Page 1


11

5

SUMARIO presentación

Joaquín Arasanz Raso «Villacampa» Castejón de Sobrarbe

El señor de La Fueva

Alfonso y José ANTONIO Azcón Valderrábano BENASQUE

Enterrar a tu hermano

23 34

18

Antonio Beltrán Casaña «El Esquinazau» Canfranc

Auge y caída del héroe

CARMEN BLASCO FERRER HUESCA

Carmen la roja

Romualdo Biescas Piedrafita sabiñánigo

Perdido en el azul

Créditos generales © de los textos: Sergio Sánchez Lanaspa (Pirineum editorial) © de los textos reproducidos: Sus autores y las publicaciones de donde se extraen © de las imágenes, sus propietarios (ver pies de foto). Las imágenes sin firma son fotografías de libre uso, sin derecho de reproducción y origen más o menos difuso, obtenidas de las distintas versiones de wikipedia u otros foros, salvo error u omisión. © de la edición: Pirineum editorial Dirección de la edición: Sergio Sánchez Lanaspa Dirección artística, diseño y maquetación: Víctor Gomollón Ilustración portada: Saúl M. Irigaray (Garabato) ISBN: 9788493803865 Depósito Legal: HU-278-2015 Imprime: Ino reproducciones www.almanaquedelospirineos.com Pirineum editorial Tel. 974 355386 – www.pirineum.es

HILARIO BORAU DÍEZ Canfranc

El mejor ayudante

55 61 66

41 48

josé cortés siresa

Lo cortés y lo valiente gonzalo miguel ezquerra sánchez Canfranc

El fantasma Ezquerra

María Fantova Santaliestra BARBASTRO

A título de enfermera

Ángel Fuertes Vidosa, Antonio agüero

El maestro de Agüero

Juan Lacasa Lardiés, Juanito Biescas

Leyenda forjada

Elena Legaz Remón SOS DEL REY CATÓLICO

La prefieren «Rubia»

73 78 83


SUMARIO

87 93 102 107

albert le lay brest

Le roi de Canfranc Miguel Malle Jáuregui jaca

El gran capitán de Mauthausen Francisco Manero Almau, Framan Zaragoza-Sabiñánigo

De camilla azul

Joaquín Maurín Juliá bonansa

Las históricas relaciones fronterizas entre el norte y el sur de la cordillera han tenido en la Guerra Civil y la II Guerra Mundial sus episodios más extremos. La solidaridad entre las gentes de uno y otro lado ha sido una constante. Foto: Agencia Efe.

El enigma Maurín

115 121

Miguel Pintado Bún torla

El cartero de Bujaruelo

Palmira Pla Pechovierto Cretas (Teruel)

Acción en la escuela

126 133 141 145 149

Francisco Ponzán Vidal Oviedo-Huesca

Portada del semanario jaqués La Unión del 6 de abril de 1939.

Mayor Vidal

Pilar Ponzán Vidal HUESCA

Hermana en acto de servicio Manuel Ramiro Lorenzo JACA

Marinero en tierra

Ángel Regla Larripa hecho

Piloto y guerrillero en la URSS

Sebastián Romero Radigales graus

Justo entre las naciones

154

José Eduardo Villalba Rubio toledo

La incógnita Villalba

P RESENTACIÓN Se nos hacía imperativo desdoblar la edición del Almanaque de los Pirineos 2o16 en dos volúmenes. La vocación divulgativa y pedagógica de la colección llega a su máximo reto en la década 1935-1945, con la Guerra Civil y la II Guerra Mundial como un eje bélico sobre el que gira la sociedad pirenaica de la época y las azarosas vidas de personajes de ambos bandos que se ven atrapados por la contienda a uno y otro lado de la muga. El hecho fronterizo convertirá al Pirineo en un escenario de referencia en la Guerra Civil y los exiliados, refugiados en el Sur de Francia, serán el principal nexo de unión entre las dos contiendas, además de los integrantes de la División Azul, especialmente nutrida de altoaragoneses. De ahí el título del volumen, Personajes entre dos guerras, que ha tratado de seleccionar las historias personales de dos docenas de hombres y mujeres que ponen nombre y apellidos a un ­periodo PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 5


PRESENTACIÓN

Ver A-16 se empleará en este volumen de personajes para que el lector pueda ir de un libro a otro en busca de la contextualización o ampliación pertinente. En el caso de Personajes entre dos guerras o Quién es quién, el Almanaque de los Pirineos no se limita a la década 19351945, sino que traza toda la trayectoria vital del personaje, aunque deba volver sobre algunos de ellos en ediciones futuras. Sobre la oportunidad de incluir un personaje y no otro, de completar esta selección y no otra, solo decir que es una cuestión personal, muy subjetiva, y que perfectamente puede estar sujeta a controversia. Los Pirineos como escenario, la condición de «ineludible» que hemos atribuido a algunos (Beltrán, Le Lay, Maurín, Ponzán, Romero) o la búsqueda de la aportación (Azcón, Biescas, Cortés, Ezquerra, Malle o Regla) que se ha pretendido con otros, han sido los tres ingredientes con los que se ha trabajado para agrupar este ramillete de refugiados (la gran mayoría tuvieron esa condición) del siglo xx.

El señor de La Fueva

joaquín

ARASANZ RASO «VILLACAMPA»

Sergio Sánchez Lanaspa Pirineum editorial

Castejón de Sobrarbe, 1917 Barbastro, 1995

N

Postal de origen desconocido enviada desde Sabiñánigo, presumiblemente en los años cuarenta.

10 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

acido en La Pardina, en Casa Buil, una de las más fuertes de la redolada, a los nueve años perdió a su madre y fue precoz para abandonar los estudios y para afiliarse a las Juventudes Socialistas Unificadas. Comunista ortodoxo, fue comisario político de varias unidades en la Guerra Civil. En Francia se integró en la III División de Guerrilleros al lado de Cristino García y fue destacado dirigente de la Unión Nacional de España (une). Pasó a España al mando de un batallón de la 21 división en 1944 y tomó el valle de La Fueva. Fue quizá el guerrillero aragonés con la más destacada hoja de servicios. Presidió la Agrupación Guerrillera del Alto Aragón (agaa). Detenido en 1948, pasó quince años en el penal de Burgos.

En la etapa democrática fue concejal del Ayuntamiento de Barbastro, ciudad en la que falleció en 1995. Joaquín Arasanz organizó el Comité Revolucionario de Castejón de Sobrarbe y su cooperativa en julio de 1936. En la localidad se habían refugiado republicanos moderados y derechistas, muchos residentes en Barcelona, y Buil de La Pardina, como era conocido Arasanz en el valle, frenó la ruta sangrienta de la columna de Los Aguiluchos y no permitió ninguna represalia en su localidad. El primer nombre de la lista, dicho sea de paso, era el de su padre. El hecho de provenir de casa fuerte lo aúpo rápidamente al liderazgo comarcal y se granjeó fama de justo entre sus convecinos, PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 11


Alfonso y José Antonio AZCÓN VALDERRÁBANO

Enterrar a tu hermano El primer llamamiento de la dev enroló a más de 17ooo soldados, entre militares (4o%) y falangistas (6o%), más de 5ooo caballos y 765 vehículos.

Alfonso

Azcon VaLderrAbano Benasque, 1917 Krasny Bor, 1943

josé antonio

Azcon VaLderrAbano Benasque, 1921-¿?

­ ivisión Azul. Durante la Guerra Civil inició D la carrera militar y combatió con mérito, obteniendo la Cruz de Hierro y el Distintivo de Asalto de Infantería. Se enroló en la dev (División Española de Voluntarios) muy ideologizado por la tragedia de su padre y quizás para impulsar su carrera. Su hermano pequeño, José Antonio, acababa de llegar, y habían tenido la suerte, o la condescendencia del mando, para coincidir en el terrible frente de Krasny Bor. Las dos noches anteriores a su muerte, los dos hermanos las habían pasado en conversación interminable. «Sí señor, sí, ¡dos noches! Estaba en la compañía de Portolés. Cuando lo mataron a él, él lo recogió (...) Estuvimos hablando de temas familiares: de lo bien que lo pasábamos, de mi padre, de mi madre... Y estuve dos días con él. Salíamos a hacer reconocimientos en las trincheras». Era Alfonso quien

En esta foto del archivo familiar de Casa Suprián de Benasque están los dos hermanos: Alfonso y José Antonio, aunque no se pueda asegurar con certeza. Fundación Llanos del Hospital.

H

abían pasado dos noches juntos en alguna trinchera de los 15 kilómetros del frente de Krasny Bor, entre Novgorod y Leningrado. Hablaron de su padre asesinado, de su madre, de Benasque... José Antonio acababa de llegar y esperaba destino definitivo como farmacéutico. Su hermano Alfonso era teniente provisional y llevaba en Rusia un año, quizá menos. Al día siguiente, en una descubierta, un centinela ruso le pegó dos tiros en el vientre. 18 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

«Lo enterré sin caja y sin nada. Allí, que se traían los cadáveres en camiones, me lo trajeron en una troika* el sargento Fuleva y otro muchacho, y me lo entregó Martínez Lacalle, un médico amigo mío». Alfonso Azcón tenía 23 años recién cumplidos y era teniente provisional de Infantería en el III Batallón del 262 Regimiento de la *Troika: Trineo tirado por tres caballos.

En los batallones de marcha partieron hacia Alemania posteriormente casi 3oooo hombres. PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 19


Alfonso y José Antonio AZCÓN VALDERRÁBANO

Ascenso y caída del héroe

antonio

José Demaría, Campúa, uno de los fotógrafos españoles de más renombre, recorrió todos los frentes de la Guerra Civil tras escapar de Madrid a la zona nacional. Sobre estas líneas, tras su llegada a Benasque junto a las tropas franquistas, fotografiando los destrozos en la población. Campúa llegó a Barbastro en marzo y el 19 de abril a Benasque. Sus fotos no se han divulgado. El Almanaque de los Pirineos no recibió respuesta a las solicitudes realizadas a sus herederos.

