Page 1

Numerus V | Periodus II | Fasciculus de artibus liberalibus colendis gratuitus | Septembris MMXII | Mexicopoli

Tempus novum, vita nova | [Editoris] Inde ab eius fenestra | Successurae sunt res mirae | Epistulam legentes | De ianua magica | De gladio et cruce | [Raimundi V.] De duabus civitatibus | [Eiusdem] in Vivario Novo | «Etenim si delectamur, cum scribimus, quis estDe diebus[Alphonsi Zúnica] tam invidus, qui ab eo nos abducat?» De antiquariis et (Ciceronis, De finibus, I, 3, 6-7) commemoratione orthographiae | Si, pues, gozamos en escribir ¿quién es tan [Cassiodori] envidioso que nos aleje de ello?


Tempus novum, vita nova Desde hace ya algunos meses que suman poco más de un año comenzamos a publicar una revista y colocarla en internet, pero durante algún tiempo detuvimos la publicación (casi durante un año). Sin embargo ahora, una vez que hemos repuesto el ánimo, de nuevo quisiéramos presentarles un número nuevo escrito en latín y español. En este número encontrarán cinco cuentos breves, que deseamos que les gusten, también algunos comentarios escritos por nuestros amigos donde tratan diversos argumentos, y finalmente la traducción de un fragmento de cierta obra de Casiodoro.

Multis abhinc mensibus quibus plus quam duodecim numerare possumu quosdam fasciculos edere atque in rete omnium gentium ponere coepimus, dein autem longum temporis spatium constitimus (paene annum!). Attamen nunc viribus refectis denuo vobis velimus dare novissimum fasciculum inscriptum Latine et Hispanice. In hoc fasciculo continentur primum fabellae quinque quae optamus ut vobis placeant, tum commentariola ab amicis nostris scripta de rebus variis, denique vero interpretatio quaedam partis cuiusdam operis Cassiodori.

De este modo no solamente quisiéramos inaugurar un nuevo modo de escribir, sino además de alguna manera una nueva temporada. Pero porque, como dice Jorge Luis Borges, tiempos nuevos exigen hombres nuevos, de la misma manera que nuevos hombres generan una vida nueva, es decir una vida anhelada que se desarrolla al mismo tiempo que se desarrollan la cultura y las buenas costumbres, es bueno comenzar ya desde el principio por enseñar al hombre qué tan grande sea el fin al que está destinado. ¡Ojalá que estás páginas sean un buen incentivo! Hasta luego.

Sic non solum modum scribendi in his fasciculis quin etiam quodammodo tempus novum inaugurare velimus. Sed quoniam, ut ait Georgius Aloisius Borges, tempora nova postulant homines novos, itemque homines novi vitam novam producunt, id est vita desiderabilis quae increbrescit simul atque increbrescunt cultus et humanitas et boni mores, bonum est incipere iam inde a principio hominibus ostendentes quantus sit finis ad quem destinati sunt. Utinam hae paginae bonum incitamentum fiant! Valete.

Editor Raimundus V. Emendatores Laura A. Vieyra Georgius A. Laminarius Scriptores Alphonsus García Petrus A. Vieyra Raimundus V. ArtesLiberales – México Es una publicación bimestral de divulgación cultural, filosófica y humanista, de distribución gratuita por medios electrónicos. El contenido mantienen integridad con la filosofía de la revista que persigue la difusión de contenidos sanos y propicios para el buen desarrollo de las humanidades. / ArtesLiberales – Mexicopolis Fasciculus est editus secundo quoque mense continens commentariola, fabulas et documenta quae pertinent ad cultum et humanitatem, philosophiam atque litteras humaniores, gratuito et modis electronicis missus. Scripta integritatem servant consuetudinis probas artes atque litteras colendi. E-mail / Inscriptio electronica: artesliberalesmx@gmail.com Página web / sedis retialis: http://artesliberales.yolasite.com


Inde ab eius fenestra Fabula / Cuento

[Desde su ventana] Raimundi V. His diebus cum dormire non possem ob sollicitudines quasdam, una cum carissimo fratre meo nomine Petro fabulas parvas scribere coepi. Is vero praebebat mihi argumenta elata voce loquens, equidem continuo scribebam Latine, deinde Petrus opem iterum mihi ferebat in fabula Hispanice vertenda. Sic tandem primam fabulam duabus paragraphis scriptam velimus vobis tradere. Sane non dixerim esse optimam, tamen principium itineris longi. Utinam vobis placeat ita ut nobis placuit scribere, itemque opto ut rursus vos aliquando videam!

En estos días en que no podía dormir por causa de ciertas inquietudes, comencé a escribir junto con mi querido hermano Pedro algunos pequeños cuentos. Él se encargaba de darme la trama en voz alta, y yo inmediatamente iba escribiendo la historia en latín; después Pedro me ayudaba nuevamente interpretándola en español. De este modo finalmente es como queremos enseñarles nuestro primer cuento escrito en dos párrafos. Ciertamente diría que no es el mejor, sin embargo es el comienzo de un largo camino. Ojalá que les guste tanto como a nosotros nos gustó escribirlo, y de la misma manera espero verlos a ustedes de nuevo alguna vez.

Olim duae puellae, quae erant amicae in quodam oppido, solebant convenire ut luderent vesperi. Ecce earum nomina: Clara et Beatrix. Beatrix autem erat maior Clara. Quodam die Beatrix subito evanuit nec umquam rursus viderunt eam. Pater et amica eius eam quaerebant neque

Hace tiempo dos amigas de un cierto pueblo solían juntarse para jugar por las tardes. Sus nombres eran Clara y Beatriz; sin embargo Beatriz era mayor que Clara. Cierto día Beatriz desapareció súbitamente y nunca más se le volvió a ver. Su padre y Clara la buscaron pero no


poterant eam invenire. Multis post mensibus Clara visitavit domum Beatricis ut adiuvaret eius matrem cui placebat texere et conficere vestimenta. Noctu pater Beatricis domum pervenit, aperuit ianuam et statim, facie perterrita sicut phantasma videns, digito ostendit imaginem depictam quae erat in pariete post eius uxorem et Claram. Illae celeriter se verterunt ad parietem et mirum in modum viderunt Beatricem, quae quoque depicta erat in illa imagine. Ecce imago depicta: in hac videbatur quaedam villa ad pedes cuiusdam montis prope silvam, etiam fluvius, arbores et animalia sicut equus et vacca. Beatrix videbatur post fenestram huius villae ex qua, tristis et cogitans, videbat omnia.

pudieron encontrarla. Algunos meses después Clara visitó la casa de Beatriz para ayudar a su madre, a quien le gustaba tejer y hacer vestidos. Por la noche el padre de Beatriz llego a la casa, abrió la puerta y de inmediato, espantado como si hubiera visto un fantasma, señaló el cuadro que estaba en la pared a espaldas de su mujer y de Clara. De inmediato ellas se voltearon hacia la pared y sorprendidas vieron a Beatriz que también aparecía pintada en el cuadro. Esta era la imagen: en ella se veía una pequeña cabaña a los pies de un monte cerca del bosque, también un rio, arboles y animales tales como un caballo y una vaca. Beatriz aparecía detrás de la ventana de la cabaña desde la que triste y pensando veía todas las cosas.

