Issuu on Google+

r a a p p a a d i r u es G


En el principio Desde su concepción, cada niño es diferente; sin embargo, desde pequeños y hasta cuando son jóvenes, hay mucha presión para que sea igual a otros —vestirse igual, hablar igual, hacer las mismas cosas. Con el tiempo, aprendemos que para triunfar tenemos que diferenciarnos, porque a veces lo que nos hace diferentes es precisamente lo que nos hace especial, así como sucede con Yuli, la jirafa. Como padres tenemos el desafío de criar niños fuertes física, emocional y espiritualmente, niños que creen en sí mismos, para que puedan ser capaces de sortear los obstáculos que la vida les pone frente.

Entonces qué hacemos Una manera de hacerlo es ayudándolos a creer en sí mismos, a reconocer sus virtudes, sus habilidades o características especiales y permitirles ser conscientes también de sus debilidades. Para ello tenemos que ayudarlos a descubrir su potencial, aquello que los hace especial, y reforzarlo de manera positiva, continua y constante.

Qué pasa con Yuli Yuli sufre por ser diferente; pero con la ayuda de sus amigos se da cuenta de que gracias a su cuello largo, puede obtener comida donde otros no pueden, ver dónde otros no ven y ser admirada por otros. Con el apoyo de quienes la quieren, Yuli convierte una aparente debilidad en una fortaleza y celebra precisamente aquello que la hace especial, su cuello largo.

Un caso ejemplar El Dr. Tal Ben-Shahar, catedrático de Harvard y especialista en la psicología positiva, comenta en sus conferencias que la educadora Marva Collins era experta en hacer esto. Cuenta que cuando los niños se portaban mal en clase, les mandaba a hacer sus planas, como hacen muchos profesores. Pero, en vez de mandarlos a escribir; por ejemplo, cien veces la conducta prohibida, les pedía escribir los motivos por los cuales ellos eran niños maravillosos. Este pequeño ejemplo de refuerzo positivo, acompañado de otros parámetros más importantes, como hacer a los niños responsables por sus acciones, le dio los resultados espectaculares por los cuales se hizo famosa. El conocido empresario y magnate Richard Branson, dueño del grupo Virgin, cuenta que, a pesar de su dislexia, él nunca dudó de que lograra grandes cosas porque su madre siempre se lo repitió, desde niño.


Cómo

ayudar

1. Observe a su niño ¿Qué es lo que hace muy bien? ¿Qué le gusta hacer más que otra cosa? Piense en esto y nutra esos intereses dándole oportunidades para desarrollarlos. 2. Invítelos a pensar en Yuli y, luego, en ellos mismos para determinar qué características físicas o habilidades los hace únicos y vea si coinciden. 3. Ayúdelos a identificar las habilidades escondidas que hay detrás de estas características o habilidades. Por ejemplo, gracias a su cuello largo Yuli puede ver cosas a distancia que otros no pueden ver. 4. Oriéntelos para identificar para qué pueden ser buenas estas características y refuércelas siempre. Por ejemplo, si tiene paciencia y le gusta el detalle, quizá pueda tener las habilidades para eventualmente convertirse en un maravilloso científico o investigador. 5. Identifique oportunidades de celebrar los logros relacionados a estas habilidades especiales con otros. Por ejemplo, cuando hable con el profesor de su hijo puede comentar: “Estoy muy orgulloso de Jaime, este fin de semana quedó segundo puesto en la competencia de ajedrez del municipio”. 6. Comparta siempre, con él y con otros, la satisfacción que siente por sus habilidades especiales. Puede enmarcar diplomas, trabajos de arte o similar en lugares visibles en casa, donde pueda mostrarlos orgullosamente. 7. No marque diferencias entre sus hijos, cada hijo es especial y tiene habilidades que en su conjunto lo hacen único. Este ejercicio debe hacerlo con cada uno, de manera personalizada. 8. Estimúlelos a pensar en Yuli, en el incidente del salón o del recreo y pregúnteles.

Si

alguna vez le ha pasado algo similar a otro

niño, o a ellos mismos.

Si detecta algún motivo de inquietud, siempre es bueno acudir a un especialista.


La historia de la jirafa Yuli representa una excelente excusa para acercarse a sus hijos y abrir un espacio de reflexión que le permitirá ayudarlos a identificar, celebrar y alentar sus fortalezas, como un inicio en el largo camino de formar niños seguros que están preparados para triunfar en la vida.


Guia Yuli la jirafa - Santillana