Issuu on Google+


Algunos se preguntarán… ¿y la número 3? De aquella revista impresa solo 3 o 4 copias se fecundaron en nuestro taller, e inconclusa aun, las lleve a difundir de regalo a Rancahua (Chile) con la intención de que allá se terminara de complementar… ¿ y qué paso ? Los archivos digitales de la revista se me borraron por culpa de un virus, el PC se formateo, el pendrive que respaldaba se echo a perder y de las revistas impresas… nunca más supe… en fin… aquí va la 4… La revista en sus comienzos tenía la intención de publicarse mensualmente… Eso nunca ocurrió… Que se joda el tiempo y sus cadenas, rutina y esquemas, pluma y mente atemporal, cuando se me/nos antoje, todo a nuestro ritmo personal. Redacción y diseño: Tomás Vidal Colaboración de Nico Campe, en algunos dibujos… Dibujo portada: Extraída de la web.


Ya estamos en la carretera, quemando el sol arriba y quemando el pavimento abajo. Las ráfagas de viento emitidas por los autos, camiones y demás vehículos que pasan sin mirarnos si quiera parecen ya burlarse de nuestros pulgares que se extienden junto con cínicas sonrisas que buscan quien nos lleve; rumbo al norte, nuestro primero destino, la Tirana y su fiesta ¿Pagana o católica? Después de 3 o 4 días, no me acuerdo muy bien, entre camiones, pequeños y grandes, entre personajes, metaleros y expropiadores, entre lecturas y peleas, cervezas, cigarros y mujeres, llegamos temprano con el Nico al pueblo de la Tirana, justo la mañana después de la víspera de la fiesta. Sentados sobre nuestras mochilas nos dedicamos a observar el ajetreo de la plaza, ya se arma todo de nuevo; los desfiles, los músicos, los bailes, las enormes filas para comprar pan. Pueblo chico; buscando donde llamar por teléfono a mis amigos que debían ya estar acá, me tope antes con ellos caminando, tambaleando por la plaza y nos llevaron al campamento, atrás, en el árido desierto…


Quisiera tener alas para volar, para volar… volar por el espacio en libertad… Caminos sin fronteras quisiera hacer, sin razón ni motivos para volver. En libertad como los pajarillos, en libertad… que nadie me pregunte a dónde vas. Quisiera ser espuma y ola en el mar. En libertad, como los pajarillos, en libertad…


Hoy yo quisiera saber ¿Cómo Estás sin tu voz? Yo, bien, Pregunto por si Te vas Llévame también. No puedo enviarte mi canción No puedo cantarte mi calor Sólo hay tiempo para trabajar O para ignorar y festejar Sé que todos nos sentimos bien Pero hay algo que va en el ser Con un hambre que no es de PAN ¿qué tan lejos podría llegar recorriendo todo este país Y llorando en cada habitación?

Durante el viaje, el nico, campe, de Chirimoya Triste, otra banda como esta (Solterona en escabeche) ha estado constantemente difundiendo estos temas. Cantando con su guitarra en la playas, en la plazas, en los hostales, en las calles. Este tema fue uno de los que más me ha gustado…

Este país siempre ha estado al revés Yo lo conozco desde Pinochet Siempre la idea de que pa crecer Hay que vender lo nuestro y comprar el poder De todas formas siempre la historia Ha continuado inundando memorias Yo ya no creo en la constitución Es más seguro un juego de rol La institución que los cambios genera Pide consejo a la bolsa extranjera Pa no ser menos el hombre de hoy Sigue en silencio, no sé dónde estoy COMO SI NO HUBIERA QUE HACER Este país debe darle el bajón A la plaga que hace que muera la flor Pulgones que chupan la savia de todos Y ocultan su culpa de cualquier modo Hay que aprender a decir “esto es mío, Porque es mi derecho” y yo no me río Cuando les digo que hay quienes se escapan Por miedo a que alguien les vuele la raja Miran mi cara y no entienden que es Importante que todos estemos de pie Cuando nos vengan a exigir disculpas No hay que achicarse con hijos de puta…