Multis post annis Clara adhuc servabat hanc imaginem depictam, solebatque imaginem cotidie videre atque animadverterat eam singulis diebus mutari. Quibusdam diebus Beatrix videbatur mulgere vaccas, quibusdam aliis equos alere, aliis aquam fluvii excipere, aliis quidem non videbatur Beatrix, nam sine dubio his diebus ea erat in silva ramos tollens ut focum faceret; aestate videbatur sedens foris ex villa et hieme intus prope ignem stans atque ex fenestra videns omnia. Clara iam diu assueta erat ad hos motus miros, semper enim eam solebat videre. Dies autem pergebant abire: Clara et Beatrix crescebant, neque iam erant puellae. Et sic tempus transibat, singulisque diebus

Muchos años después Clara aún conservaba ese cuadro que solía ver a diario; se había dado cuenta de que cada día cambiaba. Unos días Beatriz aparecía ordeñando a la vaca, algunos otros dando de comer al caballo, otros recogiendo agua del rio y otros simplemente no aparecía, pues sin duda esos días estaba en el bosque recogiendo leña para la chimenea; durante el verano aparecía sentada fuera de la casa de campo; y en invierno dentro, de pie junto al fuego, viendo todas las cosas desde su ventana. Los días seguían pasando, Clara y Beatriz crecían, ya no eran unas niñas. Y tanto tiempo transcurrió que Beatriz y Clara con cada día comenzaron a envejecer: poco a poco la figura de Beatriz en la


tandem Beatrix et Clara senescebant atque imagen comenzó a hacerse más tenue paulatim Beatrix evanescebat donec hasta que un día no se le volvió a ver más quodam die ea non iam in hac imagine en el cuadro. depicta visa est.


Successurae sunt res mirae

Fabula / Cuento

[Sucederán cosas extrañas]

Raimundi V. Primae causae notitia tradita est nobis iam antiquitus a primis philosophis. Mea quidem sententia primum locum eorum qui ad veritatem magis accesserunt poscit Aristoteles cum de causa causarum interrogaverit. Is vero de quadam causa quae non mutatur philosophatus est. Cogitans hisce de rebus iterum una cum caro fratre Petro, novam fabulam scribebam; ambulabamus enim in hortis Universitatis Publicae Mexicanae, isque rursus argumentum mihi praebebat. Nunc autem narravit quandam fabulam iam inventam, quare noluit me eam ipsissimam scribere, attamen constitui ipsam narrare – contra eius voluntatem– eo consilio ut, si quis nondum novit, eam legat etiam in duabus paragraphis. Auctor verus huius narrationis Gabriel García Márquez est.

La noción de la primera causa nos es traída ya desde la antigüedad por los primeros filósofos. En mi opinión el primer lugar de aquellos que más se acercaron a la verdad lo ocupa Aristóteles quien preguntó acerca de la causa de las causas. Ciertamente él indagó acerca de una causa que no cambia. Pensando en estos temas escribía un nuevo cuento una vez más con mi querido hermano Pedro. Caminábamos en los jardines de la Universidad Nacional Autónoma de México, y él me daba nuevamente la trama. En esta ocasión me habló de cierta historia ya contada, por lo cual no quiso que escribiera esa misma, sin embargo decidí narrarla, contra su voluntad, con la intención de que quien todavía no la conozca, la lea –ésta también– en dos párrafos. El verdadero autor de este cuento es Gabriel García Márquez.


Illo mane animadvertebatur in ambitu aliquid mirum! Saltem hoc dixit avia Caroli, ad quem pro certo allocuta est dicens ‘hoc die res admodum miras successuras’. Carolus autem non ei credidit; immo, de hac re amico suo narravit Mario, qui deinceps eandem patri rettulit. Is vero pavidus factus est, nam illo mane quasdam chartas in mensa scriptoria positas invenire non potuit –res necopinata!–. Hoc prorsus uxori suae narravit, quae item pavida est facta. Ita cum ea carnem et lac emptum iret, bis de omnibus postulavit neque semel tantum ut solebat, et venditori confessa est: ‘audivi hodie res miras successuras’.

Aquella mañana se respiraba en el ambiente algo raro. Al menos eso dijo la abuela de Carlos, a quien aseguró que ‘ese día pasarían cosas muy extrañas’. Carlos no le creyó; es más, se lo contó a su amigo Mario, quien a su vez le dijo a su padre. Éste comenzó a inquietarse, pues aquella mañana no encontró los papeles que había dejado sobre su escritorio (¡cosa rarísima!). Le dijo esto a su esposa quien comenzó a tener miedo. Así que cuando ella fue a comprar carne y leche, pidió dos de todo, en lugar de una ración, como siempre, y dijo al vendedor: ‘es que escuché que hoy pasarían cosas raras’.

Sic factum est; quod si quis emptum iret, venditor ei dicebat: ‘dabo potius bis terve; audivi enim hodie res miras successuras’. Eumque interrogabant: ‘Undenam scis hoc?’ Atque respondebat: ‘Dictum est a matre cuiusdam mulieris, et senes prudentes sunt his in rebus’. Iam populus satis hoc noverat perterritusque prae metu factus est. Inde quidam homo cum hirundinem videret ‘Attat! Videte!‘ clamavit, ‘Quam mirum est hoc!’. ‘Itane?‘, alter interrogavit, ‘Cur dicis hoc?’; responditque ad haec: ‘quoniam nondum aestas est’. Alius metu dixit: ‘necopinato aestuo!’ Interrogaverunt ‘curnam hoc diceret’, respondit igitur: ‘nondum praeterivimus hiemem’. Omnes vero res suas tollere et illinc fugere coeperunt. Aliquis magno cum strepitu clamavit: ‘Domus nostrae incensae fiant ne sinamus quominus alii perveniant’. Omnes huc illuc currere et domus incendere et

Fue así que cada que alguien iba a comprar, el tendero les decía: ‘mejor le doy dos o tres, pues escuché que hoy pasarían cosas extrañas’. Le preguntaban ‘¿cómo sabes eso?’ Y respondía: ‘lo ha dicho la mamá de una señora, y los ancianos son sabios en estas cosas’. Todo el pueblo ya estaba suficientemente enterado e inquieto por el miedo. En eso, uno vio una golondrina. ‘¡Eh, miren!’, dijo, ‘¡Qué cosa más rara!’. ‘¿Sí?’ preguntó el otro, ‘¿Qué tiene de extraño?’, a lo que le respondió: ‘¡que todavía no es verano!’ Otro dijo con miedo: ‘¡Hace un calor extraño!’ y le preguntaron: ‘¿por qué dices eso?’ entonces respondió: ‘todavía no termina el invierno’. La gente comenzó a tomar sus cosas e irse de ahí. Alguien gritó con fuerza: ‘¡Quememos las casas para evitar que otros vengan!’ La gente corría, incendiaba las casas, huían, gritaban. En eso la abuela de Carlos salió


illinc fugere et clamare iam coeperant. Interea avia Caroli e domu foras exiit, vidit urbem igne comburi et omnes insanos fieri, atque nepoti suo dixit: ‘Videsne? Tibi dixi hodie res miras successuras’.

a la puerta de la casa, vio la ciudad arder en llamas y a la gente enloquecida, y le dijo a su nieto: ‘¿Ves? Te dije que hoy pasarían cosas extrañas’.


