Page 1


La Universidad como Acceso: puerta de entrada

La Universidad es el centro de producción y reproducción de conocimiento, por lo que juega un rol trascendental en la sociedad. Actualmente podemos ver como la universidad propicia el mantenimiento del status quo y vemos como cada vez nuestras carreras se vuelcan a las necesidades del mercado, alejando incluso la posibilidad de pensar en trabajar en algún ámbito externo al mercado o al estado.

no nos representa. Es decir, existe un proyecto de sociedad que se ha venido instalando las últimas 3 décadas en Chile y que se refleja en los cambios que ha vivido la Chile en las mismas décadas. Un proyecto que pone en primer plano el individualismo, la competencia, el excelentismo, como también se apoya en ideales falsos: la meritocracia que se propugna como LA forma de ascenso social; la búsqueda de etc.

En este contexto entendemos a la Universidad como un espacio en disputa. En disputa porque representa, actualmente, un modelo de sociedad al que nosotros

Se plantea que mediante el esfuerzo personal es posible ascender socialmente. En el plano particular de la educación chilena

vemos que esto es falso: no es el esfuerzo personal el que te asegura un mejor futuro, es el tipo de colegio en el que se estudió, junto con el nivel socioeconómico de la familia, los principales factores que predicen el futuro de los jóvenes. Por otro lado, existe un fuerte chovinismo dentro de la Chile, creyéndonos la elite intelectual, cuando como máximo somos el sustento profesional, ideológico y material del modelo y de la verdadera élite. ¿Quiénes son los que determinan el enfoque de nuestras carreras, los ramos que cursamos, los profesores que tenemos? ¿La mano invisible del


o espacio en disputa

a disputar un modelo de sociedad mercado? ¿O, más bien, la mano invisible de la elite? La universidad debe ser un espacio que devele las causas de las problemáticas de la sociedad, debe ser un actor mirando de frente a las mayorías de nuestra sociedad para dejar de ser el sostén de la élite. La universidad adquiere la responsabilidad de pensar a la sociedad y no reproducirla a ciegas, debe potenciar sujetos críticos y reflexivos que utilicen sus conocimientos como herramientas de transformación. Actualmente el modelo o en concreto, los gobiernos desde la dictadura militar se ha jactado de un crecimiento en la cobertura importante. Es cierto, se ha embargo el quintil I (20% más pobre) hoy representa el 14% mientras que el quintil V (20% más rico) el 54%. La otra cara de la moneda es la Chile: si en 1991 representaba el 5,1% de la Esup, para el 2008 representa tan solo el 3,2%. Es decir no se vio afectada por la masificación de la educación. Cuestionar quienes son los que ingresan a esta institución permite cuestionar a todo el modelo

educativo, ya que no sólo es necesario que entren más estudiantes, sino que se queden, que aprendan y su paso por la universidad signifique un crecimiento para la sociedad entera y no para unos pocos. En paralelo a la lucha por el acceso está la lucha por transformar lo que ocurre dentro de la universidad como dos partes indisolubles de la lucha por la educación. Nuestra disputa principal es que la educación sea un derecho, que todo el que quiera estudiar pueda hacerlo y en buenas condiciones. Por esto nuestro horizonte es el acceso universal a la educación superior y nuestro paso intermedio, nos pone como meta que la Universidad de Chile piense (contenidos) e integre (acceso) a la sociedad en su conjunto: extender el derecho a entrar al sistema educativo es parte de nuestra lucha por una nueva sociedad. Debemos disputar espacios y conseguir transformaciones concretas para avanzar en un cambio en la composición social de la universidad. No podemos limitarnos a la mera consigna sino

que también ser capaces de generar demandas e iniciativas reales que impacten en la matrícula de nuestros espacios locales. El proyecto de Universidad al que apostamos tiene que considerarse como un agente activo en la sociedad y en su comunidad inmediata. Por esto es necesario avanzar en prácticas de extensión anclada a nuestra cotidianidad como estudiantes, en nuestros ramos y nuestras prácticas, pero sin jamás olvidar que como estudiantes debemos luchar siempre porque la educación tengo un contenido popular, no tan sólo en su composición socioeconómica, sino que también y principalmente en las preocupaciones que levante: en las investigaciones que se generen, en las ámbitos de las disciplinas que se enseñen, en las preguntas que se planteen.

¡Por una educación de corte popular, por un proyecto de sociedad distinto!

