Page 1


4

Infopress. Publicación anual. Número Trece. Año 2016

staff PLATADEPALO press Dirección Nicolás López. Diseño y Maquetación Susana Monjo. Redacción Maite Pérez, Nicolás López, Susana Monjo. Fotografía David Muñiz, Nicolás López y archivo. Traducción inglés: Alessandra Ates. Gestión del color Iris Color. Pamplona. Corresponsal en Indonesia Miguel Loperena & Edy. Imprime Gráficas Ulzama. Depósito Legal NA-xxxx-2016

ÚLTIMAS NOTICIAS

MASMENOSDOS S.L. Apartado de Correos 2184 31080 Pamplona (Navarra) SPAIN Teléfono de Atención al cliente +34 902 100 783 Fax +34 948 238 685 carson@platadepalo.com | www.platadepalo.com

¡Andamos

Más que PALABRAS - ¡Por el mar, por lo que se lleva y por lo que trae, por lo que mueve y por lo que guarda!, dijo Escarrabelli levantando su vaso.

¡BRINDEMOS! ENREDADOS!

- ¡Por el mar!, contestaron todos al unísono mientras brindaban antes de apurar el ron de un trago. En silencio y sin mirarse, bebieron la segunda y la tercera ronda buscando puntos fijos en el vacío para amarrar en un puerto seguro el cabo del recuerdo, al abrigo de las tempestades y los demonios.

- ¿Nadie va a decir nada?, preguntó Merlone. Beber sin palabras enturbia la cabeza y llena de piedras el corazón, así que os propongo un juego. Cada vez que queramos un trago, deberemos decir una palabra en voz alta, pero ¡ojo! sin trampas, una palabra que sea verdad, la que esté preparada para salir, no otra. - Eres un poeta, Merlone, dijo Carson, pero no me parece mala idea. Acepto el reto. Mi palabra es Ama.

I

niciamos una nueva etapa con un Facebook más dinámico y visual, esta ventana social desde donde, puntualmente, os mostramos nuestras colecciones, proponiendo diferentes looks, unos más atrevidos, canallas y transgresores, otros elegantes, atractivos y seductores.

No había transcurrido un segundo cuando otras palabras comenzaron a brotar como un caudal retenido que busca un cauce que ocupar. Los hombres las depositaban con fuerza y cuidado en el interior del círculo que formaban y el ron confortaba sus gargantas tras el pequeño estremecimiento que acompañaba su pronunciación.

En PLATADEPALO nos divierte la combinación de piezas entre las distintas colecciones, compaginando texturas, colores y formas. Nos complace leer vuestros comentarios, disfrutar con vuestras fotos y estar atentos a vuestras sugerencias, porque... ...nos encanta CRECER con VOSOTROS.

D

esde @elojodecarson, asiduamente, publicamos imágenes en Instagram, no tan sólo de nuestras colecciones, sino, también, instantáneas captadas a nuestro alrededor. Imágenes de todo aquello que nos reclama la atención, nos atrae, nos emociona.

P

or extraño que parezca, un sacacorchos se ha convertido, en poco tiempo, en una de las piezas más emblemáticas de nuestra colección.

El “ojodecarson” es un oteador, un centinela, un ojo que propone y sugiere, un ojo curioso.

Un pieza diseñada a la antigua, de aquéllas que, para descorchar la botella, se colocaba entre las piernas y con un ligero movimiento de lado a lado sólo hacía falta tirar para conseguir destaparla.

Asimismo, existe #platadepalo, el hashtag para que nuestros seguidores, fans de Platadepalo, puedan hacer públicas sus propuestas, sus imágenes relacionadas con la marca.

En honor a los intrépidos marineros del Madés y a las viejas cantinas por donde corría el ron y el vino, este descorchador está realizado en bronce con calavera y fémur como enseñas, símbolos indiscutibles de la muerte, compañera inseparable para aquellos valientes marineros.

Ambos hashtags están constantemente interactuando.

¡Todos los días merecen un BRINDIS!

Os invitamos, os animamos a publicar vuestras fotos con piezas PLATADEPALO y recordad, siempre, etiquetadas con #platadepalo.

S S E R P

A través de nuestra Agencia de Comunicación en Madrid, la presencia de Platadepalo en la prensa es relevante. Revistas de moda, que marcan tendencia nos dedican espacios en sus reportajes, en los que ofrecen interesantes ideas combinadas, con acierto, con nuestras propuestas de joyería y accesorios.

5

Infopress. Publicación anual. Número Trece. Año 2016

¡Bienvenidos a

@elojodecarson!