Epistulam legentes

Fabula / Cuento

[Leyendo una carta] Raimundi V. Tarde o temprano sabía que escribiría. Sin embargo por dos motivos tuve que aplazar este cuento, y de la misma manera por dos motivos decidí continuar en esta pequeña empresa. Hablaré en primer lugar de la causa por la que aplacé esta historia: estos días comencé a estar un poco enfermo de la garganta y la cabeza, por lo que no podía hacer muchas cosas, además de eso vinieron a visitarme algunos parientes de muy lejos, de modo que preferí estar con ellos. Pero en cuanto pensaba de nuevo en estos cuentos, me di cuenta de que sería bueno continuar escribiéndolos. Mi ya conocido hermano Pedro me había dado ya hace tiempo una buena trama; me habló de cierto género literario recientemente creado, si no me equivoco, por el escritor alemán Michael Ende. Decidimos llamar a este género ‘el espejo en el espejo’, pues se narra una trama que de algún modo se repite una y otra vez en el cuento, como si se tratara de un espejo ante un espejo. Pero en este cuento, como verán, mi espejo se quiebra... Esta es la primera causa por la cual quise nuevamente

Serius ocius sciebam me scripturum. Duabus autem de causis hanc fabulam procrastinare debui, totidemque causis in hoc munere pergere constitui. Loquar primo de fabula procrastinanda, his enim diebus aegrotare coepi gutture atque capite laborans, quare non multa facere poteram; praeterea quidam necessarii e longinquo me visitaverunt, quam ob rem apud eos versari praetuli. Cum autem iterum cogitarem hisce de fabulis, putavi bonum esse pergere scribere. Frater scilicet Petrus iamdudum dederat mihi argumentum bonum: locutus est de quodam genere litterarum recentiore confecto nisi totus fallor a Michaele Ende scriptore Germano. Hoc genus nos vocamus ‘speculum in speculo’ quod in fabula narratur scaena quae quodammodo identidem iteratur sicut in speculo coram speculo. At in hac fabula, ut videbitis, speculum meum frangitur... Haec est prima causa ob quam denuo has fabulas scribere volui, quin etiam secundo quoniam vocabulo Latino ‘muneri’ sunt duae vires­: officium vel donum. Nolui igitur vos privari


escribir estas historias; además, en segundo lugar, porque la palabra latina ‘munus’ tienes dos significados, que son oficio y regalo. No quise privarlos de estas historias, porque ustedes son para mí muy queridos amigos y porque puedo escribir, ejercitar y verter en palabras todo lo que llevo dentro. ¡Si ustedes están bien, yo estoy bien!

his fabulis legendis, quia estis carissimi amici mei et quod exarare, exercitare exprimereque verbis possum quae in animo habeo! Si valetis bene est, ego valeo!

P.D.: Pongo en primer lugar la versión en español, pues cuando hablé con una amiga acerca de los cuentos publicados, me dijo que había entendido poco y no se había dado cuenta de que había una traducción española. Ahora sin duda especialmente ella podrá leer finalmente estos cuentos.

P.S. Vobis ostendo primum interpretationem Hispanicam, nam cum locutus essem cum quadam amica de fabulis editis, dixit mihi se non multum intellexisse neque animadvertisse interpretamentum Hispanicum exstare! Nunc sine dubio praesertim ea poterit has tandem legere!

Cierto día de aquella semana por la mañana el señor Martínez abrió el buzón de su casa y encontró una carta. La leyó y al final, una postdata: ‘si por algún motivo esta carta despertara alguna inquietud, toma un papel, escribe una carta, abre el directorio y envíala a la primera dirección que encuentres con esta misma postdata.’ Al punto el señor Martínez se levantó de su silla, sonrió, tomó un papel y un bolígrafo, escribió, agregó una postdata, abrió el directorio y envió la carta. A la semana siguiente, la señorita Vela abrió el buzón de su casa por la mañana y encontró una carta, la leyó, derramó una lágrima, cogió un papel y un bolígrafo, escribió una carta, agregó una postdata, abrió el directorio y la envió. Una semana después, por la mañana el joven Ocampo abrió el buzón de su casa y encontró una carta, la leyó e inmediatamente después rezó de rodillas,

Huius hebdomadis quodam die mane dominus nomine Martinez aperuit thecam tabellariam atque invenit quandam epistulam. Eam legit et deinde aliquid post scriptum: ‘si haec ob quamcumque causam epistula tibi quandam sollicitudinem excitaret, tolle chartam, scribe epistulam, aperi indicem omnium domiciliorum et mitte ad primum domicilium inventum hisce verbis post scriptum additis.’ Dominus ilico Martinez surrexit e sella, leniter risit, sustulit chartam calamumque, epistulam scripsit, addidit ipsa verba post scriptum lecta, aperuit indicem omnium domiciliorum eamque misit. Hebdomade insequente femina iuvenis nomine Vela aperuit thecam tabellariam mane invenitque epistulam quandam, eam legit, lacrimam effudit, sustulit chartam calamumque, epistulam scripsit, addidit post scriptum verba illa, aperuit indicem


buscó un papel y un bolígrafo, escribió, agregó una postdata, abrió el directorio y envió un carta. Después de una semana, por la mañana el señor Cardiel abrió el buzón de su casa, encontró una carta, la leyó, tembló de miedo, subió al tercer piso y de la venta de su cuarto se aventó...

omnium domiciliorum eamque misit. Hebdomade post transacta, mane vir nomine Ocampo aperuit thecam tabellariam invenitque quandam epistulam, eam legit et continuo genibus flectis precatus est, quaesivit chartam calamumque, scripsit, addidit illa post scriptum verba, aperuit indicem omnium A la semana siguiente, la señora domiciliorum misitque eam. Post Cavodevilla abrió el buzón de su casa y hebdomadem mane dominus nomine no encontró nada. Ni una carta ni un Cardiel aperuit thecam tabellariam, consuelo, ni siquiera un humilde consejo. epistulam invenit, eam legit, propter timorem tremuit, ascendit in tertium tabulatum atque de sui cubiculi fenestra se proiecit... Hebdomade insequente domina nomine Cavodevilla aperuit thecam tabellariam nec quicquam invenit. Nec epistulam nec solaciolum, ne humile quidem consilium.