Acceso igualitario el primer paso


A paso firme

por un

Acceso Igualitario Lo que sigue busca problematizar el sistema educativo y abordarlo en su conjunto en nuestras facultades y/o carreras. Estas pequeñas problematizaciones arraigadas en demandas concretas, nos permitirán disputar tanto el sentido de la universidad como la concepción que tenemos de ella como estudiantes. P se en si mismo si no se cuestionan una serie de fundamentos de la educación superior tanto antes como después del ingreso de los compañeros. Por tanto, la propuesta de acceso debe considerar: (a) El periodo previo a entrar a la universidad (enseñanza pre-básica, básica y E la; (c) La nivelación post., (d) El seguimiento durante toda la formación para evitar la deserción. Por el momento abordaremos solo el momento de la matrícula, pero sin descuidar jamás que lo más importante es que el paso por la universidad sea una grato recuerdo de aprendizaje y de convivencia. Es decir, la preocupación por una nivelación, seguimiento y condiciones adecuadas para todos.


Que todo aumento de la matricula sea con criterios de equidad

Para avanzar en un acceso universal e igualitario es necesario ir dando pasos concretos que rompan definitivamente con la elitización de la Chile. Para eso, un mecanismo factible es que cada matricula que se aumente sea con criterios de democratización de la educación o de equidad independiente de la formula específica. 

Disminuir cupos PSU a favor del aumento de los con criterios de equidad:

Ahora bien, en las unidades académicas que por distintas razones no se pueda ampliar la matricula proponemos otra forma de avanzar en la deselitización de la Chile: disminuir los cupos PSU y los cupos liberados sean destinados a un ingreso alternativo para los sectores históricamente excluidos de nuestra casa de estudios.

La composición de la matrícula de la Chile da cuenta, no sólo de los ingresos individuales sino también de los colegios de procedencia de los estudiantes. Hoy esta cuenta con un 71% de alumnos de colegios particulares y colegios particulares subvencionados por el Estado, contra tan sólo un 29% de colegios municipales. Situación insostenible si se espera crear un regimen de Universidad que aborde las problemáticas de una sociedad compleja. Existe una deuda desde la Universidad Pública hacia la Educación Pública de Chile, y por tanto, es prioritario que quienes se encuentren accediendo a este cupo sean estudiantes provenientes de liceos y colegios municipales vulnerables o de comunas periféricas de bajo ingreso. Tercer Criterio, ante un exceso de postulantes para la selección final: Preferencia al quintil I:

Esta medida no significa acabar con las diferencias del Sistema Educacional, sino reparar en pro de un acceso justo, y que merme las situaciones de injusticia social e inequidad. 

Filtro: criterio inicial para obtener el cupo Preferencia al quintil I y II:

La universidad como uno de los motores del cambio social debe ser capaz de integrar a aquellos sectores de la población que han sido marginados históricamente del acceso a ESUP y consecuente de la posibilidad concreta de contribuir a la construcción del conocimiento al servicio de una sociedad en permanente cambio. Por esto, el criterio que establecemos dice relación con que los cupos con criterio de equidad privilegien el acceso de los dos primeros quintiles, I y II. Provenir de un colegio municipal

Ante la posibilidad concreta de una demanda mayor a los cupos con criterio de equidad que se otorguen, la forma de resolver la selección (de la que en estos tiempos no podemos escapar) del estudiante debe privilegiar a aquellos que, cumpliendo con los requistos especificados, provengan de un quintil más bajo al resto de los postulantes. Esto, rompe con la lógica actual que un mayor puntaje en la PSU por sobre cualquier otra característica. Creemos que ante la disyuntiva de seleccionar se debe privilegiar de aquellos que provengan de un quintil de más bajos ingresos, desde el primero al segundo. Y EN EL MEDIANO PLAZO 

Bajar los 600 puntos:

Bien es sabido que para poder postular a cualquie-


ra de las carreras de la Chile es necesario obtener como mínimo 600pts ponderados en la PSU. Conocemos la correlación que existe entre tipo de colegio y quintiles de ingreso (el llamado apartheid educativo municipales no emblemáticos sacan en promedio

cierta medida un proceso individual de aprendizaje y la capacidad del alumno a la hora de recibir conocimiento.

Mantener el criterio de los 600 pts es hacer vista gorda a las condicionantes sociales que sustentan el obtener un determinado puntaje. Es decir, se opera bajo una ideología de la meritocracia que nos dice que si nos esforzamos podemos ingresar a la Universidad de Chile, pero realidad esto depende más del colegio en que uno haya estudiado y de la situación socioeconómica familiar. 