De la playa es blanca la arena, rocas corroídas por el mar… y la tierra infértil arriba, desechos son comprimidos de baratas construcciones. Patines y muslos bronceados por la ciclo-vía a un costado de la costanera, cual construyen fuera de temporada, los obreros que vienen del alto sin respirar la brisa y fragancia que turistas cenan mientras observan en el horizonte el erotismo del crepúsculo… Fuera del recorrido turístico, subiendo, pequeños sudados, gotas de polvo que corren convertidas en barro, por el rostro de palomillas chasconas que rebotan sobre los juegos inflables que viejas resoplando arman durante la tarde en la población. El casino y sus luces de colores, los trajes de tela, la elegancia del dólar en los bolsillos… y del otro lado… clandestinos tragamonedas, con vestidos de señoras que sacan de sus chaucheros grasientas monedas con migajas de aquel vuelto del pan. Llegando la noche todos los gatos son negros. De arriba bajan algunos a la disco, a la lujuria, a los desfiles, al baile bajo los focos de colores. Estos mininos sumergidos en alcohol que inunda una generación que conversa de drogas, sexo y televisión. Arriba: También hay desfiles; los pasajes quedan para humanos contorsionistas que a fuerza de zozobra caminan muertos en vida bajo los faroles quebraos, con el puño siempre apretando el poco sencillo que le conseguirán un papelillo. Abajo legal, arriba no, todos los gatos son negros en la noche. Tragan y fuman, abajo; el sonido particular de una


botella destapándose y el líquido en la garganta. Arriba; la llama en la esquina produciendo aquel gorgoreo inconfundible de un hombre que de espaldas se consume. Arriba y abajo, todo es igual. Al otro día nadie habla, nadie sabe, todos se venden… nadie observa los vómitos y nadie huele el plástico quemado. Abajo; el alcalde paga empleados y todo limpio, ofrece bonos, trabajo y turismo. Arriba; los traficantes a los vecinos regalan pan, frutas y bebidas, los cuelgan de la luz, el agua, y resisten de la ley. Arriba y abajo, todo es igual.

Llegando a arica


Si bien no somos lo más decente… quien se da el tiempo de compartir… encuentra algo más... Escarbando en mis recuerdos disecados en alcohol, encuentro retazos de algunas noches; ocultos en la arena del baño, entre rocas y olores, basura y el ruido o música de la disco en frente. Por la mañana la policía bien temprano con su particular sirena me hizo cortar la llamada de mi madre, quien por teléfono me deseaba feliz cumpleaños. -¡Desarmen la carpa y rápido! ¡Se van a tirar del morro, una muchacha, un suicidio! RAPIDO...- Falsa alarma finalmente... nos alertó un tombo, un paco, un cana, en fin… un policía en moto. Durante la tarde malabaristas y artesanos, músicos y clavas por los aires, cobre y macramé, tambores y guitarras, payasos, risas, flores, revistas, letras, acordeón y estatuas en los semáforos. Mochileros, mochilebrios... ¿Donde se están quedando? ¿Qué harán ahora? Nos empezamos a encontrar, conocer, bailar, hablar, enseñar, tomar y fumar, trabajar, comer ¡Salud! Sexo y de la fiesta, el carrete, el escabio, me fui a acostar temprano, sexo en la carpa, sueño y recuerdo un tanto borroso que esa noche ya no estábamos en la basura, entre olores y rocas, recuerdo pasto, con personalidad frente a la avenida principal y maravilloso despertar a pesar de la joda de la policía, porque cuando temprano y aun medio ebrio con el piso girando y la saliva ausente, con los labios resecos marcados con tinto vino logre abrir el cierre de la carpa y note la cantidad de caminantes que éramos, cuantas carpas eran, cuándos ojos legañosos se frotaban asombrados entre chistes, bromas y risas... ya nada podría salir mal.. Estábamos juntos y ESTO ES UNA TOMA... MAÑANA SEÑORES... NOS TRAEN ORDEN DE DESALOJO SI NOS QUIERAN FUERA... SINDICATO DE TRABAJADORES AMBULANTES, CALLEJEROS, EBRIOS Y WENA ONDA! PUNTO TURISTICO IMPRESINDIBLE DE ARICA...


Queda estrictamente prohibida la difusión de cultura y educación ambulante, pues al no pagar impuesto no cumple con la norma vigente que exige el lucro en la educación. Como

siempre,

somos

amenazados.