De ianua magica [La puerta mágica] Fabula / Cuento

Raimundi V. Nadie que se precie de conocer suficientemente bien la ciudad de Roma desconoce que exista cierta puerta que se dice ser mágica. Ésta se encuentra en la plaza dedicada actualmente al rey de Italia Vittorio Emanuele II. Podemos llegar a dicho jardín por la vía ‘Carlo Alberto’ dejando atrás la Basílica S. María la Mayor, caminando hacia el sur. Así pues, en cuanto me acordé de aquella puerta me pareció que sería una buena trama para escribir un cuento. Sin embargo será bueno decir algo de aquella puerta antes de pasar a la narración. Se dice que ‘si alguno descifrara el enigma de esta puerta su riqueza será infinita’, pues tiene ciertas inscripciones bastante curiosas y difícilmente inteligibles, que conoció Maximiliano Palombara, estudioso de los misterios, a través de cierto mago seguramente desconocido. La tradición cuenta que aquel mago podía convertir la hierba en oro, pero su secretó permaneció escondido en una fórmula mágica. Después de que Maximiliano intentó con todas sus fuerzas resolver aquel acertijo y no pudo, mandó escribir tales palabras en esa

Nemo qui aestimat se Romam sat’ bene novisse ignorat exstare quandam ianuam quae dicitur magica. Haec invenitur in platea Romana hodiernis diebus Victorio Emmanueli II Italiae regi dicata. Ad hunc hortum pervenire possumus per viam Caroli Alberti, praetereuntes S. Mariae Maioris Basilicam ambulantesque ad meridiem. Utcumque, cum huius ianuae recordarer, cogitavi ex hoc argumentum fieri posse narrationem quam vobis traderem. Bonum autem est aliquid de illa ianua dicere priusquam ad fabulam aggrediamur. ‘Si quis tale huius ianuae aenigma resolvere potuerit opes eius immensae erunt’ dicitur, nam inscriptae sunt quaedam sententiae admodum mirae neque faciles intellectu, quas didicit Maximilianus Palombara, rerum arcanarum studiosus, a quodam mago verisimiliter ignoto. Ille magus herbam in aurum vertere potuisse fertur, sed eius secretum manebat verbis arcanis celatum. Postquam Maximilianus omnibus viribus conatus est hanc difficultatem solvere neque potuit, talia verba in hac ianua inscribi iussit


puerta a fin de que el que quisiera ser rico pudiera siempre y cuando resolviera el acertijo. Hasta la fecha nadie ha podido resolverlo, por lo menos en el mundo de los mortales; pues en mi cuento se habla de cierto personaje que lo logró.

ut si quis voluisset divitissimus fieri posset dummodo aenigma resolvisset! Hactenus nemo id resolvere potuit! Saltem in mortalium mundo. Attamen in mea quidem fabulam agitur de quodam homine qui potuit!

Dos amigos tenían la costumbre de cultivar el arte de la filosofía. Uno preguntaba al otro y no podía ser interrogado hasta que se diera la respuesta. El mayor, por ejemplo, le preguntó al menor quién era la dama cuyo nombre cambia doce veces cada año y su cara cuatro cada tiempo determinado. ‘No es difícil decirlo’ respondió el más joven, ‘digo que es la luna’. Él mismo, por su parte, preguntó al mayor de dos caminos cuál debía ser elegido: el más corto, que aunque menor sin embargo no es recto o el más largo, que aunque más arduo sin embargo es llevadero. ‘Ni siquiera eso es difícil de adivinar’ respondió, ‘creo que habrá que elegir el más largo, pues es semejante al camino de la virtud’. Y así continuaron. Cierto día el mayor entendió que en vano había intentado hacer caer a su amigo, pues él de algún modo siempre encontraba la respuesta. Así que para que finalmente pudiera engañarlo le propuso un acertijo que habían encontrado mientras caminaban por Roma: ‘Como bien sabes, mi querido amigo, si alguien resuelve este enigma gozará de riquezas infinitas tal como de un tesoro inmenso; por lo que te daré el beneficio si pudieras descifrarlo’ y riendo añadió ‘el menor cede ante el mayor. ¿De qué

Duobus amicis consuetudo erat artem philosophandi colere. Alter quidem alteri praebebat quaestionem quandam neque interrogari poterat donec responsum daretur. Maior, exempli gratia, minorem interrogavit femina quae esset cuius nomen mutatur duodecies quoque anno eiusque facies quatter quaque periodo certa. ‘Haud difficile est hoc dicere’ respondit iunior, ‘lunam dixerim’. Ipse contra maiorem rogavit duarum viarum utra eligenda esset: brevior etsi minor tamen haud recta an longior etsi magis ardua tamen toleranda. ‘Ne hoc quidem est difficile inventu’ respondit, ‘longiorem eligendam credo, nam similis est virtutis viae’. Et sic porro perrexerunt. Quodam vero die senior intellexit se nequiquam conatum esse amicum fallere, is enim quodammodo semper responsa inveniebat. Quare ut tandem eum falli videret ei quidem proposuit aenigma inventum ab iis Romae ambulantibus: ‘Ut certo scis, mi care amice, si quis hoc aenigma resolvere potuerit sempiternis opibus fruetur quemadmodum thesauro ingenti. Inde beneficium tibi feram si hoc resolvere potueris’ ac derridens addidit ‘ubi maior minor cessat. Quomodo igitur aenigma ianuae resolvi potest?’


manera, entonces, puede ser resuelto el acertijo de la puerta?’ El joven sabía bastante bien, de modo admirable, que en las preguntas de alguna manera ya están contenidas las respuestas, siempre y cuando la pregunta estuviera bien hecha y fuera idónea; por lo demás si algún problema no se puede resolver directamente hay que encontrar otro modo que no sea directo pero sí oportuno. Acerca del acertijo escrito en la puerta mágica pensó y finalmente entendió que a veces los problemas no son hechos para ser resueltos sino para resolver. Después de algunos meses el joven fue a ver a su amigo y le dio el oro tomado de la puerta mágica, quien estaba verdaderamente asombrado y que le preguntó cómo había podido resolver el problema. A lo cual respondió: ‘Quien hizo esta puerta quiso engañar a todos, por lo que escondió el oro en este monumento y mandó escribir aquellas extrañas fórmulas. Por lo tanto todos creían que había que conservar dichas sentencias, yo en cambio entendí que había que destruirlas para recuperar el oro. ¿Cómo podía, sin embargo, destruirlas sino destruyendo la puerta misma? Pues ahí estaba escrito que ‘EL TIEMPO PASA RIENDO Y EN BREVE TODO LO DESTRUIRÁ’’.

