Issuu on Google+

Tema 21: TERAPÉUTICA FARMACOLOGICA. 

TECNICAS BASICAS DE ENFERMERIA  C.A.E. Curso 2011/12 

  1. ADMINISTRACION DE MEDICAMENTOS.    1.1. INTRODUCCION:  El médico es el profesional que determina la necesidad de prescribir la medicación al paciente y lo refleja en  la receta o en la orden de medicación, en la que deben figurar:  • Datos del paciente.  • Fecha de la prescripción.  • Datos del fármaco: nombre, dosis, vía de administración, posología, duración del tratamiento, etc.  • Firma del médico.    1.2. Preparación de la medicación. Normas generales.  • La enfermera es la encargada de administrar la medicación, aunque en algunos casos delegue en el auxiliar  (vía rectal, tópica, oral,…)    • Después de cada administración se anotaran las incidencias en la hoja de tratamiento, libro de medicación  o historia de enfermería.    La finalidad de estas normas es la administración del tratamiento farmacológico al paciente en óptimas  condiciones, a las horas previstas, y cumpliendo las indicaciones de la prescripción medica.    Dichas normas son:  • Fármaco exacto, dosis exacta, vía exacta, hora exacta y paciente exacto.  • Comprobar en la grafica si el paciente es alérgico al medicamento y preguntar a este.  • Comprobar el nombre del medicamento, leerlo hasta 3 veces, al cogerlo, mientras se prepara y al  devolverlo al estante.  • Comprobar la fecha de caducidad y observar las características organolépticas del producto.  • Usar el carro, bandeja o sistema habitual de transporte para su distribución.  • Pueden emplearse bandejas para colocar los recipientes unidosis.  • Identificar al paciente y explicarle el procedimiento, comprobando que el medicamento es el  correspondiente.  • Colocar al paciente en la posición adecuada.  • Administrar el medicamento por la vía adecuada y comprobar que lo ha ingerido.  • Observar las reacciones del paciente.  • Anotar en el registro la administración e incidencias.  • Si se produce un error debe comunicarse inmediatamente.    1.3. Vías de administración de los medicamentos. procedimientos.    A. Vía oral.  El medicamento se introduce en el organismo a través de la boca, y se absorbe a nivel del estomago e  intestino.  Es una vía de absorción lenta y de acción sistémica o local.  Se usa para la administración de pastillas, comprimidos, capsulas, jarabes, soluciones y suspensiones.      Francisco José Franco León   

Página 1 


Tema 21: TERAPÉUTICA FARMACOLOGICA. 

TECNICAS BASICAS DE ENFERMERIA  C.A.E. Curso 2011/12 

  B. Vía sublingual.  Se administra el medicamento colocándolo bajo la lengua para que se disuelva y se absorba a través de la  mucosa lingual, pasando a los vasos sanguíneos.    Es una vía de absorción muy rápida debido a la gran vascularización de los tejidos y que evita el paso del  medicamento por el estomago.  Se usa para acción sistémica.    C. Vía rectal.  Se administra el medicamento introduciéndolo en el recto para que se disuelva y se absorba a través de la  mucosa rectal, pasando a los vasos sanguíneos.    Es una vía de absorción muy rápida debido a la gran vascularización de los tejidos y que evita el paso del  medicamento que podrían provocar irritación por el estomago.  Se usa para la administración de supositorios, pomadas y enemas de acción sistémica y local.    D. Vía respiratoria.  Se administran gases, líquidos vaporizados o sólidos pulverizados, a través de las vías respiratorias. Su  absorción es muy rápida debido a la gran vascularización de la mucosa.    Se usa para la administración de medicamentos de acción sistémica y local.  Existen medios para la administración, como pulverizadores, nebulizadores, aerosoles…    E. Vía tópica.  El medicamento se aplica directamente sobre la piel o mucosa. Se usa para la aplicación de pomadas, polvos,  pastas, lociones, cremas, espumas, gel y líquidos.     Vía cutánea  Aplicación sobre piel o mucosa para acción local o sistémica.     Vía oftálmica.  Aplicación del medicamento sobre la conjuntiva o la cornea en forma de pomadas, colirios o soluciones  para una acción local.    Vía ótica.  Aplicación del medicamento a través del conducto auditivo en forma de gotas para una acción local.    Vía nasal.  Aplicación del medicamento a través de los orificios nasales en forma de gotas o pomadas para una  acción local.    Vía genitourinaria.  Aplicación del medicamento a través de la vagina o uretra en forma de pomadas, ovulos, cremas,  espumas o geles para una acción local.      Francisco José Franco León   

Página 2 


Tema 21: TERAPÉUTICA FARMACOLOGICA. 

