Page 1

Promoción de la Salud y Apoyo Psicológico al Paciente

EL NIÑO ENFERMO

Francisco José  Franco León  1º CAE‐A 2011‐12 


EL NIÑO ENFERMO  Francisco José Franco León

1. ¿CÓMO VIVENCIAN LOS NIÑOS LA ENFERMEDAD Y A LOS SANITARIOS?    La manera en que los niños viven la  enfermedad y la relación con el equipo sanitario  va a depender de varios factores:    1.1. La edad y el momento psicoevolutivo.  El reconocimiento por el niño de su enfermedad dependerá de:  ‰ La imagen mental de su propio cuerpo.  ‰ El dominio del lenguaje.  ‰ El nivel de madurez mental y afectiva.    En cada edad, el niño presenta unas características físicas y psicológicas que  influyen en la percepción que este tiene de su cuerpo y lo que experimenta.     Hasta la adolescencia no tendrá una visión completa de la vida, la muerte y la  enfermedad.   ‰ A los 4‐5 años tendrán  conciencia de la muerte como  ausencia permanente.  ‰ Hasta 6 o 7 años no temen la  enfermedad.  ‰ Hasta los 11 o 12 no conocerán  los aspectos que influyen en  ella.   1.2. El tipo de enfermedad. paciente  Si es aguda o crónica; si provoca dolor  o no; si es más o menos grave…    El dolor físico apenas dejara huella en  el niño, en cambio permanecerá el  recuerdo del sufrimiento generado por  este  y  por las limitaciones impuestas  por la enfermedad.    Entre las medidas terapéuticas más desagradables al niño están:    ‰ Las inyecciones, que pueden ser entendidas como una agresión.    ‰ La inmovilización, que no comprenden y que pueden interpretar como un  castigo.  ‰ Las prótesis y elementos correctores.    ‰ La dieta y otras privaciones de elementos en el medio familiar (las mascotas  en el caso de alergias)    1.3. Las experiencias anteriores.  Si el niño ha tenido enfermedades anteriores que le hayan producido sufrimiento o  angustia puede tener, por ejemplo  “angustia ante la bata blanca” 

2


EL NIÑO ENFERMO  Francisco José Franco León 1.4. La personalidad del niño.  El ambiente que nos rodea influye en nuestra forma de sentir y nuestra actitud ante  los acontecimientos. Esta influencia se da en mayor grado en los niños.    1.5. Las reacciones de los padres.  La forma de sentir, la madurez y la capacidad para asumir situaciones difíciles del  niño influirán en su percepción de la enfermedad.    1.6. El lugar del tratamiento.  Evidentemente, un tratamiento hospitalario será más traumático para el niño que si  se realiza en casa.    La hospitalización supone sacar al niño de su ambiente “natural” 

2. LA HOSPITALIZACIÓN DEL NIÑO. 

Se ha comprobado que los niños que viven separados de sus padres y en ambientes  de pobreza perceptiva y afectiva pueden sufrir alteraciones en su desarrollo incluso  aumenta la tasa de mortalidad entre los lactantes.    La hospitalización es muy importante para los  menores de 7 años y su repercusión depende  de los siguientes factores:    • La separación de los padres y el entorno  familiar.  • La edad y el momento psicoeducativo.  • Características del niño y el ambiente  familiar.  • Características de la enfermedad y su  terapéutica.  • Duración de la hospitalización.  • Información sobre la enfermedad e  intervenciones.  • El ambiente hospitalario y la actitud de los  sanitarios.    2.1. La separación de los padres y el entorno familiar.  Esto es lo que más puede perturbarle ya que es la situación que les produce un  impacto más fuerte y tiene más consecuencias psicológicas.    El niño atravesara varias fases:  Protesta: durara horas, incluso unos días.  En esta fase el niño mostrara miedo y rabia, llorara, se rebelara y tratara de  escaparse.  Desesperación: empieza a aceptar la ayuda de los demás pero muestra  abatimiento y angustia.  Adaptación: mostraran desapego a los padres y mayor interés por el nuevo  entorno. 

