Page 40

Página 40

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

El Adviento en la Parroquia Terminó diciendo el profesor Márquez, “de la misma manera que la oración le sirvió a Jesús para prepararse, nos ayude a cada uno de nosotros para prepararnos para recibir a Jesús en la Navidad y siempre”. En la segunda parte del Retiro, el también profesor universitario y colaborador de la Parroquia, Dagoberto Alonso conversó sobre el Adviento en nuestra Parroquia. Qué nos ofrece el Adviento en nuestro diario vivir, fue el primer cuestionamiento que lanzó el profesor Alonso. “Nos tendríamos que fijar en lo que significa la palabra adviento y ya el hermano Márquez nos habló del significado, pero, qué significa para nosotros. En los tiempos antiguos, esa celebración de la llegada profana, duraba mucho tiempo. La Iglesia sin embargo, nos lo presenta con una doble finalidad: primero, la preparación a la segunda y definitiva venida del Señor, revelando su verdadera identidad como Hijo de Dios. También tiene otra finalidad que es con la preparación de la Navidad que junto con la Epifanía celebra la encarnación y manifestación del Señor en la Historia Humana, haciéndola la Historia de la salvación”, expresó Alonso. ¿Cómo celebramos el adviento en la Parroquia? En el primero domingo de adviento se nos invitaba a prestar atención a que estuviéramos despierto no sucediera que el Señor pasara de largo y no estuviéramos vigilantes. En el segundo, la llamada es más precisa: arreglar nuestras casas porque recibiremos una visita muy importante, un huésped muy distinguido y debemos abrir la casa con una buena confesión, con lecturas y meditaciones. Este huésped habrá de nacer después del Tercer Domingo de Adviento… En Navidad. El tercer domingo la Iglesia le conoce como Domingo Gaudete (Domingo de Regocijo). Debemos experimentar gozo porque se acerca la venida del Señor, su nacimiento. Eso nos debe alegrar por lo que el sacerdote cambia su vestimenta del morado al rosado porque debemos estar alegres por la proximidad del nacimiento del Señor. En el cuarto domingo de adviento, Jesús – en el libro Comentarios Dominicales a la Liturgia – expresa que Jesús es hijo de buen padre. Por ello la identidad de Jesús en víspera de la Navidad tenemos que internalizarlo en nuestros corazones. Saber quien era el padre, la madre y cada acción de Él. Un refrán común decía: El nombre es significación. Por ello el Ángel le dijo a José cuál sería el nombre del Niño. Dice la Escritura: “María dará a luz un niño y tú le pondrás por nombre Jesús porque Él vendrá a salvar nuestros pecados”. A eso ha venido Jesús a salvarnos, expresó Alonso. ¿Quién es la Madre? María, la escogida desde toda la eternidad y hay que ver su sencillez en cada acto; en la cruz, al retirarse para que su Hijo surgiera… Es maravillosa esta devoción por Jesús que nace en estos días pero, también a María su Madre, caminante con Él y que tantas de nuestras esposas, madres, hermanas también caminan para hacer un Puerto Rico mejor y una sociedad más comprensiva. Así terminamos con el Cuarto Domingo de Adviento: Jesús Hijo de Padre conocido… San Juan de Ávila contemplaba atónito cómo un sacerdote celebraba la Eucaristía sin devoción y con cierto descuido y sufría en su interior esta afrenta a Jesús. Subió al altar y musitó a oídos del sacerdote “cuídamelo bien, es Hijo del Buen Padre”. La identidad de Jesús en víspera de la Navidad, se evoca en la liturgia con los momentos previos al nacimiento como son la Anunciación y la Encarnación en el seno de la Santísima Virgen María.

El Maestro y Yo  

Revista Trimestral de la parroquia Jesus Maestro

El Maestro y Yo  

Revista Trimestral de la parroquia Jesus Maestro