Issuu on Google+

PUBLIRREPORTAJE

No deje que el

HIGADO GRASO

lo lleve a un infarto! Dr. Galo Viteri R.

Dados los altos índices de obesidad en el mundo actual, al hígado graso no alcohólico se le considera como la epidemia del siglo XXI. Su verdadero peligro radica en que puede ser el inicio de una serie de alteraciones metabólicas conocidas en conjunto como Sindrome Metabólico, el cual pone a la persona que lo padece en alto riesgo cardiovascular.

E

l hígado graso es una enfermedad que se relaciona directamente con el sobrepeso y la obesidad. Informes de la Organización Mundial de la Salud hablan del elevado número de personas que padecen de sobrepeso u obesidad a nivel mundial. Hablando solo de obesidad, se calcula que supera los mil millones de personas, motivo por el que, el número de casos de hígado graso se ha incrementado a tal punto, que

estudios poblacionales realizados en distintos países, nos hablan de una prevalencia de hígado graso en la población general que supera el 50%, es decir, una de cada dos personas padecen algún grado de hígado graso no alcohólico. Pero lo que es importante resaltar, es que entre las personas obesas, esta prevalencia llega al 80%; lo que nos habla de una relación directa entre la obesidad y el desarrollo de hígado graso.

PREVALENCIA DE HIGADO GRASO NO ALCOHOLICO EN LA POBLACION GENERAL

OBESIDAD

QUE ES EL HIGADO GRASO

50%


EL HIGADO GRASO TAMBIEN AFECTA A NIÑOS

E

s importante destacar, que la incidencia del hígado graso en adolescentes y jóvenes se ha incrementado, dada la prevalencia de obesidad en niños, estimada en un 20%, lo cual pone a los niños en alto riesgo de desarrollar hígado graso a temprana edad y éste a su vez va a desencadenar la aparición prematura de infartos y diabetes.

PREVALENCIA DE OBESIDAD EN NIÑOS

A

l hígado graso producido por el sobrepeso u obesidad se lo conoce también como esteatosis hepática no alcohólica y se caracteriza por el depósito anormal de grasas en el hígado, el cual progresa con el tiempo hacia un estado inflamatorio del hígado o en la mayoría de los casos pasa a ser el origen de alteraciones metabólicas como: la resistencia a la insulina, diabetes, hipertensión, colesterol elevado; y que en conjunto se conocen como Síndrome Metabólico, una alteración que pone a quiénes lo padecen en alto riesgo cardiovascular, es decir, en alto riesgo de morir por un infarto cardíaco, un accidente cerebro vascular, o por complicaciones de la diabetes. Aunque comúnmente a las enfermedades del hígado se las relaciona con la ingesta de alcohol, el hígado graso es ocasionado en más de un 90% de casos por un disbalance calórico producido

NIÑOS CON OBESIDAD

20%

generalmente por el exceso de comida chatarra y gaseosas, y un déficit en el consumo de estas calorías originado por la falta de ejercicio (sedentarismo). Solo en un pequeño porcentaje el hígado graso puede ser producido por medicamentos, entre los cuales se encuentran principalmente los anticonvulsivantes y los anticonceptivos, o por virus como los de la hepatitis.

PREVALENCIA HIGADO GRASO

14%

El hígado graso es una enfermedad que en la mayoría de casos no presenta síntomas, por lo que su diagnóstico en etapas iniciales constituye un problema. En los pocos casos en que se presentan síntomas, se manifiesta con pesadez abdominal, debilidad y fatiga; los cuales aparecen cuando el mal se encuentra en etapa avanzada, como es el caso de la cirrosis. arteria con ateroesclerosis

hígado graso

El Hígado graso no alcohólico en la mayoría de casos (>90%) va a ser la causa de una serie de alteraciones metabólicas como la diabetes, colesterol elevado, ateroesclerosis, trombosis, infarto cardíaco, accidente vascular cerebral, diabetes, entre otros.


RELACION DEL HIGADO GRASO en la génesis de otras patologías

Como se muestra en el gráfico el hígado graso es origen de muchas enfermedades. Enfermedades trombóticas

Fibrosis cirrosis

Diabetes

Síndrome metabólico

Higado Graso

Los hepatocitos son las células que conforman el hígado. El exceso de radicales libres producidos por el alcohol o un exceso de grasas en el hígado (HIGADO GRASO) producen inflamación de estas células hepáticas.

Enfermedad cardiovascular

Resistencia a la insulina

Colesterol elevado

Hipertrofia prostática Ovario poliquístico

En términos de toxicidad para el hígado, es tan dañino como ingerir alcohol, una ingesta excesiva de alimentos ricos en grasas, así como el consumo excesivo de gaseosas y todo tipo de bebidas endulzadas con fructosa.


DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO

HIGADO GRASO E

l diagnóstico primario se lo realiza mediante el ultrasonido; una ecografía hepática realizada por una persona experimentada, nos da un diagnóstico correcto en más del 90% de casos, lo importante es sospechar la presencia de esta enfermedad en personas con sobrepeso u obesidad, confirmarla lo más pronto posible y tomar las medidas correctivas necesarias. La mejor forma de diagnosticar el estado nutricional de una persona y saber si está con sobrepeso u obesidad es el Indice de Masa Corporal (IMC), el cual relaciona el peso y la talla, y nos da el

diagnóstico nutricional de la misma. Una vez hecho el diagnóstico de hígado graso no alcohólico, el tratamiento consiste en instaurar la dieta y el ejercicio necesarios para bajar de peso y corregir de esta forma el principal factor de riesgo que es la obesidad, y la ingesta de medicamentos hepatoprotectores y antioxidantes como la silimarina y la coenzima Q10 a dosis terapéuticas. Las vitaminas del complejo B no tienen utilidad en el tratamiento de hígado graso. La progresión de la esteatosis hepática o hígado graso a

SI USTED TIENE UNA DE ESTAS CONDICIONES: Diametro de cintura: Mayor a 90 cm en hombres

Mayor a 80 cm en mujeres

Consume bebidas gaseosas o licor con frecuencia: No hace ejercicio todos los días: Tiene el colesterol alto:

USTED POSIBLEMENTE TIENE HIGADO GRASO Higado Normal

Higado Graso

complicaciones cardiovasculares serias puede tomar años, inclusive décadas, por lo que se torna muy importante la prevención desde la infancia, para que no se presenten estas complicaciones de forma prematura.

Es fundamental garantizar un diagnóstico oportuno de Hígado Graso a fin de tomar las medidas correctivas necesarias y evitar sus complicaciones metabólicas prematuras.

TRATAMIENTO El tratamiento del hígado graso no alcohólico, a más de la dieta y el ejercicio, debe incluir la administración de fármacos como la silimarina, la coenzima Q10 o el resveratrol, sustancias que han demostrado su efecto protector y regenerador del hígado.


HIGADO GRASO