3


EL NIÑO ENFERMO  Francisco José Franco León 2.2. La edad del niño y el momento psicoevolutivo.  A menor edad del niño, más se notaran los efectos de la hospitalización.    Hasta los 6 meses de edad: los niños no muestran  signos de ansiedad ante la separación de sus padres  puesto que no distinguen externamente entre unas  personas y otras.    Entre el 6º y 18º mes: es cuando se establecen  relaciones diferenciadas con los padres y con los  extraños y no poseen aun mecanismos de defensa  psíquicos.    Hacia los 2 o 3 años: los niños están en la fase de  oposición y la hospitalización puede ser tomada como  un castigo de los padres.    Hasta los 6 o 7 años: pueden persistir las ideas de  castigo y abandono pero al tener un mayor manejo del  lenguaje y los símbolos aumenta su capacidad de  comprensión.   

2.3. Las características del niño y el ambiente familiar.  Es evidente que la personalidad del niño y la de los padres influirá en la actitud  de este.  Además si la relación niño padres es positiva, esto influirá en una mejor  aceptación de la situación.    2.4. Las características de la enfermedad y de su terapéutica.  Dependiendo del tipo de enfermedad y de las características de esta y de su  terapéutica la aceptación por parte del niño será más fácil o no.     2.5. La duración de la hospitalización.  A mayor duración, mayor impacto y repercusiones psicológicas.    2.6. La información sobre la enfermedad y las intervenciones sanitarias.  Es muy importante informar al niño de lo que se le va a hacer.   Esto le dará seguridad y evitara sus fantasías con las ideas de castigo y  abandono.  2.7. El ambiente hospitalario y la actuación de los sanitarios.  Las condiciones ambientales y la decoración son a veces frías y amenazantes  aumentando la inquietud del niño.   El medio hospitalario deberá responder a las necesidades del niño (educativas,  recreativas, expresivas,…)    Y, por supuesto, la actitud del personal sanitario es fundamental.   

4


EL NIÑO ENFERMO  Francisco José Franco León

3. REACCIONES DEL NIÑO ANTES LAS EXPERIENCIAS DE ENFERMEDAD Y  HOSPITALIZACIÓN.    3.1. Antes de la hospitalización.  A.Si el niño carece de información o lo identifica con un castigo, consecuencia de un  mal comportamiento, conviene explicarle los motivos de la misma y asegurarle  que no es un castigo.    B.Si el niño está preocupado y con miedo a lo desconocido, puede resultar positivo  una visita previa al hospital, que cuando ingrese se lleve el juguete favorito o la  foto de la familia, que  vea que en su casa su  habitación queda  preparada para cuando  regrese.  C. Si el niño recuerda  experiencias pasadas  de separación, hay que  explicar de nuevo las  razones de la  hospitalización y no  prometer que esta  separación será más  fácil.      3.2. Durante la hospitalización.  A.Si el niño teme el dolor o que le hagan daño, el procedimiento más adecuado para  ayudar al niño debe partir del conocimiento de lo que el niño imagina que le  puede ocurrir. Después hay que aceptar, no ridiculizar, sus temores y aportarle  información comprensible y confianza en el equipo médico que le va a atender.    B.Si el niño se siente abandonado, deberá aceptarse la angustia de la despedida y  darle razones de por qué se tiene que quedar solo y transmitirle la seguridad de  que en el hospital saben dónde están y cuando regresarán.  C. Si el niño añora a sus hermanos o compañeros se debe procurar que lo visiten.    3.3. Después de la hospitalización.  A.Si el niño se siente defraudado por no poder volver inmediatamente a su  actividad ordinaria, es procedente explicarle que no está bien pero que irá  estando poco a poco.    B.Si el niño muestra desadaptaciones, tales como regresiones o demanda de  atención, se habrá de preparar a la familia para un lento reajuste y decidir las  normas a seguir con él temporalmente.   

5


EL NIÑO ENFERMO  Francisco José Franco León Algunas de las principales alteraciones psicológicas que se han venido atribuyendo,  de forma principal, aunque no únicamente a la enfermedad y la hospitalización son:      Alteraciones del  comportamiento:  • Agresividad  • Oposición   • Rechazo a la  medicación  • Alteraciones del  sueño y del apetito  • Respuestas de  evitación y  dependencia afectiva  • Déficits de atención  • Miedo  • Temores  • Falta de interés por  las cosas    Alteraciones  emocionales:  • Ansiedad  • Depresión      4. LA FAMILIA Y EL NIÑO ENFERMO.    La crisis de la enfermedad y la hospitalización de un niño afectan a todos los  miembros de una familia.    4.1. REACCIONES DE LOS PADRES  Las reacciones de los padres a la enfermedad de su hijo dependen de diversos  factores. Aunque no se puede predecir qué factores, es más probable que influya en  su respuesta, si se han identificado algunas variables.     Las reacciones son notablemente constantes. Al principio reaccionan con  incredulidad, sobre todo si la enfermedad aparece en forma brusca y es seria.  Cuando se dan cuenta de la situación reaccionan con sentimientos de culpa, por la  enfermedad del niño, o cólera, se encolerizan con otros por algún mal.    Temor, ansiedad y frustración son sentimientos expresados habitualmente por los  padres. Los dos primeros se relacionan con la gravedad de la enfermedad y el tipo de  intervención médica necesaria. La ansiedad guarda relación con el trauma y el dolor  infringido.   

