Page 1

CONSECUENCIAS
SOCIALES
DEL
MALTRATO
A
LA
MUJER
 Guadalupe
Mesa
Bribiesca
 
 
 Como
 leíste
 en
 el
 artículo
 anterior
 que
 forma
 el
 temario
 de
 este
 módulo
 del
 diplomado,
 una
 de
 las
 más
 grandes
 consecuencias
 que
 tiene
 la
 violencia
 intrafamiliar
 protagonizada
 por
 el
 hombre
 ante
 los
 hijos
 es
 la
 perpetuación
 de
 creencias
 y
 valores
 no
 sólo
 equivocados
 sino
 altamente
tóxicos
para
la
construcción
de
una
sociedad.


 Entre
estas
creencias
están:
 • • • • •

El
hombre
es
el
que
manda
en
la
familia
y
todos
los
demás
deben
obedecerle+
 Las
mujeres
son
inferiores
al
hombre
y
no
tienen
los
mismos
derechos
 Si
un
hombre
le
pega
a
una
mujer
es
porque
se
lo
merece
o
porque
ella
lo
provoca
 El
pegar
a
las
mujeres
es
normal,
es
frecuente
y
no
tiene
repercusiones.
 Si
quieres
que
te
respeten
tienes
que
ser
violento.



 Es
claro
que
este
esquema
de
creencias
es
la
raíz
de
mucho
de
los
problemas
de
violencia,
 de
 injusticia,
 de
 criminalidad
 que
 padecemos
 en
 nuestro
 país.
 Es
 la
 formación
 de
 un
 concepto
de
masculinidad
tóxico
que
permea
nuestra
sociedad.

 En
su
libro
“La
Masculinidad
Tóxica”
de
Sergio
Sinay
(Ediciones
B),
el
autor
explica
como
 esta
vivencia
de
la
masculinidad
es
como
la
contaminación
que
permanece
en
una
pecera:
 el
pez
no
sabe
que
su
agua
está
contaminada
porque
no
conoce
otra
cosa.

En
términos
 empresariales
a
esto
se
le
ha
llamado
“miopía
sistémica”

Para
Sergio
Sinay
“romper
con
el
 paradigma
 de
 la
 masculinidad
 tóxica
 es
 hoy
 una
 necesidad
 prioritaria
 y
 debe
 convertirse
 en
un
emprendimiento
personal,
grupal,
social,
espiritual,
afectivo,
ético
y
moral
para
cada
 hombre
que
aspire
a
vivir
una
vida
con
sentido
y
significado.
 Ya
en
el
primer
capítulo
de
este
módulo
(Violencia
Emocional)
analizábamos
a
partir
de
la
 pregunta
 “¿Por
 qué
 los
 villanos
 son
 los
 héroes
 de
 nuestros
 hijos?”,
 como
 la
 autoridad
 irracional
 ejercida
 desde
 el
 padre,
 el
 maestro,
 el
 director,
 deja
 al
 niño
 ante
 dos
 caminos
 evidentes:
la
rebeldía
iracunda
contra
la
autoridad,
(sea
familiar,
docente,
estatal,
legal)
o
 bien,
 la
 integración
 a
 este
 sistema
 machista
 siguiendo
 los
 esquemas
 aprendidos.
 
 Hay
 también
por
supuesto,
el
camino
de
la
sumisión,
debido
al
miedo
aprendido.

Pero
en
este
 tema,
 tenemos
 que
 calcular,
 en
 qué
 grado,
 la
 perpetuación
 de
 una
 sociedad
 injusta,
 corrupta,
 donde
 el
 poder
 y
 la
 fuerza
 son
 las
 que
 deciden,
 ordenan,
 controlan,
 tiene
 sus
 orígenes
 en
 estos
 anti‐valores
 aprendidos,
 donde
 el
 más
 débil
 tiene
 la
 culpa
 de
 su
 sufrimiento,
precisamente
por
su
propia
debilidad.



El
 asunto
 se
 vuelve
 más
 interesante
 cuando
 además,
 no
 sólo
 tenemos
 claro
 que
 estos
 patrones
 distorsionados
 son
 causa
 de
 una
 sociedad
 cada
 vez
 más
 tóxica
 para
 la
 consecución
de
la
plenitud
humana,
sino
que
además,
el
mismo
esquema
social,
propicia
 la
perpetuación
de
esta
misma
violencia
en
la
familia.


 Según
 Sergio
 Sinay,
 la
 guerra,
 el
 desencuentro
 afectivo
 entre
 hombres
 y
 mujeres,
 la
 depredación
del
medio
ambiente,
la
violencia
en
el
deporte,
la
ausencia
de
una
paternidad
 que
nutra
y
oriente,
la
corrupción
en
la
política,
la
economía
deshumanizada,
la
epidemia
 de
 muertes
 en
 accidentes,
 la
 prostitución
 y
 los
 negocios
 carentes
 de
 ética,
 tienen
 en
 común
 ser
 el
 producto
 de
 un
 modelo
 masculino,
 que
 esta
 plenamente
 vigente
 y
 es
 hegemónico.
 
 Este
 modelo
 se
 basa
 en
 la
 agresividad,
 ,
 el
 rendimiento,
 la
 fuerza
 y
 la
 anestesia
 emocional,
 es
 decir,
 la
 anestesia
 de
 lo
 verdaderamente
 humano
 que
 queda
 pavimentado
 en
 lo
 más
 profundo
 del
 corazón
 de
 la
 humanidad
 y
 que
 se
 expresa
 en
 ámbitos
 pequeños,
 en
 asociaciones
 no
 lucrativas,
 en
 la
 lucha
 de
 hombres
 y
 mujeres
 anónimos
 que
en
 contra
 de
 todo
el
sistema,
sufriendo
grandes
carestías
y
 muchas
veces
 arriesgando
 la
 vida,
 luchan
 por
 un
 cambio
 profundo,
 radical
 que
 sane
 a
 nuestro
 planeta
 antes
de
que
sea
demasiado
tarde.


Estos
hombres
y
mujeres
son
la
esperanza
que
inspira
 a
muchos
de
nosotros
a
confiar
en
la
posibilidad
de
un
cambio.

¿De
qué
manera
tú,
eres
 parte
de
este
cambio?


9 CONSECUENCIAS SOCIALES  

CONSECUENCIAS SOCIALES

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you