Beltrán Casaña «El Esquinazau»

REPRESIÓN EN BENASQUE Existen tres fosas comunes en Benasque, con localización aproximada gracias a los trabajos de Amarga Memoria. En una de ellas yacen tres jóvenes que bien pudieran ser Francisco Fondevila, de Arén, y otros dos muchachos de Mora d’Ebre, que fueron sorprendidos desertando e intentando ganar la frontera para pasarse al enemigo. Además de los tres ejecutados que se recogen en el relato, un sacerdote local conocido como «mosén José» podría haber muerto junto a otras personas cerca del pantano de Barasona. Una segunda fosa común contiene los restos de tres soldados republicanos que se suicidaron para no entorpecer la marcha de sus compañeros que huían intentando ganar la frontera con el enemigo pisándoles los talones. La tercera fosa, la familia la convirtió en tumba: la del guerrillero Elías Piquer que murió en combate con

22 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

la Guardia Civil en noviembre de 1944. Miguel Sauras Serveto (cnt), de Benasque, fue fusilado en Huesca. Contra lo sucedido en otros lugares de la geografía altoaragonesa en manos de los milicianos republicanos, la represión en Benasque estuvo muy limitada. Benasqueses que murieron luchando en filas republicanas se tiene constancia de: Francisco Mur Suils, de casa Visién; Francisco Ballarín, de casa Sancho; Ramón Ribera de casa Sanmartinet, Antonio Lobera, de casa Tomeu; José Ballarín, de casa La Morena y José Mora, de casa Angelá. Fuente: www.sipca.es/censo/busqueda_fosas_simple.html

Canfranc, 1897 Rancho Canfranc (San Luis Potosí, México), 1960 i Aquellos maravillosos años ebelde sin causa desde su más corta infancia, el pequeño Antonio abandona el colegio con siete años y lo mandan a varios internados en Jaca que no sacian su vocación de pícaro. Su madre, impotente, decide enviarlo con unos parientes, los Aso, en Arizona (Estados Unidos) para tratar de enmendar una vida disipada. El primogénito del telegrafista de Canfranc —su hermana Piedad es dos años menor y su hermano Alfredo morirá prematuramente en 1913 a los tres años— cumple los 14 a bordo del trasatlántico que lo lleva a América. En poco tiempo domina su tercer idioma

R

—ya se manejaba en francés— y con 16 años alterna los periodos de pastor con las labores agrícolas en el rancho de los Aso en Flagstaff, cerca del Gran Cañón. Como otros ovejeros, deviene parrandero y jugador, pero no borracho; pues no bebió nunca. En 1915, el joven Antonio dejará a los Aso despechado, pues no le ceden la parte del negocio a la que él aspiraba, y con 18 años atraviesa la frontera mexicana para integrarse como voluntario en una partida del ejército de Pancho Villa, con la que participa en el ataque y saqueo de Columbus (eeuu), que forzará a los norteamericanos al envío de una PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 23


Carmen BLASCO FERRER En 1941 preparé la fuga del hospital de Pau de un alemán de las Brigadas Internacionales, herido en una pierna durante la guerra española. Lo buscaba la Gestapo para repatriarlo a Alemania. En el hospital los refugiados eran frecuentemente maltratados, especialmente por las religiosas, muy hostiles, para quienes los republicanos eran simples asesinos de curas. El 2o de abril de 1941, cuando Pétain visitó Pau, yo estaba avergonzada. La plaza de Verdun estaba repleta de gente, rodeada por la policía y los escoltas alemanes. Después del Armisticio, había en Pau una legación alemana. Nosotros estábamos en zona libre y Orthez en zona ocupada. Un par de noches antes de la visita de Pétain, mi hermano Luciano y la moi española habían “pintado” muros, calles y plazas con eslóganes anti alemanes para salvar el honor. Antes incluso de que estallara la guerra, la policía francesa registró nuestro apartamento en busca de Luciano para llevarlo a Gurs.

Carmen, la roja

SUS HERMANOS El hermano mayor de Carmen, Aureo, militante comunista, fue expulsado a España en 1933 «por razones políticas». En pleno Bienio Negro, tal y como pasó la frontera fue arrestado y llevado a prisión. Fue liberado en febrero de 1936 con la victoria del frente popular y fusilado en Zaragoza en julio de 1936. Su otro hermano, Luciano, «fue sin duda el primer palois» (de Pau) en partir voluntario a España en octubre de 1936. «Luciano y yo traducíamos las noticias de L’Humanité sobre España y toda la familia escuchaba». En la estación de Pau lo despedían cerca de doscientas personas: la familia, camaradas de la cgt, del pcf, del Socorro Rojo... Solo tenía 16 años y su padre hubo de firmar una autorización especial. En febrero de 1939 los gendarmes se presentaron en casa de los Blasco para avisarlos de que su hijo estaba en el campo de acogida de La Tour de Carol. «Estaba muy deteriorado y enfermo».

carmen

BLASCO ferrer Huesca (1922-¿?)

N

acida en Huesca el 17 de julio de 1922, Carmen Blasco llegó a Pau con tan solo nueve meses junto a sus padres, Luciano Blasco y Victoria Ferrer, emigrantes económicos de Tierz, y sus hermanos Aureo, Luciano y Vitorina. Su padre ya había trabajado en los arsenales de Cette-Eygun durante la guerra del 14 tras presentarse voluntario para sustituir a la mano de obra francesa movilizada. Carmen recuerda cómo se celebró en abril de 1931 en su casa y en las calles de Pau la llegada de la Segunda República. Aquí relata en primera persona sus vivencias como agente de la Resistencia. 34 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

«Mi tío, Julio Ferrer, comunista aragonés naturalizado francés, dirigía la pujante Federación española de inmigrantes, que fue disuelta creo por Daladier. Fue una de las organizaciones de la moi —mano de obra inmigrante— en Pau entre 1939 y 194o. Nos pidió trabajar con él y me encargó ayudar a los refugiados españoles hospitalizados o internados en sanatorios, y también apoyar a los “rojos más peligrosos” que estaban encarcelados. Yo les facilitaba los abogados, iba de puerta en puerta de los inmigrantes económicos para recaudar fondos, ayudar a los enfermos... etc.

Puente de Jurançon (Pau). PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 35


MUJERES EN GUERRA

Perdido en el azul

La Agrupación de Mujeres Antifascistas (ama), de orientación comunista, Mujeres Libres, de tendencia anarquista y el Secretariado Femenino del poum fueron las organizaciones más pujantes. 

romualdo

biescas piedrafita Foto familiar de Romualdo Biescas tomada en Canarias dos meses antes de su trágico accidente. En vida recibió la Cruz Roja del Mérito Militar con pasador Rusia. Archivo familiar.

M En los carteles de guerra predominaban las imágenes de heroínas combatientes. Incluso en los frentes, existía un marcado grado de división sexual del trabajo, si bien es cierto que muchas lucharon como soldados en acciones de combate.

40 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

Las organizaciones antifascistas llegaron a aglutinar más de 6o ooo afiliadas en más de 255 agrupaciones locales.

iembro de la Escuadrilla Azul (dev) que luchó en el frente ruso, Romualdo Biescas regresó sano y salvo de la II Guerra Mundial, pero perdió la vida tras desaparecer su avión en el Atlántico. Nunca se encontraron sus restos. Mecánico de profesión, Romualdo Biescas ingresó en el Ejército y, a pesar de su juventud, al parecer estuvo vinculado al bando nacional en labores de vigilancia en el sector de Jaca hasta marzo de 1938. Al caer el frente del Gállego fue enviado a la Escuela de Pilotos de Caza de Villanubla (Valladolid) y tras finalizar la contienda, destinado al 22 Regimiento de

Sabiñánigo, 1921 Océano Atlántico, 1963 Caza del flamante Ejército del Aire en la base de Tablada (Sevilla). Mientras disfrutaba de un permiso en Sabiñánigo a finales de 1943, la Guardia Civil se presentó en su casa para notificarle que debía presentarse urgentemente para formar parte de la quinta y a la postre última escuadrilla española que desde el verano de 1941 luchaba en la Luftwaffe en el frente ruso: la Escuadrilla Azul (ver A-16, pág. 183). Los componentes de la Quinta Escuadrilla llegaron al frente el 9 de enero de 1944, cuando el ejército de Hitler se batía en retirada. PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 41


Hilario BORAU DÍEZ de agosto ocupando Porto Cristo, que pasó a ser Porto Rojo durante apenas dos semanas. Los rebeldes, apoyados por la aviación italiana, lograron detener el avance del fuerte contingente republicano —entre 7ooo y 1o ooo hombres— y forzar su retirada en un espacio clave para dominar el Mediterráneo en la Guerra Civil. El 5 de septiembre Largo Caballero ordenó abandonar la isla y el día 2o los rebeldes tomarán Ibiza y Formentera. Borau regresó a Barcelona con las tropas de Bayo y decidió emprender viaje al Pirineo para unirse al Comité de Yésero y recibir el mando de una sección del incipiente Batallón Alto Aragón que en la madrugada del 27 de noviembre inició sin éxito el primer asalto de Gavín, que acabaría con la vida de dos alcaldes, el de Jaca, Julián Mur, y el de Biniés, Félix Biniés. Borau solicitó destino poco después al lado de El Esquinazau. El comandante Bueno puso un coche a su disposición y nada más llegar a Farlete, Beltrán lo designó como ayudante

El mejor ayudante

HILARIO

Borau Díez

personal. Juntos participaron en el intento de toma de Pina de Ebro y Villamayor (Zaragoza), que acabaría en masacre. Entre las 342 bajas (de 674 hombres) del antiguo Alto Aragón figuró Borau, que tras servir una ametralladora junto su jefe y amigo, resultó herido y fue trasladado a Bujaraloz. Desde allí regresará al frente del Gállego, incorporándose a la 13o bm como teniente ayudante de El Esquinazau. Hilario no volverá a alejarse de Beltrán hasta el final de la Guerra Civil. Ni en Bielsa, ni en la posterior Batalla del Ebro. Histórica foto del Estado Mayor de la 13o Brigada Mixta (43 División) casi al completo. Arriba a la izquierda, sentado sobre la piedra, el capitán José Sampietro. En último término, con el puño en alto, Ramoné del Fort, de Biescas. En el centro, con gorra de plato, Lorenzo Berdala, comisario político y maestro; a su lado, Juan Lacasa; junto a él, Emilio Gimeno Aznárez, de Hecho; el siguiente, Ramón Castejón Crespo, maestro de Villanovilla y jefe de Estado Mayor de la Brigada; con camisa de cuadros, Miguel Turrau Sola, maestro. Sentado en primera línea, Hilario Borau; detrás de él, también sentado, el capitán Anguita, jefe del XIV Cuerpo Especial de Operaciones (destrucciones).

Canfranc, 1906 Canfranc 1997

Hilario Borau y Antonio Beltrán pasean por las calles de Pau en 195o.