6


EL NIÑO ENFERMO  Francisco José Franco León La frustración suele estar asociada a la falta de información sobre los procedimientos  y tratamientos, el desconocimiento de las reglas y los reglamentos del hospital, la  sensación de ser mal recibido por el personal y el temor a preguntar, puede aliviarse  cuando los padres saben lo que esperan y lo que se espera de ellos, se les anima a  participar en los cuidados de su hijo y se les considera como los principales  contribuyentes al restablecimiento total del niño.    La depresión; por lo general cuando ya ha pasado la crisis aguda, por ejemplo  después del alta hospitalaria o del restablecimiento completo. Normalmente la más  afectada es la madre pues suele ser la cuidadora habitual del niño. Pero no hay que  olvidar el papel del padre y de los hermanos, pues también intervienen en su  desarrollo, sobre todo en los planos emocional y de socialización.    Las madres de los niños saben que van a perder control sobre ellos. Este control lo  van a adquirir los médicos y demás personal sanitario. El desconocimiento sobre  cuál es su rol materno respecto al niño en el hospital le va a producir ansiedad e  incluso celos del personal sanitario. Por la información de cómo puede participar y  apoyar en la atención de su hijo en el hospital va a disminuir su ansiedad.    El papel del padre tiende a estar excluido o a no estar tan reconocido como el de la  madre, en la hospitalización de los niños. Es muy común que la esposa misma  excluya al padre, poniendo las típicas escusas del trabajo o la necesidad de no crearle  preocupaciones. El niño suele recibir una sobreprotección por parte de la madre que  contribuye al fenómeno de regresión que se suele producir en las hospitalizaciones, y  que disminuye y empobrece las defensas del niño. Precisamente se puede evitar que  esta regresión en el lazo madre‐hijo sea tan exagerada, por la figura del padre.  Éste satisface las necesidades de la madre desviando su atención y prestándole  apoyo, y además disminuye la ansiedad en la madre y en el niño pues a él se le  atribuyen dentro del núcleo familiar las funciones de defensa contra los peligros  externos. Por último el desborde afectivo suele ser menor en las relaciones paterno‐ filiales que en las materno‐filiales actuando el padre como un filtro de las emociones  violentas que pueden surgir en la madre.    4.2. REACCIONES DE LOS HERMANOS    También se ha de prestar atención a los hermanos del niño hospitalizado, pues  normalmente los hermanos tienden a desarrollar vínculos muy fuertes entre sí. Estos  niños pueden llegar a experimentar celos, enojo, tristeza, culpabilidad, miedo, que se  manifiesta con conductas agresivas, regresiones, miedos, bajo rendimiento escolar,  dolores, etc. Son una gran fuente de socialización y así es muy conveniente que la  comunicación entre los hermanos sea la más posible con visitas, cartas o postales,  dibujos, etc., que hagan que el vínculo entre ellos no se debilite demasiado y no se  sientan solos y desplazados el uno del otro.   

7


EL NIÑO ENFERMO  Francisco José Franco León

Se han identificado diversos factores que influyen en los efectos de la hospitalización  de los hermanos. Los siguientes guardan una relación específica con la experiencia  hospitalaria:  •

