La Legua y llegó a convertirse en asesora del Banco Mundial. Te invitamos a conocer su historia, esperando que sirva de inspiración para que las nuevas generaciones enfrenten sus desafíos con optimismo y perseverancia.

Profile for Podemos Chile

Carol Hullin, La heroína de La Legua  

Carol Hullin, La heroína de La Legua  

Advertisement