Issuu on Google+

TEMA DE PORTADA

tu tema de portada 00

LAURA RABANAQUE ZARAGOZA

Aunque suene a tópico, todo lo bueno se acaba, y el verano no es una excepción. A todos nos gusta disfrutar de las vacaciones, pero éstas no tendrían sentido si durante el curso no nos esforzáramos por alcanzar nuevas metas. Por eso, aunque en estos momentos la vuelta a la rutina pueda pareceros un horror y tengáis la cabeza en la playa, en las fiestas del pueblo o en los viajes que habéis hecho este verano, el regreso a las aulas puede ser una experiencia gratificante si adoptáis una actitud positiva y seguís los consejos de los profesores. Juan Antonio Planas, presidente de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía, os ofrece una serie de recetas para que la vuelta al cole no se os haga tan cuesta arriba. Para Planas, el primer día de clase es como un partido de fútbol. «Cuando los equipos empiezan la Liga, ya llevan un mes entrenando. Con el curso pasa lo mismo», explica. Por eso es bueno que, durante las vacaciones, leáis o a hagáis ejercicios de razonamiento. Una buena pretemporada, al igual que a Messi y Cristiano Ronaldo, os ayudará a mantener un buen ritmo de juego todo el año. Otro aspecto a tener en cuenta es la actitud. En psicología existe un concepto denominado ‘efecto primacía’ que define lo importante que es causar una buena impresión a los profesores a comienzo del curso. «Si la imagen que se da los primeros días de clase es positiva, se puede mejorar la calificación a final del curso», asegura Planas. ¿Y cómo se consigue dar esta buena imagen? Estar atento a las indicaciones del profesor, mostrar interés, tener una buena actitud y mostrarse positivo ante los nuevos retos, son algunas de las recomendaciones para conseguir transmitir vuestra mejor cara, ya que, según dice el experto, «cuando las cosas se hacen con ilusión, alegría e interés, se nota», y eso ayuda a que los profesores se lleven una buena impresión de vosotros. Ante todo, el psicopedagogo recuerda que os encontráis al comienzo de una nueva etapa. «Asumir retos y superarlos es lo más gratificante para el ser humano –indica–. Lo importante es saber transformar los pensamientos negativos en positivos». Un consejo también para las familias es que «la vuelta a clase no se convierta en fuente de conflictos». Negociar y ser diplomático ayuda a salir de muchos apuros. Si es posible llegar a un acuerdo y recompensar a los hijos por sus buenas acciones, les motivaréis y se habituarán a la responsabilidad y al trabajo. Claro que estas recompensas no se obtienen así como así. Debéis trabajároslas desde el minuto uno. Si empezáis el curso relajados, tarde o temprano se os acumularán las tareas y puede que, cuando os queráis poner las pilas, ya sea demasiado tarde. Para evitar que esto ocurra, es aconsejable «empezar a trabajar fuerte desde el primer momento, tener una agenda y programarse los deberes y las horas de estudio con 2 ó 3 días de antelación». No se trata solo de estudiar, sino de que organicéis vuestro tiempo para poder disfrutar también del reencuentro con los amigos y retomar los hobbys que habéis dejado aparcados durante el verano.

ACTITUD POSITIVA Y PILAS CARGADAS

14

TÉCNICAS DE ESTUDIO Este es un mensaje también para los padres. El especialista en psicopedagogía no ve bien que haya una ruptura entre el ocio y el estudio al comienzo del curso. Juan Antonio Planas afirma que «es importante que, además de trabajar, se dediquen horas al ocio». Por ejemplo, después de acabar los deberes podéis conectaros media hora al Facebook o al Tuenti, o jugar con la consola una vez hayáis acabado de repasar la lección, o salir a dar una vuelta los días que tengáis menos tareas. Eso sí, ¡no os relajéis!. 2

01

MARTES, 13 DE SEPTIEMBRE DEL 2011

CONSEJOS PARA HACER MÁS LLEVADERA LA VUELTA A CLASE Y LOGRAR LOS OBJETIVOS DEL NUEVO CURSO Hay un trecho muy grande entre decir que hay que estudiar y ponerse a estudiar. Para ser sinceros: da pereza, cuesta concentrarse y no es lo que más apetece ahora que aún hace buen tiempo. Pero si ponéis ganas y encontráis la fórmula adecuada para asimilar los contenidos de cada asignatura, seguro que os resulta satisfactorio. Las técnicas de estudio son métodos y hábitos que podéis practicar para mejorar vuestro rendimiento en los estudios, como por ejemplo, hacer una lectura comprensiva del texto, subrayar las ideas principales y hacer esquemas y resúmenes con vuestras propias palabras. Es importante que seáis vosotros los que leáis, proceséis la información y la expliquéis a vuestra manera. Planas explica que «aquello que se escribe con las manos, se memoriza mejor, puesto que existe una conexión neuronal directa entre la mano y el cerebro». Por poner un ejemplo: ¿os habéis hecho alguna vez una chuleta? Pues bien, si empleáis ese tiempo en escribir la misma chuleta varias veces en una tarde, seguro que acabáis por memorizar el contenido. Aunque memorizar no es suficiente. Hay que ir un paso más allá. Si de verdad queréis acabar recordando ese contenido en el examen sin problemas, es necesario que entendáis lo que se os pregunta y lo que estáis escribiendo. Según Planas, es importante «aprender a entender y a explicar las cosas con vuestras propias palabras». Otro elemento a tener en cuenta es el lugar en el que se estudia y vuestro comportamiento al pasar horas delante del libro. Según Planas, «a la hora de estudiar, hay que alejarse de estímulos y no levantarse muchas veces». Es decir, nada de tele ni ordenadores y evitar en la medida de los posible los viajes a la nevera. Cuando se hacen los deberes es otra cosa. Ahí si que podéis simultanear las tareas con música o con la televisión. Finalmente, Planas advierte de que «memorizar requiere tiempo», así que no desesperéis. «Lo importante no es la cantidad si no la calidad», dice el experto. Cuanto más habituados estéis a esta rutina, más fácil os resultará y menos tiempo invertiréis en aprobar las asignaturas. H

02

www.psicoaragon.es www.vueltaalcole.com www.profes.net


Mejorar actitudes