E

ste comerciante libertario de Canfranc y propietario de una oficina de cambio en la localidad fronteriza era amigo personal de Antonio Beltrán y Francisco Cavero, a pesar de que lo separaban diez años de aquella generación. En julio de 1936 Hilario Borau se unió al numeroso contingente que desde el territorio donde había triunfado la sublevación huyó para refugiarse en Francia (Oloron) y después regresar a la España republicana por Cataluña. Sin embargo, a diferencia del grupo de jacetanos que lideraban Mur, Borderas y Beltrán, Hilario seguiría sus principios ideológicos y 48 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

descartaría afiliarse al psuc, como hicieron muchos para evitar aquellos momentos de confusión y gozar de cierta prioridad en la entrega de armas y destino. Borau se alistó voluntario para participar en la fallida toma de Mallorca junto las milicias barcelonesas del capitán Alberto Bayo, de predominio anarquista. La llamada Columna de Baleares tomó Ibiza, ayudada por la columna de Manuel Uribarri, que desde Valencia tomó Formentera a primeros de agosto, y desde Menorca —la única isla fiel al régimen republicano— desem­ barcaron en Mallorca en la madrugada del 16 PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 49


Hilario BORAU DÍEZ a machetazos y luego les pegaron un tiro en la nuca. Allí murieron entre 14 y 17 guerrilleros. También perdimos algunas enlaces, como Emiliana Quitián, a la que se concedió la cruz de guerra. El jefe del destacamento de MarieBlanche, «Federico», hizo una «zarracina» contra un convoy de alemanes que se preparaba para atacar el destacamento del Pé-deHourat. Inmovilizó la columna de camiones en las estrechas carreteras que salían de Oloron y la destrozó. También bajamos al valle para hacer nuestras operaciones. Volamos una fábrica que hacía trenes de aterrizaje para los alemanes. La dirección de la empresa era alemana, pero estábamos informados por los trabajadores franceses. Salimos de la zona del Col del Aubisque con cargas de «plastic» preparadas. La misma mecha era también explosiva, no como en el anterior material que era con mechas industriales. Era como la masilla de cristalero. Colocabas las cargas en forma de bolas debajo de las máquinas, les metías la mecha y la explosión era al unísono. ¡No quedaban sino las cuatro paredes y alguna vez ni eso! Nuestra acción fue eficaz y bloqueamos a los alemanes, que se quedaron sin poder circular. Y cuando quisieron hacerlo, sólo les quedaba ya abierto el camino de España. Ya cerca de la Liberación, recuerdo que escogimos un lugar para copar a un convoy alemán en una carretera de montaña. Colocamos dos fusiles ametralladores y algunos fusileros en un desfiladero por el que pasaba la carretera. Bloqueamos el convoy y los guerrilleros lanzaron las granadas. Nos retiramos cubiertos por las ametralladoras. Les hicimos una auténtica escabechina. En la última campaña, desde Canfranc hasta el mar, capturamos a las fuerzas alemanas que querían retirarse a través de España. La antigua guarnición de Pau se iba concentrando en Aguas Buenas-Gabas, una ciudad balneario, un pueblo lleno de hoteles cerca de Oloron. De allí tenían España, Canfranc,

54 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

a sólo cinco o seis kilómetros. No podíamos vencerlos atacando por la parte francesa, porque tenían muchos más efectivos y capacidad de fuego que nosotros. Por ello fue necesario entrar varios kilómetros en territorio español, para tomar enclaves estratégicos y cerrar los pasos. Montamos nuestras líneas. Ya teníamos ametralladoras y morteros cogidos al enemigo y nos establecimos dominando la carretera y los pasos. Los alemanes intentaron pasar de frente por la carretera y los bloqueamos. Luego intentaron pasar por senderos, en fila india, pero tampoco lo lograron. Levantaron bandera blanca y pidieron rendirse a los franceses. Monté una estratagema. Con unos pocos uniformes franceses que teníamos, mandamos un destacamento disfrazado. Ordenaron a los alemanes que formasen en línea de a tres y que fuesen dejando las armas. Cuando acabó la operación, aparecimos y, al ver que éramos españoles, había quien se ponía de rodillas, clamando a Dios. Los tratamos bien porque ahora las circunstancias lo permitían. Hicimos muchísimos prisioneros. Yo, con cuatro tíos que llevaban unos «naranjeros» de impresión, fuimos con el comandante alemán para que nos enseñase lo que había. Tenían radios, máquinas de escribir, camiones, máquinas fotográficas... Y un cofre fuerte con varios millones de francos. Le dejé a uno vigilando y llamamos a los franceses para que lo recogieran. En ese momento prefería las armas al dinero de los cofres. Aquí tomamos toneladas de material, explosivos, armamentos, que utilizamos en la invasión del Pirineo contra Franco (...) Victorio Vicuña: Así fue la liberación del Sur de Francia. Recogido de Mikel Rodríguez, historiador. BIBLIOGRAFÍA: Rodríguez, Mikel: Maquis, la guerrilla vasca 1938-1962, Tafalla: Txalaparta, 2ooo.

Lo Cortés y lo valiente

josé

cortés Siresa, ¿? PAU, 1994

L

a delegación en Hautes-Pyrénées del comité central del pce en Francia fijó a comienzos de 1942 en las localidades de Tarbes y Bagnères de Bigorre los centros neurálgicos de un aparato de pasos conocido como «De cara a España». Los azarosos itinerarios desembocaban todos en Saint Lary Soulan. Desde allí, el último y definitivo tramo fronterizo era responsabilidad del militante José Cortés, que vivía en Saint Lary «trabajando en la construcción de galerías para las centrales hidroeléctricas del valle». La ruta «clásica» de Cortés partía de Saint Lary a Tramezaygues y el valle de Rioumajou para bajar a Parzán (Bielsa). También por la

Central hidroeléctrica de Saint Lary, donde Cortés trabajaba.

PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 55


José Cortés

El despliegue militar en la frontera pirenaica era tremendo en la época. En la imagen, un grupo de soldados observan a una ansotana en su labor. Foto: Alfonso Foradada. Fototeca dph.

la une (Unión Nacional Española), Cortés recibe el mando de la Brigada B, formada por los batallones Fraternidad, República y Libertad, que cruzará por el Paso de la Vieja antes de subdividirse. José Cortés y ocho guerrilleros permanecerán en el valle de Hecho hasta enero de 1945. Allí contará con el apoyo de su hermana Antonia y se apoyará en varias familias simpatizantes. Otros grupos de la Brigada B, que arrojaría un balance de siete muertos y otros tantos detenidos, se adentrarán en el país. Entre los caídos, su responsable político, David Marsillach, de Lérida. Entre los detenidos, Oliver Urzaiz, de Gallur, agente del Servicio de Inteligencia Militar durante la Guerra Civil y sargento de las ffi en Francia, apresado en Villanueva de Gállego, que cumpliría 15 de los 3o años de su condena. Otros seis serían fusilados. Pero el grupo de Cortés salió indemne de su estancia en Oza, Aguatuerta, Gabardito y otros lugares que hoy han perdido cualquier rastro de escenario bélico. A pesar de los 15oo hombres que tenía dispuestos el aparato de represión franquista en el valle (dos batallones, dos baterías de artillería, una compañía de transmisiones, un fuerte contingente de 60 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

guardias civiles, y un destacamento de Policía Armada enviada al efecto) el saldo de las fuerzas del orden no pudo ser más sui generis: un rebaño de ovejas arrestado, toque de queda también para los perros, y un cura muerto. El mosen era Benito Rocatallada, que ejercía en Aineto y se desplazó al valle para interceder por dos mozos, que se habían hecho pasar por maquis y le pedían dinero al Pipirigallero de Borrés, en misiva amenazadora que provocó su rápida detención. Mosen Benito, aquejado de sordera, se dirigía de noche al cuartelillo de la Guardia Civil y no oyó el alto quién vive de los que, muertos de miedo al maquis, montaban guardia... y fue acribillado a balazos. Por si esto fuera poco, cuando un escueto destacamento de guardias subía Aragón Subordán arriba con provisiones para el cuartel de la Mina, un grupo de guerrilleros les dio el alto. Como quiera que el cabo se echara el arma a la cara, murió abatido junto a otro guardia. Al tercero lo tuvieron retenido unos días, le quitaron su uniforme y lo soltaron vestido con ropas de guerrillero. Tan bien lo disfrazaron que de camino a Hecho tuvo tiempo de hacerse pasar por maqui y sonsacó a quien pudo para luego ejercer las oportunas represalias. Tras tres meses de vida montaraz y congoja permanente para el valle —más por la ley marcial que impuso la autoridad, que por lo que hiciera la guerrilla— el pce ordenó el regreso de Cortés y sus hombres. Todavía hoy el callejero cheso recuerda aquel invierno de 1944-45 en el callizo «El rincón de lo maqui», que ha quedado para el recuerdo. BIBLIOGRAFÍA: Cubero, José: Les Républicains espagnols. Cairn editions. Pau, 2oo3. Ortiz, Jean (Coord.): Rouges. Maquis de France et d’Espag­ ne. Les Guerrilleros. Ed. Atlántica. Actes du colloque du Laboratoire de langues et littératures romanes de l’Université de Pau. 2o et 21 octobre 2oo5. Université de Pau et des Pays de l’Adour. Biarritz, 2oo6. Sánchez Agustí, Ferrán: Maquis y Pirineos. La gran invasión (1944-1945). Editorial Milenio. Lleida, 2oo1. Vicién Mañé, Enrique: Jugar sin cartas. En Historias de Maquis en el Pirineo aragonés. Págs. 2o3-218. Pirineum editorial. Jaca, 1999.

El fantasma Ezquerra

Gonzalo Miguel

Ezquerra SAnchez Canfranc, 1913 Madrid, 1984

V

arios centenares de españoles desafiaron al régimen franquista y contravinieron la prohibición de luchar en las filas del III Reich en los estertores de la guerra, una vez disueltas la División Azul y su heredera, la Legión Azul. Quizá el más temerario de todos ellos fue Miguel Ezquerra, primero en el «batallón fantasma» y después en la Einheit Ezquerra (Unidad Ezquerra) en los últimos días de Berlín. Según contó en su biografía, el propio Hitler lo condecoró en su búnker con la Cruz de Caballero

pocos días antes de su presunto suicidio junto a Eva Braun; increíble —y dudoso— colofón a una vida que rozó los límites sobrehumanos.