Iuvenis mirum in modum satis bene sciebat in quaestionibus quodammodo inesse iam responsa dummodo interrogationes bene factae atque idonea essent; praeterea si quaedam difficultas resolvi recta non potest altera via est invenienda quae non est recta sed opportuna. De aenigmate in ianua magica inscripto is cogitavit ac demum intellexit aenigmata interdum non facta esse ut resolverentur sed ut resolverent. Post aliquot menses iunior adfuit amicum atque ei dedit aurum ex ianua magica sublatum. Valde miratus est eumque interrogavit quomodo difficultatem resolvisset. Inde respondit: ‘quis fecit hanc ianuam cunctos homines fallere voluit, unde aurum operuit monumento tali et inscribi iussit sententias admodum miras. Omnes igitur crediderunt tales sententias conservandas, ego contra intellexi has destruendas ut aurum reciperem. Quomodo autem eas poteram destruere nisi ianuam ipsam diruendo? Scriptum enim ibi erat ‘TEMPUS RIDET, BREVI RODET’’.


De gladio et cruce

Fabula / Cuento

[La espada y la cruz] Raimundi V. Estilicón fue un soldado romano de cierta importancia para la historia de Roma cuya vita es conmovedora. Así pues, cuando la conocí, ella misma me dio un argumento que podría tratar nuevamente en dos párrafos como de costumbre. Son por tanto dos partes en esta narración: en la primera se habla de la verdadera vida de Estilicón y en la segunda se mezcla con un poco de fantasía. Pero antes de que lleguemos al cuento conviene decir que Estilicón verdaderamente fue sometido a la condena de la memoria. En qué consiste empero dicha condena, preguntamos con justa razón. En la antigüedad romana si alguno era enemigo de la república se podía ordenar que fuera eliminado todo aquello le perteneciera a fin de que nadie se acordara de él. ¿De qué manera entonces es que sabemos algo de Estilicón? Eso precisamente no lo sé; quizá sea una pregunta que no pueda contestar. Por no extenderme más, esta breve narración está dedicada a mi queridísimo amigo Jiří A. Čepelák.

Stilicho fuit miles Romanus alicuius momenti historiae rerum gestarum Romae cuius vita animum movet. Itaque cum eam cognoscerem ipsa praebuit mihi argumentum tractandum iterum de more duabus paragraphis. Sunt igitur duae partes huius narrationis quarum in prima agitur de vita vera Stilichonis, in altera vero miscentur vera vita et pars a me ficta. Sed antequam aggrediamur ad fabellam dicendum est Stilichonem vere damnatione memoriae condemnatum esse. Quid autem sit damnatio memoriae iure interrogamus. Antiquitus Romae si quis fuisset inimicus rei publicae iuberi posset omnia quae ad eum pertineret deleri ne homines eius meminissent. Quomodo autem de Stilichone aliquid scimus? Hoc prorsus haud scio; mysterium forsitan sit quod resolvere nequeo! Ne pluribus dicam, haec fabella dilectissimo amico Georgio Laminario dicata est.


Mi nombre no es ninguno, pues fue borrado de la memoria por el emperador Honorio debido a la maldad y envidia de los hombres. Fui condenado al olvido y a la pena capital; sin embargo, después de veinte siglos me es dada la oportunidad de redimirlo y evidentemente dicha ocasión no es de ningún modo despreciable. Nací en Panonia bajo el imperio de Flavio Julio Constancio, cuya religión era también la mía, en el pueblo de los Vándalos, quienes habían migrado de Silesia a tierras romanas. Mi padre militó bajo el gobierno de Flavio Julio Valente, mi madre era romana, de donde aprendí a amar el imperio Romano y a servirlo. Fui hecho por Nuestro Emperador Flavio Teodosio tutor de su hijo Honorio con el fin de conservar el imperio. Una vez muerto Teodosio, Honorio se convirtió en emperador de la parte occidental del imperio, y su hermano Arcadio de la parte oriental. Ninguno de los dos, sin embargo, fue competente. De aquí a allá recorría el imperio romano cabalgando; vencí en Macedonia al ejército de Alarico, rey de los visigodos. Después tuve la oportunidad de exterminar a los suevos, alanos y vándalos, pero al final no la pude aprovechar... Contaré el motivo:

Mihi nomen est nullum, ereptum enim est a memoria ab imperatore Honorio ob iniquitatem et hominum invidiam. Condemnatus sum damnatione memoriae damnatusque capite attamen nunc saeculis post interiectis viginti data est mihi occasio ut id redimam neque scilicet haec opportunitas ullo prorsus modo est praetermittenda. Natus sum in Pannonia Imperatore Flavio Iulio Constantio, cuius religio erat mihi quoque, gens mea fuit vandalorum, quae ex Silesia ad regiones Romanas migravit. Pater stipendia meruit Flavio Iulio Valente regnante; mater Romana est, unde imperium Romanum amare eique servire didici. A Domino Nostro Flavio Theodosio Augusto factus sum eius filii tutor Honorii, imperii servandi causa. D. N. Theodosio mortuo, Honorius creatus est imperator Romani Imperii Occidentalis eiusque frater Arcadius Orientalis, neuter tamen idoneus vel iustus. Huc et illuc equitans Imperium Romanum peragrabam. Alarici vero Visigothorum regis exercitum vici in Macedonia. Deinde occasio evenit qua Suebos, Halanos Vandalosque exterminavissem, neque tandem eam capere potui... Narrabo qua de causa:

Hace tiempo, después de la última batalla, cuando todavía era jefe del ejército, me hicieron llegar una espada que estando rota llevé a un artesano cuyo oficio era fabricarlas. Una vez reparada, aquel

Olim post bellum extremum cum adhuc essem magister militum allatus est mihi gladius quem fractum attuli fabro cuius officium erat gladios facere. Gladio refecto, ille grandaevus quaedam verba


anciano me refirió que toda espada desde su origen está hecha para matar. ‘Pero tú’ me dijo ‘no la emplees en matar sino en salvar la vida de los hombres; ya ves que está escrito que quien recibe una espada a espada morirá’, palabras que fuertemente se grabaron en mi alma. ‘¿Quién dijo eso?’ le pregunté, y me respondió ‘quien dio su vida a los tormentos para que fuéramos salvados en la eternidad’. Al día siguiente fui capturado por los enemigos de Roma, traidores que ante el emperador dijeron que quería apoderarme del imperio. ‘¿Cómo se atreven a decir esto? ¿Por qué estupidez entregan a quien sólo pensaba en servir al imperio?’ me preguntaba. Bastaba una palabra o una señal para que el ejército cogiera las armas y me rescatara, pero eso significaba luchar contra el emperador y no quería hacer nada en contra del imperio. Así pues, fui traído a una iglesia de Rávena donde viendo una cruz entendí lo que antes no había podido. Con la espada fui llevado a ese lugar donde, por las palabas del artesano, mi alma pudo salvarse, y mi nombre. En el libro de la vida fue escrito ‘Estilicón’.