Miedo a contraer  la enfermedad.  • Menor edad.  • Relación estrecha  con el hermano  que está enfermo.  • Residencia fuera  del hogar durante  el período de  hospitalización.  • Explicación  mínima de la  enfermedad del  niño.  • percibidos en el  comportamiento  de los padres como  aumento del mal genio.     Los padres casi nunca se dan cuenta de lo que sienten los hermanos durante la  hospitalización del niño enfermo y de la eficacia que una intervención simple como  una explicación clara de la enfermedad, y las medidas tomadas para que ellos sigan  en casa, pueden tener para suavizar la situación. La visita de los hermanos al hospital  parece aumentar el conocimiento paterno de los cambios que están experimentando  los hermanos mayores, pero no los menores, esto último, tal vez a que no se les  incluya en las conversaciones sobre el niño enfermo.    4.3. ALTERACIONES DE LOS ROLES FAMILIARES.  La hospitalización y sus consecuencias (separación, alteración de las relaciones entre  padres e hijos y entre hermanos), afectan de modo diferente a cada miembro de la  familia. Una de las reacciones más frecuentes de los padres es la atención  especializada e intensificada del niño enfermo. Por lo general, los otros hermanos  consideran injusta esta actitud y la interpretan como un rechazo hacia ellos. Aunque  estas respuestas son casi siempre inconscientes y no intencionadas, sobre carga de  forma extraordinaria a los niños enfermos.    Los padres a su vez son incapaces de percibir el restablecimiento del niño y, en  consecuencia necesitan continuar la actitud sobreprotectora y de atención  indulgente.    Los niños enfermos también sienten celos y envidia de otros hermanos. A causa de su  singular posición en la familia, no pueden disfrutar del compañerismo fraterno. La  rivalidad tiende a ser mayor en el hermano que está más próximo en edad al  enfermo. 

8


EL NIÑO ENFERMO  Francisco José Franco León   Sin el conocimiento de la dinámica interpersonal entre los hermanos, es probable  que los padres culpen de comportamiento antisocial a los niños sanos. Por otro lado,  la enfermedad también da lugar a la perdida de estatus del niño afectado en su  familia o en su grupo social.    ATENCIÓN A LA FAMILIA.    La familia del niño enfermo u hospitalizado necesita una atención sensible que  mitigue o minimice el estrés impuesto por la crisis temporal.  La asistencia completa exige atención a las necesidades de todos los familiares.    

  5. LOS SANITARIOS Y EL NIÑO COMO PACIENTE.  La percepción del dolor del niño suele ser mal tolerado por los adultos, por lo que a  veces es negado y existen dificultades para reconocerlo y acogerlo.    Este factor y el trato con la familia hacen que el profesional que trabaja con niños  este sometido a fuertes tensiones.     El personal debería reunir ciertas características como madurez, equilibrio  emocional, estar interesados en el trabajo con niños y ser capaces de empatizar con  ellos.    Debido a la repercusión personal del trabajo con niños, los centros pediátricos  deberían facilitar a su personal sanitario los medios para expresar o canalizar sus  sentimientos.    Sería deseable que todos los profesionales tuvieran apoyo de psicólogos o psiquiatra  Infantiles y  cierta formación sobre psicología Infantil.   

9


EL NIÑO ENFERMO  Francisco José Franco León 6. ACTUACIÓN FRENTE AL NIÑO HOSPITALIZADO.   El personal sanitario y en particular el Auxiliar de Enfermería deberán:  9 Facilitar la presencia de los padres durante la hospitalización siempre que no  interfieran en los cuidados o alteren al niño.  9 Posibilitar  las visitas de los hermanos.  9 Implicar a los padres en los cuidados y atenciones.  9 Acoger sus temores y respuestas e informarlos en lo posible.  9 Permitir que traigan al hospital algún juguete de cas.  9 Si ven poco a su familia, proporcionarle una relación.  9 Atender sus necesidades psicológicas.  9 Atender sus necesidades emocionales.  9 Facilitarle medios de distracción.  9 Preservar su intimidad.   9 Adecuar el espacio al paciente.  9   La tarea sanitaria con niños es muy gratificante, ya que se trabaja por su salud.  La relación con ellos suele ser muy motivante.                                                                 

