Page 30

Página 30

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Cada piedra preciosa fue tu envoltura, la sardónice, el topacio, el jaspe, la crisolita, y el ónix y el berilio, y el zafiro, y el carbunclo y la esmeralda. Para los que saben las propiedades de las piedras preciosas, es evidente — para su mayor asombro— que ninguna está ausente de entre ellas (con la única excepción del carbunclo), sino que hay de ellas gran abundancia. De modo que cuando —por mi deleite en la belleza de la casa de Dios— la belleza de las gemas multicolores me ha sacado de mis eternas tribulaciones, y la digna meditación me ha indu cido a reflexionar, transfiriendo lo que es material a lo que es inmaterial, acerca de la diversidad de las sagradas virtudes: entonces me parece que me veo a mí mismo habitando, como quien dice, en una extraña región del uni verso que ni existe por completo en el limo de la tierra ni enteramente en la pureza del cielo; y que, por la Gracia de Dios y anagógicamente, puedo ser transportado desde este mundo inferior a un mundo más elevado.

Como las estrellas, la iconografía de las piedras preciosas pertenece al cuerpo mariano. Para Suger, este edificio, que se propone como el cuerpo de la esposa, se constituye en sí mismo como el umbral donde se operan las transformaciones de lo material en inmaterial y viceversa. El milagroso vientre de la virgen es, en estas escenas, el verdadero espacio sagrado: el abismo que se abre entre la profecía y el cumplimiento. Recordemos, en lo alto de la puerta principal de la catedral, a Cristo en su majestad, el pantocrator cómodamente ubicado dentro de la almendra que lo signa, y que no puede más que remitirnos a María como puerta invaginante que contiene el nuevo mundo creado por el nuevo pacto. Se trata de imágenes tan poderosas que, de la catedral y de las hieráticas pinturas de la Baja Edad Media temprana, pasarán con su iconografía casi intacta a los lienzos renacentistas y barrocos. V. Final Soy plenamente consciente de que se me quedan muchos temas y cabos sueltos. A fin de cuentas, estos espacios anagógicos no tienen fin y abruman por el vértigo de su mera cantidad. Espero que estas intuiciones que he traído hoy ante ustedes estimulen esa concordia para adentrarnos cada vez más en estos espacios que parecen no tener fin. Muchas gracias. NOTAS BIBLIOGRAFIAS 1 Marina Warner. Tú sola entre las mujeres. El mito y el culto de la Virgen María. Madrid: Taurus (1991), p. 237. 2 Omar Calabrese. ‘ “Aspectos” de la Anunciación’. Cómo se lee una obra de arte. Traducción de Pepa Linares. Madrid: Cátedra (1999), p. 96. 3 Erwin Panofsky. Perspective as Symbolic Form. Traducción de Chistopher Wood. New York: Zone Books (1991), pp. 57-58. 4 Ibid., p. 72. 5 San Lucas 1, 28-30. Santa Biblia. 6 Mijail Bajtín. “El problema de los géneros discursivos”. Estética de la creación verbal. México: Siglo XXI (1982), pp. 248-293. 4 Jaroslav Pelikan. Mary Through the Centuries. Her Place in the History of Culture. New Haven: Yale U Press (1996). 8 La frase es de Paul Claudel citado por Pelikan, ibid., p. 86. 9 Mircea Eliade. Lo sagrado y lo profano. Barcelona: Paidós (1999), pp. 21-22. 10 Abate Suger. “De administratione”. La catedral: documentos de trasfondo. Lilliana Ramos Collado, ed. y trad. (2000), p. 24.

LA AUTORA Dra. Lilliana Ramos-Collado

Lilliana Ramos-Collado, Ph.D. (Puerto Rico, 1954) es una persona feliz. Además, es curadora del Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico. Es catedrática en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico, donde dicta cursos de teoría e historia de la arquitectura. Dicta cursos graduados de arte y literatura como profesora invitada en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe. Publicó los poemarios poemas para despabilar cándidos (1981, Premio Revista Sin Nombre 1976) y reróticas (1998). Ha publicado artículos de comentario cultural, de crítica y teoría literarias, de fotografía, arte y arquitectura en catálogos, libros colectivos, y en revistas generales y profesionales. Dirigió la Editorial del Instituto de Cultura Puertorriqueña, y editó su Revista. Codirigió la Revista Reintegro de las Artes y la Cultura y también Nómada: teoría, creación crítica. Fue editora senior de la revista ArtPremium. Sus libros más recientes son Jean-Michel Basquiat: una antología para Puerto Rico (MAPR, 2006), Inés María Mendoza: En sus propias palabras (FLMM, 2008); Arnaldo Roche Rabell: Azul (en colaboración con Ivette Fred, MAC, 2009), Careos/Relevos: 25 años del Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico (MAC, 2010), Largo saber, breve palabra: citas y pensamientos de Inés María Mendoza (en colaboración con Ivette Fred, FLMM, 2010), NosOtros: David LaChapelle’s Humanity on the Edge (MAC, 2011), una edición crítica y comentada de la novela Garduña, de Manuel Zeno Gandía (UPR, 2010), y el poemario Últimos poemas de la rosa. Ejercicios de amor y de crueldad (Sótano Editores, 2012).

El Maestro y Yo  

Revista Trimestral de la parroquia Jesus Maestro

El Maestro y Yo  

Revista Trimestral de la parroquia Jesus Maestro