Page 1

DIQUI JAMES NOS MUESTRA SU FUERZA BRUTA

SOLIDARIDAD

PROYECTO IGUALDAD SOLIDARIDAD

Jorge BIZZIO SURF

REPORTAJE

5 destinos imperdibles

El mundo de

Herminia

MUSICA

Nos prendemos fuego con

THE DOORS MDQmag. # 61 Argentina $ 15.-

(recargo envío al interior $0,40)

+

MÚSICA ACCIÓN AGENDA

SURF SKATE MEDIO AMBIENTE


por Alfredo Di Florio / ilustraciones de NANO VE

James Douglas Morrison y Raymond Daniel Manczarek Jr. se conocieron mientras estudiaban cine en la Universidad de Los Ángeles. El primero era descendiente de irlandeses, hijo de un militar de la marina norteamericana y lector de Nietzsche. El segundo era de origen polaco, pertenecía a una familia judía y era amante del básquet. Un mes después de su graduación, en julio de 1965, ambos volvieron a encontrarse durante un día de playa en Venice Beach, California. Allí, Jim y Ray compartieron canciones y poesías que habían escrito de propio puño y letra. Fue el nacimiento de The Doors.

La prehistoria de la banda incluyó a los hermanos de Manczarek en guitarra y armónica, y a la bajista Patricia Sullivan. Hubo un primer demo de seis canciones en septiembre de 1965, y más tarde, la incorporación del baterista John Paul Densmore (a quien Ray conoció en una clase de Meditación Trascendental) y del guitarrista Robert Alan Krieger. Los primeros shows fueron en el bar London Fog, pero pronto pasaron al prestigioso club Whiskey a Go Go, donde tocaban prácticamente todas las noches e incluso tuvieron la oportunidad de ser teloneros de The Them. En agosto de 1966 (a posteriori de unas negociaciones fracasadas con Columbia Records), The Doors fueron vistos por Jac Holzman y Paul Rothchild, ejecutivos del sello discográfico Elektra. Una semana después comenzaban a grabar su álbum debut homónimo.


El primer disco de la banda se registró en los estudios Sunset Sound Studios. Toda la placa se grabó en una pequeña consola de cuatro canales en apenas seis días. El ya mencionado Rothchild hizo las veces de productor, mientras que Bruce Botnick fue designado como ingeniero de sonido. De las sesiones de grabación participó además el reconocido bajista Larry Knechtel (músico de The Beach Boys, Barbara Streisand, The Mamas & The Papas, Johhny Rivers, The Byrds, Phil Spector, Simon & Garfunkel, y un larguísimo etcétera), aunque el instrumentista nunca figuró en los créditos del álbum. Debido a que Light My Fire era básicamente una zapada lisérgica, Botnick tuvo que hacer varias tomas de la canción hasta encontrar su formato definitivo. Luego de algunos retoques le presentó al grupo una edición final que superaba los siete minutos. Todos estuvieron de acuerdo. Aunque Morrison y Manczarek eran la columna vertebral y las caras visibles de The Doors, ninguno de los dos fue el verdadero compositor del clásico Light My Fire: la canción le corresponde en realidad a Krieger, nativo de California y, al igual que Ray, hijo de padres hebreos. De niño fue aficionado a la música sinfónica hasta que conoció a Fats Domino, Elvis Presley y The Platters. Su primer instrumento fue la trompeta, pero después pasó al piano y finalmente descubrió la guitarra. De forma autodidacta aprendió a ejecutar flamenco, folk, blues y jazz. Robby solía tocar sin púa, técnica que sorprendió a Morrison y que le permitió a The Doors agregar otro detalle particular a su sonido tan distintivo.