Brazalete de la Unidad Ezquerra de la Waffen SS

PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 61


María Cristina Fantova Santaliestra ante heridas en el abdomen «les sacaran todo el paquete intestinal buscando orificios de bala». Los recuerdos más vivos de la auxiliar de enfermería se centran en el primer bombardeo que sufrió la ciudad el 3 de noviembre de 1937, que causaron grandes desperfectos en el hospital y significó la pérdida de cinco miembros de su familia más cercana, entre ellos su sobrino de 14 años. En el hospital se operó durante 24 horas seguidas. Los cirujanos se turnaban, pero ella no tenía sustituta. En sucesivos bombardeos ella permanecía en la sala de cirugía y no acudía al refugio bajo las gradas de la plaza de toros. A los heridos inmovilizados les ponía colchones encima y ella se metía debajo de las camas. Fueron los médicos catalanes los que animaron a las chicas de Barbastro a sacarse el título de enfermeras, incluso les prestaron los libros. María y tres compañeras lo obtuvieron tras examinarse en Barcelona, pero no había vacantes de profesionales tituladas en Barbastro y la destinaron a Lérida, donde estaría muy poco tiempo. La pequeña Margot cayó enferma y sus compañeros de Barbastro le diag-

A título de enfermera

María Cristina

Fantova Santaliestra Barbastro, 1913 zaragoza, 2015

M

aría Fantova nació en el Mesón de Lascellas de forma circunstancial porque ella y su familia se consideraban de Barbastro. Casada en 1934 con José Facerías Subías, emigrante en Francia, adquirió la ciudadanía francesa, pero pocos meses después de dar a luz a su hija Margot en 1935, su marido fallecía de una hemorragia digestiva. En julio de 1936 visitaba a su familia en Barbastro cuando le sorprendió la guerra. María decidió quedarse en Barbastro y aunque no tenía experiencia ofreció sus servicios en el Hospital Cívico Militar. Dadas las carencias de personal y con los primeros combates en Siétamo, María fue aceptada como auxiliar

66 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

de enfermería junto a otras jóvenes de la localidad que sustituirían a las hermanas de San Vicente de Paúl. Como milicianas de la Columna Coronel Villalba (Hospital de Sangre nº 1) cobraban 1o pesetas diarias. Con ellas llegaron varios médicos de refuerzo recién licenciados enviados por la Generalitat. En muy poco tiempo María se encargaba ya de la esterilización del instrumental de quirófano y de los pacientes de cirugía. Cuando la guerra se recrudeció a partir del otoño de 1937, María recuerda a los heridos del bando nacional, que ingresaban en la 3ª planta «y recibían el mismo trato que el resto» y la impresión que le causaba que los cirujanos,

Enfermeras y auxiliares del Hospital de Barbastro en 1936 junto a un miliciano de Castillazuelo. María es la enfermera con cofia de la primera fila, a la izquierda. También está en la foto Brigi Reparaz, una chica de Ponzano, y Bienvenida Forcat. El Dr. Fidenzio Sesé, que la admitió en el hospital, había sido su médico de cabecera.

nosticaron epilepsia y le recomendaron pedir traslado al sanatorio de Pineta (ver Almanaque 2015), transformado en hospital de sangre del Xº Cuerpo del Ejército del Este a partir de marzo 1938 con la ofensiva franquista, cuando María estaba recién llegada.

Margot Facerías, hija de María Cristina Fantova, en 194o.

Los médicos Entre los médicos que llegaron de Barcelona a Barbastro, el coronel médico Luis Alfonso Arcarazo destaca en sus trabajos a los cirujanos José Cortadellas y José Poblet, al traumatólogo José Soler, al otorrino Rosendo Poch, o al oftalmólogo Avelino Jinot, entre otros. Ellos modernizaron la sanidad local en plena guerra.

PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 67


A UNA MILLA DE HUESCA

El maestro de Agüero

Plantilla del hospital de Poleñino.

«Nunca había visto unas heridas tan horrendas ni sufrimientos como los que produce la guerra. Lo que he visto en España me ha convertido en una militante pacifista de por vida». La doctora Judith Keene editó en 1988 en Australia el libro The last mile to Huesca, del que el excepcional diario de Hodson es el núcleo fundamental. En España lo editó en 2oo5 Prensas Universitarias de Zaragoza. A una milla de Huesca. Diario de una enfermera española en la Guerra Civil española, fue coordinado por la propia Keene y el periodista Víctor Pardo Lancina, con prólogo de Gabriel Jackson. El libro es un documento excepcional como hay pocos. No solo refleja la guerra y los enfrentamientos entre las distintas facciones del bando republicano, sino que resume de forma ejemplar las brutales condiciones de los hospitales de campaña del frente aragonés y las penalidades que sufrieron aquellos hombres y mujeres que desde los cuatro rincones del mundo llegaron en 1936 a defender la República. Fotos: internationalbrigadesinspain.weebly.com/medical-services.html www.1936laserenalosmonegros.es Fondo Comarca Los Monegros. Colección Agnes Hodson

72 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

Ángel

Fuertes Vidosa Agüero, 1912 Portell de Morella (Valencia), 1948

A

pesar de la oposición de Don Teófilo, el maestro de su pueblo, el tercero de los Fuertes Vidosa seguiría su vocación y solo él sería siempre, aun después de muerto y aunque nunca ejerciera allí «el maestro de Agüero». En la primavera de 1926 superó el examen de ingreso en la Escuela Normal de Huesca y el hijo de los de la tienda, venció contra todo pronóstico la austeridad católica y resignada de todo su entorno, y se graduó cuatro años después con muy buenas notas en todo lo que fuera intelectual y algo más discretas en lo artístico. Un profesor italiano lo introdujo en la escuela de renovación pedagógica y en reuniones

que se mantenían en Jaca, Huesca y Canfranc entre regeneracionistas, krausistas y entusiastas de la institución libre de enseñanza, antes de obtener plaza en la escuela de niños de Sádaba. Allí mantuvo su imagen intacta hasta que participó en el comité de las Cinco Villas que secundó la sublevación de Jaca. Su periplo pedagógico lo llevó a Torrellas, Alcalá de Gurrea y Liesa, ya con plaza en propiedad, y el ideológico lo completó en 1934 cuando se afilió al Partido Comunista. Ángel Fuertes consiguió, el 19 de julio de 1936, fugarse de Zaragoza y pasar a zona roja para integrarse en Barbastro en el llamado batallón PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 73


Juan lacasa lardiés

Leyenda forjada

juan

lacasa lardiés, «juanito»

1936, o en Tierra de Biescas tras la rectificación del frente en otoño de 1937. Tras la toma de Biescas y el establecimiento del tribunal de urgencia de Yésero, los deseos de venganza acabaron con al menos catorce fusilados del bando nacional —presuntos autores de escabechinas anteriores— pero nada tuvo que ver el mecánico de Biescas, pues él se encontraba en Punta Güé como capitán del batallón 519 (recibió el mando tras la muerte de Telmo Mompradé). De otro modo, no tendría ningún sentido que el Estado Mayor del Ejército del Este lo nombrara en esas circunstancias Comandante de la 13o Brigada Mixta «y que con el estricto espíritu de Justicia que le caracteriza velará para que no sufra menoscabo el alto sentido de humanidad y el verdadero concepto que anima al Gobierno de la República», dice textualmente la orden de nombramiento. Él puso fin a los desmanes. Ningún detenido más fue enviado a Yésero. Estamos pues ante un hombre respetado y querido a la vez por su tropa y por el mando, y que había dado numerosas pruebas de humanidad y bonhomía. De eso sí que existen

Juan Lacasa Lardiés firma este ducumento como el cabeza de la Centuria Los Saltamontes. Como jefe de sección figuraba Juan Fernández Llanes, y José Albalat Ripollés como jefe de grupo. De izquierda a derecha: Ramón Castejón, jefe de Estado Mayor de la 13oª Brigada Mixta, maestro de Villanovilla; Juan Lacasa Lardiés, al mando de la 13o bm; Lorenzo Berdala, comisario de la brigada, maestro de Linás de Broto, y José Sampietro, capitán y maestro de Canfranc al inicio de la guerra.

Biescas, ¿? Béziers, 2002 Dibujo a carboncillo realizado el 1 de mayo de 1939 en el campo de Barcarès, en Francia, firmado por F. González. Documentación gráfica para el reportaje: Museo de Bielsa.

U

no de los hombres más carismáticos y audaces de la 43 División, Juan Lacasa Lardiés, era mecánico y presidente del Centro Popular de Izquierdas de Biescas en enero de 1936. Cuando estalló la guerra se refugió en el valle de Broto con otros sesenta hombres del valle de Tena y Tierra de Biescas, y formó una primera unidad de resistencia asentada en Yésero que bajo su mando se constituyó en una Centuria que dependía del llamado Comité de Yésero, del que formó parte junto a los jaqueses Mariano Bueno y Julián Mur, y que más tarde se integraría en la llamada Columna Alpina. La centuria al mando de «Juanito» recibía el apodo de «Los Salta78 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

montes», tal y como figura en los estadillos recopilados en el Museo de Bielsa que él mismo donó. Juan Lacasa figuraba como Cabeza de Centuria, pero aunque algunos estudiosos de la Guerra Civil le atribuyen un carácter sanguinario, no existen pruebas que atestigüen esa arbitraria acusación. Está probado que los milicianos provenientes del pantano de Mediano y el túnel de Cotefablo —se estiman más de un millar— se ensañaron con la población local, pero ningún testimonio corrobora la participación de Juanito Lacasa y el grupo de Biescas en los saqueos, abusos y fusilamientos de la cerrada de Jánovas, Fiscal o la Guarguera en PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 79


Juan lacasa lardiés Su papel en la resistencia y en el maquis debió de ser importante, pues Francia le reconoció su graduación de Comandante y le condeco-

Abajo, una imagen de su periodo en la Academia Militar de Sarriá, en Barcelona. Juanito es el primero por la derecha. Sobre estas líneas, cuota del Centro Popular de Izquierdas de Biescas correspondiente al mes de abril de 1936.

ró «por su comportamiento heroico y ejemplar». Renunció a la ciudadanía francesa que la vecina república le ofreció para no perder la nacionalidad española. En ese tiempo, su nombre figura también citado en archivos de la Guardia Civil referidos a la guerrilla antifranquista. Dirigió la red de pasos pirenaicos del pce hasta que fue sustituido por Antonio Beltrán en 1946. En Francia trabajó de mecánico y estuvo afiliado a la Confederación General del Trabajo (cgt), el sindicato plural y casi único tras la liberación y que a partir de la década de los cincuenta se vinculó al Partido Comunista Francés (pcf). Falleció en Béziers el 1o de agosto de 2oo2 y fue enterrado allí por expreso deseo, en reconocimiento al país que lo acogió. Sobre el féretro se dispuso una bandera de la República española.

En esta imagen tomada tras la retirada de la Bolsa de Bielsa en Arreau el 27 de junio de 1938 por un profesional de la agencia International News Photo, la mujer del centro, vestida de negro, con gafas redondas y trenzas parece que pudiera ser Elena Legaz, según testimonios recogidos por el Museo de Bielsa. Sin embargo, Mariano Constante no la reconoció como tal. Fotógrafo desconocido / Fototeca dph.

La prefieren «Rubia» elena

Legaz RemOn Sofuentes (Sos del Rey Católico), 1912 Madrid, ¿?

