Page 25

El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 25

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico lar propuesta pictórica que nos presenta el motivo de la Anunciación hace más elocuentes las diferencias entre estilos epocales en momentos en que los estilemas demuestran un insistente trasvasamiento y una pertinaz indecibilidad? En fin, ¿cómo nos sirve la serie cultural que hemos titulado “La Anunciación” para hilar fino en las distinciones y las convergencias entre lo que atañe a la continuidad iconográfica y lo que atañe a la transformación de los estilos pictóricos a través de las épocas? Estamos ante un verdadero reto investigativo. Veamos.

II. Elementos iconográficos de la Anunciación

La escena que lleva por título “La Anunciación” se refiere, como ya hemos visto, a uno de los momentos más significativos en la historia sagrada cristiana: la aparición del ángel Gabriel ante María. La escena, narrada en San Lucas, reza así: Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. Mas ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras, y pensaba qué salutación sería ésta. Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado la gracia delante de Dios. Y ahora concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús. [...] Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual el Santo Ser que nacerá, será lla mado Hijo de Dios. Y he aquí que tu parienta Elisabet, ella también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril; porque nada hay imposible para Dios. Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia. La exégesis medieval y la acreción popular de este pasaje adjudican una serie de objetos, personajes y poses a los distintos elementos que configuran esta anécdota, usualmente reconocible mediante lo que Panofsky clasifica como un “análisis iconográfico de los motivos artísticos” que la tradición le ha asignado al tema que conocemos como “La Anunciación”. Por ejemplo, de la actitud de sorpresa que demuestra María ante la irrupción del ángel se infiere el carácter sobrenatural del acontecimiento, que presumiblemente funda la radical diferenciación representacional entre el ángel y su entorno, y María y su entorno. La venida (entrada) del ángel constituye el gesto que Dios repetirá al entrar (como sombra) en María para que él “encarne” y ella “conciba”. La importancia del gesto de la anunciación —que desemboca en la casi simultánea encarnación— se transmitirá al espectador mediante la insistente reduplicación del mensaje de Dios: a la presencia del ángel pueden sumarse una paloma que desciende, la figura de un niño diminuto que vuela hacia María, un rayo de luz que emana de Dios en dirección de la

El Maestro y Yo  

Revista Trimestral de la parroquia Jesus Maestro

El Maestro y Yo  

Revista Trimestral de la parroquia Jesus Maestro