Krieger le mostró a sus compañeros un borrador de Light My Fire durante uno de los primeros ensayos del grupo. Manczarek le agregó la famosa intro de teclado y Densmore propuso la extensa sección instrumental del medio. En minutos, la composición estaba lista. Fiel al espíritu de improvisación implícito en el seno del cuarteto, el tema no tenía una estructura precisa y solía variar considerablemente de un concierto a otro. El disco fue lanzado el 4 de enero de 1967 y Rothchild eligió Break On Through como primer corte de difusión. Pero al ver que el material no se vendía, en abril de ese mismo año, el productor puso al mercado una versión de Light My Fire reducida a tres minutos. El éxito fue inmediato. La placa alcanzó el número dos en los rankings de los Estados Unidos y el tema se mantuvo en la cima de los charts aun después de un año de su edición. Gracias a esta inteligente estrategia de mercadotecnia, The Doors lleva vendidas hasta el momento más de doce millones de copias en todo el mundo. La fama obtenida por Light My Fire le abrió las puertas al grupo para giras por el país y viajes a Europa. También les facilitó sus primeras presentaciones en televisión. Una de esas oportunidades doradas fue tocar en vivo en el popular programa The Ed Sullivan Show el 16 de septiembre de 1967. Como única condición, Bob Precht (productor del espacio y yerno de Ed Sullivan), le había solicitado amablemente a los músicos que cambiaran u omitieran la frase “girl, we couldn´t get much higher” (nena, no podríamos elevarnos más) pues los auspiciantes del programa no estaban del todo cómodos con las implicaciones alucinógenas del texto. Una vez al aire, sin embargo, Morrison cantó la canción tal y como era, ganándose para siempre el odio del pacato Ed y todo su equipo. Jim diría más tarde que


simplemente se olvidó de cambiar la letra por los nervios de estar tocando en vivo en TV. ¿Pánico escénico o rebeldía premeditada? El mundo nunca lo sabrá.

Otros intérpretes de este clásico inoxidable han sido Cibo Matto, UB40, Massive Attack, Nancy Sinatra, Train, Al Green, Amorphis y Stevie Wonder.

En octubre de 1968, luego de una gira por el Viejo Continente, la compañía automotriz Buick le ofreció a la banda la suma de 75 mil dólares por utilizar Light My Fire como cortina musical de uno de sus comerciales. Manczarek, Krieger y Densmore dieron el sí. Sólo restaba la aprobación de Morrison, quien se había quedado de vacaciones en Europa y a quien no lograban localizar. Suponiendo que el vocalista no se opondría a la operación, las tres cuartas partes del grupo le dio el visto bueno a la empresa. Al enterarse de la maniobra, Jim llamó a Buick y los amenazó con personalmente destrozar un automóvil de la firma en vivo en televisión nacional si no desistían del uso de Light My Fire para sus anuncios. Ni lerda ni perezosa, la compañía dio marcha atrás en sus intenciones.

En 1991, el director cinematográfico Oliver Stone estrenó la película The Doors y Light My Fire nuevamente volvió a circular de forma masiva alrededor del mundo. Ocho años más tarde, la cantante Shirley Bassey lanzó un remix de su cover de 1970. El single fue editado por el renombrado sello discográfico Blue Note Records y contó con la participación de DJ Booster. Hasta el momento, el último anglosajón en reversionar Light My Fire ha sido el británico Will Young, ganador del certamen Pop Idol. Young publicó el tema en su disco From Now On de 2002. Como corte de difusión llegó a lo más alto de los rankings ingleses y vendió casi 200 mil copias en una semana.

El primer cover del tema lo grabó el cantautor puertorriqueño José Feliciano en 1968. Fue corte de difusión del álbum Feliciano! y le permitió al artista ser nominado a varios premios Grammy. La versión, virada al rock latino, alcanzó el puesto número tres en Billboard e incluso contó con el visto bueno del propio Robby Krieger. Dos años después, la cantante Shirley Bassey incluyó una adaptación de la canción en su placa Something. La vocalista venía en franco descenso y este trabajo le significó un importante resurgir en su carrera. En el mismo disco, además de versionar a The Doors, Bassey también se animó a The Beatles, Armando Manzanero, Paul Anka y Charles Aznavour.

Los mexicanos no se quedaron atrás, y en 1968 (casi en simultáneo con Feliciano), Los Ovnis grabaron un cover de Light My Fire en su álbum Hippies. La versión contaba con letra en castellano y la placa fue lanzada también en España. El éxito del material incluso le permitió reediciones en 2000 y 2003. En nuestro país, los máximos responsables de adaptar este hito de The Doors han sido los integrantes de Divididos. El tema figura en el disco debut de La Aplanadora (40 dibujos ahí en el piso, 1989) y en su registro en vivo Viveza Criolla del año 2000.

Light My Fire esta cerca del medio siglo de vida y su fuego sigue ardiendo. Un auténtico faro en el mundo del rock. Una luz que no se apagará.


MDQmag #61  

Ilustracion de Fernando Ve (Nano)

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you