N

acida en Sofuentes en 1912. Hija de Eduardo Legaz y Petra Remón, ambos de Sos del Rey Católico. En 1927 ingresa en la Escuela Normal de Magisterio de Primaria de Huesca. Al año siguiente solicita su traslado a la Escuela de Madrid. No consta el ejercicio del Magisterio antes de la Guerra Civil. Poco después de iniciarse la contienda española, la miliciana comunista Elena Legaz

82 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

ejercía en Caspe labores administrativas en las oficinas de reclutamiento del nuevo Batallón Cinco Villas, unidad de la que formará parte junto a su hermano Esteban. Es allí cuando conoce a Antonio Beltrán, El Esquinazau, con quien inicia una relación sentimental que se verá reforzada cuando él reciba el mando del batallón, que tras una primera reorganización pasa a ser el 518º de la 13o Brigada Mixta, ­quizás PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 83


Elena Legaz Remón con Beltrán ya enfermo en México en 196o: «Papa te deseamos rápido restablecimiento. Besos. Olga». Tras la muerte de Antonio será Carmen Parga, la esposa de Manuel Tagüeña, quien ha permanecido en la cabecera de la cama en los tres meses de agonía del de Canfranc, la que escribirá a la familia moscovita de El Esquinazau: «Cualesquiera que hayan sido los errores que haya cometido en sus relaciones con vosotras, de una cosa podéis estar seguras y es que en estos últimos momentos, y dicen que son los de verdad, no tiene más pensamientos que

los que se relacionan con vuestro porvenir». Algún tiempo después de la partida de Antonio de la urss, Elena se casará, esta vez legalmente, con Nemesio Pozuelo, un destacado dirigente del pce en Rusia nacido en Villanueva de Córdoba que había sido secretario provincial del pce en Jaén y estaba considerado héroe del Cáucaso por su papel en el Ejército Rojo durante la Segunda Guerra Mundial. El cáncer le había arrebatado a su mujer cuando su hijo contaba con apenas siete años. Ambos, Elena Legaz y Nemesio Pozuelo, regresaron a España en 1972.

Le Roi de Canfranc

Nemes Nemesevich Pozuelo, «Misha» Cuando Elena Legaz con­trajo matrimonio con Nemesio Pozuelo, que enviudó en 1947, este ya tenía un hijo de su matrimonio anterior, Nemesio Pozuelo Plazuelo (o Nemes Nemesevich Pozuelo), que había nacido en Járkov(Ucrania)en 194o y desde la muerte de su madre había vivido en un hogar infantil junto a varios cientos de niños españoles de la guerra. Nemes destacó muy joven en el deporte y a los 16 años ingresó en la escuela del Torpedo de Moscú. Llegó al primer equipo en 1959 y defendió su camiseta hasta 1964. Sus goles fueron una de las claves del doblete de Liga y Copa de la urss que el Torpedo consiguió en 196o. Tras una temporada en el Spartak de Moscú, Misha —como era conocido en el fútbol— fichó por el Zenit de Leningrado, donde acabaría su carrera profesional vetado por el régimen soviético. Tras una fiesta con sus antiguos compañeros del Spartak el 18 de septiembre de 1965, el jugador Yuri Sevidov, al parecer bastante bebido, atropelló a un peatón en Moscú causándole la muerte. La víctima resultó ser Dimitry Ryabchykov, una eminencia de la química y geoquímica, premio Stalin y miembro de la Aca-

86 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

demia de Ciencias de la urss. El escándalo fue formidable y las acusaciones de espionaje, unidas a las quejas de los dirigentes comunistas por la disipada vida de muchos futbolistas desem-

ALBERT

LE LAY bocaron en una purga sin precedentes. Sevidov fue condenado a diez años de cárcel y un total de 18 jugadores fueron sancionados y obligados a dejar el deporte profesional. Misha no iba en el coche, pero sí había estado en la fiesta que precedió al accidente, por lo que fue depurado y obligado primero a trabajar en una fábrica de coches y emigrar después a la región siberiana de Chita, donde jugaría en un equipo aficionado. A mediados de los setenta regresó a Moscú y en 1996 emigró a España. Nota de la Redacción: El blog Olimpismo 2oo7 le hizo una entrevista en enero de 2o14 y en ella asegura que sus hermanas le convencieron para regresar a España en 1996.

Brest, 1899 San Jean de Luz, 1988

B

retón con vocación de marino, la guerra del 14 cambió sus planes y se presentó a una plaza del servicio de aduanas que primero lo llevó a Charleville, luego a Hendaya, Brest y París, y en febrero de 194o a la estación de Canfranc como jefe del servicio. Nacionalista francés crítico con el Armisticio y avergonzado del régimen de Vichy, se presentó en enero de 1941 ante el jefe de batallón de la resistencia francesa, André Manuel, dispuesto a unirse a la Francia de De Gaulle, pero le convencieron de que sería mucho más útil a la liberación del país desde su puesto fronterizo de Canfranc.

Albert Le Lay llegó a Canfranc poco después de la reapertura de la línea internacional tras la Guerra Civil acompañado de su mujer Lucienne y el pequeño Georges, y envió a sus otras dos hijas, Ivette y Jeannine, a estudiar al Liceo francés de Madrid. Su discreción y su carácter afable le permitieron guardar buenas relaciones con todos sus vecinos, incluidos los alemanes a partir de la invasión, que le garantizaron un anonimato crucial. Implicado en las redes británicas y aliadas de espionaje y evasión, el jefe del servicio de aduanas de la parte francesa de la estación utilizó todos los recursos a su alcance, incluidos los­ PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 87


Albert lE LAY

Albert Le Lay renunció a los distintos altos cargos que le propuso la nueva administración francesa. El tozudo bretón se empeñó en regresar a su antiguo puesto en Cafranc en 1945 («se lo debo») y allí permaneció hasta 1957, cuando fue destinado a Bayona.

Era como el café Rick en Casablanca», afirma Jeannine Le Lay en La estación espía. Le Lay les prestaba dinero y atenciones. Cientos de judíos, aviadores aliados... Entre las cartas de agradecimiento que conserva la familia —todas las que su padre no tiró— está la de Suzanne Borel de Bidault, esposa del resistente y futuro primer ministro de la IV República, Georges Bidault, que es quien lo llama «el rey de Canfranc para franceses y españoles»; o la de Douglas MacArthur, sobrino y ahijado del héroe de la II Guerra Mundial, desde su embajada en Japón, que había sido consejero de la embajada estadounidense ante Vichy. Guarda también un carné-invitación de la oss (antigua cia) junto a la medalla de plata de la Libertad de Estados Unidos que le impuso en febrero de 1947 el embajador en Francia Jefferson Caffery. Y también una carta fechada en Ilkirch-Graffenstaden, Alsacia, el 22 de octubre de 1945 de una tal Simone Baumann que su nieto Víctor Fairén —al final Jeannine se casó con un Fairén— rememora en su blog: 92 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

Simone Baumann ha regresado después de 4 años de exilio en Estados Unidos. Es judía, y ella y parte de su familia huyeron de la Francia ocupada a principios de 1941. Ese día, Simone escribe una larga carta a un corresponsal que reside en los Pirineos. Le pregunta si se acuerda de ella y de su familia, porque ellos sí se acuerdan de él y del lugar de los Pirineos por el cual huyeron. Le cuenta lo que le ha pasado a su familia durante la guerra: seis deportados a campos de exterminio, de los que ya no espera saber nada; su sobrino, muerto de agotamiento durante la deportación; su sobrina, salvada por milagro de la Gestapo; su marido, salvado milagrosamente de un campo. —Me pregunto cómo ha pasado usted esta horrible etapa— le dice al destinatario. —Estaríamos tan contentos todos de tener noticias suyas— concluye, antes de despedirse con sus mejores sentimientos. El destinario de la carta se llamaba Albert Le Lay y durante esos años tormentosos vivía en Canfranc, donde ejercía como jefe de la aduana francesa. No conocía a la familia de Simone antes de que pasaran por Canfranc en su huida. No hay constancia de que contestara a aquella carta. Algo pasó en su encuentro en Canfranc que impulsó a Simone a acordarse de él y a escribirle al poco de volver.

El Gran Capitán de Mauthausen

miguel

Malle Jáuregui Buenos Aires, 1911 Digne, 1991

BIBLIOGRAFÍA: victorfairen.wordpress.com Campo, Ramón J. La estación espía, Ediciones Península, Barcelona, 2oo6.

S

Le Lay en la última etapa de su vida junto a sus nietos.

us padres —Miguel (Mianos) y María (valle de Salazar)— regentaban el Bar Restaurante Las Tres Bes, en la calle Mayor de Jaca, tras su regreso de Argentina, donde emigraron por un corto periodo. Muy concienciado social y políticamente, Miguel participó en la sublevación de Jaca —probablemente cumplía su servicio militar aunque él no lo aclara— y fue herido leve en el tiroteo de Cillas. Tras aprobar su ingreso en la Marina, cambió de idea por las presiones de su padre y decidió estudiar Ingeniería Agrícola en Madrid, PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 93


Francisco Manero Almau

De camilla azul

francisco

manero almau «framan»

c­ onocido me dijo: ¿Vamos? Y no me lo pensé dos veces. Fuimos a los almacenes Arrudi, donde el dueño era el jefe local de Falange, y al día siguiente me alisté. En la estación me encontré con otro joven que trabajaba en la imprenta de la familia Pueyo. Me dijo que, igual que yo, necesitaba una aventura. En el tren nos juntamos con tres más de Jaca: Alvarito Luz, hijo del dueño del Hotel La Paz, Lanzarote y Viscasillas. De Huesca nos mandaron a Zaragoza, donde nos uniformaron —pantalón militar, camisa azul y boina roja— y de allí a Vitoria, donde se conformaría la División Azul». La casualidad quiso que el teniente de su compañía fuera Antonio López Periel, médico militar en Sabiñánigo, que le ayudaría a solucionar varias situaciones difíciles. «La despedida de los trenes desde Vitoria, a mediados de julio, fue apoteósica. Los andenes estaban abarrotados: parecía que tuviéramos ganada la guerra. Allí se debió de concentrar como mínimo el ochenta por ciento de los veinte mil hombres con que se montó

la División. Hubo revisión médica alemana en Hendaya, con desinfección y ducha. La acogida por parte de los militares alemanes fue buena; no así por los españoles exiliados, que nos apedreaban. En Frankfurt nos recibieron por todo lo alto. Cruzamos Alemania hasta un pueblecito bávaro cerca de Munich llamado Grafenwöhr, donde había un gran campamento militar. En los primeros días el uniforme fue motivo de enfrentamiento: los de Falange nos sacamos el cuello de la camisa azul por encima de la guerrera verde, algo a lo que se oponían los mandos militares españoles. La polémica se zanjó cuando el general Muñoz Grandes también se sacó el cuello de la camisa». Pasaron más de un mes en Grafenwöhr. Según el organigrama alemán, el capitán de la compañía debía tener de enlace un soldado de primera y Manero era el único disponible, por lo que pasó a ejercer de asistente del Capitán Rodríguez de la Borbolla, sevillano, al margen de su destino como camillero.

Zaragoza, 1918 Sabiñánigo, 2001 Foto de estudio vestido de divisionario nada más regresar a Zaragoza.