Ellos

que

se

acercan,

amedrentando en prepotencia. Siempre vigilados en nuestros oídos

las mismas palabras… NO LOS QUIERO VER POR ACA, LA PRÓXIMA VEZ SERAN DETENIDOS, MULTADOS Y EL MATERIAL LES SERA REQUISADO… En fin… un rato antes de aquello…. Daniel Rojas Pachas logró toparse con nosotros en la avenida 21 de mayo (Arica). Ha dejado en nuestra biblioteca un poemario Alemán traducido por él, quien también complementa el libro de forma muy precisa argumentando su entendimiento acerca de cada poema. “Morgue y otros poemas”, de Gottfried Benn. Aquí dejamos un retazo del libro… Puedes leer y/o descargar “Una pequeña dosis de Morgue y otros poemas” Fanzine en nuestro sitio web: www.editorialplumaymente.blogspot.com


“Réquiem”, “Pabellón de parturientas”, “Apéndice” y “Hombre y mujer atraviesan la barraca de los cancerosos”, son parte de esos poemas que destilan al máximo el grotesco y esperpento de los centros de saludos, espacios de encierro que corresponden a la manifestación material de la dominación del individuo, sin entrar a las ideas de Foucualt, podemos ver como pacientes importan poco y son parte de un trafico y manipulación insalubre e indignante. Estos lugares recrean la imagen infernal que todos tememos de encierro y la claustrofobia. El sanatorio o sala de experimentos en que una vida es tratada sólo como un vil pedazo de pellejo bajo el bisturí. Todo se resume en el siguiente verso del poema “El pabellón de las parturientas” En ningún otro sitio el sufrimiento y dolor importa tan poco porque aquí siempre grita algo La muerte se pasea por estos rincones rechinando sus dientes y los doctores, a la luz de los versos de Benn, parecen más bien matasanos insensibles que gritan a las mujeres en labor: “¡Puja mujer! ¿Entiendes, puja? No estás aquí por diversión. No lo contengas!!! No alargues la cosa!!! Puja incluso si te cagas encima. No estás aquí para descansar. Benn recolectó toda esta información de modo directo, es parte de su experiencia médica y sin duda de su labor en los campos de batalla durante la primera guerra mundial. Benn vivió un tiempo conflictivo, la guerra de trincheras y sus últimos días estuvieron cruzados por la presencia del impero Nazi y luego la prohibición que sufrió de mano de los aliados, no pudiendo publicar sus obras. El horror de todo el periodo de entreguerras y la locura de nuestra especie se anidan en estas páginas que no son temblorosas, al contrario, son firmes y afiladas, capaces de imponer duros cortes a nuestra entereza y desnudarnos, una mirada profunda a la carne y sus reveses.


Por último, debo hacer mención a “Café nocturno”, uno de mis poemas favoritos del libro y que sin duda marca una vuelta de turca pues en éste, Benn personaliza a los sujetos por sus enfermedades cutáneas, virales y nos expone como entes contagiosos que se relacionan intercambiando no solo pláticas y miradas, sino flatulencias, excresencias, salivas y mucosas. Un poema lleno de sarpullido, malformaciones y viscosidades en una danza con Chopin de fondo; la cacería de todos los fines de semana, hombres acechando mujeres, mujeres en busca de un novio y todos en un baile patético que se resume en un tráfico de fluidos, otra manera del autor de reducirnos a plaquetas y grasa.

Las mujeres más pobres de Berlín —trece niñas en cuarto y medio, putas, marginales, prisioneras— retorciendo su cuerpo y sollozando. En ningún otro sitio se grita tanto. En ningún otro sitio el sufrimiento y dolor importa tan poco porque aquí siempre grita algo "¡puja mujer! ¿Entiendes, puja? No estás aquí por diversión. No lo contengas!!! No alargues la cosa!!! Puja incluso si te cagas encima. No estás aquí para descansar. Esto no saldrá por sí solo. Debes presionar!" Por fin llega: azulado y pequeño. Orina y heces lo ungen. De once camas con lágrimas y sangre los gemidos le dan la bienvenida. Sólo dos ojos elevan un coro de júbilo al cielo por este pequeño pedazo de carne. Todos se marchan: desolación y placer. Y cuando muera entre estertores y sufrimientos, otros llenarán las doce camas de este pabellón.