ad me rettulit dicens gladios ab origine factos esse ut occiderent. ‘Attamen tu’ ait mihi, ‘noli eo uti ut occidas sed ut hominum vitam serves; scriptum enim est ‘omnes qui acceperint gladium gladio perituros’’, quae verba vehementer incisa sunt in animo. ‘Quis dixit hoc?’ interrogavi, responditque ad haec ‘qui vitam dedit cruciatus ut servemur in aeternum’. Die insequente ab inimicis Romanorum captus sum coramque imperatore proditores dixerunt me voluisse imperio potiri. ‘Quomodo ausi sunt talia dicere? Qua insania me tantummodo volentem imperio servire tradiderunt?’ cogitabam. Satis erat uno vocabulo signove digiti imperare exercitui tollere arma ut me servaret, sed hoc significabat contra imperatorem pugnare neque quicquam contra imperium temptare ausus sum. Itaque allatus sum in ecclesiam Ravennae ubi crucem videns intellexi quod non antea. Gladio tractus sum illuc quo loco propter fabri vocabula animus servari potuit atque nomen. In libro vitae inscriptum est ‘Stilicho’.


De duabus civitatibus

Commentariolum

[Las dos ciudades] Raimundi V. Cuando se habla de dos ciudades, como cuando lo mismo se habla de dos personas, dos principios, dos elementos, no me queda sino siempre una ligera sospecha de que se habla de una oposición, o que en algún momento, aun implícita o involuntariamente, se terminará hablando de ella; es paradigmática por ejemplo la imagen de las dos ciudades de san Agustín. Cuando Charles Dickens escribió su ‘Historia de dos ciudades’, por lo demás, no imaginó que un día yo, ávido, insipiente y profundamente insaciable, lo tomaría como pretexto, porque al igual que a otros de sus lectores, también a mí me ha impresionado.

Cum agitur de duabus urbibus, sicut item dicitur de duobus hominibus sive principiis sive elementis, non nisi suspicari possum agi de contentione quadam vel in quodam momento, etiam implicitum in modum seu nolente, denique actum iri de ea, exemplum huius rei maximum est notio S. Augustini de duabus civitatibus. Cum autem Carolus nomine Dickens suam ‘Historiam de duabus urbibus’ scriberet, mente fingere non potuit olim memet, avidum, infacetum atque profunde insatiabilem eam accepturum veluti causam praetextam, namque cum aliorum legentium tum meum quoque animum movere potuit.

Nuestro buen Charles Dickens no podía imaginarlo, como ya quedó dicho, naturalmente no lo preveía; sin embargo creo que él fue lo suficientemente honesto para saber que si el arte imita a la naturaleza, la vida imita al arte. Si todas las cosas cumplen un ciclo, ése que

Noster quidem probus Carolus Dickens illud mente fingere non poterat, ut iam dictum est; utique illud non praevidebat; nihilominus eum credo fuisse adeo honestum ut intellegeret hoc: si ars imitatur naturam, vita imitatur artem. Si omnia perficit periodum suam,


pregono sería el ciclo natural del arte y la relación entre el hombre, su acción creativa y la naturaleza. Adviértase brevemente que la naturaleza es creación divina; la obra literaria, creación humana; pero el hombre –también criatura, sin embargo llamado a un destino mayor– termina por estar abierto a todas las cosas, pudiendo llegar a ser, como dice el Mirandulense, lo más noble o lo más terrible. Que el hombre no ha nacido para las cosas fáciles me lo recuerda siempre la sentencia horaciana ‘Nil mortalibus ardui est; caelum ipsum petimus’. Finalmente, reconsiderando una abandonada y provocativa tradición que se remonta al Nazareno, me quedo pensando si será verdad que el hombre está llamado a ser dios.

illud quod dico est periodus artis genuina et vinculum inter hominem, eius actionem creandi et naturam. Videatur hoc breviter, nam si natura est creatio divina, opus litterarium creatio humana, homo autem – etiam creatura tamen destinata ad maiora– tandem apertus ad omnia esse intellegitur, potens, sicut Mirandulensis ait, altiorum aut terribiliorum. Hominen non natum esse ad faciliora recordor saepe ob sententiam horatianam ‘Nil mortalibus ardui est: caelum ipsum petimus’. Demum reputans de quadam relicta atque excitanti traditione quae originem ducit ab ipso Nazareno nunc cogito utrum verum sit hominem destinari ut deus fiat.

Hoy he meditaba la admirable capacidad que tiene el hombre para el sacrificio, la sorprendente y misteriosa capacidad para el dolor. ¿No vemos acaso también el otro lado de noble y admirable capacidad para el amor? –‘Recuerda’ me digo ‘que estás moviéndote en el ámbito de las oposiciones’–.

Meditabar hodie de mirabili quadam facultate hominis usque ad contemptum sui, mira at arcana facultate dolendi. Nonne autem alterum aspectum mirabilis facultatis amandi ac nobilitatis videmus? ‘Memento’ mihi ipse dico ‘te deambulare in contentionibus’.

La novela de Charles Dickens, de la cual hablamos, tiene un final predecible. Él mismo, creo, lo sabía. Por eso, la grandeza de su final no estriba en sí mismo, sino en la brillante composición y condición para expresar con palabras toda la tribulación de un alma que después de una vida miserable se ejercitó en el crisol de la belleza. La belleza, pues, no es un

Fabulae romanensis Caroli Dickens, de qua loquimur, finis praedici potest. Ille ipse, ut credo, hoc sciebat. Proinde magnitudo huius finis non tantum pendet ab eius natura quantum a condicione admirabili exprimendi verbis aerumnas cunctas cuiusdam animi qui post miseram vitam exercitus est beatitudinis vi. Beatitudo igitur non est minoris momenti.


asunto menor; y éste no es el primer caso narrado o conocido, real o imaginado, donde la belleza presta el buen servicio de aliciente para la conversión –el intelectual francés André Frossard lo experimentó mientras sorprendido admiraba la belleza interior de una iglesia, a Dostoievski no dejó de motivarlo el pensamiento de una belleza ulterior, salvífica–.

Sane hoc non est prius exemplum dictum vel notum, verum vel fictum, quo beatitudo praestat operam bonam velut incitamentum ad conversionem –vir litteratus nomine Andreas Forssard expertus huius rei est dum stupens admirabatur beatitudinem interiorem cuiusdam ecclesiae, item Dostoevskii excitabatur quadam cogitatione de ulteriore batitudine servante–.