H

uérfano de padre y madre con tan solo 15 años, a los 9 ya había perdido a su hermana Araceli. Francisco Manero Almau —Framan o Paco, en Sabiñánigo— se afilió a Falange Española en 1936. Poco después llamarían a filas a su quinta y en agosto del 37 fue destinado al hospital habilitado en la Universidad de Verano de Jaca, en las cercanías del frente, dentro del Cuerpo de Sanidad. Simultaneó su condición de camillero con su trabajo en la carnicería El Zaragozano. Cuando el frente se alejó, se presentó voluntario y fue enviado a Huesca con la 51 División, con la que tomaría parte en el avance sobre Cataluña. Terminaría la guerra en Barcelona, donde fue licenciado. 102 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

Regresó a Zaragoza, pero el racionamiento de la carne solo le permitía trabajar uno o dos días al mes, y decidió probar suerte en la Jaca que había conocido en la guerra. En El Zaragozano no precisaban de sus servicios pero le avisaron de que en Sabiñánigo habían abierto una carnicería nueva y seguro que necesitarían un profesional formado. Así se colocó en La Montañesa, propiedad de la familia Oliván, aunque a tiempo parcial. Ya no abandonaría Sabiñánigo, salvo por una estancia en Rusia a la que se presentó voluntario. «Cortándome el pelo en la peluquería de Castán, vi el anuncio en prensa en el que se pedían voluntarios para la División Azul. Un

Framan en Jaca. Fotos gentileza de Eduardo Sánchez.

PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 103


Francisco Manero Almau «En una de las posiciones se había formado una balsa de agua en el socavón de una bomba. Allí recogíamos agua para beber, cocinar y lavarnos. Al cabo de un mes se secó y apareció en el fondo un ruso muerto». La sinceridad de Framan en el relato de lo vivido es aterradora, tanto en lo relativo a las condiciones higiénicas que sufrían, como en los valores humanos que la guerra se había llevado: «Carreras de piojos. Como era una plaga muy extendida, cada uno ponía la mano en el sobaco y sacaba un piojo. Los situábamos en el suelo y los hacíamos correr empujados por un lapicero. A pesar de hervir la ropa en calderos los piojos nos acompañaron hasta el viaje de regreso a España». «En Grigorovo un día me encontré una cola de soldados a la puerta de una caseta. Habían cogido a una rusa que pedía limosna y la habían metido en la caseta para abusar de ella. La niña pequeña de esta esperaba fuera llorando».

106 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

i relevo «Al año de estar en esa zona, los alemanes nos relevaron en nuestras posiciones y nosotros nos desplazamos más al norte, hacia Leningrado. Se nos unieron cincuenta paisanos rusos, que prefirieron seguir con nosotros antes que compartir sus casas y sus vidas con los alemanes. A las afueras de Leningrado nos volvimos a encontrar con el frente, en septiembre de 1942. Allí estuvimos bastante más tranquilos. Solo las ametralladoras, la artillería y los morteros nos hacían recordar la presencia de la guerra». Paco recibió la noticia del relevo con alivio tras año y medio de penalidades. Su destino como camillero, sobre todo mientras estuvo en el Volchov lo hacía convivir a diario con la sangre y la muerte. Aquello se lo guardó para él. En sus memorias apenas se recrea en el pedazo del alma que se dejó allí. Otros veteranos de guerra en frentes mucho más cómodos han tenido dificultades de por vida para conciliar el sueño. «En Vitoria fuimos recibidos en una estación abarrotada. La población nos regaló un gran recibimiento. Tengo entendido que después ya no sería lo mismo». Los divisionarios pasaron a ser voluntarios forzosos y los hogares españoles conocían ya de primera mano lo que sucedía en Rusia. Así le sucedió al hermano de Framan, José Manero Almau, que ingresó en la División Azul en el Batallón de Marcha 27 y luchó en el 262 regimiento, uno de los más castigados en los combates de Krasno Dar. José integró la dev entre octubre de 1943 y abril de 1944, el peor periodo para los españoles en Rusia. Fue condecorado con la Cruz roja del mérito militar, como todo su regimiento. Poco después de regresar a Sabiñánigo, Francisco Manero abriría cerca de la estación, en lo que hoy es la Avenida Serrablo, el popular bar Framan, uno de los históricos de la localidad. Allí pasaría el resto de su vida.

El enigma Maurín

joaquín

Maurín JuliA Bonansa, 1896 Nueva York, 1973

E

l 18 de julio de 1936, el diputado del Frente Popular y secretario general del Partido Obrero de Unificación Marxista (poum), Joaquín Maurín, daba una conferencia en la Casa del Pueblo de Santiago de Compostela dentro de los actos de constitución del poum en Galicia. Fiel a sus compromisos, obvió los rumores, y el golpe lo sorprendió allá. Hasta el 7 de agosto no pudo escribir a Jeanne, su mujer. Nadie sabía dónde estaba Maurín y lo dieron por muerto. Aunque, La Batalla, el periódico que él mismo dirigía, desmintió los primeros rumores, una misiva posterior en la que se despedía

de su hijo desató el luto descorazonado en la izquierda catalana y se sucedieron los encendidos y airados homenajes póstumos: lápidas, calles, un sanatorio, una ambulancia enviada por el ilp (Internacional Labour Party británico) y hasta una columna del poum recibiría el nombre de Columna Joaquín Maurín. El partido editó postales y grandes retratos, y los más exaltados iniciaron una sangrienta represalia contra elementos derechistas en respuesta por el vil asesinato. Mientras, Maurín se escondía en La Coruña alojado como viajante en un modesto hotel con el nombre de Joaquín Julio Ferrer PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 107


Joaquín Maurín JuliÁ cuestión nacional —y los escasos réditos electorales— lo que lo alejó para fundar el poum en 1935. A medida que se acerca la Guerra Civil, su posición estratégica lo acerca a la corriente largocaballerista del psoe. La situación manda y si en el verano de 1935 descarta la oferta de Santiago Carrillo, líder de las Juventudes Socialistas, para ingresar en el psoe y ayudar a su bolchevización; tras obtener su acta de diputado en febrero de 1936 por el Frente Popular —la única del postergado poum— la oferta de Largo Caballero sí le seduce, aunque su partido no lo apoya. ¿Qué hubiera pasado de haber estado Maurín en Barcelona en julio de 1936, convencido como estaba de que primero era la guerra y después la revolución? Nadie lo sabe.

Joaquín y Jeanne en Nueva York en 1969. No era hombre de café, ni tertulia. Era austero y puritano. Fue muy duro con la República «burguesa», que no le convencía y creyó hasta 1936 que podría atraer a la cnt hacia el comunismo. En 1928 nació en París su único hijo, Mario, al que estuvo más de una década sin poder ver.

listas-comunistas, tendencia hacia la que evolucionará cuando en 1924 se afilie al pce. Maurín con 25 años, era un líder obrero y revolucionario, referente obligado en Aragón y Cataluña, iba armado en la Barcelona de Martínez Anido y las más de las veces ejercía con nombre falso. Su espacio político era singular, entre el sindicalismo revolucionario y el leninismo disciplinario, y ni los tres años de cárcel entre 1925 y 1927, ni el exilio en París, ya casado con Jeanne Souvarine, lo moverán un ápice. Pero esa condición de verso suelto, de intelectual crítico y a veces contradictorio, la pagará. Mal que les pese a sus detractores, Maurín jamás fue trotskista —ni traidor—, como sí lo fue —trotskista— su amigo Andreu Nin, con el que lo que le unía era tan intenso como lo que le separaba. Flirteó con el independentismo catalán en el Bloque Obrero y Campesino, desde el que defendió la ursi (Unión de Repúblicas Socialistas Ibéricas) pero fue la 114 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

El cartero de Bujaruelo

Nota de la Redacción: Maurín llegó a Nueva York en 1947. Tras un periodo de pesimismo y depresión —leía en una habitación cerrada como secuela de su incomunicación carcelaria— fundó la American Literary Agency de periodismo iberoamericano. Editor-agente de Ramón J. Sender, Germán Arciniegas, Luis Araquistáin, Ramón Gómez de la Serna, Salvador de Madariaga, Alejandro Casona, Miguel Ángel Asturias, Pablo Neruda... su labor se alejó de la política y se volcó en la comunicación. Asumió su condición de demócrata, pero no cortó las relaciones con sus viejos amigos, sindicalistas o comunistas. Dada la importancia de este periodo, el Almanaque de los Pirineos regresará a esta etapa de Joaquín Maurín en su edición de 2o17 (Almanaque de los Pirineos 1945-1955). Murió en 1973 a los 77 años dejando como herencia un partido, decenas de libros y miles de artículos.

miguel

Pintado BUn torla (1920-1992)

BIBLIOGRAFÍA: Bonsón Aventín, Anabel: Joaquín Maurín. El impulso moral de hacer política, Instituto de Estudios Altoaragoneses. Huesca, 1995. Las fotografías sin firma están extraídas de este libro.

Miguel Pintado Bún bailando el Dance de palos de Torla el día de la fiesta. Fototeca dph.

M Placa conmemorativa en su casa natal.

iguel Pintado Bún colaboró con la Resistencia y las redes aliadas de espionaje y evasión durante la II Guerra Mundial desde el estratégico enclave de San Nicolás de Bujaruelo, paso fronterizo testigo de la historia de los dos países desde siempre. En cierto modo, cogía el testigo de su padre, Miguel Pintado

­ errer, que regentó el Mesón de Bujaruelo desF de 1928 y tuvo un papel conciliador muy significado en la Guerra Civil en el Alto Ara, con los amigos franceses siempre como aliados. Apodado posteriormente el cartero de Bujaruelo, nadie excepto quizá someramente los guardias civiles del puesto fronterizo, sospePERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 115


Miguel PINTADO BÚN SOLIDARIDAD MONTAÑESA. EL OASIS Las relaciones con los franceses de los Pintado venían de muy atrás: Cuando la guerra, la Casa no podía pagar el arrendamiento de los pastos y los franceses quisieron quedarse con ellos. Nada más acabar, cuando los de Broto subieron a ver qué se podía hacer, se encontraron con que Pierre de Gavarnie había pagado de su bolsillo el arriendo todos los años para que no se perdiera (...) Un día nos mandan recado de que los guardias franceses habían cogido cuatro vacas de papá porque no se pagaba el arriendo y las tenían en Gèdre para mandarlas al matadero. Pero Pierre que se enteró, bajó, pagó la multa y en su propia casa le estuvo guardando las vacas a papá hasta que se terminó la guerra y pudimos ir a buscarlas. José y Ángel Pintado en La Guerra en el Alto Ara: Odios encontrados. Miguel Flores Pintado

un campo de concentración de Las Landas donde no los trataron mal del todo.

Acción en la escuela

Miguel Pintado padre cruzó a Francia con la retirada de abril de 1938, pero: A las dos semanas de estar en Francia, Papá Miguel dijo que regresaba (...) Llegaron a San Nicolás y cuando entraban, vieron que los guardias se habían instalado en la casa, que era la más cómoda del lugar. Resulta que el sargento que los mandaba era conocido, (...) que en cuanto los vio entrar corrió a abrazarlos emocionado. El pobre había sido tan honrado que durante la ausencia de mis padres anotó una a una cada consumición y comida que sus hombres habían hecho y luego los puso en fila para pagar.