TECNICAS BASICAS DE ENFERMERIA  C.A.E. Curso 2011/12 

  F. Vía parenteral.  Consiste en administrar el fármaco a través de la piel mediante inyección, usando jeringas y agujas, palometas  o catéteres. El medicamento llega directamente al torrente sanguíneo.  Es un medio de acción rápido y sistémico.    Las técnicas de administración las realiza la enfermera y el auxiliar colabora en lo que sea necesario.     Vía intradérmica.   Punción en la dermis, con la piel estirada, con la aguja montada en la jeringa, se introduce unos 3  milímetros en Angulo de 15º y con el bisel hacia arriba.    Vía subcutánea.   Punción en el tejido subcutáneo, tomando un pliegue con dos dedos, con la aguja montada en la jeringa,  se introduce en ángulo de 45º y con el bisel hacia arriba.    Vía intramuscular.   Se inyecta en el tejido muscular con la aguja en 90º, en el cuadrante superior externo de la nalga.    Vía intraarterial.   Se hace la punción directamente en arteria (radial, cubital o femoral)     Vía intravenosa.   Se hace la punción directamente en vena.     2. TERAPIA INTRAVENOSA MEDIANTE PERFUSION.  Consiste en administrar, mediante punción endovenosa, una solución liquida con  fines terapéuticos.    El objetivo es asegurar el flujo del medicamento o del líquido intravenoso que se va a  perfundir.    La perfusión se utiliza para:  • Restaurar en el organismo el equilibrio de líquidos y electrolitos.  • Aportar los nutrientes necesarios y mantener los niveles y necesidades  energéticos.  • Administrar medicamentos.  • Controlar los niveles hemodinámicos.    2.1. SOLUCIONES PARA PERFUSION Y ZONAS DE PUNZION.  A. Soluciones para perfusión.  • Soluciones electrolíticas (sueros fisiológicos, salinos, bicarbonatados, glucosados, etc.)  • Soluciones nutritivas o energéticas (glúcidos, lípidos. Proteínas,…)  • Soluciones mixtas (electrolíticas y nutritivas)  • Soluciones medicamentosas (suelen administrarse junto con sueros)  • Soluciones o líquidos de sustitución (sangre, plaquetas,…)    Francisco José Franco León   

Página 3 


Tema 21: TERAPÉUTICA FARMACOLOGICA. 

TECNICAS BASICAS DE ENFERMERIA  C.A.E. Curso 2011/12 

  B. Zonas de punción venosa.  • Flexura del codo (vena basílica y cubital)  • Antebrazo y dorso de la mano (venas cefálica, basílica y metacarpiana)  • Para tratamientos de larga duración (vena yugular externa y subclavia)    2.2. PROCEDIMIENTOS   Aunque el procedimiento lo realiza la enfermera, el auxiliar colabora en todo el proceso, así como en la  vigilancia del paciente.    A. Control de la velocidad de perfusión.  En la administración de medicamentos por vía intravenosa, mediante perfusión (de forma continua y  durante un tiempo determinado), es necesario controlar la velocidad de administración del medicamento  para que se perfunda en el tiempo prescrito.    El ritmo de flujo puede expresarse en gotas por minuto si no se dispone de bomba de perfusión.    Se determina teniendo en cuenta que un mililitro es un centímetro cubico y equivale a unas 20 gotas o  unas 60 microgotas.  volumen a perfundir en ml * 20 gotas/ml  Numero de gotas/minuto =  tiempo total en minutos    volumen en ml   Volumen en ml/h =  tiempo total en horas    B. Cuidados de un paciente con sistema de perfusión.  Es  fundamental que el equipo de enfermería vigile todos los aspectos relacionados con el sistema de  perfusión, así como las posibles reacciones del paciente, como flebitis, extravasaciones, obstrucciones, etc.    Habrá que controlar de forma general:  • El nivel de solución en el frasco para evitar que entre aire en el sistema.  • Llenar el cuentagotas hasta un 75% para evitar burbujas.  • El ritmo de flujo, equipo y sistema de perfusión.  • La fijación de la aguja y su conexión con el sistema de perfusión.  • Colocación y aspecto del brazo del paciente.  • La aparición de síntomas locales: dolor, inflamación, edema, etc.  • La aparición de síntomas generales: escalofríos, disnea, vomitos, cianosis, fiebre, alergias,  alteraciones de la tensión, etc.   

  Francisco José Franco León   

Página 4 


TBE_TEMA 21_TERAPEUTICA FARMACOLOGICA