No se me escapa la ocasión para mencionar que los griegos ya intuían esta noción que desarrollaron brillantemente en el paroxismo de los contrarios: la tragedia y la catarsis. Kant, con todo el formalismo que lo representa, hace del juicio estético el vínculo que une en el hombre lo que quizá a sus ojos no era vinculable: la razón teórica (la vida especulativa) con la razón práctica (la vida activa), justificando que la moral del hombre no es un asunto opcional, sino más bien razonable y que no está desvinculada de ningún aspecto de la vida del ser humano.

Ne praetermittam occasionem ut dicam Graecos suspicatos hanc notionem esse quam mirum in modum amplificaverunt usque ad impetum contrariorum: tragoediae et catharsis. Kantius etsi admodum scrupulosus videtur credidit iudicium aestheticum vinculum esse inter ea quae fortasse prae oculis vinculari non potest: rationem theoreticam (seu vitam theoreticam) et rationem practicam (seu vitam activam), arguens mores hominum non optativas, immo cogitandas neque separatas ullarum provinciarum vitae hominis esse.

Regreso, pues, a mi buen amigo el escritor inglés Dickens. Repito que aunque no previera lo que desataría, no dejó de ser honesto; lo refleja la fidelidad de sus descripciones históricas y lo llano de sus sentencias elaboradas. Y esa honestidad, a mi parecer, le dio un elemento que lo conforma un cabal caballero. Explicar qué significa ‘cabal caballero’ es algo que no debería ser necesario –como no debería ser necesario

Redeamus autem ad probum scriptorem Britannum Carolum Dickens. Quamquam is non praevideret, iterum dicam, quid solveret in futuro attamen semper verus fuit; hoc prorsus videtur ob fidelitatem eius narrationum historicarum et propter eius sententias sinceras. Et haec sinceritas, mihi videtur, ei dedit elementum quo factus est integer homo. Explanare quid sibi velit ‘integer homo’ non deberet necessario esse –ita ut non


justificar que hay deberes cívicos que todo buen ciudadano debe cumplir de buen agrado o que la vida es sagrada–. Pero un mundo donde el conformismo y la pasión se han desbordado se hace al menos para mí y alguno más no sólo deseable sino urgente recordarlo.

arguendum esset exstare normas civiles quae servandae sunt ab omnibus civibus bonis animo aequo seu vitam sacram esse–. Sed in mundo quo satietas et cupiditas augentur non modo necesse est hoc explanare, saltem mihi et alicui alii, quin etiam desiderabile et recordandum.

¿Qué me he propuesto decir? La conclusión es sencilla y evidente: que mientras los escritores contemporáneos experimentan la absoluta libertad de estar desvinculados de su obra, libres de toda responsabilidad, me deja pensar el hecho de que los que ganaron el título de universales y eternos, clásicos, de algún modo nos advierten que la expresión de la belleza tiene su beneficio y recompensa. Quizá si Dostoievski hoy leyera la gran literatura contemporánea, quizá si Forssard hoy entrara a una iglesia moderna, no encontrarían el modo de dar el paso. La conclusión es terrible: nosotros les hemos negado esa dicha a otros más. Pero hoy ¿quién se atreve a decirlo? ¿Quién dice que vale la pena considerarlo, cuando no hay sino hombres que miran para sí mismos sin atreverse a mirar a algo más? Aquí es donde hablo de mis dos ciudades: la de los escritores que han acelerado la apoteosis de lo ingrávido y la de los describieron la vida con toda su gravedad.

Quidnam prorsus dicere volui? Conclusio est clara atque perspicua: dum scriptores hodierni abutuntur libertate maxima disiuncti ab operibus suis auctoritateque morali sua, reputo quomodo ii qui poposcerunt titulum hominum universalium, aeternorum classicorumque, quodammodo monuerint nos signum pulchritudinis beneficium et praemium habere. Forsitan si Dostoevskii legeret hodiernas litteras quae tenentur magni momenti, forsitan si Frossard hodie quandam ecclesiam peteret recentiorem non invenirent modum ut ad gradum altum pervenirent. Conclusio igitur videtur terribilis: nos haud siveramus alios quominus occasionem habeant. Sed quis nunc audet hoc dicere? quisnam putat operae pretium esse hisce de rebus cogitare cum fere nemo hominum sit qui ad altiora petat nisi ad se ipse? Hic prorsus loquor de duabus civitatibus: civitate scriptorum qui properant apotheosin leviorum atque civitate eorum qui vitam describunt prorsus cum eius pondere.


De diebus in Vivario Novo

Commentariolum

[Días en el Vivarium Novum] Alphonsi Zúnica «Desde siempre he sabido que mi lengua materna es el español, porque la aprendí de mi madre; pero después de conocer Vivarium Novum me di cuenta que el latín es mi lengua paterna».

«Bene sciebam meam linguam maternam linguam hispanicam esse, sed postquam noveram Vivarium Novum, conscius sum linguam latinam meam linguam paternam esse».

Me gustaría, pues, contar mi experiencia en la Academia y lo que aprendí en ella. Para empezar querría subrayar que antes de encontrar el Vivarium Novum tenía muy claro que iba a estudiar matemáticas, física o algo relacionado con ciencias.

Velim enim narrare quae in Academia expertus sum, et quod illic didici. Primum omnium volo notare me, antequam in Academia versarem, scientis empiricis vel mathematicis in Unversitate studere voluisse.

Comencé a dedicarme al latín ya desde pequeño, porque a mi padre siempre le ha parecido algo elemental que todo hombre debería saber. Así que, desde los siete años, empezó a enseñarme vocabulario, hasta que pasados unos años, empecé a leer con él Familia Romana (del método Ørberg). Llevábamos un ritmo bastante lento, pero eficaz.

Linguam latinam a primis ungulis colere coepi, quia pater semper hanc linguam ab omnibus sciendam censebat. Propterea cum iam a septem annis natus eram, me vocabula latina docuit, et post aliquos annos Familiae Romanae (methodi Orbergianae) operam dare coepimus. Lente progrediebamur, tamen secure.


Pocos años antes, mi padre había conocido el Vivarium Novum por su asistencia a algunos congresos, así que sin dificultad se enteró de que en verano de 2011 se haría un curso intensivo de latín.

Paucos annos ante pater academiam Vivarium Novum novit, nam quosdam conventus eius frequentavit. Hac de causa facillime ad patris aures advenit nuntia de cursu latino aestatis anni MMXI.

El curso duraba dos meses, cosa que para mí, un chico de 14 años, me parecía demasiado tiempo, por lo que decidí quedarme solo el primer curso, o sea, un mes.

Cursus duorum mensum erat, quod mihi, puero XIV annorum, nimium tempus videbatur (et in aestate!), quamobrem illic per unum mensem versari constitui, sc. primam cursus partem.