Bajar ponderación PSU:

El análisis sobre el mecanismo de selección por excelencia ya es conocido, existe una crítica transversal y de la que no nos podemos desmarcar, la PSU como filtro refleja las variables estructurales (nivel educacional, escolaridad de los padres, bienes culturales, capacidad económica, etc) y no así las capacidades y potencialidades de aprendizaje de los educandos. La oportunidad de reducir el peso y la preponderancia que esta tiene al momento de permitir o truncar el acceso a la ESUP posibilita una ruptura entre lo que significa una real oportunidad de ingreso en igualdad de derechos y oportunidades y otro, el actual, que mantiene y reproduce las profundas diferencias sociales. 

Subir NEM:

Numerosas investigaciones dan cuenta que el NEM es mejor predictor del futuro rendimiento académico universitario que una prueba de selección múltiple como la PSU, dado que este refleja en

Si bien, este indicador no es el óptimo, consideramos que sí es necesario darle un mayor peso relativo a la hora de seleccionar, tanto o más que la PSU, ya que independiente del colegio de procedencia, el NEM refleja algún grado de progreso durante la enseñanza media. Sin embargo, esta condición no puede ser la única, no puede convertirse en el filtro exclusivo por el cual ingresen nuestros compañeros, puesto que traería consigo consecuencias similares al que hoy impera en el modelo educativo de educación superior.

HABLAR DE ACCE“O EN LA UNIVER“I DAD DE CHILE, HOY EN DÍA, ES HABLAR DE SELECCIÓN Y MECANISMOS DE EXCLU“IÓN


Otra forma de construir

izquierda:: desde las bases Hoy en particular, la temática del acceso se ha vuelto el primer paso a nivel de la Chile para demostrar que no es necesario caer en la típica lógica de hacer diagnósticos y alianzas en septiembre para tirarse a la FECH en noviembre, a la hora de construir en torno a uno de los muchos conflictos que esconde la educación superior. Por el contrario, creemos que lo fundamental pasa por coordinar acciones concretas en las carreras, donde el acento no se coloque en levantar tal o cual referente - sino que en la asamblea, la comisión, el foro y la discusión en los cursos - para impulsar la demanda de manera conjunta. Un ejemplo de lo anterior es que, si en marzo prácticamente en ninguna facultad el acceso era tema, hoy tenemos la certeza de que el problema se ha presentado en todas las facultades e institutos. Incluso, en algunas de ellas el conflicto ya se ha materializado en petitorios y movilizaciones gracias a las fuerzas que le han puesto nuestros compañeros de carrera.

Por otro lado, a medida que trabajamos en diagnósticos y paralelamente en ir poniendo el tema sobre el tapete de nuestras facultades, comenzamos a ver que las distintas bancadas se lanzaban a su primer espectáculo electoral anual: las elecciones al Senado Universitario. Sin embargo, las palabras que se manifestaron respecto al acceso a la Universidad de Chile, mantenían una serie de mitos, como por ejemplo, la defensa de la meritocracia como motor de movilidad social desmentida totalmente por las propias estadísticas sociales . En definitiva, nos hemos ido dando cuenta que el camino que hemos elegido sirve para discutir y problematizar de una buena forma cualquier tema. Se trata, entonces, de realizar el trabajo de hormiga día a día, convirtiendo algo que pasaba desapercibido para la mayoría de nuestros compañeros y la comunidad en general, en un problema y un conflicto que merece la pena nuestros esfuerzos para solucionarlo y movilizarnos por ello. C

Al mismo tiempo, la Comisión de Acceso FECH como espacio organizativo contó con pocos compañeros, no sumó a nadie que ya no perteneciera a un grupo político y su máximo y único fruto fue un foro con los senadores. Probablemente el 2011 deba ser un año en el cual la FECH reformule el sistema de secretarías y grupos de trabajo, de modo que se transformen en verdaderas herramientas para los estudiantes y no sólo en un colchón de apoyo a la Mesa de la Federación respecto de ciertos temas.

en conjunto con nuestros compañeros en cada carrera, facultad e instituto. Esperamos que nuestro trabajo cotidiano, así como las certezas políticas que de allí vamos construyendo, vayan ganando la adhesión de todos y llenen de sentido a quienes aún se muestran críticos. Como Colectivos no pretendemos otra cosa que el fortalecimiento del Movimiento Estudiantil en pos


Boletin 2 piños acceso  

Boletin 2 piños accesooo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you