C

uando un hombre se esfuma en una ciudad sin dejar rastro, cabe la esperanza de que su desaparición haya sido voluntaria, planeada incluso. Cuando un hombre desaparece en mitad del mar, no caben ni la esperanza ni el consuelo.

Durante una tormenta, Escarrabelli vio o, como dijo después, creyó ver una sombra que ¿caía? vertiginosa y en silencio por la borda y no creyó lo que veía y pensó que la imaginación le jugaba una mala pasada y solo por si acaso gritó ¡Hombre al agua! No se escuchó ni un grito de socorro y nadie vio nada más. Tampoco a Luigetto. Para conjurar la evidencia, los hombres rastrearon el Made’s como sabuesos, como si no hubiera sido su casa durante los últimos años, con el secreto deseo de descubrir un escondrijo y en él, dormido o borracho o enfermo, a Luigetto. Pero el Made’s no ocultaba nada y Luigetto, definitivamente, flotaba a la deriva mecido por las oscuras aguas del océano. Si fue un golpe de mar, si Luigetto fue imprudente, si perdió el equilibrio… fuera cual fuera la explicación, el océano se cerró sobre ella. Una semana después exhaustos, consternados y sin palabras, amarraban en Bangkok. Carson dirigió a la silenciosa tripulación por las callejuelas del puerto hasta la taberna de la Señora Miú, una mujer menuda de edad indefinida vestida de seda multicolor que sobrevolaba las mesas como un atareado pajarito y cuyos ojos adormecidos tenían la capacidad de apaciguar a los marineros más rudos. La taberna era un largo barracón iluminado por candiles temblorosos. A la entrada, ofrecía sus servicios un tatuador que lucía la piel inmaculada de un bebé y soportaba estoico las continuas bromas sobre tal circunstancia, convertidas con el paso del tiempo en un preciso ritual de saludo.

- El irlandés y sus hombres necesitan ron, mucho ron, dijo la señora Miú cuando los vio entrar en su local. ¿Ron y olvido? - Primero ron, contestó Carson. - Entonces ron, mucho ron y buena memoria para los marineros. Eres un tipo fuerte, irlandés. - Y tú un pajarito sabio, Señora Miú. De la Señora Miú se decía que había sido entrenadora de elefantes en Mae Hong Son, que se había casado con un criador de orquídeas al que amó con locura y del que enviudó pronto, que mantuvo e hizo crecer el negocio en memoria del ausente hasta que decidió marcharse a Bangkok para no morir de nostalgia entre las flores y que algunas noches podía adivinar el futuro. Juan de Mengíbar pensaba que tenía la mejor cabeza de la ciudad.

-

AVENTURA PIENSA SUEÑA ESPÍRITU LIBRE CORAZÓN SALVAJE CREE AMA PARA SIEMPRE ATRÉVETE

Al ritmo de las voces, la navaja ágil de Juan de Mengíbar iba dejando constancia escrita sobre la mesa de lo que ya estaba grabado a fuego en los corazones, de lo que eran y vivían aquellos hombres que navegaban juntos. La noche en la taberna de la Señora Miú aligeró el espíritu de la tripulación. Los días siguientes, los hombres se dejaron mecer sin prisas por el bullicio y el color del puerto. Hicieron planes y soñaron despiertos mientras Juan de Mengíbar cincelaba en pequeñas chapas todas las palabras que sus compañeros habían pronunciado. Una mañana los reunió y las puso ante sus ojos.

- La desmemoria es el mal de nuestro siglo. Un hombre sin memoria es como un vaso vacío. ¿De qué sirve la vida si no hay palabras que anuden los recuerdos? - Tal vez sería más fácil, dijo Carson. -No lo creas, te faltaría el combustible, capitán, le contradijo Escarrabelli. -Cuando yo era pequeño, mi madre cantaba una canción que decía algo parecido, dijo Merlone. Merlone cerró los ojos para recuperar la letra olvidada hacía tantos años. Se tomó su tiempo, sonrió y entonó una vieja melodía:

Palabras que atan el corazón a lo vivido, suave caricia que llega del pasado. Pega tu voz, amor, aquí, junto a mi oído, mis pies, como dos pájaros, volarán confiados.

- Unos versos certeros y atinados, dijo Juan de Mengíbar.

Los hombres eligieron sus chapas y las colgaron de sus pulseras con la misma emoción que cuando las pronunciaron. Zarparon así, con sus vidas presentes, sintiendo la experiencia densa y concentrada y a la vez liviana y llevadera. La habilidad de Juan de Mengíbar había convertido las palabras en objetos, hermosos objetos que cada uno de los hombres poseería y recordaría.

Palabras que atan el corazón a lo vivido


Plata the Palo News #14  
Plata the Palo News #14  
Advertisement