Las clases en Roma me sorprendieron, y no solo eso, sino que también encontré unos verdaderos amigos que compartían mis gustos. Todo esto y la comodidad y calidad del lugar me retuvieron durante el siguiente mes. Pero lo más sorprendente es que cada vez que vuelvo conozco más amigos con los que me entiendo perfectamente.

Non modo scholas romanas miratus sum, sed etiam veros amicos inveni, qui eisdem rebus in otio officiisque quam ego fruebantur. Haec omnia atque tam amoenus locus me retinuit secundo mense. Sed noli putare tantum aestate me amicos invenisse, sed etiam hisce diebus Nativitatis novos optimos amicos quoque invenio.

Después de esta experiencia tan fantástica, no solo consolidé los conocimientos que ya tenía del latín, sino que aprendí mucho más y salí hablando latín, pues era la única lengua en la que se nos permitía hablar.

Post has magnificas ferias, non modo quod iam didiceram de latina lingua memoriae alligavi, sed etiam multa alia memoriae mandavi et potestatem latine loquendi mihi dederunt, nam latine tantum loqui in Academia licebat.

Ya como conclusión, vuelvo al inicio donde decía que tenía claro que iba a estudiar ciencias. Pues bien, ahora pensando sobre todo esto me planteo la posibilidad de dedicarme al latín y ciertamente busco la mínima oportunidad para poder ir a la Academia por todo un año.

Et postremum, videns quod supra scripsi (ubi aiebam me virum scientiarum fore) atque cogitans quae nuperrime dicta sunt, fortasse linguam latinam docere, ut munus meum, statuam. Et revera spero ut per totum annum ingenium meum in Academia augere possim.


Ahora mismo escribo desde Roma, en la Academia, a la que he venido para volver a disfrutar con mis amigos el último momento del año. Pero lo que no esperaba es conocer a tan buenas personas como los alumnos que se quedaron los días de Navidad, para comenzar con los profesores el nuevo año 2012.

Nunc manu mea Romae in Academia scribo, quam perveni ut cum amicis meis fine anni fruerem. Sed rursus miratus sum cum novi novos discipulos, optimas personas, qui diebus Nativitatis manserunt, ut una cum magistris novum annum MMXII inciperent.

Roma, 5 de enero de 2012. Data Romae die quinto mensis Ianuarii, anno Alfonso Zúnica García Domini MMXII. Alphonsus Zúnica García Avia

ALIMENTAR CON LA FLAMA DE LA JUSTICIA LA PROFUSA SEMILLA DE LA SABIDURÍA


De antiquariis et commemoratione orthographiae

Interpretamentum

[De los anticuarios y la mención de la recta escritura] Cassiodori (ca. 485-ca. 580) Instituciones (I.30.1) Institutiones (I.30.1) [...] Confieso, a pesar de todo, mi deseo, ya que entre ustedes cualquier cosa que pueda ser terminada con el esfuerzo del trabajo corporal, en mi caso el estudio de los antiguos, si es que escriben con la verdad, no sin mérito sea más agradable, ya que reconsiderando sus pensamientos enseñan útilmente las Sagradas Escrituras y transmiten a lo largo y a lo ancho los preceptos del Señor: esfuerzo afortunado, diligencia laudable, predican con la mano a los hombres, abren con los dedos las lenguas de ellos, ofrecen la salvación inefable a los hombres y combaten con la

[...] Ego tamen fateor votum meum, quod inter vos quaecumque possunt corporeo labore compleri, antiquariorum mihi studia, si tamen veraciter scribant, non immerito forsitan plus placere, quod et mentem suam relegendo Scripturas divinas salutariter instruunt et Domini praecepta scribendo longe lateque disseminant. Felix intentio, laudanda sedulitas, manu hominibus praedicare, digitis linguas aperire, salutem mortalibus tacitum dare, et contra diaboli subreptiones illicitas calamo atramentoque pugnare. Tot enim vulnera


pluma y la tinta los asaltos ilícitos del Satanas accipit, quot antiquarius Domini demonio. Tantas heridas recibe Satanás verba describit. como palabras que escribe el ‘anticuario’ del Señor. Situado, de esta manera, en un lugar va recorriendo diversas provincias propagando su trabajo, en los pasajes santos se lee el esfuerzo del mismo, los pueblos escuchan cómo conviertan su depravada voluntad y cómo puedan servir al Señor con alma pura, y se consagra a este esfuerzo lejos de su obra. No puedo decir que aquel no pueda percibir la fortuna de todos estos bienes, si es que no por la circunstancia de la pasión sino por el recto estudio sepa llevar a cabo. El hombre multiplica las palabras celestes, y a partir de cierto significado comprobable, si es lícito decirlo, con tres dedos se escribe lo que se establece por virtud de la Santísima Trinidad. ¡Oh, espectáculo glorioso para quienes lo examinan con atención! Las palabras celestes son escritas con la veloz caña para que, de donde el diablo hiciera ser azotada la cabeza del Señor en la pasión, su astucia pudiera ser destruida. Sucede también por la alabanza de ellos que de alguna manera parecen imitar la acción del Señor, que con su dedo omnipotente escribió su ley, aunque sea dicho en sentido figurado. Hay, pues, muchas cosas que sean referidas acerca de tan insigne arte, pero es suficiente para ellos ser llamados copistas, quienes obedecen a la justicia del Señor.

Uno itaque loco situs, operis sui disseminatione per diversas provincias vadit; in locis sanctis legitur labor ipsius; audiunt populi unde se a prava voluntate convertant, et Domino pura mente deserviant, operatur absens de opere suo. Nequeo dicere vicissitudinem illum de tot bonis non posse percipere, si tamen non cupiditatis ambitu sed recto studio talia noscatur efficere. Verba caelestia multiplicat homo, et quadam significatione comprobabili, si fas est dicere, tribus digitis scribitur quod virtus sanctae Trinitatis effatur. O spectaculum bene considerantibus gloriosum! Arundine currente verba caelestia describuntur, ut, unde diabolus caput Domini in passione fecit percuti (Math. 27, 29-30), inde eius calliditas possit extingui. Accidit etiam laudibus eorum, quod factum Domini aliquo modo videntur emitari, qui legem suam, licet figuraliter sit dictum, omnipotentis digiti operatione conscripsit (Cf. Exod. 31, 18). Multa sunt quidem quae de tam insigni arte referantur sed sufficit eos dici librarios, qui librae Domini (Cf. Prov. 16, 11 seu Dan. 5, 27) iustitiaeque deserviunt.


HOMINES DVM DOCENT DISCVNT


Septembris MMXII

Artes Liberales - Mensis Septembris MMXII  

Artes Liberales - Mensis Septembris MMXII Fasciculus litterarum humaniorum