Issuu on Google+


Sobrevuelan la luz de las rotiserías fantasmas activados por fracaso y vacío. Nada decís. Vas actualizando la hoja según la información que el mundo impone. No a la periodicidad de los centros, ni a las vagas formas del humor. Una antena chiquita vibra con las inflexiones del clima. Se dobla toda. Llueve y de las cabezas que se mojan sale y se perfuma Villa Crespo con el olor de la conciencia. El gusto a sangre batida después de que te la ponés. Nada decís de los que cuelgan la bandera en el balcón. De los que viven bailando. De los árboles tapando las ventanas. Las veredas rotas acanalando agua de la fría lluvia. Este enero es el mes más feo, hace que los aleros goteen y perturba con alegría a los limados. 

de las callecitas de Guaminí recuerdo en igual medida el aullar de los molinos y el sonido de los caños de las bicicletas contra los postes de madera.

*** Sebastián Morfes nació un verano de 1976 en un monoambiente en el centro de Bahía Blanca. Es un trabajador informal de las industrias de la cultura y la publicidad. Es vegetariano. Publicó Oso Frávega (edición de autor), El jardín de los poetas (2001) y Parque Illia (2004) estos dos últimos por VOX. Emite desde http://bomboimantado.tumblr.com

¿el mundo tiene algo circulatorio? Digo porque   estando acá tan cerca no pude evitar el patio; estaba fresco y el cielo cambiaba. Todas las otras personas se ataban el abrigo al cuello. Volví y, creeme, cada cuadra era entrar en ese tibio desorden. Había, ayer, una luna grande. La nombramos y empezó a trabajar en nuestras cabezas. Pero en la mía  más. Un aire acondicionado me congela las muñecas mientras trato de dormir. Ayer algunas cosas me parecieron lindas, cosas que escuché, las confusiones y caminar. Insisto en dormir y es como enfrentarse a una siesta. Se me engancha una uña abajo de la almohada y entro en un estado. Pensé hoy que en mi cabeza capaz hay un producto.

A esta hora ayer bailábamos

Pero aparte, a vos Florencia Parva bajando la vista ante los chabones esas tardecitas del verano de aquel año lleno de crisis.

Enero en Buenos Aires es el mes más feo

Moesta et errabunda


PLUP :: Sebastián Morfes