824: Vida y pasión de las mujeres El cello se toma un trago rápido. La flauta eructa profundo en tres compases: Su sabrosa cena. El tambor termina de leer una novela policial. Dienteverdoso con espinillas en la cara le hace ojitos a conjuntivitis. Cabello Grasiento habla a boca abierta con amígdalas inflamadas. Fe, esperanza y caridad penden de su cuello. Incipiente bocio es dulce con nariz montada. Él le invita tres cervezas. Irritación de afeitada compra claveles para enternecer a papada. Bemol-menor: la Sonata N° 35. Dos ojos rugen con escándalo ¡No derrames la sangre de Chopin en esta pocilga, estos buenos para nada, no la merecen! ¡Eh, Gigi! ¡Basta! La puerta se desborda: Una mujer. Desierto calcinado. Marrón canaanita. Virgen, llena de cavidades. Ella trae consigo un aroma. Imperceptible aroma. Sólo es un dulce entumecimiento en el aire rondando mi cerebro. Un mórbido panzón da saltitos detrás de ella.


Cinosargo nació el 2008 como revista de arte y literatura digital, procurando desde el extremo norte de chile (Arica), generar en un medio virtual sin fronteras un movimiento que lograra impulsar a cronistas, amantes y estudiosos de las letras, música y cine, a fin de explorar en torno al ambiente, historia y perspectivas en el campo creativo de las diversas áreas de expresión en sus respectivas regiones y ciudades. Como proyecto, debemos reconocer los primeros pasos de Cinosargo como fanzine, el 2003 en formato impreso y vinculado a talleres y encuentros realizados en la Universidad de Tarapacá, se gestaron cuatro números de corto tiraje, sin embargo, la idea recién potencia su difusión y alcance a partir del 17 de mayo del 2008 cuando estrena su sitio web: www.cinosargo.cl En la actualidad el proyecto ha crecido al punto de constituirse en un importante portal internacional de literatura que supera las 800.000 visitas, a su vez, somos gestores culturales de notorio empuje en el norte, y un grupo editor con un catálogo que supera los cuarenta títulos en formato digital (ediciones que incluyen libros de autores Guatemaltecos, Argentinos, Venezolanos y Chilenos, además de colaboraciones de escritores de distintas coordenadas del globo dentro de nuestra revista mensual y especiales antológicos de poesía y narrativa). Otra de nuestras metas ha sido el generar nuevos centros de difusión y distribución del libro con una acción de arte e intervención sostenida que desea re-escribir y re-construir la realidad que nos circunda, privilegiando un espíritu de "Hazlo tú mismo" como idea capital. Dentro de nuestras colecciones tenemos la línea NecroFiles para textos de terror y fantasía, una línea dedicada al comic y la colección Pink Cigarette abocada a traducciones, teniendo como logros a la fecha la publicación del poemario Morgue y otros poemas del alemán Gottfried Benn (como celebración al centenario de la primera edición del libro) y el ensayo Introducción para inquietos que da cuenta de la genealogía


de la poesía sueca, desde la óptica personal del autor Omar Pérez Santiago que toma como figura capital a Tomas Tranströmer y su experiencia durante el exilio en Suecia. En definitiva, como espacio abierto y rizomático, Cinosargo busca privilegiar miradas alternas, ácidas y fuertes críticas, no sólo con respecto al medio y las circunstancias que envuelven al autor, sino en un plano general, vinculando a todo los participes del rol creador: Instituciones culturales, investigadores y el público, de manera que esa pasividad que termina por convertirse en letargo e inercia, no impida la maduración de nuevas formas estéticas de cuestionamiento y diálogo. Daniel Rojas Pachas. Editor y Director de Revista Literaria Cinosargo

¿Donde adquirir nuestros libros? En Arica, librería Cinosargo / Galeria San Marcos, Maipu 115 – Local 17 Pedidos directos a la editorial y envíos desde región o el extranjero consultar a: Carrollera@hotmail.com o al celular 0056-9- 98566401 En Santiago estamos en “Ciudad Letrada”, “Estrofas del sur”, “Librerías Fariña”, “Librería Cuarto Propio” y “Metales Pesados” En Lima en “Librería Inestable” en la calle Porta de Miraflores, signado con el numero 135-B donde atiende de 2:00 a 7:00 PM.



Por la carretera 4