Page 4

Página 4

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Los Evangelios: Camino de Vida

P. Faustino Burgos Brisman, C.M

Lo que escribió Jesús.

Narran los evangelistas que Jesús, nació en Belén de judea, pues así lo había anunciado el Profeta (Mi 5,1). Nació en Belén, pero se crió, creció en Nazaret de Galilea (Mt 2,23; Lc 4,16) que era la aldea, pueblo o ciudad de su madre, María (Lc 1,26). Allí, como hemos dicho, creció, aprendió el oficio de su padre, san José (Mt 13,53; Lc 4,22-23) y, muy probablemente (aunque como Dios que era no lo necesitaba), asistió a alguna escuela rabínica (esto, aunque no consta, hemos de suponerlo). De seguro que era conocido entre sus coetáneos, pues cuando se presentó en la sinagoga, todos le conocían y se maravillaron de sus palabras (Lc 4,22), es después en la aplicación que hace, cuando ellos le rechazan (Lc 4,28). Teniendo presente lo expresado anteriormente, hemos de deducir, que si Jesús sabía leer, y así lo hizo en la sinagoga de nazaret (Lc 4,18), también sabía escribir. De esto, una vez consta en los evangelios que escribió. ¿Cuándo? En el momento que le llevaron a aquella mujer que estaba con un hombre que no era su esposo (Jn 8,6). ¿Qué escribió

en aquél momento? No sabemos, no consta qué escribió (Hay quienes se aventuran a decir que estaba escribiendo los pecados de los acusadores de la mujer –creo que esto está lejos de ser en Jesús, por lo respetuoso que era de la persona; otros dicen que recordaba los mandamiento, o bien escribía sobre la misericordia de Dios… Pero, ¿escribió el Maestro alguna obra? ¿Dictó a los Evangelistas, cuanto contienen los evangelios? La respuesta es NO! Eso no era primordial ni necesario en el anuncio de su mensaje. Él era la encarnación del Verbo, de la Palabra creadora, su sóla presencia, su sóla Palabra lo

realizaba y podía todo. De manera que no necesitaba escribir, tampoco dictar su mensaje a quienes Él mismo escogió, pues su modo de ser, de actuar era y es lo suficientemente impactante para llenar –como de hecho fue-, la vida y la acción misionera de los Apóstoles. Jesús de Nazaret, no escribió ni dictó obra alguna. San Juan, el discípulo amado dice –tal vez con algo de exageración-, “Hay además muchas cosas que hizo Jesús. Si se escribiera una por una, pienso que ni todo el mundo bastaría para contener los libros que se escribieran” (Jn 21, 25).

El Maestro y Yo  

Revista Trimestral de la parroquia Jesus Maestro

El Maestro y Yo  

Revista Trimestral de la parroquia Jesus Maestro