10


EL NIÑO ENFERMO  Francisco José Franco León 7. ACTUACIÓN FRENTE A OTROS ENFERMOS.     7.1. El paciente agudo.   9 El paciente quirúrgico  La actuación del Auxiliar de Enfermería frente a estos pacientes se basara en:  • Informar  y dar apoyo al paciente y su familia para que puedan controlar la  situación y la ansiedad.  • Ayudar al paciente para que se adapte al postoperatorio.  • Enseñar autocuidados al paciente y a su entorno familiar.  •  Proporcionar información dentro de sus posibilidades o derivar a otros  profesionales las dudas que se le planteen.  • Informar sobre los recursos comunitarios de apoyo y animar a su uso.  • Establecer una relación cálida de apoyo y ayuda al paciente y su familia.  • Proporcionar una sensación de disponibilidad aceptación.  • Reforzar los sentimientos y conductas positivos en el paciente.  • Apoyar a la familia para que sirva de apoyo al paciente.  • Mostrarle interés y llamarle por su nombre.    9 El paciente trasplantado.  Desde que son incluidos en lista  de espera para el trasplante, a  estos pacientes hay que  explicarles y prepararles para  que:    • Su vida tome una evolución  positiva con su  participación.    • Asuma que está viviendo  gracias a un órgano de otra  persona.    9 El paciente ingresado en UCI  o UVI.  Desde su ingreso, la actuación del  Auxiliar de Enfermería se basara  en:    • Informar al paciente y su familia de la posibilidad de usar formas de  comunicación alternativas.  • Establecer una relación cálida de apoyo y ayuda al paciente y su familia.  • Ayudar al paciente a reducir la ansiedad, hablándole con tranquilidad y  enseñándole a relajarse  • Reforzar los sentimientos y conductas positivos en el paciente y su familia  y favorecer que expresen sus sentimientos.  • Ayudar al paciente a afrontar la inseguridad que genera el abandono de la  unidad. 

11


EL NIÑO ENFERMO  Francisco José Franco León 7.2. El paciente crónico.  La relación del Auxiliar de Enfermería con el paciente crónico se basara en:    • Enseñar al paciente habilidades y competencias de autocuidados.  • Informar al paciente y su familia de la existencia de redes de ayuda.  • Reforzar los sentimientos y conductas positivos en el paciente y su familia  y favorecer que expresen sus sentimientos.  • Resaltar las actitudes y aptitudes positivas del paciente.  • Apoyar los contactos de pacientes para disminuir el aislamiento social y  mejorar los apoyos personales.    7.3. El paciente adolescente.  Como aspectos a tener en cuenta en el trato con pacientes adolescentes hay que  destacar:    • Dirigirse siempre a él cuando se traten aspectos de la enfermedad, para  conseguir que se impliquen y tengan una actitud positiva y de  colaboración.  • Prestar especial atención a preservar su intimidad, por la ansiedad que les  ocasiona mostrar su cuerpo ante los demás.  • Posibilitar el contacto con el exterior, especialmente con su círculo de  amigos.  • Facilitar que se distraigan proporcionándole medios (música, juegos,  libros,…) y el contacto con gente de su edad.  • Explicarles claramente las normas del hospital y actuar con firmeza pero  con algo de flexibilidad.  • Favorecer que expresen sus sentimientos y temores y no reprocharles que  lo hagan.  • Apoyar y asesorar a la familia para ayudarles a comprender las  frustraciones y angustias del paciente sin que existan sobreprotección ni  enfrentamientos.    7.4. El paciente geriátrico.  La relación del Auxiliar de Enfermería con  el paciente geriátrico se basara en las  siguientes actividades y actitudes:     • Hablarle clara y lentamente, con  sencillez y acomodándonos a sus  características.  • Comunicarle los cambios que se  vallan produciendo para evitarle el  estrés.  • Tener en cuenta sus preferencias  siempre que sea posible.  • Favorecer las visitas de amigos y  familiares. 

12


EL NIÑO ENFERMO  Francisco José Franco León • • • • •

Respetar su ritmo, evitando agobiarles.  Ayudarles a sentirse utiles y activos, planteándoles actividades y objetivos.  Favorecer su actividad física y psíquica.  Animarles a expresar sus sentimientos y escucharles.  Permitirles rodearse de recuerdos personales. 

  7.5. El paciente terminal.  En cuanto su relación con el paciente terminal el Auxiliar de Enfermería debe  conocer y reconocer la etapa en la que el paciente se encuentra en cuanto a la  aceptación de su enfermedad para poder actuar en consecuencia:    Fase de negación: habrá que decidir en qué medida es necesario facilitar al  paciente evidencias de su situación.    Fase de ira: evitar sentirse agredido personalmente, evitando responder a  insultos o protestas. Se responderá al paciente haciéndole ver que se siente mal  pero poniéndose a disposición de él.    Fase de negociación: respetar sus pactos sin hacer comentarios al respecto.    Etapa de depresión: dejarle expresar sus sentimientos, fomentando que lo haga  y si no desea hablar, estar a su lado respetando el silencio.    Etapa de aceptación: facilitar en lo posible la ejecución de sus últimos actos,  deseos y rituales.  Estar atentos a posibles recaídas en las fases anteriores para ayudarles a  superarlas.     

13

EL NIÑO ENFERMO  

EL NIÑO ENFERMO

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you