Y normalmente cada uno recoge lo que siembra: Juanito Lacasa tuvo noticias de que habían desaparecido algunas cosas del mesón. Según testimonio de José Pintado, el biesquense formó a la tropa: Nosotros no nos atrevíamos a decir cosa por si acaso. Pues el hombre hizo formar a toda la tropa en el llano y allí les abroncó hasta que salieron los que nos habían robado. Y así hizo otras veces que le llegaron rumores. Cuando pasaron los Pintado el 2 de abril, los amigos de Gèdre y Gavarnie se disputaban su alojamiento: Marcharon a Francia con las vacas y todo. Allí teníamos muy buena relación con los de Gavarnie, que los acogieron con los brazos abiertos, aunque mamá y los hermanos tuvieron que pasar un tiempo de más en

*Nota de la Redacción: El reportaje es un extracto reordenado y recreado de los trabajos de investigación publicados por Miguel Flores Pintado, sobre todo La Guerra en el Alto Ara: Odios encontrados, incluido en Guerra Civil. Aragón. El Pirineo de la editorial Delsan. A él y a René Arripe, de Laruns, les debemos estas historias. 120 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

palmira

Pla Pechovierto Cretas, Teruel, 1914 Castellón, 2007

O

rganizó las colonias escolares de la zona republicana en Aragón y con los años trasladaría a Venezuela su pedagogía. Compañera de Paco Ponzán hasta la muerte de este en 1944, fue diputada por el psoe en 1977 por expreso deseo de Felipe González. Una fundación lleva su nombre. Hija de guardia civil, Palmira Pla nació en Cretas (Teruel), donde estaba destinado su padre. Una poliomelitis con apenas dos años marcaría su carácter tenaz. Estudió magisterio en la Escuela Normal de Teruel en aquel Plan Profesional de la II República, para muchos autores el mejor plan de formación de maestros

español de todo el siglo xx. Siendo todavía estudiante acudía a la Casa del Pueblo a enseñar a leer a mujeres que no habían pasado por la escuela. En su último curso de alumna-maestra (1935-36) convirtió un bajo de Rubielos de Mora en escuela para 4o niños de entre 3 y 5 años, que iniciaron las clases de pie y gracias a un concepto que manejará toda su vida, el de la «responsabilidad inducida», terminaron con la sala amueblada y un aprobado general, que no les regaló. En julio de 1936, un guardia amigo de su padre le aconsejó huir de Teruel, pues su vida corría peligro. Se presentó en Valencia a los PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 121


Francisco ponzán vidal los acontecimientos, y su relato se describe en el atestado pv 2o3 de la Gendarmerie: Tras preparar tres montones de paja y madera, les prendieron fuego y a continuación los fusilaron a todos y los lanzaron a las llamas. Algunos de ellos no estaban muertos y gritaban desesperados. Para silenciarlos, los alemanes cantaban. Las hogueras ardieron buena parte de la noche y continuamente eran alimentadas por los soldados con gasolina. No quedaron más que los huesos.

Major Vidal

Solo 19 de los 54 cuerpos pudieron ser identificados. Entre ellos, el de Francisco Ponzán Vidal, el maestro de Huesca, el anarquista, el cabecilla de la red Pat O’Leary de los servicios secretos británicos que se calcula logró pasar a más de 3ooo fugitivos al otro lado de los Pirineos; el alumno de Ramón Acín. Junto a él, judíos de Vilnius y Orán, militantes de izquierda, oficiales del ejército francés... ¿Por qué ellos y no otros? Nadie lo sabe.

francisco

PonzAn Vidal Oviedo, 1911 Toulouse, 1944

D

os días antes de la liberación de Toulouse, el 17 de agosto de 1944, los alemanes se presentaron en la prisión de Saint-Michel con

Pascual López Lagarta, El Navarro, Agustín Remiro, Ponzán y el Mañico. 126 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

una orden firmada por el intendente de polícía Pierre Marty* que autorizaba a entregar a la Gestapo a varias docenas de prisioneros. Metidos en un camión los trasladaron una veintena de kilómetros al noreste y se detuvieron en l’Enfournet, un lugar en medio del bosque de Buzet sur Tarn, justo enfrente de la casa del guardia de caza Gaston Ravary, un resistente que habían ejecutado hacía un mes. El suegro de Ravary, escondido, será el único testigo de *Marty dirigía la llamada brigada sangrienta. Los tribunales de Toulouse lo condenaron a muerte y fue ejecutado poco después de la Liberación.

i La frontera permeable Los doce «apóstoles» del grupo Libertador, perteneciente al servicio de información (siep) de la 127 bm enterraron sus armas —y otras abandonadas— muy cerca de la frontera el 1o de febrero de 1939, antes de ingresar en el campo de Bourg-Madame de camino a Vernet d’Ariège. El compañero Jean Bénezet, logró sacarlo del campo con un contrato de trabajo en su garaje de Varilhes, donde Paco estableció su primer cuartel general —después lo sucederían el de Andorra y el de Toulouse— para luchar en dos frentes: el franquista y el alemán. La tupida red que estableció el cabeza visible del anarquismo aragonés y español en Francia llegó a oídos de los servicios secretos británicos, que trataron de reclutar «a los elementos más irreductibles y más idealistas de

En el grupo Ponzán participaron entre otros muchos: Pilar Ponzán, Joan Català, Floreal Barberà, Palmira Pla, Agustín Remiro, Juan Zafón, Rafael Melendo...

Carta de Francisco Ponzán a Federica Montseny, ministra de Sanidad y Asistencia Social del gobierno de Francisco Largo Caballero (1936-1937).

PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 127


Francisco ponzán vidal

Sister in Act... of Service* (*Hermana en acto de servicio)

Inauguración de la estela en 1945 en el lugar exacto donde los prisioneros fueron fusilados y quemados. Archivo Mairie Buzet .

comandante en jefe del puesto de Viella, un traidor quintacolumnista, preparó una encerrona para fusilar a su grupo, acusándolos de espías franquistas (tenían dinero y periódicos de la España nacional, pues hacían frecuentes incursiones). Solo la intervención del oscense Lázaro Cabrero, que los descubrió en prisión y envió las cartas que escribía Ponzán a la superioridad, pudo sacarles del atolladero. Tras el paso a Francia fue enviado al campo disciplinario de Vernet (Ariege), el más duro en suelo francés, como muchos otros anarquistas aragoneses. Nota de la Redacción: Este relato se complementa con los de Pilar Ponzán y Palmira Pla, y con el artículo Senderos de libertad de A-16, pág. 199.

Francisco Ponzán fue elogiado y condecorado a título póstumo por los gobiernos de Francia, Estados Unidos, Gran Bretaña y Bélgica. De Gaulle le concedió la Medalla de la Resistencia y la Cruz de Guerra, y lo promovió a título póstumo al rango de capitán en el ejército francés.

132 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

BIBLIOGRAFÍA: Téllez Sola, Antonio. «Francisco Ponzán Vidal, alias ‘François Vidal’ (1911-1944)» en Republicanos españoles en Midi-Pyrénées. Exilio, historia y memoria. Edición original francesa: José Jornet. Ed. en castellano; Barcelona, 2oo6. www.lemonde.fr/a-la-une/article/2oo5/o7/o4/l-enigme-des-supplicies-de-buzet-sur-tarn_66913o_32o8.html www.mairie-buzet-sur-tarn.fr/web/77-les-tragedies-debuzet-juillet-aout-1944.php www.fundacionacin.org autogestionacrata.blogspot.com.es losdelasierra.info

pilar

Ponzán Vidal Huesca, 1910 ¿?

P

ilar fue la memoria de Paco. Ella guardó las planchas para impresiones, los cuadernos con todos los nombres y todas las fotos, los cuños para sellar las documentaciones falsas... Ella investigó su muerte y recuperó su figura. Pilar Ponzán, la mejor agente de la Pat O’Leary, vivió para su hermano por convicción personal y política, y pagó por ello. Trabajaba en las oficinas de Riegos del Alto Aragón en Huesca —había sacado la plaza por oposición— pero tras aprobar los cursillos de selección para Maestra nacional en 1931, abandonó su puesto «para dar satisfacción a mi buena madre, que prefería verme en una escuela a trabajar entre hombres». En julio de 1936 fue

testigo privilegiada de la rebelión en Jaca, plaza en la que ejercía desde hacía dos años, pues residía en la Ciudadela, en el pabellón que ocupaba su hermana, casada con un militar. «Solo las niñas pudieron dormir. Nuestra obsesión era Paco, nuestro idolatrado hermano». Tras el enfrentamiento de madrugada entre civiles y militares, no pudo reprimir las ansias de ver al primer herido llegado al recinto militar. «Es un rojo», dijeron. «¿Tal vez un amigo, un compañero?», pensó ella. Pero no, no lo conocía. «Se está desangrando, hay que vendarle», le dijo al soldado de guardia, «traiga vendas». «Cuando te interroguen di que no sabes nada, que no conoces a nadie. Que PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 133


Pilar ponzán vidal encontrado la base guerrillera, entraron casa por casa ametrallando a sus ocupantes; la primera víctima la esposa del alcalde. Pilar estaba en una de las dos únicas casas que los nazis, por error, no registraron. Con documentación falsa llegó a Toulouse. Visitó al abogado de Paco, del que no sabía nada, y él la remitió a una muchacha que estaba en contacto con él: era Palmira Pla. Sus dos mujeres estarían juntas hasta aquel fatídico 17 de agosto, cuando los alemanes se llevaron a aquel medio centenar de elegidos al bosque de Buzet sur Tarn. La liberación de Toulouse, dos días después, no podía ser más triste. Esta vez no. Esta vez no apareció vivo y sonriente para volver a empezar de nuevo. A Pilar solo le quedó su admirado apellido y su recuerdo. A ella enviarían las condecoraciones, las medallas, los reconocimientos. Ella sería Paco y Paco sería ella. Pilar Ponzán en Francia. Foto cortesía de Raúl Mateo. Tanques alemanes en Toulouse. Mientras la población celebraba la liberación, Pilar iniciaba la búsqueda desesperada de su hermano.

Nota de la Redacción: Pilar Ponzán escribió en el exilio en 1975 Lucha y muerte por la Libertad 1936-1945. Francisco Ponzán Vidal y la Red de evasión Pat O’Leary 1940-1944, que vio la luz en España en 1996. La escribió para sus sobrinos, «para que conozcan mejor a su tío Paco y no lo olviden» y respondiendo a las numerosas demandas de antiguos amigos y militantes que le exigían grabara el apellido Ponzán para la historia.

Marinero en tierra

MANUEL

Ramiro Lorenzo Jaca, 1882 - Voroshilovgrado, 1960

T

ripulante del Juan Sebastián Elcano, uno de los nueve buques incautados por la urss al final de la guerra, Manuel Ramiro optó por permanecer en la Unión Soviética en 1939 y nunca regresaría. Trabajó en fábricas de Odessa y Vorshilovgrado, donde residía en 1956, catalogado como inválido de primer grado. Murió en la Ucrania soviética en 196o. Apenas hay datos de este jacetano, marino de profesión por raro que parezca y enrolado en el mercante Juan Sebastián Elcano desde, al menos, 1937. El final de la Guerra Civil lo sorprendió en Odessa, igual que a los dos centenares de marineros que formaban las tripulaciones de los buques de bandera española que prestaban servicios a la República: Cabo San Antonio, Juan Sebastián, Mar Blanco, Ciudad de Tarragona, Ciudad de Ibiza, Isla de Gran Canaria e Inocencio Figueiredo, todos ellos El Mar Blanco, Isla de Gran Canaria y el Ciudad de Tarragona transformado en Lvov, camuflado como base flotante de submarinos.

140 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 141


Manuel RAMIRO LORENZO

Piloto y guerrillero en la URSS

Marineros del Cabo San Agustín. Postal editada en 1947 para pedir su liberación.

­ omillas y Magallanes). Su viaje inaugural fue C el 7 de julio de 1928: Mediterráneo-La HabanaNueva York. El 18 de julio de 1936 se encontraba en San Juan de Puerto Rico y emprendió viaje de regreso para atracar en Barcelona el 15 de agosto. Hasta octubre, cuando fue requisado por el gobierno, sirvió de alojamiento para refugiados en el puerto barcelonés. El 15 de enero de 1937 zarpó hacia Odessa, donde cargó trigo, algodón y material de guerra, para descargar de nuevo en Barcelona el 2o de febrero. En marzo partía de nuevo al mar Negro para descargar en abril en Valencia. El 11 de julio partió de Cartagena con un flete de plomo y frutas. Cargado de material de guerra y listo para zarpar, las autoridades soviéticas decidieron su incautación ese mismo verano de 1937, como hacían con uno de cada tres barcos que enviaba la República. Era una de las fórmulas elegidas por los comunistas para el chantaje político en plena guerra, y para la «provisión de fondos» de una hipotética derrota. Las tripulaciones en ocasiones eran trasladadas a campos de concentración sin saber de qué se les acusaba, pues no eran ni prisioneros, 144 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

Alumnos pilotos españoles en la Academia de Kirovabad.

ángel

regla Larripa Hecho, 1917 - ¿?

El Juan Sebastián Elcano ya incautado como Volga.

ni enemigos. No fue el caso del Juan Sebastián Elcano, a cuya tripulación se le permitió seguir a bordo. Un año y medio después de aquella primera incautación, llegó la definitiva. Se arrió la tricolor y se enarboló otra con la hoz y el martillo. En 1939, convertido en buque-taller, fue rebautizado como Volga y artillado con dos cañones de 75 mm y tres antiaéreos. Posteriormente tomó el nombre de Odessa y fue convertido en buque hospital. Lo último que se sabe de él es que conservaba sus dos chimeneas y recibía le nombre de Jakutia.

E

l cheso Ángel Regla integraba el contingente de combatientes republicanos españoles seleccionados para ingresar en la 2oª Academia Militar de Pilotos de Kirovabad (Azerbaiyán) en la Unión Soviética. Formaba parte de la cuarta promoción —o quinta expedición— que viajaron entre septiembre de 1938 y enero de 1939, y el final de la guerra lo sorprendió en territorio soviético junto a 156 compañeros de promoción (185 según otras fuentes). Tras los exámenes preliminares en Sabadell y las exigentes pruebas físicas y de aptitud, entre ellas la temida y eliminatoria de agudeza visual, del aeródromo de La Ribera en San Javier (Murcia), Ángel llegó a Leningrado, probablemente a bordo del buque Kooperazia, y realizó los 45oo kiómetros hasta Kirovabad en ferrocarril.

Condecoración de la urss.

PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 145


Ángel REGLA LARRIPA i Academia de Kirovabad Desde 1937 a 1939 pasaron por la Academia Militar de Pilotos de Kirovabad un total de cuatro promociones, que regresaban a España para incorporarse a la guerra aérea a medida que finalizaban su formación. En la segunda promoción figuraba Antonio Cavero Peñart, de Naval; en la tercera, Sebastián Altemir Altemir, de Alins del Monte, Alfredo Pueyo Castán, de Arbués (Bailo), Diego Dorado Fernández, de Jaca y Mariano Vicente Pérez, de Panticosa. Todos, excepto los integrantes de la cuarta, regresaron sin novedad. i españoles en el Ejército Rojo Un total de 55o españoles fueron movilizados en la «Gran Guerra Patria» contra Alemania. La gran mayoría actuaron en las guerrillas soviéticas y la aviación. Entre ellos, 132 pilotos y marinos, exiliados circunstanciales en la urss. De estos últimos, 31 encontrarían la muerte, muchos de ellos en Bakú. En su recuerdo se alza un monumento erigido en el Parque de la Victoria en Moscú «a los caídos españoles en la Gran Guerra Patria, 1941-1945». Recientemente, en junio de 2o13, se estrenó en España un documental financiado por la ex república soviética de Azerbaiyán, «Sobre el cielo de Azerbaiyán», en homenaje a los pilotos españoles integrados en el Ejército Rojo que defendieron los pozos de petróleo de Bakú en la II Guerra Mundial. La idea partió de la asociación Elmira, de hermandad entre España y Azerbaiyán. i exilio en la urss Más de 42oo personas configuraron el exilio republicano español en la Unión Soviética. En torno a 29oo fueron «niños de la guerra» y cerca de 9oo, militantes del pce y el psuc. El resto, colectivos sorprendidos por el final de la contienda española: alumnos de la Academia de Kirovabad y los marinos de los buques anclados en puertos soviéticos (ver relato Manuel Ramiro). Algunos de aquellos pilotos (63) recibieron el permiso del pcus para regresar a España. Un total de 4o aviadores constan como detenidos y enviados a los Gulags. 148 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

Justo entre las Naciones

El piloto Rómulo Negrín, hijo de Juan Negrín, presidente de la República, en 1938. Solicitó partir hacia México y viajó sin problemas, dada su condición

Varios de ellos, al menos media docena, fallecieron allí. Otros 29 constan como muertos en combate y 25 de enfermedad o muerte natural según datos de Luiza Iordache. A la muerte de Stalin y la apertura del régimen se promulgó la amnistía de 1953. Prisioneros de la División Azul y 32 pilotos y marinos republicanos regresaron juntos en abril de 1954 a bordo del Semíramis. Entre 1956 y 1959, retornaron 27 marinos y 5o pilotos, en sucesivos viajes en el Krym. BIBLIOGRAFÍA: Iordache Càrstea, Luiza: El Exilio de los Pilotos y Marinos españoles en la Unión Soviética. Trocadero, nº 25, pp. 81-1o1, Instituto de Ciencias Políticas y Sociales. Universidad Autónoma de Barcelona, 2o13. Lázaro Ávila, Carlos: La formación de Aviadores de la República: Las promociones de la urss, Ebre 38. Núm. 1, pp 27-36, Revista Internacional de la Guerra Civil (19361939). Barcelona, 2oo3. Palacio Piracés, Luis Antonio: Tal vez el día. Aragoneses en la urss (1937-1977). El exilio y la División Azul. Tomos I y II, Ed. Comuniter, Zaragoza, 2o13.

Sebastián

Romero Radigales

Graus (1884-1970) Sebastián Romero Radigales camino de una ceremonia oficial. Foto: www.yadvashem.org

e

n escasos cinco meses, 48 ooo judíos fueron deportados desde Salónica, en la Grecia ocupada, al complejo Auschwitz-Birkenau, aniquilando la floreciente comunidad judía en aquella ciudad, presente desde la época helenística. Apenas un millar sobreviviría. Los alemanes exceptuaron de la deportación a los judíos poseedores de las ciudadanías italiana y española, siempre que regresaran a sus países de origen. El decreto del General Primo de Rivera de 1924 había otorgado la nacionalidad española a los judíos sefardíes descendientes de españoles (Sefarad,

Romero Radigales (en el centro) con otros miembros del cuerpo diplomatico y militares, 1953. PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 149


José Eduardo villalba rubio

La incógnita Villalba

El 8 de septiembre de 1925 tuvo lugar el llamado desembarco de Alhucemas, considerado el primer desembarco aeronaval de la historia. El ejército y la Armada española, y un pequeño contingente aliado francés logró el despliegue de 13ooo soldados transportados desde Ceuta y Melilla, que supuso el final de la Guerra del Rif. El comandante en jefe fue Miguel Primo de Rivera y el jefe ejecutivo el general Sanjurjo. Bajo sus órdenes, Francisco Franco y José Villalba.

José Eduardo

Villalba Rubio Toledo, 1882 Madrid, 1960

J

osé Villalba Rubio tuvo en sus manos un mapa de la Guerra Civil muy distinto al que se estableció entre 1936 y 1938 en Aragón. Cobarde, prudente, posibilista o incompatible con Franco, su decisión en Barbastro equilibró la contienda y determinó su vida. José Eduardo Villalba era hijo de José Villalba Riquelme, fundador de la Legión y Ministro de la Guerra en 192o, y sus cinco hermanos eran oficiales del ejército español que combatieron en el bando nacional. Sus cuatro hermanas, además, estaban casadas también con 154 o PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945

oficiales. Inscrito en la ume*, había mantenido en los meses previos al golpe reuniones con De Benito y Cabanellas, entre otros, en las que era el más exaltado. Unos y otros le pedían paciencia: «el momento llegará. No nos precipitemos». Pero decidió recorrer el camino ­inverso * Unión Militar Española (ume). Asociación clandestina de oficiales descontentos con la reforma Azaña del ejército fundada en Madrid en diciembre de 1933 que se solidarizó con los condenados por el golpe del general Sanjurjo del 1o de agosto de 1932. El propio Sanjurjo asumía la jefatura.

al de Queipo de Llano —que lo acusó con el probado infundio de haber pedido veinte mil duros para sumarse al golpe— y mantuvo la guarnición de Barbastro fiel a la República. Nadie acabó de entender sus razones morales, pero sí las razones prácticas. La 4ª Región Militar (Cataluña) a la que pertenecía Barbastro quedó en manos republicanas y Lérida estaba demasiado cerca. Además, varios oficiales y la gran mayoría de suboficiales de la 1ª Brigada de Montaña defendían la causa republicana. Dudó desde el primer instante y los acontecimientos giraron en su contra. La tropa se reunió en asambleas y se amotinó, y Villalba no volvió a contestar las llamadas desesperadas de Cabanellas desde Zaragoza. Para unos, un cobarde; para los otros, un sospechoso quintacolumnista. Nada de lo que hizo después dio o quitó razones. Salvo la toma de Siétamo, tanto sus decisiones en los combates de Montearagón y Estrecho Quinto (las fuerzas nacionales aisladas y embolsadas

Jose Villalba Riquelme, padre de José Eduardo Villalba. fue ministro en la Restauración y fundador de la Legión. PERSONAJES ENTRE DOS GUERRAS 1935-1945 o 155

Almanaque Quién es Quién 1935-1945  

Extracto del libro Personajes entre dos guerras que ha tratado de seleccionar las historias personales de dos docenas de hombres y mujeres q...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you